8 conclusiones de las elecciones de 2021 en Estados Unidos

(CNN) — La victoria proyectada del republicano Glenn Youngkin en la carrera por la gobernación de Virginia el martes borró cualquier duda: las escasas mayorías en el Congreso de los demócratas están en grave peligro en las elecciones de mitad de período del próximo año.

El exgobernador demócrata Terry McAuliffe esperaba que la continua impopularidad del expresidente Donald Trump detuviera el movimiento pendular contra un nuevo presidente y su partido que casi siempre se lleva a cabo en Virginia y que a menudo continúa en las elecciones intermedias del año siguiente.

En cambio, Youngkin redactó un libro de jugadas para que los republicanos navegaran alrededor de Trump, manteniendo la base del expresidente energizada y al mismo tiempo recuperando una parte de los habitantes de los suburbios que habían huido del partido durante el mandato de Trump.

Si bien la contienda por el gobernador de Nueva Jersey sigue sin resolverse, con boletas aún por contar, su estado de cabeza a cabeza durante la noche del martes fue otra sorpresa para los demócratas que esperaban que el gobernador Phil Murphy llegara a la reelección. La reñida contienda de Nueva Jersey, que recibió mucha menos atención nacional que la contienda de Virginia, podría ser un indicador aún más ominoso para los demócratas de que el entorno político, al menos por el momento, ha cambiado mucho a favor de los republicanos.

Y en ciudades de todo el país, los demócratas dominaron las elecciones a la alcaldía, según proyecciones de CNN, pero ofrecieron mensajes contradictorios sobre la dirección del partido: los progresistas consiguieron victorias históricas en Boston y Pittsburgh, mientras que un campeón moderado fue coronado en la ciudad de Nueva York.

Minneapolis rechazó una medida para reformar su departamento de policía en una votación vigilada de cerca que mostró la reacción violenta contra un movimiento de protesta que siguió al homicidio de George Floyd en manos de un agente de policía en 2020.

Aquí hay ocho conclusiones de las elecciones de 2021:

Virginia había tendido al azul… y luego llegó el martes

Hasta el martes, los demócratas dominaron en Virginia. El partido tenía el control total de la Cámara de Representantes, y el presidente Joe Biden había ganado allí por 10 puntos porcentuales hace solo un año.

McAuliffe, quien fue gobernador de 2014 a 2018, trató de recuperar su antiguo trabajo pintando a Youngkin, un ex ejecutivo de negocios de modales más suaves, como un Trump con un chaleco de lana. En cambio, Youngkin logró una hazaña notable: mantuvo la base de Trump, al mismo tiempo que aprovechó profundamente la ventaja de los demócratas con los votantes suburbanos a quienes todavía no les gusta Trump.

Youngkin ganó el 17% de los votantes que dijeron que desaprueban a Trump, según mostraron las encuestas a boca de urna, en comparación con McAuliffe que ganó solo el 5% de los que aprueban al expresidente. Youngkin también demostró ser más agradable que Trump: el 52% dijo que lo veían favorablemente, en comparación con el 42% de Trump y el 45% de McAuliffe.

Mientras McAuliffe trató de convertir la carrera en un referéndum nacional, Youngkin se centró mucho más en los problemas locales, comprometiéndose a derogar el impuesto a los comestibles, suspender el impuesto a la gasolina y reactivar la economía del estado.

Quizá lo más importante es que aprovechó la guerra cultural que se estaba gestando por la educación. Apeló a los conservadores inmersos en el ecosistema mediático de derecha prometiendo prohibir la teoría crítica de la raza, que no se enseña en las escuelas de Virginia; poner fin a los cierres escolares relacionados con el coronavirus y a los mandatos de uso de mascarillas; y lanzar un programa expansivo de escuelas autónomas. También se ganó a los moderados prometiendo un presupuesto de educación con dinero para aumentos de maestros, un tema central en sus anuncios de televisión, y educación especial.

Eso se convirtió en una coalición que podría llevar a Youngkin a la victoria.

Los republicanos pueden enfocarse en la economía y la educación

Los republicanos de todo el país estaban observando a Virginia en busca de lecciones que pudieran aplicarse a las elecciones para gobernador, la Cámara de Representantes y el Senado en las elecciones de mitad de período del próximo año, y algunos agentes del partido le dieron crédito a Youngkin por mostrar lo que podría funcionar.

La riqueza personal de Youngkin, que no se puede replicar fácilmente, ayudó. Pudo definirse a sí mismo en anuncios de televisión antes de que McAuliffe pudiera transformarlo en «Trumpkin».

Pero su mensaje, centrado en los pasos a nivel estatal que tomaría sobre el crimen, la economía y la educación, podría funcionar en todo el mapa, dijo un estratega republicano, particularmente si Biden continúa enfrentando una economía débil y un Capitolio estancado.

Además de definirse a sí mismo temprano, Youngkin aprovechó los problemas económicos que surgieron durante la presidencia de Biden, y lo hizo sin recordar a los votantes a Trump. La educación fue un tema particularmente importante en Virginia para Youngkin, dijo el estratega; otras cuestiones, como la inmigración, podrían desempeñar ese papel en otros estados.

Por supuesto, la pregunta más importante para los republicanos en 2022 puede ser si los candidatos en el molde de Youngkin, con la capacidad de construir sus propias marcas separadas de Trump, pueden sobrevivir a las contiendas primarias contra los feroces aliados de Trump que podrían verse arrastrados por su lealtad al expresidente en elecciones generales.

Los votantes pueden haber pasado del covid-19

Un año después de que la negación de Trump y el mal manejo de la pandemia de coronavirus fuera la historia dominante en la política estadounidense, la pandemia parece estar desapareciendo como un factor determinante en las urnas.

En Virginia, solo el 14% de los votantes dijo que la pandemia de coronavirus era el problema más importante que enfrentaba el estado, mostraron las encuestas a boca de urna. Eso estaba por detrás de la economía (33%), la educación (24%) y los impuestos (15%).

Y aunque McAuliffe ganó el 83% de los votos de aquellos que dijeron que el coronavirus es el problema más importante que enfrenta Virginia, perdió ante Youngkin por dos dígitos entre los que identificaron todos los demás problemas como primordiales.

Hacer que todo fuera sobre Trump no funcionó

McAuliffe hizo todo lo posible para vincular a Glenn Youngkin con Donald Trump y fracasó.

El mensaje central de McAuliffe durante el cierre de la campaña fue que los mismos votantes que rechazaron a Trump por 10 puntos porcentuales en 2020 deberían hacer lo mismo con Youngkin. El esfuerzo estaba dirigido a impulsar la participación demócrata y, aunque la participación de la izquierda parece haber sido significativa, los resultados de las elecciones de Virginia han dejado en claro a los demócratas de todo el país que el presidente republicano, ahora que está fuera de oficina, no es el ‘coco’ que alguna vez fue.

«No hay duda de que McAuliffe confió demasiado en Trump en ausencia de cualquier otra cosa. Eso fue un error», dijo a CNN un alto funcionario demócrata. «Usar a Trump está bien. Usar solo a Trump en ausencia de cualquier otra cosa no es una buena estrategia».

Este fracaso tiene implicaciones para los demócratas en el futuro. Aunque Trump intentó inyectarse en esta carrera, el enfoque en los mensajes negativos le dio a McAuliffe poco espacio para impulsar un mensaje afirmativo de por qué los votantes deberían respaldarlo. La derrota ahora obliga a los demócratas, antes de 2022, a determinar cómo reunir su base y hacerla crecer en las próximas elecciones.

La ironía es que el propio McAuliffe puede haber estado dudando de su enfoque absoluto en Trump.

«Me encantaría que viniera. Pero ya sabes… esto no se trata de Trump», le dijo McAuliffe a CNN antes de pasar los últimos días hablando del expresidente.

La reñida carrera de Nueva Jersey es un mal presagio para los demócratas

Este era el año en que los demócratas de Nueva Jersey iban a romper su notable racha de 44 años de no reelegir a un gobernador demócrata.

Y aún podría suceder: hay muchos votos sin contar y el gobernador demócrata en funciones, Phil Murphy, podría muy bien ganar un segundo mandato.

Pero los votos contados mostraron una carrera reñida, que permaneció sin ganador la madrugada del miércoles. No es así como Murphy o los demócratas del Garden State lo imaginaban. Y gane o pierda, el estrecho margen sugiere que los demócratas enfrentan duras probabilidades en las elecciones de mitad de período de 2022.

En esta carrera, Murphy iba adelante del candidato republicano Jack Ciattarelli, un hombre de negocios y ex legislador estatal, por dos dígitos (o casi) en la mayoría de las últimas encuestas. Sí, mientras que el índice de aprobación de Biden en el estado está bajo el agua, el de Murphy no. Su respuesta a la pandemia, incluidos los mandatos de uso de mascarillas y vacunación, ha sido un triunfo político.

Pero Ciattarelli lideró al titular en un tema crucial, el más crucial, según una encuesta reciente de Monmouth que pidió a los votantes que clasificaran sus preocupaciones: los impuestos. Y criticó a Murphy por un comentario en el que el gobernador minimizó el tema, diciendo: «Si los impuestos son tu problema, probablemente no somos tu estado».

Ciattarelli trató de mantenerse alejado de Trump, una figura impopular en el estado (donde tiene una casa), una estrategia mayormente exitosa que se vio socavada por el hecho de que apareció en un mitin de «Stop the Steal» el año pasado.

Las elecciones aún funcionan

Con tanto cuestionamiento infundado sobre las elecciones después de la derrota de Trump en 2020, existía el temor de que el escepticismo y el miedo llevaran a elecciones con baja participación.

Eso no sucedió. Y las carreras del martes por la noche demostraron que las elecciones funcionan y pueden transcurrir sin problemas. Se informaron muy pocos problemas y, cuando hubo errores, se corrigieron y abordaron.

Esto fue particularmente claro en Virginia, donde el estado gastó el uso de la votación anticipada y por correo en respuesta a la pandemia de coronavirus y continuó la práctica para las carreras de 2020. Y, en respuesta, ambos candidatos se aprovecharon, incluido Youngkin, quien se opuso al escepticismo republicano de la votación en días no electorales e instó a sus seguidores a votar anticipadamente.

«Estábamos realmente emocionados de tener la oportunidad de votar temprano. Hemos estado alentando a todos los virginianos a que voten, voten anticipadamente», dijo Youngkin cuando emitió su voto anticipado.

La estrategia funcionó y Youngkin hizo lo que los republicanos del pasado no habían logrado: resistir el aumento de la votación anticipada demócrata con una participación significativa propia.

Los votantes rechazaron una ambiciosa reforma policial en Minneapolis

Con la creciente preocupación por la violencia armada, el intento más agresivo de reformar la policía en Estados Unidos falló una gran prueba el martes en Minneapolis.

Los votantes de la ciudad donde George Floyd murió a manos de un agente de policía blanco el año pasado, desencadenando un movimiento de protesta mundial contra la policía y la violencia racista, rechazaron una medida electoral que eventualmente habría reemplazado al Departamento de Policía de Minneapolis por un Departamento de Seguridad Pública administrado por la alcaldía.

La medida habría eliminado el requisito de emplear un número mínimo de agentes de policía en proporción a la población de la ciudad.

El concejal de la ciudad de Minneapolis, Phillipe Cunningham, quien encabezó una iniciativa de votación similar durante el año pasado, le dijo a CNN el martes por la noche que el resultado fue «realmente desafortunado».

«Acabamos de ver una clara reacción contraria al progreso en nuestra ciudad», dijo.

El éxito del status quo es un revés para el ala activista del Partido Demócrata, que ha visto avances en sus esfuerzos por reformar los departamentos de policía, pero fracasó ahora en su esfuerzo más ambicioso para reducir fundamentalmente o eliminar el papel tradicional de la policía en EE.UU.

Aún así, hubo buenas noticias para los defensores en contra de la expansión de los departamentos de policía. Los votantes en Austin, Texas, rechazaron abrumadoramente una medida que habría aumentado su fuerza policial.

Hay mensajes contradictorios para los demócratas en las elecciones de alcaldes, mientras los moderados triunfan en Nueva York, pero los progresistas logran victorias históricas

En una noche inolvidable para muchos progresistas, las elecciones a la alcaldía proyectadas por CNN pintaron una imagen compleja de lo que los votantes, especialmente los demócratas, quieren de sus líderes.

Eric Adams de Nueva York, el presidente del condado de Brooklyn, un excapitán de policía retirado que se postuló con la promesa de tomar medidas enérgicas contra el crimen y el abuso policial, ganó fácilmente las elecciones.

Mientras tanto, en Boston, Michelle Wu, una protegida progresista de la senadora Elizabeth Warren, está en camino de obtener una victoria histórica sobre su rival moderada y concejala de la ciudad Annissa Essaibi George, quien ya aceptó la derrota.

Pittsburgh también eligió al representante estatal de Pensilvania Ed Gainey como su nuevo alcalde. Gainey, un progresista, derrotó al alcalde en funciones Bill Peduto en las primarias demócratas y ahora será el primer alcalde negro allí. Y unas horas al oeste, Justin Bibb, otro candidato con apoyo progresista, será el próximo líder de Cleveland.

Pero a medida que llegaban los resultados de la costa oeste, un revés más para los progresistas: la presidenta del Concejo Municipal de Seattle Lorena González perdió contra el expresidente del Concejo Bruce Harrell.

Elecciones

(CNN) — La victoria proyectada del republicano Glenn Youngkin en la carrera por la gobernación de Virginia el martes borró cualquier duda: las escasas mayorías en el Congreso de los demócratas están en grave peligro en las elecciones de mitad de período del próximo año.

El exgobernador demócrata Terry McAuliffe esperaba que la continua impopularidad del expresidente Donald Trump detuviera el movimiento pendular contra un nuevo presidente y su partido que casi siempre se lleva a cabo en Virginia y que a menudo continúa en las elecciones intermedias del año siguiente.

ANÁLISIS | Los demócratas juzgaron mal el estado de ánimo de la nación

En cambio, Youngkin redactó un libro de jugadas para que los republicanos navegaran alrededor de Trump, manteniendo la base del expresidente energizada y al mismo tiempo recuperando una parte de los habitantes de los suburbios que habían huido del partido durante el mandato de Trump.

Si bien la contienda por el gobernador de Nueva Jersey sigue sin resolverse, con boletas aún por contar, su estado de cabeza a cabeza durante la noche del martes fue otra sorpresa para los demócratas que esperaban que el gobernador Phil Murphy llegara a la reelección. La reñida contienda de Nueva Jersey, que recibió mucha menos atención nacional que la contienda de Virginia, podría ser un indicador aún más ominoso para los demócratas de que el entorno político, al menos por el momento, ha cambiado mucho a favor de los republicanos.

El republicano Youngkin gana la carrera para gobernador de Virginia, según proyecciones de CNN

Y en ciudades de todo el país, los demócratas dominaron las elecciones a la alcaldía, según proyecciones de CNN, pero ofrecieron mensajes contradictorios sobre la dirección del partido: los progresistas consiguieron victorias históricas en Boston y Pittsburgh, mientras que un campeón moderado fue coronado en la ciudad de Nueva York.

Minneapolis rechazó una medida para reformar su departamento de policía en una votación vigilada de cerca que mostró la reacción violenta contra un movimiento de protesta que siguió al homicidio de George Floyd en manos de un agente de policía en 2020.

Aquí hay ocho conclusiones de las elecciones de 2021:

Virginia había tendido al azul… y luego llegó el martes

Hasta el martes, los demócratas dominaron en Virginia. El partido tenía el control total de la Cámara de Representantes, y el presidente Joe Biden había ganado allí por 10 puntos porcentuales hace solo un año.

McAuliffe, quien fue gobernador de 2014 a 2018, trató de recuperar su antiguo trabajo pintando a Youngkin, un ex ejecutivo de negocios de modales más suaves, como un Trump con un chaleco de lana. En cambio, Youngkin logró una hazaña notable: mantuvo la base de Trump, al mismo tiempo que aprovechó profundamente la ventaja de los demócratas con los votantes suburbanos a quienes todavía no les gusta Trump.

Youngkin ganó el 17% de los votantes que dijeron que desaprueban a Trump, según mostraron las encuestas a boca de urna, en comparación con McAuliffe que ganó solo el 5% de los que aprueban al expresidente. Youngkin también demostró ser más agradable que Trump: el 52% dijo que lo veían favorablemente, en comparación con el 42% de Trump y el 45% de McAuliffe.

Mientras McAuliffe trató de convertir la carrera en un referéndum nacional, Youngkin se centró mucho más en los problemas locales, comprometiéndose a derogar el impuesto a los comestibles, suspender el impuesto a la gasolina y reactivar la economía del estado.

Quizá lo más importante es que aprovechó la guerra cultural que se estaba gestando por la educación. Apeló a los conservadores inmersos en el ecosistema mediático de derecha prometiendo prohibir la teoría crítica de la raza, que no se enseña en las escuelas de Virginia; poner fin a los cierres escolares relacionados con el coronavirus y a los mandatos de uso de mascarillas; y lanzar un programa expansivo de escuelas autónomas. También se ganó a los moderados prometiendo un presupuesto de educación con dinero para aumentos de maestros, un tema central en sus anuncios de televisión, y educación especial.

Eso se convirtió en una coalición que podría llevar a Youngkin a la victoria.

Los republicanos pueden enfocarse en la economía y la educación

Los republicanos de todo el país estaban observando a Virginia en busca de lecciones que pudieran aplicarse a las elecciones para gobernador, la Cámara de Representantes y el Senado en las elecciones de mitad de período del próximo año, y algunos agentes del partido le dieron crédito a Youngkin por mostrar lo que podría funcionar.

La riqueza personal de Youngkin, que no se puede replicar fácilmente, ayudó. Pudo definirse a sí mismo en anuncios de televisión antes de que McAuliffe pudiera transformarlo en «Trumpkin».

Pero su mensaje, centrado en los pasos a nivel estatal que tomaría sobre el crimen, la economía y la educación, podría funcionar en todo el mapa, dijo un estratega republicano, particularmente si Biden continúa enfrentando una economía débil y un Capitolio estancado.

Además de definirse a sí mismo temprano, Youngkin aprovechó los problemas económicos que surgieron durante la presidencia de Biden, y lo hizo sin recordar a los votantes a Trump. La educación fue un tema particularmente importante en Virginia para Youngkin, dijo el estratega; otras cuestiones, como la inmigración, podrían desempeñar ese papel en otros estados.

Por supuesto, la pregunta más importante para los republicanos en 2022 puede ser si los candidatos en el molde de Youngkin, con la capacidad de construir sus propias marcas separadas de Trump, pueden sobrevivir a las contiendas primarias contra los feroces aliados de Trump que podrían verse arrastrados por su lealtad al expresidente en elecciones generales.

El líder del extremismo estadounidense es Trump y todos tratan de imitarlo, según colaboradora de CNN Los votantes pueden haber pasado del covid-19

Un año después de que la negación de Trump y el mal manejo de la pandemia de coronavirus fuera la historia dominante en la política estadounidense, la pandemia parece estar desapareciendo como un factor determinante en las urnas.

En Virginia, solo el 14% de los votantes dijo que la pandemia de coronavirus era el problema más importante que enfrentaba el estado, mostraron las encuestas a boca de urna. Eso estaba por detrás de la economía (33%), la educación (24%) y los impuestos (15%).

Y aunque McAuliffe ganó el 83% de los votos de aquellos que dijeron que el coronavirus es el problema más importante que enfrenta Virginia, perdió ante Youngkin por dos dígitos entre los que identificaron todos los demás problemas como primordiales.

Hacer que todo fuera sobre Trump no funcionó

McAuliffe hizo todo lo posible para vincular a Glenn Youngkin con Donald Trump y fracasó.

El mensaje central de McAuliffe durante el cierre de la campaña fue que los mismos votantes que rechazaron a Trump por 10 puntos porcentuales en 2020 deberían hacer lo mismo con Youngkin. El esfuerzo estaba dirigido a impulsar la participación demócrata y, aunque la participación de la izquierda parece haber sido significativa, los resultados de las elecciones de Virginia han dejado en claro a los demócratas de todo el país que el presidente republicano, ahora que está fuera de oficina, no es el ‘coco’ que alguna vez fue.

«No hay duda de que McAuliffe confió demasiado en Trump en ausencia de cualquier otra cosa. Eso fue un error», dijo a CNN un alto funcionario demócrata. «Usar a Trump está bien. Usar solo a Trump en ausencia de cualquier otra cosa no es una buena estrategia».

Este fracaso tiene implicaciones para los demócratas en el futuro. Aunque Trump intentó inyectarse en esta carrera, el enfoque en los mensajes negativos le dio a McAuliffe poco espacio para impulsar un mensaje afirmativo de por qué los votantes deberían respaldarlo. La derrota ahora obliga a los demócratas, antes de 2022, a determinar cómo reunir su base y hacerla crecer en las próximas elecciones.

La ironía es que el propio McAuliffe puede haber estado dudando de su enfoque absoluto en Trump.

«Me encantaría que viniera. Pero ya sabes… esto no se trata de Trump», le dijo McAuliffe a CNN antes de pasar los últimos días hablando del expresidente.

La reñida carrera de Nueva Jersey es un mal presagio para los demócratas

Este era el año en que los demócratas de Nueva Jersey iban a romper su notable racha de 44 años de no reelegir a un gobernador demócrata.

Y aún podría suceder: hay muchos votos sin contar y el gobernador demócrata en funciones, Phil Murphy, podría muy bien ganar un segundo mandato.

Pero los votos contados mostraron una carrera reñida, que permaneció sin ganador la madrugada del miércoles. No es así como Murphy o los demócratas del Garden State lo imaginaban. Y gane o pierda, el estrecho margen sugiere que los demócratas enfrentan duras probabilidades en las elecciones de mitad de período de 2022.

En esta carrera, Murphy iba adelante del candidato republicano Jack Ciattarelli, un hombre de negocios y ex legislador estatal, por dos dígitos (o casi) en la mayoría de las últimas encuestas. Sí, mientras que el índice de aprobación de Biden en el estado está bajo el agua, el de Murphy no. Su respuesta a la pandemia, incluidos los mandatos de uso de mascarillas y vacunación, ha sido un triunfo político.

Pero Ciattarelli lideró al titular en un tema crucial, el más crucial, según una encuesta reciente de Monmouth que pidió a los votantes que clasificaran sus preocupaciones: los impuestos. Y criticó a Murphy por un comentario en el que el gobernador minimizó el tema, diciendo: «Si los impuestos son tu problema, probablemente no somos tu estado».

Ciattarelli trató de mantenerse alejado de Trump, una figura impopular en el estado (donde tiene una casa), una estrategia mayormente exitosa que se vio socavada por el hecho de que apareció en un mitin de «Stop the Steal» el año pasado.

ANÁLISIS | Trump intensifica su encubrimiento del 6 de enero y su regreso político Las elecciones aún funcionan

Con tanto cuestionamiento infundado sobre las elecciones después de la derrota de Trump en 2020, existía el temor de que el escepticismo y el miedo llevaran a elecciones con baja participación.

Eso no sucedió. Y las carreras del martes por la noche demostraron que las elecciones funcionan y pueden transcurrir sin problemas. Se informaron muy pocos problemas y, cuando hubo errores, se corrigieron y abordaron.

Esto fue particularmente claro en Virginia, donde el estado gastó el uso de la votación anticipada y por correo en respuesta a la pandemia de coronavirus y continuó la práctica para las carreras de 2020. Y, en respuesta, ambos candidatos se aprovecharon, incluido Youngkin, quien se opuso al escepticismo republicano de la votación en días no electorales e instó a sus seguidores a votar anticipadamente.

«Estábamos realmente emocionados de tener la oportunidad de votar temprano. Hemos estado alentando a todos los virginianos a que voten, voten anticipadamente», dijo Youngkin cuando emitió su voto anticipado.

La estrategia funcionó y Youngkin hizo lo que los republicanos del pasado no habían logrado: resistir el aumento de la votación anticipada demócrata con una participación significativa propia.

Los votantes rechazaron una ambiciosa reforma policial en Minneapolis

Con la creciente preocupación por la violencia armada, el intento más agresivo de reformar la policía en Estados Unidos falló una gran prueba el martes en Minneapolis.

Los votantes de la ciudad donde George Floyd murió a manos de un agente de policía blanco el año pasado, desencadenando un movimiento de protesta mundial contra la policía y la violencia racista, rechazaron una medida electoral que eventualmente habría reemplazado al Departamento de Policía de Minneapolis por un Departamento de Seguridad Pública administrado por la alcaldía.

La medida habría eliminado el requisito de emplear un número mínimo de agentes de policía en proporción a la población de la ciudad.

El concejal de la ciudad de Minneapolis, Phillipe Cunningham, quien encabezó una iniciativa de votación similar durante el año pasado, le dijo a CNN el martes por la noche que el resultado fue «realmente desafortunado».

«Acabamos de ver una clara reacción contraria al progreso en nuestra ciudad», dijo.

El éxito del status quo es un revés para el ala activista del Partido Demócrata, que ha visto avances en sus esfuerzos por reformar los departamentos de policía, pero fracasó ahora en su esfuerzo más ambicioso para reducir fundamentalmente o eliminar el papel tradicional de la policía en EE.UU.

Aún así, hubo buenas noticias para los defensores en contra de la expansión de los departamentos de policía. Los votantes en Austin, Texas, rechazaron abrumadoramente una medida que habría aumentado su fuerza policial.

Christian Meier, sobre la reforma policial en EE.UU.: «Hay manzanas podridas en todos lados» Hay mensajes contradictorios para los demócratas en las elecciones de alcaldes, mientras los moderados triunfan en Nueva York, pero los progresistas logran victorias históricas

En una noche inolvidable para muchos progresistas, las elecciones a la alcaldía proyectadas por CNN pintaron una imagen compleja de lo que los votantes, especialmente los demócratas, quieren de sus líderes.

Eric Adams de Nueva York, el presidente del condado de Brooklyn, un excapitán de policía retirado que se postuló con la promesa de tomar medidas enérgicas contra el crimen y el abuso policial, ganó fácilmente las elecciones.

Mientras tanto, en Boston, Michelle Wu, una protegida progresista de la senadora Elizabeth Warren, está en camino de obtener una victoria histórica sobre su rival moderada y concejala de la ciudad Annissa Essaibi George, quien ya aceptó la derrota.

ANÁLISIS | Los progresistas se tambalean luego de que los moderados dieran un nuevo golpe salvaje al paquete de gastos

Pittsburgh también eligió al representante estatal de Pensilvania Ed Gainey como su nuevo alcalde. Gainey, un progresista, derrotó al alcalde en funciones Bill Peduto en las primarias demócratas y ahora será el primer alcalde negro allí. Y unas horas al oeste, Justin Bibb, otro candidato con apoyo progresista, será el próximo líder de Cleveland.

Pero a medida que llegaban los resultados de la costa oeste, un revés más para los progresistas: la presidenta del Concejo Municipal de Seattle Lorena González perdió contra el expresidente del Concejo Bruce Harrell.

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver