Las ventas de automóviles se hunden debido a la escasez de chips que impacta al suministro

Nueva York (CNN Business) — Las ventas de automóviles nuevos se desplomaron en los últimos tres meses en Estados Unidos a pesar de la fuerte demanda, ya que la escasez de chips de computadora y otros problemas en la cadena de suministro provocaron paros en las fábricas automotrices y obstaculizaron el suministro de vehículos.
General Motors informó que sus ventas cayeron un tercio con respecto al año anterior en el último trimestre, y se redujeron en un 40% con respecto al mismo trimestre de 2019, antes de que la pandemia agitara el mercado automovilístico. Las ventas de Stellantis, la empresa formada por la fusión de Fiat Chrysler y el grupo francés PSA, cayeron un 19% respecto al año anterior, y un 27% respecto al periodo anterior a la pandemia.

En Toyota Motor, que incluye a Toyota y Lexus, las ventas del tercer trimestre aumentaron un 1,4% en comparación con el año anterior. Pero ese total de tres meses incluye una caída del 22% en las ventas de septiembre. (La empresa desglosa las cifras de ventas mensuales, a diferencia de GM y Stellantis.) Aunque Toyota ha informado menos interrupciones en la cadena de suministro que otros grandes fabricantes de automóviles, también ha tenido que reducir la producción en algunas fábricas más recientemente.

Así que todos los fabricantes de automóviles señalaron las interrupciones de la cadena de suministro de semiconductores y los inventarios históricamente bajos como un problema para las ventas.

«Aunque los diversos problemas de la cadena de suministro a los que se enfrenta nuestro sector siguen afectando al inventario disponible, sabemos que la demanda de nuestros vehículos sigue existiendo», afirmó Jeff Kommor, jefe de ventas de Stellantis en Estados Unidos.

La escasez de vehículos también ha provocado que los precios de los autos nuevos y usados alcanzaran niveles récord durante gran parte de este año, lo que también ha supuesto un lastre para las ventas, ya que algunos compradores se han visto excluidos del mercado de automóviles nuevos.

Los precios de los automóviles están a punto de volver a dispararse. La culpa es del huracán Ida

La industria automovilística lleva más de un año haciendo frente a la escasez de chips necesarios para fabricar automóviles. GM dijo que espera que la situación mejore en los últimos tres meses de 2021, pero a principios de este año los fabricantes de automóviles esperaban que las cosas hubieran mejorado a estas alturas. En cambio, GM se ha visto obligada a pausar temporalmente la producción de la mayoría de sus plantas norteamericanas.

«Las interrupciones en el suministro de semiconductores que afectaron a nuestras entregas al por mayor y a los clientes en el tercer trimestre están mejorando», dijo el mayor fabricante de automóviles del país en un comunicado. «De cara al cuarto trimestre, seguirá llegando a los concesionarios un flujo constante de vehículos retenidos en las plantas, estamos reiniciando la producción en plantas clave de vehículos tipo crossovers y automóviles, y esperamos un entorno operativo más estable durante el otoño».

La escasez mundial de chips va de mal en peor y debería preocuparnos

La escasez de chips comenzó cuando las ventas de automóviles se desplomaron en las primeras semanas de la pandemia, debido a la pérdida récord de empleos y al cierre temporal de muchas fábricas y concesionarios. La mayoría de los fabricantes de automóviles, que esperaban un descenso prolongado de las ventas, recortaron los pedidos de chips y otras piezas. Cuando las ventas repuntaron mucho más rápido de lo que se esperaba, el suministro de chips ya se había destinado a otros clientes.

Aunque los fabricantes de automóviles esperaban poder aumentar el suministro de chips a mediados de este año, se vieron afectados por los brotes de covid-19 en otras regiones, como el sudeste asiático, donde se cerraron muchas de las fábricas de chips. Y otros problemas de la cadena de suministro, como la inestabilidad de los contenedores de transporte y la congestión en los puertos del país, la escasez de conductores de camiones y la escasez general de mano de obra, empezaron a limitar el suministro de otras piezas y materias primas necesarias.

Otros fabricantes de automóviles informarán sus resultados el lunes.

Nueva York (CNN Business) — Las ventas de automóviles nuevos se desplomaron en los últimos tres meses en Estados Unidos a pesar de la fuerte demanda, ya que la escasez de chips de computadora y otros problemas en la cadena de suministro provocaron paros en las fábricas automotrices y obstaculizaron el suministro de vehículos.
General Motors informó que sus ventas cayeron un tercio con respecto al año anterior en el último trimestre, y se redujeron en un 40% con respecto al mismo trimestre de 2019, antes de que la pandemia agitara el mercado automovilístico. Las ventas de Stellantis, la empresa formada por la fusión de Fiat Chrysler y el grupo francés PSA, cayeron un 19% respecto al año anterior, y un 27% respecto al periodo anterior a la pandemia.

En Toyota Motor, que incluye a Toyota y Lexus, las ventas del tercer trimestre aumentaron un 1,4% en comparación con el año anterior. Pero ese total de tres meses incluye una caída del 22% en las ventas de septiembre. (La empresa desglosa las cifras de ventas mensuales, a diferencia de GM y Stellantis.) Aunque Toyota ha informado menos interrupciones en la cadena de suministro que otros grandes fabricantes de automóviles, también ha tenido que reducir la producción en algunas fábricas más recientemente.

Así que todos los fabricantes de automóviles señalaron las interrupciones de la cadena de suministro de semiconductores y los inventarios históricamente bajos como un problema para las ventas.

«Aunque los diversos problemas de la cadena de suministro a los que se enfrenta nuestro sector siguen afectando al inventario disponible, sabemos que la demanda de nuestros vehículos sigue existiendo», afirmó Jeff Kommor, jefe de ventas de Stellantis en Estados Unidos.

La escasez de vehículos también ha provocado que los precios de los autos nuevos y usados alcanzaran niveles récord durante gran parte de este año, lo que también ha supuesto un lastre para las ventas, ya que algunos compradores se han visto excluidos del mercado de automóviles nuevos.

Los precios de los automóviles están a punto de volver a dispararse. La culpa es del huracán Ida

La industria automovilística lleva más de un año haciendo frente a la escasez de chips necesarios para fabricar automóviles. GM dijo que espera que la situación mejore en los últimos tres meses de 2021, pero a principios de este año los fabricantes de automóviles esperaban que las cosas hubieran mejorado a estas alturas. En cambio, GM se ha visto obligada a pausar temporalmente la producción de la mayoría de sus plantas norteamericanas.

«Las interrupciones en el suministro de semiconductores que afectaron a nuestras entregas al por mayor y a los clientes en el tercer trimestre están mejorando», dijo el mayor fabricante de automóviles del país en un comunicado. «De cara al cuarto trimestre, seguirá llegando a los concesionarios un flujo constante de vehículos retenidos en las plantas, estamos reiniciando la producción en plantas clave de vehículos tipo crossovers y automóviles, y esperamos un entorno operativo más estable durante el otoño».

La escasez mundial de chips va de mal en peor y debería preocuparnos

La escasez de chips comenzó cuando las ventas de automóviles se desplomaron en las primeras semanas de la pandemia, debido a la pérdida récord de empleos y al cierre temporal de muchas fábricas y concesionarios. La mayoría de los fabricantes de automóviles, que esperaban un descenso prolongado de las ventas, recortaron los pedidos de chips y otras piezas. Cuando las ventas repuntaron mucho más rápido de lo que se esperaba, el suministro de chips ya se había destinado a otros clientes.

Aunque los fabricantes de automóviles esperaban poder aumentar el suministro de chips a mediados de este año, se vieron afectados por los brotes de covid-19 en otras regiones, como el sudeste asiático, donde se cerraron muchas de las fábricas de chips. Y otros problemas de la cadena de suministro, como la inestabilidad de los contenedores de transporte y la congestión en los puertos del país, la escasez de conductores de camiones y la escasez general de mano de obra, empezaron a limitar el suministro de otras piezas y materias primas necesarias.

Otros fabricantes de automóviles informarán sus resultados el lunes.

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver