El nuevo mandato de la Corte Suprema de EE.UU. podría producir fallos históricos sobre aborto, armas, subsidios y más

(CNN) —  Por primera vez en más de un año, la Corte Suprema se reunirá en su majestuosa sala forrada de terciopelo carmesí el lunes para comenzar un nuevo mandato y escuchar algunos de los temas más divisivos de la actualidad, en un momento en que la legitimidad institucional de la Corte está bajo ataque y la mayoría del público desaprueba el trabajo que están haciendo los magistrados.

En los próximos meses, los nueve magistrados, seis nombrados por presidentes republicanos y tres por demócratas, abordarán el aborto, la Segunda Enmienda, la libertad religiosa y quizás incluso la “discriminación positiva”, al tiempo que rechazan las peticiones de los grupos de interés liberales para cambiar la composición del tribunal.

Varios de los jueces han iniciado incluso una inusual campaña en las últimas semanas para convencer al público de que no son, como dijo la jueza Amy Coney Barrett, «partidistas» sino que simplemente están divididos por sus filosofías judiciales.

Las apariciones públicas se producen cuando un tribunal profundamente dividido, en una orden de finales de verano, permitió que entrara en vigor una prohibición del aborto de seis semanas en Texas, convirtiendo un precedente de 50 años de la Corte Suprema en letra muerta en el segundo estado más grande del país y planteando preguntas sobre si el tribunal está preparado para aniquilar el caso Roe vs. Wade.

En una comparecencia el jueves, el magistrado Samuel Alito rechazó las críticas sobre la forma en que los jueces trataron la disputa que surgió en su agenda de emergencia, a veces denominada «shadow docket o agenda en la sombra». Alito apuntó especialmente a los que utilizan el término «agenda en la sombra», que según él sugiere erróneamente que el tribunal estaba haciendo algo «siniestro y amenazante». Sin embargo, Alito no se refirió a algunas de las mismas críticas que recibió su propia colega, la jueza Elena Kagan, quien utilizó la frase cuando disintió de la orden de Texas.

Se espera que todos los magistrados, excepto el juez Brett Kavanaugh, que resultó positivo en una prueba de covid-19 se sienten en el banquillo el lunes. Será el primer mandato completo de Barrett en el tribunal, y potencialmente el gran final del juez Stephen Breyer si se retira la próxima primavera. El pasado mandato terminó con un bandazo a la derecha en dos de los casos más cargados políticamente del mandato, cuando los jueces se dividieron 6 a 3, y pusieron de manifiesto, una vez más, el impacto de los tres nominados del expresidente Donald Trump.

«Creo que podemos haber llegado a un punto de inflexión», dijo Irv Gornstein, el director ejecutivo del Instituto de la Corte Suprema en el Centro de Derecho de Georgetown. «Si en un lapso de dos o tres mandatos, vemos decisiones arrolladoras que tienden a la derecha sobre los disensos del lado izquierdo en cada uno de los temas más políticamente divisivos: voto, armas, aborto y discriminación positiva, la percepción de la corte puede verse alterada permanentemente».

La Fiscal General Adjunta Lisa Monaco hace que el secretario de la Corte Suprema lea el nombramiento de la jueza Amy Coney Barrett, el viernes 1 de octubre.

A diferencia de la mayoría de los años, el tribunal no tuvo su habitual receso de verano este año, un momento en el que los jueces normalmente huyen de Washington y permanecen desapercibidos. En su lugar, el tribunal se vio salpicado de importantes solicitudes de emergencia que llegaron a ellos sin el beneficio de un calendario completo de informes o argumentos orales.

Durante el verano invalidaron la llamada moratoria de desalojo del presidente Joe Biden, y bloquearon su intento de poner fin a una política de asilo de la era Trump. Barrett, actuando en solitario, despejó el camino para que entrara en vigor el mandato de vacunación de la Universidad de Indiana. La jueza Sonia Sotomayor hizo, la semana pasada, lo mismo con el mandato de vacunas en las escuelas de Nueva York.

La jueza de la Corte Suprema Sonia Sotomayor rechaza la solicitud para bloquear el mandato de vacunas escolares de la ciudad de Nueva York

Sin embargo, lo más notable es que el 1 de septiembre, un tribunal de 5-4 permitió que la controvertida prohibición del aborto de seis semanas en Texas entrara en vigor a la espera de una apelación.

Esta decisión irrumpió en la esfera política y provocó un nuevo llamamiento de la izquierda para que se añadan jueces al tribunal, en lo que los críticos denominan un moderno esquema de “empaquetamiento de tribunales”.

OPINÓN | La repulsiva ley de aborto de Texas es hipocresía pura de los republicanos El aborto: la ley de Mississippi es un desafío directo a Roe vs. Wade

El mandato de Texas se produjo después de que la Corte Suprema aceptara escuchar el litigio más importante sobre el aborto en unos 30 años, un desafío directo a Roe vs. Wade. El caso, que se debatirá el 1 de diciembre, se refiere a la prohibición del aborto posterior a las 15 semanas en Mississippi.

Los abogados de la Organización de Salud de la Mujer de Jackson solicitan a la Corte Suprema que invalide la ley y que mantenga Roe, la histórica decisión de 1973 que legaliza el aborto en todo el país antes de la viabilidad, que puede producirse en torno a las 24 semanas de embarazo. En los escritos destacan que si el tribunal elimina esta decisión decisiva, los críticos dirán que el fallo se produjo solo por un cambio en la composición del tribunal.

Aborto: ¿cuáles son los estados de EE.UU. con las leyes más restrictivas?

«A menos que se perciba que la Corte Suprema no representa más que las preferencias de sus miembros actuales, es fundamental que la protección judicial se mantenga firme en ausencia de los cambios más dramáticos e inesperados en la ley o en los hechos», escribió Julie Rikelman, del Centro de Derechos Reproductivos.

La «Ley de Edad Gestacional» de Mississippi, aprobada en 2018 y desde entonces bloqueada por dos tribunales federales, permite el aborto después de las 15 semanas «solo en emergencias médicas o por anormalidad fetal grave» y no tiene excepciones por violación o incesto. Si los médicos realizan abortos fuera de los parámetros de la ley, se les suspende o revoca la licencia médica y podrán ser objeto de sanciones y multas adicionales.

El fiscal general del estado argumentó que el caso Roe vs. Wade fue «atrozmente erróneo» y debería ser anulado.

«La conclusión de que el aborto es un derecho constitucional no tiene ninguna base en el texto, la estructura, la historia o la tradición», dijo la fiscal general del estado, Lynn Fitch, a los jueces en un escrito durante el verano.

Fitch dijo que los argumentos para anular Roe son «abrumadores».

Un tribunal de distrito bloqueó la ley en una decisión confirmada por un tribunal federal de apelaciones.

«En una línea ininterrumpida que se remonta a Roe vs. Wade, los casos de aborto de la Corte Suprema han establecido (y afirmado y reafirmado) el derecho de una mujer a elegir un aborto antes de la viabilidad», dijo un panel de jueces del Tribunal de Apelaciones del 5º Circuito de Estados Unidos en diciembre de 2019. «Los estados pueden regular los procedimientos de aborto antes de la viabilidad siempre que no prohíban los abortos», sostuvo el tribunal y concluyó que «la ley en cuestión es una prohibición».

Roe vs. Wade: el caso que despenalizó el aborto en Estados Unidos Segunda Enmienda: impugnación de la ley de portación oculta de NY

El 3 de noviembre, los magistrados escucharán un caso histórico sobre el alcance del derecho a poseer y portar armas establecido por la Segunda Enmienda.

En 2008, en el caso Distrito de Columbia vs. Heller, el tribunal sostuvo por primera vez que la Segunda Enmienda protege el derecho de un individuo a tener y portar armas en su casa para su defensa. Salvo una decisión posterior dos años después, los jueces se han mantenido prácticamente alejados del tema, lo que ha enfurecido a los defensores de los derechos a portar armas e incluso a algunos de los propios magistrados.

Ahora la atención se centrará en los nominados de Trump, en particular Kavanaugh y Barrett, que señalaron durante sus mandatos en los tribunales inferiores que piensan que la Corte Suprema debe cambiar la forma en que evalúa las regulaciones de armas. Otros, como el juez Clarence Thomas, han dejado claro que creen que los tribunales inferiores han estado haciendo caso omiso del fallo del caso Heller. Thomas ha dicho, por ejemplo, que cree que la «Segunda Enmienda es un derecho desfavorecido en este tribunal«.

Roberts, Kavanaugh y Barrett se han apoderado de la Corte Suprema, por ahora

El nuevo caso, New York State Rifle & Pistol Association vs. Bruen, se refiere a una ley de Nueva York que regula las licencias para llevar armas ocultas en público. La ley exige que un residente obtenga una licencia para llevar una pistola o revólver oculto y demostrar que existe una «causa adecuada» para el permiso. Los residentes deben demostrar que tienen una gran necesidad de la licencia y que se enfrentan a un «peligro especial o único para su vida».

El Tribunal de Apelación del 2º Circuito de EE.UU. sostuvo que la ley de Nueva York no viola la Segunda Enmienda.
«La ley es coherente con el alcance histórico de la Segunda Enmienda y promueve directamente los intereses apremiantes de Nueva York en materia de seguridad pública y prevención del delito», dijo la fiscal general del estado de Nueva York, Letitia James, a la Corte Suprema.

En un escrito, James escribió que la ley requiere que los solicitantes que quieran llevar un arma de fuego en público sin restricciones demuestren una «necesidad real y articulable, en lugar de meramente especulativa o plausible, de autodefensa». En resumen, James sostiene que el Estado tiene derecho a regular la portación oculta en zonas frecuentadas por el público.

James advirtió que una sentencia a favor de los impugnadores «pondría en peligro las restricciones a las armas de fuego que todos los Estados y el gobierno federal han adoptado para proteger al público en lugares sensibles en los que suele congregarse la gente» como juzgados, aeropuertos, metros y escuelas.

En Texas ahora se pueden portar armas abiertamente en público sin un permiso o capacitación. La policía dice que la nueva ley les dificulta su trabajo

El gobierno de Biden apoya a Nueva York, y dijo al tribunal en un escrito amicus curiae que, aunque la Segunda Enmienda protege el derecho de un individuo a tener y portar armas, el derecho «no es absoluto».

«Durante siglos, los legisladores han protegido al público regulando razonablemente cuestiones como quién puede poseer armas, dónde se pueden llevar y cómo se pueden fabricar, transportar, vender, almacenar y portar», escribió el procurador general en funciones, Brian H. Fletcher.

Los demandantes en el caso son Robert Nash, Brandon Koch y la New York State Rifle and Pistol Association. Están representados por Paul Clement, que fue procurador general en el gobierno del presidente George W. Bush.

Clement argumentó que, aunque el derecho a tener y portar armas puede tener su mayor aplicación en el hogar, «el derecho a portar armas se extiende obviamente fuera del hogar» y está «íntimamente relacionado con el derecho a la autodefensa».

Los dos demandantes han pasado todas las comprobaciones de antecedentes requeridas y han obtenido licencias para llevar armas para cazar y practicar el tiro al blanco, pero no han podido demostrar la necesidad especial de defensa personal que exige la ley para recibir una licencia sin restricciones.

Clement dijo que la ley hace casi imposible que un individuo ordinario obtenga una licencia porque el estándar de «causa adecuada» es muy exigente y se deja a la «amplia discreción» del funcionario que otorga la licencia.

«Un buen carácter moral, incluso impecable, más el simple deseo de ejercer un derecho fundamental no es suficiente», escribió Clement. «Tampoco lo es vivir o estar empleado en una zona de alta criminalidad».

Libertad religiosa: subsidios escolares en Maine

En los últimos años, los conservadores del tribunal han avanzado en la protección de la Cláusula de Libre Ejercicio de la Constitución y el 8 de diciembre escucharán un nuevo caso relacionado con un programa de ayuda escolar de Maine.

Los padres de algunas zonas rurales del estado que carecen de distrito escolar reciben vales para que puedan enviar a sus hijos a escuelas privadas, incluidas las de afiliación religiosa. El objetivo del programa, según el estado, es dar a los estudiantes una educación aproximadamente equivalente a la que habrían tenido si hubiera habido una escuela pública en su zona.

Pero el Estado pone el límite a las escuelas de afiliación religiosa que no solo enseñan materias académicas, sino que también presentan el material a través de la lente de su fe. En términos legales, la distinción es entre el «estatus» y el «uso» de las escuelas religiosas.

En los últimos años, el tribunal ha fallado a favor de que los fondos públicos vayan a las escuelas aunque tengan una identidad o estatus religioso. En 2017, el tribunal determinó que un estado no podía restringir los fondos para repavimentar los patios de recreo a un preescolar propiedad de la iglesia. El año pasado, el tribunal sostuvo que el estado no podía bloquear los fondos públicos basándose únicamente en la condición religiosa de la escuela.

Pero un tribunal inferior confirmó el programa actual de Maine porque dijo que no excluía a las escuelas por su condición, sino que se basaba en el hecho de que los fondos públicos se utilizarían para la enseñanza religiosa.

La demanda fue presentada por David y Amy Carson, así como por otros padres. Los Carson querían enviar a su hijo a la Bangor Christian School, una escuela privada que, según los padres, coincidía con sus creencias cristianas. La escuela tiene la misión de «inculcar una visión bíblica del mundo» a sus alumnos y considera que la Biblia es la «autoridad final en todos los asuntos». No contrata a profesores que sean miembros de la comunidad LGBTQ.

Argumentan que el Tribunal de Apelación del 1er. Circuito de EE.UU. se equivocó al confirmar el programa de ayuda a la matrícula de Maine porque violaba la cláusula de libre ejercicio.

«La discriminación es discriminación, tanto si el gobierno afirma que se dirige a los que son religiosos como a los que hacen cosas religiosas», argumentaron sus abogados en los documentos judiciales.

El Fiscal General de Maine Aaron M. Frey, afirma que los fondos se destinan a escuelas no religiosas, incluso a organizaciones religiosas que imparten educación no religiosa. «Maine se niega a financiar una actividad explícitamente religiosa que es incompatible con una educación pública gratuita», dijo Frey.

Pena de muerte: presencia de un asesor espiritual

El 1 de noviembre los jueces volverán a abordar un tema que los ha dividido en el pasado: la presencia de un asesor espiritual durante la ejecución.

John Ramírez, condenado a muerte en Texas, pretende que su asesor espiritual esté con él en la cámara de ejecución para que pueda «imponer sus manos sobre él» y rezar de forma audible. Aunque el Departamento de Justicia Penal de Texas permite que un asesor esté presente en la sala, debe situarse en un rincón y no se le permite rezar en voz alta. El abogado de Ramírez dice que la política viola sus derechos de libertad religiosa.

El mes pasado, los jueces postergaron la ejecución y programaron la presentación de argumentos orales expeditos.

En los documentos judiciales, los abogados de Ramírez dicen que su pastor, el Dr. Dana Moore, es un ministro ordenado en la Segunda Iglesia Bautista de Corpus Christi. Ramírez cree que las acciones de Moore «ayudarán a su paso de la vida a la muerte y guiarán su camino hacia el más allá».

Los países que más personas ejecutan, los avances hacia la abolición y más: 5 datos sobre la pena de muerte en el mundo

Pero la prisión dice que sus políticas están destinadas a abordar las preocupaciones de seguridad y a remitirse a la experiencia de los administradores de la prisión para establecer procedimientos para mantener «el orden, la seguridad y la disciplina».

Ramírez fue condenado por el robo y homicidio de Pablo Castro en 2004 tras apuñalarlo 29 veces en el estacionamiento de una tienda. También robó a una segunda víctima a punta de cuchillo y huyó a México, evadiendo el arresto durante tres años y medio, según la oficina del Fiscal General de Texas.

Secretos de Estado, centros de detención de la CIA y vigilancia del FBI

Los jueces se ocuparán de dos casos relacionados con el llamado privilegio de los secretos de Estado, que permite al gobierno retener información que considera que podría perjudicar la seguridad nacional de ser revelada.

En el primero, que se presentará el 6 de octubre, el tribunal examinará un litigio planteado por los abogados de Abu Zubaydah, socio de Osama bin Laden, que se encuentra actualmente en Guantánamo y cuyos abogados intentan obtener información clasificada de antiguos contratistas de la CIA sobre su detención en el extranjero.

Zubaydah fue capturado inicialmente en Pakistán en marzo de 2002 y recluido en centros de detención de la CIA en el extranjero. Sus abogados intentan ahora obtener información mediante una citación de dos contratistas de la CIA (James Elmer Mitchell y John Bruce Jessen) que trabajaron en el programa de la CIA. Zubaydah quiere las pruebas para utilizarlas en un proceso penal en Polonia que confirmaría si la CIA operó un centro de detención en el país a principios de la década de 2000 y utilizó técnicas de interrogatorio.

Zubaydah pretende que los funcionarios polacos rindan cuentas por su complicidad en la detención ilegal y la tortura en un centro de la CIA en Stare Kiejkuty, Polonia.

El Tribunal de Apelación del 9º Circuito de EE.UU. rechazó la afirmación del gobierno de EE.UU. del privilegio de los secretos de Estado sobre parte de la información del caso, anulando el juicio del entonces Director de la CIA, Mike Pompeo, en relación con el posible daño a la seguridad nacional.

El segundo caso se refiere a un litigio planteado por tres hombres musulmanes que pretenden desafiar al FBI, argumentando que utilizó ilegalmente a un informante confidencial para recabar información sobre los musulmanes de su vecindario basándose en su identidad religiosa.

Un tribunal de distrito había desestimado las reclamaciones amparándose en el privilegio del secreto de Estado.

El 9º Circuito revocó la decisión, sosteniendo que la Ley de Vigilancia de la Inteligencia Extranjera (FISA, por sus siglas en inglés), una ley dirigida a las comunicaciones electrónicas, establece procedimientos para impugnar la vigilancia electrónica ilegal en las primeras fases del litigio y tiene prioridad sobre el privilegio del secreto de Estado.

El agente del FBI se infiltró en una mezquita del condado de Orange, California en 2006 y pasó más de un año recopilando nombres, números de teléfono, correos electrónicos y otra información de la comunidad.

Los abogados de Yassir Fazaga y otros dos hombres musulmanes argumentaron que su caso «pone en tela de juicio un programa de vigilancia doméstica del FBI que, según el propio informante del FBI, apuntaba a individuos para su vigilancia electrónica debido a su religión».

Fazaga dice que el 9º Circuito hizo bien en permitir que el caso siguiera adelante porque la FISA permite la revisión de la legalidad de la vigilancia «y al menos de entrada» desvía una reclamación basada en secretos de Estado.

Elizabeth Prelogar, entonces procuradora general en funciones de EE.UU., pidió a los jueces que revisaran la decisión del tribunal de apelación, argumentando que «socava la capacidad del Ejecutivo para proteger la información sensible de seguridad nacional y cumplir sus promesas a los aliados extranjeros».

(CNN) —  Por primera vez en más de un año, la Corte Suprema se reunirá en su majestuosa sala forrada de terciopelo carmesí el lunes para comenzar un nuevo mandato y escuchar algunos de los temas más divisivos de la actualidad, en un momento en que la legitimidad institucional de la Corte está bajo ataque y la mayoría del público desaprueba el trabajo que están haciendo los magistrados.

En los próximos meses, los nueve magistrados, seis nombrados por presidentes republicanos y tres por demócratas, abordarán el aborto, la Segunda Enmienda, la libertad religiosa y quizás incluso la “discriminación positiva”, al tiempo que rechazan las peticiones de los grupos de interés liberales para cambiar la composición del tribunal.

Varios de los jueces han iniciado incluso una inusual campaña en las últimas semanas para convencer al público de que no son, como dijo la jueza Amy Coney Barrett, «partidistas» sino que simplemente están divididos por sus filosofías judiciales.

Las apariciones públicas se producen cuando un tribunal profundamente dividido, en una orden de finales de verano, permitió que entrara en vigor una prohibición del aborto de seis semanas en Texas, convirtiendo un precedente de 50 años de la Corte Suprema en letra muerta en el segundo estado más grande del país y planteando preguntas sobre si el tribunal está preparado para aniquilar el caso Roe vs. Wade.

En una comparecencia el jueves, el magistrado Samuel Alito rechazó las críticas sobre la forma en que los jueces trataron la disputa que surgió en su agenda de emergencia, a veces denominada «shadow docket o agenda en la sombra». Alito apuntó especialmente a los que utilizan el término «agenda en la sombra», que según él sugiere erróneamente que el tribunal estaba haciendo algo «siniestro y amenazante». Sin embargo, Alito no se refirió a algunas de las mismas críticas que recibió su propia colega, la jueza Elena Kagan, quien utilizó la frase cuando disintió de la orden de Texas.

Se espera que todos los magistrados, excepto el juez Brett Kavanaugh, que resultó positivo en una prueba de covid-19 se sienten en el banquillo el lunes. Será el primer mandato completo de Barrett en el tribunal, y potencialmente el gran final del juez Stephen Breyer si se retira la próxima primavera. El pasado mandato terminó con un bandazo a la derecha en dos de los casos más cargados políticamente del mandato, cuando los jueces se dividieron 6 a 3, y pusieron de manifiesto, una vez más, el impacto de los tres nominados del expresidente Donald Trump.

«Creo que podemos haber llegado a un punto de inflexión», dijo Irv Gornstein, el director ejecutivo del Instituto de la Corte Suprema en el Centro de Derecho de Georgetown. «Si en un lapso de dos o tres mandatos, vemos decisiones arrolladoras que tienden a la derecha sobre los disensos del lado izquierdo en cada uno de los temas más políticamente divisivos: voto, armas, aborto y discriminación positiva, la percepción de la corte puede verse alterada permanentemente».

La Fiscal General Adjunta Lisa Monaco hace que el secretario de la Corte Suprema lea el nombramiento de la jueza Amy Coney Barrett, el viernes 1 de octubre.

A diferencia de la mayoría de los años, el tribunal no tuvo su habitual receso de verano este año, un momento en el que los jueces normalmente huyen de Washington y permanecen desapercibidos. En su lugar, el tribunal se vio salpicado de importantes solicitudes de emergencia que llegaron a ellos sin el beneficio de un calendario completo de informes o argumentos orales.

Durante el verano invalidaron la llamada moratoria de desalojo del presidente Joe Biden, y bloquearon su intento de poner fin a una política de asilo de la era Trump. Barrett, actuando en solitario, despejó el camino para que entrara en vigor el mandato de vacunación de la Universidad de Indiana. La jueza Sonia Sotomayor hizo, la semana pasada, lo mismo con el mandato de vacunas en las escuelas de Nueva York.

La jueza de la Corte Suprema Sonia Sotomayor rechaza la solicitud para bloquear el mandato de vacunas escolares de la ciudad de Nueva York

Sin embargo, lo más notable es que el 1 de septiembre, un tribunal de 5-4 permitió que la controvertida prohibición del aborto de seis semanas en Texas entrara en vigor a la espera de una apelación.

Esta decisión irrumpió en la esfera política y provocó un nuevo llamamiento de la izquierda para que se añadan jueces al tribunal, en lo que los críticos denominan un moderno esquema de “empaquetamiento de tribunales”.

OPINÓN | La repulsiva ley de aborto de Texas es hipocresía pura de los republicanos El aborto: la ley de Mississippi es un desafío directo a Roe vs. Wade

El mandato de Texas se produjo después de que la Corte Suprema aceptara escuchar el litigio más importante sobre el aborto en unos 30 años, un desafío directo a Roe vs. Wade. El caso, que se debatirá el 1 de diciembre, se refiere a la prohibición del aborto posterior a las 15 semanas en Mississippi.

Los abogados de la Organización de Salud de la Mujer de Jackson solicitan a la Corte Suprema que invalide la ley y que mantenga Roe, la histórica decisión de 1973 que legaliza el aborto en todo el país antes de la viabilidad, que puede producirse en torno a las 24 semanas de embarazo. En los escritos destacan que si el tribunal elimina esta decisión decisiva, los críticos dirán que el fallo se produjo solo por un cambio en la composición del tribunal.

Aborto: ¿cuáles son los estados de EE.UU. con las leyes más restrictivas?

«A menos que se perciba que la Corte Suprema no representa más que las preferencias de sus miembros actuales, es fundamental que la protección judicial se mantenga firme en ausencia de los cambios más dramáticos e inesperados en la ley o en los hechos», escribió Julie Rikelman, del Centro de Derechos Reproductivos.

La «Ley de Edad Gestacional» de Mississippi, aprobada en 2018 y desde entonces bloqueada por dos tribunales federales, permite el aborto después de las 15 semanas «solo en emergencias médicas o por anormalidad fetal grave» y no tiene excepciones por violación o incesto. Si los médicos realizan abortos fuera de los parámetros de la ley, se les suspende o revoca la licencia médica y podrán ser objeto de sanciones y multas adicionales.

El fiscal general del estado argumentó que el caso Roe vs. Wade fue «atrozmente erróneo» y debería ser anulado.

«La conclusión de que el aborto es un derecho constitucional no tiene ninguna base en el texto, la estructura, la historia o la tradición», dijo la fiscal general del estado, Lynn Fitch, a los jueces en un escrito durante el verano.

Fitch dijo que los argumentos para anular Roe son «abrumadores».

Un tribunal de distrito bloqueó la ley en una decisión confirmada por un tribunal federal de apelaciones.

«En una línea ininterrumpida que se remonta a Roe vs. Wade, los casos de aborto de la Corte Suprema han establecido (y afirmado y reafirmado) el derecho de una mujer a elegir un aborto antes de la viabilidad», dijo un panel de jueces del Tribunal de Apelaciones del 5º Circuito de Estados Unidos en diciembre de 2019. «Los estados pueden regular los procedimientos de aborto antes de la viabilidad siempre que no prohíban los abortos», sostuvo el tribunal y concluyó que «la ley en cuestión es una prohibición».

Roe vs. Wade: el caso que despenalizó el aborto en Estados Unidos Segunda Enmienda: impugnación de la ley de portación oculta de NY

El 3 de noviembre, los magistrados escucharán un caso histórico sobre el alcance del derecho a poseer y portar armas establecido por la Segunda Enmienda.

En 2008, en el caso Distrito de Columbia vs. Heller, el tribunal sostuvo por primera vez que la Segunda Enmienda protege el derecho de un individuo a tener y portar armas en su casa para su defensa. Salvo una decisión posterior dos años después, los jueces se han mantenido prácticamente alejados del tema, lo que ha enfurecido a los defensores de los derechos a portar armas e incluso a algunos de los propios magistrados.

Ahora la atención se centrará en los nominados de Trump, en particular Kavanaugh y Barrett, que señalaron durante sus mandatos en los tribunales inferiores que piensan que la Corte Suprema debe cambiar la forma en que evalúa las regulaciones de armas. Otros, como el juez Clarence Thomas, han dejado claro que creen que los tribunales inferiores han estado haciendo caso omiso del fallo del caso Heller. Thomas ha dicho, por ejemplo, que cree que la «Segunda Enmienda es un derecho desfavorecido en este tribunal«.

Roberts, Kavanaugh y Barrett se han apoderado de la Corte Suprema, por ahora

El nuevo caso, New York State Rifle & Pistol Association vs. Bruen, se refiere a una ley de Nueva York que regula las licencias para llevar armas ocultas en público. La ley exige que un residente obtenga una licencia para llevar una pistola o revólver oculto y demostrar que existe una «causa adecuada» para el permiso. Los residentes deben demostrar que tienen una gran necesidad de la licencia y que se enfrentan a un «peligro especial o único para su vida».

El Tribunal de Apelación del 2º Circuito de EE.UU. sostuvo que la ley de Nueva York no viola la Segunda Enmienda.
«La ley es coherente con el alcance histórico de la Segunda Enmienda y promueve directamente los intereses apremiantes de Nueva York en materia de seguridad pública y prevención del delito», dijo la fiscal general del estado de Nueva York, Letitia James, a la Corte Suprema.

En un escrito, James escribió que la ley requiere que los solicitantes que quieran llevar un arma de fuego en público sin restricciones demuestren una «necesidad real y articulable, en lugar de meramente especulativa o plausible, de autodefensa». En resumen, James sostiene que el Estado tiene derecho a regular la portación oculta en zonas frecuentadas por el público.

James advirtió que una sentencia a favor de los impugnadores «pondría en peligro las restricciones a las armas de fuego que todos los Estados y el gobierno federal han adoptado para proteger al público en lugares sensibles en los que suele congregarse la gente» como juzgados, aeropuertos, metros y escuelas.

En Texas ahora se pueden portar armas abiertamente en público sin un permiso o capacitación. La policía dice que la nueva ley les dificulta su trabajo

El gobierno de Biden apoya a Nueva York, y dijo al tribunal en un escrito amicus curiae que, aunque la Segunda Enmienda protege el derecho de un individuo a tener y portar armas, el derecho «no es absoluto».

«Durante siglos, los legisladores han protegido al público regulando razonablemente cuestiones como quién puede poseer armas, dónde se pueden llevar y cómo se pueden fabricar, transportar, vender, almacenar y portar», escribió el procurador general en funciones, Brian H. Fletcher.

Los demandantes en el caso son Robert Nash, Brandon Koch y la New York State Rifle and Pistol Association. Están representados por Paul Clement, que fue procurador general en el gobierno del presidente George W. Bush.

Clement argumentó que, aunque el derecho a tener y portar armas puede tener su mayor aplicación en el hogar, «el derecho a portar armas se extiende obviamente fuera del hogar» y está «íntimamente relacionado con el derecho a la autodefensa».

Los dos demandantes han pasado todas las comprobaciones de antecedentes requeridas y han obtenido licencias para llevar armas para cazar y practicar el tiro al blanco, pero no han podido demostrar la necesidad especial de defensa personal que exige la ley para recibir una licencia sin restricciones.

Clement dijo que la ley hace casi imposible que un individuo ordinario obtenga una licencia porque el estándar de «causa adecuada» es muy exigente y se deja a la «amplia discreción» del funcionario que otorga la licencia.

«Un buen carácter moral, incluso impecable, más el simple deseo de ejercer un derecho fundamental no es suficiente», escribió Clement. «Tampoco lo es vivir o estar empleado en una zona de alta criminalidad».

Libertad religiosa: subsidios escolares en Maine

En los últimos años, los conservadores del tribunal han avanzado en la protección de la Cláusula de Libre Ejercicio de la Constitución y el 8 de diciembre escucharán un nuevo caso relacionado con un programa de ayuda escolar de Maine.

Los padres de algunas zonas rurales del estado que carecen de distrito escolar reciben vales para que puedan enviar a sus hijos a escuelas privadas, incluidas las de afiliación religiosa. El objetivo del programa, según el estado, es dar a los estudiantes una educación aproximadamente equivalente a la que habrían tenido si hubiera habido una escuela pública en su zona.

Pero el Estado pone el límite a las escuelas de afiliación religiosa que no solo enseñan materias académicas, sino que también presentan el material a través de la lente de su fe. En términos legales, la distinción es entre el «estatus» y el «uso» de las escuelas religiosas.

En los últimos años, el tribunal ha fallado a favor de que los fondos públicos vayan a las escuelas aunque tengan una identidad o estatus religioso. En 2017, el tribunal determinó que un estado no podía restringir los fondos para repavimentar los patios de recreo a un preescolar propiedad de la iglesia. El año pasado, el tribunal sostuvo que el estado no podía bloquear los fondos públicos basándose únicamente en la condición religiosa de la escuela.

Pero un tribunal inferior confirmó el programa actual de Maine porque dijo que no excluía a las escuelas por su condición, sino que se basaba en el hecho de que los fondos públicos se utilizarían para la enseñanza religiosa.

La demanda fue presentada por David y Amy Carson, así como por otros padres. Los Carson querían enviar a su hijo a la Bangor Christian School, una escuela privada que, según los padres, coincidía con sus creencias cristianas. La escuela tiene la misión de «inculcar una visión bíblica del mundo» a sus alumnos y considera que la Biblia es la «autoridad final en todos los asuntos». No contrata a profesores que sean miembros de la comunidad LGBTQ.

Argumentan que el Tribunal de Apelación del 1er. Circuito de EE.UU. se equivocó al confirmar el programa de ayuda a la matrícula de Maine porque violaba la cláusula de libre ejercicio.

«La discriminación es discriminación, tanto si el gobierno afirma que se dirige a los que son religiosos como a los que hacen cosas religiosas», argumentaron sus abogados en los documentos judiciales.

El Fiscal General de Maine Aaron M. Frey, afirma que los fondos se destinan a escuelas no religiosas, incluso a organizaciones religiosas que imparten educación no religiosa. «Maine se niega a financiar una actividad explícitamente religiosa que es incompatible con una educación pública gratuita», dijo Frey.

Pena de muerte: presencia de un asesor espiritual

El 1 de noviembre los jueces volverán a abordar un tema que los ha dividido en el pasado: la presencia de un asesor espiritual durante la ejecución.

John Ramírez, condenado a muerte en Texas, pretende que su asesor espiritual esté con él en la cámara de ejecución para que pueda «imponer sus manos sobre él» y rezar de forma audible. Aunque el Departamento de Justicia Penal de Texas permite que un asesor esté presente en la sala, debe situarse en un rincón y no se le permite rezar en voz alta. El abogado de Ramírez dice que la política viola sus derechos de libertad religiosa.

El mes pasado, los jueces postergaron la ejecución y programaron la presentación de argumentos orales expeditos.

En los documentos judiciales, los abogados de Ramírez dicen que su pastor, el Dr. Dana Moore, es un ministro ordenado en la Segunda Iglesia Bautista de Corpus Christi. Ramírez cree que las acciones de Moore «ayudarán a su paso de la vida a la muerte y guiarán su camino hacia el más allá».

Los países que más personas ejecutan, los avances hacia la abolición y más: 5 datos sobre la pena de muerte en el mundo

Pero la prisión dice que sus políticas están destinadas a abordar las preocupaciones de seguridad y a remitirse a la experiencia de los administradores de la prisión para establecer procedimientos para mantener «el orden, la seguridad y la disciplina».

Ramírez fue condenado por el robo y homicidio de Pablo Castro en 2004 tras apuñalarlo 29 veces en el estacionamiento de una tienda. También robó a una segunda víctima a punta de cuchillo y huyó a México, evadiendo el arresto durante tres años y medio, según la oficina del Fiscal General de Texas.

Secretos de Estado, centros de detención de la CIA y vigilancia del FBI

Los jueces se ocuparán de dos casos relacionados con el llamado privilegio de los secretos de Estado, que permite al gobierno retener información que considera que podría perjudicar la seguridad nacional de ser revelada.

En el primero, que se presentará el 6 de octubre, el tribunal examinará un litigio planteado por los abogados de Abu Zubaydah, socio de Osama bin Laden, que se encuentra actualmente en Guantánamo y cuyos abogados intentan obtener información clasificada de antiguos contratistas de la CIA sobre su detención en el extranjero.

Zubaydah fue capturado inicialmente en Pakistán en marzo de 2002 y recluido en centros de detención de la CIA en el extranjero. Sus abogados intentan ahora obtener información mediante una citación de dos contratistas de la CIA (James Elmer Mitchell y John Bruce Jessen) que trabajaron en el programa de la CIA. Zubaydah quiere las pruebas para utilizarlas en un proceso penal en Polonia que confirmaría si la CIA operó un centro de detención en el país a principios de la década de 2000 y utilizó técnicas de interrogatorio.

Zubaydah pretende que los funcionarios polacos rindan cuentas por su complicidad en la detención ilegal y la tortura en un centro de la CIA en Stare Kiejkuty, Polonia.

El Tribunal de Apelación del 9º Circuito de EE.UU. rechazó la afirmación del gobierno de EE.UU. del privilegio de los secretos de Estado sobre parte de la información del caso, anulando el juicio del entonces Director de la CIA, Mike Pompeo, en relación con el posible daño a la seguridad nacional.

El segundo caso se refiere a un litigio planteado por tres hombres musulmanes que pretenden desafiar al FBI, argumentando que utilizó ilegalmente a un informante confidencial para recabar información sobre los musulmanes de su vecindario basándose en su identidad religiosa.

Un tribunal de distrito había desestimado las reclamaciones amparándose en el privilegio del secreto de Estado.

El 9º Circuito revocó la decisión, sosteniendo que la Ley de Vigilancia de la Inteligencia Extranjera (FISA, por sus siglas en inglés), una ley dirigida a las comunicaciones electrónicas, establece procedimientos para impugnar la vigilancia electrónica ilegal en las primeras fases del litigio y tiene prioridad sobre el privilegio del secreto de Estado.

El agente del FBI se infiltró en una mezquita del condado de Orange, California en 2006 y pasó más de un año recopilando nombres, números de teléfono, correos electrónicos y otra información de la comunidad.

Los abogados de Yassir Fazaga y otros dos hombres musulmanes argumentaron que su caso «pone en tela de juicio un programa de vigilancia doméstica del FBI que, según el propio informante del FBI, apuntaba a individuos para su vigilancia electrónica debido a su religión».

Fazaga dice que el 9º Circuito hizo bien en permitir que el caso siguiera adelante porque la FISA permite la revisión de la legalidad de la vigilancia «y al menos de entrada» desvía una reclamación basada en secretos de Estado.

Elizabeth Prelogar, entonces procuradora general en funciones de EE.UU., pidió a los jueces que revisaran la decisión del tribunal de apelación, argumentando que «socava la capacidad del Ejecutivo para proteger la información sensible de seguridad nacional y cumplir sus promesas a los aliados extranjeros».

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver