A medida que los precios del gas natural se disparan, la gente está considerando alternativas a la calefacción de sus hogares. Esto es lo que debes saber

Londres (CNN) — Los crecientes precios del gas natural han aumentado el espectro de hogares fríos y facturas de energía infladas para millones de personas durante el invierno en Europa y Estados Unidos, donde la mayoría de la gente depende de calderas de gas para calefacción y agua caliente.

Al mismo tiempo, aumenta la presión sobre los líderes mundiales antes de las conversaciones climáticas internacionales de la COP26 para que reduzcan rápidamente el uso de combustibles fósiles, incluido el gas natural. La escasez de gas y la sensación de urgencia en torno a la crisis climática han planteado una pregunta importante: ¿Existe una mejor manera de calentar nuestros hogares?

Esto es lo que necesitas saber.

¿Cuáles son las alternativas al gas natural y qué es exactamente una bomba de calor?

A medida que se disparan los precios del gas, algunos países han tenido que reiniciar las plantas de carbón para llenar el vacío en la producción de electricidad. Pero existen alternativas más limpias para calentar tu hogar.

Paneles solares en la azotea: Son particularmente buenos para calentar agua. Con el apoyo adecuado, los residentes pueden almacenar energía ellos mismos y vender la energía no utilizada a la red eléctrica nacional, pero los subsidios e incentivos varían entre países, mientras que los costos iniciales pueden ser más altos que los de los sistemas convencionales de calentamiento de agua. A nivel mundial, la energía solar doméstica cubrió solo el 2,1% de la demanda de calor de agua y espacio en 2018, según la Agencia Internacional de Energía (AIE).

La creciente escasez de energía en China amenaza con aumentar el caos en la cadena de suministro mundial

Hidrógeno verde: Este combustible también se ha promocionado como una alternativa limpia ya que puede derivarse de fuentes como el agua, en lugar de combustibles fósiles, y se produce con energía renovable. Pero el combustible aún está en fase de desarrollo, y algunos expertos dicen que usar energía solar o eólica para producir otro combustible en este momento es un desperdicio de valiosas energías renovables. El hidrógeno verde es ampliamente visto como apropiado para la industria pesada y vehículos grandes, como aviones y barcos.

Bombas de calor: Se están convirtiendo en una alternativa popular. Hay dos tipos principales: bombas de calor de fuente de aire, que extraen calor del aire, y bombas de calor de fuente terrestre, que extraen calor del suelo, y ambas funcionan esencialmente como lo contrario de un refrigerador.

Se instala una unidad de bomba de calor con fuente de aire en una casa construida en la década de 1930 en Folkestone, Inglaterra, el 20 de septiembre de 2021.

Entre 2007 y finales de 2020, se instalaron casi 15 millones de unidades de bombas de calor en los 21 países de Europa de los que se dispone de datos, dijo la Asociación Europea de Bombas de Calor (EHPA). De ellos, 1,6 millones se instalaron el año pasado, y Alemania, Francia e Italia representaron casi la mitad de esas ventas.

El Reino Unido se está quedando atrás, sin embargo, según el análisis de los últimos datos de la EHPA por el grupo de campaña ambiental Greenpeace, publicado a principios de este mes. El año pasado, el Reino Unido instaló más de cinco veces menos bombas de calor que Lituania, más de 30 veces menos que Estonia y 60 veces menos bombas de calor que Noruega, mostró el análisis de Greenpeace.

«Si el Gobierno quiere tener la oportunidad de ponerse al día, necesita una estrategia adecuada y suficiente dinero en efectivo para limpiar nuestras casas a gran escala. Esto significa subvenciones sustanciales para instalaciones de bombas de calor, especialmente para las familias más pobres, eliminando el IVA sobre las viviendas con tecnologías ecológicas y una eliminación gradual de las calderas de gas a principios de la próxima década», dijo el director de políticas de Greenpeace Reino Unido, Doug Parr.

El gobierno del Reino Unido debe establecer sus planes para reducir las emisiones de carbono de los hogares en un documento de política en las próximas semanas, antes de la cumbre COP26.

¿Qué es la COP26? Cómo esta conferencia clave de la ONU podría evitar la «catástrofe» climática global

Las calderas de gas proporcionan calefacción y agua caliente a millones de hogares en todo el mundo.

Estados Unidos se está moviendo rápidamente para instalar bombas de calor en hogares nuevos. Según la IEA, la proporción de ventas de bombas de calor para edificios nuevos supera el 40% para las viviendas unifamiliares y está cerca del 50% para los nuevos edificios multifamiliares. Las bombas de calor de fuente terrestre son más comunes en EE.UU. que en cualquier otro lugar, representando más de la mitad de las 400.000 vendidas anualmente, con ventas impulsadas por un crédito fiscal federal del 30% en los últimos años, dijo la AIE.

En todo el mundo, casi 20 millones de hogares compraron bombas de calor en 2019, frente a 14 millones en 2010, según la AIE. La mayor parte de este crecimiento se debe a mayores ventas de unidades reversibles que también pueden proporcionar aire acondicionado, dijo, lo que refleja una mayor necesidad de refrigeración también.

A pesar de este crecimiento, las bombas de calor todavía cubren menos del 5% de las necesidades globales de calefacción en los edificios, dijo la AIE.

¡Que llegue a los oídos de los políticos! Jóvenes piden a líderes cumplir con sus compromisos contra cambio climático El gas se está volviendo caro, pero ¿está empeorando la crisis climática?

Si bien algunos países, como el Reino Unido, celebran la eliminación gradual del carbón, están usando más gas, pero el gas natural tampoco es exactamente un combustible de bajas emisiones.

Es más eficiente que el carbón y emite menos dióxido de carbono cuando se quema, pero está hecho principalmente de metano, un gas de efecto invernadero dañino que puede filtrarse a la atmósfera desde gasoductos y pozos abandonados y causar un calentamiento significativo. El informe de la ONU sobre el cambio climático publicado en agosto enfatizó la urgente necesidad de controlar las emisiones de metano.

El metano tiene más de 80 veces el poder de calentamiento global del dióxido de carbono y se escapa de los pozos de gas activos y abandonados, así como de otras fuentes. Sus concentraciones en la atmósfera han aumentado desde mediados de la década de 1980 y más rápidamente durante la última década.

Estados Unidos y la Unión Europea han acordado recortar los niveles de metano en un 30% al final de la década y están animando a otras naciones a que lo hagan también.

El año pasado, la Unión Europea y el Reino Unido utilizaron más energía renovable que combustibles fósiles para generar electricidad. Pero al mismo tiempo, Estados Unidos y Reino Unido dependen del gas para aproximadamente el 40% de su electricidad.

Los científicos dicen que este gas invisible podría sellar nuestro destino en el cambio climático

La Unión Europea es un poco menos dependiente. El gas natural representa el 32% del consumo de energía en los hogares del bloque de 27 países, más que la electricidad alimentada con combustibles fósiles (25%), las energías renovables (20%) y los productos del petróleo (12%), según cifras de la UE de 2019. Pero se está expandiendo e invirtiendo fuertemente en gas.

Un problema que afecta la urgencia con la que las personas ven la necesidad de dejar el gas natural puede ser tan simple como su nombre.

Una investigación del Programa de Yale sobre Comunicación sobre el Cambio Climático, publicada este mes, encontró que llamarlo gas «natural» influía en la percepción pública. Si bien los sentimientos sobre el «gas natural» fueron positivos entre los 2.931 adultos estadounidenses encuestados, los sentimientos sobre el «gas metano natural» fueron neutrales y los sentimientos sobre el «gas metano» y el «metano» fueron negativos.

«Los hallazgos sugieren que los comunicadores climáticos deberían describir el gas natural usando los términos «gas metano» o «metano», que es el componente principal de esta fuente de energía», concluyeron los investigadores.

4 cosas que debes saber sobre la crisis de la gasolina en el Reino Unido

La AIE ha dicho que no se deberían vender nuevas calderas de combustible fósil a nivel mundial a partir de 2025 si el mundo quiere lograr emisiones netas de gases de efecto invernadero cero para 2050, donde la cantidad de emisiones no es mayor que las eliminadas de la atmósfera.

Según su hoja de ruta para el sector energético, publicada en mayo, las ventas de calderas de gas deberían caer en más del 40% de los niveles actuales para 2030 y en un 90% para 2050.

Eso requerirá una gran transformación. A medida que muchos países abandonan el carbón, que generalmente es el mayor emisor de todos los combustibles fósiles ampliamente utilizados, están cambiando al gas natural como «combustible puente» durante la transición a las energías renovables, que juega un papel más importante en la combinación energética.

Más del 80% de los hogares del Reino Unido están conectados a la red de gas y aproximadamente la mitad en EE.UU. utiliza gas natural para calentar el agua y el hogar.

Un mundo apocalíptico: así se vería el Amazonas y la India en 2500 por el cambio climático ¿Por qué es tan difícil acceder a estas alternativas?

Las personas no necesariamente tienen tanto poder sobre las fuentes de energía de sus hogares, a menos que sean bastante adineradas. Esto también depende de dónde vivan: algunos países han hecho más que otros para ayudar a los hogares a dejar el gas.

Además, si están en un bloque de pisos, como sucede con muchas personas, es posible que tengan aún menos voz.

El gobierno del Reino Unido ha dicho que planea prohibir las calderas de gas en las casas de nueva construcción a partir de 2025, con sistemas de calefacción bajos en carbono que se instalarán en su lugar. También tiene la intención de detener la venta de nuevas calderas de gas a partir de 2035.

Pero las bombas de calor siguen siendo caras y su instalación a menudo también requiere cambios más amplios dentro de la propiedad, dijo Katherine Ellsworth-Krebs, investigadora asociada senior en sustentabilidad en la Universidad de Lancaster del Reino Unido. Además de reemplazar sus calderas de gas individuales, es posible que las personas necesiten instalar radiadores más grandes y calefacción por suelo para garantizar que sus hogares estén lo suficientemente cálidos.

Las bombas de calor de fuente terrestre requieren espacio para enterrar una tubería en un circuito debajo de un jardín o cavar un pozo profundo. Eso no siempre es realista en las áreas urbanas, donde las bombas de calor de fuente de aire, que se parecen un poco a las unidades de aire acondicionado, son una mejor opción. «No requieren tanto espacio, pero no son tan eficientes», dijo Ellsworth-Krebs a CNN.

Muchas casas antiguas y con más corrientes de aire del país también presentan un obstáculo, dijo, ya que las bombas de calor producen una forma de calefacción más baja y constante que funciona mejor con una estructura de construcción apretada.

Greta Thunberg arremete contra los líderes mundiales por ser puro «bla, bla, bla» en la acción climática

El gobierno del Reino Unido ha sido acusado de cambiar sus políticas sobre paneles solares y bombas de calor, con reembolsos que se han introducido y luego retirado. Su plan insignia «Green Homes Grant», que se suponía que ayudaría a cientos de miles de hogares a mejorar su aislamiento e instalar calefacción con bajas emisiones de carbono, como bombas de calor, se eliminó en marzo después de solo seis meses.

Una vista de la central eléctrica Avedore de Dinamarca, que proporciona calefacción urbana al área metropolitana de Copenhague.

La UE ha establecido planes ambiciosos en su Pacto Verde para ayudarla a cumplir el objetivo de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en al menos un 55% para 2030, en comparación con los niveles de 1990. Pero la dependencia de los combustibles fósiles varía ampliamente entre sus 27 estados miembros y algunos, en particular los países menos ricos, pueden tener más dificultades para hacer que sus poblaciones se alejen de ellos para calentar el hogar y renovar edificios antiguos.

El bosque de la “Bella Durmiente” se está muriendo. No es la única crisis climática a la que se enfrentará el próximo canciller de Alemania

Ellsworth-Krebs cree que la solución podría encontrarse en opciones localizadas, como los sistemas de calefacción distritales, en lugar de depender de hogares individuales para hacer el cambio hacia alternativas con menos carbono. Los sistemas de calefacción distritales funcionan distribuyendo el calor de la quema de desechos o de la actividad geotérmica, por ejemplo, a través de tuberías aisladas a los hogares de una ciudad o comunidad.

«Creo que no debería depender de uno, como propietario o arrendador, hacer muchas de estas grandes inversiones», dijo.

Angela Dewan de CNN contribuyó a este informe.

Londres (CNN) — Los crecientes precios del gas natural han aumentado el espectro de hogares fríos y facturas de energía infladas para millones de personas durante el invierno en Europa y Estados Unidos, donde la mayoría de la gente depende de calderas de gas para calefacción y agua caliente.

Al mismo tiempo, aumenta la presión sobre los líderes mundiales antes de las conversaciones climáticas internacionales de la COP26 para que reduzcan rápidamente el uso de combustibles fósiles, incluido el gas natural. La escasez de gas y la sensación de urgencia en torno a la crisis climática han planteado una pregunta importante: ¿Existe una mejor manera de calentar nuestros hogares?

Esto es lo que necesitas saber.

¿Cuáles son las alternativas al gas natural y qué es exactamente una bomba de calor?

A medida que se disparan los precios del gas, algunos países han tenido que reiniciar las plantas de carbón para llenar el vacío en la producción de electricidad. Pero existen alternativas más limpias para calentar tu hogar.

Paneles solares en la azotea: Son particularmente buenos para calentar agua. Con el apoyo adecuado, los residentes pueden almacenar energía ellos mismos y vender la energía no utilizada a la red eléctrica nacional, pero los subsidios e incentivos varían entre países, mientras que los costos iniciales pueden ser más altos que los de los sistemas convencionales de calentamiento de agua. A nivel mundial, la energía solar doméstica cubrió solo el 2,1% de la demanda de calor de agua y espacio en 2018, según la Agencia Internacional de Energía (AIE).

La creciente escasez de energía en China amenaza con aumentar el caos en la cadena de suministro mundial

Hidrógeno verde: Este combustible también se ha promocionado como una alternativa limpia ya que puede derivarse de fuentes como el agua, en lugar de combustibles fósiles, y se produce con energía renovable. Pero el combustible aún está en fase de desarrollo, y algunos expertos dicen que usar energía solar o eólica para producir otro combustible en este momento es un desperdicio de valiosas energías renovables. El hidrógeno verde es ampliamente visto como apropiado para la industria pesada y vehículos grandes, como aviones y barcos.

Bombas de calor: Se están convirtiendo en una alternativa popular. Hay dos tipos principales: bombas de calor de fuente de aire, que extraen calor del aire, y bombas de calor de fuente terrestre, que extraen calor del suelo, y ambas funcionan esencialmente como lo contrario de un refrigerador.

Se instala una unidad de bomba de calor con fuente de aire en una casa construida en la década de 1930 en Folkestone, Inglaterra, el 20 de septiembre de 2021.

Entre 2007 y finales de 2020, se instalaron casi 15 millones de unidades de bombas de calor en los 21 países de Europa de los que se dispone de datos, dijo la Asociación Europea de Bombas de Calor (EHPA). De ellos, 1,6 millones se instalaron el año pasado, y Alemania, Francia e Italia representaron casi la mitad de esas ventas.

El Reino Unido se está quedando atrás, sin embargo, según el análisis de los últimos datos de la EHPA por el grupo de campaña ambiental Greenpeace, publicado a principios de este mes. El año pasado, el Reino Unido instaló más de cinco veces menos bombas de calor que Lituania, más de 30 veces menos que Estonia y 60 veces menos bombas de calor que Noruega, mostró el análisis de Greenpeace.

«Si el Gobierno quiere tener la oportunidad de ponerse al día, necesita una estrategia adecuada y suficiente dinero en efectivo para limpiar nuestras casas a gran escala. Esto significa subvenciones sustanciales para instalaciones de bombas de calor, especialmente para las familias más pobres, eliminando el IVA sobre las viviendas con tecnologías ecológicas y una eliminación gradual de las calderas de gas a principios de la próxima década», dijo el director de políticas de Greenpeace Reino Unido, Doug Parr.

El gobierno del Reino Unido debe establecer sus planes para reducir las emisiones de carbono de los hogares en un documento de política en las próximas semanas, antes de la cumbre COP26.

¿Qué es la COP26? Cómo esta conferencia clave de la ONU podría evitar la «catástrofe» climática global

Las calderas de gas proporcionan calefacción y agua caliente a millones de hogares en todo el mundo.

Estados Unidos se está moviendo rápidamente para instalar bombas de calor en hogares nuevos. Según la IEA, la proporción de ventas de bombas de calor para edificios nuevos supera el 40% para las viviendas unifamiliares y está cerca del 50% para los nuevos edificios multifamiliares. Las bombas de calor de fuente terrestre son más comunes en EE.UU. que en cualquier otro lugar, representando más de la mitad de las 400.000 vendidas anualmente, con ventas impulsadas por un crédito fiscal federal del 30% en los últimos años, dijo la AIE.

En todo el mundo, casi 20 millones de hogares compraron bombas de calor en 2019, frente a 14 millones en 2010, según la AIE. La mayor parte de este crecimiento se debe a mayores ventas de unidades reversibles que también pueden proporcionar aire acondicionado, dijo, lo que refleja una mayor necesidad de refrigeración también.

A pesar de este crecimiento, las bombas de calor todavía cubren menos del 5% de las necesidades globales de calefacción en los edificios, dijo la AIE.

¡Que llegue a los oídos de los políticos! Jóvenes piden a líderes cumplir con sus compromisos contra cambio climático El gas se está volviendo caro, pero ¿está empeorando la crisis climática?

Si bien algunos países, como el Reino Unido, celebran la eliminación gradual del carbón, están usando más gas, pero el gas natural tampoco es exactamente un combustible de bajas emisiones.

Es más eficiente que el carbón y emite menos dióxido de carbono cuando se quema, pero está hecho principalmente de metano, un gas de efecto invernadero dañino que puede filtrarse a la atmósfera desde gasoductos y pozos abandonados y causar un calentamiento significativo. El informe de la ONU sobre el cambio climático publicado en agosto enfatizó la urgente necesidad de controlar las emisiones de metano.

El metano tiene más de 80 veces el poder de calentamiento global del dióxido de carbono y se escapa de los pozos de gas activos y abandonados, así como de otras fuentes. Sus concentraciones en la atmósfera han aumentado desde mediados de la década de 1980 y más rápidamente durante la última década.

Estados Unidos y la Unión Europea han acordado recortar los niveles de metano en un 30% al final de la década y están animando a otras naciones a que lo hagan también.

El año pasado, la Unión Europea y el Reino Unido utilizaron más energía renovable que combustibles fósiles para generar electricidad. Pero al mismo tiempo, Estados Unidos y Reino Unido dependen del gas para aproximadamente el 40% de su electricidad.

Los científicos dicen que este gas invisible podría sellar nuestro destino en el cambio climático

La Unión Europea es un poco menos dependiente. El gas natural representa el 32% del consumo de energía en los hogares del bloque de 27 países, más que la electricidad alimentada con combustibles fósiles (25%), las energías renovables (20%) y los productos del petróleo (12%), según cifras de la UE de 2019. Pero se está expandiendo e invirtiendo fuertemente en gas.

Un problema que afecta la urgencia con la que las personas ven la necesidad de dejar el gas natural puede ser tan simple como su nombre.

Una investigación del Programa de Yale sobre Comunicación sobre el Cambio Climático, publicada este mes, encontró que llamarlo gas «natural» influía en la percepción pública. Si bien los sentimientos sobre el «gas natural» fueron positivos entre los 2.931 adultos estadounidenses encuestados, los sentimientos sobre el «gas metano natural» fueron neutrales y los sentimientos sobre el «gas metano» y el «metano» fueron negativos.

«Los hallazgos sugieren que los comunicadores climáticos deberían describir el gas natural usando los términos «gas metano» o «metano», que es el componente principal de esta fuente de energía», concluyeron los investigadores.

4 cosas que debes saber sobre la crisis de la gasolina en el Reino Unido

La AIE ha dicho que no se deberían vender nuevas calderas de combustible fósil a nivel mundial a partir de 2025 si el mundo quiere lograr emisiones netas de gases de efecto invernadero cero para 2050, donde la cantidad de emisiones no es mayor que las eliminadas de la atmósfera.

Según su hoja de ruta para el sector energético, publicada en mayo, las ventas de calderas de gas deberían caer en más del 40% de los niveles actuales para 2030 y en un 90% para 2050.

Eso requerirá una gran transformación. A medida que muchos países abandonan el carbón, que generalmente es el mayor emisor de todos los combustibles fósiles ampliamente utilizados, están cambiando al gas natural como «combustible puente» durante la transición a las energías renovables, que juega un papel más importante en la combinación energética.

Más del 80% de los hogares del Reino Unido están conectados a la red de gas y aproximadamente la mitad en EE.UU. utiliza gas natural para calentar el agua y el hogar.

Un mundo apocalíptico: así se vería el Amazonas y la India en 2500 por el cambio climático ¿Por qué es tan difícil acceder a estas alternativas?

Las personas no necesariamente tienen tanto poder sobre las fuentes de energía de sus hogares, a menos que sean bastante adineradas. Esto también depende de dónde vivan: algunos países han hecho más que otros para ayudar a los hogares a dejar el gas.

Además, si están en un bloque de pisos, como sucede con muchas personas, es posible que tengan aún menos voz.

El gobierno del Reino Unido ha dicho que planea prohibir las calderas de gas en las casas de nueva construcción a partir de 2025, con sistemas de calefacción bajos en carbono que se instalarán en su lugar. También tiene la intención de detener la venta de nuevas calderas de gas a partir de 2035.

Pero las bombas de calor siguen siendo caras y su instalación a menudo también requiere cambios más amplios dentro de la propiedad, dijo Katherine Ellsworth-Krebs, investigadora asociada senior en sustentabilidad en la Universidad de Lancaster del Reino Unido. Además de reemplazar sus calderas de gas individuales, es posible que las personas necesiten instalar radiadores más grandes y calefacción por suelo para garantizar que sus hogares estén lo suficientemente cálidos.

Las bombas de calor de fuente terrestre requieren espacio para enterrar una tubería en un circuito debajo de un jardín o cavar un pozo profundo. Eso no siempre es realista en las áreas urbanas, donde las bombas de calor de fuente de aire, que se parecen un poco a las unidades de aire acondicionado, son una mejor opción. «No requieren tanto espacio, pero no son tan eficientes», dijo Ellsworth-Krebs a CNN.

Muchas casas antiguas y con más corrientes de aire del país también presentan un obstáculo, dijo, ya que las bombas de calor producen una forma de calefacción más baja y constante que funciona mejor con una estructura de construcción apretada.

Greta Thunberg arremete contra los líderes mundiales por ser puro «bla, bla, bla» en la acción climática

El gobierno del Reino Unido ha sido acusado de cambiar sus políticas sobre paneles solares y bombas de calor, con reembolsos que se han introducido y luego retirado. Su plan insignia «Green Homes Grant», que se suponía que ayudaría a cientos de miles de hogares a mejorar su aislamiento e instalar calefacción con bajas emisiones de carbono, como bombas de calor, se eliminó en marzo después de solo seis meses.

Una vista de la central eléctrica Avedore de Dinamarca, que proporciona calefacción urbana al área metropolitana de Copenhague.

La UE ha establecido planes ambiciosos en su Pacto Verde para ayudarla a cumplir el objetivo de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en al menos un 55% para 2030, en comparación con los niveles de 1990. Pero la dependencia de los combustibles fósiles varía ampliamente entre sus 27 estados miembros y algunos, en particular los países menos ricos, pueden tener más dificultades para hacer que sus poblaciones se alejen de ellos para calentar el hogar y renovar edificios antiguos.

El bosque de la “Bella Durmiente” se está muriendo. No es la única crisis climática a la que se enfrentará el próximo canciller de Alemania

Ellsworth-Krebs cree que la solución podría encontrarse en opciones localizadas, como los sistemas de calefacción distritales, en lugar de depender de hogares individuales para hacer el cambio hacia alternativas con menos carbono. Los sistemas de calefacción distritales funcionan distribuyendo el calor de la quema de desechos o de la actividad geotérmica, por ejemplo, a través de tuberías aisladas a los hogares de una ciudad o comunidad.

«Creo que no debería depender de uno, como propietario o arrendador, hacer muchas de estas grandes inversiones», dijo.

Angela Dewan de CNN contribuyó a este informe.

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver