‘Está escrito en la pared. ¿Por qué no pueden leerlo? ‘: Los adolescentes no se aplican la vacuna de covid-19 ni siquiera en las clínicas destinadas para ellos

Cuthbert, Georgia (CNN) — Los líderes de la organización sin fines de lucro Neighbor2Neighbor tenían grandes esperanzas para su clínica de covid-19 Vax to School en el condado de Randolph, Georgia.

Su pueblo rural a unos 270 kms al sur de Atlanta no ha adoptado completamente las vacunas de covid-19, pero las clínicas del grupo a principios de año eran populares. Después de que las escuelas del condado cerraron temporalmente debido al covid-19, sabían que esta será necesaria.

Por lo tanto, el autobús móvil de vacunas de covid-19 del sistema de salud Phoebe Putney de color azul y verde brillante hizo el viaje de media hora desde Albany este mes. Enfermeras vestidas con uniformes que coincidían con el logotipo entraban y salían de un antiguo edificio escolar, llevando cajas de plástico con suministros de vacunas.

El objetivo de vacunación de esta clínica era uno de los más difíciles de alcanzar: los adolescentes.

La vacuna de covid-19 de Pfizer está disponible para personas mayores de 12 años, pero los adolescentes siguen siendo los menos vacunados de cualquier grupo de edad elegible en Estados Unidos. Solo el 46% de los jóvenes de 12 a 17 años en EE.UU. están completamente vacunados, según un análisis de CNN de datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC). Por el contrario, el 83% de los adultos mayores de 65 años lo están.

Las tasas de vacunación de adolescentes en el condado de Randolph, donde se llevó a cabo el evento Vax to School, son mucho más bajas. Hasta la semana pasada, solo el 10% de los niños de 12 a 14 años en el condado de Randolph tenían al menos una dosis. Para los jóvenes de 15 a 19 años, era aproximadamente el 20%, según el Departamento de Salud Pública de Georgia.

Una razón puede ser un concepto erróneo que ha persistido desde el comienzo de la pandemia, dijo el Dr. Adam Ratner, especialista en enfermedades infecciosas pediátricas de la Escuela de Medicina Grossman de la Universidad de Nueva York.

«Creo que todavía queda este sentimiento de que se trata de una pandemia de ancianos, que ya no lo es», dijo Ratner, quien también es miembro del Comité de Enfermedades Infecciosas de la Academia Estadounidense de Pediatría. «Con la cantidad de niños que vemos infectados y niños con enfermedades graves en este momento, el covid es un problema real, pero la gente todavía cree en este mito».

Niños cubanos reciben vacuna contra covid-19 2:23

Los niños tienen muchas menos probabilidades que los adultos de sufrir una enfermedad grave o de morir a causa del covid-19, pero pueden contraerlo, y septiembre ha sido un mal mes para los más jóvenes. En Estados Unidos, más niños han contraído covid-19 en este mes que cualquier otro en la pandemia, según la Academia Estadounidense de Pediatría (AAP).

Y pueden morir. Según los CDC, 571 niños menores de 17 años han muerto a causa de covid-19.

También fue un mes difícil en el condado de Randolph.

Durante los últimos 30 días, la tasa de casos de covid-19 es casi el doble para los jóvenes de 14 a 17 años en comparación con los adultos, y tres veces más alta que para las personas mayores de 65 años.

‘Los niños necesitan protección’

Si alguien podía comunicarse con las personas en el condado de Randolph, era Neighbor2Neighbor. A principios de año, la organización sin fines de lucro tuvo éxito yendo de puerta en puerta para responder a las preguntas sobre vacunas de las personas. En su clínica de vacunación en julio, una fila de adultos esperaba en la puerta principal durante gran parte del día. Se vacunaron al menos 80 personas, un éxito para un condado con 6.900 personas.

El grupo esperaba ver una fila similar en su clínica para adolescentes. Ese sábado, alrededor de una docena de voluntarios pasaron la madrugada convirtiendo un antiguo comedor de la antigua escuela JB Smith en una clínica que podía acomodar a unos 40 adolescentes a la vez.

Los voluntarios colocaron sillas a la distancia física apropiada en mesas redondas esparcidas por el salón. Alguien colocó tablones con sujetapapeles con hojas de permiso cerca de la entrada principal. Media docena de mujeres se paseaban por la cocina armando bolsas blancas para llevar con papas fritas y pasas para los vacunados, y dejando espacio para las hamburguesas y los perritos calientes para adolescentes.

«Es crucial que todos se vacunen para que podamos vencer esta pandemia de covid», dijo Sandra Willis, una voluntaria de Neighbor2Neighbor que puso máscaras y desinfectante de manos individual en la mesa de regalos. Willis dijo que su nieta, una estudiante de octavo grado, está vacunada, pero varios compañeros de clase no, y algunos se enfermaron.

En la clínica Vax to School se requiere el uso de mascarillas, incluso para vacunados.

Las escuelas del condado de Randolph cerraron durante varios días en agosto. Un estudiante de primaria y cuatro estudiantes de secundaria habían confirmado covid-19, según una carta que el distrito envió a los padres. El distrito decidió que lo mejor para sus más de 800 estudiantes era tomarse el tiempo para desinfectar edificios y autobuses.

La carta pedía a los padres que «limitaran sus interacciones a un pequeño círculo de amigos y familiares», además de otras precauciones contra la pandemia. La carta no fomentaba la vacunación, aunque la página de Facebook del distrito ha anunciado clínicas adicionales de vacunación para estudiantes, así como pruebas gratuitas de covid-19 y eventos de distribución de mascarillas.

Desde que la escuela volvió a abrir, ha habido controles de temperatura antes de que los niños suban al autobús y pruebas regulares. Angela Wilborn, la enfermera escolar del condado, ayudó a preparar la clínica Vax to School, dijo que los casos parecían estar mejor controlados, al menos por ahora.

Las máscaras y los protectores faciales son obligatorios en la escuela y parecen ayudar, dijo Wilborn. Los estudiantes son buenos usándolos, dijo, especialmente después de que un recién graduado murió de covid-19, un recordatorio demasiado real de que esta enfermedad debe tomarse en serio.

Wilborn dijo que estaba optimista sobre el evento del sábado.

«Los niños necesitan protección», dijo Wilborn.

El primer adolescente en recibir una vacuna

Aproximadamente a las 9:30 am, una enfermera de la clínica móvil de Phoebe Putney, Rhonda Jones Johnson, había preparado cuidadosamente 11 vacunas de Pfizer. Puso una caja de guantes de látex, desinfectante de manos, un montón de tiritas, toallitas con alcohol y pegatinas verdes brillantes de «Vacunado, combate al covid» a su alcance.

Una tarjeta de notas escrita con Sharpie estaba en la mesa para recordarle las fechas que debía decirle a los pacientes cuando recibir su segunda dosis.

Otro trabajador de la clínica móvil verificó los números en el frasco de Pfizer y llenó previamente al menos media docena de tarjetas de vacunación de los CDC.

Cuando la clínica abrió oficialmente a las 10 am, los voluntarios estaban cada vez más callados. Algunos comenzaron a mirar las puertas. No había fila.

En una clínica de vacunación de covid-19 centrada en adolescentes, Raymond Slaughter, de 15 años, llena su papeleo antes de recibir su primera vacuna.

El reloj en la parte de atrás de la habitación hizo tictac. Dos voluntarios sentados en un pequeño escenario conversaron sobre la elección de la alcaldía local. Una mujer ajustó los portapapeles. A las 10:15 am, todavía no había fila.

«No fuimos de puerta en puerta para inscribirlos esta vez, pero anunciamos y repartimos volantes en el centro comercial», dijo Bobby Jenkins Jr., uno de los líderes del programa Neighbour2Neighbor, mientras miraba la puerta. «Un par de personas dijeron que vendrían, pero ya sabes cómo es eso».

Los voluntarios miraron sus teléfonos, especularon sobre cuándo recibirían dosis de refuerzo y vieron llover por las ventanas.

Finalmente, a las 10:25 am se abrieron las puertas. Los voluntarios dejaron de charlar rápidamente.

«Hola», dijo la enfermera de la escuela con voz amistosa cuando un adolescente con un chándal negro y chanclas Nike sobre sus calcetines blancos caminó hacia los portapapeles. Su máscara facial negra decía G.O.A.T. sobre su mejilla izquierda.

El director de autobuses del distrito escolar se ofreció como voluntario para hacer hamburguesas para los niños que se vacunaron.

El joven fue seguido por su familia, incluida su mamá, papá y hermana mayor.

«Aquí tienes, desinfecta tus manos», dijo la enfermera de la escuela mientras daban vueltas y ella arrojaba Purell en las manos abiertas.

«Una vez que llenes esto, irás directo a allá», señaló la mesa con las vacunas.

«¿Cómo te encuentras hoy?», preguntó la otra enfermera mientras el joven se sentaba en su mesa luciendo nervioso. «¿Es esta tu primera vacuna?»

El adolescente asintió. Ella le dijo cuándo tendría la próxima y él asintió. Todos en la habitación estaban mirando.

«¿En qué brazo te gustaría?», preguntó la enfermera. Levantó el codo derecho. La enfermera se esterilizó las manos y se puso unos guantes de color azul brillante con un fuerte chasquido elástico. Ella tarareó mientras limpiaba un punto en su brazo.

«¿Listo?», dijo mientras introducía la aguja y empujaba el pequeño émbolo. Mientras que la mayoría de la gente miró hacia otro lado, el joven miró hacia abajo, asimilando todo.

«Está bien», dijo. Él pareció aliviado cuando ella le puso una tirita y le bajó la manga.

«Si no te sientes bien, avísame a mí o a la Srta. Angela», dijo mientras caminaba para sentarse con su familia.

Y con eso, Raymond Slaughter se convirtió en el primer adolescente en recibir la vacuna en el evento Vax to School.

«Fue extraño al principio. Estaba un poco asustado», dijo Slaughter mientras esperaba durante el período de observación de 15 minutos. «Pero no dolió en absoluto. Fue genial verlo».

El padre de Slaughter ya se había vacunado en la planta de Tyson donde trabajaba, y se unió a la enfermera que vigilaba al pequeño grupo para confirmar que nadie tuvo una mala reacción a la vacuna. Dijo que era importante que todos se vacunen. Raymond estuvo de acuerdo: no debería ser el único adolescente que estaba allí.

No había salido mucho durante la pandemia, dijo, y extraña la escuela como solía ser, antes de las máscaras y las pruebas de covid.

«Creo que la gente debería venir a ponérsela, solo para que todos los demás estén seguros», dijo el joven de 15 años. «Ahora me sentiré un poco mejor al salir en público».

Y con eso, el período de espera terminó y todos estaban bien. Recogieron sus hamburguesas, bocadillos para llevar y paquetes de desinfectante para manos, y continuaron con su sábado.

Una mujer recibe su primera vacuna de covid-19 en una clínica de Cuthbert, Georgia, dirigida a adolescentes.

El único adolescente que recibió la vacuna

Pasaron otros 20 minutos antes de que la puerta de la clínica de vacunas se abriera nuevamente.

La multitud de voluntarios miró hacia arriba, esperando ver a un grupo de adolescentes. En cambio, entró un hombre de unos 70 años, con los rizos en la parte posterior de la cabeza grises por la edad. Sin nietos ni sobrinas ni sobrinos.

Durante las siguientes dos horas, un grupo de adultos llegó a la clínica.

La enfermera reorganizó sus suministros. Algunos voluntarios comenzaron a comer hamburguesas y perritos calientes.

«Esperaba que tuviéramos al menos 25 personas, o 50», dijo Willis, que estaba comiendo una caja de pasas. «Es simplemente inexcusable».

Aproximadamente a la 1 pm, cuando quedaba una hora para el final, Willis intentó un último esfuerzo para atraer a la gente: Facebook Live.

«Estoy aquí en la escuela JB Smith», dijo Willis sosteniendo su teléfono móvil. Una voluntaria escondió una bolsa de papas fritas que estaba comiendo mientras la cámara recorría la habitación.

«Ven y mantente a salvo. No hay nadie aquí y hemos vacunado a unas 10 personas hasta ahora y tenemos espacio para muchas más», dijo mientras giraba la cámara para mostrar que estaba en una habitación vacía.

Pero a las 2 pm, cuando se suponía que la clínica terminaría, había más voluntarios que recién vacunados.

Tres vacunas de Pfizer sin usar se sentaron en la mesa de la enfermera.

Resultó que Raymond Slaughter fue el único adolescente que recibió la vacuna en la clínica de vacunación para adolescentes.

«No sé por qué la gente no se preocupa lo suficiente como para vacunar a sus jóvenes», dijo Willis más tarde.

La Dra. Claire Boogaard, directora médica del Programa de Vacunas de Covid-19 en el Children’s National en Washington, dijo que los padres e incluso los adolescentes harán de la vacuna de covid-19 una prioridad si ven la amenaza, pero los adolescentes no están hechos de esa manera.

«Los adolescentes no ven el riesgo de la misma manera que los adultos. Desde el punto de vista del desarrollo, no es normal que piensen en las consecuencias a largo plazo en esta etapa», dijo Boogaard.

Boogaard dijo que el pediatra de un adolescente podría persuadirlos de recibir la vacuna y es posible que también puedan abordar cualquier duda por parte de los padres.

Los mandatos también funcionarían. California está considerando actualmente un mandato de vacunación de covid-19 en todo el estado para todos los niños mayores de 12 años.

Ratner de la Universidad de Nueva York cree que está llegando.

«Está claro que vamos a estar lidiando con el covid-19 durante bastante tiempo. Creo que una vacuna de covid terminará siendo una vacuna de rutina para los niños», dijo Ratner. «Ciertamente animaría a las escuelas a que la consideren de la misma manera que exigimos que se vayan a la escuela muchas vacunas diferentes».

Pero incluso sin un mandato, Willis de Neighbor2Neighbor’s espera que la gente se tome en serio el covid-19 y que se vacune a todos los que puedan.

«Demasiadas personas están muriendo. No son solo las personas mayores, sino las personas más jóvenes que no han sido vacunadas», dijo Willis. Está escrito en la pared. ¿Por qué no pueden leerlo? Necesitan vacunarse».

Covid-19

Cuthbert, Georgia (CNN) — Los líderes de la organización sin fines de lucro Neighbor2Neighbor tenían grandes esperanzas para su clínica de covid-19 Vax to School en el condado de Randolph, Georgia.

Su pueblo rural a unos 270 kms al sur de Atlanta no ha adoptado completamente las vacunas de covid-19, pero las clínicas del grupo a principios de año eran populares. Después de que las escuelas del condado cerraron temporalmente debido al covid-19, sabían que esta será necesaria.

Por lo tanto, el autobús móvil de vacunas de covid-19 del sistema de salud Phoebe Putney de color azul y verde brillante hizo el viaje de media hora desde Albany este mes. Enfermeras vestidas con uniformes que coincidían con el logotipo entraban y salían de un antiguo edificio escolar, llevando cajas de plástico con suministros de vacunas.

El objetivo de vacunación de esta clínica era uno de los más difíciles de alcanzar: los adolescentes.

La vacuna de covid-19 de Pfizer está disponible para personas mayores de 12 años, pero los adolescentes siguen siendo los menos vacunados de cualquier grupo de edad elegible en Estados Unidos. Solo el 46% de los jóvenes de 12 a 17 años en EE.UU. están completamente vacunados, según un análisis de CNN de datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC). Por el contrario, el 83% de los adultos mayores de 65 años lo están.

Las tasas de vacunación de adolescentes en el condado de Randolph, donde se llevó a cabo el evento Vax to School, son mucho más bajas. Hasta la semana pasada, solo el 10% de los niños de 12 a 14 años en el condado de Randolph tenían al menos una dosis. Para los jóvenes de 15 a 19 años, era aproximadamente el 20%, según el Departamento de Salud Pública de Georgia.

Una razón puede ser un concepto erróneo que ha persistido desde el comienzo de la pandemia, dijo el Dr. Adam Ratner, especialista en enfermedades infecciosas pediátricas de la Escuela de Medicina Grossman de la Universidad de Nueva York.

¿Por qué si me vacuné con Sputnik V no puedo entrar a EE.UU.? El Dr. Huerta responde las preguntas de la gente

«Creo que todavía queda este sentimiento de que se trata de una pandemia de ancianos, que ya no lo es», dijo Ratner, quien también es miembro del Comité de Enfermedades Infecciosas de la Academia Estadounidense de Pediatría. «Con la cantidad de niños que vemos infectados y niños con enfermedades graves en este momento, el covid es un problema real, pero la gente todavía cree en este mito».

Niños cubanos reciben vacuna contra covid-19 2:23

Los niños tienen muchas menos probabilidades que los adultos de sufrir una enfermedad grave o de morir a causa del covid-19, pero pueden contraerlo, y septiembre ha sido un mal mes para los más jóvenes. En Estados Unidos, más niños han contraído covid-19 en este mes que cualquier otro en la pandemia, según la Academia Estadounidense de Pediatría (AAP).

Y pueden morir. Según los CDC, 571 niños menores de 17 años han muerto a causa de covid-19.

También fue un mes difícil en el condado de Randolph.

Durante los últimos 30 días, la tasa de casos de covid-19 es casi el doble para los jóvenes de 14 a 17 años en comparación con los adultos, y tres veces más alta que para las personas mayores de 65 años.

Este país afirma que no ha tenido un solo caso de covid-19. Los activistas dicen que eso es mentira ‘Los niños necesitan protección’

Si alguien podía comunicarse con las personas en el condado de Randolph, era Neighbor2Neighbor. A principios de año, la organización sin fines de lucro tuvo éxito yendo de puerta en puerta para responder a las preguntas sobre vacunas de las personas. En su clínica de vacunación en julio, una fila de adultos esperaba en la puerta principal durante gran parte del día. Se vacunaron al menos 80 personas, un éxito para un condado con 6.900 personas.

El grupo esperaba ver una fila similar en su clínica para adolescentes. Ese sábado, alrededor de una docena de voluntarios pasaron la madrugada convirtiendo un antiguo comedor de la antigua escuela JB Smith en una clínica que podía acomodar a unos 40 adolescentes a la vez.

Los voluntarios colocaron sillas a la distancia física apropiada en mesas redondas esparcidas por el salón. Alguien colocó tablones con sujetapapeles con hojas de permiso cerca de la entrada principal. Media docena de mujeres se paseaban por la cocina armando bolsas blancas para llevar con papas fritas y pasas para los vacunados, y dejando espacio para las hamburguesas y los perritos calientes para adolescentes.

«Es crucial que todos se vacunen para que podamos vencer esta pandemia de covid», dijo Sandra Willis, una voluntaria de Neighbor2Neighbor que puso máscaras y desinfectante de manos individual en la mesa de regalos. Willis dijo que su nieta, una estudiante de octavo grado, está vacunada, pero varios compañeros de clase no, y algunos se enfermaron.

En la clínica Vax to School se requiere el uso de mascarillas, incluso para vacunados.

Las escuelas del condado de Randolph cerraron durante varios días en agosto. Un estudiante de primaria y cuatro estudiantes de secundaria habían confirmado covid-19, según una carta que el distrito envió a los padres. El distrito decidió que lo mejor para sus más de 800 estudiantes era tomarse el tiempo para desinfectar edificios y autobuses.

La carta pedía a los padres que «limitaran sus interacciones a un pequeño círculo de amigos y familiares», además de otras precauciones contra la pandemia. La carta no fomentaba la vacunación, aunque la página de Facebook del distrito ha anunciado clínicas adicionales de vacunación para estudiantes, así como pruebas gratuitas de covid-19 y eventos de distribución de mascarillas.

Desde que la escuela volvió a abrir, ha habido controles de temperatura antes de que los niños suban al autobús y pruebas regulares. Angela Wilborn, la enfermera escolar del condado, ayudó a preparar la clínica Vax to School, dijo que los casos parecían estar mejor controlados, al menos por ahora.

Las máscaras y los protectores faciales son obligatorios en la escuela y parecen ayudar, dijo Wilborn. Los estudiantes son buenos usándolos, dijo, especialmente después de que un recién graduado murió de covid-19, un recordatorio demasiado real de que esta enfermedad debe tomarse en serio.

Wilborn dijo que estaba optimista sobre el evento del sábado.

«Los niños necesitan protección», dijo Wilborn.

Las hospitalizaciones por covid-19 cuestan en promedio alrededor de US$ 75.000, y más de US$ 300.000 con complejidades, sugiere un nuevo análisis El primer adolescente en recibir una vacuna

Aproximadamente a las 9:30 am, una enfermera de la clínica móvil de Phoebe Putney, Rhonda Jones Johnson, había preparado cuidadosamente 11 vacunas de Pfizer. Puso una caja de guantes de látex, desinfectante de manos, un montón de tiritas, toallitas con alcohol y pegatinas verdes brillantes de «Vacunado, combate al covid» a su alcance.

Una tarjeta de notas escrita con Sharpie estaba en la mesa para recordarle las fechas que debía decirle a los pacientes cuando recibir su segunda dosis.

Otro trabajador de la clínica móvil verificó los números en el frasco de Pfizer y llenó previamente al menos media docena de tarjetas de vacunación de los CDC.

Cuando la clínica abrió oficialmente a las 10 am, los voluntarios estaban cada vez más callados. Algunos comenzaron a mirar las puertas. No había fila.

En una clínica de vacunación de covid-19 centrada en adolescentes, Raymond Slaughter, de 15 años, llena su papeleo antes de recibir su primera vacuna.

El reloj en la parte de atrás de la habitación hizo tictac. Dos voluntarios sentados en un pequeño escenario conversaron sobre la elección de la alcaldía local. Una mujer ajustó los portapapeles. A las 10:15 am, todavía no había fila.

«No fuimos de puerta en puerta para inscribirlos esta vez, pero anunciamos y repartimos volantes en el centro comercial», dijo Bobby Jenkins Jr., uno de los líderes del programa Neighbour2Neighbor, mientras miraba la puerta. «Un par de personas dijeron que vendrían, pero ya sabes cómo es eso».

«No estamos fuera de peligro todavía». Experta espera que los casos de covid-19 en EE.UU. aumenten en las próximas semanas

Los voluntarios miraron sus teléfonos, especularon sobre cuándo recibirían dosis de refuerzo y vieron llover por las ventanas.

Finalmente, a las 10:25 am se abrieron las puertas. Los voluntarios dejaron de charlar rápidamente.

«Hola», dijo la enfermera de la escuela con voz amistosa cuando un adolescente con un chándal negro y chanclas Nike sobre sus calcetines blancos caminó hacia los portapapeles. Su máscara facial negra decía G.O.A.T. sobre su mejilla izquierda.

El director de autobuses del distrito escolar se ofreció como voluntario para hacer hamburguesas para los niños que se vacunaron.

El joven fue seguido por su familia, incluida su mamá, papá y hermana mayor.

«Aquí tienes, desinfecta tus manos», dijo la enfermera de la escuela mientras daban vueltas y ella arrojaba Purell en las manos abiertas.

«Una vez que llenes esto, irás directo a allá», señaló la mesa con las vacunas.

«¿Cómo te encuentras hoy?», preguntó la otra enfermera mientras el joven se sentaba en su mesa luciendo nervioso. «¿Es esta tu primera vacuna?»

El adolescente asintió. Ella le dijo cuándo tendría la próxima y él asintió. Todos en la habitación estaban mirando.

«¿En qué brazo te gustaría?», preguntó la enfermera. Levantó el codo derecho. La enfermera se esterilizó las manos y se puso unos guantes de color azul brillante con un fuerte chasquido elástico. Ella tarareó mientras limpiaba un punto en su brazo.

«¿Listo?», dijo mientras introducía la aguja y empujaba el pequeño émbolo. Mientras que la mayoría de la gente miró hacia otro lado, el joven miró hacia abajo, asimilando todo.

«Está bien», dijo. Él pareció aliviado cuando ella le puso una tirita y le bajó la manga.

Ni el agua oxigenada ni el yodo ayudan contra el covid-19, así desmiente su uso el Dr. Elmer Huerta

«Si no te sientes bien, avísame a mí o a la Srta. Angela», dijo mientras caminaba para sentarse con su familia.

Y con eso, Raymond Slaughter se convirtió en el primer adolescente en recibir la vacuna en el evento Vax to School.

«Fue extraño al principio. Estaba un poco asustado», dijo Slaughter mientras esperaba durante el período de observación de 15 minutos. «Pero no dolió en absoluto. Fue genial verlo».

El padre de Slaughter ya se había vacunado en la planta de Tyson donde trabajaba, y se unió a la enfermera que vigilaba al pequeño grupo para confirmar que nadie tuvo una mala reacción a la vacuna. Dijo que era importante que todos se vacunen. Raymond estuvo de acuerdo: no debería ser el único adolescente que estaba allí.

No había salido mucho durante la pandemia, dijo, y extraña la escuela como solía ser, antes de las máscaras y las pruebas de covid.

«Creo que la gente debería venir a ponérsela, solo para que todos los demás estén seguros», dijo el joven de 15 años. «Ahora me sentiré un poco mejor al salir en público».

Y con eso, el período de espera terminó y todos estaban bien. Recogieron sus hamburguesas, bocadillos para llevar y paquetes de desinfectante para manos, y continuaron con su sábado.

Una mujer recibe su primera vacuna de covid-19 en una clínica de Cuthbert, Georgia, dirigida a adolescentes.

El único adolescente que recibió la vacuna

Pasaron otros 20 minutos antes de que la puerta de la clínica de vacunas se abriera nuevamente.

La multitud de voluntarios miró hacia arriba, esperando ver a un grupo de adolescentes. En cambio, entró un hombre de unos 70 años, con los rizos en la parte posterior de la cabeza grises por la edad. Sin nietos ni sobrinas ni sobrinos.

Durante las siguientes dos horas, un grupo de adultos llegó a la clínica.

La enfermera reorganizó sus suministros. Algunos voluntarios comenzaron a comer hamburguesas y perritos calientes.

«Esperaba que tuviéramos al menos 25 personas, o 50», dijo Willis, que estaba comiendo una caja de pasas. «Es simplemente inexcusable».

Aproximadamente a la 1 pm, cuando quedaba una hora para el final, Willis intentó un último esfuerzo para atraer a la gente: Facebook Live.

Hombre golpea varias veces a una enfermera después de que vacunara a su esposa contra el covid-19

«Estoy aquí en la escuela JB Smith», dijo Willis sosteniendo su teléfono móvil. Una voluntaria escondió una bolsa de papas fritas que estaba comiendo mientras la cámara recorría la habitación.

«Ven y mantente a salvo. No hay nadie aquí y hemos vacunado a unas 10 personas hasta ahora y tenemos espacio para muchas más», dijo mientras giraba la cámara para mostrar que estaba en una habitación vacía.

Pero a las 2 pm, cuando se suponía que la clínica terminaría, había más voluntarios que recién vacunados.

Tres vacunas de Pfizer sin usar se sentaron en la mesa de la enfermera.

Resultó que Raymond Slaughter fue el único adolescente que recibió la vacuna en la clínica de vacunación para adolescentes.

«No sé por qué la gente no se preocupa lo suficiente como para vacunar a sus jóvenes», dijo Willis más tarde.

La Dra. Claire Boogaard, directora médica del Programa de Vacunas de Covid-19 en el Children’s National en Washington, dijo que los padres e incluso los adolescentes harán de la vacuna de covid-19 una prioridad si ven la amenaza, pero los adolescentes no están hechos de esa manera.

«Los adolescentes no ven el riesgo de la misma manera que los adultos. Desde el punto de vista del desarrollo, no es normal que piensen en las consecuencias a largo plazo en esta etapa», dijo Boogaard.

Boogaard dijo que el pediatra de un adolescente podría persuadirlos de recibir la vacuna y es posible que también puedan abordar cualquier duda por parte de los padres.

Los mandatos también funcionarían. California está considerando actualmente un mandato de vacunación de covid-19 en todo el estado para todos los niños mayores de 12 años.

Ratner de la Universidad de Nueva York cree que está llegando.

Biden afirma que los gobernadores republicanos que socavan sus mandatos de vacunación están poniendo vidas en peligro

«Está claro que vamos a estar lidiando con el covid-19 durante bastante tiempo. Creo que una vacuna de covid terminará siendo una vacuna de rutina para los niños», dijo Ratner. «Ciertamente animaría a las escuelas a que la consideren de la misma manera que exigimos que se vayan a la escuela muchas vacunas diferentes».

Pero incluso sin un mandato, Willis de Neighbor2Neighbor’s espera que la gente se tome en serio el covid-19 y que se vacune a todos los que puedan.

«Demasiadas personas están muriendo. No son solo las personas mayores, sino las personas más jóvenes que no han sido vacunadas», dijo Willis. Está escrito en la pared. ¿Por qué no pueden leerlo? Necesitan vacunarse».

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver