Es oficial. La industria manufacturera de China está en problemas

Hong Kong (CNN Business) — Las fábricas de China están en dificultades en un momento en que la segunda economía más grande del mundo tiene que lidiar con otra preocupación: una creciente escasez de suministro de energía.

Una encuesta del gobierno sobre la actividad manufacturera publicada el jueves cayó a 49,6 en septiembre, frente a 50,1 en agosto. Cualquier lectura por debajo de 50 indica una contracción y, en este caso, fue la primera vez que la encuesta oficial mostró una reducción de la actividad desde que comenzó la pandemia de covid-19.

Las fábricas se están viendo afectadas por el aumento del costo de la energía, según la Oficina Nacional de Estadísticas de China, que agregó el jueves que las empresas de alta energía no han prosperado.

«El panorama general es que la industria estaba saliendo de la ebullición incluso antes de la última escasez de energía», escribió Julian Evans-Pritchard, economista senior para China de Capital Economics, en una nota de investigación del jueves.

Un auge en la construcción y la manufactura impulsó gran parte de la recuperación económica de China este año y continúa desempeñando un papel vital en el crecimiento.

Pero ese trabajo requiere toneladas de energía y, por lo tanto, enormes cantidades de carbón. La escasez de energía comenzó a afectar en junio, pero ha empeorado desde entonces a medida que los precios del carbón se han disparado y las provincias de China han tratado de cumplir los objetivos de Beijing para reducir las emisiones de carbono.

El empeoramiento de la crisis de energía ha provocado apagones en los hogares y obligado a las fábricas a recortar la producción, una amenaza para la vasta economía del país que podría ejercer aún más presión sobre las cadenas de suministro globales.

Fotos en redes muestran gran apagón en China 1:47

A las empresas en los núcleos industriales del país se les ha dicho que limiten su consumo de energía para reducir la demanda de energía, según los medios estatales. El problema llevó a State Grid Corporation de China a decir esta semana que «haría todo lo posible para librar la dura batalla del suministro de energía», haciendo todo lo posible para asegurar el consumo residencial.

Evans-Pritchard señaló que las últimas encuestas se llevaron a cabo antes de que se sintiera la mayor parte del impacto de la última escasez de energía.

«Desde entonces, la escasez de energía se ha intensificado», agregó, y señaló que los informes de los medios sugieren que las fábricas en más de 20 provincias han tenido que reducir la producción.

Los datos del jueves no fueron del todo malos. Una encuesta privada de la actividad manufacturera, el Índice de gerentes de compras de Caixin, aumentó de 49,2 a 50, lo que indica niveles estables de actividad en septiembre en comparación con una disminución en agosto.

Y un índice oficial de actividad empresarial no manufacturera subió a 53,2 desde 47,5 de agosto, una señal de que el sector de servicios se está recuperando. La caída de la demanda de los consumidores ha sido una preocupación en China este año.

Pero el panorama económico general es preocupante. Los analistas de Nomura y Goldman Sachs recortaron sus pronósticos de crecimiento chino en 2021 en los últimos días debido a los problemas de escasez de energía. Los analistas de Goldman señalaron esta semana que existe una «considerable incertidumbre» de cara al último trimestre del año, dado que la economía china ya enfrenta riesgos debido a la crisis de la deuda en el asediado conglomerado Evergrande.

«Todavía hay margen para una mayor recuperación en la actividad de servicios a medida que se alivian las interrupciones de la pandemia», escribió Evans-Pritchard. «Pero la industria parece estar preparada para una mayor debilidad».

– La oficina de CNN en Beijing contribuyó a este informe.

Industria

Hong Kong (CNN Business) — Las fábricas de China están en dificultades en un momento en que la segunda economía más grande del mundo tiene que lidiar con otra preocupación: una creciente escasez de suministro de energía.

Una encuesta del gobierno sobre la actividad manufacturera publicada el jueves cayó a 49,6 en septiembre, frente a 50,1 en agosto. Cualquier lectura por debajo de 50 indica una contracción y, en este caso, fue la primera vez que la encuesta oficial mostró una reducción de la actividad desde que comenzó la pandemia de covid-19.

Las fábricas se están viendo afectadas por el aumento del costo de la energía, según la Oficina Nacional de Estadísticas de China, que agregó el jueves que las empresas de alta energía no han prosperado.

«El panorama general es que la industria estaba saliendo de la ebullición incluso antes de la última escasez de energía», escribió Julian Evans-Pritchard, economista senior para China de Capital Economics, en una nota de investigación del jueves.

¿Qué es Evergrande?: 5 cosas que debes saber sobre los problemas del conglomerado chino que está al borde del abismo

Un auge en la construcción y la manufactura impulsó gran parte de la recuperación económica de China este año y continúa desempeñando un papel vital en el crecimiento.

Pero ese trabajo requiere toneladas de energía y, por lo tanto, enormes cantidades de carbón. La escasez de energía comenzó a afectar en junio, pero ha empeorado desde entonces a medida que los precios del carbón se han disparado y las provincias de China han tratado de cumplir los objetivos de Beijing para reducir las emisiones de carbono.

El empeoramiento de la crisis de energía ha provocado apagones en los hogares y obligado a las fábricas a recortar la producción, una amenaza para la vasta economía del país que podría ejercer aún más presión sobre las cadenas de suministro globales.

A las empresas en los núcleos industriales del país se les ha dicho que limiten su consumo de energía para reducir la demanda de energía, según los medios estatales. El problema llevó a State Grid Corporation de China a decir esta semana que «haría todo lo posible para librar la dura batalla del suministro de energía», haciendo todo lo posible para asegurar el consumo residencial.

Evans-Pritchard señaló que las últimas encuestas se llevaron a cabo antes de que se sintiera la mayor parte del impacto de la última escasez de energía.

«Desde entonces, la escasez de energía se ha intensificado», agregó, y señaló que los informes de los medios sugieren que las fábricas en más de 20 provincias han tenido que reducir la producción.

Los datos del jueves no fueron del todo malos. Una encuesta privada de la actividad manufacturera, el Índice de gerentes de compras de Caixin, aumentó de 49,2 a 50, lo que indica niveles estables de actividad en septiembre en comparación con una disminución en agosto.

Y un índice oficial de actividad empresarial no manufacturera subió a 53,2 desde 47,5 de agosto, una señal de que el sector de servicios se está recuperando. La caída de la demanda de los consumidores ha sido una preocupación en China este año.

Pero el panorama económico general es preocupante. Los analistas de Nomura y Goldman Sachs recortaron sus pronósticos de crecimiento chino en 2021 en los últimos días debido a los problemas de escasez de energía. Los analistas de Goldman señalaron esta semana que existe una «considerable incertidumbre» de cara al último trimestre del año, dado que la economía china ya enfrenta riesgos debido a la crisis de la deuda en el asediado conglomerado Evergrande.

«Todavía hay margen para una mayor recuperación en la actividad de servicios a medida que se alivian las interrupciones de la pandemia», escribió Evans-Pritchard. «Pero la industria parece estar preparada para una mayor debilidad».

– La oficina de CNN en Beijing contribuyó a este informe.

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver