OPINIÓN | La cura para los problemas de baja aprobación de Biden

Nota del editor: Frida Ghitis, (@fridaghitis) antigua productora y corresponsal de CNN, es columnista de asuntos mundiales. Es colaboradora habitual de CNN, columnista de The Washington Post y columnista de World Politics Review. Las opiniones expresadas en este comentario son suyas.

(CNN) — Los índices de aprobación del presidente Joe Biden llevan meses hundiéndose, y los resultados de las elecciones de la semana pasada fueron como una bofetada para los demócratas. Al escuchar algunos de los análisis, uno pensaría que la presidencia de Biden está acabada. No lo creas.

Claro que algunos de los problemas son reales. Pero las cosas no son tan malas como parecen; ni para el presidente ni para el país. Hay tiempo para hacer el tipo de ajustes que podrían mejorar rápidamente las perspectivas de Biden.

En la última encuesta de CNN, la aprobación de Biden se sitúa en el 48%. Eso está lejos de ser calamitoso, aunque la tendencia va en la dirección equivocada para el presidente. Pero la encuesta muestra un debilitamiento significativo entre los que dicen que «aprueban fuertemente» su actuación, y el 58% dice que Biden no está prestando atención a los asuntos más importantes. La caída del apoyo es real y requiere una corrección del rumbo.

Biden tiene que corregir las percepciones erróneas –especialmente sobre la economía– y tiene que ajustar su postura en algunos temas clave. Ha perdido parte de la conexión que estableció con los votantes que lo acogieron como un líder de centro que no solo restauraría un sentido de normalidad y decencia en el país, sino que mejoraría la vida de los estadounidenses de clase media de todas las tendencias políticas, trabajando con referentes de ambos partidos.

Y aunque no creas en la encuesta de CNN sobre la aprobación de Biden y pienses que otras consultas que ofrecen resultados más negativos pintan una imagen más precisa, recuerda que las encuestas de opinión del primer año pueden resultar atípicas.

Recuerdo los primeros meses de la presidencia de Bill Clinton. Parecía destinado al desastre. Su aprobación se desplomó del 59% en febrero de 1993 a solo el 37% cuatro meses después, en las encuestas de Gallup. Clinton ganó la reelección y terminó su segundo mandato con una aprobación media del 61%.

La importancia de la ley de infraestructura en la aprobación de Biden

Biden no ha terminado su primer año, y sus perspectivas en cuando a aprobación ya parecen mejores hoy que hace unos días, desde que el Congreso aprobó una importante ley de infraestructura.

De hecho, si la ley se hubiera aprobado antes, la conversación de hoy sonaría completamente diferente. Todos los estadounidenses saben desde hace años que el país necesita urgentemente una mejora de las infraestructura a gran escala. Trump lo intentó y no lo consiguió. Ahora Biden lo ha hecho. Y beneficiará a todos, republicanos y demócratas.

La infraestructura no es un tema atractivo. Pero, como dijo el entonces vicepresidente Joe Biden al expresidente Obama cuando firmó la ley Obamacare, este es un «jo**** gran plan». La administración debe hacer hincapié en el contenido: carreteras, puentes, parques, Internet. Carreteras mejores y más seguras, sistemas de tránsito modernizados, autobuses eléctricos e híbridos, servicio ferroviario interurbano, y más. Esto hará la vida más fácil, mejor, y también creará un gran número de puestos de trabajo y hará que Estados Unidos sea más competitivo. Impulsará enormemente la economía.

Biden necesita convertirse en un mejor vendedor. Como señaló Jim Acosta, de CNN, «si Trump hubiera conseguido un proyecto de ley de infraestructuras después de todas esas negociaciones, habría estado haciendo sobrevolando bombarderos furtivos sobre el Lincoln Memorial y bautizando un puente con su nombre en todos los distritos indecisos de Estados Unidos.»

Congreso aprueba plan de infraestructura de Biden 2:57

Trump, por supuesto, es un consumado hombre de marketing. Biden necesita mejorar su juego en ese departamento.

El problema de la economía y cómo está relacionada con la aprobación de Biden

Y en ningún lugar es más evidente que en las impresiones sobre la economía.

La encuesta de CNN sobre la aprobación de Biden reveló que el 38% de los estadounidenses dice que la economía es el problema más acuciante al que se enfrenta el país. Es la preocupación número uno de los republicanos y la segunda entre los demócratas, que se preocupan más por la pandemia.

Si los estadounidenses consideraran que la economía va bien, no la calificarían como uno de los problemas más acuciantes del país. Pero la idea de que Estados Unidos atraviesa una grave crisis económica es sencillamente falsa. El gobierno de Biden ha permitido que los republicanos y sus voceros en los medios de comunicación de derecha -con alguna ayuda del resto de los medios de comunicación principales- creen la impresión incorrecta de que la economía no va bien. Hablar de datos económicos «brutales» es una hipérbole absurda. Y los informes que se centran exclusivamente en los problemas de la cadena de suministro, sin tener en cuenta que la economía en general está creciendo, no tienen en cuenta los árboles.

Es cierto que hay problemas. La inflación está subiendo y hay graves interrupciones en las cadenas de suministro. Se trata de problemas graves que deben abordarse para evitar que descarrilen la recuperación. Pero son, en gran medida, el resultado de unas tasas de actividad económica sin precedentes tras las graves perturbaciones causadas por la pandemia.

La tasa de desempleo está bajando más rápido que nunca. Basta con mirar este gráfico. El informe de la semana pasada del 4,6% de desempleo es excelente según los estándares históricos, y la economía estadounidense ha llegado a ese punto mucho más rápido de lo previsto.

Sector inmobiliario de China podrían impactar a EE.UU. 0:47

Si Biden y los demócratas quieren mejorar sus perspectivas para 2022 y 2024, tienen que asegurarse de que la gente sepa que las cosas son, de hecho, mejores para la mayoría de los estadounidenses. El mercado de valores está en máximos históricos, y el saldo medio de las cuentas corrientes es hoy un 50% más que antes de la pandemia.

No es de extrañar que la gente estuviera decepcionada con Biden cuando acudió a las urnas la semana pasada. Biden prometió unir al país tras cuatro años de amarga acritud bajo el anterior presidente. Hasta las 11:30 p.m. del viernes pasado, parecía que ni siquiera podría unir a los demócratas.

Los meses de peleas entre los demócratas eran un espectáculo feo y pernicioso.

Pero ahora Biden, de hecho, ha producido una importante ley bipartidista. Demócratas y republicanos la han apoyado.

En la Cámara, seis de los demócratas más izquierdistas votaron en contra. Al hacerlo, pueden haber trazado una línea útil para Biden.

El fin de la democracia estadounidense

Los miembros del llamado «Escuadrón» defienden muchas políticas que Biden y millones de estadounidenses apoyan, pero su inflexibilidad, su falta de voluntad para alinearse detrás del presidente, están perjudicando a Biden. Hacerlo revela un asombroso desprecio por el costo de hacer fracasar la agenda de Biden. Si Biden fracasa, las elecciones de 2024 bien podrían poner fin a la democracia estadounidense.

El presidente necesita volver a venderse al país. Tiene que recordar a la clase media estadounidense que las políticas que persigue no son radicales, aunque sus oponentes las pinten así. Su objetivo es mejorar el nivel de vida de todos los estadounidenses. Tiene que hablar más sobre el contenido y, cuando se vea obligado a hablar de los costos, asegurarse de que la gente entiende que forman parte de un paquete fiscalmente responsable que no aumentará la deuda, a diferencia de las políticas (incluso anteriores a la pandemia) de la administración anterior.

¿Qué tienen en común Biden y el papa como líderes? 2:57

Y debe borrar la impresión de que está en deuda con los miembros más intransigentes y extremos de su partido.

Los demócratas solo pueden ganar si trabajan juntos y convencen a los demás de que trabajan para todos. La mayoría de los republicanos no apoyarían hoy a un demócrata, pero los independientes y los conservadores menos partidistas son de mente abierta.

Biden ha tenido unos meses complicados, pero tiene muchas posibilidades de reforzar su posición. En fuerte contraste con su predecesor, Biden se siente incómodo presumiendo, pero necesita que la gente entienda la magnitud de lo que ha logrado. La economía va en su mayoría muy bien. Ha conseguido importantes victorias, y no es un radical. Si lo hace, sus índices de aprobación subirán tan rápido como bajaron.

Joe Biden

Nota del editor: Frida Ghitis, (@fridaghitis) antigua productora y corresponsal de CNN, es columnista de asuntos mundiales. Es colaboradora habitual de CNN, columnista de The Washington Post y columnista de World Politics Review. Las opiniones expresadas en este comentario son suyas.

(CNN) — Los índices de aprobación del presidente Joe Biden llevan meses hundiéndose, y los resultados de las elecciones de la semana pasada fueron como una bofetada para los demócratas. Al escuchar algunos de los análisis, uno pensaría que la presidencia de Biden está acabada. No lo creas.

Claro que algunos de los problemas son reales. Pero las cosas no son tan malas como parecen; ni para el presidente ni para el país. Hay tiempo para hacer el tipo de ajustes que podrían mejorar rápidamente las perspectivas de Biden.

ANÁLISIS | Biden busca recuperarse mientras disfruta de una gran victoria política

En la última encuesta de CNN, la aprobación de Biden se sitúa en el 48%. Eso está lejos de ser calamitoso, aunque la tendencia va en la dirección equivocada para el presidente. Pero la encuesta muestra un debilitamiento significativo entre los que dicen que «aprueban fuertemente» su actuación, y el 58% dice que Biden no está prestando atención a los asuntos más importantes. La caída del apoyo es real y requiere una corrección del rumbo.

Biden tiene que corregir las percepciones erróneas –especialmente sobre la economía– y tiene que ajustar su postura en algunos temas clave. Ha perdido parte de la conexión que estableció con los votantes que lo acogieron como un líder de centro que no solo restauraría un sentido de normalidad y decencia en el país, sino que mejoraría la vida de los estadounidenses de clase media de todas las tendencias políticas, trabajando con referentes de ambos partidos.

Y aunque no creas en la encuesta de CNN sobre la aprobación de Biden y pienses que otras consultas que ofrecen resultados más negativos pintan una imagen más precisa, recuerda que las encuestas de opinión del primer año pueden resultar atípicas.

Recuerdo los primeros meses de la presidencia de Bill Clinton. Parecía destinado al desastre. Su aprobación se desplomó del 59% en febrero de 1993 a solo el 37% cuatro meses después, en las encuestas de Gallup. Clinton ganó la reelección y terminó su segundo mandato con una aprobación media del 61%.

La importancia de la ley de infraestructura en la aprobación de Biden

Biden no ha terminado su primer año, y sus perspectivas en cuando a aprobación ya parecen mejores hoy que hace unos días, desde que el Congreso aprobó una importante ley de infraestructura.

De hecho, si la ley se hubiera aprobado antes, la conversación de hoy sonaría completamente diferente. Todos los estadounidenses saben desde hace años que el país necesita urgentemente una mejora de las infraestructura a gran escala. Trump lo intentó y no lo consiguió. Ahora Biden lo ha hecho. Y beneficiará a todos, republicanos y demócratas.

La infraestructura no es un tema atractivo. Pero, como dijo el entonces vicepresidente Joe Biden al expresidente Obama cuando firmó la ley Obamacare, este es un «jo**** gran plan». La administración debe hacer hincapié en el contenido: carreteras, puentes, parques, Internet. Carreteras mejores y más seguras, sistemas de tránsito modernizados, autobuses eléctricos e híbridos, servicio ferroviario interurbano, y más. Esto hará la vida más fácil, mejor, y también creará un gran número de puestos de trabajo y hará que Estados Unidos sea más competitivo. Impulsará enormemente la economía.

Biden necesita convertirse en un mejor vendedor. Como señaló Jim Acosta, de CNN, «si Trump hubiera conseguido un proyecto de ley de infraestructuras después de todas esas negociaciones, habría estado haciendo sobrevolando bombarderos furtivos sobre el Lincoln Memorial y bautizando un puente con su nombre en todos los distritos indecisos de Estados Unidos.»

Congreso aprueba plan de infraestructura de Biden 2:57

Trump, por supuesto, es un consumado hombre de marketing. Biden necesita mejorar su juego en ese departamento.

El problema de la economía y cómo está relacionada con la aprobación de Biden

Y en ningún lugar es más evidente que en las impresiones sobre la economía.

La encuesta de CNN sobre la aprobación de Biden reveló que el 38% de los estadounidenses dice que la economía es el problema más acuciante al que se enfrenta el país. Es la preocupación número uno de los republicanos y la segunda entre los demócratas, que se preocupan más por la pandemia.

Si los estadounidenses consideraran que la economía va bien, no la calificarían como uno de los problemas más acuciantes del país. Pero la idea de que Estados Unidos atraviesa una grave crisis económica es sencillamente falsa. El gobierno de Biden ha permitido que los republicanos y sus voceros en los medios de comunicación de derecha -con alguna ayuda del resto de los medios de comunicación principales- creen la impresión incorrecta de que la economía no va bien. Hablar de datos económicos «brutales» es una hipérbole absurda. Y los informes que se centran exclusivamente en los problemas de la cadena de suministro, sin tener en cuenta que la economía en general está creciendo, no tienen en cuenta los árboles.

Es cierto que hay problemas. La inflación está subiendo y hay graves interrupciones en las cadenas de suministro. Se trata de problemas graves que deben abordarse para evitar que descarrilen la recuperación. Pero son, en gran medida, el resultado de unas tasas de actividad económica sin precedentes tras las graves perturbaciones causadas por la pandemia.

La tasa de desempleo está bajando más rápido que nunca. Basta con mirar este gráfico. El informe de la semana pasada del 4,6% de desempleo es excelente según los estándares históricos, y la economía estadounidense ha llegado a ese punto mucho más rápido de lo previsto.

Sector inmobiliario de China podrían impactar a EE.UU. 0:47

Si Biden y los demócratas quieren mejorar sus perspectivas para 2022 y 2024, tienen que asegurarse de que la gente sepa que las cosas son, de hecho, mejores para la mayoría de los estadounidenses. El mercado de valores está en máximos históricos, y el saldo medio de las cuentas corrientes es hoy un 50% más que antes de la pandemia.

No es de extrañar que la gente estuviera decepcionada con Biden cuando acudió a las urnas la semana pasada. Biden prometió unir al país tras cuatro años de amarga acritud bajo el anterior presidente. Hasta las 11:30 p.m. del viernes pasado, parecía que ni siquiera podría unir a los demócratas.

Los meses de peleas entre los demócratas eran un espectáculo feo y pernicioso.

Pero ahora Biden, de hecho, ha producido una importante ley bipartidista. Demócratas y republicanos la han apoyado.

En la Cámara, seis de los demócratas más izquierdistas votaron en contra. Al hacerlo, pueden haber trazado una línea útil para Biden.

El fin de la democracia estadounidense

Los miembros del llamado «Escuadrón» defienden muchas políticas que Biden y millones de estadounidenses apoyan, pero su inflexibilidad, su falta de voluntad para alinearse detrás del presidente, están perjudicando a Biden. Hacerlo revela un asombroso desprecio por el costo de hacer fracasar la agenda de Biden. Si Biden fracasa, las elecciones de 2024 bien podrían poner fin a la democracia estadounidense.

El presidente necesita volver a venderse al país. Tiene que recordar a la clase media estadounidense que las políticas que persigue no son radicales, aunque sus oponentes las pinten así. Su objetivo es mejorar el nivel de vida de todos los estadounidenses. Tiene que hablar más sobre el contenido y, cuando se vea obligado a hablar de los costos, asegurarse de que la gente entiende que forman parte de un paquete fiscalmente responsable que no aumentará la deuda, a diferencia de las políticas (incluso anteriores a la pandemia) de la administración anterior.

¿Qué tienen en común Biden y el papa como líderes? 2:57

Y debe borrar la impresión de que está en deuda con los miembros más intransigentes y extremos de su partido.

Los demócratas solo pueden ganar si trabajan juntos y convencen a los demás de que trabajan para todos. La mayoría de los republicanos no apoyarían hoy a un demócrata, pero los independientes y los conservadores menos partidistas son de mente abierta.

Biden ha tenido unos meses complicados, pero tiene muchas posibilidades de reforzar su posición. En fuerte contraste con su predecesor, Biden se siente incómodo presumiendo, pero necesita que la gente entienda la magnitud de lo que ha logrado. La economía va en su mayoría muy bien. Ha conseguido importantes victorias, y no es un radical. Si lo hace, sus índices de aprobación subirán tan rápido como bajaron.

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver