«Estamos luchando día a día»: crisis en la cadena de suministro amenaza con dejar a los estadounidenses más necesitados sin suficiente comida

(CNN) — La entrega gratuita de alimentos que ocurre en la puerta de Beth Greenlee cada semana es mucho más que un punto final de la cadena de suministro de Estados Unidos. Es su salvavidas.

Esta mujer de 61 años tiene un cáncer de endometrio en fase 4 y pocos ingresos. Desde hace ocho meses, depende de los alimentos de MANNA, una organización sin ánimo de lucro que ofrece comidas gratuitas a más de 1.200 de las personas más enfermas de Filadelfia.

«Incluso he ganado algunos kilos a pesar de mi enfermedad», dice Greenlee. «Solo Dios sabe lo agradecida que estoy por las comidas».

Pero una crisis se cierne sobre MANNA. Sus costos de alimentación han subido un 40%, dicen, y en diciembre probablemente tendrán que dejar de aceptar nuevos clientes, quizá cientos de ellos.

«Eso nos romperá el corazón», dijo la directora general de MANNA, Sue Daugherty. «Pero no podríamos haber planeado esto ni en un millón de años».

Soldados de la Guardia Nacional de Texas distribuyen alimentos en el Banco de Alimentos El Pasoans Fighting Hunger, el miércoles 22 de abril de 2020, en El Paso, Texas.

Mientras las familias de todo el país se enfrentan a las amplias repercusiones de la crisis en la cadena de suministro -desde el retraso de los muebles hasta el aumento de los precios de los coches-, otras se enfrentan a un problema más grave: encontrar lo suficiente para comer.

Una encuesta publicada en septiembre por Impact Genome y The Associated Press-NORC Center for Public Affairs Research reveló que el 23% de los estadounidenses experimentó problemas de alimentación el año pasado, y que el 37% recibió algún tipo de ayuda alimentaria de organizaciones sin ánimo de lucro o del gobierno.

En este momento, las escuelas y las organizaciones sin ánimo de lucro están lidiando con el aumento de los precios de los alimentos y la escasez.

Los expertos dicen que hay mucha comida, pero con los barcos de carga retenidos, los fabricantes están perdiendo materiales. Y la escasez de mano de obra y de camioneros está haciendo más difícil y costoso el empaquetado de los productos alimenticios y su transporte a donde deben ir.

Los precios al consumidor están subiendo al ritmo más rápido en 12 meses desde 2008. La cantidad de productos que se agotaron para la venta en internet ha aumentado un 172% en comparación con enero de 2020, según Adobe Analytics.

La Mission House de Filadelfia prepara cajas de alimentos para familias necesitadas.

Dificultades en bancos de alimentos

Los bancos de alimentos de todo el país se enfrentan a un descenso de las donaciones.

«Lo que vemos es que nuestros bancos de alimentos tienen que aumentar las compras, lo que, por supuesto, les cuesta mucho dinero para conseguir los alimentos que necesitan para sus comunidades», dijo la directora de operaciones de Feeding America, Katie Fitzgerald. «Incluso los alimentos donados se están reduciendo debido al aumento del costo de los alimentos. Así, por ejemplo, los fabricantes pueden darnos menos porque pueden vender esos alimentos en el mercado secundario, debido a su mayor valor».

En El Pasoans Fighting Hunger, un gran banco de alimentos de El Paso, Texas, la demanda se ha cuadruplicado desde el comienzo de la pandemia. Ahora, los camiones de alimentos no llegan a la desértica comunidad.

«Estamos luchando cada día para encontrar un suministro adecuado», dijo la directora general Susan Goodell. «Dependemos totalmente de los fabricantes, proveedores, intermediarios, minoristas, etcétera. Así que, al final, no controlamos nuestro destino en lo que respecta a la cantidad de alimentos disponibles».

El banco de alimentos de Texas ya está lidiando con una escasez de mano de obra, que le obligó a cerrar tres de sus cinco locales, haciendo que algunas familias tuvieran que recorrer largas distancias para conseguir sus alimentos.

Hasbro dice que sus juguetes estarán listos para Navidad 0:55

En Filadelfia, el suministro en la Mission House es el más bajo que ha habido durante los 27 años que Annette Glover lleva la despensa de alimentos. Su preocupación se traslada al Día de Acción de Gracias, con el precio de los pavos en alza y las donaciones estancadas.

«El mayor temor es que no tengamos suficiente comida para alimentar a la gente», dijo. «Si no vienen, usaré mi dinero para comprarles pavos para que tengan un buen Acción de Gracias y Navidad».

Golpe a las escuelas

Los problemas en la cadena de suministro también han afectado a las escuelas, con entregas de alimentos constantemente retrasadas o canceladas.

En junio, el proveedor de alimentos del Distrito Escolar de Filadelfia los abandonó, culpando a la cadena de suministro y la escasez de trabajadores. Los pedidos del distrito han sido imprevisibles durante todo el año.

«En realidad se trata de que los proveedores no fabrican los productos», dijo Amy Virus, gerente de servicios administrativos y de apoyo del distrito. «Realmente estamos trabajando entre bastidores para asegurarnos de que tenemos algo para el menú de los estudiantes».

En sus escuelas faltan diferentes artículos cada semana. Ahora mismo, se están quedando sin bandejas de papel. El distrito está haciendo cambios diarios en el menú, incluso con su personal de alimentación reducido en más de un 20%.

¿Cómo se explica la crisis en la cadena de suministros? 1:55

El distrito insiste en que la calidad y la cantidad de sus comidas no han cambiado. Pero Stefanie Marrero empezó a preparar el almuerzo para sus cuatro hijos por su preocupación por la nutrición.

«Todos los días llegaban a casa hambrientos y con ganas de una comida completa en cuanto entraban por la puerta», dijo Marrero, y añadió que los almuerzos se han convertido en una carga económica para su familia.

Un problema escolar a nivel nacional

Los distritos escolares de todo el país se enfrentan a los mismos problemas de suministro.

«Nuestros proveedores no tienen suficiente mano de obra para producir todos los alimentos y suministros que hemos pedido, y los distribuidores no tienen suficientes camioneros para hacernos llegar la mercancía», dijo la presidenta de la Asociación de Nutrición Escolar, Beth Wallace. «Así que nuestros profesionales de la nutrición escolar están teniendo que hacer un gran esfuerzo para conseguir alimentos saludables para todos nuestros estudiantes cada día».

En las escuelas públicas de Cincinnati faltan hasta 20 alimentos cada semana. Las escuelas de Denver no encuentran suficiente leche. Y las escuelas públicas de Dallas están añadiendo más alimentos para comer con los dedos, como pollo frito, porque no pueden conseguir suficientes utensilios.

En el condado de Prince George (Maryland), el distrito escolar público, alegando la cadena de suministro, canceló las cenas para llevar a casa, de las que se benefician en gran medida los niños de familias con bajos ingresos.

Crisis en cadena de suministro afecta a ventas en línea 1:09

Oscar Rivera tiene dos hijos en el distrito, y actualmente está desempleado. Su familia gasta ahora más en comestibles y recurre a los bancos de alimentos para servir la cena.

«Ya no podemos decir ‘vamos a salir a divertirnos’ porque primero tenemos que comprar comida», dijo Rivera a través de un intérprete. «La comida es lo más importante que puede haber en un hogar. Los juguetes no importan, salir no importa, pero la comida sí importa».

El Departamento de Agricultura de Estados Unidos está enviando US$ 1.500 millones a las escuelas para combatir la escasez de alimentos. El gobierno también está concediendo exenciones que permiten a las escuelas encontrar sustitutos rápidos cuando no hay productos alimenticios más nutritivos disponibles.

Sin embargo, los distritos están informando de un aumento en los presupuestos de alimentos. Eso incluye a Filadelfia, donde el gasto adicional no ha aportado estabilidad.

«Tengo algunos dichos en mi oficina y ese es uno de ellos: ‘cuál es la crisis de esta semana'», dijo Amy Virus, del distrito escolar de Filadelfia. «Nos estamos volviendo buenos en esto, pero es realmente una molestia y necesitamos algo de estabilidad en la cadena de suministro».

Con información de Matt Egan.

cadena de suministro

(CNN) — La entrega gratuita de alimentos que ocurre en la puerta de Beth Greenlee cada semana es mucho más que un punto final de la cadena de suministro de Estados Unidos. Es su salvavidas.

Esta mujer de 61 años tiene un cáncer de endometrio en fase 4 y pocos ingresos. Desde hace ocho meses, depende de los alimentos de MANNA, una organización sin ánimo de lucro que ofrece comidas gratuitas a más de 1.200 de las personas más enfermas de Filadelfia.

¿Por qué hay una crisis en la cadena de suministros global y cómo podría afectar tu vida diaria?

«Incluso he ganado algunos kilos a pesar de mi enfermedad», dice Greenlee. «Solo Dios sabe lo agradecida que estoy por las comidas».

Pero una crisis se cierne sobre MANNA. Sus costos de alimentación han subido un 40%, dicen, y en diciembre probablemente tendrán que dejar de aceptar nuevos clientes, quizá cientos de ellos.

«Eso nos romperá el corazón», dijo la directora general de MANNA, Sue Daugherty. «Pero no podríamos haber planeado esto ni en un millón de años».

Soldados de la Guardia Nacional de Texas distribuyen alimentos en el Banco de Alimentos El Pasoans Fighting Hunger, el miércoles 22 de abril de 2020, en El Paso, Texas.

Mientras las familias de todo el país se enfrentan a las amplias repercusiones de la crisis en la cadena de suministro -desde el retraso de los muebles hasta el aumento de los precios de los coches-, otras se enfrentan a un problema más grave: encontrar lo suficiente para comer.

Una encuesta publicada en septiembre por Impact Genome y The Associated Press-NORC Center for Public Affairs Research reveló que el 23% de los estadounidenses experimentó problemas de alimentación el año pasado, y que el 37% recibió algún tipo de ayuda alimentaria de organizaciones sin ánimo de lucro o del gobierno.

En este momento, las escuelas y las organizaciones sin ánimo de lucro están lidiando con el aumento de los precios de los alimentos y la escasez.

Los expertos dicen que hay mucha comida, pero con los barcos de carga retenidos, los fabricantes están perdiendo materiales. Y la escasez de mano de obra y de camioneros está haciendo más difícil y costoso el empaquetado de los productos alimenticios y su transporte a donde deben ir.

Los precios al consumidor están subiendo al ritmo más rápido en 12 meses desde 2008. La cantidad de productos que se agotaron para la venta en internet ha aumentado un 172% en comparación con enero de 2020, según Adobe Analytics.

La Mission House de Filadelfia prepara cajas de alimentos para familias necesitadas.

Dificultades en bancos de alimentos

Los bancos de alimentos de todo el país se enfrentan a un descenso de las donaciones.

«Lo que vemos es que nuestros bancos de alimentos tienen que aumentar las compras, lo que, por supuesto, les cuesta mucho dinero para conseguir los alimentos que necesitan para sus comunidades», dijo la directora de operaciones de Feeding America, Katie Fitzgerald. «Incluso los alimentos donados se están reduciendo debido al aumento del costo de los alimentos. Así, por ejemplo, los fabricantes pueden darnos menos porque pueden vender esos alimentos en el mercado secundario, debido a su mayor valor».

En El Pasoans Fighting Hunger, un gran banco de alimentos de El Paso, Texas, la demanda se ha cuadruplicado desde el comienzo de la pandemia. Ahora, los camiones de alimentos no llegan a la desértica comunidad.

«Estamos luchando cada día para encontrar un suministro adecuado», dijo la directora general Susan Goodell. «Dependemos totalmente de los fabricantes, proveedores, intermediarios, minoristas, etcétera. Así que, al final, no controlamos nuestro destino en lo que respecta a la cantidad de alimentos disponibles».

El banco de alimentos de Texas ya está lidiando con una escasez de mano de obra, que le obligó a cerrar tres de sus cinco locales, haciendo que algunas familias tuvieran que recorrer largas distancias para conseguir sus alimentos.

Hasbro dice que sus juguetes estarán listos para Navidad 0:55

En Filadelfia, el suministro en la Mission House es el más bajo que ha habido durante los 27 años que Annette Glover lleva la despensa de alimentos. Su preocupación se traslada al Día de Acción de Gracias, con el precio de los pavos en alza y las donaciones estancadas.

«El mayor temor es que no tengamos suficiente comida para alimentar a la gente», dijo. «Si no vienen, usaré mi dinero para comprarles pavos para que tengan un buen Acción de Gracias y Navidad».

Golpe a las escuelas

Los problemas en la cadena de suministro también han afectado a las escuelas, con entregas de alimentos constantemente retrasadas o canceladas.

En junio, el proveedor de alimentos del Distrito Escolar de Filadelfia los abandonó, culpando a la cadena de suministro y la escasez de trabajadores. Los pedidos del distrito han sido imprevisibles durante todo el año.

«En realidad se trata de que los proveedores no fabrican los productos», dijo Amy Virus, gerente de servicios administrativos y de apoyo del distrito. «Realmente estamos trabajando entre bastidores para asegurarnos de que tenemos algo para el menú de los estudiantes».

En sus escuelas faltan diferentes artículos cada semana. Ahora mismo, se están quedando sin bandejas de papel. El distrito está haciendo cambios diarios en el menú, incluso con su personal de alimentación reducido en más de un 20%.

¿Cómo se explica la crisis en la cadena de suministros? 1:55

El distrito insiste en que la calidad y la cantidad de sus comidas no han cambiado. Pero Stefanie Marrero empezó a preparar el almuerzo para sus cuatro hijos por su preocupación por la nutrición.

«Todos los días llegaban a casa hambrientos y con ganas de una comida completa en cuanto entraban por la puerta», dijo Marrero, y añadió que los almuerzos se han convertido en una carga económica para su familia.

Un problema escolar a nivel nacional

Los distritos escolares de todo el país se enfrentan a los mismos problemas de suministro.

«Nuestros proveedores no tienen suficiente mano de obra para producir todos los alimentos y suministros que hemos pedido, y los distribuidores no tienen suficientes camioneros para hacernos llegar la mercancía», dijo la presidenta de la Asociación de Nutrición Escolar, Beth Wallace. «Así que nuestros profesionales de la nutrición escolar están teniendo que hacer un gran esfuerzo para conseguir alimentos saludables para todos nuestros estudiantes cada día».

En las escuelas públicas de Cincinnati faltan hasta 20 alimentos cada semana. Las escuelas de Denver no encuentran suficiente leche. Y las escuelas públicas de Dallas están añadiendo más alimentos para comer con los dedos, como pollo frito, porque no pueden conseguir suficientes utensilios.

En el condado de Prince George (Maryland), el distrito escolar público, alegando la cadena de suministro, canceló las cenas para llevar a casa, de las que se benefician en gran medida los niños de familias con bajos ingresos.

Crisis en cadena de suministro afecta a ventas en línea 1:09

Oscar Rivera tiene dos hijos en el distrito, y actualmente está desempleado. Su familia gasta ahora más en comestibles y recurre a los bancos de alimentos para servir la cena.

«Ya no podemos decir ‘vamos a salir a divertirnos’ porque primero tenemos que comprar comida», dijo Rivera a través de un intérprete. «La comida es lo más importante que puede haber en un hogar. Los juguetes no importan, salir no importa, pero la comida sí importa».

El Departamento de Agricultura de Estados Unidos está enviando US$ 1.500 millones a las escuelas para combatir la escasez de alimentos. El gobierno también está concediendo exenciones que permiten a las escuelas encontrar sustitutos rápidos cuando no hay productos alimenticios más nutritivos disponibles.

Sin embargo, los distritos están informando de un aumento en los presupuestos de alimentos. Eso incluye a Filadelfia, donde el gasto adicional no ha aportado estabilidad.

«Tengo algunos dichos en mi oficina y ese es uno de ellos: ‘cuál es la crisis de esta semana'», dijo Amy Virus, del distrito escolar de Filadelfia. «Nos estamos volviendo buenos en esto, pero es realmente una molestia y necesitamos algo de estabilidad en la cadena de suministro».

Con información de Matt Egan.

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver