Los demócratas presionan a Biden para que adopte un papel contundente en el acercamiento de las facciones enfrentadas del partido sobre la agenda

(CNN) — La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y el presidente Joe Biden, hablaron por teléfono el pasado martes y se centraron en una estrategia para el amplio paquete económico de su partido. Decidieron que ha llegado el momento de concluir las negociaciones, según le han dicho a CNN varios altos funcionarios de ambos lugares, una señal de la creciente inquietud de los demócratas en un momento crítico para su agenda interna.

Y para muchos demócratas en el Congreso, la finalización de un acuerdo descansa ahora principalmente sobre los hombros de un hombre: Biden, a quien los legisladores quieren que desempeñe un papel público contundente a la hora de esbozar lo que quiere ver en el paquete final.

El aumento de la atención al presidente se produce cuando aumenta la preocupación, tanto en el ala oeste como en el Capitolio, de que alargar las conversaciones hasta noviembre podría acabar en un punto muerto y, en última instancia, condenar sus perspectivas de cara a las elecciones de mitad de periodo del próximo año.

No solo eso, dicen, sino que podría aumentar la sensación entre los votantes de que Biden no puede cumplir la promesa principal de su presidencia: que sería capaz de hacer que el Gobierno funcione realmente.

Congreso de EE.UU. evita el cierre del Gobierno federal 1:43

«No se quiere llegar a un punto en el que parezcamos tan indecisos que no se pueda reparar con el paquete que se va a aprobar y empezar a impactar en la vida de la gente», dijo el representante Tim Ryan, un demócrata de Ohio que se postula para el escaño abierto en el Senado de su estado el año que viene y que está preocupado por el impacto político de un impasse prolongado.

En privado, los demócratas están cada vez más frustrados con el enfoque de Biden.

«La realidad ahora mismo es que mucha gente está diciendo: ‘¿Dónde está Joe Biden? Esta es su agenda, ¿por qué no está más involucrado en las negociaciones?», dijo un demócrata de la Cámara de Representantes, reflejando las conversaciones que están teniendo lugar entre los congresistas de base.

Aunque la mayor parte de la culpa la ponen en los senadores demócratas moderados Joe Manchin, de Virginia Occidental, y Kyrsten Sinema, de Arizona, por retrasar el acuerdo en el Senado, que está dividido en dos, varios demócratas del Capitolio quieren que Biden diga explícitamente cómo debería ser un posible compromiso, y que empiece a hacer más por explicar a los votantes lo que está en juego. Por el momento, la legislación que define su presidencia parece completamente perdida en la palabrería sobre la reconciliación y la reforma del filibusterismo y números tan grandes que nadie puede entenderlos.

Entre los que se sienten cada vez más frustrados está el senador Bernie Sanders, que le ha dicho directamente a Biden que, aunque siente simpatía por toda la presión a la que está sometido Biden, el largo proceso ha subsumido cualquier esfuerzo por promocionar los artículos populares que están tratando de aprobar, según una persona familiarizada con el asunto.

Confusión entre los demócratas sobre la última oferta de Biden

Este punto de vista se puso de manifiesto en una conferencia telefónica privada con un pequeño grupo de legisladores demócratas y Manchin y Sinema, la semana pasada, durante la cual los dos senadores se mostraron confusos sobre la decisión de Biden de proponer un nuevo precio para el plan: entre US$ 1,9 y US$ 2,2 billones. Los senadores dijeron que no estaban dispuestos a apoyar esa cantidad de dólares porque todavía no habían visto los detalles de la Casa Blanca sobre lo que abarcaría ese paquete, aseguraron fuentes familiarizadas con el tema.

«Veamos su propuesta y negociemos a la baja», recordó Sinema que le dijo al presidente, según una fuente familiarizada con la llamada.

Algunos demócratas están perplejos.

«¿Por qué el presidente propone esa cifra sin tener a Manchin y Sinema a bordo?», dijo un legislador demócrata. «Parece que hay un error de cálculo bastante grande por parte de la Casa Blanca».

Entre las cuestiones que deben resolverse: si se eliminan algunos programas clave propuestos en el plan inicial de US$ 3,5 billones para recortar su coste –una posición favorecida por Manchin y Sinema– o se ofrece el mismo número de programas y se recorta el número de años para proporcionar a los estadounidenses los beneficios, una posición respaldada por los progresistas.

Un atolladero

Biden y sus principales asesores siguen sugiriendo en privado que sienten un déjà vu de la campaña de las primarias demócratas de 2020, percibiendo que una vez más están avanzando hacia una victoria a pesar de los malos titulares diarios y de no satisfacer al gallinero del Capitolio o de Twitter.

Incluso cuando la impaciencia y la ansiedad empiezan a extenderse en el ala oeste, Biden sigue sin salir a la carretera para conseguir el apoyo y la presión de los votos que quiere. Su última parada fue el viernes en Connecticut, donde pronunció un breve discurso en el que presentó las líneas generales de su programa «Build Back Better». Aunque los asesores de la Casa Blanca argumentan que la atención nacional le sigue allá donde va, no hay demócratas cerca de Hartford que se dejen influir por la atención local que podría generar en un territorio más competitivo.

Biden retoma política fronteriza de Trump 1:00

Aunque la preocupación por el covid-19 ha limitado en cierta medida los viajes de la Casa Blanca, un alto funcionario argumentó que la principal razón por la que Biden no ha salido más es la precaución de no fijar una posición demasiado pronto que pudiera obligarle a hacer demasiadas promesas o a negociar contra sí mismo.

Los asesores de la Casa Blanca subrayan que Biden se ha mantenido muy comprometido entre bastidores con los líderes del Congreso y otros actores clave y, esencialmente, que quienes le exigen que haga más no saben el alcance de lo que está haciendo porque no son tan relevantes ni están tan involucrados.

Aunque algunas de las conversaciones que el presidente ha mantenido con los congresistas han sido anunciadas por la Casa Blanca o filtradas, ha tenido muchas más, ya sea mediante varias llamadas telefónicas en una sola sesión desde un patio fuera de la oficina oval o en una serie de reuniones por Zoom, como las que mantuvo en las últimas dos semanas con una docena de progresistas en un día y con otra docena de legisladores de primera línea al día siguiente. Esas llamadas fueron una oportunidad para que los congresistas expusieran sus preocupaciones sobre cómo se estaban desarrollando las negociaciones y los aspectos del proyecto de ley en sus distritos, según altos funcionarios de la Casa Blanca.

También hay otras oportunidades más íntimas para que el presidente hable con los legisladores. Después de las firmas de los proyectos de ley, Biden ha convocado repetidamente a los legisladores para largas sesiones de escucha en la oficina oval. Los asistentes se han reunido con otros miembros del personal y han informado al presidente, a veces varias veces al día.

Pero la decisión de Biden de dejar que las discusiones se desarrollen en público sin él ha contribuido a lo que un asesor demócrata de alto nivel en el Capitolio llamó un «atolladero» sin un final claro. «Múltiples grupos dentro de la bancada pensaron que eran ellos los que defendían al presidente y su agenda en relación con el proceso legislativo», dijo el asesor. «Hay alguien que podría haber resuelto ese animado desacuerdo de forma más explícita».

Moverse con cautela en un momento de alto riesgo

Biden y sus colaboradores temen, sin embargo, que adoptar una posición más clara no haga más que endurecer la oposición y ralentizar aún más el progreso, ya que trabaja no solo para atraer a Manchin y Sinema, sino también para evitar que otros moderados y progresistas abandonen el barco.

La representante Pramila Jayapal, demócrata por el estado de Washington, que preside la bancada progresista del Congreso, dijo que en sus conversaciones con Biden y sus principales asesores ha subrayado que «tenemos que conseguir 50 senadores a bordo, no solo dos. Tenemos que conseguir 218 votos en la Cámara, no solo nueve o diez».

Los compromisos ya han creado un intenso malestar, ya que algunos legisladores observan el componente bipartidista del acuerdo sobre infraestructuras de las negociaciones y temen que –lejos de ser una medida para luchar contra el cambio climático– pueda acabar siendo negativo en cuanto a las emisiones de carbono, dadas todas las nuevas carreteras que se construirán. Aun así, los demócratas se aferran a la esperanza de que, si consiguen terminar un proyecto de ley, este incluirá elementos populares como la baja laboral remunerada y el cuidado de los niños, y los votantes les recompensarán en las urnas.

Gobernador Abbot pide a Biden acabar el muro fronterizo 2:06

Pero no aprobar un proyecto de ley también sería un estímulo, dijo Biden a los demócratas de la Cámara de Representantes, en una visita a la bancada demócrata de la Cámara de Representantes, a principios de mes, al argumentar que ha escuchado del presidente de Rusia, Vladimir Putin, y al presidente de China,  Xi Jinping, que la democracia no puede funcionar. Ese argumento, dijo el representante Jake Auchincloss, demócrata de primer año de Massachusetts, también resonó entre algunos colegas.

Muchos demócratas ya consideran que el enfoque discreto de Biden les ha hecho perder los beneficios políticos de la desgravación fiscal por hijos, del Plan de Rescate Americano de primavera, que ha estado enviando cientos de dólares cada mes directamente a millones de familias en Estados Unidos. Incluso si superan el drama actual y aprueban un proyecto de ley, los principales demócratas dicen que están atrasados en la defensa de lo que probablemente sería la pieza de legislación de política interna más transformadora en décadas.

«Es una oportunidad perdida para los candidatos que están ahí», dijo Jayapal. «Ese debería ser su mensaje. También debería ser el nuestro. En lugar de eso, todo el mundo se centra en las cifras más importantes».

Ryan, como uno de esos candidatos, dijo que ya está sintiendo eso.

«Si la gente no sabe lo que contiene, es realmente culpa nuestra», dijo el demócrata de Ohio. «Sea lo que sea que salga de ello, sean cuales sean los puntos que contiene el proyecto de ley, son tan impactantes para la vida de la gente que si no puedes vender esto a tus electores tienes que ir a buscar otro trabajo, y probablemente tendrás que hacerlo».

Demócratas
Joe Biden

(CNN) — La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y el presidente Joe Biden, hablaron por teléfono el pasado martes y se centraron en una estrategia para el amplio paquete económico de su partido. Decidieron que ha llegado el momento de concluir las negociaciones, según le han dicho a CNN varios altos funcionarios de ambos lugares, una señal de la creciente inquietud de los demócratas en un momento crítico para su agenda interna.

Y para muchos demócratas en el Congreso, la finalización de un acuerdo descansa ahora principalmente sobre los hombros de un hombre: Biden, a quien los legisladores quieren que desempeñe un papel público contundente a la hora de esbozar lo que quiere ver en el paquete final.

El aumento de la atención al presidente se produce cuando aumenta la preocupación, tanto en el ala oeste como en el Capitolio, de que alargar las conversaciones hasta noviembre podría acabar en un punto muerto y, en última instancia, condenar sus perspectivas de cara a las elecciones de mitad de periodo del próximo año.

No solo eso, dicen, sino que podría aumentar la sensación entre los votantes de que Biden no puede cumplir la promesa principal de su presidencia: que sería capaz de hacer que el Gobierno funcione realmente.

«No se quiere llegar a un punto en el que parezcamos tan indecisos que no se pueda reparar con el paquete que se va a aprobar y empezar a impactar en la vida de la gente», dijo el representante Tim Ryan, un demócrata de Ohio que se postula para el escaño abierto en el Senado de su estado el año que viene y que está preocupado por el impacto político de un impasse prolongado.

En privado, los demócratas están cada vez más frustrados con el enfoque de Biden.

«La realidad ahora mismo es que mucha gente está diciendo: ‘¿Dónde está Joe Biden? Esta es su agenda, ¿por qué no está más involucrado en las negociaciones?», dijo un demócrata de la Cámara de Representantes, reflejando las conversaciones que están teniendo lugar entre los congresistas de base.

Aunque la mayor parte de la culpa la ponen en los senadores demócratas moderados Joe Manchin, de Virginia Occidental, y Kyrsten Sinema, de Arizona, por retrasar el acuerdo en el Senado, que está dividido en dos, varios demócratas del Capitolio quieren que Biden diga explícitamente cómo debería ser un posible compromiso, y que empiece a hacer más por explicar a los votantes lo que está en juego. Por el momento, la legislación que define su presidencia parece completamente perdida en la palabrería sobre la reconciliación y la reforma del filibusterismo y números tan grandes que nadie puede entenderlos.

Los demócratas del Capitolio se enfrentan a difíciles decisiones sobre un importante paquete económico en una semana crucial

Entre los que se sienten cada vez más frustrados está el senador Bernie Sanders, que le ha dicho directamente a Biden que, aunque siente simpatía por toda la presión a la que está sometido Biden, el largo proceso ha subsumido cualquier esfuerzo por promocionar los artículos populares que están tratando de aprobar, según una persona familiarizada con el asunto.

Confusión entre los demócratas sobre la última oferta de Biden

Este punto de vista se puso de manifiesto en una conferencia telefónica privada con un pequeño grupo de legisladores demócratas y Manchin y Sinema, la semana pasada, durante la cual los dos senadores se mostraron confusos sobre la decisión de Biden de proponer un nuevo precio para el plan: entre US$ 1,9 y US$ 2,2 billones. Los senadores dijeron que no estaban dispuestos a apoyar esa cantidad de dólares porque todavía no habían visto los detalles de la Casa Blanca sobre lo que abarcaría ese paquete, aseguraron fuentes familiarizadas con el tema.

«Veamos su propuesta y negociemos a la baja», recordó Sinema que le dijo al presidente, según una fuente familiarizada con la llamada.

Algunos demócratas están perplejos.

«¿Por qué el presidente propone esa cifra sin tener a Manchin y Sinema a bordo?», dijo un legislador demócrata. «Parece que hay un error de cálculo bastante grande por parte de la Casa Blanca».

Entre las cuestiones que deben resolverse: si se eliminan algunos programas clave propuestos en el plan inicial de US$ 3,5 billones para recortar su coste –una posición favorecida por Manchin y Sinema– o se ofrece el mismo número de programas y se recorta el número de años para proporcionar a los estadounidenses los beneficios, una posición respaldada por los progresistas.

Un atolladero

Biden y sus principales asesores siguen sugiriendo en privado que sienten un déjà vu de la campaña de las primarias demócratas de 2020, percibiendo que una vez más están avanzando hacia una victoria a pesar de los malos titulares diarios y de no satisfacer al gallinero del Capitolio o de Twitter.

Incluso cuando la impaciencia y la ansiedad empiezan a extenderse en el ala oeste, Biden sigue sin salir a la carretera para conseguir el apoyo y la presión de los votos que quiere. Su última parada fue el viernes en Connecticut, donde pronunció un breve discurso en el que presentó las líneas generales de su programa «Build Back Better». Aunque los asesores de la Casa Blanca argumentan que la atención nacional le sigue allá donde va, no hay demócratas cerca de Hartford que se dejen influir por la atención local que podría generar en un territorio más competitivo.

Biden retoma política fronteriza de Trump 1:00

Aunque la preocupación por el covid-19 ha limitado en cierta medida los viajes de la Casa Blanca, un alto funcionario argumentó que la principal razón por la que Biden no ha salido más es la precaución de no fijar una posición demasiado pronto que pudiera obligarle a hacer demasiadas promesas o a negociar contra sí mismo.

Los asesores de la Casa Blanca subrayan que Biden se ha mantenido muy comprometido entre bastidores con los líderes del Congreso y otros actores clave y, esencialmente, que quienes le exigen que haga más no saben el alcance de lo que está haciendo porque no son tan relevantes ni están tan involucrados.

Aunque algunas de las conversaciones que el presidente ha mantenido con los congresistas han sido anunciadas por la Casa Blanca o filtradas, ha tenido muchas más, ya sea mediante varias llamadas telefónicas en una sola sesión desde un patio fuera de la oficina oval o en una serie de reuniones por Zoom, como las que mantuvo en las últimas dos semanas con una docena de progresistas en un día y con otra docena de legisladores de primera línea al día siguiente. Esas llamadas fueron una oportunidad para que los congresistas expusieran sus preocupaciones sobre cómo se estaban desarrollando las negociaciones y los aspectos del proyecto de ley en sus distritos, según altos funcionarios de la Casa Blanca.

ANÁLISIS | El aumento de precios y las estanterías vacías suponen un peligro para Biden y los demócratas

También hay otras oportunidades más íntimas para que el presidente hable con los legisladores. Después de las firmas de los proyectos de ley, Biden ha convocado repetidamente a los legisladores para largas sesiones de escucha en la oficina oval. Los asistentes se han reunido con otros miembros del personal y han informado al presidente, a veces varias veces al día.

Pero la decisión de Biden de dejar que las discusiones se desarrollen en público sin él ha contribuido a lo que un asesor demócrata de alto nivel en el Capitolio llamó un «atolladero» sin un final claro. «Múltiples grupos dentro de la bancada pensaron que eran ellos los que defendían al presidente y su agenda en relación con el proceso legislativo», dijo el asesor. «Hay alguien que podría haber resuelto ese animado desacuerdo de forma más explícita».

Moverse con cautela en un momento de alto riesgo

Biden y sus colaboradores temen, sin embargo, que adoptar una posición más clara no haga más que endurecer la oposición y ralentizar aún más el progreso, ya que trabaja no solo para atraer a Manchin y Sinema, sino también para evitar que otros moderados y progresistas abandonen el barco.

La representante Pramila Jayapal, demócrata por el estado de Washington, que preside la bancada progresista del Congreso, dijo que en sus conversaciones con Biden y sus principales asesores ha subrayado que «tenemos que conseguir 50 senadores a bordo, no solo dos. Tenemos que conseguir 218 votos en la Cámara, no solo nueve o diez».

Los compromisos ya han creado un intenso malestar, ya que algunos legisladores observan el componente bipartidista del acuerdo sobre infraestructuras de las negociaciones y temen que –lejos de ser una medida para luchar contra el cambio climático– pueda acabar siendo negativo en cuanto a las emisiones de carbono, dadas todas las nuevas carreteras que se construirán. Aun así, los demócratas se aferran a la esperanza de que, si consiguen terminar un proyecto de ley, este incluirá elementos populares como la baja laboral remunerada y el cuidado de los niños, y los votantes les recompensarán en las urnas.

Gobernador Abbot pide a Biden acabar el muro fronterizo 2:06

Pero no aprobar un proyecto de ley también sería un estímulo, dijo Biden a los demócratas de la Cámara de Representantes, en una visita a la bancada demócrata de la Cámara de Representantes, a principios de mes, al argumentar que ha escuchado del presidente de Rusia, Vladimir Putin, y al presidente de China,  Xi Jinping, que la democracia no puede funcionar. Ese argumento, dijo el representante Jake Auchincloss, demócrata de primer año de Massachusetts, también resonó entre algunos colegas.

Muchos demócratas ya consideran que el enfoque discreto de Biden les ha hecho perder los beneficios políticos de la desgravación fiscal por hijos, del Plan de Rescate Americano de primavera, que ha estado enviando cientos de dólares cada mes directamente a millones de familias en Estados Unidos. Incluso si superan el drama actual y aprueban un proyecto de ley, los principales demócratas dicen que están atrasados en la defensa de lo que probablemente sería la pieza de legislación de política interna más transformadora en décadas.

«Es una oportunidad perdida para los candidatos que están ahí», dijo Jayapal. «Ese debería ser su mensaje. También debería ser el nuestro. En lugar de eso, todo el mundo se centra en las cifras más importantes».

Ryan, como uno de esos candidatos, dijo que ya está sintiendo eso.

«Si la gente no sabe lo que contiene, es realmente culpa nuestra», dijo el demócrata de Ohio. «Sea lo que sea que salga de ello, sean cuales sean los puntos que contiene el proyecto de ley, son tan impactantes para la vida de la gente que si no puedes vender esto a tus electores tienes que ir a buscar otro trabajo, y probablemente tendrás que hacerlo».

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver