¿Quieres ayudar ante la crisis climática? No tires tu iPhone viejo, repáralo

Nueva York (CNN Business) — El ciclo de vida de un teléfono inteligente comienza en minas alrededor del mundo. Allí, las materias primas y los metales de tierras raras se extraen del planeta en un proceso que consume mucha energía.

Esos materiales se transportan a las fábricas donde se refinan, a menudo utilizando altas temperaturas y una gran cantidad de energía, y se convierten en componentes como baterías, cables, tarjetas lógicas y motores. Luego, los componentes son transferidos por vehículos que funcionan con combustibles fósiles a más fábricas para ensamblarlos en dispositivos completos, antes de ser enviados a consumidores de todo el mundo.

Por más agotador que sea este proceso de fabricación para el medio ambiente, solo empeora por la rapidez con la que la mayoría de los consumidores desechan sus teléfonos. Los fabricantes han dificultado la reparación de dispositivos, y reemplazarlos suele ser una solución más fácil y menos costosa para los consumidores, lo que contribuye aún más a la ya grave crisis climática.

«El teléfono inteligente más ecológico es el que ya tienes», dijo Cole Stratton, instructor asociado de la Universidad de Indiana en Bloomington, quien ha estudiado las cadenas de suministro de tecnología. «Los teléfonos inteligentes parecen tan pequeños e intrascendentes, por lo que a menos que hayas estudiado las cadenas de suministro y te hayas dado cuenta de todo lo que implica su creación, realmente no tienes idea de cuán devastadoras son para el medio ambiente estas cosas».

Steve Wozniak, cofundador de Apple: «Es hora de reconocer el derecho a reparar» El creciente movimiento del «derecho a reparar» podría ayudar contra la crisis climática

Los defensores del derecho a la reparación, incluido el cofundador de Apple, Steve Wozniak, están pidiendo leyes que obliguen a los fabricantes de dispositivos a publicar las herramientas, las piezas y los manuales de reparación necesarios para que los consumidores puedan reparar sus productos en tiendas independientes o hacerlo ellos mismos.

Si los consumidores pudieran reparar más fácilmente los dispositivos, dicen los defensores, no tendrían que reemplazarlos con tanta frecuencia, lo que reduciría la dependencia del proceso de producción que consume muchos recursos y reduciría los desechos electrónicos. Y no se trata solo de teléfonos inteligentes: el derecho de reparación podría facilitar la reparación de todo, desde tabletas hasta tractores.

Los reguladores están empezando a darse cuenta.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ordenó recientemente a la Comisión Federal de Comercio (FTC, por sus siglas en inglés) que emitiera reglas que impidan que los fabricantes impongan restricciones que dificulten la reparación de dispositivos.

Una semana después, la FTC se comprometió a investigar las restricciones de reparación que pueden ser ilegales según las leyes federales antimonopolio y de protección al consumidor. Mientras tanto, los reguladores europeos han estado al frente en el derecho de reparación, implementando reglas a principios de este año que requieren que los fabricantes de dispositivos como lavadoras y pantallas de televisión pongan a disposición de terceros los manuales de reparación y repuestos para que los arreglen.

Los defensores del derecho a reparar esperan que la reciente atención regulatoria sea el impulso necesario para finalmente empujar a los fabricantes a hacer que las reparaciones sean más accesibles.

Para el clima, el impulso no puede llegar lo suficientemente pronto. Los científicos del mundo concluyeron en agosto que es «inequívoco» que los seres humanos han causado la crisis climática y confirmaron que ya se han producido cambios generalizados e irreversibles.

¿Qué es la COP26? Cómo esta conferencia clave de la ONU podría evitar la «catástrofe» climática global

«Si no podemos reparar nuestras cosas, las consecuencias son que tiramos mucho más», dijo a CNN Gay Gordon-Byrne, director ejecutivo de Repair Association, una coalición que lucha por el derecho a reparar. «Ya no podemos hacer frente al volumen… Estamos nadando en productos que ya no podemos reciclar».

2500, el año apocalíptico producto del cambio climático 0:45El problema de la producción

La cadena de suministro de productos electrónicos de consumo es global y compleja, lo que dificulta cuantificar el alcance total de su impacto ambiental, dicen los expertos.

Pero los datos que algunas empresas hacen públicos pueden ayudar a pintar el panorama: con el iPhone 13, por ejemplo, el 81% de los 64 kilogramos de emisiones de carbono generadas por un solo dispositivo proviene solo del proceso de producción, antes de que se transporte a los estantes, según Apple.

En una escala individual, eso no es mucho; es más o menos lo mismo que un viaje en automóvil de 210 kilómetros desde Los Ángeles a San Diego. Pero multiplica eso por los cientos de millones de iPhones vendidos cada año y se suma rápidamente. Luego, aplica un cálculo similar a los innumerables otros dispositivos personales que usamos cada día (laptops, computadoras de escritorio, tabletas, relojes inteligentes, parlantes inteligentes, audífonos inteligentes, etc.) y comenzarás a tener una idea de la huella de carbono de fabricar nuevos electrónicos para consumidores.

Las ventas de automóviles se hunden debido a la escasez de chips que impacta al suministro

«Todo lo que sucede antes de que el dispositivo llegue a uno es muy intensivo desde el punto de vista material y energético; ahí es donde se emiten la mayoría de los gases de efecto invernadero y donde tiene lugar la transformación ecológica más violenta», dijo Stratton.

Algunos fabricantes de dispositivos han estado trabajando para aumentar el uso de materiales más sostenibles en la producción. Apple, por ejemplo, destacó en su reciente evento de lanzamiento de productos el aluminio reciclado y otros componentes reutilizados en sus nuevos dispositivos, y HP ha hablado sobre el uso de plásticos que de otra manera podrían terminar en el océano para construir computadoras portátiles.

El creciente movimiento del «derecho a reparar» está impulsando leyes que exijan a los fabricantes de dispositivos que faciliten la reparación de los dispositivos electrónicos.

Aún así, fabricar un dispositivo electrónico de consumo requiere el uso de metales de tierras raras no renovables que requieren muchos recursos para extraer y refinar, y esos no pueden reemplazarse fácilmente con otros componentes, según Stratton.

El europio y el terbio, por ejemplo, son necesarios para hacer pantallas HD; el zinc y el estaño ayudan a crear superficies sensibles al tacto; y el litio se usa en baterías, solo por nombrar algunas. Incluso con los avances en materiales sostenibles, no fabricar un nuevo dispositivo sigue siendo la opción más ecológica, dijo Stratton.

Tierras raras, los metales en medio de la guerra comercial El caso del derecho de reparación

Muchos grandes fabricantes de dispositivos han diseñado productos de una manera que los hace difíciles de reparar sin equipo e instrucciones especializados, y han limitado los talleres de reparación autorizados donde los clientes pueden acceder a dichas reparaciones sin comprometer la garantía de su dispositivo. Esto se ha vuelto cada vez más cierto en los últimos años. Las actualizaciones de diseño recientes de los fabricantes incluyen el uso de pegamento en lugar de tornillos, lo que puede hacer que un dispositivo sea más pequeño y liviano, pero también dificulta su desmontaje y montaje.

Apple no respondió a una solicitud de comentarios para esta historia.

Durante una audiencia de la Comisión Judicial del Congreso en 2019, Apple dijo que controlaba el proceso de reparación por cuestiones de seguridad y confiabilidad. Los fabricantes de dispositivos también dicen que las restricciones de reparación ayudan a proteger los secretos comerciales y la privacidad del consumidor. Pero las restricciones también pueden generar ganancias si los consumidores se ven obligados a llevar sus dispositivos rotos a tiendas autorizadas, dijo el analista de Gartner Aapo Markkanen. Y aumenta las ventas si los consumidores deben reemplazar sus dispositivos cada pocos años.

Greta Thunberg arremete contra los líderes mundiales por ser puro «bla, bla, bla» en la acción climática

«Siempre tuvimos el derecho de reparar nuestras cosas porque pagamos por ellas, pero simplemente lo perdimos como sociedad», dijo Gordon-Byrne.

Los defensores dicen que estas restricciones privan al público de su derecho a hacer lo que quieran con los productos que poseen y ponen en desventaja a las pequeñas empresas de reparación que podrían estar ayudando a preservar más dispositivos antiguos si pudieran acceder a los recursos adecuados.

Tech Dump es una instalación de reciclaje de productos electrónicos en Minnesota que también repara y revende dispositivos viejos a través de su tienda, Tech Discounts. Procesa entre 3 millones y 4 millones de libras (1.300 a 1.800 toneladas) de productos electrónicos cada año, pero solo puede reparar y revender aproximadamente el 10% de los dispositivos que utiliza.

«Tenemos técnicos brillantes y nuestro equipo ha descubierto cómo reparar cosas sin necesidad de manual de reparación del fabricante», dijo a CNN la CEO de Tech Dump, Amanda LaGrange. «Podríamos escalar mucho más rápido, podríamos reparar mucho más, si pudiéramos acceder de forma asequible a las piezas de reparación y acceder a los manuales de reparación de forma asequible».

La controvertida visión de Amazon para el futuro de la seguridad en tu hogar El vínculo entre los desechos electrónicos y el derecho a reparar

El final del ciclo de vida de un producto también es preocupante para el medio ambiente. Los fabricantes que se oponen al derecho de reparación suelen decir que el reciclaje compensa la necesidad de reemplazar los dispositivos con regularidad. Pero los expertos dicen que no es tan simple.

En 2016, Jim Puckett, fundador y director ejecutivo de Basel Action Network, un grupo de vigilancia de desechos electrónicos con sede en Seattle, visitó Hong Kong como parte de una investigación global que analiza la fase de final de vida útil de los dispositivos. Puckett y un equipo intentaron seguir los dispositivos de rastreo de geolocalización que su organización y los expertos del Instituto de Tecnología de Massachusetts habían colocado en 200 computadoras, impresoras, televisores y otros dispositivos.

El equipo los dejó en recicladores y centros de donación en todo Estados Unidos que, según él, se calificaron como «ecológicos» y «sostenibles» y tienen «un estricto control de exportación» a los países en desarrollo.

Cuando los dispositivos se desechan, a menudo terminan contribuyendo a un creciente problema de desechos electrónicos en países extranjeros, un problema ambiental y de derechos humanos.

Pero el equipo de Puckett descubrió que aproximadamente un tercio de los dispositivos electrónicos que rastrearon terminaron en el extranjero, en lugares como Pakistán, Tailandia, México, República Dominicana y Kenya, con el 87% de esos dispositivos aterrizando en Asia, particularmente en las zonas rurales de Hong Kong.

El negacionismo de la crisis climática es cosa del pasado, dice experto

Cuando Puckett y su equipo llegaron a uno de sus primeros destinos en Hong Kong, que encontraron usando las coordenadas GPS en los rastreadores de dispositivos, dijo que encontraron trabajadores desmantelando desechos electrónicos con negligencia. Los trabajadores rompieron piezas como luces fluorescentes utilizadas para televisores o monitores de pantalla plana. Una vez dañados, estos dispositivos liberan vapor de mercurio invisible que es tóxico para la salud pública y el medio ambiente.

«Perseguir el final de la vida útil de la electrónica es realmente desalentador», dijo Puckett a CNN. «Al final de todo el ciclo, pueden tener lugar verdaderos espectáculos de terror».

Incluso los recicladores que procesan los desechos de manera responsable dicen que el procedimiento puede ser difícil, porque los productos electrónicos de consumo pueden contener metales y productos químicos tóxicos, y plásticos que son costosos de procesar, según LaGrange.

Los defensores de la reparación dicen que tanto los consumidores como las empresas deberían tener una visión más amplia de cómo manejamos los dispositivos de principio a fin. Los fabricantes, en particular, deben considerar los daños que los dispositivos y sus componentes pueden causar al medio ambiente cuando se desechan, dijo Puckett.

«Tienes que eliminar la toxicidad y diseñar las cosas para que duren mucho tiempo desde el principio», dijo Puckett.

¿Cuál es el costo de la electricidad en un mundo afectado por el cambio climático? Europa quiere un cargador universal 0:25

La masa total de desechos electrónicos está disminuyendo a medida que los dispositivos se vuelven más pequeños, según un estudio de Yale de 2020 publicado en el Journal of Industrial Ecology. Pero a los expertos les preocupa que con la próxima revolución del «Internet de las cosas», en la que todo, desde relojes hasta refrigeradores, se están convirtiendo en dispositivos electrónicos de consumo, la cantidad de desechos podría volver a aumentar.

«El Internet de las cosas es aterrador para todas las personas en mi trabajo, porque solo estamos viendo montones y montones de desechos electrónicos», dijo LaGrange, quien ha estado abogando por el derecho de reparación durante casi siete años.

A medida que los precios del gas natural se disparan, la gente está considerando alternativas a la calefacción de sus hogares. Esto es lo que debes saber

«El hecho de que todavía tengamos esta conversación es sorprendente», dijo. «Lo que fue alentador sobre el trabajo del presidente Biden… es que hemos sabido que las reparaciones son importantes durante años, son útiles para las personas, para nuestro planeta, para los trabajos locales, para todo lo relacionado con la equidad digital. Así que hubo algo realmente alentador de que eso fuera visto. Pero al mismo tiempo, todavía hay muchas restricciones».

Nueva York (CNN Business) — El ciclo de vida de un teléfono inteligente comienza en minas alrededor del mundo. Allí, las materias primas y los metales de tierras raras se extraen del planeta en un proceso que consume mucha energía.

Esos materiales se transportan a las fábricas donde se refinan, a menudo utilizando altas temperaturas y una gran cantidad de energía, y se convierten en componentes como baterías, cables, tarjetas lógicas y motores. Luego, los componentes son transferidos por vehículos que funcionan con combustibles fósiles a más fábricas para ensamblarlos en dispositivos completos, antes de ser enviados a consumidores de todo el mundo.

Por más agotador que sea este proceso de fabricación para el medio ambiente, solo empeora por la rapidez con la que la mayoría de los consumidores desechan sus teléfonos. Los fabricantes han dificultado la reparación de dispositivos, y reemplazarlos suele ser una solución más fácil y menos costosa para los consumidores, lo que contribuye aún más a la ya grave crisis climática.

«El teléfono inteligente más ecológico es el que ya tienes», dijo Cole Stratton, instructor asociado de la Universidad de Indiana en Bloomington, quien ha estudiado las cadenas de suministro de tecnología. «Los teléfonos inteligentes parecen tan pequeños e intrascendentes, por lo que a menos que hayas estudiado las cadenas de suministro y te hayas dado cuenta de todo lo que implica su creación, realmente no tienes idea de cuán devastadoras son para el medio ambiente estas cosas».

Steve Wozniak, cofundador de Apple: «Es hora de reconocer el derecho a reparar» El creciente movimiento del «derecho a reparar» podría ayudar contra la crisis climática

Los defensores del derecho a la reparación, incluido el cofundador de Apple, Steve Wozniak, están pidiendo leyes que obliguen a los fabricantes de dispositivos a publicar las herramientas, las piezas y los manuales de reparación necesarios para que los consumidores puedan reparar sus productos en tiendas independientes o hacerlo ellos mismos.

Si los consumidores pudieran reparar más fácilmente los dispositivos, dicen los defensores, no tendrían que reemplazarlos con tanta frecuencia, lo que reduciría la dependencia del proceso de producción que consume muchos recursos y reduciría los desechos electrónicos. Y no se trata solo de teléfonos inteligentes: el derecho de reparación podría facilitar la reparación de todo, desde tabletas hasta tractores.

Los reguladores están empezando a darse cuenta.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ordenó recientemente a la Comisión Federal de Comercio (FTC, por sus siglas en inglés) que emitiera reglas que impidan que los fabricantes impongan restricciones que dificulten la reparación de dispositivos.

Una semana después, la FTC se comprometió a investigar las restricciones de reparación que pueden ser ilegales según las leyes federales antimonopolio y de protección al consumidor. Mientras tanto, los reguladores europeos han estado al frente en el derecho de reparación, implementando reglas a principios de este año que requieren que los fabricantes de dispositivos como lavadoras y pantallas de televisión pongan a disposición de terceros los manuales de reparación y repuestos para que los arreglen.

Los defensores del derecho a reparar esperan que la reciente atención regulatoria sea el impulso necesario para finalmente empujar a los fabricantes a hacer que las reparaciones sean más accesibles.

Para el clima, el impulso no puede llegar lo suficientemente pronto. Los científicos del mundo concluyeron en agosto que es «inequívoco» que los seres humanos han causado la crisis climática y confirmaron que ya se han producido cambios generalizados e irreversibles.

¿Qué es la COP26? Cómo esta conferencia clave de la ONU podría evitar la «catástrofe» climática global

«Si no podemos reparar nuestras cosas, las consecuencias son que tiramos mucho más», dijo a CNN Gay Gordon-Byrne, director ejecutivo de Repair Association, una coalición que lucha por el derecho a reparar. «Ya no podemos hacer frente al volumen… Estamos nadando en productos que ya no podemos reciclar».

2500, el año apocalíptico producto del cambio climático 0:45El problema de la producción

La cadena de suministro de productos electrónicos de consumo es global y compleja, lo que dificulta cuantificar el alcance total de su impacto ambiental, dicen los expertos.

Pero los datos que algunas empresas hacen públicos pueden ayudar a pintar el panorama: con el iPhone 13, por ejemplo, el 81% de los 64 kilogramos de emisiones de carbono generadas por un solo dispositivo proviene solo del proceso de producción, antes de que se transporte a los estantes, según Apple.

En una escala individual, eso no es mucho; es más o menos lo mismo que un viaje en automóvil de 210 kilómetros desde Los Ángeles a San Diego. Pero multiplica eso por los cientos de millones de iPhones vendidos cada año y se suma rápidamente. Luego, aplica un cálculo similar a los innumerables otros dispositivos personales que usamos cada día (laptops, computadoras de escritorio, tabletas, relojes inteligentes, parlantes inteligentes, audífonos inteligentes, etc.) y comenzarás a tener una idea de la huella de carbono de fabricar nuevos electrónicos para consumidores.

Las ventas de automóviles se hunden debido a la escasez de chips que impacta al suministro

«Todo lo que sucede antes de que el dispositivo llegue a uno es muy intensivo desde el punto de vista material y energético; ahí es donde se emiten la mayoría de los gases de efecto invernadero y donde tiene lugar la transformación ecológica más violenta», dijo Stratton.

Algunos fabricantes de dispositivos han estado trabajando para aumentar el uso de materiales más sostenibles en la producción. Apple, por ejemplo, destacó en su reciente evento de lanzamiento de productos el aluminio reciclado y otros componentes reutilizados en sus nuevos dispositivos, y HP ha hablado sobre el uso de plásticos que de otra manera podrían terminar en el océano para construir computadoras portátiles.

El creciente movimiento del «derecho a reparar» está impulsando leyes que exijan a los fabricantes de dispositivos que faciliten la reparación de los dispositivos electrónicos.

Aún así, fabricar un dispositivo electrónico de consumo requiere el uso de metales de tierras raras no renovables que requieren muchos recursos para extraer y refinar, y esos no pueden reemplazarse fácilmente con otros componentes, según Stratton.

El europio y el terbio, por ejemplo, son necesarios para hacer pantallas HD; el zinc y el estaño ayudan a crear superficies sensibles al tacto; y el litio se usa en baterías, solo por nombrar algunas. Incluso con los avances en materiales sostenibles, no fabricar un nuevo dispositivo sigue siendo la opción más ecológica, dijo Stratton.

Tierras raras, los metales en medio de la guerra comercial El caso del derecho de reparación

Muchos grandes fabricantes de dispositivos han diseñado productos de una manera que los hace difíciles de reparar sin equipo e instrucciones especializados, y han limitado los talleres de reparación autorizados donde los clientes pueden acceder a dichas reparaciones sin comprometer la garantía de su dispositivo. Esto se ha vuelto cada vez más cierto en los últimos años. Las actualizaciones de diseño recientes de los fabricantes incluyen el uso de pegamento en lugar de tornillos, lo que puede hacer que un dispositivo sea más pequeño y liviano, pero también dificulta su desmontaje y montaje.

Apple no respondió a una solicitud de comentarios para esta historia.

Durante una audiencia de la Comisión Judicial del Congreso en 2019, Apple dijo que controlaba el proceso de reparación por cuestiones de seguridad y confiabilidad. Los fabricantes de dispositivos también dicen que las restricciones de reparación ayudan a proteger los secretos comerciales y la privacidad del consumidor. Pero las restricciones también pueden generar ganancias si los consumidores se ven obligados a llevar sus dispositivos rotos a tiendas autorizadas, dijo el analista de Gartner Aapo Markkanen. Y aumenta las ventas si los consumidores deben reemplazar sus dispositivos cada pocos años.

Greta Thunberg arremete contra los líderes mundiales por ser puro «bla, bla, bla» en la acción climática

«Siempre tuvimos el derecho de reparar nuestras cosas porque pagamos por ellas, pero simplemente lo perdimos como sociedad», dijo Gordon-Byrne.

Los defensores dicen que estas restricciones privan al público de su derecho a hacer lo que quieran con los productos que poseen y ponen en desventaja a las pequeñas empresas de reparación que podrían estar ayudando a preservar más dispositivos antiguos si pudieran acceder a los recursos adecuados.

Tech Dump es una instalación de reciclaje de productos electrónicos en Minnesota que también repara y revende dispositivos viejos a través de su tienda, Tech Discounts. Procesa entre 3 millones y 4 millones de libras (1.300 a 1.800 toneladas) de productos electrónicos cada año, pero solo puede reparar y revender aproximadamente el 10% de los dispositivos que utiliza.

«Tenemos técnicos brillantes y nuestro equipo ha descubierto cómo reparar cosas sin necesidad de manual de reparación del fabricante», dijo a CNN la CEO de Tech Dump, Amanda LaGrange. «Podríamos escalar mucho más rápido, podríamos reparar mucho más, si pudiéramos acceder de forma asequible a las piezas de reparación y acceder a los manuales de reparación de forma asequible».

La controvertida visión de Amazon para el futuro de la seguridad en tu hogar El vínculo entre los desechos electrónicos y el derecho a reparar

El final del ciclo de vida de un producto también es preocupante para el medio ambiente. Los fabricantes que se oponen al derecho de reparación suelen decir que el reciclaje compensa la necesidad de reemplazar los dispositivos con regularidad. Pero los expertos dicen que no es tan simple.

En 2016, Jim Puckett, fundador y director ejecutivo de Basel Action Network, un grupo de vigilancia de desechos electrónicos con sede en Seattle, visitó Hong Kong como parte de una investigación global que analiza la fase de final de vida útil de los dispositivos. Puckett y un equipo intentaron seguir los dispositivos de rastreo de geolocalización que su organización y los expertos del Instituto de Tecnología de Massachusetts habían colocado en 200 computadoras, impresoras, televisores y otros dispositivos.

El equipo los dejó en recicladores y centros de donación en todo Estados Unidos que, según él, se calificaron como «ecológicos» y «sostenibles» y tienen «un estricto control de exportación» a los países en desarrollo.

Cuando los dispositivos se desechan, a menudo terminan contribuyendo a un creciente problema de desechos electrónicos en países extranjeros, un problema ambiental y de derechos humanos.

Pero el equipo de Puckett descubrió que aproximadamente un tercio de los dispositivos electrónicos que rastrearon terminaron en el extranjero, en lugares como Pakistán, Tailandia, México, República Dominicana y Kenya, con el 87% de esos dispositivos aterrizando en Asia, particularmente en las zonas rurales de Hong Kong.

El negacionismo de la crisis climática es cosa del pasado, dice experto

Cuando Puckett y su equipo llegaron a uno de sus primeros destinos en Hong Kong, que encontraron usando las coordenadas GPS en los rastreadores de dispositivos, dijo que encontraron trabajadores desmantelando desechos electrónicos con negligencia. Los trabajadores rompieron piezas como luces fluorescentes utilizadas para televisores o monitores de pantalla plana. Una vez dañados, estos dispositivos liberan vapor de mercurio invisible que es tóxico para la salud pública y el medio ambiente.

«Perseguir el final de la vida útil de la electrónica es realmente desalentador», dijo Puckett a CNN. «Al final de todo el ciclo, pueden tener lugar verdaderos espectáculos de terror».

Incluso los recicladores que procesan los desechos de manera responsable dicen que el procedimiento puede ser difícil, porque los productos electrónicos de consumo pueden contener metales y productos químicos tóxicos, y plásticos que son costosos de procesar, según LaGrange.

Los defensores de la reparación dicen que tanto los consumidores como las empresas deberían tener una visión más amplia de cómo manejamos los dispositivos de principio a fin. Los fabricantes, en particular, deben considerar los daños que los dispositivos y sus componentes pueden causar al medio ambiente cuando se desechan, dijo Puckett.

«Tienes que eliminar la toxicidad y diseñar las cosas para que duren mucho tiempo desde el principio», dijo Puckett.

¿Cuál es el costo de la electricidad en un mundo afectado por el cambio climático? Europa quiere un cargador universal 0:25

La masa total de desechos electrónicos está disminuyendo a medida que los dispositivos se vuelven más pequeños, según un estudio de Yale de 2020 publicado en el Journal of Industrial Ecology. Pero a los expertos les preocupa que con la próxima revolución del «Internet de las cosas», en la que todo, desde relojes hasta refrigeradores, se están convirtiendo en dispositivos electrónicos de consumo, la cantidad de desechos podría volver a aumentar.

«El Internet de las cosas es aterrador para todas las personas en mi trabajo, porque solo estamos viendo montones y montones de desechos electrónicos», dijo LaGrange, quien ha estado abogando por el derecho de reparación durante casi siete años.

A medida que los precios del gas natural se disparan, la gente está considerando alternativas a la calefacción de sus hogares. Esto es lo que debes saber

«El hecho de que todavía tengamos esta conversación es sorprendente», dijo. «Lo que fue alentador sobre el trabajo del presidente Biden… es que hemos sabido que las reparaciones son importantes durante años, son útiles para las personas, para nuestro planeta, para los trabajos locales, para todo lo relacionado con la equidad digital. Así que hubo algo realmente alentador de que eso fuera visto. Pero al mismo tiempo, todavía hay muchas restricciones».

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver