Etiopía utilizó su aerolínea comercial de bandera para transportar armas durante la guerra en Tigray

(CNN) — El gobierno de Etiopía utilizó a Ethiopian Airlines, la aerolínea comercial de bandera del país, para transportar armas desde y hacia la vecina Eritrea durante la guerra civil en la región etíope de Tigray, según ha descubierto una investigación de CNN.

Los documentos y manifiestos de carga vistos por CNN, así como los relatos de testigos presenciales y las pruebas fotográficas, confirman que se transportaron armas entre el aeropuerto internacional de Adís Abeba y los aeropuertos de las ciudades eritreas de Asmara y Massawa a bordo de múltiples aviones de Ethiopian Airlines en noviembre de 2020, durante las primeras semanas del conflicto de Tigray.

Once iglesias subterráneas de Etiopía peligran ante combatientes de Tigray, advierte la Unesco

Es la primera vez que se documenta este comercio de armas entre los antiguos enemigos durante la guerra. Según los expertos, los vuelos constituirían una violación de la legislación internacional sobre aviación, que prohíbe el contrabando de armas de uso militar en aviones civiles.

Las atrocidades cometidas durante el conflicto también parecen violar los términos de un programa comercial que proporciona un lucrativo acceso al mercado de Estados Unidos y del que Ethiopian Airlines se ha beneficiado enormemente.

Ethiopian Airlines es una potencia económica propiedad del Estado de Etiopía que genera miles de millones de dólares al año transportando pasajeros a centros de operaciones en todo el continente africano y en todo el mundo, y también es miembro de la Star Alliance, un grupo de algunas de las principales compañías de aviación del mundo.

La aerolínea ya había negado en dos ocasiones haber transportado armas.

En respuesta a la última investigación de CNN, Ethiopian Airlines dijo que «cumple estrictamente con todas las regulaciones nacionales, regionales e internacionales relacionadas con la aviación» y que «según su conocimiento y sus registros, no ha transportado ningún armamento de guerra en ninguna de sus rutas por ninguno de sus aviones».

Los gobiernos de Etiopía y Eritrea no respondieron a las solicitudes de comentarios de CNN.

«Recarga militar»

Las tensiones que desde hace tiempo existen entre el gobierno de Etiopía y el partido gobernante en la región de Tigray estallaron el 4 de noviembre, cuando Etiopía acusó al Frente de Liberación Popular de Tigray (TPLF) de atacar una base del ejército federal.

Abiy Ahmed, primer ministro de Etiopía y ganador del Premio Nobel de la Paz, ordenó una ofensiva militar para expulsar al TPLF del poder. Las fuerzas gubernamentales y las milicias regionales entraron en Tigray, a las que se unieron en el frente las tropas de Eritrea.

Se calcula que miles de personas murieron en el conflicto, que según muchos testimonios tiene el características de genocidio y limpieza étnica. Aunque todas las partes han sido acusadas de cometer graves abusos contra los derechos humanos durante la guerra de Tigray, investigaciones anteriores de CNN establecieron que los soldados eritreos han estado detrás de algunas de las peores atrocidades, como la violencia sexual y los asesinatos en masa. Eritrea ha negado que sus soldados hayan cometido infracciones y solo admitió recientemente tener tropas en Tigray.

Los documentos obtenidos por CNN indican que los vuelos con armas entre Etiopía y Eritrea comenzaron al menos unos días después del inicio del conflicto de Tigray.

En al menos seis ocasiones, entre el 9 y el 28 de noviembre, Ethiopian Airlines facturó al Ministerio de Defensa de Etiopía decenas de miles de dólares por artículos militares, incluidas armas y municiones, que se enviaron a Eritrea, según muestran los registros vistos por CNN.

Perturbador video de masacre en Tigray, Etiopía: más de 30 jóvenes se presumen muertos en brutal ejecución extrajudicial

Los documentos, conocidos como guías de embarque, detallan el contenido de cada envío. En uno de los documentos, la «naturaleza y cantidad de los bienes» figura como «recarga militar» y «material alimentario seco». Otras entradas incluían la descripción «consolidado». Los registros también tenían abreviaturas y errores ortográficos como «AM» para munición y «RIFFLES» para rifles, según los empleados de la aerolínea. Dijeron a CNN que los errores ortográficos se introdujeron cuando los empleados introdujeron manualmente el contenido en la base de datos de carga.

Benno Baksteen, presidente de DEGAS, el Grupo de Expertos Holandeses en Seguridad Aérea, declaró a CNN que estas guías de embarque son necesarias para todos los vuelos comerciales, ya que la tripulación a bordo necesita conocer el contenido de la carga para garantizar su transporte seguro.

El 9 de noviembre, cinco días después de que Abiy ordenara una ofensiva militar en Tigray, los registros muestran que un vuelo de Ethiopian Airlines transportó armas y municiones desde Adís Abeba a Asmara, la capital de Eritrea.

Una guía de embarque y un manifiesto de carga de esa fecha muestran que Ethiopian Airlines cobró a Etiopía US$ 166.398,32 por unas 2.643 piezas de «DFS & RIFFLE CON AM (sic)» en ese vuelo. DFS es una referencia a «dry food stuff» (material alimentario seco, en inglés), según fuentes de la aerolínea.

Otra guía de embarque de unos días después, el 13 de noviembre, tiene el mismo remitente y destinatario. El contenido de ese envío era «recarga militar y alimentos secos», según el documento. Los envíos llegaron en un momento de mayor actividad militar; fuentes de seguridad de la región dijeron a CNN que los eritreos necesitaban reabastecerse para la lucha en Tigray.

Mientras los aviones iban y venían entre los dos países, se produjeron masacres de tigrino en la ciudad de Axum y en el pueblo de Dengelat por parte de las tropas eritreas el 19 y el 30 de noviembre, respectivamente.

Los documentos de carga muestran una serie de vuelos entre Etiopía y Eritrea que continuó al menos hasta el 28 de noviembre de 2020.

Guía de embarque que muestra el transporte de «RIFFLE & DFS» -en referencia a rifles y alimentos secos según fuentes de la aerolínea- en un vuelo de Ethiopian Airlines el 12 de noviembre.

Algunos empleados de Ethiopian Airlines, que hablaron bajo condición de anonimato por temor a las repercusiones, dijeron que los vuelos continuaron más allá de esta fecha, pero que la mayoría de los viajes de armas a Eritrea fueron en noviembre.

En la operación se utilizaron tanto aviones de carga como de pasajeros, aunque CNN no tiene constancia de que hubiera pasajeros comerciales en ninguno de los vuelos que transportaban armas. Muchos de estos vuelos no aparecen en las populares plataformas de seguimiento de vuelos en línea, como Flightradar24. Cuando lo hacen, el destino en Eritrea no suele ser visible y la ruta de vuelo desaparece una vez que el avión cruza la frontera de Etiopía.

Los empleados dijeron a CNN que el personal podía apagar manualmente la señal ADS-B a bordo para evitar que los vuelos fueran rastreados públicamente.

Los vuelos solían tener asignados los mismos números de vuelo, principalmente ET3312, ET3313 y ET3314, siendo «ET» el código de Ethiopian Airlines. Todos los aviones mencionados en los archivos de carga vistos por CNN son aviones Boeing de fabricación estadounidense. La aerolínea mantiene una larga relación con el gigante de la aviación estadounidense.

Un representante de Boeing declinó hacer comentarios.

Carga y descarga de armas

Los trabajadores de Ethiopian Airlines describieron haber presenciado cómo otros empleados de la aerolínea cargaban y descargaban armas y vehículos militares en los vuelos dirigidos a Asmara. Algunos incluso afirmaron que ayudaron a cargar las armas en los aviones. Todos hablaron de haber sido investigados previamente por ser tigrino.

CNN ha visto las tarjetas de identificación de Ethiopian Airlines de estos empleados y ha confirmado sus identidades.

Uno de los exempleados dijo a CNN que recibieron instrucciones en el aeropuerto internacional de Bole, en Adís Abeba, para cargar armas y cuatro vehículos militares en un avión de carga de Ethiopian Airlines que debía volar a Bélgica, pero que fue enviado en su lugar a Eritrea.

Manifiesto de carga de Ethiopian Airlines del mismo vuelo que transportaba rifles el 12 de noviembre.

«Los vehículos eran camionetas Toyota que tienen un soporte para francotiradores», dijo el empleado. «Recibí una llamada del director general a última hora de la noche informándome que debía ocuparme de la carga. Los soldados vinieron a las 5 de la mañana para empezar a cargar dos grandes camiones cargados de armas y las camionetas».

«Tuve que detener un vuelo a Bruselas, un avión de carga 777, que estaba cargado de flores, y luego descargamos la mitad de los productos perecederos para hacer espacio para el armamento».

El exempleado advirtió a los soldados que los vehículos llevaban mucha más gasolina de la permitida por las normas internacionales de transporte aéreo, pero dijo que fueron desestimados tras una llamada directa de un comandante del ejército.

«Él [el comandante] dijo que íbamos a la guerra y que necesitábamos que se cargara el combustible», dijo el empleado. «Entonces remití el asunto a mi jefe y mi jefe asumió la responsabilidad y les permitió cargarlo».

Guía de embarque  en la que se muestra una «recarga militar» (military refill) transportada en un vuelo de Ethiopian Airlines el 13 de noviembre.

El vuelo, cargado tanto de armas como de flores, viajó a Eritrea y luego regresó a Adís Abeba antes de volar a Bruselas al día siguiente, dijo el empleado. CNN cruzó este testimonio con Flightradar24 y encontró el registro de un avión de Ethiopian Airlines que regresaba de la dirección de Eritrea y volaba a Bruselas al día siguiente, pero no pudo verificar de forma independiente que fuera el mismo vuelo al que se refería el empleado.

Suspendidos de su trabajos

Días más tarde, el empleado dijo que habían sido suspendidos temporalmente del trabajo. Creen que se les suspendió por ser tigrinos, pero también por el incidente con los soldados. El empleado huyó de Etiopía en marzo.

Ethiopian Airlines dijo a CNN en su declaración que ningún empleado había sido suspendido o despedido debido a su origen étnico.

Parece que no es el único vuelo internacional de larga distancia con paradas imprevistas. Un vuelo de Adís Abeba a Shanghái del 9 de noviembre de 2020 dio un largo rodeo a través de Eritrea, según la señal ADS-B que rastrea la ruta en Flightradar24.

Varios empleados del aeropuerto de Adís Abeba afirmaron haber visto salir cada día múltiples vuelos cargados de armas con destino a Eritrea al comienzo del conflicto. También hablaron de vuelos que llevaban armas desde Eritrea de vuelta a Etiopía. No está claro por qué se trasladaba el armamento de vuelta a Etiopía.

Personas cargando cajas de armas en un avión de Ethiopian Airlines en un aeropuerto de Massawa, Eritrea.

Uno de ellos dijo que vio tanques y artillería pesada cargados en aviones que llegaban a Adís Abeba, mientras que las armas pequeñas -morteros, lanzadores- se enviaban a Asmara. Los empleados dijeron a CNN que creían que el armamento más pequeño se enviaba a Asmara para armar a las tropas eritreas.

Las fotos que revelan la operación

Todos los empleados dijeron que la aerolínea les había ordenado borrar las fotos de las armas de sus teléfonos. No todos lo hicieron.

En junio, circularon fotos en las redes sociales que mostraban cajas con morteros a bordo de un vuelo de Ethiopian Airlines y las mismas cajas siendo cargadas en el avión en Massawa, Eritrea.

La compañía emitió un comunicado en el que negaba rotundamente la acusación de que sus aviones transportaran armas y afirmaba que las fotos estaban retocadas.

Sin embargo, CNN ha corroborado las fotos mediante técnicas de análisis visual, entrevistas y pruebas documentales, y las ha fechado a un vuelo de carga 777 Freighter que voló de Etiopía a Eritrea y viceversa entre el 8 y el 9 de noviembre.

Las imágenes muestran una variedad de morteros apilados en las cajas. Dan Kaszeta, especialista en defensa afincado en Londres y miembro asociado del Royal United Services Institute, identificó los morteros como 832-DU de 82 mm, fabricados originalmente en Rusia pero con muchas versiones fabricadas posteriormente, incluso en Bulgaria.

Una casa dañada en los combates en la ciudad tigrina de Wukro, cuando las fuerzas etíopes alineadas con el gobierno entraron en marzo.

CNN se ha puesto en contacto con el gobierno búlgaro y ha contactado con los fabricantes de armas búlgaros, pero no ha recibido respuesta. Según la base de datos pública de la Unión Europea, Bulgaria vendió armas a Etiopía en fecha tan reciente como 2020.

En otra imagen aparece un empleado con un uniforme que coincide con el de Ethiopian Airlines. El interior del avión también se ajusta a la disposición de un avión de carga 777F de Ethiopian Airlines. En las fotos se puede ver la fecha de caducidad de las correas de Emirates SkyCargo apretadas alrededor de las cajas: noviembre de 2023. Dado que este tipo concreto de correas de carga -TSO C172- tiene una vida útil de tres años, se habrían utilizado como muy pronto en noviembre de 2020. CNN ha confirmado que estas correas de Emirates SkyCargo se han utilizado en otros vuelos de Ethiopian Airlines. Emirates SkyCargo dijo a CNN que sus «correas pueden ser mezcladas inadvertidamente con las de otras aerolíneas por los manipuladores de tierra, que son contratistas de terceros, y pueden ser utilizadas para asegurar la carga transportada en otros aviones».

Un representante del fabricante de correas de carga TSO C172, AmSafe Bridport, declinó hacer comentarios.

CNN ha averiguado que el avión de carga en cuestión despegó el 8 de noviembre de Adís Abeba vacío antes de aterrizar en Massawa, donde los trabajadores locales se encargaron de cargarlo manualmente con diversas armas, incluidos estos morteros.

Un manifiesto de carga de ese día, visto por CNN, confirma que el vuelo estaba vacío cuando llegó a Massawa.

Una captura de pantalla de la base de datos interna de Ethiopian Airlines tomada por un empleado y enviada a CNN revela un vuelo del 8 de noviembre a Massawa que está oculto de los sitios de seguimiento de vuelos. Las armas fueron dejadas en Bahir Dar, Etiopía, antes de que el avión regresara a Adís Abeba el 9 de noviembre.

«Muchas repercusiones legales»

Varios expertos en aviación con los que habló CNN sobre estos hallazgos dijeron que Ethiopian Airlines parecía estar violando la Convención sobre Aviación Civil Internacional, comúnmente conocida como la Convención de Chicago, que prohíbe a los transportistas comerciales transportar «municiones de guerra o implementos de guerra».

Un aeronave de Ethiopian Airlines, en esta imagen de archivo. (Crédito: KOLA SULAIMON/AFP via Getty Images)

Pablo Mendes de León, profesor de Derecho Aéreo y Espacial en La Haya, dijo a CNN que hay varios indicios de que estos vuelos eran comerciales -no militares ni estatales-, entre ellos «que [los vuelos] llevan un número de vuelo comercial de Ethiopian Airlines junto con el hecho de que se ha emitido una guía aérea».

«He llegado a la conclusión de que [estos vuelos] han sido operados por aeronaves civiles que caen bajo los términos de la Convención de Chicago», dijo Mendes de León, añadiendo que las conclusiones de CNN «tienen muchas repercusiones legales y condiciones, todas las cuales pueden no haberse cumplido».

El estatus de Etiopía como potencia económica regional depende en parte del dominio de Ethiopian Airlines en materia de carga. El país y la aerolínea se han beneficiado de un programa comercial estadounidense que proporciona un acceso favorable al mercado de Estados Unidos a los países que cumplen ciertos criterios.

Esta relación es importante para ambos países: en 2017, las exportaciones estadounidenses a Etiopía consistieron principalmente en aviones y componentes de aviones de Boeing, por valor de más de US$ 857 millones.

Pero una cláusula de la Ley de Crecimiento y Oportunidad de África (AGOA) de Estados Unidos estipula que las naciones elegibles no deben participar en «violaciones graves de los derechos humanos reconocidos internacionalmente».

En anteriores investigaciones de CNN se constató que las atrocidades cometidas por el gobierno etíope y sus aliados tenían el sello de genocidio y limpieza étnica.

A finales de agosto, la representante comercial de Estados Unidos, Katherine Tai, advirtió al principal negociador comercial de Etiopía que «las continuas violaciones de los derechos humanos internacionalmente reconocidos» en Tigray «podrían afectar a la futura elegibilidad [según la AGOA] de Etiopía si no se abordan».

El martes, un portavoz dijo a CNN que la oficina de Tai llevaría a cabo su próxima revisión de la elegibilidad para la AGOA en 2022, «basándose en el cumplimiento de las normas que incluyen la adhesión a los derechos de los trabajadores reconocidos internacionalmente, el estado de derecho y los derechos humanos». Tras la revisión, Tai podría «recomendar al Presidente que añada o elimine a determinados países de la condición de país beneficiario de la AGOA».

(CNN) — El gobierno de Etiopía utilizó a Ethiopian Airlines, la aerolínea comercial de bandera del país, para transportar armas desde y hacia la vecina Eritrea durante la guerra civil en la región etíope de Tigray, según ha descubierto una investigación de CNN.

Los documentos y manifiestos de carga vistos por CNN, así como los relatos de testigos presenciales y las pruebas fotográficas, confirman que se transportaron armas entre el aeropuerto internacional de Adís Abeba y los aeropuertos de las ciudades eritreas de Asmara y Massawa a bordo de múltiples aviones de Ethiopian Airlines en noviembre de 2020, durante las primeras semanas del conflicto de Tigray.

Once iglesias subterráneas de Etiopía peligran ante combatientes de Tigray, advierte la Unesco

Es la primera vez que se documenta este comercio de armas entre los antiguos enemigos durante la guerra. Según los expertos, los vuelos constituirían una violación de la legislación internacional sobre aviación, que prohíbe el contrabando de armas de uso militar en aviones civiles.

Las atrocidades cometidas durante el conflicto también parecen violar los términos de un programa comercial que proporciona un lucrativo acceso al mercado de Estados Unidos y del que Ethiopian Airlines se ha beneficiado enormemente.

Ethiopian Airlines es una potencia económica propiedad del Estado de Etiopía que genera miles de millones de dólares al año transportando pasajeros a centros de operaciones en todo el continente africano y en todo el mundo, y también es miembro de la Star Alliance, un grupo de algunas de las principales compañías de aviación del mundo.

La aerolínea ya había negado en dos ocasiones haber transportado armas.

En respuesta a la última investigación de CNN, Ethiopian Airlines dijo que «cumple estrictamente con todas las regulaciones nacionales, regionales e internacionales relacionadas con la aviación» y que «según su conocimiento y sus registros, no ha transportado ningún armamento de guerra en ninguna de sus rutas por ninguno de sus aviones».

Los gobiernos de Etiopía y Eritrea no respondieron a las solicitudes de comentarios de CNN.

«Recarga militar»

Las tensiones que desde hace tiempo existen entre el gobierno de Etiopía y el partido gobernante en la región de Tigray estallaron el 4 de noviembre, cuando Etiopía acusó al Frente de Liberación Popular de Tigray (TPLF) de atacar una base del ejército federal.

Abiy Ahmed, primer ministro de Etiopía y ganador del Premio Nobel de la Paz, ordenó una ofensiva militar para expulsar al TPLF del poder. Las fuerzas gubernamentales y las milicias regionales entraron en Tigray, a las que se unieron en el frente las tropas de Eritrea.

Se calcula que miles de personas murieron en el conflicto, que según muchos testimonios tiene el características de genocidio y limpieza étnica. Aunque todas las partes han sido acusadas de cometer graves abusos contra los derechos humanos durante la guerra de Tigray, investigaciones anteriores de CNN establecieron que los soldados eritreos han estado detrás de algunas de las peores atrocidades, como la violencia sexual y los asesinatos en masa. Eritrea ha negado que sus soldados hayan cometido infracciones y solo admitió recientemente tener tropas en Tigray.

Los documentos obtenidos por CNN indican que los vuelos con armas entre Etiopía y Eritrea comenzaron al menos unos días después del inicio del conflicto de Tigray.

En al menos seis ocasiones, entre el 9 y el 28 de noviembre, Ethiopian Airlines facturó al Ministerio de Defensa de Etiopía decenas de miles de dólares por artículos militares, incluidas armas y municiones, que se enviaron a Eritrea, según muestran los registros vistos por CNN.

Perturbador video de masacre en Tigray, Etiopía: más de 30 jóvenes se presumen muertos en brutal ejecución extrajudicial

Los documentos, conocidos como guías de embarque, detallan el contenido de cada envío. En uno de los documentos, la «naturaleza y cantidad de los bienes» figura como «recarga militar» y «material alimentario seco». Otras entradas incluían la descripción «consolidado». Los registros también tenían abreviaturas y errores ortográficos como «AM» para munición y «RIFFLES» para rifles, según los empleados de la aerolínea. Dijeron a CNN que los errores ortográficos se introdujeron cuando los empleados introdujeron manualmente el contenido en la base de datos de carga.

Benno Baksteen, presidente de DEGAS, el Grupo de Expertos Holandeses en Seguridad Aérea, declaró a CNN que estas guías de embarque son necesarias para todos los vuelos comerciales, ya que la tripulación a bordo necesita conocer el contenido de la carga para garantizar su transporte seguro.

El 9 de noviembre, cinco días después de que Abiy ordenara una ofensiva militar en Tigray, los registros muestran que un vuelo de Ethiopian Airlines transportó armas y municiones desde Adís Abeba a Asmara, la capital de Eritrea.

Una guía de embarque y un manifiesto de carga de esa fecha muestran que Ethiopian Airlines cobró a Etiopía US$ 166.398,32 por unas 2.643 piezas de «DFS & RIFFLE CON AM (sic)» en ese vuelo. DFS es una referencia a «dry food stuff» (material alimentario seco, en inglés), según fuentes de la aerolínea.

Otra guía de embarque de unos días después, el 13 de noviembre, tiene el mismo remitente y destinatario. El contenido de ese envío era «recarga militar y alimentos secos», según el documento. Los envíos llegaron en un momento de mayor actividad militar; fuentes de seguridad de la región dijeron a CNN que los eritreos necesitaban reabastecerse para la lucha en Tigray.

Mientras los aviones iban y venían entre los dos países, se produjeron masacres de tigrino en la ciudad de Axum y en el pueblo de Dengelat por parte de las tropas eritreas el 19 y el 30 de noviembre, respectivamente.

Los documentos de carga muestran una serie de vuelos entre Etiopía y Eritrea que continuó al menos hasta el 28 de noviembre de 2020.

Guía de embarque que muestra el transporte de «RIFFLE & DFS» -en referencia a rifles y alimentos secos según fuentes de la aerolínea- en un vuelo de Ethiopian Airlines el 12 de noviembre.

Algunos empleados de Ethiopian Airlines, que hablaron bajo condición de anonimato por temor a las repercusiones, dijeron que los vuelos continuaron más allá de esta fecha, pero que la mayoría de los viajes de armas a Eritrea fueron en noviembre.

En la operación se utilizaron tanto aviones de carga como de pasajeros, aunque CNN no tiene constancia de que hubiera pasajeros comerciales en ninguno de los vuelos que transportaban armas. Muchos de estos vuelos no aparecen en las populares plataformas de seguimiento de vuelos en línea, como Flightradar24. Cuando lo hacen, el destino en Eritrea no suele ser visible y la ruta de vuelo desaparece una vez que el avión cruza la frontera de Etiopía.

Los empleados dijeron a CNN que el personal podía apagar manualmente la señal ADS-B a bordo para evitar que los vuelos fueran rastreados públicamente.

Los vuelos solían tener asignados los mismos números de vuelo, principalmente ET3312, ET3313 y ET3314, siendo «ET» el código de Ethiopian Airlines. Todos los aviones mencionados en los archivos de carga vistos por CNN son aviones Boeing de fabricación estadounidense. La aerolínea mantiene una larga relación con el gigante de la aviación estadounidense.

Un representante de Boeing declinó hacer comentarios.

Carga y descarga de armas

Los trabajadores de Ethiopian Airlines describieron haber presenciado cómo otros empleados de la aerolínea cargaban y descargaban armas y vehículos militares en los vuelos dirigidos a Asmara. Algunos incluso afirmaron que ayudaron a cargar las armas en los aviones. Todos hablaron de haber sido investigados previamente por ser tigrino.

CNN ha visto las tarjetas de identificación de Ethiopian Airlines de estos empleados y ha confirmado sus identidades.

Uno de los exempleados dijo a CNN que recibieron instrucciones en el aeropuerto internacional de Bole, en Adís Abeba, para cargar armas y cuatro vehículos militares en un avión de carga de Ethiopian Airlines que debía volar a Bélgica, pero que fue enviado en su lugar a Eritrea.

Manifiesto de carga de Ethiopian Airlines del mismo vuelo que transportaba rifles el 12 de noviembre.

«Los vehículos eran camionetas Toyota que tienen un soporte para francotiradores», dijo el empleado. «Recibí una llamada del director general a última hora de la noche informándome que debía ocuparme de la carga. Los soldados vinieron a las 5 de la mañana para empezar a cargar dos grandes camiones cargados de armas y las camionetas».

«Tuve que detener un vuelo a Bruselas, un avión de carga 777, que estaba cargado de flores, y luego descargamos la mitad de los productos perecederos para hacer espacio para el armamento».

El exempleado advirtió a los soldados que los vehículos llevaban mucha más gasolina de la permitida por las normas internacionales de transporte aéreo, pero dijo que fueron desestimados tras una llamada directa de un comandante del ejército.

«Él [el comandante] dijo que íbamos a la guerra y que necesitábamos que se cargara el combustible», dijo el empleado. «Entonces remití el asunto a mi jefe y mi jefe asumió la responsabilidad y les permitió cargarlo».

Guía de embarque  en la que se muestra una «recarga militar» (military refill) transportada en un vuelo de Ethiopian Airlines el 13 de noviembre.

El vuelo, cargado tanto de armas como de flores, viajó a Eritrea y luego regresó a Adís Abeba antes de volar a Bruselas al día siguiente, dijo el empleado. CNN cruzó este testimonio con Flightradar24 y encontró el registro de un avión de Ethiopian Airlines que regresaba de la dirección de Eritrea y volaba a Bruselas al día siguiente, pero no pudo verificar de forma independiente que fuera el mismo vuelo al que se refería el empleado.

Suspendidos de su trabajos

Días más tarde, el empleado dijo que habían sido suspendidos temporalmente del trabajo. Creen que se les suspendió por ser tigrinos, pero también por el incidente con los soldados. El empleado huyó de Etiopía en marzo.

Ethiopian Airlines dijo a CNN en su declaración que ningún empleado había sido suspendido o despedido debido a su origen étnico.

Parece que no es el único vuelo internacional de larga distancia con paradas imprevistas. Un vuelo de Adís Abeba a Shanghái del 9 de noviembre de 2020 dio un largo rodeo a través de Eritrea, según la señal ADS-B que rastrea la ruta en Flightradar24.

Varios empleados del aeropuerto de Adís Abeba afirmaron haber visto salir cada día múltiples vuelos cargados de armas con destino a Eritrea al comienzo del conflicto. También hablaron de vuelos que llevaban armas desde Eritrea de vuelta a Etiopía. No está claro por qué se trasladaba el armamento de vuelta a Etiopía.

Personas cargando cajas de armas en un avión de Ethiopian Airlines en un aeropuerto de Massawa, Eritrea.

Uno de ellos dijo que vio tanques y artillería pesada cargados en aviones que llegaban a Adís Abeba, mientras que las armas pequeñas -morteros, lanzadores- se enviaban a Asmara. Los empleados dijeron a CNN que creían que el armamento más pequeño se enviaba a Asmara para armar a las tropas eritreas.

Las fotos que revelan la operación

Todos los empleados dijeron que la aerolínea les había ordenado borrar las fotos de las armas de sus teléfonos. No todos lo hicieron.

En junio, circularon fotos en las redes sociales que mostraban cajas con morteros a bordo de un vuelo de Ethiopian Airlines y las mismas cajas siendo cargadas en el avión en Massawa, Eritrea.

La compañía emitió un comunicado en el que negaba rotundamente la acusación de que sus aviones transportaran armas y afirmaba que las fotos estaban retocadas.

Sin embargo, CNN ha corroborado las fotos mediante técnicas de análisis visual, entrevistas y pruebas documentales, y las ha fechado a un vuelo de carga 777 Freighter que voló de Etiopía a Eritrea y viceversa entre el 8 y el 9 de noviembre.

Las imágenes muestran una variedad de morteros apilados en las cajas. Dan Kaszeta, especialista en defensa afincado en Londres y miembro asociado del Royal United Services Institute, identificó los morteros como 832-DU de 82 mm, fabricados originalmente en Rusia pero con muchas versiones fabricadas posteriormente, incluso en Bulgaria.

Una casa dañada en los combates en la ciudad tigrina de Wukro, cuando las fuerzas etíopes alineadas con el gobierno entraron en marzo.

CNN se ha puesto en contacto con el gobierno búlgaro y ha contactado con los fabricantes de armas búlgaros, pero no ha recibido respuesta. Según la base de datos pública de la Unión Europea, Bulgaria vendió armas a Etiopía en fecha tan reciente como 2020.

En otra imagen aparece un empleado con un uniforme que coincide con el de Ethiopian Airlines. El interior del avión también se ajusta a la disposición de un avión de carga 777F de Ethiopian Airlines. En las fotos se puede ver la fecha de caducidad de las correas de Emirates SkyCargo apretadas alrededor de las cajas: noviembre de 2023. Dado que este tipo concreto de correas de carga -TSO C172- tiene una vida útil de tres años, se habrían utilizado como muy pronto en noviembre de 2020. CNN ha confirmado que estas correas de Emirates SkyCargo se han utilizado en otros vuelos de Ethiopian Airlines. Emirates SkyCargo dijo a CNN que sus «correas pueden ser mezcladas inadvertidamente con las de otras aerolíneas por los manipuladores de tierra, que son contratistas de terceros, y pueden ser utilizadas para asegurar la carga transportada en otros aviones».

Un representante del fabricante de correas de carga TSO C172, AmSafe Bridport, declinó hacer comentarios.

CNN ha averiguado que el avión de carga en cuestión despegó el 8 de noviembre de Adís Abeba vacío antes de aterrizar en Massawa, donde los trabajadores locales se encargaron de cargarlo manualmente con diversas armas, incluidos estos morteros.

Un manifiesto de carga de ese día, visto por CNN, confirma que el vuelo estaba vacío cuando llegó a Massawa.

Una captura de pantalla de la base de datos interna de Ethiopian Airlines tomada por un empleado y enviada a CNN revela un vuelo del 8 de noviembre a Massawa que está oculto de los sitios de seguimiento de vuelos. Las armas fueron dejadas en Bahir Dar, Etiopía, antes de que el avión regresara a Adís Abeba el 9 de noviembre.

«Muchas repercusiones legales»

Varios expertos en aviación con los que habló CNN sobre estos hallazgos dijeron que Ethiopian Airlines parecía estar violando la Convención sobre Aviación Civil Internacional, comúnmente conocida como la Convención de Chicago, que prohíbe a los transportistas comerciales transportar «municiones de guerra o implementos de guerra».

Un aeronave de Ethiopian Airlines, en esta imagen de archivo. (Crédito: KOLA SULAIMON/AFP via Getty Images)

Pablo Mendes de León, profesor de Derecho Aéreo y Espacial en La Haya, dijo a CNN que hay varios indicios de que estos vuelos eran comerciales -no militares ni estatales-, entre ellos «que [los vuelos] llevan un número de vuelo comercial de Ethiopian Airlines junto con el hecho de que se ha emitido una guía aérea».

«He llegado a la conclusión de que [estos vuelos] han sido operados por aeronaves civiles que caen bajo los términos de la Convención de Chicago», dijo Mendes de León, añadiendo que las conclusiones de CNN «tienen muchas repercusiones legales y condiciones, todas las cuales pueden no haberse cumplido».

El estatus de Etiopía como potencia económica regional depende en parte del dominio de Ethiopian Airlines en materia de carga. El país y la aerolínea se han beneficiado de un programa comercial estadounidense que proporciona un acceso favorable al mercado de Estados Unidos a los países que cumplen ciertos criterios.

Esta relación es importante para ambos países: en 2017, las exportaciones estadounidenses a Etiopía consistieron principalmente en aviones y componentes de aviones de Boeing, por valor de más de US$ 857 millones.

Pero una cláusula de la Ley de Crecimiento y Oportunidad de África (AGOA) de Estados Unidos estipula que las naciones elegibles no deben participar en «violaciones graves de los derechos humanos reconocidos internacionalmente».

En anteriores investigaciones de CNN se constató que las atrocidades cometidas por el gobierno etíope y sus aliados tenían el sello de genocidio y limpieza étnica.

A finales de agosto, la representante comercial de Estados Unidos, Katherine Tai, advirtió al principal negociador comercial de Etiopía que «las continuas violaciones de los derechos humanos internacionalmente reconocidos» en Tigray «podrían afectar a la futura elegibilidad [según la AGOA] de Etiopía si no se abordan».

El martes, un portavoz dijo a CNN que la oficina de Tai llevaría a cabo su próxima revisión de la elegibilidad para la AGOA en 2022, «basándose en el cumplimiento de las normas que incluyen la adhesión a los derechos de los trabajadores reconocidos internacionalmente, el estado de derecho y los derechos humanos». Tras la revisión, Tai podría «recomendar al Presidente que añada o elimine a determinados países de la condición de país beneficiario de la AGOA».

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver