Tienen todas las vacunas que necesitan, pero estos países de la UE siguen muy por detrás de sus vecinos

(CNN) — Con casi tres cuartas partes de todos los adultos completamente vacunados contra el covid-19, la Unión Europea es líder mundial en inoculaciones. Sin embargo, esta impresionante cifra oculta una realidad incómoda: el despliegue ha sido muy desigual en todo el bloque.

Algunos países, como Irlanda, Malta, Portugal y Dinamarca, han logrado una vacunación casi universal, con tasas de cobertura de alrededor del 90%, según el Centro Europeo de Control de Enfermedades (ECDC). En el otro extremo del bloque, Rumania y Bulgaria sólo han vacunado al 33% y al 22% de sus adultos, respectivamente.

El problema no se debe a la escasez de vacunas. Todos los países de la UE tienen acceso a todas las vacunas aprobadas por la UE: Pfizer/BioNTech, Moderna, AstraZeneca y Johnson & Johnson. Además, cada país tiene libertad para conseguir otras vacunas. Hungría, por ejemplo, ha adquirido las vacunas rusas Sputnik para su población.

«Tienen las vacunas. Cualquiera que quiera vacunarse puede hacerlo», dijo a CNN Ivan Krastev, politólogo búlgaro y miembro fundador del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores.

En cambio, según Krastev, Bulgaria se enfrenta a un profundo recelo ante las vacunas, alimentado por la inestabilidad política, las teorías conspirativas y la falta de fe en las autoridades.

Esta vacuna china no es efectiva contra las variantes 0:48

«Hay un alto nivel de desconfianza, tanto en Bulgaria como en Rumania», dijo. «Incluso la comunidad médica, los médicos, las enfermeras, muchos dudan en vacunarse, así que no es una sorpresa que la sociedad en su conjunto también lo haga», dijo.

Aumento de casos y de muertes

Tanto Rumania como Bulgaria han estado luchando contra picos de nuevos casos de coronavirus desde principios de septiembre. Rumania ha notificado más de 45.000 nuevos casos y más de 800 muertes en la semana transcurrida hasta el domingo, más o menos el mismo nivel que registró en el pico de su segunda oleada de la epidemia en abril.

El ECDC advirtió este jueves que los estados con bajas tasas de vacunación se arriesgan a un aumento de las hospitalizaciones y las muertes este otoño si relajan las medidas de distanciamiento social.

«En este escenario, debido a la gran circulación del virus, las poblaciones vulnerables totalmente vacunadas también corren el riesgo de sufrir una infección con un resultado grave», dijo el ECDC en su última evaluación de riesgo de covid-19, instando a los países que tienen problemas con las inoculaciones a tratar de entender por qué su población sigue siendo indecisa y, luego, abordar esas cuestiones.

Solo un tercio de los padres dice que vacunaría a sus hijos de 5 a 11 años contra el covid-19 ya mismo, según una encuesta de la KFF

Bulgaria celebra en noviembre sus terceras elecciones parlamentarias de este año. Las dos votaciones anteriores, en abril y luego en julio, terminaron en un punto muerto, sin que se formara un gobierno. El resultado es que el país está atrapado en una campaña electoral perpetua, con poco espacio para nada más.

«Ha habido mucha más campaña electoral que de vacunas», dijo Krastev. «Ni el gobierno que estaba en el poder ni el gobierno provisional hicieron de la vacunación una prioridad».

Desconfianza en la política

Krastev dijo que la cuestión de las vacunas no había dividido a la sociedad búlgara por líneas partidistas, porque la mayoría de la gente estaba generalmente unida en su desconfianza hacia la clase política. «En EE.UU. hay un gran nivel de polarización. Aquí no es tanto la polarización política, sino la confusión y el asco hacia todo lo político lo que perjudicó mucho el éxito de la campaña [de vacunación]», dijo a CNN.

Estas son las ligas de EE.UU. con más atletas vacunados 0:40

Las acusaciones de corrupción del gobierno provocaron protestas generalizadas en toda Bulgaria el año pasado. La policía reaccionó con una violencia que conmocionó a la nación, e hizo que la gente desconfiara aún más de las autoridades.

Los medios de comunicación también desempeñaron un papel, dijo Krastev. «Para hacer el debate más interesante, presentaban las opiniones a favor y en contra de la vacuna como igualmente valiosas, para que la gente se confundiera», dijo.

El gobierno rumano ha culpado de su escaso despliegue de vacunación a las noticias falsas y a las teorías conspirativas que se difunden en Internet.

También hay grandes desigualdades en ambos países. Las comunidades gitanas de Rumania y Bulgaria se encuentran entre las menos vacunadas. Dimitar Dimitrov, director del Programa para los Gitanos del Instituto de la Sociedad Abierta de Sofía, dijo que el problema se debe a las tensas relaciones entre las comunidades y la sociedad en general.

«Muchos barrios romaníes de Bulgaria han sido objeto de cierres sin la debida [explicación] a pesar de que el nivel de infecciones en otras partes de los mismos municipios ha sido mayor. Así que esta actitud de las instituciones hacia los gitanos y los barrios gitanos demuestra por qué los gitanos no confían en las instituciones», dijo Dimitrov a CNN.

Dimitrov dijo que muchas personas, especialmente en las zonas rurales, también pueden tener dificultades para acceder a las clínicas de vacunación. «Si tienes que coger un autobús o un tren y viajar 100 kilómetros para llegar al hospital y luego esperar en la cola, eso lleva tiempo y dinero. La vacunación en sí es gratuita, pero llegar al punto de vacunación cuesta dinero», dijo Dimitrov.

El gobierno rumano anunció recientemente que destinaría recursos adicionales para garantizar que las personas que no pueden acceder a las clínicas puedan recibir las vacunas, por ejemplo, solicitando que un médico les visite en su casa.

La división Este-Oeste

Pero Bulgaria y Rumania no son los únicos que se enfrentan a un problema de indecisión. La Unión Europea parece estar dividida en dos partes. Una mitad ha abrazado la inoculación y ha conseguido vacunar a casi todo el mundo. La otra lucha por convencer a un gran número de personas en medio de una profunda desconfianza en las vacunas.

La línea divisoria se sitúa aproximadamente a lo largo de la frontera del Telón de Acero que una vez dividió a Europa en Este y Oeste.

De los 27 Estados miembros del bloque, los 15 que obtienen los mejores resultados en cuanto a tasas de vacunación forman parte de lo que solía ser el bloque occidental, mientras que los 10 últimos son todos antiguos países comunistas. Grecia y Lituania son los dos únicos países que se salen de la tendencia, ya que Lituania ocupa el puesto 16 y Grecia el 17.

Todos los antiguos países occidentales, a excepción de Grecia, han vacunado completamente al menos al 70% de sus adultos. Ninguno de los países del Este ha alcanzado aún ese umbral.

Krastev dijo que la forma en que se desarrolló la pandemia en los distintos países podría ser un factor que explique las diferencias. «Los países que se vieron más afectados por la primera oleada, en 2020, cuando el choque fue más fuerte, países como Italia o España, tienen más éxito con la vacunación en general que los países que se vieron afectados por la segunda oleada», dijo, añadiendo que el gobierno búlgaro nunca consiguió convencer a la gente de que una alta tasa de vacunación era una prioridad absoluta.

¿Ya llegamos? Mira esta campaña de la Academia Americana de Pediatría 0:35

«En cambio, se convirtió en una cuestión de orgullo nacional el hecho de que nunca tuviéramos un bloqueo», dijo.

Anna Nicińska, profesora adjunta de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Varsovia, ha estudiado los motivos de las dudas sobre las vacunas y dijo que la historia también desempeña un papel importante a la hora de influir en las decisiones de la gente.

Nicińska y sus colegas analizaron los datos sobre la confianza en los sistemas sanitarios y las autoridades médicas de 100 países y descubrieron que la desconfianza era mucho mayor en las naciones que habían experimentado el comunismo de estilo soviético en el pasado. Las personas que habían tenido la experiencia directa de ser engañadas por sus gobiernos tenían dificultades para confiar en las autoridades, incluso años después de la revolución, explicó. Cuanto más tiempo se haya vivido bajo el comunismo, mayor será la desconfianza.

«Las personas expuestas al comunismo soviético tienen menos confianza en otras personas, en el gobierno y también en los sistemas de atención sanitaria, [la experiencia] infunde desconfianza en el ámbito público y en [cualquier cosa] formal», dijo.

Nicińska dijo que esta es una de las razones por las que los requisitos estrictos de vacunación pueden no conducir a un aumento significativo de la participación en estos países.

«Una decisión de vacunación se basa en la confianza y hacerla obligatoria sería contraproducente, hay que recordar que en muchos países hay una larga tradición de resistencia hacia el Estado, por lo que la gente encontraría la manera de evitar la vacunación obligatoria».

La Comisión Europea ha reconocido que las bajas tasas de vacunación en algunos de sus estados miembros son un problema.

«Mientras el virus no sea derrotado en todos los estados miembros, el virus simplemente no está derrotado», dijo un portavoz de la Comisión a CNN en un comunicado. La Comisión dijo que los países que están luchando por aumentar los niveles de vacunación deberían centrarse en campañas dirigidas específicamente a los indecisos, y subrayar la importancia de la ciencia.

(CNN) — Con casi tres cuartas partes de todos los adultos completamente vacunados contra el covid-19, la Unión Europea es líder mundial en inoculaciones. Sin embargo, esta impresionante cifra oculta una realidad incómoda: el despliegue ha sido muy desigual en todo el bloque.

Algunos países, como Irlanda, Malta, Portugal y Dinamarca, han logrado una vacunación casi universal, con tasas de cobertura de alrededor del 90%, según el Centro Europeo de Control de Enfermedades (ECDC). En el otro extremo del bloque, Rumania y Bulgaria sólo han vacunado al 33% y al 22% de sus adultos, respectivamente.

El problema no se debe a la escasez de vacunas. Todos los países de la UE tienen acceso a todas las vacunas aprobadas por la UE: Pfizer/BioNTech, Moderna, AstraZeneca y Johnson & Johnson. Además, cada país tiene libertad para conseguir otras vacunas. Hungría, por ejemplo, ha adquirido las vacunas rusas Sputnik para su población.

«Tienen las vacunas. Cualquiera que quiera vacunarse puede hacerlo», dijo a CNN Ivan Krastev, politólogo búlgaro y miembro fundador del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores.

En cambio, según Krastev, Bulgaria se enfrenta a un profundo recelo ante las vacunas, alimentado por la inestabilidad política, las teorías conspirativas y la falta de fe en las autoridades.

Esta vacuna china no es efectiva contra las variantes 0:48

«Hay un alto nivel de desconfianza, tanto en Bulgaria como en Rumania», dijo. «Incluso la comunidad médica, los médicos, las enfermeras, muchos dudan en vacunarse, así que no es una sorpresa que la sociedad en su conjunto también lo haga», dijo.

Aumento de casos y de muertes

Tanto Rumania como Bulgaria han estado luchando contra picos de nuevos casos de coronavirus desde principios de septiembre. Rumania ha notificado más de 45.000 nuevos casos y más de 800 muertes en la semana transcurrida hasta el domingo, más o menos el mismo nivel que registró en el pico de su segunda oleada de la epidemia en abril.

El ECDC advirtió este jueves que los estados con bajas tasas de vacunación se arriesgan a un aumento de las hospitalizaciones y las muertes este otoño si relajan las medidas de distanciamiento social.

«En este escenario, debido a la gran circulación del virus, las poblaciones vulnerables totalmente vacunadas también corren el riesgo de sufrir una infección con un resultado grave», dijo el ECDC en su última evaluación de riesgo de covid-19, instando a los países que tienen problemas con las inoculaciones a tratar de entender por qué su población sigue siendo indecisa y, luego, abordar esas cuestiones.

Solo un tercio de los padres dice que vacunaría a sus hijos de 5 a 11 años contra el covid-19 ya mismo, según una encuesta de la KFF

Bulgaria celebra en noviembre sus terceras elecciones parlamentarias de este año. Las dos votaciones anteriores, en abril y luego en julio, terminaron en un punto muerto, sin que se formara un gobierno. El resultado es que el país está atrapado en una campaña electoral perpetua, con poco espacio para nada más.

«Ha habido mucha más campaña electoral que de vacunas», dijo Krastev. «Ni el gobierno que estaba en el poder ni el gobierno provisional hicieron de la vacunación una prioridad».

Desconfianza en la política

Krastev dijo que la cuestión de las vacunas no había dividido a la sociedad búlgara por líneas partidistas, porque la mayoría de la gente estaba generalmente unida en su desconfianza hacia la clase política. «En EE.UU. hay un gran nivel de polarización. Aquí no es tanto la polarización política, sino la confusión y el asco hacia todo lo político lo que perjudicó mucho el éxito de la campaña [de vacunación]», dijo a CNN.

Estas son las ligas de EE.UU. con más atletas vacunados 0:40

Las acusaciones de corrupción del gobierno provocaron protestas generalizadas en toda Bulgaria el año pasado. La policía reaccionó con una violencia que conmocionó a la nación, e hizo que la gente desconfiara aún más de las autoridades.

Los medios de comunicación también desempeñaron un papel, dijo Krastev. «Para hacer el debate más interesante, presentaban las opiniones a favor y en contra de la vacuna como igualmente valiosas, para que la gente se confundiera», dijo.

El gobierno rumano ha culpado de su escaso despliegue de vacunación a las noticias falsas y a las teorías conspirativas que se difunden en Internet.

También hay grandes desigualdades en ambos países. Las comunidades gitanas de Rumania y Bulgaria se encuentran entre las menos vacunadas. Dimitar Dimitrov, director del Programa para los Gitanos del Instituto de la Sociedad Abierta de Sofía, dijo que el problema se debe a las tensas relaciones entre las comunidades y la sociedad en general.

«Muchos barrios romaníes de Bulgaria han sido objeto de cierres sin la debida [explicación] a pesar de que el nivel de infecciones en otras partes de los mismos municipios ha sido mayor. Así que esta actitud de las instituciones hacia los gitanos y los barrios gitanos demuestra por qué los gitanos no confían en las instituciones», dijo Dimitrov a CNN.

Dimitrov dijo que muchas personas, especialmente en las zonas rurales, también pueden tener dificultades para acceder a las clínicas de vacunación. «Si tienes que coger un autobús o un tren y viajar 100 kilómetros para llegar al hospital y luego esperar en la cola, eso lleva tiempo y dinero. La vacunación en sí es gratuita, pero llegar al punto de vacunación cuesta dinero», dijo Dimitrov.

El gobierno rumano anunció recientemente que destinaría recursos adicionales para garantizar que las personas que no pueden acceder a las clínicas puedan recibir las vacunas, por ejemplo, solicitando que un médico les visite en su casa.

La división Este-Oeste

Pero Bulgaria y Rumania no son los únicos que se enfrentan a un problema de indecisión. La Unión Europea parece estar dividida en dos partes. Una mitad ha abrazado la inoculación y ha conseguido vacunar a casi todo el mundo. La otra lucha por convencer a un gran número de personas en medio de una profunda desconfianza en las vacunas.

La línea divisoria se sitúa aproximadamente a lo largo de la frontera del Telón de Acero que una vez dividió a Europa en Este y Oeste.

De los 27 Estados miembros del bloque, los 15 que obtienen los mejores resultados en cuanto a tasas de vacunación forman parte de lo que solía ser el bloque occidental, mientras que los 10 últimos son todos antiguos países comunistas. Grecia y Lituania son los dos únicos países que se salen de la tendencia, ya que Lituania ocupa el puesto 16 y Grecia el 17.

Todos los antiguos países occidentales, a excepción de Grecia, han vacunado completamente al menos al 70% de sus adultos. Ninguno de los países del Este ha alcanzado aún ese umbral.

Krastev dijo que la forma en que se desarrolló la pandemia en los distintos países podría ser un factor que explique las diferencias. «Los países que se vieron más afectados por la primera oleada, en 2020, cuando el choque fue más fuerte, países como Italia o España, tienen más éxito con la vacunación en general que los países que se vieron afectados por la segunda oleada», dijo, añadiendo que el gobierno búlgaro nunca consiguió convencer a la gente de que una alta tasa de vacunación era una prioridad absoluta.

¿Ya llegamos? Mira esta campaña de la Academia Americana de Pediatría 0:35

«En cambio, se convirtió en una cuestión de orgullo nacional el hecho de que nunca tuviéramos un bloqueo», dijo.

Anna Nicińska, profesora adjunta de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Varsovia, ha estudiado los motivos de las dudas sobre las vacunas y dijo que la historia también desempeña un papel importante a la hora de influir en las decisiones de la gente.

Nicińska y sus colegas analizaron los datos sobre la confianza en los sistemas sanitarios y las autoridades médicas de 100 países y descubrieron que la desconfianza era mucho mayor en las naciones que habían experimentado el comunismo de estilo soviético en el pasado. Las personas que habían tenido la experiencia directa de ser engañadas por sus gobiernos tenían dificultades para confiar en las autoridades, incluso años después de la revolución, explicó. Cuanto más tiempo se haya vivido bajo el comunismo, mayor será la desconfianza.

«Las personas expuestas al comunismo soviético tienen menos confianza en otras personas, en el gobierno y también en los sistemas de atención sanitaria, [la experiencia] infunde desconfianza en el ámbito público y en [cualquier cosa] formal», dijo.

Nicińska dijo que esta es una de las razones por las que los requisitos estrictos de vacunación pueden no conducir a un aumento significativo de la participación en estos países.

«Una decisión de vacunación se basa en la confianza y hacerla obligatoria sería contraproducente, hay que recordar que en muchos países hay una larga tradición de resistencia hacia el Estado, por lo que la gente encontraría la manera de evitar la vacunación obligatoria».

La Comisión Europea ha reconocido que las bajas tasas de vacunación en algunos de sus estados miembros son un problema.

«Mientras el virus no sea derrotado en todos los estados miembros, el virus simplemente no está derrotado», dijo un portavoz de la Comisión a CNN en un comunicado. La Comisión dijo que los países que están luchando por aumentar los niveles de vacunación deberían centrarse en campañas dirigidas específicamente a los indecisos, y subrayar la importancia de la ciencia.

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver