ANÁLISIS | El aumento de precios y las estanterías vacías suponen un peligro para Biden y los demócratas

(CNN) — La lucha de Joe Biden para hacer que Estados Unidos vuelva a la normalidad después de la pandemia está demostrando ser mucho más prolongada y complicada de lo que se pensaba, lo que tiene enormes implicaciones políticas para el presidente y su partido.

El secretario de Transporte, Pete Buttigieg, admitió este domingo en CNN que las reservas de la cadena de suministro, que están teniendo un impacto corrosivo en la economía en general, se mantendrán hasta el próximo año que será marcado por un entorno electoral de mitad de período para los demócratas. Solo hay poco que Biden puede hacer para que los contenedores se apilen en los puertos del país, lo que significa que la situación está causando un verdadero dolor de cabeza a la Casa Blanca.

Cuando los estadounidenses vayan a las tiendas y vean que el precio del tocino se ha duplicado, o cuando no puedan comprar los regalos que quieren antes de la temporada navideña, es probable que culpen a Biden y los demócratas y que eso se vea reflejado en las elecciones del próximo mes y de 2022.

El costo de vida —junto con la gasolina que ahora tiene un promedio de US$ 3,32 el galón en todo el país, según la Asociación Estadounidense del Automóvil— brinda a los republicanos una oportunidad para argumentar que la presidencia de Biden es un fracaso.

El creciente descontento también encaja perfectamente en la narrativa de decadencia y humillación nacional que pinta Donald Trump mientras prepara el terreno para una probable campaña presidencial para 2024. El domingo, por ejemplo, el expresidente envió un correo electrónico de recaudación de fondos que indicaba que los precios estaban en aumento.

En sus primeros mandatos los presidentes casi siempre sufren reprimendas en las elecciones del Congreso, ya que sus acciones a menudo energizan a los partidarios del partido contrario en su contra y cualquier lucha que tengan puede hacer que sus propios votantes se retiren. Esta vez, dado que los demócratas solo poseen la mayoría más reducida en la Cámara y el Senado, necesitan urgentemente que la economía avance y que la maldición de la pandemia esté muy por detrás del país dentro de un año. Pero un catálogo de problemas, incluido un mercado laboral limitado, el aumento de los precios de la energía, el aumento de la inflación, la polarización política sobre las vacunas y una crisis de inmigración en la frontera sur, están creando un ambiente nacional descontento antes del año electoral.

Se pronostica que las muertes y hospitalizaciones por covid-19 sigan disminuyendo durante las próximas semanas, pero la variante delta y la propia declaración prematura de victoria parcial de Biden sobre la pandemia el 4 de julio también han significado que cualquier suposición sobre volver a la normalidad a finales de este año ya estén hecho añicos.

El presidente trató de ofrecer algo de luz al final del túnel la semana pasada, pero tuvo cuidado de señalar que el covid-19 estaba lejos de desaparecer. Biden citó «un progreso importante», pero agregó: «Ahora no es el momento de ceder. Tenemos mucho más por hacer. Estamos en un período muy crítico mientras trabajamos para dejar atrás el covid-19».

Sus garantías son importantes porque una encuesta de CNN / SSRS publicada el mes pasado encontró que el 69% de los estadounidenses pensaba que las cosas en el país iban mal. Las encuestas también han encontrado que la satisfacción con Biden, mientras lucha por salvar las divisiones demócratas en el Capitolio y aprobar su agenda, ha disminuido, aunque su índice de aprobación llegó al 50% en una encuesta de CNN la semana pasada.

La elección de Biden fue en muchos sentidos una reacción al caos del fracaso de Trump para manejar adecuadamente la pandemia. De hecho, el propio presidente lo dijo en una rueda de prensa en marzo de este año.

«Cuando asumí el cargo, decidí que, era una propuesta bastante básica y simple, y que me eligieron para resolver problemas», dijo Biden. «Y el problema más urgente que enfrenta el pueblo estadounidense, dije desde el principio, era el covid-19 y la dislocación económica para millones y millones de estadounidenses».

Según su propio punto de referencia, y en parte debido a factores fuera de su control, Biden se ha quedado corto. Y sus índices de aprobación disminuidos parecen reflejar su propio juicio de que vencer la pandemia era la forma en que los votantes lo juzgarían. Si el presidente no puede argumentarles a los estadounidenses el próximo año que hizo lo que fue contratado para hacer, entonces las ganancias tradicionales para el partido fuera del poder de la Casa Blanca podrían traducirse en importantes pérdidas demócratas en el Congreso.

La inflación en EE.UU. sigue siendo más alta de lo deseado 0:56

Buttigieg: Desafíos para continuar el próximo año

Durante la campaña de 2020, el desempeño de Biden fue notable por su dominio de la escala de la crisis de covid-19, incesantes apariciones públicas y mensajes con un estilo casi informal en las que encontró como darles y construir confianza con los estadounidenses.

Como presidente, y dado que la pandemia se ha prolongado más de lo que Biden y todos los demás esperaban, ha sido menos seguro y su mensaje ha carecido de la misma resonancia. Mientras tanto, la caótica retirada de Afganistán y la concisa respuesta pública de Biden respaldaron las opiniones de los críticos que concluyeron que su presidencia estaba siendo superada por los acontecimientos.

Hay algunos signos prometedores sobre la pandemia. Los nuevos casos diarios de covid son aproximadamente la mitad del nivel del aumento repentino del verano y tienen una tendencia a la baja en casi todos los estados. Las muertes también están comenzando a disminuir. Es probable que la actividad económica y la creación de empleo se disparen una vez que el virus desaparezca en todo el país.

Pero la sensación de normalidad interrumpida perdura. Muchos padres de niños pequeños están desesperados por que los reguladores autoricen las vacunas para los niños menores de 12 años. Otro Día de Acción de Gracias se verá interrumpido para muchas familias, ya que es poco probable, incluso si las vacunas se autorizan pronto, que millones de niños las reciban y estén completamente vacunados por el finales del próximo mes. También está quedando claro que muchas de las graves consecuencias globales de la pandemia, que afectarán la vida de los estadounidenses, no desaparecerán simplemente en los próximos meses.

En ese sentido, el comentario de Buttigieg en el programa «State of Union» de CNN es la última señal de que un aumento económico posterior a la pandemia que podría ayudar a enmascarar otros problemas y persuadir a los votantes para que se adhieran a la idea de que el curso de Biden está lejos de ser seguro.

«Ciertamente, muchos de los desafíos que hemos estado experimentando este año continuarán el próximo, pero hay pasos a corto y largo plazo que podemos tomar para hacer algo al respecto», dijo Buttigieg a Jake Tapper.

Buttigieg habló después de que Moody’s Analytics advirtiera la semana pasada que las interrupciones de la cadena de suministro «empeorarán antes de mejorar».

La crisis de la cadena de suministro tiene muchas causas, es profundamente compleja y está influenciada por muchos factores que el presidente no puede controlar, incluidos los brotes de covid en los países exportadores y el hecho de que la mayoría de las industrias portuarias, de transporte y minorista de EE.UU. están a cargo de empresas privadas a las que Biden no puede simplemente ordenarles que hagan su mayor esfuerzo.

Los montones de contenedores que retroceden en los puertos de EE.UU. y los barcos que están inactivos en alta mar esperando para descargar se ven agravados por una escasez de camioneros posterior a la pandemia, lo que significa que este es un problema que no es fácil de resolver rápidamente. Y la contracción de la cadena de suministro está haciendo que la demanda aumente, lo que a su vez hace que la inflación aumente, lo que encarece el costo de vida y aumenta la presión sobre las billeteras de los votantes.

Impacto al consumidor: crisis en cadenas de suministro 2:05

El aumento de la demanda alimenta la inflación

Buttigieg, una estrella política demócrata en ascenso que podría haber esperado que el Departamento de Transporte ofreciera un lugar de aterrizaje político comparativamente seguro, ahora se encuentra en medio de una peligrosa crisis política.

En realidad, describió la crisis, al menos el tema de la alta demanda de los consumidores, como una señal de éxito para el presidente.

«Cada uno de esos barcos está lleno de cantidades récord de bienes que los estadounidenses están comprando, porque la demanda ha aumentado, porque los ingresos han aumentado, porque el presidente ha guiado con éxito a esta economía fuera de los dientes de una recesión aterradora», dijo Buttigieg en «State of Union».

Las apariciones del secretario de transporte en varios programas de entrevistas dominicales, y una decisión del presidente la semana pasada para convocar a los jefes de puerto y sindicatos que llevaron a la introducción de operaciones 24 horas al día, 7 días a la semana en el puerto de Los Ángeles, demuestra que la Casa Blanca está muy consciente del impacto político dañino del problema de la cadena de suministro y sus consecuencias para los estadounidenses comunes después de un año agotador.

Buttigieg también argumentó que aprobar el paquete de infraestructura bipartidista estancado de Biden, que los progresistas están sosteniendo como palanca en su lucha por el plan de gasto social de Biden, ayudaría a aliviar la situación.

«Hay US$ 17.000 millones en el plan de infraestructura del presidente solo para los puertos», dijo Buttigieg a Tapper. Calificó la otra parte de la agenda de Biden como un componente crítico para impulsar la economía desacelerada por covid.

«Si te importa la inflación, deberías preocuparte no solo por los problemas de la cadena de suministro, no solo por las cosas de infraestructura en las que trabajo», dijo, y luego destacó las características de la agenda «Reconstruir mejor» de Biden «los pagos a las familias, como facilitar el pago del cuidado infantil, como la apertura de los colegios comunitarios que nos dará una fuerza laboral más fuerte y nos ayudará a lidiar con esa gran limitación del crecimiento económico».

Si bien muchos de los problemas que obstaculizan la presidencia de Biden parecen intratables, los demócratas pueden al menos esperar que las cosas mejoren para el próximo año. Si EE.UU. se encuentra finalmente en el final de la pandemia, los precios mundiales de la energía disminuyen y la crisis de la cadena de suministro disminuye a medida que el resto del mundo se acerca a vencer el covid, los votantes pueden sentirse en un mejor estado de ánimo a medida que se acercan las elecciones de mitad de período.

Pero por ahora, es un panorama económico difícil.

Joe Biden

(CNN) — La lucha de Joe Biden para hacer que Estados Unidos vuelva a la normalidad después de la pandemia está demostrando ser mucho más prolongada y complicada de lo que se pensaba, lo que tiene enormes implicaciones políticas para el presidente y su partido.

El secretario de Transporte, Pete Buttigieg, admitió este domingo en CNN que las reservas de la cadena de suministro, que están teniendo un impacto corrosivo en la economía en general, se mantendrán hasta el próximo año que será marcado por un entorno electoral de mitad de período para los demócratas. Solo hay poco que Biden puede hacer para que los contenedores se apilen en los puertos del país, lo que significa que la situación está causando un verdadero dolor de cabeza a la Casa Blanca.

Los demócratas del Capitolio se enfrentan a difíciles decisiones sobre un importante paquete económico en una semana crucial

Cuando los estadounidenses vayan a las tiendas y vean que el precio del tocino se ha duplicado, o cuando no puedan comprar los regalos que quieren antes de la temporada navideña, es probable que culpen a Biden y los demócratas y que eso se vea reflejado en las elecciones del próximo mes y de 2022.

El costo de vida —junto con la gasolina que ahora tiene un promedio de US$ 3,32 el galón en todo el país, según la Asociación Estadounidense del Automóvil— brinda a los republicanos una oportunidad para argumentar que la presidencia de Biden es un fracaso.

El creciente descontento también encaja perfectamente en la narrativa de decadencia y humillación nacional que pinta Donald Trump mientras prepara el terreno para una probable campaña presidencial para 2024. El domingo, por ejemplo, el expresidente envió un correo electrónico de recaudación de fondos que indicaba que los precios estaban en aumento.

En sus primeros mandatos los presidentes casi siempre sufren reprimendas en las elecciones del Congreso, ya que sus acciones a menudo energizan a los partidarios del partido contrario en su contra y cualquier lucha que tengan puede hacer que sus propios votantes se retiren. Esta vez, dado que los demócratas solo poseen la mayoría más reducida en la Cámara y el Senado, necesitan urgentemente que la economía avance y que la maldición de la pandemia esté muy por detrás del país dentro de un año. Pero un catálogo de problemas, incluido un mercado laboral limitado, el aumento de los precios de la energía, el aumento de la inflación, la polarización política sobre las vacunas y una crisis de inmigración en la frontera sur, están creando un ambiente nacional descontento antes del año electoral.

Se pronostica que las muertes y hospitalizaciones por covid-19 sigan disminuyendo durante las próximas semanas, pero la variante delta y la propia declaración prematura de victoria parcial de Biden sobre la pandemia el 4 de julio también han significado que cualquier suposición sobre volver a la normalidad a finales de este año ya estén hecho añicos.

El presidente trató de ofrecer algo de luz al final del túnel la semana pasada, pero tuvo cuidado de señalar que el covid-19 estaba lejos de desaparecer. Biden citó «un progreso importante», pero agregó: «Ahora no es el momento de ceder. Tenemos mucho más por hacer. Estamos en un período muy crítico mientras trabajamos para dejar atrás el covid-19».

Sus garantías son importantes porque una encuesta de CNN / SSRS publicada el mes pasado encontró que el 69% de los estadounidenses pensaba que las cosas en el país iban mal. Las encuestas también han encontrado que la satisfacción con Biden, mientras lucha por salvar las divisiones demócratas en el Capitolio y aprobar su agenda, ha disminuido, aunque su índice de aprobación llegó al 50% en una encuesta de CNN la semana pasada.

La elección de Biden fue en muchos sentidos una reacción al caos del fracaso de Trump para manejar adecuadamente la pandemia. De hecho, el propio presidente lo dijo en una rueda de prensa en marzo de este año.

«Cuando asumí el cargo, decidí que, era una propuesta bastante básica y simple, y que me eligieron para resolver problemas», dijo Biden. «Y el problema más urgente que enfrenta el pueblo estadounidense, dije desde el principio, era el covid-19 y la dislocación económica para millones y millones de estadounidenses».

Según su propio punto de referencia, y en parte debido a factores fuera de su control, Biden se ha quedado corto. Y sus índices de aprobación disminuidos parecen reflejar su propio juicio de que vencer la pandemia era la forma en que los votantes lo juzgarían. Si el presidente no puede argumentarles a los estadounidenses el próximo año que hizo lo que fue contratado para hacer, entonces las ganancias tradicionales para el partido fuera del poder de la Casa Blanca podrían traducirse en importantes pérdidas demócratas en el Congreso.

Informe clave sobre inflación: los precios no bajarán pronto La inflación en EE.UU. sigue siendo más alta de lo deseado 0:56Buttigieg: Desafíos para continuar el próximo año

Durante la campaña de 2020, el desempeño de Biden fue notable por su dominio de la escala de la crisis de covid-19, incesantes apariciones públicas y mensajes con un estilo casi informal en las que encontró como darles y construir confianza con los estadounidenses.

Como presidente, y dado que la pandemia se ha prolongado más de lo que Biden y todos los demás esperaban, ha sido menos seguro y su mensaje ha carecido de la misma resonancia. Mientras tanto, la caótica retirada de Afganistán y la concisa respuesta pública de Biden respaldaron las opiniones de los críticos que concluyeron que su presidencia estaba siendo superada por los acontecimientos.

Hay algunos signos prometedores sobre la pandemia. Los nuevos casos diarios de covid son aproximadamente la mitad del nivel del aumento repentino del verano y tienen una tendencia a la baja en casi todos los estados. Las muertes también están comenzando a disminuir. Es probable que la actividad económica y la creación de empleo se disparen una vez que el virus desaparezca en todo el país.

Pero la sensación de normalidad interrumpida perdura. Muchos padres de niños pequeños están desesperados por que los reguladores autoricen las vacunas para los niños menores de 12 años. Otro Día de Acción de Gracias se verá interrumpido para muchas familias, ya que es poco probable, incluso si las vacunas se autorizan pronto, que millones de niños las reciban y estén completamente vacunados por el finales del próximo mes. También está quedando claro que muchas de las graves consecuencias globales de la pandemia, que afectarán la vida de los estadounidenses, no desaparecerán simplemente en los próximos meses.

En ese sentido, el comentario de Buttigieg en el programa «State of Union» de CNN es la última señal de que un aumento económico posterior a la pandemia que podría ayudar a enmascarar otros problemas y persuadir a los votantes para que se adhieran a la idea de que el curso de Biden está lejos de ser seguro.

«Ciertamente, muchos de los desafíos que hemos estado experimentando este año continuarán el próximo, pero hay pasos a corto y largo plazo que podemos tomar para hacer algo al respecto», dijo Buttigieg a Jake Tapper.

Buttigieg habló después de que Moody’s Analytics advirtiera la semana pasada que las interrupciones de la cadena de suministro «empeorarán antes de mejorar».

La crisis de la cadena de suministro tiene muchas causas, es profundamente compleja y está influenciada por muchos factores que el presidente no puede controlar, incluidos los brotes de covid en los países exportadores y el hecho de que la mayoría de las industrias portuarias, de transporte y minorista de EE.UU. están a cargo de empresas privadas a las que Biden no puede simplemente ordenarles que hagan su mayor esfuerzo.

Los montones de contenedores que retroceden en los puertos de EE.UU. y los barcos que están inactivos en alta mar esperando para descargar se ven agravados por una escasez de camioneros posterior a la pandemia, lo que significa que este es un problema que no es fácil de resolver rápidamente. Y la contracción de la cadena de suministro está haciendo que la demanda aumente, lo que a su vez hace que la inflación aumente, lo que encarece el costo de vida y aumenta la presión sobre las billeteras de los votantes.

Impacto al consumidor: crisis en cadenas de suministro 2:05El aumento de la demanda alimenta la inflación

Buttigieg, una estrella política demócrata en ascenso que podría haber esperado que el Departamento de Transporte ofreciera un lugar de aterrizaje político comparativamente seguro, ahora se encuentra en medio de una peligrosa crisis política.

En realidad, describió la crisis, al menos el tema de la alta demanda de los consumidores, como una señal de éxito para el presidente.

«Cada uno de esos barcos está lleno de cantidades récord de bienes que los estadounidenses están comprando, porque la demanda ha aumentado, porque los ingresos han aumentado, porque el presidente ha guiado con éxito a esta economía fuera de los dientes de una recesión aterradora», dijo Buttigieg en «State of Union».

Las apariciones del secretario de transporte en varios programas de entrevistas dominicales, y una decisión del presidente la semana pasada para convocar a los jefes de puerto y sindicatos que llevaron a la introducción de operaciones 24 horas al día, 7 días a la semana en el puerto de Los Ángeles, demuestra que la Casa Blanca está muy consciente del impacto político dañino del problema de la cadena de suministro y sus consecuencias para los estadounidenses comunes después de un año agotador.

Buttigieg también argumentó que aprobar el paquete de infraestructura bipartidista estancado de Biden, que los progresistas están sosteniendo como palanca en su lucha por el plan de gasto social de Biden, ayudaría a aliviar la situación.

«Hay US$ 17.000 millones en el plan de infraestructura del presidente solo para los puertos», dijo Buttigieg a Tapper. Calificó la otra parte de la agenda de Biden como un componente crítico para impulsar la economía desacelerada por covid.

«Si te importa la inflación, deberías preocuparte no solo por los problemas de la cadena de suministro, no solo por las cosas de infraestructura en las que trabajo», dijo, y luego destacó las características de la agenda «Reconstruir mejor» de Biden «los pagos a las familias, como facilitar el pago del cuidado infantil, como la apertura de los colegios comunitarios que nos dará una fuerza laboral más fuerte y nos ayudará a lidiar con esa gran limitación del crecimiento económico».

Si bien muchos de los problemas que obstaculizan la presidencia de Biden parecen intratables, los demócratas pueden al menos esperar que las cosas mejoren para el próximo año. Si EE.UU. se encuentra finalmente en el final de la pandemia, los precios mundiales de la energía disminuyen y la crisis de la cadena de suministro disminuye a medida que el resto del mundo se acerca a vencer el covid, los votantes pueden sentirse en un mejor estado de ánimo a medida que se acercan las elecciones de mitad de período.

Pero por ahora, es un panorama económico difícil.

 

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver