Grupo cívico dice que continuará con marcha pacífica en Cuba a pesar de que el Gobierno le negó el permiso

(CNN Español) — El líder de un grupo cívico que solicitó permiso para realizar una marcha pacífica en Cuba en noviembre, para exigir respeto a sus derechos, aseguró este miércoles a CNN que los miembros del colectivo saldrán a las calles a manifestarse, sin importar que las autoridades del Gobierno de la isla denegaron su aval a la actividad e incluso la catalogaron de tener fines desestabilizadores.

«Nosotros consideramos que la negativa del gobierno no solo viola nuestros derechos humanos, sino también la propia Constitución», indicó vía telefónica desde La Habana el fundador del colectivo cívico Archipiélago, Yunior García.

«Es una respuesta en extremo politizada, una respuesta difamadora, porque nos acusan de mercenarismo o de vínculos con organizaciones o gobiernos que no existen, por lo tanto no reconocemos la legitimidad de esa negación. Marchar es un derecho y no debe ser un privilegio solo de los que simpatizan con el régimen», agregó Yunior.

Los comentarios de García, dramaturgo y activista, se dan horas después de que la Administración de La Habana denegara una solicitud que él y varias personas presentaron para manifestarse en noviembre «para exigir que se respeten todos los derechos para todos los cubanos, por la liberación de los presos políticos y por la solución de nuestras diferencias a través de vías democráticas y pacíficas», según explicó Archipiélago en redes sociales cuando presentó la solicitud en septiembre.

En su negativa, la cual fue publicada en medios oficiales del Gobierno, las autoridades cubanas indican que «no se reconoce legitimidad en las razones que se esgrimen para la marcha. Los promotores y sus proyecciones públicas, así como los vínculos de algunos con organizaciones subversivas o agencias financiadas por el gobierno estadounidense», aunque no se dan más detalles.

Agrega la nota que la marcha recibió el apoyo de funcionarios y entidades de EE.UU. «que alientan acciones contra el pueblo cubano, intentan desestabilizar el país e instan a la intervención militar».

Este miércoles, García dijo a CNN que reconoce que habrá riesgos al salir a la calle, que no puede garantizar cuántas personas participarán debido a que -según dijo- muchos tienen miedo de cómo puedan actuar las autoridades, pero que es algo que igual harán.

«Más que una convocatoria, estamos anunciando públicamente una decisión personal. O sea, no le estamos diciendo a los demás: ‘salgan a la calle’, estamos diciendo: ‘nosotros vamos a salir a la calle’, la decisión que tomen los demás es su decisión, indicó García, quien aseguró que otros grupos y personas ya habían sometido permisos para realizar marchas en otras regiones el mismo día, pero que también fueron denegadas.

«Los gobiernos municipales notificaron una decisión que es nacional. Las decisiones en Cuba las toma el mando central», indicó Yunior.

Una petición de comentarios enviada por CNN al Gobierno de Cuba mediante su consulado en Washington no había sido respondida este miércoles.

García agregó que la importancia de la manifestación, la cual aseguró que se realizará de forma pacífica, es porque «en este país jamás en 62 años el Gobierno ha permitido una manifestación y tenemos dos opciones: o permanecemos así, y le heredamos esa carga a nuestros hijos, a nuestros nietos, o tomamos una posición de valentía, de civismo».

«Estamos conscientes de que podemos ir a la cárcel, pero le tememos mucho más a vivir presos en un país que te aplasta tus derechos», agregó García.

Cuba

(CNN Español) — El líder de un grupo cívico que solicitó permiso para realizar una marcha pacífica en Cuba en noviembre, para exigir respeto a sus derechos, aseguró este miércoles a CNN que los miembros del colectivo saldrán a las calles a manifestarse, sin importar que las autoridades del Gobierno de la isla denegaron su aval a la actividad e incluso la catalogaron de tener fines desestabilizadores.

«Nosotros consideramos que la negativa del gobierno no solo viola nuestros derechos humanos, sino también la propia Constitución», indicó vía telefónica desde La Habana el fundador del colectivo cívico Archipiélago, Yunior García.

«Es una respuesta en extremo politizada, una respuesta difamadora, porque nos acusan de mercenarismo o de vínculos con organizaciones o gobiernos que no existen, por lo tanto no reconocemos la legitimidad de esa negación. Marchar es un derecho y no debe ser un privilegio solo de los que simpatizan con el régimen», agregó Yunior.

Los comentarios de García, dramaturgo y activista, se dan horas después de que la Administración de La Habana denegara una solicitud que él y varias personas presentaron para manifestarse en noviembre «para exigir que se respeten todos los derechos para todos los cubanos, por la liberación de los presos políticos y por la solución de nuestras diferencias a través de vías democráticas y pacíficas», según explicó Archipiélago en redes sociales cuando presentó la solicitud en septiembre.

En su negativa, la cual fue publicada en medios oficiales del Gobierno, las autoridades cubanas indican que «no se reconoce legitimidad en las razones que se esgrimen para la marcha. Los promotores y sus proyecciones públicas, así como los vínculos de algunos con organizaciones subversivas o agencias financiadas por el gobierno estadounidense», aunque no se dan más detalles.

Agrega la nota que la marcha recibió el apoyo de funcionarios y entidades de EE.UU. «que alientan acciones contra el pueblo cubano, intentan desestabilizar el país e instan a la intervención militar».

Este miércoles, García dijo a CNN que reconoce que habrá riesgos al salir a la calle, que no puede garantizar cuántas personas participarán debido a que -según dijo- muchos tienen miedo de cómo puedan actuar las autoridades, pero que es algo que igual harán.

«Más que una convocatoria, estamos anunciando públicamente una decisión personal. O sea, no le estamos diciendo a los demás: ‘salgan a la calle’, estamos diciendo: ‘nosotros vamos a salir a la calle’, la decisión que tomen los demás es su decisión, indicó García, quien aseguró que otros grupos y personas ya habían sometido permisos para realizar marchas en otras regiones el mismo día, pero que también fueron denegadas.

«Los gobiernos municipales notificaron una decisión que es nacional. Las decisiones en Cuba las toma el mando central», indicó Yunior.

Una petición de comentarios enviada por CNN al Gobierno de Cuba mediante su consulado en Washington no había sido respondida este miércoles.

García agregó que la importancia de la manifestación, la cual aseguró que se realizará de forma pacífica, es porque «en este país jamás en 62 años el Gobierno ha permitido una manifestación y tenemos dos opciones: o permanecemos así, y le heredamos esa carga a nuestros hijos, a nuestros nietos, o tomamos una posición de valentía, de civismo».

«Estamos conscientes de que podemos ir a la cárcel, pero le tememos mucho más a vivir presos en un país que te aplasta tus derechos», agregó García.

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver