Los koalas están muriendo de clamidia, y el cambio climático lo empeora

(CNN) — Un asesino silencioso se extiende entre la población de koalas de Australia, lo que supone una amenaza que, según los expertos en fauna salvaje, podría acabar con el emblemático marsupial en amplias zonas del país.

El culpable es la clamidia, un virus de transmisión sexual que infecta a más de 100 millones de personas al año en todo el mundo y puede causar infertilidad en los humanos si no se trata.

En el caso de los koalas, la clamidia no controlada puede causar ceguera y dolorosos quistes en el tracto reproductivo del animal que pueden provocar infertilidad o incluso la muerte.

Peor aún, los antibióticos utilizados para tratar la enfermedad pueden destruir la delicada flora intestinal que los koalas necesitan para consumir su dieta básica de hojas de eucalipto, lo que lleva a algunos a morir de hambre incluso después de curarse.

Clamidia, una enfermedad que se propaga de forma veloz

La enfermedad también puede propagarse rápidamente.

En 2008, había una «prevalencia de clamidia muy, muy baja» -alrededor del 10%- en la población de koalas de Gunnedah, una ciudad rural del noreste de Nueva Gales del Sur, según Mark Krockenberger, profesor de patología veterinaria de la Universidad de Sídney.

En 2015, esa cifra había aumentado hasta el 60%. Ahora, alrededor del 85% de esa población de koalas está infectada con el virus, dijo Krockenberger.

«Si lo piensas, esa ya no es una población viable debido a la infertilidad. Prácticamente todas las hembras infectadas con clamidia se vuelven infértiles en un año, tal vez dos años como máximo… Incluso si sobreviven, no se reproducen», explicó.

Los expertos afirman que situaciones como la de Gunnedah se están reproduciendo entre las poblaciones de koalas de toda Australia, amenazando a unas poblaciones que ya son vulnerables al empeoramiento de los incendios forestales y a la pérdida de hábitat debido a la deforestación.

Los científicos están probando ahora vacunas contra la clamidia para proteger a los animales.

«Si esta estrategia de vacunación no funciona, corremos un gran riesgo de que se produzcan extinciones localizadas», dijo Krockenberger.

https://cnnespanol.cnn.com/wp-content/uploads/2021/11/211103231523-desktop-koala-chlamydia-loop-1.mp4

¿Están los koalas en peligro de extinción en Australia?

Hay pocos animales australianos más emblemáticos que el koala.

Este marsupial gris de orejas esponjosas, que se alimenta de hojas de eucalipto y lleva a sus crías en su bolsa, solo se encuentra en Australia y aparece habitualmente en las representaciones culturales del país.

Pero los koalas se enfrentan a una serie de amenazas para su supervivencia. Además de las enfermedades, los marsupiales sufren la pérdida de su hábitat y a menudo son atacados por perros salvajes y atropellados.

El koala figura como «vulnerable» en la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), que cataloga las especies en peligro de extinción. La UICN afirma que hay entre 100.000 y medio millón de koalas en libertad, pero la Fundación Australiana del Koala dice que la cifra se acerca más a los 58.000 ejemplares.

La confusión sobre el tamaño de la población de koalas de Australia inspiró al gobierno a destinar 2 millones de dólares australianos (US$ 1,47 millones) el año pasado a un censo nacional de koalas para averiguar dónde están y cuántos quedan.

La población de koalas del país sufrió graves pérdidas durante los catastróficos incendios forestales de 2019, que destruyeron más de 12 millones de acres (48.000 kilómetros cuadrados) de tierra solo en Nueva Gales del Sur.

Los incendios mataron o desplazaron a casi 3.000 millones de animales, según el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF). Esa cifra incluye más de 60.000 koalas que murieron, perdieron su hábitat o sufrieron lesiones, traumas, inhalación de humo y estrés térmico a causa de las llamas.

Un koala llamado Paul, de la Reserva Natural de Lake Innes, se recupera de sus quemaduras en la unidad de cuidados intensivos de The Port Macquarie Koala Hospital el 29 de noviembre de 2019, en Port Macquarie, Australia.

A mediados de 2021, un informe del gobierno australiano sobre el estado de conservación de los koalas recomendó cambiar el estatus del animal a «en peligro» en Queensland, Nueva Gales del Sur y el Territorio de la Capital Australiana, como resultado del rápido descenso de la población en esas zonas. En algunas regiones, el informe constató que las poblaciones se habían reducido casi a la mitad en tan solo 20 años.

El gobierno australiano está elaborando un Plan Nacional de Recuperación del Koala que se revisará en diciembre de 2021 y que podría convertirse en ley en 2022.

Pero Deborah Tabart, presidenta de la Fundación Australiana del Koala, afirma que hay que hacer mucho más para proteger a los koalas y su hábitat en todo el país, advirtiendo que los marsupiales podrían desaparecer en tres generaciones.

«Queremos una Ley de Protección del Koala», dijo. «Si realmente se toma en serio la protección de esta especie, se debe promulgar una legislación que sea eficaz, y eso significa proteger los árboles», añadió.

Los activistas afirman que sería similar a la Ley del Águila Calva de Estados Unidos, que protege al emblema nacional del país de las amenazas a su población y hábitat.

¿Cómo se propaga la clamidia?

Frente a las amenazas que pesan sobre el hábitat y el suministro de alimentos del koala, la clamidia podría parecer un problema secundario.

Pero con la disminución de su número, los expertos afirman que la reproducción nunca ha sido tan importante.

Hay dos variedades de clamidia en los koalas australianos, una de las cuales, la clamidia pecorum, es casi totalmente responsable de los casos más graves de la enfermedad en la población.

Un artículo publicado en septiembre de 2020 en FEMS Microbiology Reviews señala que la cepa más peligrosa de clamidia puede haberse originado en el ganado doméstico que trajeron a Australia los colonizadores europeos en el siglo XIX.

La enfermedad se propaga en las poblaciones de koalas a través de la reproducción y el comportamiento social relacionado con el apareamiento, aunque las crías -koalas bebé- pueden contraer la enfermedad de sus madres.

Según la Universidad de Sidney, las tasas de infección en algunas poblaciones de koalas continentales de Queensland, Nueva Gales del Sur y Victoria pueden llegar al 100%, lo que las hace totalmente infértiles.

Destacando el potencial letal del virus, un estudio publicado en el Journal of Applied Ecology en marzo de 2018 encontró que de 291 koalas examinados durante cuatro años, el 18% había muerto de clamidia o complicaciones relacionadas.

La enfermedad fue la segunda causa de muerte, después de los ataques de animales.

https://cnnespanol.cnn.com/wp-content/uploads/2021/11/211103231734-desktop-koala-chlamydia-loop-2.mp4

El cambio climático agrava el problema

La crisis climática ha hecho que Australia sea más vulnerable a los devastadores incendios forestales, como los registrados en 2019, así como a la sequía y las olas de calor. También está haciendo que los koalas sean más susceptibles a las enfermedades.

Según el principal organismo científico de Australia, la Organización de Investigación Científica e Industrial de la Commonwealth (CSIRO), el país ya se ha calentado unos 1,44 grados en promedio desde 1910.

El informe del gobierno australiano señala que cuando los marsupiales están expuestos a condiciones ambientales inusualmente estresantes, como «el calor, la sequía, la pérdida y la fragmentación del hábitat», la clamidia se propaga más rápidamente entre su población.

Una señal que advierte a los automovilistas sobre los koalas se encuentra frente a un matorral quemado cerca de la ciudad de Bilpin, Nueva Gales del Sur, Australia, el domingo 29 de diciembre de 2019. (Foto: David Gray/Bloomberg)

Los expertos afirman que han sido testigos de rápidas explosiones similares de la enfermedad en la naturaleza. Krockenberger dijo que en su población de muestra de Gunnedah, una serie de olas de calor y sequías en 2009 y 2010 precedieron a una duplicación de los casos de clamidia.

Peter Timms, profesor de microbiología de la Universidad de Sunshine Coast, en Australia, dijo que una vez que las hormonas del estrés de los koalas aumentan debido a problemas ambientales, las infecciones suelen pasar de ser un problema relativamente menor a «uno más grave».

Dijo que una combinación de pérdida de hábitat y cambio climático está causando que los koalas estén «crónicamente estresados», deprimiendo sus sistemas inmunológicos.

«Todo eso lleva a una mala respuesta a la clamidia. Hace que pasen de infecciones de clamidia de bajo grado a enfermedades más graves», dijo.

«Eso es lo que les estamos haciendo. Y lo estamos haciendo en todos los frentes».

Ensayos de vacunas contra la clamidia para los koalas

Pero la ayuda podría estar en camino para los koalas de Australia.

Una vacuna contra la clamidia, desarrollada por el investigador Timms durante la última década, se está probando entre la población de koalas del país como forma de proteger a los animales de infecciones graves.

Se están realizando ensayos de control para comprobar la eficacia de la vacuna en pequeños grupos de koalas, a menudo unos 20 o 30 a la vez, dijo Timms. El ensayo actual es el mayor hasta la fecha, con 400 koalas.

Algunos koalas son vacunados cuando son llevados a los hospitales veterinarios con dolencias distintas a la clamidia, mientras que otros reciben la vacuna como parte de los esfuerzos de conservación coexistentes, añadió.

«Sabemos que la vacuna puede reducir la tasa de infección», dijo Timms. «No la reduce a cero. No hay vacunas que hagan eso, pero reduce mucho la carga de infección».

Dijo que aunque se espera que el proceso reduzca la tasa de infección, es difícil controlar la propagación de la clamidia en una población salvaje.

Un koala es vacunado contra la clamidia en el Australia Zoo Wildlife Hospital de Queensland, Australia, el 15 de octubre.

Krockenberger, de la Universidad de Sidney, que participa en otro ensayo de la vacuna, dijo que el objetivo del fármaco no es revertir el progreso de la enfermedad en los koalas individuales. «Una vez que están infectados crónicamente, suelen ser capaces de vivir razonablemente felices, solo que no pueden reproducirse», afirmó.

En cambio, dijo que la esperanza es que al reducir los niveles de infecciosidad en los koalas con clamidia, los investigadores podrán evitar que el virus se extienda a nuevos huéspedes y así mantener una población reproductora.

«También esperamos que los animales no afectados, al ser vacunados, sean más resistentes a contraer la infección», comentó.

Timms dijo que, una vez que se demuestre que la vacuna es segura y eficaz, espera hacerla llegar a los hospitales de animales salvajes de toda Australia para vacunar a los koalas que pasen por sus puertas.

Dijo que la gente le pregunta a menudo cómo va a vacunar contra la clamidia «al último koala del último árbol», a lo que Timms responde que «ni siquiera lo va a intentar». Lo único que puede hacer es intentar salvar la mayor cantidad de población posible.

Al fin y al cabo, «son animales salvajes», dice.

Koalas

(CNN) — Un asesino silencioso se extiende entre la población de koalas de Australia, lo que supone una amenaza que, según los expertos en fauna salvaje, podría acabar con el emblemático marsupial en amplias zonas del país.

El culpable es la clamidia, un virus de transmisión sexual que infecta a más de 100 millones de personas al año en todo el mundo y puede causar infertilidad en los humanos si no se trata.

En el caso de los koalas, la clamidia no controlada puede causar ceguera y dolorosos quistes en el tracto reproductivo del animal que pueden provocar infertilidad o incluso la muerte.

Peor aún, los antibióticos utilizados para tratar la enfermedad pueden destruir la delicada flora intestinal que los koalas necesitan para consumir su dieta básica de hojas de eucalipto, lo que lleva a algunos a morir de hambre incluso después de curarse.

Australia ha perdido casi un tercio de su población de koalas en los últimos tres años, según una fundación Clamidia, una enfermedad que se propaga de forma veloz

La enfermedad también puede propagarse rápidamente.

En 2008, había una «prevalencia de clamidia muy, muy baja» -alrededor del 10%- en la población de koalas de Gunnedah, una ciudad rural del noreste de Nueva Gales del Sur, según Mark Krockenberger, profesor de patología veterinaria de la Universidad de Sídney.

En 2015, esa cifra había aumentado hasta el 60%. Ahora, alrededor del 85% de esa población de koalas está infectada con el virus, dijo Krockenberger.

«Si lo piensas, esa ya no es una población viable debido a la infertilidad. Prácticamente todas las hembras infectadas con clamidia se vuelven infértiles en un año, tal vez dos años como máximo… Incluso si sobreviven, no se reproducen», explicó.

Los expertos afirman que situaciones como la de Gunnedah se están reproduciendo entre las poblaciones de koalas de toda Australia, amenazando a unas poblaciones que ya son vulnerables al empeoramiento de los incendios forestales y a la pérdida de hábitat debido a la deforestación.

Los científicos están probando ahora vacunas contra la clamidia para proteger a los animales.

«Si esta estrategia de vacunación no funciona, corremos un gran riesgo de que se produzcan extinciones localizadas», dijo Krockenberger.

https://cnnespanol.cnn.com/wp-content/uploads/2021/11/211103231523-desktop-koala-chlamydia-loop-1.mp4 ¿Están los koalas en peligro de extinción en Australia?

Hay pocos animales australianos más emblemáticos que el koala.

Este marsupial gris de orejas esponjosas, que se alimenta de hojas de eucalipto y lleva a sus crías en su bolsa, solo se encuentra en Australia y aparece habitualmente en las representaciones culturales del país.

Pero los koalas se enfrentan a una serie de amenazas para su supervivencia. Además de las enfermedades, los marsupiales sufren la pérdida de su hábitat y a menudo son atacados por perros salvajes y atropellados.

El koala figura como «vulnerable» en la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), que cataloga las especies en peligro de extinción. La UICN afirma que hay entre 100.000 y medio millón de koalas en libertad, pero la Fundación Australiana del Koala dice que la cifra se acerca más a los 58.000 ejemplares.

La confusión sobre el tamaño de la población de koalas de Australia inspiró al gobierno a destinar 2 millones de dólares australianos (US$ 1,47 millones) el año pasado a un censo nacional de koalas para averiguar dónde están y cuántos quedan.

La población de koalas del país sufrió graves pérdidas durante los catastróficos incendios forestales de 2019, que destruyeron más de 12 millones de acres (48.000 kilómetros cuadrados) de tierra solo en Nueva Gales del Sur.

Los incendios mataron o desplazaron a casi 3.000 millones de animales, según el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF). Esa cifra incluye más de 60.000 koalas que murieron, perdieron su hábitat o sufrieron lesiones, traumas, inhalación de humo y estrés térmico a causa de las llamas.

Un koala llamado Paul, de la Reserva Natural de Lake Innes, se recupera de sus quemaduras en la unidad de cuidados intensivos de The Port Macquarie Koala Hospital el 29 de noviembre de 2019, en Port Macquarie, Australia.

A mediados de 2021, un informe del gobierno australiano sobre el estado de conservación de los koalas recomendó cambiar el estatus del animal a «en peligro» en Queensland, Nueva Gales del Sur y el Territorio de la Capital Australiana, como resultado del rápido descenso de la población en esas zonas. En algunas regiones, el informe constató que las poblaciones se habían reducido casi a la mitad en tan solo 20 años.

El gobierno australiano está elaborando un Plan Nacional de Recuperación del Koala que se revisará en diciembre de 2021 y que podría convertirse en ley en 2022.

Pero Deborah Tabart, presidenta de la Fundación Australiana del Koala, afirma que hay que hacer mucho más para proteger a los koalas y su hábitat en todo el país, advirtiendo que los marsupiales podrían desaparecer en tres generaciones.

«Queremos una Ley de Protección del Koala», dijo. «Si realmente se toma en serio la protección de esta especie, se debe promulgar una legislación que sea eficaz, y eso significa proteger los árboles», añadió.

Los activistas afirman que sería similar a la Ley del Águila Calva de Estados Unidos, que protege al emblema nacional del país de las amenazas a su población y hábitat.

Descubren en el sur de Australia un raro fósil de un águila de 25 millones de años que cazaba koalas ¿Cómo se propaga la clamidia?

Frente a las amenazas que pesan sobre el hábitat y el suministro de alimentos del koala, la clamidia podría parecer un problema secundario.

Pero con la disminución de su número, los expertos afirman que la reproducción nunca ha sido tan importante.

Hay dos variedades de clamidia en los koalas australianos, una de las cuales, la clamidia pecorum, es casi totalmente responsable de los casos más graves de la enfermedad en la población.

Un artículo publicado en septiembre de 2020 en FEMS Microbiology Reviews señala que la cepa más peligrosa de clamidia puede haberse originado en el ganado doméstico que trajeron a Australia los colonizadores europeos en el siglo XIX.

La enfermedad se propaga en las poblaciones de koalas a través de la reproducción y el comportamiento social relacionado con el apareamiento, aunque las crías -koalas bebé- pueden contraer la enfermedad de sus madres.

Según la Universidad de Sidney, las tasas de infección en algunas poblaciones de koalas continentales de Queensland, Nueva Gales del Sur y Victoria pueden llegar al 100%, lo que las hace totalmente infértiles.

Destacando el potencial letal del virus, un estudio publicado en el Journal of Applied Ecology en marzo de 2018 encontró que de 291 koalas examinados durante cuatro años, el 18% había muerto de clamidia o complicaciones relacionadas.

La enfermedad fue la segunda causa de muerte, después de los ataques de animales.

https://cnnespanol.cnn.com/wp-content/uploads/2021/11/211103231734-desktop-koala-chlamydia-loop-2.mp4 El cambio climático agrava el problema

La crisis climática ha hecho que Australia sea más vulnerable a los devastadores incendios forestales, como los registrados en 2019, así como a la sequía y las olas de calor. También está haciendo que los koalas sean más susceptibles a las enfermedades.

Según el principal organismo científico de Australia, la Organización de Investigación Científica e Industrial de la Commonwealth (CSIRO), el país ya se ha calentado unos 1,44 grados en promedio desde 1910.

El informe del gobierno australiano señala que cuando los marsupiales están expuestos a condiciones ambientales inusualmente estresantes, como «el calor, la sequía, la pérdida y la fragmentación del hábitat», la clamidia se propaga más rápidamente entre su población.

Una señal que advierte a los automovilistas sobre los koalas se encuentra frente a un matorral quemado cerca de la ciudad de Bilpin, Nueva Gales del Sur, Australia, el domingo 29 de diciembre de 2019. (Foto: David Gray/Bloomberg)

Los expertos afirman que han sido testigos de rápidas explosiones similares de la enfermedad en la naturaleza. Krockenberger dijo que en su población de muestra de Gunnedah, una serie de olas de calor y sequías en 2009 y 2010 precedieron a una duplicación de los casos de clamidia.

Peter Timms, profesor de microbiología de la Universidad de Sunshine Coast, en Australia, dijo que una vez que las hormonas del estrés de los koalas aumentan debido a problemas ambientales, las infecciones suelen pasar de ser un problema relativamente menor a «uno más grave».

Dijo que una combinación de pérdida de hábitat y cambio climático está causando que los koalas estén «crónicamente estresados», deprimiendo sus sistemas inmunológicos.

«Todo eso lleva a una mala respuesta a la clamidia. Hace que pasen de infecciones de clamidia de bajo grado a enfermedades más graves», dijo.

«Eso es lo que les estamos haciendo. Y lo estamos haciendo en todos los frentes».

Ensayos de vacunas contra la clamidia para los koalas

Pero la ayuda podría estar en camino para los koalas de Australia.

Una vacuna contra la clamidia, desarrollada por el investigador Timms durante la última década, se está probando entre la población de koalas del país como forma de proteger a los animales de infecciones graves.

Se están realizando ensayos de control para comprobar la eficacia de la vacuna en pequeños grupos de koalas, a menudo unos 20 o 30 a la vez, dijo Timms. El ensayo actual es el mayor hasta la fecha, con 400 koalas.

Algunos koalas son vacunados cuando son llevados a los hospitales veterinarios con dolencias distintas a la clamidia, mientras que otros reciben la vacuna como parte de los esfuerzos de conservación coexistentes, añadió.

«Sabemos que la vacuna puede reducir la tasa de infección», dijo Timms. «No la reduce a cero. No hay vacunas que hagan eso, pero reduce mucho la carga de infección».

Dijo que aunque se espera que el proceso reduzca la tasa de infección, es difícil controlar la propagación de la clamidia en una población salvaje.

Un koala es vacunado contra la clamidia en el Australia Zoo Wildlife Hospital de Queensland, Australia, el 15 de octubre.

Krockenberger, de la Universidad de Sidney, que participa en otro ensayo de la vacuna, dijo que el objetivo del fármaco no es revertir el progreso de la enfermedad en los koalas individuales. «Una vez que están infectados crónicamente, suelen ser capaces de vivir razonablemente felices, solo que no pueden reproducirse», afirmó.

En cambio, dijo que la esperanza es que al reducir los niveles de infecciosidad en los koalas con clamidia, los investigadores podrán evitar que el virus se extienda a nuevos huéspedes y así mantener una población reproductora.

Así le cambió la vida a un koala después de que un dentista le hiciera una prótesis

«También esperamos que los animales no afectados, al ser vacunados, sean más resistentes a contraer la infección», comentó.

Timms dijo que, una vez que se demuestre que la vacuna es segura y eficaz, espera hacerla llegar a los hospitales de animales salvajes de toda Australia para vacunar a los koalas que pasen por sus puertas.

Dijo que la gente le pregunta a menudo cómo va a vacunar contra la clamidia «al último koala del último árbol», a lo que Timms responde que «ni siquiera lo va a intentar». Lo único que puede hacer es intentar salvar la mayor cantidad de población posible.

Al fin y al cabo, «son animales salvajes», dice.

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver