ANÁLISIS | Trump intensifica su encubrimiento del 6 de enero y su regreso político

(CNN) — Donald Trump está actuando como un expresidente con un crimen constitucional por esconder mientras el encubrimiento de su asalto a la democracia se acelera junto con su regreso político.

La influencia continua del 45º presidente con dos juicios políticos en la política, la cultura popular y la vida nacional se está ampliando en múltiples frentes y no parece empañada por su veto en las plataformas de redes sociales.

Su comportamiento refleja la conducta que mostró en el cargo: un deseo imperioso de evitar la rendición de cuentas, un desafío al sistema estadounidense de controles y equilibrios, una voluntad de explotar las divisiones raciales y culturales y un ojo para una apertura política que pueda impulsar su propio perfil, como un aparente tele-mitin en vísperas de las elecciones para gobernador de Virginia. Las elecciones de alto riesgo en un estado que Trump perdió por 10 puntos el año pasado serán seguidas de cerca como un indicador del entorno político que se dirige a las elecciones intermedias de 2022.

Una lista recién revelada de documentos que Trump desea evitar que vea la comisión selecta de la Cámara de Representantes que investiga el 6 de enero, y sobre los cuales el presidente Joe Biden se ha negado a afirmar el privilegio ejecutivo, ofrece en sí misma una imagen oscuramente sugerente de las actividades de Trump previas al ataque de su turba de partidarios en el Capitolio de Estados Unidos.

Si la comisión tiene en sus manos los registros de llamadas, los memorandos del personal superior de la Casa Blanca y las entradas del calendario del entonces presidente, podrá crear una imagen mucho más completa de la que ya se conoce sobre hasta qué punto Trump dirigió los eventos, la profundidad de su esfuerzo por robarle las elecciones a Biden y lo poco que hizo para detener el motín del 6 de enero una vez que comenzó.

«En 2021, por primera vez desde la Guerra Civil, la Nación no experimentó una transferencia pacífica del poder», escribió la comisión de la Cámara. «La Comisión Selecta ha concluido razonablemente que necesita los documentos del entonces presidente que ayudó a fomentar la ruptura del estado de derecho… Es difícil imaginar un tema más crítico para la investigación parlamentaria».

Si bien Trump intenta perpetuamente evadir las consecuencias de sus acciones, su última campaña de obstrucción está estrechamente relacionada con su creciente actividad política de cara a las elecciones de mitad de período y una posible campaña presidencial de 2024. Si la comisión elaborara un informe condenatorio sobre la conducta de Trump, formaría un poderoso registro público de un intento de un expresidente de destruir la herencia democrática de Estados Unidos cuando aparentemente busca el cargo nuevamente. Hay muchas razones para creer que en un nuevo mandato de la Casa Blanca, y sintiéndose validado, Trump representaría una amenaza aún mayor para la gobernabilidad democrática.

Esconder la verdad del 6 de enero

Los extremos a los que Trump está dispuesto a llegar para evitar que los estadounidenses se enteren de la verdad completa sobre la insurrección del Capitolio salieron a la luz en las presentaciones judiciales nocturnas el viernes y la madrugada del sábado. Los Archivos Nacionales revelaron por primera vez detalles en una declaración jurada sobre el tesoro de documentos que Trump quiere mantener en secreto.

Entre las 700 páginas de documentos hay notas escritas a mano del entonces jefe de gabinete de la Casa Blanca, Mark Meadows, registros de llamadas del entonces presidente y del entonces vicepresidente, Mike Pence, y registros de visitantes a la Casa Blanca.

Solo en los documentos de Meadows, hay tres notas escritas a mano sobre los eventos del 6 de enero y dos páginas que enumeran informes y llamadas telefónicas sobre la certificación del Colegio Electoral, dijo el archivero.

Los documentos también podrían arrojar nueva luz sobre el papel del abogado conservador John Eastman, quien redactó un plan de seis pasos sobre cómo Pence podría haber certificado la elección a favor de Trump, en lugar del legítimo ganador el 6 de enero.

Eastman propuso a Pence tirar los votos de suficientes estados que ganó Biden para que la elección presidencial fuera decidida por la Cámara, donde cada estado obtiene un solo voto y los republicanos controlan más delegaciones estatales.

Eastman dijo en el programa de radio del exfuncionario de la Casa Blanca Steve Bannon en enero que Pence podría lograrlo si tuviera el «coraje y la valentía» para hacerlo, según los comentarios desenterrados por KFile de CNN. CNN informó la semana pasada que la comisión del 6 de enero citaría a Eastman si no cooperaba.

El plan del abogado conservador, que ha sido ridiculizado por muchos académicos pero parece haber sido tomado en serio por Trump, ha llevado a algunos miembros de la comisión del 6 de enero a redactar una nueva legislación para evitar tales esquemas en el futuro.

La propuesta podría ofrecer instrucciones más específicas sobre cuándo el Congreso puede revocar la lista de electores de un estado y definir más claramente el papel que desempeña el vicepresidente en el recuento de votos, informaron Jeremy Herb y Pamela Brown de CNN.

La redacción de una ley también proporcionaría a la comisión un «propósito legislativo», que podría fortalecer su caso, tanto contra las amplias afirmaciones de Trump sobre privilegios ejecutivos como contra Bannon, quien ya ha sido citado por desacato criminal del Congreso por ignorar una citación y podría ser procesado por el Departamento de Justicia.

‘Solo somos yo y Liz Cheney’

El concepto de privilegio ejecutivo está destinado a proporcionar a los presidentes una garantía de que pueden recibir asesoramiento confidencial sobre asuntos de Estado de parte de altos funcionarios. Sin embargo, Trump parece estar usando la doctrina para encubrir detalles de su propio papel en el intento de organizar un golpe, por lo que la afirmación de que busca proteger la oficina de la presidencia suena bastante hueca. Pero incluso si la comisión selecta de la Cámara de Representantes redacta un proyecto de ley, sus perspectivas son inciertas. Potencialmente, podría pasar la Cámara liderada por los demócratas, pero sus posibilidades de sobrevivir a un probable obstruccionismo republicano en el Senado, donde solo siete senadores republicanos votaron para condenar a Trump en su segundo juicio político el 6 de enero, parecen escasas.

Tal apaciguamiento republicano de los instintos autocráticos de Trump fue citado el domingo por el representante de Illinois Adam Kinzinger, un raro crítico republicano de Trump y uno de los dos republicanos en la comisión del 6 de enero, como una de las razones por las que decidió no postularse para reelección.

«Al final te das cuenta de que básicamente soy yo, Liz Cheney y algunos otros los que están diciendo la verdad, y son unas 190 personas en el Partido Republicano que no van a decir una palabra», dijo Kinzinger en ABC «This Week».

«Y hay un líder de la bancada republicana que está abrazando a Donald Trump con todo lo que puede», dijo Kinzinger, refiriéndose al líder de la minoría de la Cámara, Kevin McCarthy, quien ha anclado en Trump las esperanzas de su partido de recuperar la Cámara el próximo año y convertirse en presidente de la Cámara.

La influencia de Trump está en todas partes

Los últimos desarrollos en la investigación del 6 de enero no fueron los únicos indicadores del fin de semana del control de Trump sobre su partido y la influencia que su tiempo tumultuoso en la Oficina Oval todavía tiene en el país.

Aparentemente planea abalanzarse el lunes en la carrera por gobernador de Virginia con un tele-mitin en nombre del candidato republicano Glenn Youngkin, quien ha llevado a cabo una campaña bien propuesta que casi ignora al expresidente mientras envía mensajes culturales y raciales codificados a sus seguidores. Youngkin espera lograr avances en las áreas suburbanas críticas alrededor de Washington, donde Trump es despreciado. La maniobra de Trump parece ser un intento descarado de reclamar crédito si Youngkin gana una carrera cuerpo a cuerpo en un estado donde Biden derrotó al expresidente. Pero podría darle al candidato demócrata Terry McAuliffe, quien ha tenido un éxito limitado al describir a su rival como un clon de Trump, un impulso en la víspera de las elecciones.

«Trump quiere ganar aquí para poder presentarse a la presidencia para 2024. Eso es lo que está en juego en esta elección», dijo McAuliffe a sus partidarios el domingo. Si McAuliffe, que se desempeñó como gobernador en un período anterior, logra una victoria el martes, podría sugerir que Trump sigue siendo un lastre para los candidatos republicanos de los estados indecisos, incluso fuera de su cargo. Pero es probable que Trump use una victoria de Youngkin para reforzar sus falsas afirmaciones de que los recuentos de votos en las elecciones del año pasado fueron manipulados y que realmente ganó en estados que fácilmente perdió.

En una nueva señal de que su regreso a la política de primera línea se está acelerando, Trump se presentó en Atlanta el sábado por la noche para el Juego 4 de la Serie Mundial y, con la ex primera dama a su lado, disfrutó de participar en el controvertido «Tomahawk chop», un cántico y un gesto que es una tradición desde hace mucho tiempo en los juegos de los Braves, pero que también ha sido criticado como racista y ofensivo para los nativos americanos.

La visita de Trump, junto con su candidato al Senado de Georgia reclutado personalmente, Herschel Walker, subrayó su voluntad de abrazar causas políticamente incorrectas para enviar señales culturales a su base, una técnica que está en el centro de su atractivo político.

Su visita al estado también trajo un recordatorio de algunos de sus esfuerzos más notorios para robar las elecciones de 2020, incluida su llamada del 2 de enero al secretario de Estado de Georgia, Brad Raffensperger, un republicano, quien reveló el domingo que se sentía amenazado por la presión de Trump para encontrar votos que revoquen su estrecha pérdida en el estado ante Biden.

«Y recorres cada rastro de conejos, ninguno de ellos fue respaldado por los hechos. Y nunca me preocupé desde el punto de vista de eso, pero escuché la amenaza que estaba haciendo», dijo Raffensperger el domingo en «Meet the Press» de NBC.

La influencia del expresidente también se cernió sobre la cumbre del G20 en Europa, ya que las naciones extranjeras se preguntan cuánto tiempo durará el mantra de «Estados Unidos ha vuelto» de Biden si Trump se postula para presidente en 2024. El actual presidente advirtió el domingo que el mundo «sigue sufriendo de las pésimas decisiones que tomó el presidente Trump para retirarse» del acuerdo nuclear con Irán. Biden ha luchado para que la República Islámica vuelva a la mesa de negociaciones y Estados Unidos ahora parece al borde de otra escalada seria con Teherán.

Donald Trump

(CNN) — Donald Trump está actuando como un expresidente con un crimen constitucional por esconder mientras el encubrimiento de su asalto a la democracia se acelera junto con su regreso político.

La influencia continua del 45º presidente con dos juicios políticos en la política, la cultura popular y la vida nacional se está ampliando en múltiples frentes y no parece empañada por su veto en las plataformas de redes sociales.

Su comportamiento refleja la conducta que mostró en el cargo: un deseo imperioso de evitar la rendición de cuentas, un desafío al sistema estadounidense de controles y equilibrios, una voluntad de explotar las divisiones raciales y culturales y un ojo para una apertura política que pueda impulsar su propio perfil, como un aparente tele-mitin en vísperas de las elecciones para gobernador de Virginia. Las elecciones de alto riesgo en un estado que Trump perdió por 10 puntos el año pasado serán seguidas de cerca como un indicador del entorno político que se dirige a las elecciones intermedias de 2022.

Una lista recién revelada de documentos que Trump desea evitar que vea la comisión selecta de la Cámara de Representantes que investiga el 6 de enero, y sobre los cuales el presidente Joe Biden se ha negado a afirmar el privilegio ejecutivo, ofrece en sí misma una imagen oscuramente sugerente de las actividades de Trump previas al ataque de su turba de partidarios en el Capitolio de Estados Unidos.

ANÁLISIS | La negativa de Biden al reclamo del privilegio ejecutivo enciende una nueva tormenta con Trump

Si la comisión tiene en sus manos los registros de llamadas, los memorandos del personal superior de la Casa Blanca y las entradas del calendario del entonces presidente, podrá crear una imagen mucho más completa de la que ya se conoce sobre hasta qué punto Trump dirigió los eventos, la profundidad de su esfuerzo por robarle las elecciones a Biden y lo poco que hizo para detener el motín del 6 de enero una vez que comenzó.

«En 2021, por primera vez desde la Guerra Civil, la Nación no experimentó una transferencia pacífica del poder», escribió la comisión de la Cámara. «La Comisión Selecta ha concluido razonablemente que necesita los documentos del entonces presidente que ayudó a fomentar la ruptura del estado de derecho… Es difícil imaginar un tema más crítico para la investigación parlamentaria».

Si bien Trump intenta perpetuamente evadir las consecuencias de sus acciones, su última campaña de obstrucción está estrechamente relacionada con su creciente actividad política de cara a las elecciones de mitad de período y una posible campaña presidencial de 2024. Si la comisión elaborara un informe condenatorio sobre la conducta de Trump, formaría un poderoso registro público de un intento de un expresidente de destruir la herencia democrática de Estados Unidos cuando aparentemente busca el cargo nuevamente. Hay muchas razones para creer que en un nuevo mandato de la Casa Blanca, y sintiéndose validado, Trump representaría una amenaza aún mayor para la gobernabilidad democrática.

Esconder la verdad del 6 de enero

Los extremos a los que Trump está dispuesto a llegar para evitar que los estadounidenses se enteren de la verdad completa sobre la insurrección del Capitolio salieron a la luz en las presentaciones judiciales nocturnas el viernes y la madrugada del sábado. Los Archivos Nacionales revelaron por primera vez detalles en una declaración jurada sobre el tesoro de documentos que Trump quiere mantener en secreto.

Entre las 700 páginas de documentos hay notas escritas a mano del entonces jefe de gabinete de la Casa Blanca, Mark Meadows, registros de llamadas del entonces presidente y del entonces vicepresidente, Mike Pence, y registros de visitantes a la Casa Blanca.

Solo en los documentos de Meadows, hay tres notas escritas a mano sobre los eventos del 6 de enero y dos páginas que enumeran informes y llamadas telefónicas sobre la certificación del Colegio Electoral, dijo el archivero.

Al menos 5 exempleados de la Casa Blanca de Trump están hablando con la Comisión del 6 de enero

Los documentos también podrían arrojar nueva luz sobre el papel del abogado conservador John Eastman, quien redactó un plan de seis pasos sobre cómo Pence podría haber certificado la elección a favor de Trump, en lugar del legítimo ganador el 6 de enero.

Eastman propuso a Pence tirar los votos de suficientes estados que ganó Biden para que la elección presidencial fuera decidida por la Cámara, donde cada estado obtiene un solo voto y los republicanos controlan más delegaciones estatales.

Eastman dijo en el programa de radio del exfuncionario de la Casa Blanca Steve Bannon en enero que Pence podría lograrlo si tuviera el «coraje y la valentía» para hacerlo, según los comentarios desenterrados por KFile de CNN. CNN informó la semana pasada que la comisión del 6 de enero citaría a Eastman si no cooperaba.

El plan del abogado conservador, que ha sido ridiculizado por muchos académicos pero parece haber sido tomado en serio por Trump, ha llevado a algunos miembros de la comisión del 6 de enero a redactar una nueva legislación para evitar tales esquemas en el futuro.

La propuesta podría ofrecer instrucciones más específicas sobre cuándo el Congreso puede revocar la lista de electores de un estado y definir más claramente el papel que desempeña el vicepresidente en el recuento de votos, informaron Jeremy Herb y Pamela Brown de CNN.

La redacción de una ley también proporcionaría a la comisión un «propósito legislativo», que podría fortalecer su caso, tanto contra las amplias afirmaciones de Trump sobre privilegios ejecutivos como contra Bannon, quien ya ha sido citado por desacato criminal del Congreso por ignorar una citación y podría ser procesado por el Departamento de Justicia.

Declaran a Steve Bannon en desacato por desafiar una citación judicial en la investigación por el asalto al Capitolio ‘Solo somos yo y Liz Cheney’

El concepto de privilegio ejecutivo está destinado a proporcionar a los presidentes una garantía de que pueden recibir asesoramiento confidencial sobre asuntos de Estado de parte de altos funcionarios. Sin embargo, Trump parece estar usando la doctrina para encubrir detalles de su propio papel en el intento de organizar un golpe, por lo que la afirmación de que busca proteger la oficina de la presidencia suena bastante hueca. Pero incluso si la comisión selecta de la Cámara de Representantes redacta un proyecto de ley, sus perspectivas son inciertas. Potencialmente, podría pasar la Cámara liderada por los demócratas, pero sus posibilidades de sobrevivir a un probable obstruccionismo republicano en el Senado, donde solo siete senadores republicanos votaron para condenar a Trump en su segundo juicio político el 6 de enero, parecen escasas.

Tal apaciguamiento republicano de los instintos autocráticos de Trump fue citado el domingo por el representante de Illinois Adam Kinzinger, un raro crítico republicano de Trump y uno de los dos republicanos en la comisión del 6 de enero, como una de las razones por las que decidió no postularse para reelección.

«Al final te das cuenta de que básicamente soy yo, Liz Cheney y algunos otros los que están diciendo la verdad, y son unas 190 personas en el Partido Republicano que no van a decir una palabra», dijo Kinzinger en ABC «This Week».

«Y hay un líder de la bancada republicana que está abrazando a Donald Trump con todo lo que puede», dijo Kinzinger, refiriéndose al líder de la minoría de la Cámara, Kevin McCarthy, quien ha anclado en Trump las esperanzas de su partido de recuperar la Cámara el próximo año y convertirse en presidente de la Cámara.

«Se está volviendo absolutamente peor»: los funcionarios que fueron blanco de las mentiras electorales de Trump viven con temor por su seguridad y están desesperados por protección La influencia de Trump está en todas partes

Los últimos desarrollos en la investigación del 6 de enero no fueron los únicos indicadores del fin de semana del control de Trump sobre su partido y la influencia que su tiempo tumultuoso en la Oficina Oval todavía tiene en el país.

Aparentemente planea abalanzarse el lunes en la carrera por gobernador de Virginia con un tele-mitin en nombre del candidato republicano Glenn Youngkin, quien ha llevado a cabo una campaña bien propuesta que casi ignora al expresidente mientras envía mensajes culturales y raciales codificados a sus seguidores. Youngkin espera lograr avances en las áreas suburbanas críticas alrededor de Washington, donde Trump es despreciado. La maniobra de Trump parece ser un intento descarado de reclamar crédito si Youngkin gana una carrera cuerpo a cuerpo en un estado donde Biden derrotó al expresidente. Pero podría darle al candidato demócrata Terry McAuliffe, quien ha tenido un éxito limitado al describir a su rival como un clon de Trump, un impulso en la víspera de las elecciones.

«Trump quiere ganar aquí para poder presentarse a la presidencia para 2024. Eso es lo que está en juego en esta elección», dijo McAuliffe a sus partidarios el domingo. Si McAuliffe, que se desempeñó como gobernador en un período anterior, logra una victoria el martes, podría sugerir que Trump sigue siendo un lastre para los candidatos republicanos de los estados indecisos, incluso fuera de su cargo. Pero es probable que Trump use una victoria de Youngkin para reforzar sus falsas afirmaciones de que los recuentos de votos en las elecciones del año pasado fueron manipulados y que realmente ganó en estados que fácilmente perdió.

En una nueva señal de que su regreso a la política de primera línea se está acelerando, Trump se presentó en Atlanta el sábado por la noche para el Juego 4 de la Serie Mundial y, con la ex primera dama a su lado, disfrutó de participar en el controvertido «Tomahawk chop», un cántico y un gesto que es una tradición desde hace mucho tiempo en los juegos de los Braves, pero que también ha sido criticado como racista y ofensivo para los nativos americanos.

La visita de Trump, junto con su candidato al Senado de Georgia reclutado personalmente, Herschel Walker, subrayó su voluntad de abrazar causas políticamente incorrectas para enviar señales culturales a su base, una técnica que está en el centro de su atractivo político.

Al menos 5 exempleados de la Casa Blanca de Trump están hablando con la Comisión del 6 de enero

Su visita al estado también trajo un recordatorio de algunos de sus esfuerzos más notorios para robar las elecciones de 2020, incluida su llamada del 2 de enero al secretario de Estado de Georgia, Brad Raffensperger, un republicano, quien reveló el domingo que se sentía amenazado por la presión de Trump para encontrar votos que revoquen su estrecha pérdida en el estado ante Biden.

«Y recorres cada rastro de conejos, ninguno de ellos fue respaldado por los hechos. Y nunca me preocupé desde el punto de vista de eso, pero escuché la amenaza que estaba haciendo», dijo Raffensperger el domingo en «Meet the Press» de NBC.

La influencia del expresidente también se cernió sobre la cumbre del G20 en Europa, ya que las naciones extranjeras se preguntan cuánto tiempo durará el mantra de «Estados Unidos ha vuelto» de Biden si Trump se postula para presidente en 2024. El actual presidente advirtió el domingo que el mundo «sigue sufriendo de las pésimas decisiones que tomó el presidente Trump para retirarse» del acuerdo nuclear con Irán. Biden ha luchado para que la República Islámica vuelva a la mesa de negociaciones y Estados Unidos ahora parece al borde de otra escalada seria con Teherán.

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver