¿Cómo podrían los demócratas reducir su plan de gastos de US$ 3,5 billones?

(CNN) — Universidad comunitaria gratuita. Preescolar universal. Prestaciones dentales para las personas mayores. Licencia por maternidad pagada.
¿Cuáles sobrevivirán?

El presidente Joe Biden y los demócratas del Congreso se enfrentan ahora a la ardua tarea de reducir su plan de reconciliación presupuestaria de US$ 3,5 billones, que contiene todas estas medidas y más, para apaciguar al ala moderada de su partido.

Esto es la conciliación presupuestaria (y por qué es importante para los cheques de estímulo de Biden)

Se desconoce la profundidad de los recortes. El senador Joe Manchin, de Virginia Occidental, dijo que su límite es US$ 1,5 billones, aunque reconoció el martes que no descartaría llegar hasta US$ 1,9 o US$ 2,2 billones. Biden apunta ahora a ese rango.

Pero eso sigue siendo demasiado bajo para la presidenta de la asamblea progresista de la Cámara de Representantes, Pramila Jayapal, del estado de Washington, que quiere un presupuesto de entre US$ 2,5 y US$ 2,9 billones.

Sea cual sea la cifra máxima, los demócratas pueden reducir el costo del paquete de medidas de tres maneras principales: eliminar elementos de su enorme lista de deseos, retrasar la fecha de inicio de las medidas o terminarlas después de unos pocos años, o reducir la elegibilidad o la generosidad de los programas.

«No creo que sea viable elegir ninguna de estas opciones», dijo Marc Goldwein, director de Política de la organización sin ánimo de lucro Committee for a Responsible Federal Budget (Comité para un Presupuesto Federal Responsable), quien sostiene que el verdadero costo del paquete está más cerca de los US$ 6 billones. «Tendrán que hacer todas estas opciones».

ANÁLISIS | La economía de Biden: mejor de lo previsto, pero peor de lo esperado Desechar disposiciones

Una forma de reducir el costo del paquete es eliminar por completo algunas de las disposiciones, pero eso no será fácil de conseguir, ya que la mayoría de ellas, si no todas, llevan mucho tiempo en la lista de tareas pendientes de los demócratas.

Aunque la Oficina Presupuestaria del Congreso aún no ha publicado su evaluación del proyecto de ley de la Cámara de Representantes, la Casa Blanca incluyó muchas medidas similares en su propuesta del Plan de Familias Estadounidenses, que publicó en abril.

En ella, el presidente pedía US$ 200.000 millones para el preescolar universal y US$ 109.000 millones para dos años de universidad comunitaria gratuita. Biden quiere invertir US$ 225.000 millones en programas de cuidado de los niños y la misma cantidad en un programa nacional de licencias médicas y familiares pagadas, aunque algunos expertos dicen que los permisos laborales pagados podrían acabar costando el doble.

ANÁLISIS | El crédito tributario por hijos es el mayor beneficio del Gobierno desde la Seguridad Social, pero solo por un año

El proyecto de ley de la Cámara de Representantes también contiene una serie de exenciones fiscales que ayudarían a impulsar los programas demócratas de equidad, atención sanitaria y clima. Se prorrogaría el crédito tributario por hijos hasta 2025 y se haría reembolsable de manera permanente, con un costo estimado de US$ 556.000 millones, según Committee for a Responsible Federal Budget.

Las exenciones fiscales relacionadas con el clima, destinadas en gran parte a las energías renovables, suman US$ 273.000 millones, según el grupo de monitoreo del presupuesto.

Mientras tanto, hacer permanentes los subsidios a las primas de la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio costaría US$ 200.000 millones, según la Casa Blanca.

A la hora de decidir qué se va a dejar de lado, los legisladores podrían considerar qué programas son más factibles de implementar y administrar y cuáles tienen algún apoyo bipartidista para que puedan sobrevivir a un cambio de administración, dijo Jason Fichtner, economista jefe del Bipartisan Policy Center.

Ajustar el calendario

Otro método que utilizan los legisladores para reducir el tamaño de la legislación es hacer que las medidas sean temporales: por eso todos los recortes de impuestos individuales de la ley republicana de 2017 expiran después de 2025, por ejemplo.

Los demócratas pueden utilizar el mismo truco en el proyecto de ley de reconciliación presupuestaria, lo que hicieron la primavera pasada en el Plan de Rescate Estadounidense de US$ 1,9 billones, que reforzó el crédito tributario por hijos durante un año y los subsidios a las primas de la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio durante dos años.

Cámara de Representantes de EE.UU. aprueba plan de estímulo de US$ 1,9 billones propuesto por Biden

Ya en el paquete de reconciliación presupuestaria, los legisladores están extendiendo el crédito tributario por hijos solo hasta 2025, aunque muchos querrían hacerlo permanente.

La esperanza es que las disposiciones temporales se vuelvan tan populares que sea difícil no extenderlas eventualmente, dijo Don Schneider, economista de Cornerstone Macro, una firma de investigación de inversiones, y execonomista jefe del Comité de Medios y Arbitrios de la Cámara de Representantes cuando los republicanos controlaban el Congreso.

Este es el método preferido por Jayapal. Ella dijo en una llamada con los miembros el martes que si era necesario recortar el presupuesto, los legisladores deben mirar a la reducción de los años de financiación de algunos programas en lugar de recortar las políticas enteras o basar la elegibilidad en los ingresos, según una fuente familiarizada con lo dicho en la llamada.

El Congreso también puede reducir el precio retrasando la implementación de las prestaciones. En el proyecto de ley de la Cámara, por ejemplo, las prestaciones dentales no se añadirían a Medicare hasta 2028, para minimizar el impacto financiero de la disposición. La cobertura oftalmológica comenzaría el próximo mes de octubre y los servicios de audición un año después.

La Oficina Presupuestaria del Congreso estimó en 2019 que la cobertura dental costaría US$ 238.000 millones en 10 años, frente a los US$ 89.000 millones de los servicios de audición y los US$ 30.000 millones de la visión.

Limitar el alcance

Parte de la razón por la que el proyecto de ley de reconciliación es tan costoso es que ampliaría la red de seguridad de la nación a una franja mucho más amplia de estadounidenses.

Algunos moderados no quieren que sea tan generosa.

Manchin, por ejemplo, está presionando para basar la elegibilidad de ciertos programas en los ingresos. Él ha discutido la posibilidad de reducir los umbrales para el crédito tributario por hijos mejorado, pero también exige que los padres trabajen y obtengan ingresos para poder optar a él.

El senador Angus King, un independiente de Maine, que forma parte de los demócratas, dijo a CNN que apoya el crédito tributario por hijos, pero que tiene «algunas reservas sobre cuáles son los niveles de ingresos y a quiénes va dirigido».

Es probable que el Congreso de EE.UU. no pueda darse el lujo de esperar hasta el 18 de octubre para elevar el techo de la deuda. Aquí el porqué

Manchin y otros demócratas moderados también han planteado limitar las nuevas prestaciones de Medicare a quienes estén por debajo de un determinado umbral de ingresos, lo que supondría la primera vez que la cobertura del programa estaría vinculada a los ingresos.

La Casa Blanca no ha descartado la posibilidad de reducir la elegibilidad.

«Algunos programas del plan Build Back Better [Reconstruir mejor] tienen límites de ingresos, como saben, para la elegibilidad, como el crédito tributario por hijos y el cuidado infantil», dijo el martes la vicesecretaria de prensa, Karine Jean-Pierre. «Estamos abiertos a dirigirnos también a otros programas».

También se podrían recortar las sumas de las prestaciones o añadir otro tipo de restricciones. Por ejemplo, los demócratas podrían ofrecer un crédito tributario por hijos de hasta US$ 1.800 para los menores de 6 años, en lugar de mantener el crédito de US$ 3.600 vigente este año. Podrían reducir la prestación máxima mensual por baja laboral para que esté más en consonancia con la Seguridad Social.

Además, el Medicare podría cobrar una prima por su nueva cobertura, lo que reduciría el costo anual de US$ 81.000 millones a US$ 63.000 millones, según el Committee for a Responsible Federal Budget.

«La conclusión es que van a deshacerse de cosas, van a tener que realizar un estudio socioeconómico de las políticas, van a tener que encontrar maneras de hacer las cosas más baratas, y probablemente no van a estar satisfechos con su número», dijo Goldwein.

Annie Grayer, Manu Raju y Kate Sullivan contribuyeron con este reportaje.

(CNN) — Universidad comunitaria gratuita. Preescolar universal. Prestaciones dentales para las personas mayores. Licencia por maternidad pagada.
¿Cuáles sobrevivirán?

El presidente Joe Biden y los demócratas del Congreso se enfrentan ahora a la ardua tarea de reducir su plan de reconciliación presupuestaria de US$ 3,5 billones, que contiene todas estas medidas y más, para apaciguar al ala moderada de su partido.

Esto es la conciliación presupuestaria (y por qué es importante para los cheques de estímulo de Biden)

Se desconoce la profundidad de los recortes. El senador Joe Manchin, de Virginia Occidental, dijo que su límite es US$ 1,5 billones, aunque reconoció el martes que no descartaría llegar hasta US$ 1,9 o US$ 2,2 billones. Biden apunta ahora a ese rango.

Pero eso sigue siendo demasiado bajo para la presidenta de la asamblea progresista de la Cámara de Representantes, Pramila Jayapal, del estado de Washington, que quiere un presupuesto de entre US$ 2,5 y US$ 2,9 billones.

Sea cual sea la cifra máxima, los demócratas pueden reducir el costo del paquete de medidas de tres maneras principales: eliminar elementos de su enorme lista de deseos, retrasar la fecha de inicio de las medidas o terminarlas después de unos pocos años, o reducir la elegibilidad o la generosidad de los programas.

«No creo que sea viable elegir ninguna de estas opciones», dijo Marc Goldwein, director de Política de la organización sin ánimo de lucro Committee for a Responsible Federal Budget (Comité para un Presupuesto Federal Responsable), quien sostiene que el verdadero costo del paquete está más cerca de los US$ 6 billones. «Tendrán que hacer todas estas opciones».

ANÁLISIS | La economía de Biden: mejor de lo previsto, pero peor de lo esperado Desechar disposiciones

Una forma de reducir el costo del paquete es eliminar por completo algunas de las disposiciones, pero eso no será fácil de conseguir, ya que la mayoría de ellas, si no todas, llevan mucho tiempo en la lista de tareas pendientes de los demócratas.

Aunque la Oficina Presupuestaria del Congreso aún no ha publicado su evaluación del proyecto de ley de la Cámara de Representantes, la Casa Blanca incluyó muchas medidas similares en su propuesta del Plan de Familias Estadounidenses, que publicó en abril.

En ella, el presidente pedía US$ 200.000 millones para el preescolar universal y US$ 109.000 millones para dos años de universidad comunitaria gratuita. Biden quiere invertir US$ 225.000 millones en programas de cuidado de los niños y la misma cantidad en un programa nacional de licencias médicas y familiares pagadas, aunque algunos expertos dicen que los permisos laborales pagados podrían acabar costando el doble.

ANÁLISIS | El crédito tributario por hijos es el mayor beneficio del Gobierno desde la Seguridad Social, pero solo por un año

El proyecto de ley de la Cámara de Representantes también contiene una serie de exenciones fiscales que ayudarían a impulsar los programas demócratas de equidad, atención sanitaria y clima. Se prorrogaría el crédito tributario por hijos hasta 2025 y se haría reembolsable de manera permanente, con un costo estimado de US$ 556.000 millones, según Committee for a Responsible Federal Budget.

Las exenciones fiscales relacionadas con el clima, destinadas en gran parte a las energías renovables, suman US$ 273.000 millones, según el grupo de monitoreo del presupuesto.

Mientras tanto, hacer permanentes los subsidios a las primas de la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio costaría US$ 200.000 millones, según la Casa Blanca.

A la hora de decidir qué se va a dejar de lado, los legisladores podrían considerar qué programas son más factibles de implementar y administrar y cuáles tienen algún apoyo bipartidista para que puedan sobrevivir a un cambio de administración, dijo Jason Fichtner, economista jefe del Bipartisan Policy Center.

Ajustar el calendario

Otro método que utilizan los legisladores para reducir el tamaño de la legislación es hacer que las medidas sean temporales: por eso todos los recortes de impuestos individuales de la ley republicana de 2017 expiran después de 2025, por ejemplo.

Los demócratas pueden utilizar el mismo truco en el proyecto de ley de reconciliación presupuestaria, lo que hicieron la primavera pasada en el Plan de Rescate Estadounidense de US$ 1,9 billones, que reforzó el crédito tributario por hijos durante un año y los subsidios a las primas de la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio durante dos años.

Cámara de Representantes de EE.UU. aprueba plan de estímulo de US$ 1,9 billones propuesto por Biden

Ya en el paquete de reconciliación presupuestaria, los legisladores están extendiendo el crédito tributario por hijos solo hasta 2025, aunque muchos querrían hacerlo permanente.

La esperanza es que las disposiciones temporales se vuelvan tan populares que sea difícil no extenderlas eventualmente, dijo Don Schneider, economista de Cornerstone Macro, una firma de investigación de inversiones, y execonomista jefe del Comité de Medios y Arbitrios de la Cámara de Representantes cuando los republicanos controlaban el Congreso.

Este es el método preferido por Jayapal. Ella dijo en una llamada con los miembros el martes que si era necesario recortar el presupuesto, los legisladores deben mirar a la reducción de los años de financiación de algunos programas en lugar de recortar las políticas enteras o basar la elegibilidad en los ingresos, según una fuente familiarizada con lo dicho en la llamada.

El Congreso también puede reducir el precio retrasando la implementación de las prestaciones. En el proyecto de ley de la Cámara, por ejemplo, las prestaciones dentales no se añadirían a Medicare hasta 2028, para minimizar el impacto financiero de la disposición. La cobertura oftalmológica comenzaría el próximo mes de octubre y los servicios de audición un año después.

La Oficina Presupuestaria del Congreso estimó en 2019 que la cobertura dental costaría US$ 238.000 millones en 10 años, frente a los US$ 89.000 millones de los servicios de audición y los US$ 30.000 millones de la visión.

Limitar el alcance

Parte de la razón por la que el proyecto de ley de reconciliación es tan costoso es que ampliaría la red de seguridad de la nación a una franja mucho más amplia de estadounidenses.

Algunos moderados no quieren que sea tan generosa.

Manchin, por ejemplo, está presionando para basar la elegibilidad de ciertos programas en los ingresos. Él ha discutido la posibilidad de reducir los umbrales para el crédito tributario por hijos mejorado, pero también exige que los padres trabajen y obtengan ingresos para poder optar a él.

El senador Angus King, un independiente de Maine, que forma parte de los demócratas, dijo a CNN que apoya el crédito tributario por hijos, pero que tiene «algunas reservas sobre cuáles son los niveles de ingresos y a quiénes va dirigido».

Es probable que el Congreso de EE.UU. no pueda darse el lujo de esperar hasta el 18 de octubre para elevar el techo de la deuda. Aquí el porqué

Manchin y otros demócratas moderados también han planteado limitar las nuevas prestaciones de Medicare a quienes estén por debajo de un determinado umbral de ingresos, lo que supondría la primera vez que la cobertura del programa estaría vinculada a los ingresos.

La Casa Blanca no ha descartado la posibilidad de reducir la elegibilidad.

«Algunos programas del plan Build Back Better [Reconstruir mejor] tienen límites de ingresos, como saben, para la elegibilidad, como el crédito tributario por hijos y el cuidado infantil», dijo el martes la vicesecretaria de prensa, Karine Jean-Pierre. «Estamos abiertos a dirigirnos también a otros programas».

También se podrían recortar las sumas de las prestaciones o añadir otro tipo de restricciones. Por ejemplo, los demócratas podrían ofrecer un crédito tributario por hijos de hasta US$ 1.800 para los menores de 6 años, en lugar de mantener el crédito de US$ 3.600 vigente este año. Podrían reducir la prestación máxima mensual por baja laboral para que esté más en consonancia con la Seguridad Social.

Además, el Medicare podría cobrar una prima por su nueva cobertura, lo que reduciría el costo anual de US$ 81.000 millones a US$ 63.000 millones, según el Committee for a Responsible Federal Budget.

«La conclusión es que van a deshacerse de cosas, van a tener que realizar un estudio socioeconómico de las políticas, van a tener que encontrar maneras de hacer las cosas más baratas, y probablemente no van a estar satisfechos con su número», dijo Goldwein.

Annie Grayer, Manu Raju y Kate Sullivan contribuyeron con este reportaje.

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver