‘No pierdan la esperanza’: afganas del equipo de robótica hablan desde un lugar seguro en México

Ciudad de México (CNN) — Hace apenas cuatro años, la media docena de adolescentes de Afganistán entraron con confianza a la competencia, ondeando la bandera de su país.

La competencia mundial de robótica, celebrada en EE.UU. en 2017, fue una oportunidad para que el equipo mostrara al mundo lo que muchos en su propio país dudaban: que las niñas pueden lograr cualquier cosa.

Y lo lograron, ganando un premio por «logro valiente», otorgado a equipos que perseveran en circunstancias difíciles. Aunque no se ubicaron entre los mejores equipos del mundo en el puntaje general, se fueron orgullosas y, lo que es más importante, con reconocimiento mundial.

México ofrece refugio a 5 mujeres afganas 1:54

Fue ese reconocimiento lo que ayudó a las niñas a escapar de Afganistán hace unos meses, cuando resurgieron los talibanes.

Los talibanes, conocidos por haber prohibido a las niñas ir la escuela y trabajar la última vez que controlaron Afganistán, resurgieron por todo el país este verano, derribando ciudad tras ciudad, un cambio aterrador para las niñas progresistas y educadas como las del equipo de robótica.

«Los talibanes se estaban apoderando de las aldeas y las provincias vecinas, por lo que decidimos salir de Afganistán», dijo Kawsar Roshan, una de las integrantes del equipo. «En ese momento, nuestras familias ni siquiera nos permitían salir de casa por ningún motivo, ni siquiera para ir a clases».

Con la ayuda de varios grupos humanitarios en todo el mundo, cinco de las integrantes del equipo original pudieron huir de Afganistán.

Se fueron junto con un pariente mayor como tutor y realizaron la difícil travesía desde la ciudad de Herat, en el oeste de Afganistán, hasta la capital Kabul, y dejaron sus hogares en julio.

Allí, lograron conseguir uno de los últimos vuelos comerciales de Kabul con destino a Islamabad, Paquistán.

Fue en Paquistán donde comenzó a formarse un plan que finalmente los llevó a un país a miles de kilómetros de distancia: México.

Con la ayuda de fondos privados de varios grupos de ayuda humanitaria, se dirigieron desde Paquistán a Doha, Qatar, donde después de una invitación del gobierno mexicano, el grupo abordó un vuelo comercial, con escala en Frankfurt, Alemania, antes de aterrizar en Ciudad de México.

El gobierno mexicano ha autorizado a las adolescentes, todas de 17 o 18 años, a quedarse al menos seis meses, con la opción de extender su estancia.

Martha Delgado, subsecretaria de Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos de la Cancillería mexicana, dio la bienvenida a las jóvenes afganas del equipo de robótica con un paseo el 19 de septiembre de 2021 en la Ciudad de México.

Algunas integrantes del equipo hablaron con CNN en la sala de conferencias de un hotel, prefiriendo no hablar desde el lugar de la ciudad donde se hospedan por cuestiones de seguridad.

Oportunamente, algunos de los primeros pensamientos que compartieron fueron sobre su hogar, criticando la crueldad del régimen talibán.

«Su forma de gobernar es solo una burla, un insulto al Islam», dijo Fatemah Qaderyan, integrante original del equipo. «El Islam es la religión de la bondad. Solicitamos amablemente no solo a Estados Unidos sino a toda la comunidad, sino a toda la comunidad internacional que erradique a la generación talibán de Afganistán».

Saben que Estados Unidos tiene opciones limitadas en ese sentido luego de su retirada en agosto. También saben lo afortunadas que fueron al salir.

«Fue muy difícil, ya sabes, dejar a nuestros seres queridos en Afganistán», dijo Saghar Salehi, otra integrante del equipo. «Pero estamos felices de que hoy estemos a salvo no solo por nosotras mismas, sino que aquí podemos ser la voz de miles de niñas que quieren estar seguras en Afganistán y que quieren continuar su educación y pueden hacer realidad sus sueños».

Esa es una realidad cada vez menor para las niñas de ese país. En las semanas y meses posteriores a la toma de posesión de los talibanes, sus acciones han reafirmado el regreso a una sociedad en la que las mujeres son tratadas como totalmente desiguales con respecto a los hombres.

El grupo ha ordenado que las escuelas secundarias abran solo para los niños, alegando que las niñas necesitan un «sistema de transporte seguro» antes de regresar. En algunos casos, los militantes han ordenado a las mujeres que abandonen sus lugares de trabajo, y cuando un grupo de mujeres protestó por el anuncio del gobierno exclusivamente masculino en Kabul, los combatientes talibanes las golpearon con látigos y palos.

Aún así, el equipo tiene un mensaje para quienes se quedaron atrás.

«Mi mensaje para mi generación es que, por favor, no pierdan la esperanza», dijo Roshan. «Sé que es difícil porque yo también soy una niña afgana, y te entiendo completamente. Pero, por favor, no pierdas el ánimo, siempre hay luz en la oscuridad y realiza tu sueño y sigue tu sueño y confía en que un día tu sueño se hará realidad, porque yo pasé por eso».

A pesar de las desafiantes circunstancias de los últimos meses, cada una de las jóvenes está mirando hacia el futuro y espera ir a la universidad el próximo año en algún lugar de Estados Unidos. Como era de esperar, cada una de ellas seguirá carreras en los campos STEM (ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas).

A largo plazo, todas dijeron que algún día esperan poder regresar a un Afganistán libre de los talibanes y la represión que representan.

Talibanes

Ciudad de México (CNN) — Hace apenas cuatro años, la media docena de adolescentes de Afganistán entraron con confianza a la competencia, ondeando la bandera de su país.

La competencia mundial de robótica, celebrada en EE.UU. en 2017, fue una oportunidad para que el equipo mostrara al mundo lo que muchos en su propio país dudaban: que las niñas pueden lograr cualquier cosa.

Prácticamente, el único empleo que pueden tener las mujeres afganas en el gobierno de Kabul es limpiando baños, dice el alcalde en funciones

Y lo lograron, ganando un premio por «logro valiente», otorgado a equipos que perseveran en circunstancias difíciles. Aunque no se ubicaron entre los mejores equipos del mundo en el puntaje general, se fueron orgullosas y, lo que es más importante, con reconocimiento mundial.

México ofrece refugio a 5 mujeres afganas 1:54

Fue ese reconocimiento lo que ayudó a las niñas a escapar de Afganistán hace unos meses, cuando resurgieron los talibanes.

Los talibanes, conocidos por haber prohibido a las niñas ir la escuela y trabajar la última vez que controlaron Afganistán, resurgieron por todo el país este verano, derribando ciudad tras ciudad, un cambio aterrador para las niñas progresistas y educadas como las del equipo de robótica.

«Los talibanes se estaban apoderando de las aldeas y las provincias vecinas, por lo que decidimos salir de Afganistán», dijo Kawsar Roshan, una de las integrantes del equipo. «En ese momento, nuestras familias ni siquiera nos permitían salir de casa por ningún motivo, ni siquiera para ir a clases».

Con la ayuda de varios grupos humanitarios en todo el mundo, cinco de las integrantes del equipo original pudieron huir de Afganistán.

Se fueron junto con un pariente mayor como tutor y realizaron la difícil travesía desde la ciudad de Herat, en el oeste de Afganistán, hasta la capital Kabul, y dejaron sus hogares en julio.

Allí, lograron conseguir uno de los últimos vuelos comerciales de Kabul con destino a Islamabad, Paquistán.

Fue en Paquistán donde comenzó a formarse un plan que finalmente los llevó a un país a miles de kilómetros de distancia: México.

Con la ayuda de fondos privados de varios grupos de ayuda humanitaria, se dirigieron desde Paquistán a Doha, Qatar, donde después de una invitación del gobierno mexicano, el grupo abordó un vuelo comercial, con escala en Frankfurt, Alemania, antes de aterrizar en Ciudad de México.

El gobierno mexicano ha autorizado a las adolescentes, todas de 17 o 18 años, a quedarse al menos seis meses, con la opción de extender su estancia.

Martha Delgado, subsecretaria de Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos de la Cancillería mexicana, dio la bienvenida a las jóvenes afganas del equipo de robótica con un paseo el 19 de septiembre de 2021 en la Ciudad de México.

Algunas integrantes del equipo hablaron con CNN en la sala de conferencias de un hotel, prefiriendo no hablar desde el lugar de la ciudad donde se hospedan por cuestiones de seguridad.

Oportunamente, algunos de los primeros pensamientos que compartieron fueron sobre su hogar, criticando la crueldad del régimen talibán.

«Su forma de gobernar es solo una burla, un insulto al Islam», dijo Fatemah Qaderyan, integrante original del equipo. «El Islam es la religión de la bondad. Solicitamos amablemente no solo a Estados Unidos sino a toda la comunidad, sino a toda la comunidad internacional que erradique a la generación talibán de Afganistán».

Saben que Estados Unidos tiene opciones limitadas en ese sentido luego de su retirada en agosto. También saben lo afortunadas que fueron al salir.

«Fue muy difícil, ya sabes, dejar a nuestros seres queridos en Afganistán», dijo Saghar Salehi, otra integrante del equipo. «Pero estamos felices de que hoy estemos a salvo no solo por nosotras mismas, sino que aquí podemos ser la voz de miles de niñas que quieren estar seguras en Afganistán y que quieren continuar su educación y pueden hacer realidad sus sueños».

Mujeres afganas recurren a las redes sociales con el atuendo tradicional días después de la manifestación pro talibán

Esa es una realidad cada vez menor para las niñas de ese país. En las semanas y meses posteriores a la toma de posesión de los talibanes, sus acciones han reafirmado el regreso a una sociedad en la que las mujeres son tratadas como totalmente desiguales con respecto a los hombres.

El grupo ha ordenado que las escuelas secundarias abran solo para los niños, alegando que las niñas necesitan un «sistema de transporte seguro» antes de regresar. En algunos casos, los militantes han ordenado a las mujeres que abandonen sus lugares de trabajo, y cuando un grupo de mujeres protestó por el anuncio del gobierno exclusivamente masculino en Kabul, los combatientes talibanes las golpearon con látigos y palos.

Aún así, el equipo tiene un mensaje para quienes se quedaron atrás.

«Mi mensaje para mi generación es que, por favor, no pierdan la esperanza», dijo Roshan. «Sé que es difícil porque yo también soy una niña afgana, y te entiendo completamente. Pero, por favor, no pierdas el ánimo, siempre hay luz en la oscuridad y realiza tu sueño y sigue tu sueño y confía en que un día tu sueño se hará realidad, porque yo pasé por eso».

A pesar de las desafiantes circunstancias de los últimos meses, cada una de las jóvenes está mirando hacia el futuro y espera ir a la universidad el próximo año en algún lugar de Estados Unidos. Como era de esperar, cada una de ellas seguirá carreras en los campos STEM (ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas).

A largo plazo, todas dijeron que algún día esperan poder regresar a un Afganistán libre de los talibanes y la represión que representan.

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver