El ADN revela el origen inesperado de momias enigmáticas enterradas en un desierto chino

(CNN) — Desde su descubrimiento, la antigüedad de cientos de momias enterradas en botes en una región desértica inhóspita del noroeste de China ha desconcertado y dividido a los arqueólogos.

Encontrados en la cuenca del Tarim en Xinjiang principalmente en la década de 1990, los cuerpos y la ropa de las momias están sorprendentemente intactos a pesar de tener hasta 4.000 años de antigüedad. Conservados naturalmente por el aire seco del desierto, sus rasgos faciales y el color del cabello se pueden ver claramente.

Su apariencia occidental, prendas de lana tejidas y de fieltro y el queso, el trigo y el mijo hallados en sus inusuales tumbas sugerían que eran pastores de la estepa de Asia occidental o agricultores migrantes de las montañas y oasis del desierto de Asia central.

Cientos de cuerpos momificados han sido encontrados a lo largo de la cuenca de Tarim, en Xinjiang, en el noroeste de China, que datan de hace unos 4.000 años. Esta es una vista aérea de un sitio llamado cementerio Xiaohe.

Sin embargo, un nuevo estudio de investigadores chinos, europeos y estadounidenses que analizó el ADN de estas 13 momias, secuenciando sus genomas por primera vez, ha pintado un panorama diferente. Su análisis sugiere que los restos no pertenecían a recién llegados, sino a un grupo local descendiente de una antigua población asiática de la Edad de Hielo.

«Las momias han fascinado por mucho tiempo a los científicos y al público desde su descubrimiento original. Además de estar extraordinariamente preservadas, se encontraron en un contexto muy inusual y exhiben elementos culturales diversos y lejanos», dijo Christina Warinner, profesora asociada de antropología en la Universidad de Harvard.

«Encontramos una fuerte evidencia de que en realidad representan una población local altamente aislada genéticamente», agregó Warinner, quien también es líder del grupo de ciencias del microbioma en el Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva y autora del estudio que se publicó en la revista Nature el miércoles.

«Sin embargo, en contraste con su aislamiento genético, parecen haber adoptado abiertamente nuevas ideas y tecnologías de sus vecinos pastores y agricultores, al tiempo que desarrollan elementos culturales únicos que no comparten otros grupos», dijo.

Los investigadores analizaron la información genética de las momias más antiguas de la cuenca del Tarim, que datan de 3.700 a 4.100 años, junto con genomas secuenciados de los restos de cinco personas de la cuenca Dzungarian más al norte en la Región Autónoma Uigur de Xinjiang en China. Se remontan a hace entre 4.800 y 5.000 años y son los restos humanos más antiguos encontrados en la región.

Encrucijadas increíbles

El ADN antiguo puede proporcionar evidencia poderosa sobre los movimientos de las personas en una época de la que los registros escritos u otras pistas son escasos, dijo Vagheesh Narasimhan, profesor asistente de la Universidad de Texas en Austin, quien ha trabajado en muestras genéticas de la región de Asia Central. No participó en el estudio y calificó la investigación de «emocionante».

La investigación encontró que las momias de la Cuenca del Tarim no mostraban signos de mezcla (un término científico para tener bebés) con otros grupos que vivían al mismo tiempo. Las momias eran descendientes directos de un grupo que alguna vez estuvo muy extendido durante la Edad del Hielo, pero que había desaparecido en gran medida al final de esa era, hace unos 10.000 años.

Conocidos como antiguos euroasiáticos del norte, los vestigios de esta población de cazadores-recolectores sobreviven solo de manera fraccionada en los genomas de las poblaciones actuales, y los pueblos indígenas de Siberia y América tienen las proporciones más altas conocidas. Encontrarlos en la cuenca del Tarim y fechados en estos años fue inesperado.

Una mujer de la Edad de Bronce momificada de forma natural, que fue enterrada en Xiaohe en la cuenca del Tarim.

Las otras muestras genéticas del extremo norte de Xinjiang mostraron que las personas de las que provenían se mezclaban ampliamente con diferentes poblaciones de la Edad del Bronce en la región, lo que hace que sea notable que las momias de la cuenca del Tarim estuvieran tan aisladas genéticamente.

Aunque ahora es remota, en la Edad del Bronce «esta era una región de encrucijadas increíbles. Había una vibrante mezcla de Norte, Sur, Este y Oeste que se remontaba a 5.000 años atrás», dijo Michael Frachetti, profesor de antropología en Washington University en Saint Louis, que no participó en el estudio.

«Lo hace aún más paradójico de una manera que tiene una comunidad que está fuertemente integrada desde perspectivas culturales, pero que mantiene algunos componentes muy, muy icónicos y únicos de su propia ideología local, cultura local, tradiciones funerarias locales también como un perfil genético aparentemente sin mezclar que se remonta aún más a la ascendencia primordial en tiempos profundos».

Narasimhan dijo que era posible que una población estuviera genéticamente aislada pero también fuera culturalmente cosmopolita.

«No es necesario que la genética vaya siempre de la mano del intercambio cultural o lingüístico», dijo. «La gente siempre puede adoptar nuevas técnicas, ya sea agrícola o metalúrgica de otros grupos, o cambiar sus prácticas funerarias, etc., sin movimiento de población o recambio».

Preguntas sin respuesta sobre las momias

Si bien el estudio de ADN revela detalles tentadores sobre las momias, es poco probable que sea la última palabra sobre sus orígenes. El estudio analiza las momias encontradas en un solo sitio, y no está claro si la secuenciación de una gama más amplia de sitios en la cuenca del Tarim podría resultar en el descubrimiento de diferentes vínculos genéticos, dijo Narasimhan.

Frachetti dijo que las muestras genéticas antiguas de esta región todavía son relativamente raras, y es posible que pudieran encontrar otras influencias genéticas del Himalaya o el Tíbet.

Aunque trabajos anteriores han demostrado que las momias vivían en las orillas de un oasis en el desierto, aún no está claro por qué fueron enterradas en botes cubiertos con pieles de ganado con remos en la cabeza, una práctica rara que no se ve en otras partes de la región y quizás mejor asociado con los vikingos.

«Entierran sus cuerpos en botes, y nadie más hace eso. Eso significa que el origen de esa tradición sigue siendo uno de los mayores enigmas de esta población del desierto, que debería ser la última comunidad en el mundo en hacer esto», dijo Farchetti.

Momias

(CNN) — Desde su descubrimiento, la antigüedad de cientos de momias enterradas en botes en una región desértica inhóspita del noroeste de China ha desconcertado y dividido a los arqueólogos.

Encontrados en la cuenca del Tarim en Xinjiang principalmente en la década de 1990, los cuerpos y la ropa de las momias están sorprendentemente intactos a pesar de tener hasta 4.000 años de antigüedad. Conservados naturalmente por el aire seco del desierto, sus rasgos faciales y el color del cabello se pueden ver claramente.

Su apariencia occidental, prendas de lana tejidas y de fieltro y el queso, el trigo y el mijo hallados en sus inusuales tumbas sugerían que eran pastores de la estepa de Asia occidental o agricultores migrantes de las montañas y oasis del desierto de Asia central.

Cientos de cuerpos momificados han sido encontrados a lo largo de la cuenca de Tarim, en Xinjiang, en el noroeste de China, que datan de hace unos 4.000 años. Esta es una vista aérea de un sitio llamado cementerio Xiaohe.

Sin embargo, un nuevo estudio de investigadores chinos, europeos y estadounidenses que analizó el ADN de estas 13 momias, secuenciando sus genomas por primera vez, ha pintado un panorama diferente. Su análisis sugiere que los restos no pertenecían a recién llegados, sino a un grupo local descendiente de una antigua población asiática de la Edad de Hielo.

«Las momias han fascinado por mucho tiempo a los científicos y al público desde su descubrimiento original. Además de estar extraordinariamente preservadas, se encontraron en un contexto muy inusual y exhiben elementos culturales diversos y lejanos», dijo Christina Warinner, profesora asociada de antropología en la Universidad de Harvard.

«Encontramos una fuerte evidencia de que en realidad representan una población local altamente aislada genéticamente», agregó Warinner, quien también es líder del grupo de ciencias del microbioma en el Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva y autora del estudio que se publicó en la revista Nature el miércoles.

«Sin embargo, en contraste con su aislamiento genético, parecen haber adoptado abiertamente nuevas ideas y tecnologías de sus vecinos pastores y agricultores, al tiempo que desarrollan elementos culturales únicos que no comparten otros grupos», dijo.

LEE: Hallan al menos 34 momias en una tumba milenaria en Egipto

Los investigadores analizaron la información genética de las momias más antiguas de la cuenca del Tarim, que datan de 3.700 a 4.100 años, junto con genomas secuenciados de los restos de cinco personas de la cuenca Dzungarian más al norte en la Región Autónoma Uigur de Xinjiang en China. Se remontan a hace entre 4.800 y 5.000 años y son los restos humanos más antiguos encontrados en la región.

Encrucijadas increíbles

El ADN antiguo puede proporcionar evidencia poderosa sobre los movimientos de las personas en una época de la que los registros escritos u otras pistas son escasos, dijo Vagheesh Narasimhan, profesor asistente de la Universidad de Texas en Austin, quien ha trabajado en muestras genéticas de la región de Asia Central. No participó en el estudio y calificó la investigación de «emocionante».

La investigación encontró que las momias de la Cuenca del Tarim no mostraban signos de mezcla (un término científico para tener bebés) con otros grupos que vivían al mismo tiempo. Las momias eran descendientes directos de un grupo que alguna vez estuvo muy extendido durante la Edad del Hielo, pero que había desaparecido en gran medida al final de esa era, hace unos 10.000 años.

Conocidos como antiguos euroasiáticos del norte, los vestigios de esta población de cazadores-recolectores sobreviven solo de manera fraccionada en los genomas de las poblaciones actuales, y los pueblos indígenas de Siberia y América tienen las proporciones más altas conocidas. Encontrarlos en la cuenca del Tarim y fechados en estos años fue inesperado.

Una mujer de la Edad de Bronce momificada de forma natural, que fue enterrada en Xiaohe en la cuenca del Tarim.

Las otras muestras genéticas del extremo norte de Xinjiang mostraron que las personas de las que provenían se mezclaban ampliamente con diferentes poblaciones de la Edad del Bronce en la región, lo que hace que sea notable que las momias de la cuenca del Tarim estuvieran tan aisladas genéticamente.

Aunque ahora es remota, en la Edad del Bronce «esta era una región de encrucijadas increíbles. Había una vibrante mezcla de Norte, Sur, Este y Oeste que se remontaba a 5.000 años atrás», dijo Michael Frachetti, profesor de antropología en Washington University en Saint Louis, que no participó en el estudio.

«Lo hace aún más paradójico de una manera que tiene una comunidad que está fuertemente integrada desde perspectivas culturales, pero que mantiene algunos componentes muy, muy icónicos y únicos de su propia ideología local, cultura local, tradiciones funerarias locales también como un perfil genético aparentemente sin mezclar que se remonta aún más a la ascendencia primordial en tiempos profundos».

Narasimhan dijo que era posible que una población estuviera genéticamente aislada pero también fuera culturalmente cosmopolita.

«No es necesario que la genética vaya siempre de la mano del intercambio cultural o lingüístico», dijo. «La gente siempre puede adoptar nuevas técnicas, ya sea agrícola o metalúrgica de otros grupos, o cambiar sus prácticas funerarias, etc., sin movimiento de población o recambio».

Preguntas sin respuesta sobre las momias

Si bien el estudio de ADN revela detalles tentadores sobre las momias, es poco probable que sea la última palabra sobre sus orígenes. El estudio analiza las momias encontradas en un solo sitio, y no está claro si la secuenciación de una gama más amplia de sitios en la cuenca del Tarim podría resultar en el descubrimiento de diferentes vínculos genéticos, dijo Narasimhan.

Frachetti dijo que las muestras genéticas antiguas de esta región todavía son relativamente raras, y es posible que pudieran encontrar otras influencias genéticas del Himalaya o el Tíbet.

Aunque trabajos anteriores han demostrado que las momias vivían en las orillas de un oasis en el desierto, aún no está claro por qué fueron enterradas en botes cubiertos con pieles de ganado con remos en la cabeza, una práctica rara que no se ve en otras partes de la región y quizás mejor asociado con los vikingos.

«Entierran sus cuerpos en botes, y nadie más hace eso. Eso significa que el origen de esa tradición sigue siendo uno de los mayores enigmas de esta población del desierto, que debería ser la última comunidad en el mundo en hacer esto», dijo Farchetti.

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver