Los últimos 6 meses de la Antártida fueron los más fríos registrados

(CNN) — En un año de calor extremo, los últimos seis meses de la Antártida fueron los más fríos registrados.

«Para el período de oscuridad polar, de abril a septiembre, la temperatura promedio fue de -60,9 grados Celsius, un récord para esos meses», informó el Centro Nacional de Datos de Nieve y Hielo (NSIDC, por sus siglas en inglés).

Los últimos seis meses también son el período más oscuro en el Polo Sur, que es de donde proviene el nombre de oscuridad polar (también llamada noche polar). Aquí, el sol se pone por última vez alrededor del equinoccio de primavera y no vuelve a salir hasta cerca del equinoccio de otoño seis meses después.

Para todo el continente antártico, el invierno de 2021 fue el segundo más frío registrado, con la «temperatura de junio, julio y agosto 3,4 grados Celsius más baja que el promedio de 1981 a 2010 a -62,9 grados Celsius», según un nuevo informe del NSIDC.

«Este es el segundo invierno más frío (meses junio-julio-agosto) registrado, solo detrás de 2004 en el récord meteorológico de 60 años en la estación Amundsen-Scott South Pole», dijo el NSIDC.

2500, el año apocalíptico producto del cambio climático 0:45

«El frío inusual se atribuyó a dos períodos prolongados de vientos circundantes más fuertes que el promedio alrededor del continente, que tienden a aislar la capa de hielo de las condiciones más cálidas», explicó el NSIDC. «También se observó un fuerte vórtice polar en la atmósfera superior, que dio lugar a un agujero de ozono significativo. El agujero de ozono parece haber alcanzado su punto máximo a partir de esta marca, y las mediciones iniciales informaron que se encuentra en el cuartil superior (25 por ciento superior) de los eventos de reducción de ozono desde 1979».

Incluso en los meses de verano austral, de noviembre a febrero, nunca hace realmente «calor» en el Polo Sur. La estación Amundsen-Scott del Polo Sur, que se encuentra a una altura de 2.835 metros, tiene una temperatura mensual promedio en el verano austral de -28 ° C.

La National Science Foundation (NSF), que administra el programa antártico de EE.UU., señala que las temperaturas invernales han tenido un impacto mínimo en el apoyo científico del Polo Sur, ya que la mayor parte del trabajo de campo profundo ocurre en el verano austral. Sin embargo, los entornos polares siguen siendo un desafío.

«Todos se adaptan al frío de manera diferente, y el equipo de hoy lo hace mucho más seguro que en los días en que Shackleton y los otros exploradores tenían poco equipo especializado; ¡solo tenían calcetines de lana y zapatos de cuero para protegerse los pies!» afirmó un portavoz de NSF. «Todos los participantes del Programa Antártico de Estados Unidos (USAP, por sus siglas en inglés) de NSF reciben equipo para climas extremadamente fríos y están capacitados para reconocer los peligros del frío extremo».

Un invierno extremadamente frío es intrigante desde el punto de vista del mantenimiento de registros, pero una temporada por sí sola no cambia la progresión a largo plazo, que es un calentamiento rápido.

Petroleras van contra reglas climáticas del plan de Biden 1:07

Tiempo versus clima

Es importante comprender que el tiempo es diferente al clima. El tiempo es lo que ocurre durante períodos de tiempo más cortos (días a meses), como el pronóstico de siete días. El clima es lo que ocurre durante períodos de tiempo mucho más largos, como varios años, o incluso generaciones enteras.

«Un ejemplo es una ola de frío, que puede ocurrir debido a cambios repentinos en la circulación atmosférica y puede no estar relacionada con el cambio climático», dice Tom Slater, investigador del Centro de Observación y Modelado Polar de la Universidad de Leeds. «Texas es un buen ejemplo de esto; a pesar de que algunas partes sufrieron un tiempo extremadamente frío a principios de este año cuando el aire del Ártico fue empujado hacia el sur, el cambio de temperatura a largo plazo nos dice que Texas es 1,5 grados más cálido ahora en promedio que hace 100 años. Eso es el clima».

Los científicos también están de acuerdo en que desde la década de 1950 se producen olas de frío extremo, pero el cambio climático traerá muchos más registros de calor que de frío.

«En otras palabras, si bien el mundo puede ser más cálido que el promedio en su conjunto, algunas áreas seguirán observando temperaturas más frías e incluso brotes de frío severos», dice Zack Labe, científico del clima de la Universidad Estatal de Colorado. «Esta variación regional se debe a las influencias de los océanos, las montañas, los desiertos, las capas de hielo y otras características geográficas que afectan nuestro tiempo y el clima. También se debe a los cambios en los patrones meteorológicos que están relacionados con la posición de la corriente en chorro, que puede variar de un día a otro o incluso de un mes a otro».

Por lo tanto, este tramo de invierno reciente de junio a agosto es definitivamente interesante desde el punto de vista de la investigación, pero no refleja necesariamente lo que está haciendo la Antártida a largo plazo.

Un gran ejemplo de esto es que si bien junio-agosto de este año puede haber sido bastante frío, febrero del año anterior registró el nuevo récord histórico para el continente antártico. El 6 de febrero de 2020, la Estación Científica Esperanza registró una temperatura alta de 18,3 ° C grados. Esto rompió el récord anterior para la región antártica (continental, incluido el continente y las islas circundantes) de 17,5 ° C registrado en marzo de 2015 en la misma estación.

«Había miles y miles de estos pingüinos en peligro porque estaban muy sobrecalentados y no había nieve», dijo a CNN en agosto Camille Seaman, una fotógrafa que viajó a la Antártida. «Estaban buscando algún pequeño trozo de nieve o hielo sobre el que tumbarse».

Opuestos polares

Lo que sucede en un polo no significa que esté sucediendo en el otro.

Gracias al frío extremo cerca del Polo Sur, la extensión del hielo marino antártico ha estado por encima del promedio en los últimos meses, alcanzando su punto máximo a fines de agosto, cuando logró el quinto nivel más alto en el récord de satélites.

Sin embargo, el hielo cerca del Polo Norte ha hecho todo lo contrario.

El verano de 2021 fue relativamente fresco cerca del Polo Norte en comparación con muchos años recientes, según el NSIDC, lo que permitió que la extensión del hielo de septiembre fuera la más alta desde 2014.

Sin embargo, si bien puede sonar bien, tenga en cuenta que los últimos 15 años (2007 a 2021) han tenido las 15 extensiones de hielo más bajas registradas en septiembre.

La extensión del hielo marino del Ártico en septiembre promedió 4,92 millones de kilómetros cuadrados, lo que la convirtió en la duodécima más baja en 43 años de registros.

Se calienta en todas partes, literalmente

Lo que sucede en los polos de la Tierra no significa que suceda en todo el mundo por igual.

«Aunque las temperaturas globales han aumentado alrededor de 1,1 grados en los últimos 150 años en promedio, diferentes partes del mundo se han calentado a diferentes ritmos debido a variaciones naturales en el sistema climático, como la cubierta de nubes, la cubierta terrestre y los patrones de circulación atmosférica», dijo Slater.

«Los polos de la Tierra se han calentado más rápido que en cualquier otro lugar, principalmente debido al derretimiento del hielo y la nieve. Aunque la Antártida ha tenido un invierno frío este año, en las últimas décadas las partes más septentrionales de la Antártida se han calentado cinco veces más rápido que el promedio mundial – eso es más rápido que en cualquier otro lugar del hemisferio sur «.

La Antártida tuvo un invierno más fresco, mientras que el resto del mundo se calentó

Si bien los científicos toman nota de los cambios que ocurren en los polos de la Tierra, el mayor peligro radica en los continentes más poblados donde la gente vive y trabaja.

«Como científico del clima, estoy particularmente alarmado por cómo se prevé que las olas de calor extremas, como la que afectó el noroeste del Pacífico este verano, se volverán más comunes en el futuro», indicó Labe. «Pero ahora mismo tenemos una gran oportunidad. Podemos ayudar a reducir la severidad y frecuencia de futuras olas de calor extremas (y el cambio climático en general) reduciendo sistemáticamente nuestro consumo de combustibles fósiles».

El impacto en humanos y animales ocupa un lugar central en la crisis climática.

«El calor y la humedad extremos pueden representar graves riesgos para la salud de las personas que tienen que soportarlos; en promedio, el mundo ahora experimenta 14 días más al año con temperaturas de 45 ° C que hace 40 años», explica Slater. «Por eso espero que veamos a las naciones mejorar sus compromisos para abordar el cambio climático en la COP26 dentro de unas pocas semanas».

Antártida

(CNN) — En un año de calor extremo, los últimos seis meses de la Antártida fueron los más fríos registrados.

«Para el período de oscuridad polar, de abril a septiembre, la temperatura promedio fue de -60,9 grados Celsius, un récord para esos meses», informó el Centro Nacional de Datos de Nieve y Hielo (NSIDC, por sus siglas en inglés).

Los últimos seis meses también son el período más oscuro en el Polo Sur, que es de donde proviene el nombre de oscuridad polar (también llamada noche polar). Aquí, el sol se pone por última vez alrededor del equinoccio de primavera y no vuelve a salir hasta cerca del equinoccio de otoño seis meses después.

Para todo el continente antártico, el invierno de 2021 fue el segundo más frío registrado, con la «temperatura de junio, julio y agosto 3,4 grados Celsius más baja que el promedio de 1981 a 2010 a -62,9 grados Celsius», según un nuevo informe del NSIDC.

«Este es el segundo invierno más frío (meses junio-julio-agosto) registrado, solo detrás de 2004 en el récord meteorológico de 60 años en la estación Amundsen-Scott South Pole», dijo el NSIDC.

2500, el año apocalíptico producto del cambio climático 0:45

«El frío inusual se atribuyó a dos períodos prolongados de vientos circundantes más fuertes que el promedio alrededor del continente, que tienden a aislar la capa de hielo de las condiciones más cálidas», explicó el NSIDC. «También se observó un fuerte vórtice polar en la atmósfera superior, que dio lugar a un agujero de ozono significativo. El agujero de ozono parece haber alcanzado su punto máximo a partir de esta marca, y las mediciones iniciales informaron que se encuentra en el cuartil superior (25 por ciento superior) de los eventos de reducción de ozono desde 1979».

Incluso en los meses de verano austral, de noviembre a febrero, nunca hace realmente «calor» en el Polo Sur. La estación Amundsen-Scott del Polo Sur, que se encuentra a una altura de 2.835 metros, tiene una temperatura mensual promedio en el verano austral de -28 ° C.

La National Science Foundation (NSF), que administra el programa antártico de EE.UU., señala que las temperaturas invernales han tenido un impacto mínimo en el apoyo científico del Polo Sur, ya que la mayor parte del trabajo de campo profundo ocurre en el verano austral. Sin embargo, los entornos polares siguen siendo un desafío.

«Todos se adaptan al frío de manera diferente, y el equipo de hoy lo hace mucho más seguro que en los días en que Shackleton y los otros exploradores tenían poco equipo especializado; ¡solo tenían calcetines de lana y zapatos de cuero para protegerse los pies!» afirmó un portavoz de NSF. «Todos los participantes del Programa Antártico de Estados Unidos (USAP, por sus siglas en inglés) de NSF reciben equipo para climas extremadamente fríos y están capacitados para reconocer los peligros del frío extremo».

Un invierno extremadamente frío es intrigante desde el punto de vista del mantenimiento de registros, pero una temporada por sí sola no cambia la progresión a largo plazo, que es un calentamiento rápido.

Petroleras van contra reglas climáticas del plan de Biden 1:07Tiempo versus clima

Es importante comprender que el tiempo es diferente al clima. El tiempo es lo que ocurre durante períodos de tiempo más cortos (días a meses), como el pronóstico de siete días. El clima es lo que ocurre durante períodos de tiempo mucho más largos, como varios años, o incluso generaciones enteras.

«Un ejemplo es una ola de frío, que puede ocurrir debido a cambios repentinos en la circulación atmosférica y puede no estar relacionada con el cambio climático», dice Tom Slater, investigador del Centro de Observación y Modelado Polar de la Universidad de Leeds. «Texas es un buen ejemplo de esto; a pesar de que algunas partes sufrieron un tiempo extremadamente frío a principios de este año cuando el aire del Ártico fue empujado hacia el sur, el cambio de temperatura a largo plazo nos dice que Texas es 1,5 grados más cálido ahora en promedio que hace 100 años. Eso es el clima».

Los científicos también están de acuerdo en que desde la década de 1950 se producen olas de frío extremo, pero el cambio climático traerá muchos más registros de calor que de frío.

«En otras palabras, si bien el mundo puede ser más cálido que el promedio en su conjunto, algunas áreas seguirán observando temperaturas más frías e incluso brotes de frío severos», dice Zack Labe, científico del clima de la Universidad Estatal de Colorado. «Esta variación regional se debe a las influencias de los océanos, las montañas, los desiertos, las capas de hielo y otras características geográficas que afectan nuestro tiempo y el clima. También se debe a los cambios en los patrones meteorológicos que están relacionados con la posición de la corriente en chorro, que puede variar de un día a otro o incluso de un mes a otro».

Por lo tanto, este tramo de invierno reciente de junio a agosto es definitivamente interesante desde el punto de vista de la investigación, pero no refleja necesariamente lo que está haciendo la Antártida a largo plazo.

Un gran ejemplo de esto es que si bien junio-agosto de este año puede haber sido bastante frío, febrero del año anterior registró el nuevo récord histórico para el continente antártico. El 6 de febrero de 2020, la Estación Científica Esperanza registró una temperatura alta de 18,3 ° C grados. Esto rompió el récord anterior para la región antártica (continental, incluido el continente y las islas circundantes) de 17,5 ° C registrado en marzo de 2015 en la misma estación.

«Había miles y miles de estos pingüinos en peligro porque estaban muy sobrecalentados y no había nieve», dijo a CNN en agosto Camille Seaman, una fotógrafa que viajó a la Antártida. «Estaban buscando algún pequeño trozo de nieve o hielo sobre el que tumbarse».

Opuestos polares

Lo que sucede en un polo no significa que esté sucediendo en el otro.

Gracias al frío extremo cerca del Polo Sur, la extensión del hielo marino antártico ha estado por encima del promedio en los últimos meses, alcanzando su punto máximo a fines de agosto, cuando logró el quinto nivel más alto en el récord de satélites.

Sin embargo, el hielo cerca del Polo Norte ha hecho todo lo contrario.

El verano de 2021 fue relativamente fresco cerca del Polo Norte en comparación con muchos años recientes, según el NSIDC, lo que permitió que la extensión del hielo de septiembre fuera la más alta desde 2014.

Sin embargo, si bien puede sonar bien, tenga en cuenta que los últimos 15 años (2007 a 2021) han tenido las 15 extensiones de hielo más bajas registradas en septiembre.

La extensión del hielo marino del Ártico en septiembre promedió 4,92 millones de kilómetros cuadrados, lo que la convirtió en la duodécima más baja en 43 años de registros.

El agujero de ozono sobre el Polo Sur ahora es más grande que la Antártida Se calienta en todas partes, literalmente

Lo que sucede en los polos de la Tierra no significa que suceda en todo el mundo por igual.

«Aunque las temperaturas globales han aumentado alrededor de 1,1 grados en los últimos 150 años en promedio, diferentes partes del mundo se han calentado a diferentes ritmos debido a variaciones naturales en el sistema climático, como la cubierta de nubes, la cubierta terrestre y los patrones de circulación atmosférica», dijo Slater.

«Los polos de la Tierra se han calentado más rápido que en cualquier otro lugar, principalmente debido al derretimiento del hielo y la nieve. Aunque la Antártida ha tenido un invierno frío este año, en las últimas décadas las partes más septentrionales de la Antártida se han calentado cinco veces más rápido que el promedio mundial – eso es más rápido que en cualquier otro lugar del hemisferio sur «.

La Antártida tuvo un invierno más fresco, mientras que el resto del mundo se calentó

Si bien los científicos toman nota de los cambios que ocurren en los polos de la Tierra, el mayor peligro radica en los continentes más poblados donde la gente vive y trabaja.

La Antártida está cambiando y el impacto podría ser catastrófico

«Como científico del clima, estoy particularmente alarmado por cómo se prevé que las olas de calor extremas, como la que afectó el noroeste del Pacífico este verano, se volverán más comunes en el futuro», indicó Labe. «Pero ahora mismo tenemos una gran oportunidad. Podemos ayudar a reducir la severidad y frecuencia de futuras olas de calor extremas (y el cambio climático en general) reduciendo sistemáticamente nuestro consumo de combustibles fósiles».

El impacto en humanos y animales ocupa un lugar central en la crisis climática.

«El calor y la humedad extremos pueden representar graves riesgos para la salud de las personas que tienen que soportarlos; en promedio, el mundo ahora experimenta 14 días más al año con temperaturas de 45 ° C que hace 40 años», explica Slater. «Por eso espero que veamos a las naciones mejorar sus compromisos para abordar el cambio climático en la COP26 dentro de unas pocas semanas».

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver