¿Cómo criar hijos que no sean insensibles o quizás incluso amables?

(CNN) — El deseo de criar buenas personas es bastante universal entre los adultos con niños en sus vidas. La mayoría de nosotros queremos que nuestros hijos se conviertan en adultos amables y compasivos.
Lo decimos en serio, de verdad, pero nuestros hijos suelen escuchar otra cosa. Una investigación de la Harvard Graduate School of Education descubrió que el 80% de los jóvenes piensan que sus padres están más interesados en los logros o la felicidad de sus hijos que en si se preocupan por los demás.

En su nuevo libro «How to Raise Kids Who Aren’t A**holes: Science-Based Strategies for Better Parenting–from Tots to Teens«, la periodista científica Melinda Wenner Moyer analiza los datos sobre el tema.

La autora analizó las investigaciones sobre el uso de armas, el tiempo frente a las pantallas, la timidez, la resiliencia y mucho más, para ayudar a los padres a transmitir eficazmente el mensaje de que la amabilidad es importante.

La amabilidad importa es el mensaje del libro de Melinda Wenner Moyer, basado en la ciencia, «How to Raise Kids Who Aren’t A**holes».

CNN habló con Moyer sobre lo que hacemos bien, lo que hacemos mal, cómo enseñar la amabilidad y por qué es difícil criar a un niño amable si nosotros mismos no lo somos.

Esta entrevista fue editada y condensada ligeramente para mayor claridad.

CNN: ¿Qué te inspiró a escribir este libro?

Melinda Wenner Moyer: Hace dos años y medio empecé a sentirme frustrada por el mal comportamiento de los adultos que veía a mi alrededor. Me hizo pensar: ¿qué están aprendiendo mis hijos? ¿De quién están aprendiendo mis hijos? Me hizo darme cuenta de que lo que más quería era que mis hijos no crecieran siendo unos insensibles. Y me di cuenta de que no sabía cómo hacerlo.

Empecé a investigar la ciencia sobre cómo construir el carácter y los valores y me sorprendió la cantidad de investigaciones que había.

CNN: Basándote en tus hallazgos, ¿cuáles son algunas de las cosas que los adultos bien intencionados están haciendo mal cuando se trata de criar niños amables?

Moyer: En primer lugar, quiero decir que odio enmarcar algo como «incorrecto». Lo último que quiero hacer es avergonzar a los padres o presionarlos para que sientan que tienen que hacerlo todo bien. Tenemos mucho margen de maniobra como padres e incluso cuando hacemos cosas que no son las más constructivas, nuestros hijos estarán bien.

Una cosa que surgió una y otra vez en la investigación es que muchos padres evitan hablar con sus hijos de temas matizados y complicados como la raza, el sexo o la pornografía. Pero los niños, desde pequeños, son detectives que intentan averiguar cómo funciona el mundo. Notan la jerarquía racial, la jerarquía de género y los trasfondos o alusiones sexuales, en todas partes. Las películas de Disney los tienen.

Los niños están expuestos a estas grandes cuestiones con matices, y si no estamos allí para exponerlos a estas cuestiones, obtendrán la información en otra parte y luego harán suposiciones que no son lo más precisas. Es mucho mejor establecer conversaciones deliberadas sobre temas difíciles. Aunque pienses que son demasiado jóvenes, no lo son, siempre que lo hagas de una manera apropiada para su edad.

Otra cosa es cómo manejamos los sentimientos de nuestros hijos. Intentamos que nuestros hijos se sientan mejor cuando están molestos, se sienten mal o están tristes. Minimizamos los sentimientos o los avergonzamos diciendo cosas como «deja de actuar como un bebé» o, en el caso de los niños, «deja de actuar como una niña».

Lo hacemos porque queremos rescatar a nuestros hijos de sus sentimientos negativos. La investigación nos dice que esto no es adecuado por un par de razones. Les decimos que sus sentimientos están mal, y que deben reprimirlos y ocultarlos. Esto no ayuda a nuestros hijos a aprender las habilidades para manejarlos.

Además, los padres tienden a avergonzar más a los niños por tener sentimientos de tristeza o miedo porque no se consideran masculinos. Pero los chicos a los que se les ha enseñado a avergonzarse de estos sentimientos son más propensos a ser agresivos cuando crecen.

CNN: ¿Y qué es lo que intuitivamente hacen bien los padres?

Moyer: Uno de ellos es modelar la bondad y la generosidad delante de nuestros hijos. Eso es muy bueno porque los niños aprenden de lo que hacemos más que de lo que decimos.

En los últimos 5 años, he visto que muchos padres incluyen a sus hijos en los movimientos sociales, llevándolos a las protestas, haciéndolos voluntarios o animándolos a donar el dinero de su mesada. Cuando incluimos a los niños, les mostramos que es importante preocuparse por los demás.

CNN: Encontraste datos de investigación que relacionan el altruismo con el éxito, lo que va en contra de lo que nos dice nuestra cultura competitiva.

Moyer: A menudo escucho a lectores escépticos que preguntan: «Si queremos que nuestros hijos tengan éxito, ¿criarlos para que sean amables y compasivos no los va a frenar?» Nuestra cultura sigue diciéndonos que para salir adelante en el mundo hay que ser un imb***l arrogante.

Ciertamente hay excepciones, pero en general, las investigaciones apuntan a lo contrario: las personas que son amables y compasivas suelen tener más éxito.

Cuando tratas bien a la gente, la gente quiere tratarte bien a ti.

CNN: Mientras leía tu libro, me pareció que los padres pueden aprender mucho sobre sí mismos en este proceso. Criar a niños amables nos ayuda a pensar más en cómo podríamos ser más amables y en qué significa la amabilidad para nosotros.

Moyer: Espero que este libro nos inspire a reflexionar sobre nosotros mismos, porque para modelar realmente a tus hijos en lo que esperas que se conviertan, tienes que ser muy intencionado. Tienes que pensar en lo que significa la bondad para ti.

Ayuda a priorizar y pensar: «¿Qué es lo más importante para que mis hijos crezcan y sean o hagan?». ¿Es ser compasivo? ¿Ser servicial? ¿Ser honesto? Piensa en cómo tejer esos valores en tu relación con tus hijos.

Es importante recordar que no podemos hacer todas las cosas todo el tiempo. Además, nuestras prioridades pueden cambiar.

CNN: ¿Cómo podemos equilibrar nuestras expectativas de que nuestros hijos y nosotros mismos seamos amables con la aceptación de nuestros impulsos más fuertes y molestos?

Moyer: Es muy importante ser abierto y honesto. Está bien que tengamos grandes sentimientos; los sentimientos forman parte del ser humano y son normales. Debemos aceptar nuestros propios sentimientos y la forma en que respondemos a las situaciones cuando estamos enojados. Eso está bien. Somos humanos y todo el mundo comete errores y eso forma parte de la vida.

Es muy útil para los niños vernos modelar esa autoaceptación. También es muy bueno para ellos vernos pedir disculpas después, modelando el comportamiento que queremos que hagan más adelante. Cuando asumimos la responsabilidad, pueden salir muchas cosas buenas de nuestros «errores» como padres.

Elissa Strauss es una colaboradora habitual de CNN, donde escribe sobre la política y la cultura de la paternidad.

Crianza

(CNN) — El deseo de criar buenas personas es bastante universal entre los adultos con niños en sus vidas. La mayoría de nosotros queremos que nuestros hijos se conviertan en adultos amables y compasivos.
Lo decimos en serio, de verdad, pero nuestros hijos suelen escuchar otra cosa. Una investigación de la Harvard Graduate School of Education descubrió que el 80% de los jóvenes piensan que sus padres están más interesados en los logros o la felicidad de sus hijos que en si se preocupan por los demás.

En su nuevo libro «How to Raise Kids Who Aren’t A**holes: Science-Based Strategies for Better Parenting–from Tots to Teens«, la periodista científica Melinda Wenner Moyer analiza los datos sobre el tema.

La autora analizó las investigaciones sobre el uso de armas, el tiempo frente a las pantallas, la timidez, la resiliencia y mucho más, para ayudar a los padres a transmitir eficazmente el mensaje de que la amabilidad es importante.

La amabilidad importa es el mensaje del libro de Melinda Wenner Moyer, basado en la ciencia, «How to Raise Kids Who Aren’t A**holes».

CNN habló con Moyer sobre lo que hacemos bien, lo que hacemos mal, cómo enseñar la amabilidad y por qué es difícil criar a un niño amable si nosotros mismos no lo somos.

Esta entrevista fue editada y condensada ligeramente para mayor claridad.

La base de la empatía en la adolescencia son las relaciones seguras en el hogar, según un estudio

CNN: ¿Qué te inspiró a escribir este libro?

Melinda Wenner Moyer: Hace dos años y medio empecé a sentirme frustrada por el mal comportamiento de los adultos que veía a mi alrededor. Me hizo pensar: ¿qué están aprendiendo mis hijos? ¿De quién están aprendiendo mis hijos? Me hizo darme cuenta de que lo que más quería era que mis hijos no crecieran siendo unos insensibles. Y me di cuenta de que no sabía cómo hacerlo.

Empecé a investigar la ciencia sobre cómo construir el carácter y los valores y me sorprendió la cantidad de investigaciones que había.

CNN: Basándote en tus hallazgos, ¿cuáles son algunas de las cosas que los adultos bien intencionados están haciendo mal cuando se trata de criar niños amables?

Moyer: En primer lugar, quiero decir que odio enmarcar algo como «incorrecto». Lo último que quiero hacer es avergonzar a los padres o presionarlos para que sientan que tienen que hacerlo todo bien. Tenemos mucho margen de maniobra como padres e incluso cuando hacemos cosas que no son las más constructivas, nuestros hijos estarán bien.

Una cosa que surgió una y otra vez en la investigación es que muchos padres evitan hablar con sus hijos de temas matizados y complicados como la raza, el sexo o la pornografía. Pero los niños, desde pequeños, son detectives que intentan averiguar cómo funciona el mundo. Notan la jerarquía racial, la jerarquía de género y los trasfondos o alusiones sexuales, en todas partes. Las películas de Disney los tienen.

Los niños están expuestos a estas grandes cuestiones con matices, y si no estamos allí para exponerlos a estas cuestiones, obtendrán la información en otra parte y luego harán suposiciones que no son lo más precisas. Es mucho mejor establecer conversaciones deliberadas sobre temas difíciles. Aunque pienses que son demasiado jóvenes, no lo son, siempre que lo hagas de una manera apropiada para su edad.

Lo que los padres deben saber sobre cómo guiar a sus hijos durante la pubertad

Otra cosa es cómo manejamos los sentimientos de nuestros hijos. Intentamos que nuestros hijos se sientan mejor cuando están molestos, se sienten mal o están tristes. Minimizamos los sentimientos o los avergonzamos diciendo cosas como «deja de actuar como un bebé» o, en el caso de los niños, «deja de actuar como una niña».

Lo hacemos porque queremos rescatar a nuestros hijos de sus sentimientos negativos. La investigación nos dice que esto no es adecuado por un par de razones. Les decimos que sus sentimientos están mal, y que deben reprimirlos y ocultarlos. Esto no ayuda a nuestros hijos a aprender las habilidades para manejarlos.

Además, los padres tienden a avergonzar más a los niños por tener sentimientos de tristeza o miedo porque no se consideran masculinos. Pero los chicos a los que se les ha enseñado a avergonzarse de estos sentimientos son más propensos a ser agresivos cuando crecen.

CNN: ¿Y qué es lo que intuitivamente hacen bien los padres?

Moyer: Uno de ellos es modelar la bondad y la generosidad delante de nuestros hijos. Eso es muy bueno porque los niños aprenden de lo que hacemos más que de lo que decimos.

En los últimos 5 años, he visto que muchos padres incluyen a sus hijos en los movimientos sociales, llevándolos a las protestas, haciéndolos voluntarios o animándolos a donar el dinero de su mesada. Cuando incluimos a los niños, les mostramos que es importante preocuparse por los demás.

Cómo hablar con nuestros hijos de los sucesos traumáticos, según una rescatista del 11S

CNN: Encontraste datos de investigación que relacionan el altruismo con el éxito, lo que va en contra de lo que nos dice nuestra cultura competitiva.

Moyer: A menudo escucho a lectores escépticos que preguntan: «Si queremos que nuestros hijos tengan éxito, ¿criarlos para que sean amables y compasivos no los va a frenar?» Nuestra cultura sigue diciéndonos que para salir adelante en el mundo hay que ser un imb***l arrogante.

Ciertamente hay excepciones, pero en general, las investigaciones apuntan a lo contrario: las personas que son amables y compasivas suelen tener más éxito.

Cuando tratas bien a la gente, la gente quiere tratarte bien a ti.

CNN: Mientras leía tu libro, me pareció que los padres pueden aprender mucho sobre sí mismos en este proceso. Criar a niños amables nos ayuda a pensar más en cómo podríamos ser más amables y en qué significa la amabilidad para nosotros.

Moyer: Espero que este libro nos inspire a reflexionar sobre nosotros mismos, porque para modelar realmente a tus hijos en lo que esperas que se conviertan, tienes que ser muy intencionado. Tienes que pensar en lo que significa la bondad para ti.

Ayuda a priorizar y pensar: «¿Qué es lo más importante para que mis hijos crezcan y sean o hagan?». ¿Es ser compasivo? ¿Ser servicial? ¿Ser honesto? Piensa en cómo tejer esos valores en tu relación con tus hijos.

Es importante recordar que no podemos hacer todas las cosas todo el tiempo. Además, nuestras prioridades pueden cambiar.

Con estas técnicas puedes ayudar a los adolescentes a manejar sus emociones

CNN: ¿Cómo podemos equilibrar nuestras expectativas de que nuestros hijos y nosotros mismos seamos amables con la aceptación de nuestros impulsos más fuertes y molestos?

Moyer: Es muy importante ser abierto y honesto. Está bien que tengamos grandes sentimientos; los sentimientos forman parte del ser humano y son normales. Debemos aceptar nuestros propios sentimientos y la forma en que respondemos a las situaciones cuando estamos enojados. Eso está bien. Somos humanos y todo el mundo comete errores y eso forma parte de la vida.

Es muy útil para los niños vernos modelar esa autoaceptación. También es muy bueno para ellos vernos pedir disculpas después, modelando el comportamiento que queremos que hagan más adelante. Cuando asumimos la responsabilidad, pueden salir muchas cosas buenas de nuestros «errores» como padres.

Elissa Strauss es una colaboradora habitual de CNN, donde escribe sobre la política y la cultura de la paternidad.

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver