ANÁLISIS | El levantamiento de los progresistas marca un momento existencial para los demócratas

(CNN) — Los progresistas en el Congreso finalmente están armados con la influencia que han anhelado durante años y sienten que este es un momento existencial para su movimiento.

En la lucha con los moderados del Partido Demócrata por la agenda de US$ 4 billones del presidente Joe Biden, los sueños de larga data de la izquierda de una reforma radical, más claramente incorporados en las postulaciones a la Casa Blanca del senador independiente de Vermont Bernie Sanders, se ven reforzados por el nuevo poder liberal para hacer demandas en el Capitolio.

Por primera vez en décadas, los llamados de los progresistas para que se amplíe enormemente la atención de la salud, el prejardín de infantes y las universidades comunitarias gratuitas, así como medicamentos recetados más baratos, no son solo alimento para campañas activistas desesperadas. Están tentadoramente cerca de la realidad.

Por lo tanto, el estancamiento actual entre los demócratas progresistas de la Cámara y los legisladores centristas como los senadores Joe Manchin de Virginia Occidental y Kyrsten Sinema de Arizona suma más que a la habitual disputa intrapartidista de Washington. Puede ser una confrontación definitoria que determinará el futuro de la política liberal en una breve ventana de oportunidad para el cambio generacional.

Por lo tanto, no es sorprendente que el dominio que la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, alardeó sobre su propia bancada la haya dejado hasta ahora incapaz de resolver un enfrentamiento que desconcierta a los externos, ya que podría destruir toda la agenda doméstica de Biden y, con ello, la búsqueda de los demócratas para mantener el poder en 2022 y más allá.

Los progresistas de la Cámara de Representantes insistieron este martes sobre su negativa a aprobar el proyecto de ley bipartidista de infraestructura de US$ 1,2 billones de Biden a menos que los demócratas moderados del Senado firmen un proyecto de ley de US$ 3,5 billones para transformar la economía a favor de los trabajadores estadounidenses.

«Mantendremos la línea y votaremos en contra», dijo la representante de Michigan Rashida Tlaib sobre el proyecto de ley de infraestructura en Twitter, adoptando una estrategia que podría aplastar las esperanzas de Biden de ir a las elecciones de mitad de período con una ley poco común aprobada por demócratas y republicanos.

Pero Manchin dice que nunca votará por un gigante de US$ 3,5 billones que duda que sea necesario y que las preocupaciones dañen a su estado productor de carbón con las reformas de cambio climático. También se opone a que los demócratas progresistas de la Cámara de Representantes le fuercen la mano.

«Mantener de rehén al otro no es justo ni correcto. No es bueno para el país», dijo Manchin después de visitar la Casa Blanca, sabiendo que en un Senado 50-50 el destino del proyecto de ley podría estar en sus manos.

En el pasado reciente, es posible que las realidades políticas ya hayan hecho que los progresistas se dobleguen por el bien común de la agenda de Biden, especialmente dada la desesperada necesidad del presidente de una victoria después de una mala racha política. Pero una creciente sensación de impaciencia en las bases demócratas y la unidad de la bancada progresista en un momento en que Pelosi carece de una mayoría dominante significa que la izquierda se siente envalentonada. La sensación de que se acerca un momento vital para el movimiento también se ve agravada por los recientes reveses, como un fallo del Senado de que la reforma migratoria no puede ser parte del proyecto de ley de gastos y que la Corte Suprema conservadora permitiera una ley que limita severamente el aborto en Texas.

Las consecuencias del poder

A diferencia de algunas ocasiones en el pasado, los progresistas en el Capitolio se han beneficiado en esta campaña de un liderazgo constante y no han sido representados únicamente por sus miembros de más alto perfil, como la representante de Nueva York Alexandria Ocasio-Cortez, una comunicadora eficaz que también suscita oleadas de controversia.

La representante demócrata de Washington Pramila Jayapal, presidenta de la Bancada Progresista de la Cámara, ha mantenido canales abiertos con el liderazgo demócrata de la Cámara y la Casa Blanca, y ha evitado discusiones no enmendables con miembros de la Cámara más moderados que temen que el fracaso del proyecto de ley de infraestructura pueda costar en noviembre de 2022.

En una conferencia telefónica privada de la Bancada Progresista el martes, Jayapal respaldó la idea de esperar un proyecto de ley de gastos de reconciliación del Senado completamente redactado y compromisos de que no habrá enmiendas antes de acordar votar por infraestructura, dijo una fuente a Annie Grayer de CNN. Algunos progresistas quieren que el proyecto de ley de gastos sea aprobado por el Senado antes de seguir adelante.

Pero en algún momento, los progresistas pueden tener que enfrentar las consecuencias de su nuevo poder dentro de la bancada demócrata más amplia. Si resulta que sus demandas son imposibles para que las cumplan el Senado, Biden y Pelosi, ¿entonces qué? ¿Están los miembros dispuestos a incendiar efectivamente toda la agenda nacional de Biden? ¿Aceptarán un proyecto de ley de gastos menor si Manchin y Sinema firman sabiendo que aún podría traer enormes beneficios a sus electores?

La pregunta más importante es si los progresistas están dispuestos a herir de muerte a la presidencia de Biden en un momento en que los republicanos están preparando sus líneas de ataque de mitad de período y el expresidente Donald Trump está planeando lo que parece ser un intento de restaurar su gobierno antidemocrático en la Casa Blanca.

Su dilema es el que todos los movimientos políticos enfrentan tarde o temprano: si diluir sus ideales en favor del éxito pragmático o mantenerse firmes en los principios, incluso si eso destruye la esperanza de un éxito progresivo.

La sabiduría convencional en Washington sugiere que las divisiones entre facciones en guerra siempre se ven más intensas en las horas previas a una resolución, ya que cada lado despliega la máxima influencia para sacar todas las concesiones que pueda.

Pero a menos que los progresistas de la Cámara de Representantes y los moderados del Senado, algunos de los cuales pasaron el martes viajando entre el Capitolio y la Casa Blanca, estén fanfarroneando, una resolución aún parece lejana ya que se acerca la fecha límite de la votación planeada para el jueves sobre el proyecto de ley de infraestructura.

De hecho, el representante Mark Pocan, un progresista de Wisconsin, le dijo a Jake Tapper de CNN: «No creo que haya una votación el jueves. Podríamos hacer esto la semana siguiente».

La culminación de la carrera de Bernie Sanders

Una forma de entender el proyecto de ley de gastos que ha sido adoptado por Biden es como la culminación del trabajo de toda la vida de Sanders y dos campañas insurgentes, pero sorprendentemente exitosas.

Durante décadas, el padrino del movimiento progresista moderno trabajó en el desierto político mientras los demócratas se unían detrás del liberalismo centrista de los años de Bill Clinton y Barack Obama. Hubo victorias para los progresistas (la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio, por ejemplo, acercó a Estados Unidos al principio de la atención médica universal), pero no alcanzó el sistema de pagador único que muchos en la izquierda apoyan. El proyecto de ley de ayuda de covid de US$ 1,9 billones de Biden a principios de este año también ganó el fuerte apoyo de su exrival presidencial demócrata como un fuerte golpe contra la pobreza.

Las campañas presidenciales de Sanders en 2016 y 2020 electrizaron a los progresistas, ya sea empujando a los demócratas hacia la izquierda o aprovechándose de una nueva audiencia más receptiva a las ideas de los socialistas democráticos.

El movimiento no fue suficiente para que Sanders ganara la nominación demócrata: las victorias de Biden y la nominada en 2016 Hillary Clinton demostraron que, si bien es una fuerza, incluso ahora la izquierda carece del poder para dominar el partido, especialmente fuera de la Cámara.

Pero después de décadas de interminables mítines, marchas y artículos, las campañas de Sanders le dieron al senador algo que le había faltado desde cambios anteriores como alcalde de Burlington, Vermont: poder.

Hay una razón por la que Sanders sigue llamando a la medida más amplia «la legislación más importante para los trabajadores desde la Gran Depresión».

En efecto, como presidente de la Comisión de Presupuesto del Senado, Sanders está escribiendo efectivamente el legado político interno de Biden, asumiendo que pueda convertir en ley la mayor parte de su proyecto de ley de $ 3,5 billones, un compromiso de su anterior lista de deseos de US$ 6 billones.

El paquete se lee casi exactamente como uno de los discursos de campaña que Sanders pronunció día tras día en el que arremetió contra «millonarios y multimillonarios» con su marcado acento de Brooklyn en innumerables paradas de campaña.

Financiado por un aumento en los impuestos para las corporaciones y los ricos, el proyecto de ley busca reducir la pobreza infantil a la mitad con créditos fiscales e introduce el prekínder gratuito universal para niños de 3 y 4 años. Permite a Medicare negociar los precios de los medicamentos recetados con las grandes empresas farmacéuticas. El proyecto de ley proporcionaría beneficios dentales y de audición para personas mayores, licencia familiar pagada y licencia médica, y capacitaría a más médicos y enfermeras para áreas desatendidas.

Sanders también quiere combatir la crisis de las personas sin hogar invirtiendo en viviendas asequibles. Abordaría la deuda estudiantil ofreciendo dos años de universidad comunitaria gratuita. Y apunta a la crisis climática tratando de sembrar una nueva economía energéticamente eficiente.

Si incluso la mayor parte de esta agenda se preserva en cualquier ley final, Sanders, de 80 años, dejará una huella genuina en la política y la sociedad estadounidenses, una que pocos observadores de Washington hubieran creído posible hace seis años.

Por lo tanto, fue significativo que el presidente de la Comisión de Presupuesto del Senado eligiera el martes para hacer su jugada más contundente hasta el momento en el debate sobre los dos proyectos de ley a medida que aumentan las tensiones en el lado de la Cámara de Representantes del Capitolio.

«Lo que sí sé es que si se aprueba el proyecto de ley de infraestructura, solo en la Cámara, perdemos cualquier influencia que tengamos ahora», dijo.

Demócratas

(CNN) — Los progresistas en el Congreso finalmente están armados con la influencia que han anhelado durante años y sienten que este es un momento existencial para su movimiento.

En la lucha con los moderados del Partido Demócrata por la agenda de US$ 4 billones del presidente Joe Biden, los sueños de larga data de la izquierda de una reforma radical, más claramente incorporados en las postulaciones a la Casa Blanca del senador independiente de Vermont Bernie Sanders, se ven reforzados por el nuevo poder liberal para hacer demandas en el Capitolio.

Por primera vez en décadas, los llamados de los progresistas para que se amplíe enormemente la atención de la salud, el prejardín de infantes y las universidades comunitarias gratuitas, así como medicamentos recetados más baratos, no son solo alimento para campañas activistas desesperadas. Están tentadoramente cerca de la realidad.

La votación del plan de infraestructura bipartidista se realizará el jueves

Por lo tanto, el estancamiento actual entre los demócratas progresistas de la Cámara y los legisladores centristas como los senadores Joe Manchin de Virginia Occidental y Kyrsten Sinema de Arizona suma más que a la habitual disputa intrapartidista de Washington. Puede ser una confrontación definitoria que determinará el futuro de la política liberal en una breve ventana de oportunidad para el cambio generacional.

Por lo tanto, no es sorprendente que el dominio que la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, alardeó sobre su propia bancada la haya dejado hasta ahora incapaz de resolver un enfrentamiento que desconcierta a los externos, ya que podría destruir toda la agenda doméstica de Biden y, con ello, la búsqueda de los demócratas para mantener el poder en 2022 y más allá.

Los progresistas de la Cámara de Representantes insistieron este martes sobre su negativa a aprobar el proyecto de ley bipartidista de infraestructura de US$ 1,2 billones de Biden a menos que los demócratas moderados del Senado firmen un proyecto de ley de US$ 3,5 billones para transformar la economía a favor de los trabajadores estadounidenses.

«Mantendremos la línea y votaremos en contra», dijo la representante de Michigan Rashida Tlaib sobre el proyecto de ley de infraestructura en Twitter, adoptando una estrategia que podría aplastar las esperanzas de Biden de ir a las elecciones de mitad de período con una ley poco común aprobada por demócratas y republicanos.

Pero Manchin dice que nunca votará por un gigante de US$ 3,5 billones que duda que sea necesario y que las preocupaciones dañen a su estado productor de carbón con las reformas de cambio climático. También se opone a que los demócratas progresistas de la Cámara de Representantes le fuercen la mano.

«Mantener de rehén al otro no es justo ni correcto. No es bueno para el país», dijo Manchin después de visitar la Casa Blanca, sabiendo que en un Senado 50-50 el destino del proyecto de ley podría estar en sus manos.

En el pasado reciente, es posible que las realidades políticas ya hayan hecho que los progresistas se dobleguen por el bien común de la agenda de Biden, especialmente dada la desesperada necesidad del presidente de una victoria después de una mala racha política. Pero una creciente sensación de impaciencia en las bases demócratas y la unidad de la bancada progresista en un momento en que Pelosi carece de una mayoría dominante significa que la izquierda se siente envalentonada. La sensación de que se acerca un momento vital para el movimiento también se ve agravada por los recientes reveses, como un fallo del Senado de que la reforma migratoria no puede ser parte del proyecto de ley de gastos y que la Corte Suprema conservadora permitiera una ley que limita severamente el aborto en Texas.

ANÁLISIS | La apuesta multimillonaria de Biden para cambiar a EE.UU. está en peligro mientras Trump espera para abalanzarse Las consecuencias del poder

A diferencia de algunas ocasiones en el pasado, los progresistas en el Capitolio se han beneficiado en esta campaña de un liderazgo constante y no han sido representados únicamente por sus miembros de más alto perfil, como la representante de Nueva York Alexandria Ocasio-Cortez, una comunicadora eficaz que también suscita oleadas de controversia.

La representante demócrata de Washington Pramila Jayapal, presidenta de la Bancada Progresista de la Cámara, ha mantenido canales abiertos con el liderazgo demócrata de la Cámara y la Casa Blanca, y ha evitado discusiones no enmendables con miembros de la Cámara más moderados que temen que el fracaso del proyecto de ley de infraestructura pueda costar en noviembre de 2022.

En una conferencia telefónica privada de la Bancada Progresista el martes, Jayapal respaldó la idea de esperar un proyecto de ley de gastos de reconciliación del Senado completamente redactado y compromisos de que no habrá enmiendas antes de acordar votar por infraestructura, dijo una fuente a Annie Grayer de CNN. Algunos progresistas quieren que el proyecto de ley de gastos sea aprobado por el Senado antes de seguir adelante.

Pero en algún momento, los progresistas pueden tener que enfrentar las consecuencias de su nuevo poder dentro de la bancada demócrata más amplia. Si resulta que sus demandas son imposibles para que las cumplan el Senado, Biden y Pelosi, ¿entonces qué? ¿Están los miembros dispuestos a incendiar efectivamente toda la agenda nacional de Biden? ¿Aceptarán un proyecto de ley de gastos menor si Manchin y Sinema firman sabiendo que aún podría traer enormes beneficios a sus electores?

La pregunta más importante es si los progresistas están dispuestos a herir de muerte a la presidencia de Biden en un momento en que los republicanos están preparando sus líneas de ataque de mitad de período y el expresidente Donald Trump está planeando lo que parece ser un intento de restaurar su gobierno antidemocrático en la Casa Blanca.

ANÁLISIS | La escandalosa respuesta de Donald Trump a un nuevo libro revelador sobre su Casa Blanca

Su dilema es el que todos los movimientos políticos enfrentan tarde o temprano: si diluir sus ideales en favor del éxito pragmático o mantenerse firmes en los principios, incluso si eso destruye la esperanza de un éxito progresivo.

La sabiduría convencional en Washington sugiere que las divisiones entre facciones en guerra siempre se ven más intensas en las horas previas a una resolución, ya que cada lado despliega la máxima influencia para sacar todas las concesiones que pueda.

Pero a menos que los progresistas de la Cámara de Representantes y los moderados del Senado, algunos de los cuales pasaron el martes viajando entre el Capitolio y la Casa Blanca, estén fanfarroneando, una resolución aún parece lejana ya que se acerca la fecha límite de la votación planeada para el jueves sobre el proyecto de ley de infraestructura.

De hecho, el representante Mark Pocan, un progresista de Wisconsin, le dijo a Jake Tapper de CNN: «No creo que haya una votación el jueves. Podríamos hacer esto la semana siguiente».

ANÁLISIS | La gran mentira de Trump está cambiando la cara de la política estadounidense La culminación de la carrera de Bernie Sanders

Una forma de entender el proyecto de ley de gastos que ha sido adoptado por Biden es como la culminación del trabajo de toda la vida de Sanders y dos campañas insurgentes, pero sorprendentemente exitosas.

Durante décadas, el padrino del movimiento progresista moderno trabajó en el desierto político mientras los demócratas se unían detrás del liberalismo centrista de los años de Bill Clinton y Barack Obama. Hubo victorias para los progresistas (la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio, por ejemplo, acercó a Estados Unidos al principio de la atención médica universal), pero no alcanzó el sistema de pagador único que muchos en la izquierda apoyan. El proyecto de ley de ayuda de covid de US$ 1,9 billones de Biden a principios de este año también ganó el fuerte apoyo de su exrival presidencial demócrata como un fuerte golpe contra la pobreza.

Las campañas presidenciales de Sanders en 2016 y 2020 electrizaron a los progresistas, ya sea empujando a los demócratas hacia la izquierda o aprovechándose de una nueva audiencia más receptiva a las ideas de los socialistas democráticos.

El movimiento no fue suficiente para que Sanders ganara la nominación demócrata: las victorias de Biden y la nominada en 2016 Hillary Clinton demostraron que, si bien es una fuerza, incluso ahora la izquierda carece del poder para dominar el partido, especialmente fuera de la Cámara.

Pero después de décadas de interminables mítines, marchas y artículos, las campañas de Sanders le dieron al senador algo que le había faltado desde cambios anteriores como alcalde de Burlington, Vermont: poder.

Bernie Sanders se muestra abierto a la propuesta de Manchin sobre el derecho al voto

Hay una razón por la que Sanders sigue llamando a la medida más amplia «la legislación más importante para los trabajadores desde la Gran Depresión».

En efecto, como presidente de la Comisión de Presupuesto del Senado, Sanders está escribiendo efectivamente el legado político interno de Biden, asumiendo que pueda convertir en ley la mayor parte de su proyecto de ley de $ 3,5 billones, un compromiso de su anterior lista de deseos de US$ 6 billones.

El paquete se lee casi exactamente como uno de los discursos de campaña que Sanders pronunció día tras día en el que arremetió contra «millonarios y multimillonarios» con su marcado acento de Brooklyn en innumerables paradas de campaña.

Financiado por un aumento en los impuestos para las corporaciones y los ricos, el proyecto de ley busca reducir la pobreza infantil a la mitad con créditos fiscales e introduce el prekínder gratuito universal para niños de 3 y 4 años. Permite a Medicare negociar los precios de los medicamentos recetados con las grandes empresas farmacéuticas. El proyecto de ley proporcionaría beneficios dentales y de audición para personas mayores, licencia familiar pagada y licencia médica, y capacitaría a más médicos y enfermeras para áreas desatendidas.

Sanders también quiere combatir la crisis de las personas sin hogar invirtiendo en viviendas asequibles. Abordaría la deuda estudiantil ofreciendo dos años de universidad comunitaria gratuita. Y apunta a la crisis climática tratando de sembrar una nueva economía energéticamente eficiente.

Greta Thunberg arremete contra los líderes mundiales por ser puro «bla, bla, bla» en la acción climática

Si incluso la mayor parte de esta agenda se preserva en cualquier ley final, Sanders, de 80 años, dejará una huella genuina en la política y la sociedad estadounidenses, una que pocos observadores de Washington hubieran creído posible hace seis años.

Por lo tanto, fue significativo que el presidente de la Comisión de Presupuesto del Senado eligiera el martes para hacer su jugada más contundente hasta el momento en el debate sobre los dos proyectos de ley a medida que aumentan las tensiones en el lado de la Cámara de Representantes del Capitolio.

«Lo que sí sé es que si se aprueba el proyecto de ley de infraestructura, solo en la Cámara, perdemos cualquier influencia que tengamos ahora», dijo.

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver