Descubren un inodoro «de lujo» de 2.700 años en Jerusalén

(CNN) — Un inodoro de 2.700 años de antigüedad fue encontrado durante las excavaciones arqueológicas de una antigua mansión real en Jerusalén.

El cubículo del inodoro privado, que data de finales del siglo VII a. C., fue desenterrado en los restos del edificio, que mira hacia el sitio arqueológico de la Ciudad de David y el Monte del Templo, según un comunicado de prensa de la Autoridad de Antigüedades de Israel (IAA, por sus siglas en inglés), publicado este miércoles.

La propiedad real funcionaba al final del periodo de los Reyes de Judá, según la IAA, antes de que Israel fuera aplastado por los asirios.

El cuarto de baño, labrado en piedra, es una cabina rectangular con un inodoro tallado que se encontraba sobre una profunda fosa séptica.

«El inodoro, hecho de piedra caliza, está diseñado para sentarse cómodamente, con un agujero en el centro», escribió el IAA.
Yaakov Billig, director de la excavación para el IAA, dijo que los cubículos de baño privados eran muy raros en la antigüedad, y solo se han encontrado unos pocos.

Los arqueólogos creen que en este lugar hubo un magnífico palacio.
Yoli Schwartz/Cortesía del IAA

«De hecho, los baños solo estaban al alcance de los ricos”, dijo Billig en el comunicado de prensa.

«Mil años después, la Mishná y el Talmud plantearon varios criterios que definían a una persona rica, y el rabino Yossi sugirió que ser rico es ‘tener el inodoro junto a su mesa'», añadió.

La Mishná es la primera codificación escrita de la ley oral judía, y el Talmud es una recopilación de antiguas enseñanzas. El rabino Yossi fue uno de los más famosos maestros de la Mishná.

Según el IAA, la fosa séptica situada bajo el inodoro contenía una gran cantidad de cerámica y huesos de animales, que se recogieron junto con el relleno de tierra.

El estudio de estos materiales podría contribuir a la comprensión del estilo de vida y la dieta de la época, así como de las enfermedades antiguas, dijo la agencia.

Las excavaciones también desenterraron una gran cantidad de cerámica y huesos de animales en la fosa séptica. Yoli Schwartz/Cortesía del IAA

En la zona de excavación más amplia, los arqueólogos descubrieron capiteles de piedra en un estilo típico de la época, y pequeñas columnas que se utilizaban como barandillas para las ventanas.

El equipo también encontró pruebas de que había un jardín cerca del baño, con árboles ornamentales, frutales y plantas acuáticas, lo que aumenta la impresión de que en el lugar había un extenso palacio, según el comunicado de prensa.

«Es fascinante ver cómo algo que es obvio para nosotros hoy en día, como los inodoros, era un artículo de lujo durante el reinado de los reyes de Judá», dijo el director del IAA, Eli Eskosido, en el comunicado, y añadió: «Jerusalén nunca deja de sorprender».

Está previsto que se revelen más detalles sobre la excavación en una conferencia, denominada «Innovaciones en la arqueología de Jerusalén y sus alrededores», que tendrá lugar el miércoles y el jueves en Jerusalén y en Internet.

Israel es desde hace tiempo una rica fuente de hallazgos arqueológicos.

En abril, los arqueólogos que trabajan en la ciudad israelí de Yavne desenterraron un mosaico de 1.600 años de antigüedad muy bien conservado.

El mosaico, que data del periodo bizantino (300-400 n.e.), se encontró mientras los arqueólogos desenterraban una extensa zona industrial que funcionó durante varios siglos.

Y en marzo, docenas de fragmentos de un manuscrito del Mar Muerto con texto bíblico fueron encontrados por arqueólogos que trabajaban en el desierto de Judea.

Los fragmentos eran los primeros trozos de los Rollos del Mar Muerto encontrados en unos 60 años y fueron recuperados de una cueva donde se escondían los rebeldes judíos contra el Imperio Romano hace unos 1.900 años.

Jerusalén

(CNN) — Un inodoro de 2.700 años de antigüedad fue encontrado durante las excavaciones arqueológicas de una antigua mansión real en Jerusalén.

El cubículo del inodoro privado, que data de finales del siglo VII a. C., fue desenterrado en los restos del edificio, que mira hacia el sitio arqueológico de la Ciudad de David y el Monte del Templo, según un comunicado de prensa de la Autoridad de Antigüedades de Israel (IAA, por sus siglas en inglés), publicado este miércoles.

La propiedad real funcionaba al final del periodo de los Reyes de Judá, según la IAA, antes de que Israel fuera aplastado por los asirios.

El cuarto de baño, labrado en piedra, es una cabina rectangular con un inodoro tallado que se encontraba sobre una profunda fosa séptica.

«El inodoro, hecho de piedra caliza, está diseñado para sentarse cómodamente, con un agujero en el centro», escribió el IAA.
Yaakov Billig, director de la excavación para el IAA, dijo que los cubículos de baño privados eran muy raros en la antigüedad, y solo se han encontrado unos pocos.

Los arqueólogos creen que en este lugar hubo un magnífico palacio.
Yoli Schwartz/Cortesía del IAA

«De hecho, los baños solo estaban al alcance de los ricos”, dijo Billig en el comunicado de prensa.

«Mil años después, la Mishná y el Talmud plantearon varios criterios que definían a una persona rica, y el rabino Yossi sugirió que ser rico es ‘tener el inodoro junto a su mesa'», añadió.

La Mishná es la primera codificación escrita de la ley oral judía, y el Talmud es una recopilación de antiguas enseñanzas. El rabino Yossi fue uno de los más famosos maestros de la Mishná.

Según el IAA, la fosa séptica situada bajo el inodoro contenía una gran cantidad de cerámica y huesos de animales, que se recogieron junto con el relleno de tierra.

El estudio de estos materiales podría contribuir a la comprensión del estilo de vida y la dieta de la época, así como de las enfermedades antiguas, dijo la agencia.

Las excavaciones también desenterraron una gran cantidad de cerámica y huesos de animales en la fosa séptica. Yoli Schwartz/Cortesía del IAA

En la zona de excavación más amplia, los arqueólogos descubrieron capiteles de piedra en un estilo típico de la época, y pequeñas columnas que se utilizaban como barandillas para las ventanas.

El equipo también encontró pruebas de que había un jardín cerca del baño, con árboles ornamentales, frutales y plantas acuáticas, lo que aumenta la impresión de que en el lugar había un extenso palacio, según el comunicado de prensa.

«Es fascinante ver cómo algo que es obvio para nosotros hoy en día, como los inodoros, era un artículo de lujo durante el reinado de los reyes de Judá», dijo el director del IAA, Eli Eskosido, en el comunicado, y añadió: «Jerusalén nunca deja de sorprender».

Está previsto que se revelen más detalles sobre la excavación en una conferencia, denominada «Innovaciones en la arqueología de Jerusalén y sus alrededores», que tendrá lugar el miércoles y el jueves en Jerusalén y en Internet.

Israel es desde hace tiempo una rica fuente de hallazgos arqueológicos.

En abril, los arqueólogos que trabajan en la ciudad israelí de Yavne desenterraron un mosaico de 1.600 años de antigüedad muy bien conservado.

Arqueólogos descubren mosaico de 1.600 años de antigüedad en Israel

El mosaico, que data del periodo bizantino (300-400 n.e.), se encontró mientras los arqueólogos desenterraban una extensa zona industrial que funcionó durante varios siglos.

Y en marzo, docenas de fragmentos de un manuscrito del Mar Muerto con texto bíblico fueron encontrados por arqueólogos que trabajaban en el desierto de Judea.

Los fragmentos eran los primeros trozos de los Rollos del Mar Muerto encontrados en unos 60 años y fueron recuperados de una cueva donde se escondían los rebeldes judíos contra el Imperio Romano hace unos 1.900 años.

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver