La humanidad necesita abandonar el carbón para sobrevivir, pero también necesita la electricidad

(CNN) — En una tranquila mañana de domingo, un rugido desgarrador reverberó en el pueblo inglés de Eggborough cuando cuatro gigantescas torres de refrigeración de concreto implosionaron y se derrumbaron contra el suelo, transformadas en nubes de escombros en cuestión de segundos.

Instantes después de su demolición, resultaba difícil imaginar que las estructuras hubieran estado allí, tan fuera de lugar, sobresaliendo 90 metros hacia el cielo entre los verdes campos que rodean el río Aire.

La central de Eggborough es apenas una de las 14 centrales de carbón que el Reino Unido ha dejado de utilizar en la última década. En 2012, el 40% de la energía del Reino Unido procedía del carbón. En 2020, estaba por debajo del 2%. El año pasado, el país pasó 67 días sin utilizar carbón para la producción de energía.

Los líderes del clima que participan en las conversaciones de la COP26 en Glasgow, Escocia intensificarán este jueves sus esfuerzos para establecer una fecha final del uso del carbón, el mayor contribuyente a la crisis climática.

En la reunión del G20 celebrada en Roma el fin de semana, los líderes no especificaron cómo eliminarían el uso del carbón. Será difícil convencer a los países en desarrollo de que vayan más allá que el mundo rico.

El panorama es bastante optimista en Europa occidental e incluso en Estados Unidos, donde parece que el combustible fósil está en las últimas, salvo algunos focos de resistencia.

Bélgica, Austria y Suecia se encuentran entre el creciente número de países europeos que ya no utilizan el carbón para generar electricidad.

En Estados Unidos, que técnicamente no tiene un plan de eliminación del carbón, éste se ha reducido drásticamente en favor del gas natural, que emite aproximadamente la mitad de dióxido de carbono. El lento pero constante aumento de la energía eólica también está contribuyendo a la desaparición del carbón.

En todo el mundo, las centrales de carbón propuestas se están cancelando rápidamente. Un informe del grupo de reflexión sobre el clima E3G detectó una reducción del 76% en las propuestas de construcción de centrales de carbón desde la firma del Acuerdo de París en 2015.

Pero la tendencia se distribuye de forma desigual. Las centrales de carbón siguen aumentando en gran parte de Asia, y aunque la generación de energía a partir del carbón alcanzó técnicamente su punto máximo en 2013, básicamente se ha estancado desde entonces. La actual crisis energética mundial, desencadenada por un repunte económico más rápido de lo previsto en medio de la pandemia, incluso le dio un nuevo impulso. El mes pasado, los precios del carbón alcanzaron su máximo histórico.

Por cada Bélgica, Austria y Suecia hay una China, India e Indonesia, donde el carbón sigue siendo el rey. Relegar el carbón al pasado es un requisito para frenar el rápido cambio climático, pero puede que no ocurra a la velocidad que les gustaría a los líderes climáticos occidentales.

Sin embargo, Alok Sharma, el legislador del Reino Unido que preside la COP26, tiene la esperanza de que aún pueda ocurrir.

El G20 acordó dejar de financiar proyectos internacionales de carbón para finales de año, señaló. China asumió un compromiso similar en septiembre, lo que eliminó la mayor fuente de financiación internacional del carbón en el planeta.

«Esto ha acabado efectivamente con la financiación pública de los proyectos de carbón en el extranjero», dijo Sharma a CNN.

«Para cumplir los objetivos del Acuerdo de París, todos los países tienen que aumentar su ambición y actuar con urgencia para relegar el carbón a la historia».

Ya se han dado algunos cambios. El gobierno del Reino Unido anunció el jueves que 23 nuevos países, incluyendo grandes usuarios de carbón como Polonia y Vietnam, y docenas de organizaciones se habían comprometido a detener la construcción de nuevos proyectos de carbón y a eliminar gradualmente el combustible fósil para la década de 2030 en el caso de las naciones desarrolladas, y para la década de 2040 en el caso del mundo en desarrollo.

A pesar de todos estos avances, la verdadera transición mundial del carbón solo se producirá cuando China lo decida.

China consume más carbón que el resto del mundo junto



Una central eléctrica de carbón en Jiayuguan, provincia de Gansu, China. Crédito: Getty Images

Fue en China donde el mundo vio la primera mina de carbón a gran escala tal y como la conocemos, hace unos 3.000 años, y es probable que China sea el país que determine el destino del carbón.

En la actualidad, China consume más carbón que el resto del mundo junto. Para mantener la electricidad de sus 1.400 millones de habitantes, pero también para fabricar enormes cantidades de productos para la exportación y artículos de la industria pesada –acero, cemento, productos químicos– utilizados en todo el mundo.

Aunque China se ha comprometido a dejar de financiar proyectos de carbón en el extranjero, sigue construyendo plantas de carbón y abriendo minas a un ritmo acelerado.

China tiene más de 1.200 grandes plantas de carbón en funcionamiento, y tiene planes para construir unas 150 más, según el Global Energy Monitor (GEM), que rastrea la infraestructura y la financiación de los combustibles fósiles en todo el mundo. Solo en 2019, China abrió 102 minas, según los datos del GEM.

«La escala de lo que China ha estado construyendo en las últimas dos décadas es extraordinaria. Ahora representa la mitad de la energía de carbón del mundo», dijo la directora del programa de GEM para el carbón, Christine Shearer, a CNN.

«Se ha avanzado mucho en la detención del aumento de las propuestas de plantas de carbón y en la estabilización de la demanda de energía de carbón a nivel mundial, pero es necesario que ocurra mucho, mucho más rápido, si queremos mantener vivos los objetivos climáticos».

Los científicos afirman que el mundo necesita reducir a la mitad las emisiones de gases de efecto invernadero en esta década y llegar a cero neto a mediados de siglo para tener alguna posibilidad de contener el calentamiento global a un nivel que evite la catástrofe.

«Para alcanzar el nivel cero en 2050, es necesario que el sector energético tenga cero emisiones de carbono una década antes», dijo Shearer.

«Así que el mundo no debería utilizar carbón en absoluto más allá de 2040».

El enviado de China para el clima Xie Zhenhua dijo este martes en Glasgow que el objetivo de su país era controlar estrictamente el consumo de carbón de aquí a 2025, y reducirlo gradualmente hasta algún momento antes de 2030. Beijing también dijo recientemente que los combustibles fósiles constituirían solo el 20% de su mezcla energética para 2060, cuando planea ser carbono neutral. Los líderes mundiales en materia de clima, entre ellos Sharma y el enviado de EE.UU. para el clima John Kerry han presionado a China para que actúe con mayor rapidez y ambición.

China dice que está haciendo lo que le toca, y como nación en desarrollo no debería esperarse que tenga los mismos objetivos que el mundo desarrollado.

«En los últimos 200 años, los países desarrollados, en el proceso de industrialización, han emitido gases de efecto invernadero a la atmósfera, y tienen una responsabilidad histórica ineludible en el cambio climático global», dijo el Ministerio de Asuntos Exteriores de China en un comunicado a CNN.

«China siempre ha cumplido su palabra sobre la respuesta al cambio climático. Cumpliremos plenamente nuestros compromisos y nos esforzaremos por hacerlo mejor dentro de nuestras posibilidades».

La crisis energética mundial, con China en el centro, no ha ayudado. Hace apenas un año, las autoridades de Beijing pedían a los dirigentes provinciales que produjeran menos carbón, en parte para ayudar a China a cumplir sus objetivos climáticos. Pero el mes pasado ordenó a más de 70 minas de la provincia de Mongolia Interior que añadieran 1.000 millones de toneladas de carbón a su producción. Hace apenas unas semanas, ordenó a todos los operadores de minas del país que produjeran todo el carbón posible.

Si se observa la actividad en Mongolia Interior, es difícil imaginar que China cumpla incluso sus promesas actuales. Hay más de 300 plantas de carbón y 100 minas repartidas por toda la provincia, que se extiende por casi 2.500 kilómetros hasta Rusia, en paisajes cambiantes de estepas, desierto, bosques y humedales.

Pero la provincia también tiene un enorme potencial de energías renovables, algunas de las cuales está explorando.

En las dunas de arena del desierto de Kubuqi de la provincia, se encuentra una gigantesca granja solar del tamaño de casi 200 campos de fútbol, con sus paneles cuidadosamente dispuestos de manera que, si se mira desde un avión, forman la imagen de un caballo galopando.

Poco a poco, un proyecto de reverdecimiento está devolviendo las plantas, césped y agricultura a este desierto, que solía estar repleto de vida pero se perdió por la sobreexplotación de la tierra.

La granja solar en el desierto de Kubuqui, Mongolia.

Li Danqing, defensor del clima y la energía de Greenpeace en Beijing, dijo que las provincias mineras de carbón en China no son diferentes a las de cualquier otro país que ha luchado por abandonar el carbón: tiene mucho que ver con el empleo. Algunas de las plantas construidas en Mongolia Interior ni siquiera son necesarias para satisfacer la demanda, dijo.

«Hay una enorme presión para asegurar el sustento de la gente en estas provincias mineras de carbón. Así que esto es algo que todavía hay que resolver: cómo encontrar nuevas industrias para ellos», dijo Li a CNN.

«Las energías renovables son una muy buena opción porque Mongolia Interior no solo tiene reservas de carbón muy abundantes, sino que también sus recursos eólicos y solares son muy abundantes. Así que Mongolia Interior podría ser realmente un modelo a seguir para estas provincias mineras de carbón para transicionar a una economía más baja en carbono».

En la conferencia COP26, Sharma esperaba que el mundo en desarrollo y emergente, incluidos los grandes consumidores de carbón como China, India e Indonesia, dejaran de utilizar este combustible fósil para 2040. Aunque no se vislumbra una fecha para el fin del carbón en Asia, hay ciertas señales.

Tras el anuncio de que Estados Unidos, el Reino Unido y la Unión Europea ayudarían a Sudáfrica a financiar su transición del carbón, la ministra de Economía de Indonesia Sri Mulyani Indrawati declaró que su país estaba buscando un acuerdo similar. Indonesia es el séptimo mayor consumidor de carbón del mundo y depende en gran medida de él para obtener energía. También es el mayor exportador de carbón del mundo por volumen.

La expectativa es que los países desarrollados, que ya se han industrializado y son los que más han contribuido a la crisis climática, sean los primeros, en 2030.

Pero no todos están en ese punto, todavía.

Australia aprueba minas nuevas

La delegación de Australia acudió a las conversaciones de la COP26 en Glasgow con los planes climáticos más débiles de todas las naciones desarrolladas del G20. No tiene una fecha clara para el fin del uso del carbón y su gobierno afirma que planea seguir extrayendo y exportando este combustible fósil mucho más allá de 2030.

El país gana más dinero que cualquier otra nación con la exportación de carbón de sus aproximadamente 100 minas, y tiene la mayor proporción de carbón en su mezcla energética de todas las naciones desarrolladas del G20, con un 54%, según el grupo de expertos en clima y energía Ember.

Mientras países como China demanden grandes volúmenes de carbón, el gobierno de Australia ha dejado claro que lo seguirá suministrando. Australia obtiene unos US$ 50.000 millones al año en exportaciones de carbón y el sector da empleo directo a unos 50.000 australianos, según datos del gobierno. El país ha aprobado recientemente tres nuevas minas en el espacio de un mes.

La verdadera ventaja para el gobierno de Australia es que todo el carbón que exporta no se contabiliza en los niveles oficiales de emisiones de gases de efecto invernadero del país. Las normas de la ONU establecen que las emisiones de un país se basan en los combustibles fósiles que queman, no en los que extraen y venden en el extranjero.

«Nuestro carbón es el mejor del mundo. La gente lo quiere. Los países lo necesitan. El interés propio será siempre lo primero», afirma Joel Fitzgibbon, que representa a la región australiana de Hunter en el parlamento federal desde 1996.

Fitzgibbon es miembro del Partido Laborista de la oposición australiana, pero él también cree que el carbón tiene un futuro de décadas en el país y que incluso puede seguir extrayéndose y utilizándose sin comprometer la promesa de Australia de llegar a un nivel cero en 2050, en el que el país no emitiría más gases de efecto invernadero de los que elimina.

Tim Baxter, investigador principal del Consejo Australiano del Clima, que es independiente del gobierno, rechazó el cálculo de Fitzgibbon: «No concuerda con los consejos de todas las autoridades serias en la materia, incluida la históricamente conservadora Agencia Internacional de la Energía (IEA, por sus siglas en inglés), que declaró en su trayectoria Net Zero 2050, en mayo de este año, que para lograr el cero neto es necesario que no se desarrollen nuevos proyectos de carbón, petróleo o gas de ningún tipo en ningún lugar del mundo a partir de ahora», dijo Baxter a CNN.

Unas 12.000 personas del electorado de Fitzgibbon están empleadas directamente por la industria del carbón, con sueldos medios de más de 100.000 dólares australianos (US$ 75.000) al año.

«Creo que los beneficios de la industria superan con creces cualquier efecto negativo que tenga en la comunidad local», dijo Fitzgibbon.

El abundante valle australiano de Hunter parece uno de los últimos lugares de la Tierra que debería tener una mina de carbón. Esta parte del país es conocida por sus vinos de fama mundial, y atrae a turistas de todo el mundo. Los fines de semana está repleto de habitantes de Sydney, que hacen el trayecto de dos horas hacia el norte para escapar de la ciudad y disfrutar de los viñedos, restaurantes y granjas de productos orgánicos de la región.

El Hunter, como llaman los australianos a la región, está también en primera línea de la crisis climática. Fue devastada por los incendios forestales del llamado “Verano Negro” de 2019-2020, un evento que los científicos relacionaron con el cambio climático.

Pero tal y como lo ve Fitzgibbon, Australia le está haciendo un favor climático al mundo al exportar carbón.

«Si mañana dejáramos de enviar carbón térmico a Asia, sería sustituido por algo menos eficiente y se sumaría a las emisiones globales, no las restaría», dijo.

Puede que haya algo de verdad en esto. Los distintos tipos de carbón pueden emitir diferentes cantidades de dióxido de carbono. Pero los científicos del clima dicen que el mundo tiene que acabar con su uso, y no tiene mucho sentido discutir qué tipo de carbón es más «limpio» que otro.

La idea de que los beneficios de la industria del carbón superan los inconvenientes en esta región también es discutible. Partes de Bulga están siendo engullidas por su mina de carbón y se ha transformado en una especie de pueblo somnoliento. Yancoal, la empresa china que ahora es dueña de la mina Mount Thorley-Warkworth, adquirió todas las propiedades que sus operaciones han invadido, incluyendo el café local.

«Nos echaron por el carbón», dijo el antiguo residente de Bulga Robert McLaughlin. Al menos agradece haber podido vender su casa a Yancoal en 2019, y hacer las maletas y mudarse a otro pueblo.

«Estábamos destrozados cuando nos fuimos», dijo. «Sentimos que abandonábamos a nuestros amigos».

En una declaración enviada a CNN, Yancoal dijo que sus operaciones contaban con la plena aprobación del gobierno y que había cumplido sus obligaciones con aquellos a los que compró tierras.

«Esto no constituye un perjuicio para la comunidad», dijo la empresa, añadiendo que había comprado la estación de servicio local y la taberna local, y las había alquilado para preservar los servicios del pueblo.

Pero no todos han podido mudarse. En las afueras de Bulga, el pequeño pueblo de Hunter, los árboles que separan la casa de John Krey de la mina siguen carbonizados casi dos años después de los incendios del “Verano Negro”.

John Krey lleva años haciendo campaña contra la expansión de las minas de carbón en la región de Hunter.

Solo este año ha recibido casi 100 mensajes de texto de la Agencia de Protección Medioambiental del estado de Nueva Gales del Sur, alertando de que los niveles de PM10, que están relacionados con el asma, las enfermedades pulmonares y el cáncer, han alcanzado niveles inseguros.

Yancoal reconoce que el polvo, la calidad del aire, el ruido y la iluminación de las minas son preocupaciones fundamentales en Bulga, pero afirma que está tomando las medidas necesarias para reducir la contaminación, y que las quejas relacionadas con la calidad del aire están disminuyendo.

Krey lleva años haciendo campaña contra la expansión de las minas a cielo abierto en el valle de Hunter, pero ahora siente que es una causa perdida.

«Tenemos suficiente carbón aquí para satisfacer cualquier demanda, y sin embargo estamos dando la aprobación para abrir más minas», dice Krey desde su pórtico, con vistas al gris del monte Thorley.

«Creo que el mundo presionará a Australia para que haga lo correcto», dice, refiriéndose a la cumbre del clima COP26.

«Pero aquí es demasiado tarde para nosotros».

Los últimos obstáculos

La empresa energética Verbund está experimentando con el hidrógeno verde en la última mina de carbón de Austria que cerró recientemente.

Los datos de la IEA muestran que el carbón sigue siendo la fuente más utilizada para la electricidad, y por un enorme margen. En 2019, el último año antes de que la pandemia afectara al mundo, alrededor del 63% de la generación mundial de electricidad procedía del carbón, el gas y el petróleo. El carbón representó casi 10 millones de gigavatios hora de energía (GWh), aproximadamente un 160% más que la energía derivada de la siguiente fuente más importante, el gas natural (otro combustible fósil), que generó poco más de 6 millones de GWh. Le sigue la energía hidráulica (unos 4 millones de GWh). La eólica generó 1 millón de GWh y la solar apenas 680.000 GWh.

«No me gusta ser pesimista, pero es importante ser realista. Y el consumo de carbón está, como mínimo, cerca de su máximo histórico», dijo a CNN Carlos Fernández Álvarez, analista de energía de la IEA.

«Quiero ser optimista, pero habrá que ver cómo evoluciona la tecnología: estamos ganando en eficiencia, reduciendo el costo de cada tecnología útil».

Fernández añadió que la inversión en energías renovables estaba aumentando y la capacidad estaba creciendo, pero necesitan moverse mucho más rápido para cumplir con el calendario de eliminación del carbón para 2040 a nivel mundial.

«No podemos eliminar el carbón si no podemos sustituirlo, de lo contrario estaremos hablando de falta de energía, y eso es pobreza», dijo Álvarez. «Así que los líderes tienen que mirar hacia la energía limpia, para acelerar la inversión y ayudar al mundo en desarrollo a hacer una transición verde».

Sin embargo, más allá de la electricidad, hay algunos sectores de la industria pesada en los que, por el momento, es casi imposible sustituir el carbón. La siderurgia y la producción de cemento, por ejemplo, se basan en la quema de carbón de coque, que tiene un contenido muy alto de carbono, y aún no puede ser sustituido por energías como la solar y la eólica. Las emisiones de la siderurgia y la producción de cemento en China son superiores a las emisiones totales de CO2 de la Unión Europea, según datos de la IEA.

El hidrógeno verde, que se obtiene mediante la electrolización del agua con energías renovables, puede ser una alternativa, pero aún no está disponible a gran escala. Un acuerdo sobre el acero verde en Glasgow reconoce su potencial y pretende lanzar una rápida inversión mundial en la fuente de energía y las máquinas necesarias para producirlo.

En Austria, cerca de la ciudad de Graz, la empresa energética Verbund está experimentando con el hidrógeno verde en su central de gas natural. La planta de Mellach es un símbolo de la rápida transición energética de Austria y de lo que es posible: la planta se encuentra en el lugar de la que fue la última central eléctrica de carbón del país, que cerró sus puertas el año pasado.

La función principal de la central de gas es estabilizar la red nacional, pero Verbund espera que su planta pueda aumentar la cuota de la fuente renovable en su mezcla energética. Austria aspira a funcionar totalmente con energías renovables, al menos en lo que respecta a la electricidad, para 2030.

La idea es que en los días de viento o de sol, el exceso de electricidad renovable puede aprovecharse aquí para producir gas hidrógeno verde, que puede almacenarse o transportarse para su uso posterior. Cuando está nublado o cuando las turbinas no giran tan bien, el hidrógeno puede volver a convertirse en electricidad mediante una reacción química limpia.

«El cambio climático es una realidad, así que tenemos que dar un paso masivo hacia las energías renovables», dijo Michael Strugl, CEO de Verbund.

«No tenemos todas las respuestas», dijo Strugl. «Tenemos que investigar, tenemos que hacer grandes esfuerzos en la innovación también. Pero lo que sabemos es que necesitamos esta estrategia de red cero para salvar el planeta».

— Martha Zhou y Natalie Thomas contribuyeron con este reportaje. Gráficos de Daniel Wolfe; videos por Tom Nicholson, Paul Devitt y Charlie Bell.

(CNN) — En una tranquila mañana de domingo, un rugido desgarrador reverberó en el pueblo inglés de Eggborough cuando cuatro gigantescas torres de refrigeración de concreto implosionaron y se derrumbaron contra el suelo, transformadas en nubes de escombros en cuestión de segundos.

Instantes después de su demolición, resultaba difícil imaginar que las estructuras hubieran estado allí, tan fuera de lugar, sobresaliendo 90 metros hacia el cielo entre los verdes campos que rodean el río Aire.

La central de Eggborough es apenas una de las 14 centrales de carbón que el Reino Unido ha dejado de utilizar en la última década. En 2012, el 40% de la energía del Reino Unido procedía del carbón. En 2020, estaba por debajo del 2%. El año pasado, el país pasó 67 días sin utilizar carbón para la producción de energía.

Desafíos Globales: El objetivo de la COP26: salvar al mundo… de nosotros mismos

Los líderes del clima que participan en las conversaciones de la COP26 en Glasgow, Escocia intensificarán este jueves sus esfuerzos para establecer una fecha final del uso del carbón, el mayor contribuyente a la crisis climática.

En la reunión del G20 celebrada en Roma el fin de semana, los líderes no especificaron cómo eliminarían el uso del carbón. Será difícil convencer a los países en desarrollo de que vayan más allá que el mundo rico.

El panorama es bastante optimista en Europa occidental e incluso en Estados Unidos, donde parece que el combustible fósil está en las últimas, salvo algunos focos de resistencia.

Bélgica, Austria y Suecia se encuentran entre el creciente número de países europeos que ya no utilizan el carbón para generar electricidad.

En Estados Unidos, que técnicamente no tiene un plan de eliminación del carbón, éste se ha reducido drásticamente en favor del gas natural, que emite aproximadamente la mitad de dióxido de carbono. El lento pero constante aumento de la energía eólica también está contribuyendo a la desaparición del carbón.

En todo el mundo, las centrales de carbón propuestas se están cancelando rápidamente. Un informe del grupo de reflexión sobre el clima E3G detectó una reducción del 76% en las propuestas de construcción de centrales de carbón desde la firma del Acuerdo de París en 2015.

Pero la tendencia se distribuye de forma desigual. Las centrales de carbón siguen aumentando en gran parte de Asia, y aunque la generación de energía a partir del carbón alcanzó técnicamente su punto máximo en 2013, básicamente se ha estancado desde entonces. La actual crisis energética mundial, desencadenada por un repunte económico más rápido de lo previsto en medio de la pandemia, incluso le dio un nuevo impulso. El mes pasado, los precios del carbón alcanzaron su máximo histórico.

OPINIÓN | No son solo las emisiones de carbono. Las fallas humanas también están arruinando el clima

Por cada Bélgica, Austria y Suecia hay una China, India e Indonesia, donde el carbón sigue siendo el rey. Relegar el carbón al pasado es un requisito para frenar el rápido cambio climático, pero puede que no ocurra a la velocidad que les gustaría a los líderes climáticos occidentales.

Sin embargo, Alok Sharma, el legislador del Reino Unido que preside la COP26, tiene la esperanza de que aún pueda ocurrir.

El G20 acordó dejar de financiar proyectos internacionales de carbón para finales de año, señaló. China asumió un compromiso similar en septiembre, lo que eliminó la mayor fuente de financiación internacional del carbón en el planeta.

«Esto ha acabado efectivamente con la financiación pública de los proyectos de carbón en el extranjero», dijo Sharma a CNN.

«Para cumplir los objetivos del Acuerdo de París, todos los países tienen que aumentar su ambición y actuar con urgencia para relegar el carbón a la historia».

Ya se han dado algunos cambios. El gobierno del Reino Unido anunció el jueves que 23 nuevos países, incluyendo grandes usuarios de carbón como Polonia y Vietnam, y docenas de organizaciones se habían comprometido a detener la construcción de nuevos proyectos de carbón y a eliminar gradualmente el combustible fósil para la década de 2030 en el caso de las naciones desarrolladas, y para la década de 2040 en el caso del mundo en desarrollo.

A pesar de todos estos avances, la verdadera transición mundial del carbón solo se producirá cuando China lo decida.

El G20 acuerda objetivos climáticos clave en torno a los límites del calentamiento global y la financiación del carbón, pero carece de compromisos firmes China consume más carbón que el resto del mundo junto



Una central eléctrica de carbón en Jiayuguan, provincia de Gansu, China. Crédito: Getty Images

Fue en China donde el mundo vio la primera mina de carbón a gran escala tal y como la conocemos, hace unos 3.000 años, y es probable que China sea el país que determine el destino del carbón.

En la actualidad, China consume más carbón que el resto del mundo junto. Para mantener la electricidad de sus 1.400 millones de habitantes, pero también para fabricar enormes cantidades de productos para la exportación y artículos de la industria pesada –acero, cemento, productos químicos– utilizados en todo el mundo.

Aunque China se ha comprometido a dejar de financiar proyectos de carbón en el extranjero, sigue construyendo plantas de carbón y abriendo minas a un ritmo acelerado.

China tiene más de 1.200 grandes plantas de carbón en funcionamiento, y tiene planes para construir unas 150 más, según el Global Energy Monitor (GEM), que rastrea la infraestructura y la financiación de los combustibles fósiles en todo el mundo. Solo en 2019, China abrió 102 minas, según los datos del GEM.

«La escala de lo que China ha estado construyendo en las últimas dos décadas es extraordinaria. Ahora representa la mitad de la energía de carbón del mundo», dijo la directora del programa de GEM para el carbón, Christine Shearer, a CNN.

«Se ha avanzado mucho en la detención del aumento de las propuestas de plantas de carbón y en la estabilización de la demanda de energía de carbón a nivel mundial, pero es necesario que ocurra mucho, mucho más rápido, si queremos mantener vivos los objetivos climáticos».

Los científicos afirman que el mundo necesita reducir a la mitad las emisiones de gases de efecto invernadero en esta década y llegar a cero neto a mediados de siglo para tener alguna posibilidad de contener el calentamiento global a un nivel que evite la catástrofe.

«Para alcanzar el nivel cero en 2050, es necesario que el sector energético tenga cero emisiones de carbono una década antes», dijo Shearer.

«Así que el mundo no debería utilizar carbón en absoluto más allá de 2040».

El enviado de China para el clima Xie Zhenhua dijo este martes en Glasgow que el objetivo de su país era controlar estrictamente el consumo de carbón de aquí a 2025, y reducirlo gradualmente hasta algún momento antes de 2030. Beijing también dijo recientemente que los combustibles fósiles constituirían solo el 20% de su mezcla energética para 2060, cuando planea ser carbono neutral. Los líderes mundiales en materia de clima, entre ellos Sharma y el enviado de EE.UU. para el clima John Kerry han presionado a China para que actúe con mayor rapidez y ambición.

China dice que está haciendo lo que le toca, y como nación en desarrollo no debería esperarse que tenga los mismos objetivos que el mundo desarrollado.

«En los últimos 200 años, los países desarrollados, en el proceso de industrialización, han emitido gases de efecto invernadero a la atmósfera, y tienen una responsabilidad histórica ineludible en el cambio climático global», dijo el Ministerio de Asuntos Exteriores de China en un comunicado a CNN.

«China siempre ha cumplido su palabra sobre la respuesta al cambio climático. Cumpliremos plenamente nuestros compromisos y nos esforzaremos por hacerlo mejor dentro de nuestras posibilidades».

La crisis energética mundial, con China en el centro, no ha ayudado. Hace apenas un año, las autoridades de Beijing pedían a los dirigentes provinciales que produjeran menos carbón, en parte para ayudar a China a cumplir sus objetivos climáticos. Pero el mes pasado ordenó a más de 70 minas de la provincia de Mongolia Interior que añadieran 1.000 millones de toneladas de carbón a su producción. Hace apenas unas semanas, ordenó a todos los operadores de minas del país que produjeran todo el carbón posible.

Si se observa la actividad en Mongolia Interior, es difícil imaginar que China cumpla incluso sus promesas actuales. Hay más de 300 plantas de carbón y 100 minas repartidas por toda la provincia, que se extiende por casi 2.500 kilómetros hasta Rusia, en paisajes cambiantes de estepas, desierto, bosques y humedales.

Pero la provincia también tiene un enorme potencial de energías renovables, algunas de las cuales está explorando.

En las dunas de arena del desierto de Kubuqi de la provincia, se encuentra una gigantesca granja solar del tamaño de casi 200 campos de fútbol, con sus paneles cuidadosamente dispuestos de manera que, si se mira desde un avión, forman la imagen de un caballo galopando.

Poco a poco, un proyecto de reverdecimiento está devolviendo las plantas, césped y agricultura a este desierto, que solía estar repleto de vida pero se perdió por la sobreexplotación de la tierra.

La granja solar en el desierto de Kubuqui, Mongolia.

Li Danqing, defensor del clima y la energía de Greenpeace en Beijing, dijo que las provincias mineras de carbón en China no son diferentes a las de cualquier otro país que ha luchado por abandonar el carbón: tiene mucho que ver con el empleo. Algunas de las plantas construidas en Mongolia Interior ni siquiera son necesarias para satisfacer la demanda, dijo.

«Hay una enorme presión para asegurar el sustento de la gente en estas provincias mineras de carbón. Así que esto es algo que todavía hay que resolver: cómo encontrar nuevas industrias para ellos», dijo Li a CNN.

«Las energías renovables son una muy buena opción porque Mongolia Interior no solo tiene reservas de carbón muy abundantes, sino que también sus recursos eólicos y solares son muy abundantes. Así que Mongolia Interior podría ser realmente un modelo a seguir para estas provincias mineras de carbón para transicionar a una economía más baja en carbono».

En la conferencia COP26, Sharma esperaba que el mundo en desarrollo y emergente, incluidos los grandes consumidores de carbón como China, India e Indonesia, dejaran de utilizar este combustible fósil para 2040. Aunque no se vislumbra una fecha para el fin del carbón en Asia, hay ciertas señales.

Tras el anuncio de que Estados Unidos, el Reino Unido y la Unión Europea ayudarían a Sudáfrica a financiar su transición del carbón, la ministra de Economía de Indonesia Sri Mulyani Indrawati declaró que su país estaba buscando un acuerdo similar. Indonesia es el séptimo mayor consumidor de carbón del mundo y depende en gran medida de él para obtener energía. También es el mayor exportador de carbón del mundo por volumen.

La expectativa es que los países desarrollados, que ya se han industrializado y son los que más han contribuido a la crisis climática, sean los primeros, en 2030.

Pero no todos están en ese punto, todavía.

Australia aprueba minas nuevas

La delegación de Australia acudió a las conversaciones de la COP26 en Glasgow con los planes climáticos más débiles de todas las naciones desarrolladas del G20. No tiene una fecha clara para el fin del uso del carbón y su gobierno afirma que planea seguir extrayendo y exportando este combustible fósil mucho más allá de 2030.

El país gana más dinero que cualquier otra nación con la exportación de carbón de sus aproximadamente 100 minas, y tiene la mayor proporción de carbón en su mezcla energética de todas las naciones desarrolladas del G20, con un 54%, según el grupo de expertos en clima y energía Ember.

Australia se enfrenta a la ONU por producción de carbón 1:20

Mientras países como China demanden grandes volúmenes de carbón, el gobierno de Australia ha dejado claro que lo seguirá suministrando. Australia obtiene unos US$ 50.000 millones al año en exportaciones de carbón y el sector da empleo directo a unos 50.000 australianos, según datos del gobierno. El país ha aprobado recientemente tres nuevas minas en el espacio de un mes.

La verdadera ventaja para el gobierno de Australia es que todo el carbón que exporta no se contabiliza en los niveles oficiales de emisiones de gases de efecto invernadero del país. Las normas de la ONU establecen que las emisiones de un país se basan en los combustibles fósiles que queman, no en los que extraen y venden en el extranjero.

«Nuestro carbón es el mejor del mundo. La gente lo quiere. Los países lo necesitan. El interés propio será siempre lo primero», afirma Joel Fitzgibbon, que representa a la región australiana de Hunter en el parlamento federal desde 1996.

Fitzgibbon es miembro del Partido Laborista de la oposición australiana, pero él también cree que el carbón tiene un futuro de décadas en el país y que incluso puede seguir extrayéndose y utilizándose sin comprometer la promesa de Australia de llegar a un nivel cero en 2050, en el que el país no emitiría más gases de efecto invernadero de los que elimina.

ANÁLISIS | Australia se perfila como el villano de las conversaciones climáticas de la COP26

Tim Baxter, investigador principal del Consejo Australiano del Clima, que es independiente del gobierno, rechazó el cálculo de Fitzgibbon: «No concuerda con los consejos de todas las autoridades serias en la materia, incluida la históricamente conservadora Agencia Internacional de la Energía (IEA, por sus siglas en inglés), que declaró en su trayectoria Net Zero 2050, en mayo de este año, que para lograr el cero neto es necesario que no se desarrollen nuevos proyectos de carbón, petróleo o gas de ningún tipo en ningún lugar del mundo a partir de ahora», dijo Baxter a CNN.

Unas 12.000 personas del electorado de Fitzgibbon están empleadas directamente por la industria del carbón, con sueldos medios de más de 100.000 dólares australianos (US$ 75.000) al año.

«Creo que los beneficios de la industria superan con creces cualquier efecto negativo que tenga en la comunidad local», dijo Fitzgibbon.

El abundante valle australiano de Hunter parece uno de los últimos lugares de la Tierra que debería tener una mina de carbón. Esta parte del país es conocida por sus vinos de fama mundial, y atrae a turistas de todo el mundo. Los fines de semana está repleto de habitantes de Sydney, que hacen el trayecto de dos horas hacia el norte para escapar de la ciudad y disfrutar de los viñedos, restaurantes y granjas de productos orgánicos de la región.

El Hunter, como llaman los australianos a la región, está también en primera línea de la crisis climática. Fue devastada por los incendios forestales del llamado “Verano Negro” de 2019-2020, un evento que los científicos relacionaron con el cambio climático.

Pero tal y como lo ve Fitzgibbon, Australia le está haciendo un favor climático al mundo al exportar carbón.

«Si mañana dejáramos de enviar carbón térmico a Asia, sería sustituido por algo menos eficiente y se sumaría a las emisiones globales, no las restaría», dijo.

Puede que haya algo de verdad en esto. Los distintos tipos de carbón pueden emitir diferentes cantidades de dióxido de carbono. Pero los científicos del clima dicen que el mundo tiene que acabar con su uso, y no tiene mucho sentido discutir qué tipo de carbón es más «limpio» que otro.

Tres eventos que muestran que el cambio climático ocurre a unos pasos de ti

La idea de que los beneficios de la industria del carbón superan los inconvenientes en esta región también es discutible. Partes de Bulga están siendo engullidas por su mina de carbón y se ha transformado en una especie de pueblo somnoliento. Yancoal, la empresa china que ahora es dueña de la mina Mount Thorley-Warkworth, adquirió todas las propiedades que sus operaciones han invadido, incluyendo el café local.

«Nos echaron por el carbón», dijo el antiguo residente de Bulga Robert McLaughlin. Al menos agradece haber podido vender su casa a Yancoal en 2019, y hacer las maletas y mudarse a otro pueblo.

«Estábamos destrozados cuando nos fuimos», dijo. «Sentimos que abandonábamos a nuestros amigos».

En una declaración enviada a CNN, Yancoal dijo que sus operaciones contaban con la plena aprobación del gobierno y que había cumplido sus obligaciones con aquellos a los que compró tierras.

«Esto no constituye un perjuicio para la comunidad», dijo la empresa, añadiendo que había comprado la estación de servicio local y la taberna local, y las había alquilado para preservar los servicios del pueblo.

Pero no todos han podido mudarse. En las afueras de Bulga, el pequeño pueblo de Hunter, los árboles que separan la casa de John Krey de la mina siguen carbonizados casi dos años después de los incendios del “Verano Negro”.

John Krey lleva años haciendo campaña contra la expansión de las minas de carbón en la región de Hunter.

Solo este año ha recibido casi 100 mensajes de texto de la Agencia de Protección Medioambiental del estado de Nueva Gales del Sur, alertando de que los niveles de PM10, que están relacionados con el asma, las enfermedades pulmonares y el cáncer, han alcanzado niveles inseguros.

Yancoal reconoce que el polvo, la calidad del aire, el ruido y la iluminación de las minas son preocupaciones fundamentales en Bulga, pero afirma que está tomando las medidas necesarias para reducir la contaminación, y que las quejas relacionadas con la calidad del aire están disminuyendo.

Krey lleva años haciendo campaña contra la expansión de las minas a cielo abierto en el valle de Hunter, pero ahora siente que es una causa perdida.

«Tenemos suficiente carbón aquí para satisfacer cualquier demanda, y sin embargo estamos dando la aprobación para abrir más minas», dice Krey desde su pórtico, con vistas al gris del monte Thorley.

«Creo que el mundo presionará a Australia para que haga lo correcto», dice, refiriéndose a la cumbre del clima COP26.

«Pero aquí es demasiado tarde para nosotros».

China ordena a las minas que produzcan "todo el carbón posible" ante la escasez de energía Los últimos obstáculos

La empresa energética Verbund está experimentando con el hidrógeno verde en la última mina de carbón de Austria que cerró recientemente.

Los datos de la IEA muestran que el carbón sigue siendo la fuente más utilizada para la electricidad, y por un enorme margen. En 2019, el último año antes de que la pandemia afectara al mundo, alrededor del 63% de la generación mundial de electricidad procedía del carbón, el gas y el petróleo. El carbón representó casi 10 millones de gigavatios hora de energía (GWh), aproximadamente un 160% más que la energía derivada de la siguiente fuente más importante, el gas natural (otro combustible fósil), que generó poco más de 6 millones de GWh. Le sigue la energía hidráulica (unos 4 millones de GWh). La eólica generó 1 millón de GWh y la solar apenas 680.000 GWh.

«No me gusta ser pesimista, pero es importante ser realista. Y el consumo de carbón está, como mínimo, cerca de su máximo histórico», dijo a CNN Carlos Fernández Álvarez, analista de energía de la IEA.

«Quiero ser optimista, pero habrá que ver cómo evoluciona la tecnología: estamos ganando en eficiencia, reduciendo el costo de cada tecnología útil».

Fernández añadió que la inversión en energías renovables estaba aumentando y la capacidad estaba creciendo, pero necesitan moverse mucho más rápido para cumplir con el calendario de eliminación del carbón para 2040 a nivel mundial.

«No podemos eliminar el carbón si no podemos sustituirlo, de lo contrario estaremos hablando de falta de energía, y eso es pobreza», dijo Álvarez. «Así que los líderes tienen que mirar hacia la energía limpia, para acelerar la inversión y ayudar al mundo en desarrollo a hacer una transición verde».

Sin embargo, más allá de la electricidad, hay algunos sectores de la industria pesada en los que, por el momento, es casi imposible sustituir el carbón. La siderurgia y la producción de cemento, por ejemplo, se basan en la quema de carbón de coque, que tiene un contenido muy alto de carbono, y aún no puede ser sustituido por energías como la solar y la eólica. Las emisiones de la siderurgia y la producción de cemento en China son superiores a las emisiones totales de CO2 de la Unión Europea, según datos de la IEA.

El hidrógeno verde, que se obtiene mediante la electrolización del agua con energías renovables, puede ser una alternativa, pero aún no está disponible a gran escala. Un acuerdo sobre el acero verde en Glasgow reconoce su potencial y pretende lanzar una rápida inversión mundial en la fuente de energía y las máquinas necesarias para producirlo.

En Austria, cerca de la ciudad de Graz, la empresa energética Verbund está experimentando con el hidrógeno verde en su central de gas natural. La planta de Mellach es un símbolo de la rápida transición energética de Austria y de lo que es posible: la planta se encuentra en el lugar de la que fue la última central eléctrica de carbón del país, que cerró sus puertas el año pasado.

La función principal de la central de gas es estabilizar la red nacional, pero Verbund espera que su planta pueda aumentar la cuota de la fuente renovable en su mezcla energética. Austria aspira a funcionar totalmente con energías renovables, al menos en lo que respecta a la electricidad, para 2030.

La idea es que en los días de viento o de sol, el exceso de electricidad renovable puede aprovecharse aquí para producir gas hidrógeno verde, que puede almacenarse o transportarse para su uso posterior. Cuando está nublado o cuando las turbinas no giran tan bien, el hidrógeno puede volver a convertirse en electricidad mediante una reacción química limpia.

«El cambio climático es una realidad, así que tenemos que dar un paso masivo hacia las energías renovables», dijo Michael Strugl, CEO de Verbund.

«No tenemos todas las respuestas», dijo Strugl. «Tenemos que investigar, tenemos que hacer grandes esfuerzos en la innovación también. Pero lo que sabemos es que necesitamos esta estrategia de red cero para salvar el planeta».

— Martha Zhou y Natalie Thomas contribuyeron con este reportaje. Gráficos de Daniel Wolfe; videos por Tom Nicholson, Paul Devitt y Charlie Bell.

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver