Cuba está tomando medidas enérgicas contra los opositores. Este disidente dice que protestará de todos modos

La Habana, Cuba (CNN) — Un dramaturgo delgado, con gafas y de tendencia izquierdista, cuyas obras hasta hace poco fueron promovidas por el gobierno, parecería un candidato poco probable para convertirse en el enemigo público número uno de Cuba.

Pero los funcionarios cubanos apuntan cada vez más a Yunior García Aguilera y su propuesta de realizar una marcha política pacífica a finales de este mes, para lo cual el Estado ya ha negado el permiso.

«Los cubanos hemos pasado demasiado tiempo en silencio», dijo García Aguilera durante una entrevista en su estrecho apartamento en el oprimido barrio de San Agustín en La Habana. «Es hora de abrir la boca con libertad y decir lo que pensamos».

García Aguilera no es el típico disidente cubano antigubernamental. Ha trabajado durante años en producciones estatales de teatro y televisión, es crítico del embargo estadounidense sobre la isla y dice que es más liberal que el liderazgo «conservador» de Cuba. Los medios estatales cubanos lo compararon esta semana con el reconocido dramaturgo checo y defensor de los derechos humanos Vaclav Havel, aunque la descripción no fue un cumplido.

Su marcha planeada tiene como objetivo pedir reformas democráticas al sistema político de la nación caribeña, así como la liberación de los presos políticos. En respuesta, el estado cubano lo ha atacado con una avalancha de acusaciones.

La televisión estatal cubana ha transmitido grabaciones de las llamadas telefónicas personales de García Aguilera y ha emitido programas que alegan lazos turbios entre el dramaturgo y las fuerzas oscuras supuestamente empeñadas en derrocar la revolución cubana de más de seis décadas.

En una llamada telefónica, se puede escuchar a García Aguilera teniendo una conversación superficial con un conocido exiliado cubano anticastrista Ramón Saúl Sánchez, quien ofrece su apoyo a García Aguilera. Los funcionarios del gobierno cubano consideraron la llamada como una prueba irrefutable de que el dramaturgo ha estado en contacto con exiliados cubanos en Florida, a quienes el gobierno acusa de planear ataques terroristas en la isla.

Y en un video que se transmitió el lunes en el programa de televisión Razones de Cuba, un médico local llamado Carlos Leonardo Vázquez González mostró fotos de una conferencia a la que dijo haber asistido con García Aguilera y otros críticos del gobierno cubano en Madrid en 2019.

Vázquez González también dijo en el programa que en realidad era un agente doble, informando a la seguridad del estado cubano sobre García Aguilera.

“Lo que estamos viendo en Yunior es la creación y actuación de un contrarrevolucionario”, dijo Vázquez González.

García Aguilera confirmó la autenticidad de la llamada telefónica y la conferencia, pero dijo que fueron tergiversadas en la televisión. Niega haber recibido financiación de gobiernos extranjeros o grupos de exiliados e insiste en que está impulsando un cambio democrático desde Cuba utilizando vías legales.

La protesta de disidentes en Cuba

En apoyo de su plan de protesta, García Aguilera formó un grupo llamado Archipiélago, que tiene más de 31.000 seguidores en Facebook. Los miembros del grupo dicen que ellos también son acosados por su activismo y se quejan de ser seguidos por agentes de seguridad del estado vestidos de civil y de recibir amenazas por parte de funcionarios del gobierno.

Los miembros también acusan al proveedor estatal de telecomunicaciones de Cuba de impedir que los cubanos envíen mensajes de texto con la palabra archipiélago en español o la fecha de su protesta planificada, una táctica de censura establecida desde hace mucho tiempo en la isla. CNN ha confirmado de forma independiente el bloqueo de mensajes.

En octubre, García Aguilera publicó en las redes sociales fotos del cadáver y la sangre y las plumas de un ave muerta que se esparcieron por la entrada de su apartamento en medio de la noche, una escena sangrienta que entendió como una advertencia para detener su activismo.

Culpó al gobierno por el vandalismo, diciendo que la policía que vigilaba su casa habría sabido quién era el responsable. Los funcionarios cubanos no han respondido a sus acusaciones de acoso.

El lunes, la esposa de García Aguilera también filmó a los vecinos realizando un «acto de repudio» nocturno, coreando consignas del gobierno en la puerta de la pareja y «advirtiéndole» que detuviera su activismo.

Sin embargo, García Aguilera y un puñado de otros organizadores de la protesta dicen que tienen la intención de seguir adelante con su marcha planificada. Dicen que quieren que los manifestantes pacíficos arrestados después de las manifestaciones del 11 de julio sean liberados, más garantías para las libertades individuales y el levantamiento de la censura oficial.

Periodista sobre Cuba: La gente no tiene miedo 1:14

Un momento peligroso para protestar

Hablar en contra del gobierno liderado por el Partido Comunista de la isla conlleva riesgos aún mayores de lo habitual, después de que el Estado fue sacudido por protestas generalizadas en julio, el aumento de las sanciones económicas de Estados Unidos y la implosión de su industria turística durante la pandemia.

Según el grupo Cubalex, que monitorea los asuntos legales en la isla, al menos 1.175 cubanos fueron arrestados luego de las protestas del 11 de julio cuando decenas de personas salieron a las calles para exigir mayores libertades y condiciones económicas, la manifestación más grande que se lleva a cabo en Cuba desde la revolución de 1959.

Si bien los funcionarios del gobierno dijeron que atacaron a los manifestantes que atacaron a la policía y saquearon tiendas, decenas de personas dijeron que fueron arrestadas violentamente por marchar pacíficamente o simplemente por filmar las protestas.

Los funcionarios del gobierno insisten en que la constitución de la isla otorga a los cubanos el derecho a protestar, pero en la práctica, las manifestaciones son rápidamente disueltas por la policía y los críticos del gobierno son acusados de ser «mercenarios» al servicio de la némesis de Cuba en la Guerra Fría, Estados Unidos.

«Tener opiniones diferentes, incluidas las políticas, no constituye un delito», dijo Rubén Remigio Ferro, presidente de la Corte Suprema del Pueblo de Cuba, en una conferencia de prensa en julio poco después de las protestas. «Pensar de manera diferente, cuestionar lo que está pasando, manifestarse no es un delito».

Esos comentarios que indican una apertura para algunos disidentes son los que inspiraron a García Aguilera y otros miembros del grupo Archipiélago a postularse para realizar marchas pacíficas en varias ciudades de la isla, dijo el dramaturgo a CNN.

Cilano: Reprimir, lo único que le queda al gobierno cubano 1:31

En Cuba «no hay Estado de derecho»

Sin embargo, el gobierno cubano ha descrito las marchas planeadas como un pretexto inventado por los exiliados cubanos y el gobierno de Estados Unidos que llevaría a una invasión de Cuba «por el enemigo». Ha anunciado ejercicios militares en toda la isla para el mismo día.

«Los promotores [de la protesta], sus proyecciones públicas y vínculos con organizaciones o agencias subversivas financiadas por el gobierno de Estados Unidos tienen la abierta intención de cambiar el sistema político de nuestro país», dijo el presidente de Cuba Miguel Díaz-Canel en un discurso ante el Comité Central del Partido Comunista de Cuba en octubre.

Los medios estatales cubanos ya han difundido imágenes de milicias entrenando con AK-47 y miembros del «Comité de Defensa de la Revolución» patrullando las calles con bastones de metal.

García Aguilera pasó la marcha propuesta del 20 de noviembre al 15 de noviembre, aunque es poco probable que el gobierno cubano permita la participación de manifestantes independientemente de la fecha. Dijo que la reacción exagerada del gobierno a su marcha propuesta solo ha demostrado su punto.

«Han demostrado que no hay Estado de derecho», dijo. «No hay posibilidad de que los ciudadanos muestren de manera legal, pacífica y ordenada su desacuerdo con esos poderes».

Con tanta tensión en el aire, no está claro cuántos cubanos se unirán al llamado de protesta de García Aguilera, pero la iniciativa ya amenaza con afectar aún más las deterioradas relaciones entre Estados Unidos y Cuba.

«El régimen cubano no está satisfaciendo las necesidades más básicas de la gente. Eso incluye la comida. Eso incluye la medicina. Ahora es una oportunidad para escuchar al pueblo cubano y hacer un cambio positivo», dijo el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, en octubre.

La administración de Biden advirtió al gobierno cubano que si impide que se lleve a cabo la marcha, la isla podría enfrentar nuevas sanciones económicas.

Cuba

La Habana, Cuba (CNN) — Un dramaturgo delgado, con gafas y de tendencia izquierdista, cuyas obras hasta hace poco fueron promovidas por el gobierno, parecería un candidato poco probable para convertirse en el enemigo público número uno de Cuba.

Pero los funcionarios cubanos apuntan cada vez más a Yunior García Aguilera y su propuesta de realizar una marcha política pacífica a finales de este mes, para lo cual el Estado ya ha negado el permiso.

«Los cubanos hemos pasado demasiado tiempo en silencio», dijo García Aguilera durante una entrevista en su estrecho apartamento en el oprimido barrio de San Agustín en La Habana. «Es hora de abrir la boca con libertad y decir lo que pensamos».

García Aguilera no es el típico disidente cubano antigubernamental. Ha trabajado durante años en producciones estatales de teatro y televisión, es crítico del embargo estadounidense sobre la isla y dice que es más liberal que el liderazgo «conservador» de Cuba. Los medios estatales cubanos lo compararon esta semana con el reconocido dramaturgo checo y defensor de los derechos humanos Vaclav Havel, aunque la descripción no fue un cumplido.

Su marcha planeada tiene como objetivo pedir reformas democráticas al sistema político de la nación caribeña, así como la liberación de los presos políticos. En respuesta, el estado cubano lo ha atacado con una avalancha de acusaciones.

Cantante cubano Maykel Osorbo explica en audio motivos de su huelga de hambre en detención

La televisión estatal cubana ha transmitido grabaciones de las llamadas telefónicas personales de García Aguilera y ha emitido programas que alegan lazos turbios entre el dramaturgo y las fuerzas oscuras supuestamente empeñadas en derrocar la revolución cubana de más de seis décadas.

En una llamada telefónica, se puede escuchar a García Aguilera teniendo una conversación superficial con un conocido exiliado cubano anticastrista Ramón Saúl Sánchez, quien ofrece su apoyo a García Aguilera. Los funcionarios del gobierno cubano consideraron la llamada como una prueba irrefutable de que el dramaturgo ha estado en contacto con exiliados cubanos en Florida, a quienes el gobierno acusa de planear ataques terroristas en la isla.

Y en un video que se transmitió el lunes en el programa de televisión Razones de Cuba, un médico local llamado Carlos Leonardo Vázquez González mostró fotos de una conferencia a la que dijo haber asistido con García Aguilera y otros críticos del gobierno cubano en Madrid en 2019.

Vázquez González también dijo en el programa que en realidad era un agente doble, informando a la seguridad del estado cubano sobre García Aguilera.

“Lo que estamos viendo en Yunior es la creación y actuación de un contrarrevolucionario”, dijo Vázquez González.

García Aguilera confirmó la autenticidad de la llamada telefónica y la conferencia, pero dijo que fueron tergiversadas en la televisión. Niega haber recibido financiación de gobiernos extranjeros o grupos de exiliados e insiste en que está impulsando un cambio democrático desde Cuba utilizando vías legales.

Disidentes cubanos: «Cada día el régimen se hace más represivo»

La protesta de disidentes en Cuba

En apoyo de su plan de protesta, García Aguilera formó un grupo llamado Archipiélago, que tiene más de 31.000 seguidores en Facebook. Los miembros del grupo dicen que ellos también son acosados por su activismo y se quejan de ser seguidos por agentes de seguridad del estado vestidos de civil y de recibir amenazas por parte de funcionarios del gobierno.

Los miembros también acusan al proveedor estatal de telecomunicaciones de Cuba de impedir que los cubanos envíen mensajes de texto con la palabra archipiélago en español o la fecha de su protesta planificada, una táctica de censura establecida desde hace mucho tiempo en la isla. CNN ha confirmado de forma independiente el bloqueo de mensajes.

En octubre, García Aguilera publicó en las redes sociales fotos del cadáver y la sangre y las plumas de un ave muerta que se esparcieron por la entrada de su apartamento en medio de la noche, una escena sangrienta que entendió como una advertencia para detener su activismo.

Culpó al gobierno por el vandalismo, diciendo que la policía que vigilaba su casa habría sabido quién era el responsable. Los funcionarios cubanos no han respondido a sus acusaciones de acoso.

El lunes, la esposa de García Aguilera también filmó a los vecinos realizando un «acto de repudio» nocturno, coreando consignas del gobierno en la puerta de la pareja y «advirtiéndole» que detuviera su activismo.

Sin embargo, García Aguilera y un puñado de otros organizadores de la protesta dicen que tienen la intención de seguir adelante con su marcha planificada. Dicen que quieren que los manifestantes pacíficos arrestados después de las manifestaciones del 11 de julio sean liberados, más garantías para las libertades individuales y el levantamiento de la censura oficial.

Periodista sobre Cuba: La gente no tiene miedo 1:14Un momento peligroso para protestar

Hablar en contra del gobierno liderado por el Partido Comunista de la isla conlleva riesgos aún mayores de lo habitual, después de que el Estado fue sacudido por protestas generalizadas en julio, el aumento de las sanciones económicas de Estados Unidos y la implosión de su industria turística durante la pandemia.

Según el grupo Cubalex, que monitorea los asuntos legales en la isla, al menos 1.175 cubanos fueron arrestados luego de las protestas del 11 de julio cuando decenas de personas salieron a las calles para exigir mayores libertades y condiciones económicas, la manifestación más grande que se lleva a cabo en Cuba desde la revolución de 1959.

Si bien los funcionarios del gobierno dijeron que atacaron a los manifestantes que atacaron a la policía y saquearon tiendas, decenas de personas dijeron que fueron arrestadas violentamente por marchar pacíficamente o simplemente por filmar las protestas.

Los funcionarios del gobierno insisten en que la constitución de la isla otorga a los cubanos el derecho a protestar, pero en la práctica, las manifestaciones son rápidamente disueltas por la policía y los críticos del gobierno son acusados de ser «mercenarios» al servicio de la némesis de Cuba en la Guerra Fría, Estados Unidos.

«Tener opiniones diferentes, incluidas las políticas, no constituye un delito», dijo Rubén Remigio Ferro, presidente de la Corte Suprema del Pueblo de Cuba, en una conferencia de prensa en julio poco después de las protestas. «Pensar de manera diferente, cuestionar lo que está pasando, manifestarse no es un delito».

Esos comentarios que indican una apertura para algunos disidentes son los que inspiraron a García Aguilera y otros miembros del grupo Archipiélago a postularse para realizar marchas pacíficas en varias ciudades de la isla, dijo el dramaturgo a CNN.

Al son de la canción viral “Patria y vida” protestan contra el gobierno cubano en La Habana Cilano: Reprimir, lo único que le queda al gobierno cubano 1:31En Cuba «no hay Estado de derecho»

Sin embargo, el gobierno cubano ha descrito las marchas planeadas como un pretexto inventado por los exiliados cubanos y el gobierno de Estados Unidos que llevaría a una invasión de Cuba «por el enemigo». Ha anunciado ejercicios militares en toda la isla para el mismo día.

«Los promotores [de la protesta], sus proyecciones públicas y vínculos con organizaciones o agencias subversivas financiadas por el gobierno de Estados Unidos tienen la abierta intención de cambiar el sistema político de nuestro país», dijo el presidente de Cuba Miguel Díaz-Canel en un discurso ante el Comité Central del Partido Comunista de Cuba en octubre.

Los medios estatales cubanos ya han difundido imágenes de milicias entrenando con AK-47 y miembros del «Comité de Defensa de la Revolución» patrullando las calles con bastones de metal.

García Aguilera pasó la marcha propuesta del 20 de noviembre al 15 de noviembre, aunque es poco probable que el gobierno cubano permita la participación de manifestantes independientemente de la fecha. Dijo que la reacción exagerada del gobierno a su marcha propuesta solo ha demostrado su punto.

«Han demostrado que no hay Estado de derecho», dijo. «No hay posibilidad de que los ciudadanos muestren de manera legal, pacífica y ordenada su desacuerdo con esos poderes».

Con tanta tensión en el aire, no está claro cuántos cubanos se unirán al llamado de protesta de García Aguilera, pero la iniciativa ya amenaza con afectar aún más las deterioradas relaciones entre Estados Unidos y Cuba.

«El régimen cubano no está satisfaciendo las necesidades más básicas de la gente. Eso incluye la comida. Eso incluye la medicina. Ahora es una oportunidad para escuchar al pueblo cubano y hacer un cambio positivo», dijo el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, en octubre.

La administración de Biden advirtió al gobierno cubano que si impide que se lleve a cabo la marcha, la isla podría enfrentar nuevas sanciones económicas.

 

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver