Es probable que el Congreso de EE.UU. no pueda darse el lujo de esperar hasta el 18 de octubre para elevar el techo de la deuda. Aquí el porqué

(CNN) — El Congreso de Estados Unidos está contemplando una posible catástrofe financiera sin una resolución clara a la vista.

El límite de la deuda debe aumentarse o suspenderse pronto pues la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, advirtió a los legisladores que el gobierno federal probablemente se quedará sin efectivo para el 18 de octubre a menos que el Congreso aumente el techo de la deuda. Pero es posible que ni siquiera tengan tanto tiempo.

Y los demócratas y republicanos están en un punto muerto sobre cómo solucionar el problema. Los republicanos argumentan que los demócratas, que controlan tanto las cámaras del Congreso como la Casa Blanca, deberían abordar el tema por su cuenta sin votos republicanos, mientras que los demócratas insisten en que el tema es una responsabilidad bipartidista compartida.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y el líder de la mayoría del Senado, Chuck Schumer, han dejado en claro que no quieren hacer esto por su cuenta utilizando un proceso presupuestario especial conocido como reconciliación.

Por qué el 19 de octubre podría ser un día catastrófico para la economía de Estados Unidos

Schumer presentó el lunes por la noche una declaración sobre el proyecto de ley aprobado por la Cámara para suspender el techo de la deuda hasta diciembre de 2022, y estableció una votación para romper un obstruccionismo a finales de esta semana. Se espera que los republicanos bloqueen el avance del proyecto de ley, ya que han sostenido que no ayudarán a los demócratas a abordar el techo de la deuda.

Eso deja pocas opciones para avanzar en medio de una fecha límite que se acerca rápidamente.

Los demócratas del Senado ya han intentado aprobar una legislación para suspender el límite de la deuda, pero los republicanos la bloquearon.

Durante una conferencia de prensa el lunes por la mañana, Biden enfatizó que era su preferencia simplemente presentar un proyecto de ley aprobado por la Cámara para abordar el techo de la deuda en la plenaria del Senado y que los republicanos no lo obstruyeran. «Solo apártense y déjennos pasar», dijo Biden, refiriéndose a los republicanos.

El presidente calificó el proceso de reconciliación como «plagado de todo tipo de peligros potenciales de error de cálculo» y advirtió contra él. Pero no lo descartó por completo, argumentando que solo cruzaría ese puente cuando llegara allí.

La incertidumbre sobre el cronograma exacto de cuándo debe actuar el Congreso hace que toda la situación sea aún más complicada y arriesgada.

Por qué el cronograma es incierto

Los legisladores del Capitolio están acostumbrados a enfrentar plazos importantes y esperar hasta el último minuto para abordarlos. Tomemos lo que sucedió la semana pasada, por ejemplo, cuando el Congreso evitó por poco un cierre del gobierno. En ese caso, los legisladores enfrentaron una fecha límite estricta de la medianoche del 30 de septiembre para actuar antes de que expiraran los fondos del gobierno. En última instancia, ambas cámaras del Congreso aprobaron un proyecto de ley provisional para extender los fondos y evitar un cierre pocas horas antes de la fecha límite.

El Congreso de EE.UU. aprueba un proyecto de ley de financiación para evitar el cierre del gobierno

La fecha límite de la deuda no es tan clara. Eso es porque el 18 de octubre no es una fecha límite fija. Es más una estimación aproximada de cuándo se acabará el dinero, lo que hace que sea mucho más difícil saber exactamente cuándo el Congreso tendría que actuar para evitar una posible catástrofe financiera, y aumenta las probabilidades de que los legisladores puedan desencadenar accidentalmente un incumplimiento al no actuar pronto.

En su carta avisando al Congreso de la fecha del 18 de octubre, Yellen enfatizó esta incertidumbre. «Es importante recordar que las estimaciones sobre cuánto tiempo pueden durar nuestras medidas extraordinarias restantes y el efectivo pueden cambiar de manera impredecible hacia adelante o hacia atrás», escribió. «Esta incertidumbre subraya la importancia fundamental de no esperar para aumentar o suspender el límite de la deuda».

«Sabemos por los impases previos sobre los límites de la deuda que esperar hasta el último minuto puede causar un daño grave a la confianza de las empresas y los consumidores, aumentar los costos de los préstamos para los contribuyentes y afectar negativamente la calificación crediticia de Estados Unidos en los próximos años», advirtió Yellen.

El día en que EE.UU. llegaría a un punto en el que correría el riesgo de incumplimiento se conoce como la «fecha X». En otro reflejo de la incertidumbre sobre cuándo sería exactamente, el Centro de Políticas Bipartidistas ha proyectado que la «fecha X» probablemente ocurra en algún momento entre el 15 de octubre y el 4 de noviembre.

Líderes del Congreso demócratas y republicanos advirtieron que el Congreso no puede esperar actuar y correr el riesgo de toparse con un plazo incierto.

Biden arremete contra republicanos «hipócritas, peligrosos y vergonzosos» en medio de un enfrentamiento por el límite de la deuda del Gobierno

En una carta a sus colegas demócratas el lunes, Schumer advirtió: «No tenemos el lujo de esperar hasta el 18 de octubre, ya que es nuestra responsabilidad asegurarle al mundo que Estados Unidos cumple con nuestras obligaciones de manera oportuna y que la fe y el crédito plenos de Estados Unidos nunca deberían estar en tela de juicio».

Schumer continuó diciendo: «Las consecuencias de incluso acercarse a la fecha X podrían ser desastrosas para nuestra economía y devastadoras para las familias estadounidenses, elevando los costos de los préstamos para los estadounidenses promedio y obstaculizando nuestra recuperación económica a largo plazo».

El proceso de cómo los demócratas podrían hacerlo solos

Si los republicanos no les dan los votos a los demócratas y los demócratas actúan solos para elevar el techo de la deuda a través de la reconciliación, se espera que sea un proceso que lleve mucho tiempo y es difícil de predecir exactamente cuánto tiempo tomaría.

La semana pasada, el personal republicano y demócrata habló una vez más con la parlamentaria del Senado para obtener orientación sobre cómo se podría aumentar el límite de la deuda mediante ese proceso. La parlamentaria dejó claro qué se podía hacer, pero requeriría un poco de tiempo.

Así es como podría funcionar:

Los demócratas tendrían que comenzar un proceso de reconciliación para elevar el techo de la deuda. Un «vote-a-rama» (una larga votación de enmiendas en medio de un proceso de reconciliación) haría que comenzara el proceso y otro terminaría el proceso. Son dos oportunidades más para que los republicanos lancen maratones de votaciones que durarán toda la noche. La mayoría de los asistentes y miembros han reconocido que este proceso podría demorar alrededor de dos semanas y, dado el lugar en el que nos encontramos en el calendario, eso significa que los demócratas deben tomar una decisión pronto si van a seguir ese camino. Hasta ahora, el liderazgo advierte que esto no es probable, aunque la mayoría de las personas que observan esto de cerca no ven otra opción.

Ambas partes reconocen que podría suceder, pero la renuencia de los demócratas a utilizar la reconciliación ha sido real. En parte, eso se debe a que creen que es responsabilidad de los republicanos ayudar a pagar las deudas que contrajeron juntos. También se debe a que aumentar el límite de la deuda a través de la reconciliación requiere que los demócratas voten exactamente por cuánto quieren aumentarlo. Ese es un voto increíblemente difícil para los demócratas que se postulan para la reelección.

Si los demócratas siguieran adelante y aumentaran el límite de la deuda utilizando ese proceso presupuestario especial, la parlamentaria del Senado dejó claro la semana pasada que no afectaría el esfuerzo continuo de los demócratas de utilizar el proceso para aprobar también su proyecto de ley de red de seguridad social, una de las principales prioridades del presidente Joe Biden y el partido. El nuevo esfuerzo sería independiente de ese e incluso podría terminarse antes de que se apruebe el proyecto de ley de la red de seguridad social.

Pelosi retrasa votación sobre proyecto de ley de infraestructura de un billón de dólares después de horas de negociaciones Lo que los demócratas planean hacer a continuación

Schumer dijo el lunes que el Congreso «debe» obtener un proyecto de ley que extienda el techo de la deuda al escritorio de Biden para fines de esta semana.

«Antes de que termine esta semana, el Senado debe, debe enviar un proyecto de ley al escritorio del presidente para abordar la aguda crisis del límite de la deuda», dijo.

Sin embargo, es probable que los republicanos impidan que el proyecto de ley avance en el Senado, ya que continúan insistiendo en que los demócratas usen el proceso de reconciliación para ir solos en el límite de la deuda.

A medida que pase el tiempo, la presión sobre los demócratas para que utilicen la reconciliación solo se intensificará.

Hay mucho en juego y riesgo de un desastre económico

Si se produjera un incumplimiento, se espera que sea financieramente catastrófico. Ambas partes quieren evitar eso incluso mientras permanecen atrapadas en un punto muerto sobre cómo evitarlo.

Una recesión leve probablemente sería el mejor escenario en el caso de que el gobierno de Estados Unidos no pague sus deudas.

¿Por qué se enfrentan demócratas y republicanos en el Congreso por el techo de la deuda?

El peor de los casos implicaría efectos posteriores: pérdidas de puestos de trabajo potencialmente en cascada, un cierre de decenas de miles de millones de dólares en la ayuda para la recuperación económica de covid-19 que aún está por entregarse, una casi congelación en los mercados crediticios y un impacto tangible sobre el producto interno bruto que podría durar varios trimestres.

No elevar el límite de la deuda a tiempo también podría detener los pagos de los que dependen millones de estadounidenses, incluidos los cheques de pago a los trabajadores federales, los beneficios de Medicare, los salarios militares, los reembolsos de impuestos, los cheques del Seguro Social y los pagos a los contratistas federales.

Contribuyeron Ali Zaslav y Matt Egan de CNN.

(CNN) — El Congreso de Estados Unidos está contemplando una posible catástrofe financiera sin una resolución clara a la vista.

El límite de la deuda debe aumentarse o suspenderse pronto pues la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, advirtió a los legisladores que el gobierno federal probablemente se quedará sin efectivo para el 18 de octubre a menos que el Congreso aumente el techo de la deuda. Pero es posible que ni siquiera tengan tanto tiempo.

Y los demócratas y republicanos están en un punto muerto sobre cómo solucionar el problema. Los republicanos argumentan que los demócratas, que controlan tanto las cámaras del Congreso como la Casa Blanca, deberían abordar el tema por su cuenta sin votos republicanos, mientras que los demócratas insisten en que el tema es una responsabilidad bipartidista compartida.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y el líder de la mayoría del Senado, Chuck Schumer, han dejado en claro que no quieren hacer esto por su cuenta utilizando un proceso presupuestario especial conocido como reconciliación.

Por qué el 19 de octubre podría ser un día catastrófico para la economía de Estados Unidos

Schumer presentó el lunes por la noche una declaración sobre el proyecto de ley aprobado por la Cámara para suspender el techo de la deuda hasta diciembre de 2022, y estableció una votación para romper un obstruccionismo a finales de esta semana. Se espera que los republicanos bloqueen el avance del proyecto de ley, ya que han sostenido que no ayudarán a los demócratas a abordar el techo de la deuda.

Eso deja pocas opciones para avanzar en medio de una fecha límite que se acerca rápidamente.

Los demócratas del Senado ya han intentado aprobar una legislación para suspender el límite de la deuda, pero los republicanos la bloquearon.

Durante una conferencia de prensa el lunes por la mañana, Biden enfatizó que era su preferencia simplemente presentar un proyecto de ley aprobado por la Cámara para abordar el techo de la deuda en la plenaria del Senado y que los republicanos no lo obstruyeran. «Solo apártense y déjennos pasar», dijo Biden, refiriéndose a los republicanos.

El presidente calificó el proceso de reconciliación como «plagado de todo tipo de peligros potenciales de error de cálculo» y advirtió contra él. Pero no lo descartó por completo, argumentando que solo cruzaría ese puente cuando llegara allí.

La incertidumbre sobre el cronograma exacto de cuándo debe actuar el Congreso hace que toda la situación sea aún más complicada y arriesgada.

Por qué el cronograma es incierto

Los legisladores del Capitolio están acostumbrados a enfrentar plazos importantes y esperar hasta el último minuto para abordarlos. Tomemos lo que sucedió la semana pasada, por ejemplo, cuando el Congreso evitó por poco un cierre del gobierno. En ese caso, los legisladores enfrentaron una fecha límite estricta de la medianoche del 30 de septiembre para actuar antes de que expiraran los fondos del gobierno. En última instancia, ambas cámaras del Congreso aprobaron un proyecto de ley provisional para extender los fondos y evitar un cierre pocas horas antes de la fecha límite.

El Congreso de EE.UU. aprueba un proyecto de ley de financiación para evitar el cierre del gobierno

La fecha límite de la deuda no es tan clara. Eso es porque el 18 de octubre no es una fecha límite fija. Es más una estimación aproximada de cuándo se acabará el dinero, lo que hace que sea mucho más difícil saber exactamente cuándo el Congreso tendría que actuar para evitar una posible catástrofe financiera, y aumenta las probabilidades de que los legisladores puedan desencadenar accidentalmente un incumplimiento al no actuar pronto.

En su carta avisando al Congreso de la fecha del 18 de octubre, Yellen enfatizó esta incertidumbre. «Es importante recordar que las estimaciones sobre cuánto tiempo pueden durar nuestras medidas extraordinarias restantes y el efectivo pueden cambiar de manera impredecible hacia adelante o hacia atrás», escribió. «Esta incertidumbre subraya la importancia fundamental de no esperar para aumentar o suspender el límite de la deuda».

«Sabemos por los impases previos sobre los límites de la deuda que esperar hasta el último minuto puede causar un daño grave a la confianza de las empresas y los consumidores, aumentar los costos de los préstamos para los contribuyentes y afectar negativamente la calificación crediticia de Estados Unidos en los próximos años», advirtió Yellen.

El día en que EE.UU. llegaría a un punto en el que correría el riesgo de incumplimiento se conoce como la «fecha X». En otro reflejo de la incertidumbre sobre cuándo sería exactamente, el Centro de Políticas Bipartidistas ha proyectado que la «fecha X» probablemente ocurra en algún momento entre el 15 de octubre y el 4 de noviembre.

Líderes del Congreso demócratas y republicanos advirtieron que el Congreso no puede esperar actuar y correr el riesgo de toparse con un plazo incierto.

Biden arremete contra republicanos «hipócritas, peligrosos y vergonzosos» en medio de un enfrentamiento por el límite de la deuda del Gobierno

En una carta a sus colegas demócratas el lunes, Schumer advirtió: «No tenemos el lujo de esperar hasta el 18 de octubre, ya que es nuestra responsabilidad asegurarle al mundo que Estados Unidos cumple con nuestras obligaciones de manera oportuna y que la fe y el crédito plenos de Estados Unidos nunca deberían estar en tela de juicio».

Schumer continuó diciendo: «Las consecuencias de incluso acercarse a la fecha X podrían ser desastrosas para nuestra economía y devastadoras para las familias estadounidenses, elevando los costos de los préstamos para los estadounidenses promedio y obstaculizando nuestra recuperación económica a largo plazo».

El proceso de cómo los demócratas podrían hacerlo solos

Si los republicanos no les dan los votos a los demócratas y los demócratas actúan solos para elevar el techo de la deuda a través de la reconciliación, se espera que sea un proceso que lleve mucho tiempo y es difícil de predecir exactamente cuánto tiempo tomaría.

La semana pasada, el personal republicano y demócrata habló una vez más con la parlamentaria del Senado para obtener orientación sobre cómo se podría aumentar el límite de la deuda mediante ese proceso. La parlamentaria dejó claro qué se podía hacer, pero requeriría un poco de tiempo.

Así es como podría funcionar:

Los demócratas tendrían que comenzar un proceso de reconciliación para elevar el techo de la deuda. Un «vote-a-rama» (una larga votación de enmiendas en medio de un proceso de reconciliación) haría que comenzara el proceso y otro terminaría el proceso. Son dos oportunidades más para que los republicanos lancen maratones de votaciones que durarán toda la noche. La mayoría de los asistentes y miembros han reconocido que este proceso podría demorar alrededor de dos semanas y, dado el lugar en el que nos encontramos en el calendario, eso significa que los demócratas deben tomar una decisión pronto si van a seguir ese camino. Hasta ahora, el liderazgo advierte que esto no es probable, aunque la mayoría de las personas que observan esto de cerca no ven otra opción.

Ambas partes reconocen que podría suceder, pero la renuencia de los demócratas a utilizar la reconciliación ha sido real. En parte, eso se debe a que creen que es responsabilidad de los republicanos ayudar a pagar las deudas que contrajeron juntos. También se debe a que aumentar el límite de la deuda a través de la reconciliación requiere que los demócratas voten exactamente por cuánto quieren aumentarlo. Ese es un voto increíblemente difícil para los demócratas que se postulan para la reelección.

Si los demócratas siguieran adelante y aumentaran el límite de la deuda utilizando ese proceso presupuestario especial, la parlamentaria del Senado dejó claro la semana pasada que no afectaría el esfuerzo continuo de los demócratas de utilizar el proceso para aprobar también su proyecto de ley de red de seguridad social, una de las principales prioridades del presidente Joe Biden y el partido. El nuevo esfuerzo sería independiente de ese e incluso podría terminarse antes de que se apruebe el proyecto de ley de la red de seguridad social.

Pelosi retrasa votación sobre proyecto de ley de infraestructura de un billón de dólares después de horas de negociaciones Lo que los demócratas planean hacer a continuación

Schumer dijo el lunes que el Congreso «debe» obtener un proyecto de ley que extienda el techo de la deuda al escritorio de Biden para fines de esta semana.

«Antes de que termine esta semana, el Senado debe, debe enviar un proyecto de ley al escritorio del presidente para abordar la aguda crisis del límite de la deuda», dijo.

Sin embargo, es probable que los republicanos impidan que el proyecto de ley avance en el Senado, ya que continúan insistiendo en que los demócratas usen el proceso de reconciliación para ir solos en el límite de la deuda.

A medida que pase el tiempo, la presión sobre los demócratas para que utilicen la reconciliación solo se intensificará.

Hay mucho en juego y riesgo de un desastre económico

Si se produjera un incumplimiento, se espera que sea financieramente catastrófico. Ambas partes quieren evitar eso incluso mientras permanecen atrapadas en un punto muerto sobre cómo evitarlo.

Una recesión leve probablemente sería el mejor escenario en el caso de que el gobierno de Estados Unidos no pague sus deudas.

¿Por qué se enfrentan demócratas y republicanos en el Congreso por el techo de la deuda?

El peor de los casos implicaría efectos posteriores: pérdidas de puestos de trabajo potencialmente en cascada, un cierre de decenas de miles de millones de dólares en la ayuda para la recuperación económica de covid-19 que aún está por entregarse, una casi congelación en los mercados crediticios y un impacto tangible sobre el producto interno bruto que podría durar varios trimestres.

No elevar el límite de la deuda a tiempo también podría detener los pagos de los que dependen millones de estadounidenses, incluidos los cheques de pago a los trabajadores federales, los beneficios de Medicare, los salarios militares, los reembolsos de impuestos, los cheques del Seguro Social y los pagos a los contratistas federales.

Contribuyeron Ali Zaslav y Matt Egan de CNN.

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver