ANÁLISIS | Los progresistas se tambalean luego de que los moderados dieran un nuevo golpe salvaje al paquete de gastos

(CNN) — Otro sueño liberal fue sacrificado en aras de salvar la presidencia de Joe Biden.

Los demócratas dejaron por fuera el permiso familiar remunerado de su vasto programa de red de seguridad social, el miércoles, en otra cesión para los moderados del Senado, dando un golpe demoledor a los progresistas de la Cámara de Representantes, sin mencionar a millones de estadounidenses que deben elegir entre sus trabajos y el cuidado de recién nacidos o parientes ancianos.

La última sacudida al amplio proyecto de ley que una vez llevó a comparaciones con el New Deal, de Franklin Roosevelt, siguió a la eliminación de las medidas sobre el clima y las universidades comunitarias gratuitas, dos prioridades de campaña para Biden, el año pasado, y se produjo cuando las negociaciones se prolongaban de una forma cada vez más frenética.

Desesperado por una victoria antes de emprender un crítico viaje al extranjero, Biden planea visitar la reunión de la bancada demócrata de la Cámara de Representantes, el jueves por la mañana, para suplicar a los progresistas que aprueben un proyecto de ley de infraestructura bipartidista paralelo que han estado sosteniendo como palanca en su proyecto de ley de gastos, que se propuso transformar la atención médica, la atención domiciliaria de enfermos y ancianos, la lucha contra el cambio climático y aliviar la difícil situación de los trabajadores estadounidenses.

Pero la representante Pramila Jayapal, quien preside la bancada progresista del Congreso, cuestionó si tenía algún sentido que Biden se presentara si no podía traer un marco sólido para el plan de gastos al que se apegaría el Senado.

«Si no hay un acuerdo, que es lo que todavía estoy escuchando… entonces no estoy segura de lo que el presidente nos va a presentar», dijo Jayapal a Anderson Cooper, de CNN, el miércoles por la noche.

El comentario de la demócrata del estado de Washington fue una señal de que los progresistas de la Cámara de Representantes no están dispuestos a ceder.

Pero dejó dos preguntas fundamentales que ahora son críticas para el futuro de la agenda de Biden. Primero, ¿socavará la brutal reducción del plan de la red de seguridad social, todo en un esfuerzo por apaciguar a dos moderados del Senado, aún más el apoyo para aprobarlo entre el gran bloque de progresistas de la Cámara? Los suyos son votos cruciales en una cámara que los demócratas controlan por poco.

Y, lo que ahora es una medida muy disminuida ¿decepcionará tanto a los votantes de base demócrata y a los independientes que no tendrá el impacto político significativo que el partido necesita para evitar una derrota republicana en las elecciones de mitad de período del próximo otoño? Una cosa es segura: si los progresistas finalmente no se incorporan, incluso si no están satisfechos con los compromisos asumidos para aprobar el paquete en el Senado, podrían infligir un gran daño a la ya tambaleante presidencia de Biden.

La pérdida del permiso familiar remunerado fue la última decepción extrema para los demócratas liberales desesperados por aprovechar lo que podría ser un breve control del poder para remodelar fundamentalmente una economía que actualmente se inclina hacia los ricos. Su repentina desaparición dejó otra fuerte impresión de que Biden y su Partido Demócrata están en desorden en Washington después de meses de no poder mover su agenda. Y llegó un día en que varios legisladores idearon formas de duelo para pagar toda la medida, algunas de las cuales fueron rechazadas rápidamente, que se parecían mucho a tirar espaguetis en una pared en un intento desesperado por pasar algo, cualquier cosa.

Los colegas están «enojados» con Manchin

La eliminación del permiso familiar fue el último giro dramático en un amargo e interminable proceso de negociación principalmente entre los progresistas de la Cámara de Representantes y los senadores demócratas Joe Manchin, de Virginia Occidental, y Kyrsten Sinema, de Arizona.

La negativa de Manchin a ceder en el permiso familiar remunerado causó una frustración extrema entre sus compañeros demócratas. «La gente está enojada con que quiera sacarse [del paquete] el permiso familiar pagado», dijo un senador a Manu Raju, de CNN. Manchin, sin embargo, dijo que un cambio tan fundamental en la política social de Estados Unidos no debería aprobarse en un proyecto de ley de gastos ya enorme que los legisladores están negociando y esperan pasar por un proceso presupuestario conocido como reconciliación.

«Para expandir los programas sociales cuando tienes fondos fiduciarios que no son solventes, se están volviendo insolventes. No puedo explicar eso. No tiene sentido para mí», dijo Manchin a los periodistas.

Pero el senador Bernie Sanders, un independiente de Vermont, quien escribió gran parte de un plan de gastos de US$ 3,5 billones y que ahora parece que terminará mucho más cerca del techo de US$ 1,5 billones de Manchin, está cada vez más descontento con sus colegas.

«El problema es con los miembros aquí que, aunque son muy pocos en número, son una minoría significativa, piensan que tienen derecho a determinar qué debería estar haciendo el resto del Congreso», dijo Sanders.

«La minoría no debería dictarle a la mayoría».

La noticia de que el permiso familiar remunerado está siendo eliminado del proyecto de ley fue recibida con consternación por los activistas progresistas fuera del Congreso. Molly Day, directora ejecutiva de Permiso Pagado para Estados Unidos, calificó la noticia de «indignante y vergonzosa».

«Un acuerdo de presupuesto que no incluye permisos pagados falla a las familias trabajadoras y no nos permitirá reconstruir mejor», dijo Day, en un comunicado.

Si bien la mayor parte del Senado demócrata estaba de acuerdo con los planes anteriores más amplios de Biden, Manchin y Sinema tienen un poder extraordinario ya que la división 50-50 de la Cámara Alta significa que Biden necesita sus dos votos.

Pero para lograr que se sumen, los progresistas han tenido que ver cómo se descartó una sucesión de sus prioridades, incluido un esfuerzo por hacer retroceder los recortes de impuestos del expresidente Donald Trump para las corporaciones y los ricos. Un programa de US$ 150.000 millones para eliminar los combustibles de carbono de las empresas de servicios públicos también desapareció. Como es la promesa de una universidad comunitaria gratuita que Biden promocionó en la campaña y es una de sus propuestas más preciadas.

Otra prioridad, adelantada por Sanders, que incluye cobertura visual, dental y auditiva para los beneficiarios de Medicare, también puede estar en la guillotina.

Los sueños liberales se evaporan

Incluso antes de las últimas negociaciones sobre el proyecto de ley de gastos, los progresistas habían visto desaparecer muchas de sus esperanzas para el mandato de Biden.

Un impulso bipartidista para la reforma policial a raíz del asesinato de George Floyd fracasó. Varios demócratas moderados se resisten a cambiar las reglas de obstrucción para aprobar una revisión de los derechos de voto y las elecciones para responder a las tomas de poder antidemocráticas en los estados liderados por republicanos que facilitarán la interferencia en las elecciones. Biden también falló en un esfuerzo anterior para aumentar el salario mínimo federal a US$ 15 la hora.

Estos sueños rotos no tienen en cuenta el hecho de que el plan de gastos de Biden, si finalmente se aprueba, incluirá algunas de las reformas sociales y climáticas más importantes en décadas. Incluyen el preescolar universal gratuito, que podría ayudar a millones de niños y padres. Parece probable que sobrevivan los subsidios ampliados a la Ley de Cuidado de Salud a Bajo Precio y los subsidios a la vivienda. Al igual que una extensión de un crédito tributario por hijos que, según los demócratas, sacó a millones de personas de la pobreza, aunque un solo año de financiación adicional palidece frente a lo que querían los progresistas. Y a pesar de la pérdida del plan de energía verde al que se opuso el senador del estado del carbón, Manchin, se incluyen US$ 500.000 millones en gastos de cambio climático.

En esencia, los progresistas se verán obligados a tomar una decisión que enfrentan los líderes políticos de todas las tendencias durante eones: ¿Se tragan su decepción por no obtener todo lo que quieren para encerrarse en un cambio real, aunque más incremental?

La atroz experiencia de Biden al tratar de convertir su agenda en ley subraya que, si bien los demócratas tienen una mayoría técnica tanto en la Cámara de Representantes como en el Senado, con el voto decisivo de la vicepresidenta Kamala Harris, no disfrutan efectivamente de una mayoría gobernante estable. Esto se debe a que la lista de deseos de los legisladores de los estados azules debe aprobarse con dos senadores: Manchin, cuyo estado natal votó abrumadoramente por Trump, y Sinema, que proviene de un campo de batalla violeta y tiene un enfoque idiosincrásico y algo misterioso para legislar. Sin embargo, las consecuencias de no actuar en la agenda de Biden, incluso si parece disminuir día a día, son desalentadoras.

Si los demócratas no pueden demostrar a sus propios votantes que pueden ejercer el poder que se les otorgó en 2020 para forjar un cambio significativo, sus esperanzas de una fuerte participación de la base en las elecciones de mitad de período del próximo año podrían verse frustradas.

Ya, el hecho de no pasar las prioridades de Biden ha causado un gran dolor de cabeza para el candidato demócrata a gobernador Terry McAuliffe, en Virginia, quien está luchando contra la apatía liberal solo un año después de que Biden ganó su estado por 10 puntos.

Una agenda fracturada lanzaría al Gobierno de Biden a una profunda crisis política en un momento en que los índices de aprobación del presidente están disminuyendo debido a una pandemia prolongada, los altos precios de la gasolina, la inflación y una oleada de inmigrantes indocumentados en la frontera, que dan a los republicanos munición para 2022.

Suponiendo que algún tipo de proyecto de ley finalmente se apruebe, cargará a los progresistas con la paradójica tarea de vender a sus votantes una medida que parecen desdeñar cada vez más. Pero si no logra convencer a sus votantes de la naturaleza histórica de la medida, correrá el riesgo de perder incluso su estrecha mayoría en las elecciones de mitad de período del próximo año.

progresistas

(CNN) — Otro sueño liberal fue sacrificado en aras de salvar la presidencia de Joe Biden.

Los demócratas dejaron por fuera el permiso familiar remunerado de su vasto programa de red de seguridad social, el miércoles, en otra cesión para los moderados del Senado, dando un golpe demoledor a los progresistas de la Cámara de Representantes, sin mencionar a millones de estadounidenses que deben elegir entre sus trabajos y el cuidado de recién nacidos o parientes ancianos.

La última sacudida al amplio proyecto de ley que una vez llevó a comparaciones con el New Deal, de Franklin Roosevelt, siguió a la eliminación de las medidas sobre el clima y las universidades comunitarias gratuitas, dos prioridades de campaña para Biden, el año pasado, y se produjo cuando las negociaciones se prolongaban de una forma cada vez más frenética.

Desesperado por una victoria antes de emprender un crítico viaje al extranjero, Biden planea visitar la reunión de la bancada demócrata de la Cámara de Representantes, el jueves por la mañana, para suplicar a los progresistas que aprueben un proyecto de ley de infraestructura bipartidista paralelo que han estado sosteniendo como palanca en su proyecto de ley de gastos, que se propuso transformar la atención médica, la atención domiciliaria de enfermos y ancianos, la lucha contra el cambio climático y aliviar la difícil situación de los trabajadores estadounidenses.

Pero la representante Pramila Jayapal, quien preside la bancada progresista del Congreso, cuestionó si tenía algún sentido que Biden se presentara si no podía traer un marco sólido para el plan de gastos al que se apegaría el Senado.

«Si no hay un acuerdo, que es lo que todavía estoy escuchando… entonces no estoy segura de lo que el presidente nos va a presentar», dijo Jayapal a Anderson Cooper, de CNN, el miércoles por la noche.

El comentario de la demócrata del estado de Washington fue una señal de que los progresistas de la Cámara de Representantes no están dispuestos a ceder.

Biden se dirige a Europa con un poco menos de brillo y más trabajo por hacer

Pero dejó dos preguntas fundamentales que ahora son críticas para el futuro de la agenda de Biden. Primero, ¿socavará la brutal reducción del plan de la red de seguridad social, todo en un esfuerzo por apaciguar a dos moderados del Senado, aún más el apoyo para aprobarlo entre el gran bloque de progresistas de la Cámara? Los suyos son votos cruciales en una cámara que los demócratas controlan por poco.

Y, lo que ahora es una medida muy disminuida ¿decepcionará tanto a los votantes de base demócrata y a los independientes que no tendrá el impacto político significativo que el partido necesita para evitar una derrota republicana en las elecciones de mitad de período del próximo otoño? Una cosa es segura: si los progresistas finalmente no se incorporan, incluso si no están satisfechos con los compromisos asumidos para aprobar el paquete en el Senado, podrían infligir un gran daño a la ya tambaleante presidencia de Biden.

La pérdida del permiso familiar remunerado fue la última decepción extrema para los demócratas liberales desesperados por aprovechar lo que podría ser un breve control del poder para remodelar fundamentalmente una economía que actualmente se inclina hacia los ricos. Su repentina desaparición dejó otra fuerte impresión de que Biden y su Partido Demócrata están en desorden en Washington después de meses de no poder mover su agenda. Y llegó un día en que varios legisladores idearon formas de duelo para pagar toda la medida, algunas de las cuales fueron rechazadas rápidamente, que se parecían mucho a tirar espaguetis en una pared en un intento desesperado por pasar algo, cualquier cosa.

El permiso familiar remunerado quedaría por fuera del paquete económico Los colegas están «enojados» con Manchin

La eliminación del permiso familiar fue el último giro dramático en un amargo e interminable proceso de negociación principalmente entre los progresistas de la Cámara de Representantes y los senadores demócratas Joe Manchin, de Virginia Occidental, y Kyrsten Sinema, de Arizona.

La negativa de Manchin a ceder en el permiso familiar remunerado causó una frustración extrema entre sus compañeros demócratas. «La gente está enojada con que quiera sacarse [del paquete] el permiso familiar pagado», dijo un senador a Manu Raju, de CNN. Manchin, sin embargo, dijo que un cambio tan fundamental en la política social de Estados Unidos no debería aprobarse en un proyecto de ley de gastos ya enorme que los legisladores están negociando y esperan pasar por un proceso presupuestario conocido como reconciliación.

«Para expandir los programas sociales cuando tienes fondos fiduciarios que no son solventes, se están volviendo insolventes. No puedo explicar eso. No tiene sentido para mí», dijo Manchin a los periodistas.

Pero el senador Bernie Sanders, un independiente de Vermont, quien escribió gran parte de un plan de gastos de US$ 3,5 billones y que ahora parece que terminará mucho más cerca del techo de US$ 1,5 billones de Manchin, está cada vez más descontento con sus colegas.

«El problema es con los miembros aquí que, aunque son muy pocos en número, son una minoría significativa, piensan que tienen derecho a determinar qué debería estar haciendo el resto del Congreso», dijo Sanders.

«La minoría no debería dictarle a la mayoría».

La noticia de que el permiso familiar remunerado está siendo eliminado del proyecto de ley fue recibida con consternación por los activistas progresistas fuera del Congreso. Molly Day, directora ejecutiva de Permiso Pagado para Estados Unidos, calificó la noticia de «indignante y vergonzosa».

«Un acuerdo de presupuesto que no incluye permisos pagados falla a las familias trabajadoras y no nos permitirá reconstruir mejor», dijo Day, en un comunicado.

Si bien la mayor parte del Senado demócrata estaba de acuerdo con los planes anteriores más amplios de Biden, Manchin y Sinema tienen un poder extraordinario ya que la división 50-50 de la Cámara Alta significa que Biden necesita sus dos votos.

Pero para lograr que se sumen, los progresistas han tenido que ver cómo se descartó una sucesión de sus prioridades, incluido un esfuerzo por hacer retroceder los recortes de impuestos del expresidente Donald Trump para las corporaciones y los ricos. Un programa de US$ 150.000 millones para eliminar los combustibles de carbono de las empresas de servicios públicos también desapareció. Como es la promesa de una universidad comunitaria gratuita que Biden promocionó en la campaña y es una de sus propuestas más preciadas.

Los demócratas del Capitolio se enfrentan a difíciles decisiones sobre un importante paquete económico en una semana crucial

Otra prioridad, adelantada por Sanders, que incluye cobertura visual, dental y auditiva para los beneficiarios de Medicare, también puede estar en la guillotina.

Los sueños liberales se evaporan

Incluso antes de las últimas negociaciones sobre el proyecto de ley de gastos, los progresistas habían visto desaparecer muchas de sus esperanzas para el mandato de Biden.

Un impulso bipartidista para la reforma policial a raíz del asesinato de George Floyd fracasó. Varios demócratas moderados se resisten a cambiar las reglas de obstrucción para aprobar una revisión de los derechos de voto y las elecciones para responder a las tomas de poder antidemocráticas en los estados liderados por republicanos que facilitarán la interferencia en las elecciones. Biden también falló en un esfuerzo anterior para aumentar el salario mínimo federal a US$ 15 la hora.

Estos sueños rotos no tienen en cuenta el hecho de que el plan de gastos de Biden, si finalmente se aprueba, incluirá algunas de las reformas sociales y climáticas más importantes en décadas. Incluyen el preescolar universal gratuito, que podría ayudar a millones de niños y padres. Parece probable que sobrevivan los subsidios ampliados a la Ley de Cuidado de Salud a Bajo Precio y los subsidios a la vivienda. Al igual que una extensión de un crédito tributario por hijos que, según los demócratas, sacó a millones de personas de la pobreza, aunque un solo año de financiación adicional palidece frente a lo que querían los progresistas. Y a pesar de la pérdida del plan de energía verde al que se opuso el senador del estado del carbón, Manchin, se incluyen US$ 500.000 millones en gastos de cambio climático.

La votación del plan de infraestructura bipartidista se realizará el jueves

En esencia, los progresistas se verán obligados a tomar una decisión que enfrentan los líderes políticos de todas las tendencias durante eones: ¿Se tragan su decepción por no obtener todo lo que quieren para encerrarse en un cambio real, aunque más incremental?

La atroz experiencia de Biden al tratar de convertir su agenda en ley subraya que, si bien los demócratas tienen una mayoría técnica tanto en la Cámara de Representantes como en el Senado, con el voto decisivo de la vicepresidenta Kamala Harris, no disfrutan efectivamente de una mayoría gobernante estable. Esto se debe a que la lista de deseos de los legisladores de los estados azules debe aprobarse con dos senadores: Manchin, cuyo estado natal votó abrumadoramente por Trump, y Sinema, que proviene de un campo de batalla violeta y tiene un enfoque idiosincrásico y algo misterioso para legislar. Sin embargo, las consecuencias de no actuar en la agenda de Biden, incluso si parece disminuir día a día, son desalentadoras.

Si los demócratas no pueden demostrar a sus propios votantes que pueden ejercer el poder que se les otorgó en 2020 para forjar un cambio significativo, sus esperanzas de una fuerte participación de la base en las elecciones de mitad de período del próximo año podrían verse frustradas.

Ya, el hecho de no pasar las prioridades de Biden ha causado un gran dolor de cabeza para el candidato demócrata a gobernador Terry McAuliffe, en Virginia, quien está luchando contra la apatía liberal solo un año después de que Biden ganó su estado por 10 puntos.

Una agenda fracturada lanzaría al Gobierno de Biden a una profunda crisis política en un momento en que los índices de aprobación del presidente están disminuyendo debido a una pandemia prolongada, los altos precios de la gasolina, la inflación y una oleada de inmigrantes indocumentados en la frontera, que dan a los republicanos munición para 2022.

Suponiendo que algún tipo de proyecto de ley finalmente se apruebe, cargará a los progresistas con la paradójica tarea de vender a sus votantes una medida que parecen desdeñar cada vez más. Pero si no logra convencer a sus votantes de la naturaleza histórica de la medida, correrá el riesgo de perder incluso su estrecha mayoría en las elecciones de mitad de período del próximo año.

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver