Cómo Instagram llevó a dos adolescentes hacia trastornos alimenticios

(CNN) — A los 14 años, Ashlee Thomas estaba presa de la anorexia. Pesaba 38 kilos. Fue hospitalizada. Su corazón se detuvo dos veces. Los médicos pensaron que ella no sobreviviría. Pero lo hizo. Y ahora, la joven residente de Nueva Gales del Sur, Australia, está dedicando su vida a ayudar a otras niñas. Su primera advertencia para padres e hijos es sobre los peligros de Instagram, donde, dice Thomas, comenzó su viaje hacia la muerte.

En la aplicación, Thomas comenzó a seguir a personas influyentes que «comen limpio«. Era una atleta que buscaba tener el cuerpo más en forma que pudiera conseguir. Y los cuerpos que ella consideraba ideales fluían a lo largo de su línea de tiempo todos los días, con cada «me gusta» y cada comentario incitándola a emular los tipos de cuerpos que veía.

«Solo quería gustar y ser amada como ellos», dijo Thomas, ahora de 20 años. «Quería probar eso».

Pero sucedió lo contrario. Comenzó a odiarse a sí misma.

Un comentarista reaccionó a las fotos que Thomas publicó de sí misma escribiendo que su estómago estaba gordo. En algún momento dejó de comer. Dijo que sus padres hicieron todo lo posible para que comiera.

Las autoridades de bienestar infantil fueron llamadas, ya que sus padres recurrieron a alimentarla a la fuerza.

«Llegó un momento en el que recuerdo que me senté y mi padre me abría la mandíbula y mi madre me inyectaba comida en la boca porque yo me negaba a comer», recuerda Thomas.

Las redes sociales y los trastornos alimenticios

La lucha de Thomas es solo un ejemplo del potencial efecto «tóxico» de Instagram en las adolescentes, como se destaca en el testimonio de este martes ante el Congreso de la denunciante de Facebook Frances Haugen.

«Creo que los productos de Facebook dañan a los niños, avivan la división y debilitan nuestra democracia», dijo a un subcomité del Senado Haugen, una exgerente de productos de Facebook de 37 años, que trabajó en cuestiones de integridad cívica en la empresa.

La propia investigación interna de Facebook, citada en una de las presentaciones de Haugen a la Comisión de Bolsa y Valores, mostró que «el 13,5% de las adolescentes en Instagram dicen que la plataforma hace que los pensamientos sobre ‘suicidio y autolesiones’ sean peores» y el 17% dice que la plataforma hace que «problemas alimenticios» como la anorexia empeoren.

Su investigación también afirmó que las plataformas de Facebook «empeoran los problemas de imagen corporal de 1 de cada 3 adolescentes». (Instagram es propiedad de Facebook).

«El liderazgo de la compañía sabe cómo hacer que Facebook e Instagram sean más seguros, pero no harán los cambios necesarios porque han puesto sus ganancias astronómicas antes que las personas», dijo Haugen durante sus comentarios de apertura. «Se necesita la acción del Congreso. No resolverán esta crisis sin su ayuda».

El director ejecutivo de Facebook, Mark Zuckerberg, recurrió a la plataforma que construyó para defender a la empresa contra las acusaciones de Haugen y dijo en una declaración de 1.300 palabras que la investigación del gigante tecnológico sobre su impacto en los niños estaba siendo tergiversada.

«Nos preocupan profundamente cuestiones como la seguridad, el bienestar y la salud mental», escribió Zuckerberg.

Y añadió: «Muchas de las afirmaciones no tienen ningún sentido. Si quisiéramos ignorar la investigación, ¿por qué crearíamos un programa de investigación líder en la industria para comprender estos importantes temas en primer lugar?».

Crecen los trastornos alimenticios durante la pandemia 4:49

En un comunicado, Facebook cuestionó la interpretación de la investigación e insistió en que los porcentajes son mucho más bajos. La compañía también ha dicho que da la bienvenida a la regulación.

Aún así, quienes están familiarizados con el funcionamiento del mundo tecnológico dicen que se necesitará mucho más para salvar a los adolescentes.

«Su modelo de negocio está poniendo a los niños en este tipo de círculos de participación», dijo Tristan Harris, cofundador del Center for Humane Technology. «Y eso es lo que realmente me preocupa…que no hay una solución rápida para esto. Es la naturaleza intrínseca del producto».

El contenido de las cuentas de dietas extremas puede actuar como validación para los usuarios que ya están predispuestos a comportamientos poco saludables, según los expertos.

Pamela Keel, directora de la Clínica de Investigación de Comportamientos Alimenticios de la Universidad Estatal de Florida, dijo que la publicación de fotos en Instagram aumentó las preocupaciones sobre el peso y la forma, así como las preocupaciones y la insatisfacción con la apariencia de uno.

«Ese es en realidad uno de los factores de riesgo más sólidos para desarrollar un trastorno alimentario», dijo.

El amplio alcance de Instagram entre las mujeres jóvenes y las niñas significa que dicho contenido publicado en su plataforma puede ser especialmente peligroso, según Keel.

‘Deberías estar muerta’

En un video de su familia, se ve a Thomas gritando y llorando cuando sus padres le exigen que coma.

«No puedo hacerlo», gritó.

«Vamos, abre la boca, mételo y traga», le dicen en otro video.

«Cuando ingresé en el hospital, el médico me dijo: ‘No entendemos por qué estás aquí. Deberías estar muerta'», recordó Thomas. «En realidad, en el hospital… mi corazón falló dos veces».

Thomas admite que era «muy adicta» a Instagram.

Anastasia Vlasova, una sobreviviente de un trastorno alimentario que vive en Nueva York y asiste a la Universidad Gallatin de Nueva York, dijo que tuvo una experiencia similar.
«Definitivamente era adicta a Instagram», dijo.

Vlasova se sintió atraída por las imágenes de mujeres con cuerpos cincelados y abdominales perfectos. Cuantos más cuerpos tonificados veía, peor se sentía consigo misma, dijo.

Los medios y los trastornos alimenticios 0:53

«Me bombardearon con todos estos mensajes de que tienes que hacer ejercicio todos los días, o tienes que hacer este tipo de ejercicios o tienes que seguir este tipo de dieta y evitar estos alimentos», dijo.

Vlasova, ahora de 18 años, lo llamó una «obsesión malsana» que afligía a muchos jóvenes de su edad.

Instagram puso en peligro sus vidas no solo al no tomar medidas enérgicas contra las cuentas que promueven dietas extremas y trastornos alimentarios, sino al promover activamente esas cuentas, según las jóvenes.

«No deberíamos tener que terminar en camas de hospital o no deberíamos tener que ser alimentados por la nariz o la sonda gástrica o nuestros padres no deberían tener que despedirse de nosotros o entregar sus derechos de paternidad porque su plataforma nos está animando a matarnos de hambre o comer limpio», dijo Thomas.

Si tú o alguien que conoces tiene un trastorno alimentario, comunícate con la Asociación Nacional de Trastornos Alimentarios (en EE.UU.). Tiene servicios de teléfono, mensajes de texto y chat disponibles en su sitio web y Beat (en el Reino Unido) tiene servicios de teléfono y chat disponibles en su sitio web.

Ray Sánchez de CNN contribuyó a este informe.

Instagram
Trastorno Alimenticio

(CNN) — A los 14 años, Ashlee Thomas estaba presa de la anorexia. Pesaba 38 kilos. Fue hospitalizada. Su corazón se detuvo dos veces. Los médicos pensaron que ella no sobreviviría. Pero lo hizo. Y ahora, la joven residente de Nueva Gales del Sur, Australia, está dedicando su vida a ayudar a otras niñas. Su primera advertencia para padres e hijos es sobre los peligros de Instagram, donde, dice Thomas, comenzó su viaje hacia la muerte.

En la aplicación, Thomas comenzó a seguir a personas influyentes que «comen limpio«. Era una atleta que buscaba tener el cuerpo más en forma que pudiera conseguir. Y los cuerpos que ella consideraba ideales fluían a lo largo de su línea de tiempo todos los días, con cada «me gusta» y cada comentario incitándola a emular los tipos de cuerpos que veía.

«Solo quería gustar y ser amada como ellos», dijo Thomas, ahora de 20 años. «Quería probar eso».

Pero sucedió lo contrario. Comenzó a odiarse a sí misma.

Un comentarista reaccionó a las fotos que Thomas publicó de sí misma escribiendo que su estómago estaba gordo. En algún momento dejó de comer. Dijo que sus padres hicieron todo lo posible para que comiera.

Las autoridades de bienestar infantil fueron llamadas, ya que sus padres recurrieron a alimentarla a la fuerza.

«Llegó un momento en el que recuerdo que me senté y mi padre me abría la mandíbula y mi madre me inyectaba comida en la boca porque yo me negaba a comer», recuerda Thomas.

Las redes sociales y los trastornos alimenticios

La lucha de Thomas es solo un ejemplo del potencial efecto «tóxico» de Instagram en las adolescentes, como se destaca en el testimonio de este martes ante el Congreso de la denunciante de Facebook Frances Haugen.

«Creo que los productos de Facebook dañan a los niños, avivan la división y debilitan nuestra democracia», dijo a un subcomité del Senado Haugen, una exgerente de productos de Facebook de 37 años, que trabajó en cuestiones de integridad cívica en la empresa.

La propia investigación interna de Facebook, citada en una de las presentaciones de Haugen a la Comisión de Bolsa y Valores, mostró que «el 13,5% de las adolescentes en Instagram dicen que la plataforma hace que los pensamientos sobre ‘suicidio y autolesiones’ sean peores» y el 17% dice que la plataforma hace que «problemas alimenticios» como la anorexia empeoren.

TANE: el trastorno alimentario que afecta a los adolescentes

Su investigación también afirmó que las plataformas de Facebook «empeoran los problemas de imagen corporal de 1 de cada 3 adolescentes». (Instagram es propiedad de Facebook).

«El liderazgo de la compañía sabe cómo hacer que Facebook e Instagram sean más seguros, pero no harán los cambios necesarios porque han puesto sus ganancias astronómicas antes que las personas», dijo Haugen durante sus comentarios de apertura. «Se necesita la acción del Congreso. No resolverán esta crisis sin su ayuda».

El director ejecutivo de Facebook, Mark Zuckerberg, recurrió a la plataforma que construyó para defender a la empresa contra las acusaciones de Haugen y dijo en una declaración de 1.300 palabras que la investigación del gigante tecnológico sobre su impacto en los niños estaba siendo tergiversada.

«Nos preocupan profundamente cuestiones como la seguridad, el bienestar y la salud mental», escribió Zuckerberg.

Y añadió: «Muchas de las afirmaciones no tienen ningún sentido. Si quisiéramos ignorar la investigación, ¿por qué crearíamos un programa de investigación líder en la industria para comprender estos importantes temas en primer lugar?».

Crecen los trastornos alimenticios durante la pandemia 4:49

En un comunicado, Facebook cuestionó la interpretación de la investigación e insistió en que los porcentajes son mucho más bajos. La compañía también ha dicho que da la bienvenida a la regulación.

Aún así, quienes están familiarizados con el funcionamiento del mundo tecnológico dicen que se necesitará mucho más para salvar a los adolescentes.

«Su modelo de negocio está poniendo a los niños en este tipo de círculos de participación», dijo Tristan Harris, cofundador del Center for Humane Technology. «Y eso es lo que realmente me preocupa…que no hay una solución rápida para esto. Es la naturaleza intrínseca del producto».

El contenido de las cuentas de dietas extremas puede actuar como validación para los usuarios que ya están predispuestos a comportamientos poco saludables, según los expertos.

Pamela Keel, directora de la Clínica de Investigación de Comportamientos Alimenticios de la Universidad Estatal de Florida, dijo que la publicación de fotos en Instagram aumentó las preocupaciones sobre el peso y la forma, así como las preocupaciones y la insatisfacción con la apariencia de uno.

«Ese es en realidad uno de los factores de riesgo más sólidos para desarrollar un trastorno alimentario», dijo.

El amplio alcance de Instagram entre las mujeres jóvenes y las niñas significa que dicho contenido publicado en su plataforma puede ser especialmente peligroso, según Keel.

‘Deberías estar muerta’

En un video de su familia, se ve a Thomas gritando y llorando cuando sus padres le exigen que coma.

«No puedo hacerlo», gritó.

«Vamos, abre la boca, mételo y traga», le dicen en otro video.

«Cuando ingresé en el hospital, el médico me dijo: ‘No entendemos por qué estás aquí. Deberías estar muerta'», recordó Thomas. «En realidad, en el hospital… mi corazón falló dos veces».

Thomas admite que era «muy adicta» a Instagram.

Anastasia Vlasova, una sobreviviente de un trastorno alimentario que vive en Nueva York y asiste a la Universidad Gallatin de Nueva York, dijo que tuvo una experiencia similar.
«Definitivamente era adicta a Instagram», dijo.

Vlasova se sintió atraída por las imágenes de mujeres con cuerpos cincelados y abdominales perfectos. Cuantos más cuerpos tonificados veía, peor se sentía consigo misma, dijo.

Los medios y los trastornos alimenticios 0:53

«Me bombardearon con todos estos mensajes de que tienes que hacer ejercicio todos los días, o tienes que hacer este tipo de ejercicios o tienes que seguir este tipo de dieta y evitar estos alimentos», dijo.

Vlasova, ahora de 18 años, lo llamó una «obsesión malsana» que afligía a muchos jóvenes de su edad.

Instagram puso en peligro sus vidas no solo al no tomar medidas enérgicas contra las cuentas que promueven dietas extremas y trastornos alimentarios, sino al promover activamente esas cuentas, según las jóvenes.

«No deberíamos tener que terminar en camas de hospital o no deberíamos tener que ser alimentados por la nariz o la sonda gástrica o nuestros padres no deberían tener que despedirse de nosotros o entregar sus derechos de paternidad porque su plataforma nos está animando a matarnos de hambre o comer limpio», dijo Thomas.

Si tú o alguien que conoces tiene un trastorno alimentario, comunícate con la Asociación Nacional de Trastornos Alimentarios (en EE.UU.). Tiene servicios de teléfono, mensajes de texto y chat disponibles en su sitio web y Beat (en el Reino Unido) tiene servicios de teléfono y chat disponibles en su sitio web.

Ray Sánchez de CNN contribuyó a este informe.

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver