La exsecretaria de Prensa de Trump detalla la misteriosa visita del expresidente al hospital en 2019, en una mirada entre bastidores a su Casa Blanca

(CNN) — La visita secreta del expresidente Donald Trump al hospital Walter Reed, en 2019, parecía ser para una colonoscopia de rutina, según Stephanie Grisham, exsecretaria de Prensa de Trump y secretaria general de la primera dama, Melania Trump.

Grisham fue secretaria de Prensa de la Casa Blanca, secretaria general de Melania Trump y directora de Comunicaciones del ala este durante la administración Trump antes de dimitir tras el asalto del 6 de enero al Capitolio.

En su libro, «I’ll Take Your Questions Now», que fue obtenido por CNN, Grisham da una cuenta de primera mano de su tiempo en la Casa Blanca y describe una cultura de mentiras en la administración Trump.

En el libro, Grisham no utiliza el término colonoscopia, pero insinúa fuertemente que el viaje fue para eso. Dice que la visita de Trump al hospital, que despertó semanas de especulación sobre su salud, fue un «procedimiento muy común», durante el cual «se anestesia a un paciente».

También escribe que el expresidente George W. Bush se sometió a un procedimiento similar durante su mandato; Bush se sometió a múltiples colonoscopias durante su presidencia.

Podrán revisar parte de registros financieros de Trump 0:31

Grisham escribe que Trump no quería que el entonces vicepresidente Mike Pence estuviera en el poder mientras estaba sedado, lo que fue parte de la razón por la que mantuvo su visita en privado. Tampoco «quería ser el blanco de una broma» en la televisión nocturna, escribe Grisham.

El episodio es solo una de las varias revelaciones entre bastidores de Grisham, que fue una de las colaboradoras más veteranas de Trump y testigo de varios momentos de la administración que han dado lugar a titulares.

Grisham comenzó a trabajar para el entonces candidato Donald Trump en 2015 como encargada de prensa en la campaña. Entró en la Casa Blanca como vicesecretaria de Prensa a las órdenes de Sean Spicer, pero en marzo de 2017, Melania Trump la contrató para su personal del ala este. Como directora de Comunicaciones del ala este, Grisham se convirtió rápidamente en la empleada más destacada de la primera dama.

Desde que dimitió de su cargo tras la insurrección del 6 de enero, Grisham ha permanecido casi siempre fuera de los focos. Ahora vive en Kansas, donde ha pasado los últimos meses escribiendo este libro, según ha dicho una fuente familiar a CNN.

Rechazo de la familia Trump

En una declaración proporcionada a CNN, Trump dijo: «Lástima que los editores de bolsas de sordidez sigan informando de esta basura tan aburrida. Nosotros y el movimiento MAGA estamos totalmente acostumbrados a ello. Y algún día, en un futuro no muy lejano, recuperaremos nuestra voz y seremos tratados con justicia por la prensa».

Su portavoz, Liz Harrington, añadió: «Este libro es otro intento lamentable de aprovechar la fuerza del presidente y vender mentiras sobre la familia Trump».

CNN se ha puesto en contacto con la oficina de Melania Trump para que comente el libro de Grisham.

Revelan polémicas sobre Melania Trump en nuevo libro 1:41

En una declaración a The Washington Post, que informó de los detalles del libro este martes por la mañana, la oficina de Melania Trump destrozó a Grisham.

«La intención detrás de este libro es obvia», dijo la oficina de Melania Trump en una declaración a ese diario. «Es un intento de redimirse después de un pobre desempeño como secretaria de Prensa, relaciones personales fallidas y un comportamiento poco profesional en la Casa Blanca. A través de la falsedad y la traición, busca ganar relevancia y dinero a costa de la señora Trump».

«Bueno, eso fue incómodo»

Grisham detalla el tumultuoso período después de que se hicieran públicos los supuestos amoríos de Trump con Stormy Daniels y Karen McDougal, esbozando el «enfado» de Melania Trump y sus intentos de distanciarse de su marido. Grisham dice que la humillación pública convirtió a Melania Trump en una primera dama envalentonada.

«Después de que estallara la historia de Stormy Daniels y todas las acusaciones que siguieron de otras mujeres, sentí que la señora Trump estaba básicamente desatada», escribe Grisham.

«Siempre había sido independiente de su marido, pero ahora, como primera dama agraviada y humillada públicamente, parecía liberada para hacer lo que quisiera, o no quisiera», añadió.

Grisham también se enfrentó a un episodio humillante a raíz de la noticia de Daniels. El entonces presidente llamó a Grisham desde el Air Force One para decirle que su virilidad, que Daniels había detallado en una entrevista, estaba «bien».

«‘Todo ahí abajo está bien’, dijo. ¿Qué demonios se supone que debía decir a eso? Me limité a un simple ‘Vale’, rezando para que de alguna manera nos desconectáramos», escribe Grisham. «‘Está bien’, repitió. ‘Sí, señor’, respondí. Bueno, eso fue incómodo»

Grisham escribe que Trump le preguntó una vez a su entonces novio, quien también era asesor, si era buena en la cama. También alega que Trump preguntaba constantemente dónde estaba una joven ayudante de prensa en los eventos y supuestamente una vez pidió que la ayudante fuera llevada a su cabina en el Air Force One para poder «mirarla [por detrás]».

La exsecretaria de Prensa también desvela uno de los mayores misterios de la imagen pública de Trump: su pelo.

Grisham dice que Trump se lo corta él mismo, «con unas enormes tijeras que probablemente podrían cortar una cinta en la inauguración de una de sus propiedades».

Interacciones con Putin

Grisham también detalla algunas de las interacciones entre el expresidente y uno de los principales focos de su presidencia: el líder ruso Vladimir Putin.

Según Grisham, Trump le dijo al presidente de Rusia que actuaría más duro con él cuando las cámaras estuvieran rodando durante la Cumbre del G20, en 2019.

«Vale, voy a actuar un poco más duro contigo durante unos minutos. Pero es para las cámaras, y cuando se vayan, hablaremos. Lo entiendes», le dijo Trump a Putin cuando se reunieron al margen del G20 en Osaka, Japón, escribe Grisham.

Grisham también escribe sobre las intensas rabietas y la furia de Trump, de las que ella era a menudo el blanco, describiendo su comportamiento como «aterrador».

«Cuando empecé a ver cómo su temperamento no era solo para el valor de choque o las cámaras, empecé a lamentar mi decisión de ir al ala oeste», escribe Grisham, quien dice que una buena parte de la ira de Trump se dirigía a menudo al consejero de la Casa Blanca Pat Cipollone.

«No le gustaba que le dijeran que las cosas que quería hacer no eran éticas o eran ilegales. Así que les gritaba. Pero luego solía escuchar. Y luego les volvía a gritar».

Kate Sullivan, de CNN, contribuyó a este informe. 

Donald Trump
Stephanie Grisham

(CNN) — La visita secreta del expresidente Donald Trump al hospital Walter Reed, en 2019, parecía ser para una colonoscopia de rutina, según Stephanie Grisham, exsecretaria de Prensa de Trump y secretaria general de la primera dama, Melania Trump.

Grisham fue secretaria de Prensa de la Casa Blanca, secretaria general de Melania Trump y directora de Comunicaciones del ala este durante la administración Trump antes de dimitir tras el asalto del 6 de enero al Capitolio.

En su libro, «I’ll Take Your Questions Now», que fue obtenido por CNN, Grisham da una cuenta de primera mano de su tiempo en la Casa Blanca y describe una cultura de mentiras en la administración Trump.

En el libro, Grisham no utiliza el término colonoscopia, pero insinúa fuertemente que el viaje fue para eso. Dice que la visita de Trump al hospital, que despertó semanas de especulación sobre su salud, fue un «procedimiento muy común», durante el cual «se anestesia a un paciente».

También escribe que el expresidente George W. Bush se sometió a un procedimiento similar durante su mandato; Bush se sometió a múltiples colonoscopias durante su presidencia.

Podrán revisar parte de registros financieros de Trump 0:31

Grisham escribe que Trump no quería que el entonces vicepresidente Mike Pence estuviera en el poder mientras estaba sedado, lo que fue parte de la razón por la que mantuvo su visita en privado. Tampoco «quería ser el blanco de una broma» en la televisión nocturna, escribe Grisham.

El episodio es solo una de las varias revelaciones entre bastidores de Grisham, que fue una de las colaboradoras más veteranas de Trump y testigo de varios momentos de la administración que han dado lugar a titulares.

Grisham sale como secretaria de Prensa de la Casa Blanca sin haber realizado ni una conferencia

Grisham comenzó a trabajar para el entonces candidato Donald Trump en 2015 como encargada de prensa en la campaña. Entró en la Casa Blanca como vicesecretaria de Prensa a las órdenes de Sean Spicer, pero en marzo de 2017, Melania Trump la contrató para su personal del ala este. Como directora de Comunicaciones del ala este, Grisham se convirtió rápidamente en la empleada más destacada de la primera dama.

Desde que dimitió de su cargo tras la insurrección del 6 de enero, Grisham ha permanecido casi siempre fuera de los focos. Ahora vive en Kansas, donde ha pasado los últimos meses escribiendo este libro, según ha dicho una fuente familiar a CNN.

Rechazo de la familia Trump

En una declaración proporcionada a CNN, Trump dijo: «Lástima que los editores de bolsas de sordidez sigan informando de esta basura tan aburrida. Nosotros y el movimiento MAGA estamos totalmente acostumbrados a ello. Y algún día, en un futuro no muy lejano, recuperaremos nuestra voz y seremos tratados con justicia por la prensa».

Su portavoz, Liz Harrington, añadió: «Este libro es otro intento lamentable de aprovechar la fuerza del presidente y vender mentiras sobre la familia Trump».

CNN se ha puesto en contacto con la oficina de Melania Trump para que comente el libro de Grisham.

Revelan polémicas sobre Melania Trump en nuevo libro 1:41

En una declaración a The Washington Post, que informó de los detalles del libro este martes por la mañana, la oficina de Melania Trump destrozó a Grisham.

«La intención detrás de este libro es obvia», dijo la oficina de Melania Trump en una declaración a ese diario. «Es un intento de redimirse después de un pobre desempeño como secretaria de Prensa, relaciones personales fallidas y un comportamiento poco profesional en la Casa Blanca. A través de la falsedad y la traición, busca ganar relevancia y dinero a costa de la señora Trump».

«Bueno, eso fue incómodo»

Grisham detalla el tumultuoso período después de que se hicieran públicos los supuestos amoríos de Trump con Stormy Daniels y Karen McDougal, esbozando el «enfado» de Melania Trump y sus intentos de distanciarse de su marido. Grisham dice que la humillación pública convirtió a Melania Trump en una primera dama envalentonada.

«Después de que estallara la historia de Stormy Daniels y todas las acusaciones que siguieron de otras mujeres, sentí que la señora Trump estaba básicamente desatada», escribe Grisham.

«Siempre había sido independiente de su marido, pero ahora, como primera dama agraviada y humillada públicamente, parecía liberada para hacer lo que quisiera, o no quisiera», añadió.

Grisham también se enfrentó a un episodio humillante a raíz de la noticia de Daniels. El entonces presidente llamó a Grisham desde el Air Force One para decirle que su virilidad, que Daniels había detallado en una entrevista, estaba «bien».

«‘Todo ahí abajo está bien’, dijo. ¿Qué demonios se supone que debía decir a eso? Me limité a un simple ‘Vale’, rezando para que de alguna manera nos desconectáramos», escribe Grisham. «‘Está bien’, repitió. ‘Sí, señor’, respondí. Bueno, eso fue incómodo»

Grisham escribe que Trump le preguntó una vez a su entonces novio, quien también era asesor, si era buena en la cama. También alega que Trump preguntaba constantemente dónde estaba una joven ayudante de prensa en los eventos y supuestamente una vez pidió que la ayudante fuera llevada a su cabina en el Air Force One para poder «mirarla [por detrás]».

La exsecretaria de Prensa también desvela uno de los mayores misterios de la imagen pública de Trump: su pelo.

Grisham dice que Trump se lo corta él mismo, «con unas enormes tijeras que probablemente podrían cortar una cinta en la inauguración de una de sus propiedades».

Interacciones con Putin

Grisham también detalla algunas de las interacciones entre el expresidente y uno de los principales focos de su presidencia: el líder ruso Vladimir Putin.

Según Grisham, Trump le dijo al presidente de Rusia que actuaría más duro con él cuando las cámaras estuvieran rodando durante la Cumbre del G20, en 2019.

«Vale, voy a actuar un poco más duro contigo durante unos minutos. Pero es para las cámaras, y cuando se vayan, hablaremos. Lo entiendes», le dijo Trump a Putin cuando se reunieron al margen del G20 en Osaka, Japón, escribe Grisham.

Grisham también escribe sobre las intensas rabietas y la furia de Trump, de las que ella era a menudo el blanco, describiendo su comportamiento como «aterrador».

«Cuando empecé a ver cómo su temperamento no era solo para el valor de choque o las cámaras, empecé a lamentar mi decisión de ir al ala oeste», escribe Grisham, quien dice que una buena parte de la ira de Trump se dirigía a menudo al consejero de la Casa Blanca Pat Cipollone.

«No le gustaba que le dijeran que las cosas que quería hacer no eran éticas o eran ilegales. Así que les gritaba. Pero luego solía escuchar. Y luego les volvía a gritar».

Kate Sullivan, de CNN, contribuyó a este informe. 

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver