Exclusiva: Putin estrangula al periodismo con la ley de «agentes extranjeros», dice editor ruso ganador del Nobel

(CNN) — El viernes es el día más cruel para la oposición rusa. En pequeños departamentos sobrecalentados, cafeterías y salas de redacción, los periodistas se ciernen sobre sus pantallas esperando ver si la Patria los ha pintado con un estigma cercano al de «traidor».

Lo que surge la mayoría de los viernes, en el sitio web del Ministerio de Justicia de Rusia, es la lista más reciente de medios de comunicación e individuos designados como «agentes extranjeros«.

Los periodistas independientes ven esto como una difamación indeleble. El presidente ruso, Vladimir Putin, insiste en que no tiene la intención de silenciar o censurar, sino simplemente informar a los lectores y espectadores que algunos de los medios que consumen tienen financiación extranjera.

«Esta ley no prohíbe a nadie tener su propia opinión sobre un tema. Se trata de recibir ayuda financiera del exterior durante las actividades políticas nacionales», dijo Putin recientemente.

Para el premio Nobel de la Paz Dmitry Muratov, esta es la más reciente jugada del Kremlin en la campaña para acabar con el periodismo independiente y todo lo que queda de la oposición efectiva de Rusia.

Nobel de la Paz: conoce a los ganadores 1:32

«Mientras que en la década de 1990 y principios de la de 2000 los periodistas fueron asesinados por sicarios, como sucedió con nuestra periodista Anna Politkovskaya, por ejemplo, ahora es una política de estrangulamiento suave que sucede con la ayuda de la ley de agentes extranjeros», dijo a CNN.

Como editor en jefe de Novaya Gazeta, perdió a seis colegas del periódico en la lucha por la verdad. El más famoso de ellos fue Politkovskaya. Nacida en Estados Unidos pero ferozmente comprometida con Rusia, fue asesinada a tiros en la entrada de su departamento de Moscú hace 15 años.

La antigua oficina de Politkovskaya en el edificio del periódico es parte museo, parte centro de investigación. Los documentos y las fotografías cubren toda una pared, las acusaciones y los sospechosos se entrelazan con hilo negro.

«Cuando un medio de comunicación es declarado ‘indeseable’ tiene que declararse enemigo público, lo que significa que efectivamente deja de operar», dice el jefe barbudo, que ya entregó el dinero del premio Nobel a organizaciones benéficas para niños y causas periodísticas.

Vladimir Putin ha gobernado Rusia, como presidente, luego primer ministro, ahora presidente nuevamente, desde la víspera de Año Nuevo de 1999. Durante esos 22 años, periodistas y políticos de la oposición han sido asesinados y sus asesinos rara vez, si es que alguna vez, son identificados.

«Ser un político de la oposición, un periodista independiente o un bloguero es claramente un negocio arriesgado en Rusia. Más de una docena han sido asesinados o murieron en circunstancias sospechosas. Muchos otros han sufrido ataques violentos. Pocos de estos delitos ven una investigación efectiva lo que perpetua un clima de impunidad», dijo a CNN Tanya Lokshina, directora asociada de Human Rights Watch para Europa y Asia Central con sede en Moscú.

Quien haya ordenado el asesinato de Politkovskaya sigue prófugo.

Cinco hombres chechenos fueron condenados, en 2017, por el asesinato del líder de la oposición Boris Nemtsov fuera del Kremlin dos años antes. Pero nadie ha identificado quién les ofreció una recompensa de 15 millones de rublos. El tribunal dijo que se les prometió esa cantidad por el asesinato.

Políticos, como Alexey Navalny, han sido encarcelados por lo que, según ellos, son acusaciones inventadas. Y Navalny continúa sufriendo los efectos del envenenamiento por Novichok, un agente nervioso que se sabe que solo ha sido producido por el estado ruso.

Declaran extremistas a organizaciones vinculadas a Navalny 3:10

Los periodistas independientes no creen que los peligros físicos para ellos hayan desaparecido. Varios han huido al exilio. Ser designado como un agente extranjero, posiblemente, aumenta los peligros que enfrentan.

Especialmente porque Putin sigue siendo popular entre la mayoría de los rusos.

«Putin se basa en el amor y la lealtad de más del 70% de los rusos. Y él es el presidente de la mayoría. Y en lo que respecta a los intereses de la minoría, no es su presidente. Y son sus periódicos los que están etiquetados como agentes extranjeros, su oposición es aplastada, sus líderes son encarcelados», dice Muratov.

La reciente aplicación de la ley de medios de 2017, que en el último recuento ha designado a 88 medios e individuos como «agentes extranjeros», ha sido un golpe para el plexo solar de los periodistas que ven su trabajo como un deber patriótico.

Los estudios de Dozhd TV (TV Rain) vibran con la misma energía hipster que llena los almacenes renovados repletos de galerías y tiendas de diseñadores a su alrededor. Pero es un zumbido ansioso. En agosto, la empresa de medios se encontró en la lista de nuevos «agentes extranjeros».

Una advertencia roja ordenada por el gobierno llena la pantalla antes de cada segmento nuevo de cada programa. También es obligatorio en todos los tuits destacados en el sitio web del canal.

«ESTE MENSAJE (MATERIAL) ES CREADO Y (O) DISTRIBUIDO POR UN MEDIO MASIVO EXTRANJERO QUE REALIZA LA FUNCIÓN DE UN AGENTE EXTRANJERO Y (O) UNA ENTIDAD LEGAL RUSA QUE REALIZA LAS FUNCIONES DE UN AGENTE EXTRANJERO», dice.

Anna Politkovskaya fue asesinada a tiros en la entrada de su departamento de Moscú hace 15 años.

En los días de Stalin, que están en gran medida en la memoria viva de Rusia, tal designación habría llevado a un juicio rápido y, para los pocos afortunados, a una bala en la nuca. El desafortunado habría sido enviado a una muerte lenta entre millones de otras víctimas de las purgas soviéticas.

«Cuando te designan como agente extranjero, básicamente te llaman enemigo del estado; porque si trabajas para otro estado, entonces estás trabajando contra tu propio estado, lo cual no es cierto, por supuesto. Pero en Rusia con su propia terrible historia, significa mucho. Significa que no es seguro trabajar contigo», explica Tikhon Dzyadko, editor en jefe de TV Rain.

«Si no marcas ninguno de tus materiales [con la advertencia roja], incluso la foto de lindos cachorros de Nueva Zelanda, si olvidas usar estas 24 palabras que dicen que este material fue ‘creado por un agente extranjero’, podrías ser multado con 300.000 rublos, la segunda vez con 1 millón de rublos, la tercera vez, supongo, con 5 millones de rublos. Y luego, si no pagamos, podría haber un caso penal contra mí y el propietario de TV Rain», explica.

Dice que hasta ahora los ingresos por publicidad no se han visto muy afectados y que es una pequeña fracción de los ingresos de la empresa. Pero las implicaciones comerciales son obvias y dice que le cuesta entender por qué alguien que anuncia automóviles querría su publicidad junto con una acusación del gobierno que, en el mejor de los casos, es antipatriótica.

Otros sitios, señaló, habían visto caer sus ingresos en un 90%.

Hay un elemento kafkiano en los últimos intentos aparentes de Rusia de silenciar a la oposición con la etiqueta de «agente extranjero». El argumento de Putin —que no es censura, solo una imagen precisa de dónde proviene la financiación— no se refleja en las designaciones de la agencia de noticias del gobierno Tass, o Interfax, el servicio de noticias dominante de Rusia.

Técnicamente, cualquier organización de noticias que reciba financiación, por insignificante que sea, de fuera del país, puede ser designada como «agente extranjero». Pero eso no es cierto para los equipos a favor del Kremlin.

Tanto Tass como Interfax —según el Servicio Federal de Supervisión en la Esfera de las Comunicaciones, Tecnología de la Información y Medios de Comunicación de Rusia— reciben fondos extranjeros pero han evitado ser designados como «agentes extranjeros».

De hecho, también lo es el grupo financiero propietario de RT, antes conocida como Russia Today. En enero de 2017, las agencias de inteligencia estadounidenses acusaron a la cadena de televisión de ser parte de la «máquina de propaganda estatal de Rusia».

Putin ha dicho repetidamente que las designaciones rusas, que coincidentemente siguieron a los propios afanes de RT en Washington en 2017, simplemente reflejan la legislación estadounidense. Sin embargo, no hay ningún periodista estadounidense que huya de su propio gobierno.

Roman Dobrokhotov se esconde en Europa. Es editor en jefe del recientemente designado «agente extranjero» The Insider, un sitio de noticias especializado en investigaciones que recibe algunos fondos de fuera de Rusia.

No reveló su ubicación a CNN. Su esposa, sus hijos y su familia en general lo han seguido.

En Rusia se le acusa de difamar a un bloguero holandés ampliamente a favor de Putin. Es una acusación que Dobrokhotov niega con vehemencia. Pero las repetidas redadas de la policía en su propia casa y en la residencia de sus padres, significan que temía que le siguiera algo peor.

La última ronda de lo que él llama intimidación estatal se produjo después de que trabajó con medios extranjeros y su propio sitio en una investigación sobre el envenenamiento de Navalny con el agente nervioso Novichok en Rusia.

«Todo el mundo entiende que este es el momento más difícil para el periodismo ruso desde la Unión Soviética, incluso desde la era de Stalin», dice.

El premio Nobel a Muratov y Maria Ressa, una periodista filipina que, como él, ha luchado mucho por la libertad de prensa, puede ofrecerle algo de protección… por ahora.

El premio Nobel Muratov, quien dice que el periódico no recibe ningún financiamiento de fuera de Rusia, suspira: «Si quieren declararnos agentes extranjeros, lo harán. No hay forma de que podamos protegernos contra eso. Esta decisión se toma extrajudicialmente y sin juicio».

HRW: Cuba pone nuevo freno a la libertad de expresión 3:26

Libertad de Expresión
Premio Nobel de la Paz
Vladimir Putin

(CNN) — El viernes es el día más cruel para la oposición rusa. En pequeños departamentos sobrecalentados, cafeterías y salas de redacción, los periodistas se ciernen sobre sus pantallas esperando ver si la Patria los ha pintado con un estigma cercano al de «traidor».

Lo que surge la mayoría de los viernes, en el sitio web del Ministerio de Justicia de Rusia, es la lista más reciente de medios de comunicación e individuos designados como «agentes extranjeros«.

ANÁLISIS | Cómo Occidente creó la versión más peligrosa de Putin

Los periodistas independientes ven esto como una difamación indeleble. El presidente ruso, Vladimir Putin, insiste en que no tiene la intención de silenciar o censurar, sino simplemente informar a los lectores y espectadores que algunos de los medios que consumen tienen financiación extranjera.

«Esta ley no prohíbe a nadie tener su propia opinión sobre un tema. Se trata de recibir ayuda financiera del exterior durante las actividades políticas nacionales», dijo Putin recientemente.

Para el premio Nobel de la Paz Dmitry Muratov, esta es la más reciente jugada del Kremlin en la campaña para acabar con el periodismo independiente y todo lo que queda de la oposición efectiva de Rusia.

Nobel de la Paz: conoce a los ganadores 1:32

«Mientras que en la década de 1990 y principios de la de 2000 los periodistas fueron asesinados por sicarios, como sucedió con nuestra periodista Anna Politkovskaya, por ejemplo, ahora es una política de estrangulamiento suave que sucede con la ayuda de la ley de agentes extranjeros», dijo a CNN.

Como editor en jefe de Novaya Gazeta, perdió a seis colegas del periódico en la lucha por la verdad. El más famoso de ellos fue Politkovskaya. Nacida en Estados Unidos pero ferozmente comprometida con Rusia, fue asesinada a tiros en la entrada de su departamento de Moscú hace 15 años.

La antigua oficina de Politkovskaya en el edificio del periódico es parte museo, parte centro de investigación. Los documentos y las fotografías cubren toda una pared, las acusaciones y los sospechosos se entrelazan con hilo negro.

Estos son los periodistas asesinados en México desde el sexenio de Vicente Fox hasta lo que va del de López Obrador

«Cuando un medio de comunicación es declarado ‘indeseable’ tiene que declararse enemigo público, lo que significa que efectivamente deja de operar», dice el jefe barbudo, que ya entregó el dinero del premio Nobel a organizaciones benéficas para niños y causas periodísticas.

Vladimir Putin ha gobernado Rusia, como presidente, luego primer ministro, ahora presidente nuevamente, desde la víspera de Año Nuevo de 1999. Durante esos 22 años, periodistas y políticos de la oposición han sido asesinados y sus asesinos rara vez, si es que alguna vez, son identificados.

«Ser un político de la oposición, un periodista independiente o un bloguero es claramente un negocio arriesgado en Rusia. Más de una docena han sido asesinados o murieron en circunstancias sospechosas. Muchos otros han sufrido ataques violentos. Pocos de estos delitos ven una investigación efectiva lo que perpetua un clima de impunidad», dijo a CNN Tanya Lokshina, directora asociada de Human Rights Watch para Europa y Asia Central con sede en Moscú.

Quien haya ordenado el asesinato de Politkovskaya sigue prófugo.

Cinco hombres chechenos fueron condenados, en 2017, por el asesinato del líder de la oposición Boris Nemtsov fuera del Kremlin dos años antes. Pero nadie ha identificado quién les ofreció una recompensa de 15 millones de rublos. El tribunal dijo que se les prometió esa cantidad por el asesinato.

Políticos, como Alexey Navalny, han sido encarcelados por lo que, según ellos, son acusaciones inventadas. Y Navalny continúa sufriendo los efectos del envenenamiento por Novichok, un agente nervioso que se sabe que solo ha sido producido por el estado ruso.

Declaran extremistas a organizaciones vinculadas a Navalny 3:10

Los periodistas independientes no creen que los peligros físicos para ellos hayan desaparecido. Varios han huido al exilio. Ser designado como un agente extranjero, posiblemente, aumenta los peligros que enfrentan.

Especialmente porque Putin sigue siendo popular entre la mayoría de los rusos.

«Putin se basa en el amor y la lealtad de más del 70% de los rusos. Y él es el presidente de la mayoría. Y en lo que respecta a los intereses de la minoría, no es su presidente. Y son sus periódicos los que están etiquetados como agentes extranjeros, su oposición es aplastada, sus líderes son encarcelados», dice Muratov.

La reciente aplicación de la ley de medios de 2017, que en el último recuento ha designado a 88 medios e individuos como «agentes extranjeros», ha sido un golpe para el plexo solar de los periodistas que ven su trabajo como un deber patriótico.

Los estudios de Dozhd TV (TV Rain) vibran con la misma energía hipster que llena los almacenes renovados repletos de galerías y tiendas de diseñadores a su alrededor. Pero es un zumbido ansioso. En agosto, la empresa de medios se encontró en la lista de nuevos «agentes extranjeros».

Una advertencia roja ordenada por el gobierno llena la pantalla antes de cada segmento nuevo de cada programa. También es obligatorio en todos los tuits destacados en el sitio web del canal.

«ESTE MENSAJE (MATERIAL) ES CREADO Y (O) DISTRIBUIDO POR UN MEDIO MASIVO EXTRANJERO QUE REALIZA LA FUNCIÓN DE UN AGENTE EXTRANJERO Y (O) UNA ENTIDAD LEGAL RUSA QUE REALIZA LAS FUNCIONES DE UN AGENTE EXTRANJERO», dice.

Anna Politkovskaya fue asesinada a tiros en la entrada de su departamento de Moscú hace 15 años.

En los días de Stalin, que están en gran medida en la memoria viva de Rusia, tal designación habría llevado a un juicio rápido y, para los pocos afortunados, a una bala en la nuca. El desafortunado habría sido enviado a una muerte lenta entre millones de otras víctimas de las purgas soviéticas.

«Cuando te designan como agente extranjero, básicamente te llaman enemigo del estado; porque si trabajas para otro estado, entonces estás trabajando contra tu propio estado, lo cual no es cierto, por supuesto. Pero en Rusia con su propia terrible historia, significa mucho. Significa que no es seguro trabajar contigo», explica Tikhon Dzyadko, editor en jefe de TV Rain.

«Si no marcas ninguno de tus materiales [con la advertencia roja], incluso la foto de lindos cachorros de Nueva Zelanda, si olvidas usar estas 24 palabras que dicen que este material fue ‘creado por un agente extranjero’, podrías ser multado con 300.000 rublos, la segunda vez con 1 millón de rublos, la tercera vez, supongo, con 5 millones de rublos. Y luego, si no pagamos, podría haber un caso penal contra mí y el propietario de TV Rain», explica.

Moscú establece nuevas restricciones mientras las muertes por covid-19 alcanzan otro récord en Rusia

Dice que hasta ahora los ingresos por publicidad no se han visto muy afectados y que es una pequeña fracción de los ingresos de la empresa. Pero las implicaciones comerciales son obvias y dice que le cuesta entender por qué alguien que anuncia automóviles querría su publicidad junto con una acusación del gobierno que, en el mejor de los casos, es antipatriótica.

Otros sitios, señaló, habían visto caer sus ingresos en un 90%.

Hay un elemento kafkiano en los últimos intentos aparentes de Rusia de silenciar a la oposición con la etiqueta de «agente extranjero». El argumento de Putin —que no es censura, solo una imagen precisa de dónde proviene la financiación— no se refleja en las designaciones de la agencia de noticias del gobierno Tass, o Interfax, el servicio de noticias dominante de Rusia.

Técnicamente, cualquier organización de noticias que reciba financiación, por insignificante que sea, de fuera del país, puede ser designada como «agente extranjero». Pero eso no es cierto para los equipos a favor del Kremlin.

Tanto Tass como Interfax —según el Servicio Federal de Supervisión en la Esfera de las Comunicaciones, Tecnología de la Información y Medios de Comunicación de Rusia— reciben fondos extranjeros pero han evitado ser designados como «agentes extranjeros».

Denuncian que nuevo marco legal anunciado por Cuba para combatir las «noticias falsas» y el ciberterrorismo promueve la censura y atenta contra la libertad de expresión

De hecho, también lo es el grupo financiero propietario de RT, antes conocida como Russia Today. En enero de 2017, las agencias de inteligencia estadounidenses acusaron a la cadena de televisión de ser parte de la «máquina de propaganda estatal de Rusia».

Putin ha dicho repetidamente que las designaciones rusas, que coincidentemente siguieron a los propios afanes de RT en Washington en 2017, simplemente reflejan la legislación estadounidense. Sin embargo, no hay ningún periodista estadounidense que huya de su propio gobierno.

Roman Dobrokhotov se esconde en Europa. Es editor en jefe del recientemente designado «agente extranjero» The Insider, un sitio de noticias especializado en investigaciones que recibe algunos fondos de fuera de Rusia.

No reveló su ubicación a CNN. Su esposa, sus hijos y su familia en general lo han seguido.

En Rusia se le acusa de difamar a un bloguero holandés ampliamente a favor de Putin. Es una acusación que Dobrokhotov niega con vehemencia. Pero las repetidas redadas de la policía en su propia casa y en la residencia de sus padres, significan que temía que le siguiera algo peor.

La última ronda de lo que él llama intimidación estatal se produjo después de que trabajó con medios extranjeros y su propio sitio en una investigación sobre el envenenamiento de Navalny con el agente nervioso Novichok en Rusia.

«Todo el mundo entiende que este es el momento más difícil para el periodismo ruso desde la Unión Soviética, incluso desde la era de Stalin», dice.

El premio Nobel a Muratov y Maria Ressa, una periodista filipina que, como él, ha luchado mucho por la libertad de prensa, puede ofrecerle algo de protección… por ahora.

El premio Nobel Muratov, quien dice que el periódico no recibe ningún financiamiento de fuera de Rusia, suspira: «Si quieren declararnos agentes extranjeros, lo harán. No hay forma de que podamos protegernos contra eso. Esta decisión se toma extrajudicialmente y sin juicio».

HRW: Cuba pone nuevo freno a la libertad de expresión 3:26Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver