Las políticas de inmigración de EE.UU. hacia los haitianos han sido racistas durante mucho tiempo, dicen los defensores

(CNN) — El paralelismo era sorprendente. Las imágenes de las orillas del Río Grande de hace unos días mostraban a los agentes de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos montados a caballo, blandiendo largas riendas, mientras intentaban acorralar a los migrantes haitianos que buscaban refugio en la frontera. En un vídeo se podía escuchar a un agente gritando insultos a los migrantes.

Las escenas evocaban una época más oscura de la historia del país: el siglo XIX, cuando se utilizaban patrullas de esclavos para controlar los movimientos de los negros.

Pero para algunos expertos y defensores, el trato de la administración Biden a los migrantes haitianos no ha sido sorprendente.

«Cuando los solicitantes de asilo negros o los inmigrantes negros se enfrentan al poder del Estado, ya sea la policía local en las calles o (los agentes federales)… se enfrentan de forma violenta a niveles diferentes de lo que vemos que ocurre con los migrantes que no son negros», dijo Nana Gyamfi, directora ejecutiva de la Alianza Negra para la Inmigración Justa.

Lo que preocupa a residentes cerca de frontera en Texas 3:03

Para los defensores de los derechos de los inmigrantes, como Gyamfi, las políticas del gobierno federal hacia los inmigrantes haitianos en las últimas semanas sólo refuerzan lo que saben desde hace tiempo: los haitianos y otros inmigrantes negros tienen una situación diferente en el sistema de inmigración de Estados Unidos que los inmigrantes que no son negros.

El gobierno de Biden ha admitido a algunos haitianos, pero ha deportado a muchos otros

Hay muchas razones por las que miles de haitianos hacen el peligroso viaje a Estados Unidos.

Algunos abandonaron su país de origen para ir a Sudamérica hace más de una década, huyendo de un catastrófico terremoto en 2010 que mató a cientos de miles de personas y desplazó inicialmente a más de un millón. Los que se quedaron, vieron cómo se desestabilizaba aún más su ya difícil nación; desde entonces, Haití nunca se ha recuperado del todo.

Estados Unidos encuentra un número «sin precedentes» de inmigrantes en la frontera sur, dice el secretario de Seguridad Nacional

Este año, mientras el país luchaba contra una pandemia mundial y una aguda crisis de hambre, el presidente del país, Jovenel Moise, fue asesinado en julio. Un mes después, un terremoto de 7,2 grados de magnitud mató a más de 2.000 haitianos y dejó miles de heridos. La violencia de las bandas y la pobreza a la que ya se enfrentaban los haitianos empeoraron.

Los efectos agravantes de estas circunstancias han llevado a muchos haitianos a abandonar sus hogares en busca de una vida mejor.

Hasta cierto punto, el gobierno estadounidense ha reconocido lo peligrosas que son las condiciones en Haití. A principios de este año, el gobierno de Biden anunció que unos 100.000 haitianos en Estados Unidos podrían solicitar el estatus de protección temporal, que les permitiría permanecer legalmente en el país durante 18 meses. Pero las protecciones humanitarias solo se aplican a los que ya están en Estados Unidos a partir del 29 de julio.

En las últimas semanas, decenas de miles de migrantes -la mayoría de ellos haitianos- se reunieron en un campamento improvisado en Del Rio, Texas, donde vivían en condiciones miserables con la esperanza de ser procesados por el sistema de inmigración estadounidense. Esta oleada de migrantes cogió por sorpresa a las autoridades de inmigración estadounidenses, que empezaron a aumentar los vuelos de deportación para disuadir a más haitianos de llegar a la frontera. En pocos días, el campamento había sido desalojado.

A algunos migrantes se les convenció de que cruzaran la frontera de vuelta a México, a otros se les puso bajo custodia federal y a otros se les liberó en Estados Unidos. Otros, sin embargo, fueron expulsados a Haití sin la oportunidad de presentar un caso de asilo, obligados a regresar a una patria más peligrosa de la que inicialmente huyeron.

Estados Unidos deportará mayoría de haitianos bajo puente 3:03

El secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, ha citado tres razones por las que los migrantes pueden ser liberados en Estados Unidos, en lugar de ser expulsados: si se determina que son vulnerables, como alguien que está embarazada; si la capacidad operativa es escasa; o si la persona podría ser torturada si fuera devuelta. Estos inmigrantes aún tendrían que completar los procedimientos de inmigración, en los que un juez de inmigración determinará en última instancia si pueden permanecer en Estados Unidos o ser deportados.

Los defensores, sin embargo, argumentan que a los aproximadamente 4.600 haitianos que han sido expulsados de EE.UU. en las últimas semanas se les debería haber permitido quedarse y solicitar asilo, según la legislación federal e internacional.

«Estados Unidos fue capaz de sacar a entre 10 y 15.000 personas (de debajo del puente de Del Rio) en menos de una semana», dijo Guerline Jozef, directora ejecutiva de la organización de defensa de los derechos humanos Haitian Bridge Alliance. «Así que si tienen la voluntad de protegerlos, pueden hacerlo».

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EE.UU. señaló los recientes comentarios de Mayorkas, quien dijo que las imágenes en la frontera «no reflejan lo que somos, lo que aspiramos a ser, o la integridad y los valores de nuestro personal verdaderamente heroico en el Departamento de Seguridad Nacional».

Añadió que EE.UU. consideraba a Haití lo suficientemente seguro para que los migrantes regresaran.

«Hemos continuado estudiando las condiciones en Haití, y de hecho hemos determinado, a pesar del trágico y devastador terremoto, que Haití es de hecho capaz de recibir individuos», dijo Mayorkas en una rueda de prensa en la Casa Blanca el 24 de septiembre.

«Y estamos trabajando con Haití y con las agencias de ayuda humanitaria para garantizar que su regreso se realice de la forma más segura y humana posible», añadió.

Las políticas recientes han tenido como objetivo disuadir a los haitianos de entrar en Estados Unidos

El gobierno estadounidense ha empleado una serie de políticas en los últimos años para disuadir a los migrantes de cruzar la frontera sur. Muchas de ellas afectan de forma desproporcionada a los haitianos.

El gobierno de Biden se basa en una norma de salud pública, conocida como Título 42, para expulsar rápidamente a los migrantes, incluidos los haitianos, que se encuentran en la frontera entre Estados Unidos y México. El Título 42, invocado durante la administración de Trump, ha sido objeto de un intenso escrutinio por parte de los defensores de los inmigrantes, ya que prohíbe en gran medida que los migrantes soliciten asilo en Estados Unidos.

El gobierno de Biden ha argumentado que la norma se invoca para proteger la salud de los migrantes, el personal fronterizo y las comunidades locales, dada la reciente afluencia de personas en la frontera.

«Lo hacemos por una necesidad de salud pública», dijo Mayorkas en una rueda de prensa en la Casa Blanca el 24 de septiembre. «No es una política de inmigración. No es una política de inmigración que nosotros abrazaríamos».

No se había visto este trato a haitianos, dice analista 1:50

En septiembre, un juez federal impidió que el gobierno de Biden expulsara a las familias migrantes con niños detenidas en la frontera entre Estados Unidos y México en virtud de la orden de salud pública, pero dejó en suspenso esa decisión durante dos semanas. En el ínterin, el gobierno de Biden la apeló y un tribunal de apelación accedió a la petición de la administración de dejar en suspenso la orden del tribunal inferior.

Antes del Título 42, el gobierno estadounidense rechazaba a los migrantes mediante un proceso conocido como medición. A partir de 2016, los solicitantes de asilo en la frontera eran incluidos en una lista de espera y se les decía que debían permanecer en México hasta que les llegara el turno de iniciar el proceso de asilo. La medición se dirigía principalmente a los solicitantes de asilo haitianos, según el grupo de defensa American Immigration Council, y a menudo se hacía esperar a los migrantes durante años antes de que sus solicitudes fueran escuchadas.

Cuando sus casos son finalmente atendidos, a los haitianos se les concede el menor porcentaje de asilo de todas las nacionalidades de las que se dispone de datos, según un análisis reciente de Associated Press.

La crisis de los inmigrantes haitianos deja al descubierto las desavenencias de Biden en materia de inmigración

Los haitianos y otros inmigrantes negros, como los de Jamaica, Liberia y Camerún, también se enfrentan a un contacto desproporcionado con las fuerzas del orden y el sistema de justicia penal, afirma Gyamfi.

El año pasado, Estados Unidos detuvo sistemáticamente a más familias haitianas que a las de cualquier otra nacionalidad, según la organización sin ánimo de lucro de Texas RAICES. El grupo también descubrió que los haitianos pagaban fianzas más altas que otros inmigrantes detenidos, lo que significa que también permanecen más tiempo en las instalaciones del ICE.

Además, los inmigrantes negros representaron alrededor del 20% de los que se enfrentan a la deportación por motivos penales, aunque sólo representan el 7% de la población no ciudadana del país, según un informe de 2016 de la Alianza Negra para la Inmigración Justa. Eso a pesar de que no hay pruebas que sugieran que los inmigrantes negros sean más propensos que otros grupos a cometer delitos.

«A fin de cuentas, se basa en el perfil racial: las mismas razones por las que encontramos que los afroamericanos son arrestados de forma desproporcionada, que se les acusa de mayores delitos, que se les condena a periodos más largos», dijo Gyamfi. «Todo eso se aplica a los inmigrantes negros».

CNN se ha puesto en contacto con el Departamento de Seguridad Nacional para pedirle comentarios.

Este trato por parte del gobierno estadounidense no es nuevo

El trato discriminatorio del gobierno estadounidense a los migrantes haitianos se remonta a décadas atrás, abarcando tanto las administraciones republicanas como las demócratas, según los expertos.

Los haitianos empezaron a llegar a Estados Unidos en mayor número después de la Ley de Inmigración y Nacionalidad de 1965, que abolió las cuotas basadas en la nacionalidad, explicó Regine Jackson, profesora asociada de sociología y estudios africanos en el Agnes Scott College. Esas cifras siguieron creciendo a lo largo de los años 70 y 80.

Bajo la administración del presidente Jimmy Carter, los inmigrantes haitianos fueron sometidos a procedimientos especiales que los llevaron a ser detenidos y deportados por la vía rápida, a menudo sin una representación legal adecuada ni traductores. Aunque un juez federal acabó declarando inconstitucional ese proceso, los haitianos siguieron sufriendo restricciones y un trato duro.

La forma en que se trató a los haitianos se redujo a una distinción entre los refugiados, que huyen de la opresión política y, por lo general, son elegibles para el asilo, y los migrantes económicos, que buscan mejores oportunidades y, por lo general, no son elegibles para el asilo, dijo Jackson.

Estados Unidos adoptó la postura de que admitir a los haitianos como refugiados afectaría a las relaciones diplomáticas con el gobierno anticomunista del país, considerado un aliado. Por ello, clasificó a los haitianos como inmigrantes económicos, aunque algunos huyeran del violento régimen del dictador François Duvalier, apoyado por Estados Unidos.

«Esa designación no reconoce cómo las circunstancias políticas y económicas -las causas fundamentales que conducen a la migración- están entrelazadas», dijo Jackson. «Seguimos viendo el legado de esa distinción incluso hoy en día».

Jackson compara el trato que reciben los inmigrantes haitianos con el que recibe otro grupo de inmigrantes caribeños: los cubanos.

Harris critica a Policía Fronteriza por trato a haitianos 0:44

En 1980, más de 100.000 cubanos y miles de haitianos llegaron a las costas estadounidenses en busca de refugio. Pero mientras que los cubanos fueron acogidos en su mayoría como refugiados políticos y liberados en EE.UU., los haitianos fueron detenidos durante más tiempo o devueltos a su país de origen, dijo.

«Se trata de una distinción de nacionalidad, pero también de una política que tenía una motivación racial», añadió Jackson.

Cuando el presidente Ronald Reagan llegó al poder a principios de 1981, instituyó una nueva política de detención y ordenó a los guardacostas estadounidenses que interceptaran las embarcaciones con solicitantes de asilo haitianos antes de que llegaran a las costas de Estados Unidos, políticas que continuarían durante los años 90 con George H.W. Bush y Bill Clinton.

El temor a que los migrantes haitianos estuvieran infectados por el VIH/SIDA también se utilizó como justificación para su detención.

Aun así, los haitianos siguen llegando a Estados Unidos

Los defensores dicen que los migrantes haitianos les dicen que quieren vivir en un país donde se respeten los derechos humanos y donde ellos y sus hijos puedan estar seguros.

Sin embargo, la realidad para ellos suele ser diferente.

«Nosotros, como estadounidenses, vendemos al mundo una imagen que no es necesariamente cierta», dijo Jozef, de la Alianza Puente Haitiano.

«La gente cree en la libertad que se les proporcionará si vienen a Estados Unidos como solicitantes de asilo, como refugiados, o en necesidad de protección, solo para encontrarse con la violencia y la discriminación y el racismo anti-negro».

A pesar de esto, y de lo que los defensores dicen que es un patrón de trato discriminatorio por parte de las autoridades de inmigración estadounidenses, muchos haitianos siguen haciendo el viaje a Estados Unidos.

Priscilla Álvarez, de CNN, contribuyó a este artículo.

(CNN) — El paralelismo era sorprendente. Las imágenes de las orillas del Río Grande de hace unos días mostraban a los agentes de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos montados a caballo, blandiendo largas riendas, mientras intentaban acorralar a los migrantes haitianos que buscaban refugio en la frontera. En un vídeo se podía escuchar a un agente gritando insultos a los migrantes.

Las escenas evocaban una época más oscura de la historia del país: el siglo XIX, cuando se utilizaban patrullas de esclavos para controlar los movimientos de los negros.

Pero para algunos expertos y defensores, el trato de la administración Biden a los migrantes haitianos no ha sido sorprendente.

«Cuando los solicitantes de asilo negros o los inmigrantes negros se enfrentan al poder del Estado, ya sea la policía local en las calles o (los agentes federales)… se enfrentan de forma violenta a niveles diferentes de lo que vemos que ocurre con los migrantes que no son negros», dijo Nana Gyamfi, directora ejecutiva de la Alianza Negra para la Inmigración Justa.

Lo que preocupa a residentes cerca de frontera en Texas 3:03

Para los defensores de los derechos de los inmigrantes, como Gyamfi, las políticas del gobierno federal hacia los inmigrantes haitianos en las últimas semanas sólo refuerzan lo que saben desde hace tiempo: los haitianos y otros inmigrantes negros tienen una situación diferente en el sistema de inmigración de Estados Unidos que los inmigrantes que no son negros.

El gobierno de Biden ha admitido a algunos haitianos, pero ha deportado a muchos otros

Hay muchas razones por las que miles de haitianos hacen el peligroso viaje a Estados Unidos.

Algunos abandonaron su país de origen para ir a Sudamérica hace más de una década, huyendo de un catastrófico terremoto en 2010 que mató a cientos de miles de personas y desplazó inicialmente a más de un millón. Los que se quedaron, vieron cómo se desestabilizaba aún más su ya difícil nación; desde entonces, Haití nunca se ha recuperado del todo.

Estados Unidos encuentra un número «sin precedentes» de inmigrantes en la frontera sur, dice el secretario de Seguridad Nacional

Este año, mientras el país luchaba contra una pandemia mundial y una aguda crisis de hambre, el presidente del país, Jovenel Moise, fue asesinado en julio. Un mes después, un terremoto de 7,2 grados de magnitud mató a más de 2.000 haitianos y dejó miles de heridos. La violencia de las bandas y la pobreza a la que ya se enfrentaban los haitianos empeoraron.

Los efectos agravantes de estas circunstancias han llevado a muchos haitianos a abandonar sus hogares en busca de una vida mejor.

Hasta cierto punto, el gobierno estadounidense ha reconocido lo peligrosas que son las condiciones en Haití. A principios de este año, el gobierno de Biden anunció que unos 100.000 haitianos en Estados Unidos podrían solicitar el estatus de protección temporal, que les permitiría permanecer legalmente en el país durante 18 meses. Pero las protecciones humanitarias solo se aplican a los que ya están en Estados Unidos a partir del 29 de julio.

En las últimas semanas, decenas de miles de migrantes -la mayoría de ellos haitianos- se reunieron en un campamento improvisado en Del Rio, Texas, donde vivían en condiciones miserables con la esperanza de ser procesados por el sistema de inmigración estadounidense. Esta oleada de migrantes cogió por sorpresa a las autoridades de inmigración estadounidenses, que empezaron a aumentar los vuelos de deportación para disuadir a más haitianos de llegar a la frontera. En pocos días, el campamento había sido desalojado.

A algunos migrantes se les convenció de que cruzaran la frontera de vuelta a México, a otros se les puso bajo custodia federal y a otros se les liberó en Estados Unidos. Otros, sin embargo, fueron expulsados a Haití sin la oportunidad de presentar un caso de asilo, obligados a regresar a una patria más peligrosa de la que inicialmente huyeron.

Estados Unidos deportará mayoría de haitianos bajo puente 3:03

El secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, ha citado tres razones por las que los migrantes pueden ser liberados en Estados Unidos, en lugar de ser expulsados: si se determina que son vulnerables, como alguien que está embarazada; si la capacidad operativa es escasa; o si la persona podría ser torturada si fuera devuelta. Estos inmigrantes aún tendrían que completar los procedimientos de inmigración, en los que un juez de inmigración determinará en última instancia si pueden permanecer en Estados Unidos o ser deportados.

Los defensores, sin embargo, argumentan que a los aproximadamente 4.600 haitianos que han sido expulsados de EE.UU. en las últimas semanas se les debería haber permitido quedarse y solicitar asilo, según la legislación federal e internacional.

«Estados Unidos fue capaz de sacar a entre 10 y 15.000 personas (de debajo del puente de Del Rio) en menos de una semana», dijo Guerline Jozef, directora ejecutiva de la organización de defensa de los derechos humanos Haitian Bridge Alliance. «Así que si tienen la voluntad de protegerlos, pueden hacerlo».

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EE.UU. señaló los recientes comentarios de Mayorkas, quien dijo que las imágenes en la frontera «no reflejan lo que somos, lo que aspiramos a ser, o la integridad y los valores de nuestro personal verdaderamente heroico en el Departamento de Seguridad Nacional».

Añadió que EE.UU. consideraba a Haití lo suficientemente seguro para que los migrantes regresaran.

«Hemos continuado estudiando las condiciones en Haití, y de hecho hemos determinado, a pesar del trágico y devastador terremoto, que Haití es de hecho capaz de recibir individuos», dijo Mayorkas en una rueda de prensa en la Casa Blanca el 24 de septiembre.

«Y estamos trabajando con Haití y con las agencias de ayuda humanitaria para garantizar que su regreso se realice de la forma más segura y humana posible», añadió.

Las políticas recientes han tenido como objetivo disuadir a los haitianos de entrar en Estados Unidos

El gobierno estadounidense ha empleado una serie de políticas en los últimos años para disuadir a los migrantes de cruzar la frontera sur. Muchas de ellas afectan de forma desproporcionada a los haitianos.

El gobierno de Biden se basa en una norma de salud pública, conocida como Título 42, para expulsar rápidamente a los migrantes, incluidos los haitianos, que se encuentran en la frontera entre Estados Unidos y México. El Título 42, invocado durante la administración de Trump, ha sido objeto de un intenso escrutinio por parte de los defensores de los inmigrantes, ya que prohíbe en gran medida que los migrantes soliciten asilo en Estados Unidos.

El gobierno de Biden ha argumentado que la norma se invoca para proteger la salud de los migrantes, el personal fronterizo y las comunidades locales, dada la reciente afluencia de personas en la frontera.

«Lo hacemos por una necesidad de salud pública», dijo Mayorkas en una rueda de prensa en la Casa Blanca el 24 de septiembre. «No es una política de inmigración. No es una política de inmigración que nosotros abrazaríamos».

No se había visto este trato a haitianos, dice analista 1:50

En septiembre, un juez federal impidió que el gobierno de Biden expulsara a las familias migrantes con niños detenidas en la frontera entre Estados Unidos y México en virtud de la orden de salud pública, pero dejó en suspenso esa decisión durante dos semanas. En el ínterin, el gobierno de Biden la apeló y un tribunal de apelación accedió a la petición de la administración de dejar en suspenso la orden del tribunal inferior.

Antes del Título 42, el gobierno estadounidense rechazaba a los migrantes mediante un proceso conocido como medición. A partir de 2016, los solicitantes de asilo en la frontera eran incluidos en una lista de espera y se les decía que debían permanecer en México hasta que les llegara el turno de iniciar el proceso de asilo. La medición se dirigía principalmente a los solicitantes de asilo haitianos, según el grupo de defensa American Immigration Council, y a menudo se hacía esperar a los migrantes durante años antes de que sus solicitudes fueran escuchadas.

Cuando sus casos son finalmente atendidos, a los haitianos se les concede el menor porcentaje de asilo de todas las nacionalidades de las que se dispone de datos, según un análisis reciente de Associated Press.

La crisis de los inmigrantes haitianos deja al descubierto las desavenencias de Biden en materia de inmigración

Los haitianos y otros inmigrantes negros, como los de Jamaica, Liberia y Camerún, también se enfrentan a un contacto desproporcionado con las fuerzas del orden y el sistema de justicia penal, afirma Gyamfi.

El año pasado, Estados Unidos detuvo sistemáticamente a más familias haitianas que a las de cualquier otra nacionalidad, según la organización sin ánimo de lucro de Texas RAICES. El grupo también descubrió que los haitianos pagaban fianzas más altas que otros inmigrantes detenidos, lo que significa que también permanecen más tiempo en las instalaciones del ICE.

Además, los inmigrantes negros representaron alrededor del 20% de los que se enfrentan a la deportación por motivos penales, aunque sólo representan el 7% de la población no ciudadana del país, según un informe de 2016 de la Alianza Negra para la Inmigración Justa. Eso a pesar de que no hay pruebas que sugieran que los inmigrantes negros sean más propensos que otros grupos a cometer delitos.

«A fin de cuentas, se basa en el perfil racial: las mismas razones por las que encontramos que los afroamericanos son arrestados de forma desproporcionada, que se les acusa de mayores delitos, que se les condena a periodos más largos», dijo Gyamfi. «Todo eso se aplica a los inmigrantes negros».

CNN se ha puesto en contacto con el Departamento de Seguridad Nacional para pedirle comentarios.

Este trato por parte del gobierno estadounidense no es nuevo

El trato discriminatorio del gobierno estadounidense a los migrantes haitianos se remonta a décadas atrás, abarcando tanto las administraciones republicanas como las demócratas, según los expertos.

Los haitianos empezaron a llegar a Estados Unidos en mayor número después de la Ley de Inmigración y Nacionalidad de 1965, que abolió las cuotas basadas en la nacionalidad, explicó Regine Jackson, profesora asociada de sociología y estudios africanos en el Agnes Scott College. Esas cifras siguieron creciendo a lo largo de los años 70 y 80.

Bajo la administración del presidente Jimmy Carter, los inmigrantes haitianos fueron sometidos a procedimientos especiales que los llevaron a ser detenidos y deportados por la vía rápida, a menudo sin una representación legal adecuada ni traductores. Aunque un juez federal acabó declarando inconstitucional ese proceso, los haitianos siguieron sufriendo restricciones y un trato duro.

La forma en que se trató a los haitianos se redujo a una distinción entre los refugiados, que huyen de la opresión política y, por lo general, son elegibles para el asilo, y los migrantes económicos, que buscan mejores oportunidades y, por lo general, no son elegibles para el asilo, dijo Jackson.

Estados Unidos adoptó la postura de que admitir a los haitianos como refugiados afectaría a las relaciones diplomáticas con el gobierno anticomunista del país, considerado un aliado. Por ello, clasificó a los haitianos como inmigrantes económicos, aunque algunos huyeran del violento régimen del dictador François Duvalier, apoyado por Estados Unidos.

«Esa designación no reconoce cómo las circunstancias políticas y económicas -las causas fundamentales que conducen a la migración- están entrelazadas», dijo Jackson. «Seguimos viendo el legado de esa distinción incluso hoy en día».

Jackson compara el trato que reciben los inmigrantes haitianos con el que recibe otro grupo de inmigrantes caribeños: los cubanos.

Harris critica a Policía Fronteriza por trato a haitianos 0:44

En 1980, más de 100.000 cubanos y miles de haitianos llegaron a las costas estadounidenses en busca de refugio. Pero mientras que los cubanos fueron acogidos en su mayoría como refugiados políticos y liberados en EE.UU., los haitianos fueron detenidos durante más tiempo o devueltos a su país de origen, dijo.

«Se trata de una distinción de nacionalidad, pero también de una política que tenía una motivación racial», añadió Jackson.

Cuando el presidente Ronald Reagan llegó al poder a principios de 1981, instituyó una nueva política de detención y ordenó a los guardacostas estadounidenses que interceptaran las embarcaciones con solicitantes de asilo haitianos antes de que llegaran a las costas de Estados Unidos, políticas que continuarían durante los años 90 con George H.W. Bush y Bill Clinton.

El temor a que los migrantes haitianos estuvieran infectados por el VIH/SIDA también se utilizó como justificación para su detención.

Aun así, los haitianos siguen llegando a Estados Unidos

Los defensores dicen que los migrantes haitianos les dicen que quieren vivir en un país donde se respeten los derechos humanos y donde ellos y sus hijos puedan estar seguros.

Sin embargo, la realidad para ellos suele ser diferente.

«Nosotros, como estadounidenses, vendemos al mundo una imagen que no es necesariamente cierta», dijo Jozef, de la Alianza Puente Haitiano.

«La gente cree en la libertad que se les proporcionará si vienen a Estados Unidos como solicitantes de asilo, como refugiados, o en necesidad de protección, solo para encontrarse con la violencia y la discriminación y el racismo anti-negro».

A pesar de esto, y de lo que los defensores dicen que es un patrón de trato discriminatorio por parte de las autoridades de inmigración estadounidenses, muchos haitianos siguen haciendo el viaje a Estados Unidos.

Priscilla Álvarez, de CNN, contribuyó a este artículo.

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver