Biden se dirige a Europa con un poco menos de brillo y más trabajo por hacer

(CNN) — El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, parte esta semana en su segundo viaje al extranjero en circunstancias marcadamente diferentes a las del primero.

La gira de tres paradas de junio por Europa fue un desfile de garantías de «Estados Unidos ha vuelto», pero la excursión de esta semana a las cumbres en Italia y el Reino Unido reflejará un intento más práctico de unificar a los aliados estadounidenses frente a los desafíos más apremiantes del mundo.

Al mismo tiempo, el viaje se ha convertido en una potente intersección de las agendas doméstica y extranjera de Biden mientras suplica a los demócratas que acuerden un paquete de gastos amplio antes de que el Air Force One despegue para la cumbre del Grupo de los 20 en Roma el jueves.

«Sería muy, muy positivo hacerlo antes del viaje», dijo Biden a los periodistas esta semana, haciendo un llamado a un poder superior para ver sus ambiciones realizadas: «Con la gracia de Dios y la buena voluntad de los vecinos.»

Fue una señal de lo primordial que el presidente considera su éxito en casa para sus metas en el extranjero. En reuniones privadas, el presidente ha reconocido que su credibilidad está en juego en este viaje, mirando a los legisladores y advirtiendo que el prestigio de Estados Unidos está en juego mientras trabaja para asegurar un acuerdo en la mayor parte de su agenda nacional, incluidas las medidas para combatir el cambio climático.

El clima es un tema que se espera que discuta el viernes por la mañana durante una audiencia con el papa Francisco, una reunión histórica entre el segundo presidente católico de la nación y un pontífice cuyas opiniones sobre la migración, la desigualdad de ingresos y el medio ambiente coinciden estrechamente con las de Biden. Más tarde, planea pronunciar un importante discurso sobre el clima cuando visite la cumbre COP26 en Glasgow.

Biden todavía es ampliamente considerado en el extranjero como un bálsamo después de cuatro años del expresidente Donald Trump, cuya presencia antagónica en las cumbres internacionales a menudo sacudió las alianzas. Sin embargo, en el G20 y las posteriores conversaciones sobre el clima en Escocia, Biden se encontrará bajo un nuevo escrutinio.

De vuelta a la tierra

El brillo inicial de la victoria de Biden se ha desvanecido un poco en el extranjero, donde algunos líderes han comenzado a cuestionar el compromiso del nuevo presidente de fortalecer las alianzas tradicionales.

Una retirada caótica de Afganistán dejó a los aliados extranjeros enojados y recientemente escépticos sobre la voluntad de Biden de trabajar cooperativamente en asuntos globales. Un acuerdo para proporcionar a Australia submarinos de propulsión nuclear enfureció a Francia tan profundamente que el ministro de Relaciones Exteriores del país sugirió que era algo que Trump podría haber hecho, una comparación que irritó profundamente a Biden, según una persona familiarizada con su reacción.

«Han sido cuatro meses y medio aleccionadores para nuestros socios europeos. Y creo que ahora se han dado cuenta, reconocen, que hay mucha más continuidad en la política estadounidense de lo que pensaban», dijo Heather Conley, directora del programa Europa y Rusia del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales.

«Este será un viaje muy diferente», dijo Conley, comparando la segunda gira de Biden al extranjero con la primera. «Nuestros socios europeos pensaron mucho que la administración de Biden sería una presencia estabilizadora después de los tumultuosos años de la administración de Trump, y necesitan que Estados Unidos sea esa fuerza estabilizadora porque la propia Europa es cada vez más inestable y frágil. Entonces, este contexto es muy diferente.»

Hablando antes de la partida de Biden, el asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, Jake Sullivan, dijo que Estados Unidos y Europa estaban «unidos» antes de las cumbres de esta semana, a pesar de los eventos de los últimos meses. Señaló que el presidente de Rusia, Vladimir Putin, y el presidente de China, Xi Jinping, habían decidido saltarse las reuniones, dejando que Biden y los líderes europeos definieran los contornos de las conversaciones.

«Me gustaría señalar que ni China ni Rusia asistirán a la cumbre en persona a nivel de líder, en gran parte, parece debido al covid-19. Estados Unidos y Europa estarán allí, y estarán allí con energía y unidos tanto en el G20 como en la COP26 impulsando la agenda, dando forma a la agenda en lo que se refiere a estos importantes temas internacionales», dijo.

Desde la última vez que se fue al extranjero, la suerte política de Biden ha sufrido a medida que los estadounidenses se cansan de la pandemia del coronavirus y los efectos secundarios económicos, como la inflación y la escasez de mano de obra, comienzan a tener un efecto en la vida cotidiana. Biden planea centrarse intensamente en los problemas de la cadena de suministro y los precios de la energía con los líderes del G20, según funcionarios de la Casa Blanca.

Por primera vez, los índices de aprobación del presidente cayeron por debajo del 50% en medio de la desordenada retirada de Afganistán, aunque no se espera que el tema juegue un papel central en la cumbre de este fin de semana. En cambio, los funcionarios dijeron que el objetivo principal del G20 es cimentar el apoyo a un impuesto mínimo global, otro elemento clave de la agenda económica nacional de Biden.

Asuntos cruciales en casa

El presidente y su equipo esperan que la aprobación exitosa de su paquete de gastos junto con un proyecto de ley de infraestructura bipartidista pueda ayudar a revivir la posición de Biden entre los estadounidenses.

Eso incluye importantes disposiciones de reducción de emisiones, aunque se ha enfrentado a la oposición del senador demócrata moderado clave Joe Manchin, que representa a Virginia Occidental, rica en carbón. Biden se ha comprometido a reducir a la mitad las emisiones de gases de efecto invernadero de Estados Unidos para 2030 y espera usar esa promesa para convencer a otros países en la cumbre climática de Glasgow de que tomen medidas igualmente ambiciosas.

Los funcionarios de la Casa Blanca han discutido formas alternativas de promover la energía limpia y reducir las emisiones de carbono en reuniones con grupos ambientalistas, aunque no está claro qué estará dispuesto a apoyar Manchin. Personas familiarizadas con las discusiones dijeron que las opciones que se sopesan incluyen nuevos créditos para mejoras en el hogar para fuentes de energía como la eólica y solar, la ampliación de las subvenciones para que las industrias cambien a energías limpias e incentivos fiscales para fomentar el uso de energías renovables.

La Casa Blanca dijo antes de que Biden se fuera a Europa que sus homólogos extranjeros fueron lo suficientemente astutos como para reconocer que estaba tratando de asegurar una nueva acción climática, incluso si no lo había hecho para cuando llegara a Escocia.

«Creo que tiene un conjunto sofisticado de líderes mundiales que entienden la política en su propio país y comprenden la democracia estadounidense y reconocen que trabajando mediante negociaciones complejas y de largo alcance en algunas de las mayores inversiones en la memoria moderna en Estados Unidos, que eso lleva tiempo. Por lo tanto, no creo que los líderes mundiales vean que esto es un tema binario: se hizo, no se hizo», dijo Sullivan.

Pero el deseo de Biden de llegar a Europa con un acuerdo se extiende más allá del clima. El mantra rector de toda su política exterior es demostrar que las democracias pueden ayudar a su pueblo a contrarrestar la propagación del autoritarismo. El estancamiento en el Congreso y un sistema político estadounidense disfuncional podrían socavar ese mensaje mientras busca obtener apoyo para él en el extranjero.

«Necesito que esto represente a Estados Unidos en el extranjero. Necesito que la gente vea que el Partido Demócrata está funcionando, que el país está funcionando, que podemos gobernar», dijo a un grupo de legisladores progresistas en una reunión la semana pasada, según uno de los participantes.

Falta de algunos actores críticos

La primera aparición de Biden en una cumbre del G20, donde las economías industriales más grandes del mundo se reúnen anualmente, se verá afectada un poco por la pandemia global en curso.

Los asistentes del presidente esperaban programar una reunión en persona con Xi al margen del G20, como lo hizo Trump en 2018 en Argentina. Los dos hombres aún no se han reunido cara a cara, a pesar de la escalada de tensiones entre Washington y Beijing. Pero Xi no ha salido de China desde el inicio de la pandemia.

En cambio, él y Biden planean realizar una cumbre virtual en algún momento de los próximos meses. Sullivan dijo el martes que no se había seleccionado una fecha.

La reunión bilateral más vista de Biden en el G20 será en cambio con el presidente de Francia, Emmanuel Macron, quien reaccionó con furia cuando Biden anunció un acuerdo el mes pasado para ayudar a Australia a desarrollar submarinos de propulsión nuclear. El acuerdo, que se concretó sin el conocimiento de Macron, privó a Francia de un contrato por valor de miles de millones para proporcionar a Australia submarinos convencionales.

La indignación en París por el acuerdo provocó que algunos ojos se pusieran en blanco en Washington, donde los funcionarios se apresuraron a señalar que Macron se enfrenta a la reelección a principios del próximo año. No obstante, Biden realizó una llamada telefónica conciliadora a Macron donde admitió que la comunicación en torno al trato podría haber sido mejor. Y accedió a una reunión individual en el G20.

Los dos hombres se sentarán el viernes después de la reunión de Biden con el papa Francisco en el Vaticano.

Joe Biden

(CNN) — El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, parte esta semana en su segundo viaje al extranjero en circunstancias marcadamente diferentes a las del primero.

La gira de tres paradas de junio por Europa fue un desfile de garantías de «Estados Unidos ha vuelto», pero la excursión de esta semana a las cumbres en Italia y el Reino Unido reflejará un intento más práctico de unificar a los aliados estadounidenses frente a los desafíos más apremiantes del mundo.

Al mismo tiempo, el viaje se ha convertido en una potente intersección de las agendas doméstica y extranjera de Biden mientras suplica a los demócratas que acuerden un paquete de gastos amplio antes de que el Air Force One despegue para la cumbre del Grupo de los 20 en Roma el jueves.

«Sería muy, muy positivo hacerlo antes del viaje», dijo Biden a los periodistas esta semana, haciendo un llamado a un poder superior para ver sus ambiciones realizadas: «Con la gracia de Dios y la buena voluntad de los vecinos.»

Fue una señal de lo primordial que el presidente considera su éxito en casa para sus metas en el extranjero. En reuniones privadas, el presidente ha reconocido que su credibilidad está en juego en este viaje, mirando a los legisladores y advirtiendo que el prestigio de Estados Unidos está en juego mientras trabaja para asegurar un acuerdo en la mayor parte de su agenda nacional, incluidas las medidas para combatir el cambio climático.

Razones por las que la economía de Joe Biden va en la dirección equivocada

El clima es un tema que se espera que discuta el viernes por la mañana durante una audiencia con el papa Francisco, una reunión histórica entre el segundo presidente católico de la nación y un pontífice cuyas opiniones sobre la migración, la desigualdad de ingresos y el medio ambiente coinciden estrechamente con las de Biden. Más tarde, planea pronunciar un importante discurso sobre el clima cuando visite la cumbre COP26 en Glasgow.

Biden todavía es ampliamente considerado en el extranjero como un bálsamo después de cuatro años del expresidente Donald Trump, cuya presencia antagónica en las cumbres internacionales a menudo sacudió las alianzas. Sin embargo, en el G20 y las posteriores conversaciones sobre el clima en Escocia, Biden se encontrará bajo un nuevo escrutinio.

De vuelta a la tierra

El brillo inicial de la victoria de Biden se ha desvanecido un poco en el extranjero, donde algunos líderes han comenzado a cuestionar el compromiso del nuevo presidente de fortalecer las alianzas tradicionales.

Una retirada caótica de Afganistán dejó a los aliados extranjeros enojados y recientemente escépticos sobre la voluntad de Biden de trabajar cooperativamente en asuntos globales. Un acuerdo para proporcionar a Australia submarinos de propulsión nuclear enfureció a Francia tan profundamente que el ministro de Relaciones Exteriores del país sugirió que era algo que Trump podría haber hecho, una comparación que irritó profundamente a Biden, según una persona familiarizada con su reacción.

«Han sido cuatro meses y medio aleccionadores para nuestros socios europeos. Y creo que ahora se han dado cuenta, reconocen, que hay mucha más continuidad en la política estadounidense de lo que pensaban», dijo Heather Conley, directora del programa Europa y Rusia del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales.

«Este será un viaje muy diferente», dijo Conley, comparando la segunda gira de Biden al extranjero con la primera. «Nuestros socios europeos pensaron mucho que la administración de Biden sería una presencia estabilizadora después de los tumultuosos años de la administración de Trump, y necesitan que Estados Unidos sea esa fuerza estabilizadora porque la propia Europa es cada vez más inestable y frágil. Entonces, este contexto es muy diferente.»

Hablando antes de la partida de Biden, el asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, Jake Sullivan, dijo que Estados Unidos y Europa estaban «unidos» antes de las cumbres de esta semana, a pesar de los eventos de los últimos meses. Señaló que el presidente de Rusia, Vladimir Putin, y el presidente de China, Xi Jinping, habían decidido saltarse las reuniones, dejando que Biden y los líderes europeos definieran los contornos de las conversaciones.

«Me gustaría señalar que ni China ni Rusia asistirán a la cumbre en persona a nivel de líder, en gran parte, parece debido al covid-19. Estados Unidos y Europa estarán allí, y estarán allí con energía y unidos tanto en el G20 como en la COP26 impulsando la agenda, dando forma a la agenda en lo que se refiere a estos importantes temas internacionales», dijo.

COP26: todo lo que debes saber de la conferencia clave de la ONU sobre cambio climático

Desde la última vez que se fue al extranjero, la suerte política de Biden ha sufrido a medida que los estadounidenses se cansan de la pandemia del coronavirus y los efectos secundarios económicos, como la inflación y la escasez de mano de obra, comienzan a tener un efecto en la vida cotidiana. Biden planea centrarse intensamente en los problemas de la cadena de suministro y los precios de la energía con los líderes del G20, según funcionarios de la Casa Blanca.

Por primera vez, los índices de aprobación del presidente cayeron por debajo del 50% en medio de la desordenada retirada de Afganistán, aunque no se espera que el tema juegue un papel central en la cumbre de este fin de semana. En cambio, los funcionarios dijeron que el objetivo principal del G20 es cimentar el apoyo a un impuesto mínimo global, otro elemento clave de la agenda económica nacional de Biden.

Asuntos cruciales en casa

El presidente y su equipo esperan que la aprobación exitosa de su paquete de gastos junto con un proyecto de ley de infraestructura bipartidista pueda ayudar a revivir la posición de Biden entre los estadounidenses.

Eso incluye importantes disposiciones de reducción de emisiones, aunque se ha enfrentado a la oposición del senador demócrata moderado clave Joe Manchin, que representa a Virginia Occidental, rica en carbón. Biden se ha comprometido a reducir a la mitad las emisiones de gases de efecto invernadero de Estados Unidos para 2030 y espera usar esa promesa para convencer a otros países en la cumbre climática de Glasgow de que tomen medidas igualmente ambiciosas.

El permiso familiar remunerado quedaría por fuera del paquete económico

Los funcionarios de la Casa Blanca han discutido formas alternativas de promover la energía limpia y reducir las emisiones de carbono en reuniones con grupos ambientalistas, aunque no está claro qué estará dispuesto a apoyar Manchin. Personas familiarizadas con las discusiones dijeron que las opciones que se sopesan incluyen nuevos créditos para mejoras en el hogar para fuentes de energía como la eólica y solar, la ampliación de las subvenciones para que las industrias cambien a energías limpias e incentivos fiscales para fomentar el uso de energías renovables.

La Casa Blanca dijo antes de que Biden se fuera a Europa que sus homólogos extranjeros fueron lo suficientemente astutos como para reconocer que estaba tratando de asegurar una nueva acción climática, incluso si no lo había hecho para cuando llegara a Escocia.

«Creo que tiene un conjunto sofisticado de líderes mundiales que entienden la política en su propio país y comprenden la democracia estadounidense y reconocen que trabajando mediante negociaciones complejas y de largo alcance en algunas de las mayores inversiones en la memoria moderna en Estados Unidos, que eso lleva tiempo. Por lo tanto, no creo que los líderes mundiales vean que esto es un tema binario: se hizo, no se hizo», dijo Sullivan.

5 fuentes de energía alternativas para acelerar el cambio de los combustibles fósiles

Pero el deseo de Biden de llegar a Europa con un acuerdo se extiende más allá del clima. El mantra rector de toda su política exterior es demostrar que las democracias pueden ayudar a su pueblo a contrarrestar la propagación del autoritarismo. El estancamiento en el Congreso y un sistema político estadounidense disfuncional podrían socavar ese mensaje mientras busca obtener apoyo para él en el extranjero.

«Necesito que esto represente a Estados Unidos en el extranjero. Necesito que la gente vea que el Partido Demócrata está funcionando, que el país está funcionando, que podemos gobernar», dijo a un grupo de legisladores progresistas en una reunión la semana pasada, según uno de los participantes.

Falta de algunos actores críticos

La primera aparición de Biden en una cumbre del G20, donde las economías industriales más grandes del mundo se reúnen anualmente, se verá afectada un poco por la pandemia global en curso.

Los asistentes del presidente esperaban programar una reunión en persona con Xi al margen del G20, como lo hizo Trump en 2018 en Argentina. Los dos hombres aún no se han reunido cara a cara, a pesar de la escalada de tensiones entre Washington y Beijing. Pero Xi no ha salido de China desde el inicio de la pandemia.

En cambio, él y Biden planean realizar una cumbre virtual en algún momento de los próximos meses. Sullivan dijo el martes que no se había seleccionado una fecha.

La reunión bilateral más vista de Biden en el G20 será en cambio con el presidente de Francia, Emmanuel Macron, quien reaccionó con furia cuando Biden anunció un acuerdo el mes pasado para ayudar a Australia a desarrollar submarinos de propulsión nuclear. El acuerdo, que se concretó sin el conocimiento de Macron, privó a Francia de un contrato por valor de miles de millones para proporcionar a Australia submarinos convencionales.

Francia aumenta la tensión por el pacto de defensa Aukus: llama a consultas a sus embajadores en EE.UU. y Australia

La indignación en París por el acuerdo provocó que algunos ojos se pusieran en blanco en Washington, donde los funcionarios se apresuraron a señalar que Macron se enfrenta a la reelección a principios del próximo año. No obstante, Biden realizó una llamada telefónica conciliadora a Macron donde admitió que la comunicación en torno al trato podría haber sido mejor. Y accedió a una reunión individual en el G20.

Los dos hombres se sentarán el viernes después de la reunión de Biden con el papa Francisco en el Vaticano.

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver