La vida en furgoneta parece idílica en las redes sociales. Pero para las parejas, puede ser un desafío

(CNN) — Parece una vida de ensueño y libertad en la carretera: atardeceres dorados, acogedoras literas y un sinfín de fotografías en medio de impresionantes vistas de la naturaleza.

Un culto creciente de nómadas realiza largos viajes por carretera —a veces durante meses— en furgonetas camper engalanadas, y a menudo documentan los aspectos más destacados de sus viajes en Instagram con la etiqueta #vanlife.

Pero para las parejas, especialmente las que no tienen experiencia, este estilo de vida aparentemente despreocupado puede traer consigo problemas únicos. Compartiendo cuartos estrechos y aislados de sus redes de apoyo, las parejas en la carretera dicen que deben luchar contra el aburrimiento y los desafíos logísticos día tras día sin volverse locos.

La muerte de Gabby Petito, de 22 años, mientras realizaba un viaje por el país con su prometido, Brian Laundrie, atrajo una nueva atención a los aspectos de la vida en furgoneta que no son visibles en las publicaciones de las redes sociales. La evidencia muestra que la pareja tuvo algunos momentos tensos en la carretera en los días previos a su desaparición.

Los restos de Petito fueron encontrados el domingo en Wyoming. Nadie ha sido acusado de su muerte. Las autoridades buscan a Laundrie, de 23 años, quien desapareció desde que regresó, solo, a principios de este mes a la casa de sus padres en Florida.

Muchas parejas idealizan la noción de los viajes por carretera, pero no planean los detalles clave con anticipación y terminan atrapados en una situación tóxica, dice el psicólogo del área de Chicago John Duffy, quien ha trabajado con parejas que viven en furgonetas.

«Un viaje como este puede parecer una aventura embriagadora y emocionante que los acercará más, y a menudo lo es. Pero los días, según he oído, pueden ser largos y arduos, al menos algunas veces», dijo Duffy.

«Y si no han pasado mucho tiempo juntos, es posible que se encuentren en un nivel incómodo —y en el extremo, peligroso— de incomodidad y conflicto».

Compartir un espacio pequeño puede pasar factura

El estilo de vida #vanlife ha ganado popularidad en los últimos años, impulsado por publicaciones en las redes sociales, videos de transformaciones al estilo «hágalo usted mismo» de camionetas en YouTube y el deseo de escapar de las multitudes durante la pandemia.

CNN habló con un puñado de parejas que han viajado por Estados Unidos en camionetas. Dicen que han seguido la evolución del caso Petito, fascinados por la historia de la joven pareja que compartió sus intereses y que parecía tener una vida perfecta en las redes sociales.

«Seguí el caso al límite de forma obsesiva. Gabby tuvo una devastadora y desgarradora mala suerte», dice Sierra Peters-Buckland, de 28 años, quien ha viajado por varios meses con su novia, Annette Hayward, en su furgoneta. «Pero la vida en furgoneta no mató a Gabby, viajar no mató a Gabby, los parques nacionales no mataron a Gabby. Una persona mató a Gabby».

Para Peters-Buckland, el encanto de la vida en furgoneta le llamó la atención el año pasado. Dejó su trabajo en una tienda de artículos deportivos en Oceanside, California, hizo las maletas y comenzó a planificar un viaje a campo traviesa.

Sierra Peters-Buckland y su novia han viajado hasta ahora a 42 estados y 50 parques nacionales.

En abril, ella y Hayward compraron una camioneta Mercedes Sprinter blanca a la que apodaron Chance. La revistieron con lino blanco y cortinas para suavizar el interior de madera de la camioneta, empacaron algunas pertenencias y guardaron spray para osos en varios lugares para protegerse de los intrusos. Luego salieron a la carretera.

En su último viaje, Peters-Buckland y su novia recorrieron 38.624 kilómetros y visitaron 42 estados y 50 parques nacionales. Vieron búfalos, osos, alces y borregos cimarrones. Una foto de Instagram muestra un amanecer sobre el Parque Nacional Death Valley; la taza de café en primer plano dice: «Disfruta el viaje».

Pero los largos días y las numerosas tareas diarias en la carretera pueden pasar factura, dice Peters-Buckland. Ella dice que sus viajes les enseñaron valiosas lecciones sobre cómo manejar los conflictos.

«Los viajes, especialmente los que implican un presupuesto, pueden ser agotadores y causar tensiones adicionales al tener que tomar decisiones todos los días… espera los tiempos difíciles, espera lo inesperado y ten preparadas estrategias si estás en una relación que puede entrar en discusiones acaloradas», comenta Peters-Buckland, y agrega que ella y Hayward aprendieron a resolver sus disputas rápidamente.

Por supuesto, algunas parejas tienen relaciones abusivas desde el principio, y sus problemas no pueden atribuirse a un largo viaje en una camioneta.

Pero aun así, demasiadas peleas en la carretera es una mala señal, dicen los fanáticos de las furgonetas.

«Si las discusiones ocurren con mucha regularidad, se vuelven agresivas o causan una profunda tristeza, la realidad es que no deberían viajar juntos en un espacio pequeño. Y probablemente no [deberían] estar en una relación», afirma Peters-Buckland. «Necesitamos dejar de normalizar el comportamiento tóxico para que más personas no terminen como Gabby».

Deben cuidar su salud mental

Los viajeros en furgonetas, conocidos como «Van lifers» dicen que conocen a personas con ideas afines y hacen amigos en todo el país. Pero puede ser una soledad estar lejos de sus círculos sociales.

Navod Ahmir ha conducido su camioneta Ford Transit 2018 negra a través del país de forma intermitente durante un año. Ha estado arriba y abajo de la costa este y asistió a una reunión de nómadas negros en Georgia. Su pareja viaja regularmente con él.

«Creo que la importancia de la comunidad y cuánto puede afectar la salud mental estar solo en la carretera durante períodos prolongados no se discute lo suficiente», dice Ahmir, de 28 años, de Rocky Mount, Carolina del Norte. «Es un acto de equilibrio entre aprender a ser más social y vivir con menos apegos a las personas y las cosas».

Con un sistema de apoyo a cientos de kilómetros de distancia y sin ningún lugar al que huir después de un desacuerdo, las parejas se ven obligadas a ser creativas para resolver conflictos, dice. Ahmir y su pareja se toman descansos el uno del otro cuando es necesario.

Navod Ahmir, de 28 años, conduce su camioneta Ford Transit 2018 durante sus largos viajes por carretera. Su pareja lo acompaña frecuentemente.

«Por ejemplo, si estoy tomando una siesta, mi pareja puede relajarse en la cabaña, trabajar en un banco del parque cercano o explorar el área hasta que me despierte», dice. «La comunicación es clave, ya que se trata a partes iguales de escuchar para comprender y hablar por uno mismo».

Al igual que las parejas estacionarias, las parejas de la vida en furgoneta deben practicar la paciencia y encontrar lo que funciona mejor para su estilo de vida, dice.

Ahmir trabaja de forma remota en finanzas y planea hacer permanente la vida de su camioneta a finales de este año. Pero dice que el caso de Petito ha hecho que él y su pareja reorienten sus prioridades para mantener una relación sana mientras viajan.

«Leemos muchos libros de desarrollo personal y nos esforzamos por aplicar ese conocimiento a nuestra vida diaria, que se filtra en nuestra relación», comenta. «Debido a este caso, destacaremos nuestro enfoque en una mejor comunicación».

Los viajes largos requieren mucha planificación

Katherine Kulpa, de 31 años, residente de Chicago, ha realizado varios viajes por carretera con su novio en una camioneta de carga ProMaster alquilada.

La vida en furgoneta para parejas implica una planificación detallada que incluye a ambas personas en la ecuación, dice.

«Requiere mucho trabajo en equipo y comunicación. Tienes que tomar decisiones conjuntas sobre los planes de viaje, a menudo sobre la marcha», dice. «Viajar en pareja es divertido, pero compartir un espacio más pequeño puede ser un desafío si no estás organizado».

En sus viajes más recientes, a los Outer Banks de Carolina del Norte el otoño pasado y al Bosque Nacional Shawnee en Illinois este verano, la seguridad también fue una preocupación. Viajaban con sus perros, Kasper y Daisy, y se quedaban en los campamentos por la noche.

También compartieron su itinerario de viaje por adelantado con familiares y amigos.

«Las redes sociales hacen que la mayoría de los viajes parezcan más glamorosos de lo que son. Definitivamente hay partes de los viajes en furgoneta que son difíciles», dice. «Si no tienes una ducha o un baño adentro, eso puede ser un desafío, y generalmente significa que tienes que encontrar un lugar para acampar o un baño público. La camioneta puede ensuciarse fácilmente, por lo que debes mantenerte organizado».

Las parejas deben hacerse preguntas clave

Salir a la carretera durante semanas o meses a la vez requiere una importante planificación logística y financiera.

Para las parejas, eso también debería incluir hablar con un terapeuta o un life coach, dice el psicólogo Duffy.

«Habla a través de una serie de preguntas: ¿Cuánto tiempo planeamos irnos? ¿Cuál es el propósito del viaje? ¿Cuánto planeamos gastar?», dice. «Una pareja con la que trabajé pasó un tiempo en la sesión hablando extensamente sobre quién conduciría, lo que llevó a una discusión sobre el control en su relación. Estas son discusiones importantes para tener antes del viaje».

Gabby Petito y su prometido, Brian Laundrie. Muchos viajeros en furgoneta han seguido con interés la desaparición y muerte de Petito.

Las parejas también deben averiguar cómo manejarán los cambios en los planes o las emergencias, dice. Y aunque los viajeros por carretera no pueden prepararse para todas las contingencias, un plan puede ayudar con la resolución de problemas y la gestión de conflictos, dice Duffy.

Las parejas jóvenes a menudo tienen menos experiencia viviendo juntas y resolviendo problemas. Confínalos a un espacio pequeño durante días o semanas seguidas y habrá un mayor potencial de conflicto, dice.

Una idea central de estos viajes es crear recuerdos juntos, pero las parejas también deben tener un plan para pasar tiempo separados y darse espacio, indica Duffy.

«Algunos pueden hacer eso en silencio dentro del vehículo, incluso sentados uno al lado del otro», dice. «Otros tendrán que detenerse en una ciudad o en la carretera, y permitirse ese espacio. Sin planificar un método para el manejo de conflictos con anticipación, la camioneta… puede convertirse rápidamente en un ambiente tóxico y poco saludable».

Lo que sabemos de la búsqueda de Brian Laundrie 3:00

(CNN) — Parece una vida de ensueño y libertad en la carretera: atardeceres dorados, acogedoras literas y un sinfín de fotografías en medio de impresionantes vistas de la naturaleza.

Un culto creciente de nómadas realiza largos viajes por carretera —a veces durante meses— en furgonetas camper engalanadas, y a menudo documentan los aspectos más destacados de sus viajes en Instagram con la etiqueta #vanlife.

¿Cómo saber si estás en una relación tóxica que podría tornarse violenta y qué puedes hacer al respecto?

Pero para las parejas, especialmente las que no tienen experiencia, este estilo de vida aparentemente despreocupado puede traer consigo problemas únicos. Compartiendo cuartos estrechos y aislados de sus redes de apoyo, las parejas en la carretera dicen que deben luchar contra el aburrimiento y los desafíos logísticos día tras día sin volverse locos.

La muerte de Gabby Petito, de 22 años, mientras realizaba un viaje por el país con su prometido, Brian Laundrie, atrajo una nueva atención a los aspectos de la vida en furgoneta que no son visibles en las publicaciones de las redes sociales. La evidencia muestra que la pareja tuvo algunos momentos tensos en la carretera en los días previos a su desaparición.

Los restos de Petito fueron encontrados el domingo en Wyoming. Nadie ha sido acusado de su muerte. Las autoridades buscan a Laundrie, de 23 años, quien desapareció desde que regresó, solo, a principios de este mes a la casa de sus padres en Florida.

Brian Laundrie, el prometido de Gabby Petito, ha estado desaparecido durante una semana. ¿Por qué ha sido tan difícil encontrarlo?

Muchas parejas idealizan la noción de los viajes por carretera, pero no planean los detalles clave con anticipación y terminan atrapados en una situación tóxica, dice el psicólogo del área de Chicago John Duffy, quien ha trabajado con parejas que viven en furgonetas.

«Un viaje como este puede parecer una aventura embriagadora y emocionante que los acercará más, y a menudo lo es. Pero los días, según he oído, pueden ser largos y arduos, al menos algunas veces», dijo Duffy.

«Y si no han pasado mucho tiempo juntos, es posible que se encuentren en un nivel incómodo —y en el extremo, peligroso— de incomodidad y conflicto».

Compartir un espacio pequeño puede pasar factura

El estilo de vida #vanlife ha ganado popularidad en los últimos años, impulsado por publicaciones en las redes sociales, videos de transformaciones al estilo «hágalo usted mismo» de camionetas en YouTube y el deseo de escapar de las multitudes durante la pandemia.

CNN habló con un puñado de parejas que han viajado por Estados Unidos en camionetas. Dicen que han seguido la evolución del caso Petito, fascinados por la historia de la joven pareja que compartió sus intereses y que parecía tener una vida perfecta en las redes sociales.

Investigación de Facebook concluye que Instagram es tóxico para muchas adolescentes

«Seguí el caso al límite de forma obsesiva. Gabby tuvo una devastadora y desgarradora mala suerte», dice Sierra Peters-Buckland, de 28 años, quien ha viajado por varios meses con su novia, Annette Hayward, en su furgoneta. «Pero la vida en furgoneta no mató a Gabby, viajar no mató a Gabby, los parques nacionales no mataron a Gabby. Una persona mató a Gabby».

Para Peters-Buckland, el encanto de la vida en furgoneta le llamó la atención el año pasado. Dejó su trabajo en una tienda de artículos deportivos en Oceanside, California, hizo las maletas y comenzó a planificar un viaje a campo traviesa.

Sierra Peters-Buckland y su novia han viajado hasta ahora a 42 estados y 50 parques nacionales.

En abril, ella y Hayward compraron una camioneta Mercedes Sprinter blanca a la que apodaron Chance. La revistieron con lino blanco y cortinas para suavizar el interior de madera de la camioneta, empacaron algunas pertenencias y guardaron spray para osos en varios lugares para protegerse de los intrusos. Luego salieron a la carretera.

En su último viaje, Peters-Buckland y su novia recorrieron 38.624 kilómetros y visitaron 42 estados y 50 parques nacionales. Vieron búfalos, osos, alces y borregos cimarrones. Una foto de Instagram muestra un amanecer sobre el Parque Nacional Death Valley; la taza de café en primer plano dice: «Disfruta el viaje».

Pero los largos días y las numerosas tareas diarias en la carretera pueden pasar factura, dice Peters-Buckland. Ella dice que sus viajes les enseñaron valiosas lecciones sobre cómo manejar los conflictos.

Abuso sexual relacionado con daño cerebral en mujeres, encuentra estudio

«Los viajes, especialmente los que implican un presupuesto, pueden ser agotadores y causar tensiones adicionales al tener que tomar decisiones todos los días… espera los tiempos difíciles, espera lo inesperado y ten preparadas estrategias si estás en una relación que puede entrar en discusiones acaloradas», comenta Peters-Buckland, y agrega que ella y Hayward aprendieron a resolver sus disputas rápidamente.

Por supuesto, algunas parejas tienen relaciones abusivas desde el principio, y sus problemas no pueden atribuirse a un largo viaje en una camioneta.

Pero aun así, demasiadas peleas en la carretera es una mala señal, dicen los fanáticos de las furgonetas.

«Si las discusiones ocurren con mucha regularidad, se vuelven agresivas o causan una profunda tristeza, la realidad es que no deberían viajar juntos en un espacio pequeño. Y probablemente no [deberían] estar en una relación», afirma Peters-Buckland. «Necesitamos dejar de normalizar el comportamiento tóxico para que más personas no terminen como Gabby».

Deben cuidar su salud mental

Los viajeros en furgonetas, conocidos como «Van lifers» dicen que conocen a personas con ideas afines y hacen amigos en todo el país. Pero puede ser una soledad estar lejos de sus círculos sociales.

Navod Ahmir ha conducido su camioneta Ford Transit 2018 negra a través del país de forma intermitente durante un año. Ha estado arriba y abajo de la costa este y asistió a una reunión de nómadas negros en Georgia. Su pareja viaja regularmente con él.

¿Cómo mejorar los hábitos de sueño para apoyar al bienestar emocional? Un terapeuta lo explica

«Creo que la importancia de la comunidad y cuánto puede afectar la salud mental estar solo en la carretera durante períodos prolongados no se discute lo suficiente», dice Ahmir, de 28 años, de Rocky Mount, Carolina del Norte. «Es un acto de equilibrio entre aprender a ser más social y vivir con menos apegos a las personas y las cosas».

Con un sistema de apoyo a cientos de kilómetros de distancia y sin ningún lugar al que huir después de un desacuerdo, las parejas se ven obligadas a ser creativas para resolver conflictos, dice. Ahmir y su pareja se toman descansos el uno del otro cuando es necesario.

Navod Ahmir, de 28 años, conduce su camioneta Ford Transit 2018 durante sus largos viajes por carretera. Su pareja lo acompaña frecuentemente.

«Por ejemplo, si estoy tomando una siesta, mi pareja puede relajarse en la cabaña, trabajar en un banco del parque cercano o explorar el área hasta que me despierte», dice. «La comunicación es clave, ya que se trata a partes iguales de escuchar para comprender y hablar por uno mismo».

Al igual que las parejas estacionarias, las parejas de la vida en furgoneta deben practicar la paciencia y encontrar lo que funciona mejor para su estilo de vida, dice.

¿Tienes «jet lag» social? Esto es lo que puedes hacer

Ahmir trabaja de forma remota en finanzas y planea hacer permanente la vida de su camioneta a finales de este año. Pero dice que el caso de Petito ha hecho que él y su pareja reorienten sus prioridades para mantener una relación sana mientras viajan.

«Leemos muchos libros de desarrollo personal y nos esforzamos por aplicar ese conocimiento a nuestra vida diaria, que se filtra en nuestra relación», comenta. «Debido a este caso, destacaremos nuestro enfoque en una mejor comunicación».

Los viajes largos requieren mucha planificación

Katherine Kulpa, de 31 años, residente de Chicago, ha realizado varios viajes por carretera con su novio en una camioneta de carga ProMaster alquilada.

La vida en furgoneta para parejas implica una planificación detallada que incluye a ambas personas en la ecuación, dice.

«Requiere mucho trabajo en equipo y comunicación. Tienes que tomar decisiones conjuntas sobre los planes de viaje, a menudo sobre la marcha», dice. «Viajar en pareja es divertido, pero compartir un espacio más pequeño puede ser un desafío si no estás organizado».

En sus viajes más recientes, a los Outer Banks de Carolina del Norte el otoño pasado y al Bosque Nacional Shawnee en Illinois este verano, la seguridad también fue una preocupación. Viajaban con sus perros, Kasper y Daisy, y se quedaban en los campamentos por la noche.

También compartieron su itinerario de viaje por adelantado con familiares y amigos.

«Las redes sociales hacen que la mayoría de los viajes parezcan más glamorosos de lo que son. Definitivamente hay partes de los viajes en furgoneta que son difíciles», dice. «Si no tienes una ducha o un baño adentro, eso puede ser un desafío, y generalmente significa que tienes que encontrar un lugar para acampar o un baño público. La camioneta puede ensuciarse fácilmente, por lo que debes mantenerte organizado».

Las parejas deben hacerse preguntas clave

Salir a la carretera durante semanas o meses a la vez requiere una importante planificación logística y financiera.

Para las parejas, eso también debería incluir hablar con un terapeuta o un life coach, dice el psicólogo Duffy.

Surgen nuevos detalles sobre el comportamiento de Brian Laundrie en los días posteriores a la desaparición de Gabby Petito

«Habla a través de una serie de preguntas: ¿Cuánto tiempo planeamos irnos? ¿Cuál es el propósito del viaje? ¿Cuánto planeamos gastar?», dice. «Una pareja con la que trabajé pasó un tiempo en la sesión hablando extensamente sobre quién conduciría, lo que llevó a una discusión sobre el control en su relación. Estas son discusiones importantes para tener antes del viaje».

Gabby Petito y su prometido, Brian Laundrie. Muchos viajeros en furgoneta han seguido con interés la desaparición y muerte de Petito.

Las parejas también deben averiguar cómo manejarán los cambios en los planes o las emergencias, dice. Y aunque los viajeros por carretera no pueden prepararse para todas las contingencias, un plan puede ayudar con la resolución de problemas y la gestión de conflictos, dice Duffy.

Las parejas jóvenes a menudo tienen menos experiencia viviendo juntas y resolviendo problemas. Confínalos a un espacio pequeño durante días o semanas seguidas y habrá un mayor potencial de conflicto, dice.

Una idea central de estos viajes es crear recuerdos juntos, pero las parejas también deben tener un plan para pasar tiempo separados y darse espacio, indica Duffy.

«Algunos pueden hacer eso en silencio dentro del vehículo, incluso sentados uno al lado del otro», dice. «Otros tendrán que detenerse en una ciudad o en la carretera, y permitirse ese espacio. Sin planificar un método para el manejo de conflictos con anticipación, la camioneta… puede convertirse rápidamente en un ambiente tóxico y poco saludable».

Lo que sabemos de la búsqueda de Brian Laundrie 3:00Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver