Internet y redes sociales en Cuba: ¿una nueva era para las manifestaciones?

(CNN Español) — La expansión del internet en Cuba ha sido mucho más lenta que en otros lugares del mundo debido, en gran medida, al sistema político que gobierna la isla, donde los servicios son regulados por el Estado.

Esta situación se refleja en los datos: en 2010, ya con el auge de redes sociales como Facebook y Twitter, casi 35% de la población en América Latina y el Caribe tenía acceso a internet, en comparación con apenas el 16% en Cuba, de acuerdo con datos del Banco Mundial.

Sin embargo, llegó 2013 y el panorama cambió. Ese año, el gobierno de Cuba instaló internet de fibra óptica en la isla, accesible a través de los llamados telepuntos –cibercafés– y en las zonas de wifi en plazas públicas, lo que inició una nueva era en las comunicaciones del país al permitir por primera vez la irrupción de las redes sociales y el contacto con los medios internacionales.

Esto ha tenido implicaciones en los ámbitos social, político y otros, y su papel es innegable en el momento histórico que vive Cuba.

El internet en la isla no se caracteriza por ser rápido o barato, pero la cobertura ha mejorado desde entonces. En 2013, 28% de la población en Cuba usaba internet, mientras que para 2019 (último dato que tiene el Banco Mundial) el indicador ya se encontraba en 68%, al mismo nivel que toda la zona de Latinoamérica y el Caribe.

El internet en la isla no se caracteriza por ser rápido o barato, pero la cobertura ha mejorado desde entonces. En 2013, 28% de la población en Cuba usaba internet, mientras que para 2019 (último dato que tiene el Banco Mundial) el indicador ya se encontraba en 68%, al mismo nivel que toda la zona de Latinoamérica y el Caribe.

Para Ted A. Henken, editor del libro «Cuba’s digital revolution» y profesor de Sociología y Estudios Latinoamericanos en la City University of New York (CUNY), el uso más común de internet en Cuba sigue siendo el entretenimiento, pero ahora se puede ver cada vez más un uso político y social.

«La sociedad civil cubana, entre ellos artistas independientes, periodistas independientes, activistas políticos y otros tipos de activistas, han empezado a usar la tecnología para demandar al gobierno en cosas específicas o en cosas más generales sobre el mismo sistema gubernamental de Cuba», dijo Henken a CNN.

Manifestaciones de julio, el reflejo más reciente

La lucha de los cubanos por documentar la situación en la isla 2:09

La prueba más reciente de los usos políticos-sociales de la tecnología en Cuba se dio en el mes de julio de este año, cuando miles de personas salieron a manifestarse por la crisis económica y la escasez, ambas potenciadas por la pandemia de covid-19.

Fueron las manifestaciones más grandes que se tienen registradas en la isla en décadas, y las redes sociales tuvieron un papel preponderante en cuanto a la difusión de imágenes y videos en medios como Facebook.

De hecho, Facebook ha tenido un rol protagónico, y no es para menos. Se trata de la red social más utilizada en Cuba. Según el sitio web de análisis Statcounter, en octubre de 2021, Facebook tuvo 77% de la participación de mercado de redes sociales en la isla, seguido por Pinterest (17%), Twitter (3%), YouTube (menos del 2%) y Tumblr e Instagram (con el 1% restante).

«El uso de Facebook es muy importante porque eso permite al usuario hacer una transmisión en vivo de un evento, de un discurso, de una queja, de una demanda. Y eso es lo que digamos fue la chispa que se prendió en un fuego el 11 de julio, cuando participantes en las manifestaciones espontáneas se filmaron y eso ya dio coraje a otros, en otras partes del país, de hacer lo mismo de salir a la calle», explicó Henken.

Una situación multifactorial

La ampliación de las protestas por medios digitales llegó a tal nivel en julio que hubo reportes de un apagón de internet que habría sido dispuesto por el gobierno, lo cual impidió que los cubanos compartieran imágenes de las manifestaciones.

Henken indicó que espera un nuevo apagón para las protestas que están planeadas para el 15 de noviembre, ya que, por un lado, hay esfuerzos del gobierno para «desmovilizar cualquier acción o marcha cívica» y, por el otro, no hay un punto en común entre manifestantes, sociedad y gobierno.

Para Arturo Lopez-Levy, profesor de Relaciones Internacionales en la Holy Names University, las recientes manifestaciones en Cuba son producto de una «protesta genuina» en contra del gobierno.

«La marcha del 11 de julio está empoderada por las redes sociales y empoderada por las nuevas tecnologías para canalizar una protesta genuina del pueblo cubano en contra de un gobierno que perdió un lugar importantísimo para lograr una economía sustentable», dijo Lopez-Levy a CNN.

Sin embargo, agregó, no se debe olvidar que la situación en Cuba es multifactorial, por lo que, si bien una parte de la responsabilidad es del gobierno, también hay otros agentes, tanto internos como externos, que contribuyen a la degradación social, lo cual no necesariamente se ve reflejado en lo que se difunde en redes sociales.

«Ninguna manifestación que se produzca hoy en Cuba o la que se produjo el 11 de julio es resultado solo de los errores del gobierno. Es resultado de los errores y abusos del gobierno comunista, y es resultado de los errores y abusos provocados por una política ilegal desde el derecho internacional, como es la política de bloqueo hacia Cuba. Son las dos cosas», explicó Lopez-Levy.

Un fenómeno que no es exclusivo de Cuba

La complejidad social de esta situación se traslada también a la arena digital en Cuba. Henken señaló que en la isla se habla de un problema de desinformación, de fake news en las redes sociales, pero enfatizó que esta cuestión no es exclusiva de un solo país, sino de todo el mundo.

«También tienen el mismo problema que tenemos nosotros en el resto del mundo sobre la falta de información verídica, las fake news, rumores, difamaciones. Eso también es, digamos, un talón de aquiles del uso de esas tecnologías», dijo el profesor de la CUNY.

Esto lleva, entre otras cosas, a la confusión. Por ejemplo, en el contexto de las protestas de julio, se dio a conocer un video en Facebook en el que un joven se presentó como miembro de una de las familias “que están en el poder de Cuba”, y llamó a deponer las armas y a iniciar un proceso de transición a la democracia en la isla.

En ese momento, CNN no pudo verificar de forma independiente la identidad del joven ni su parentesco con las familias que menciona. Además, el protagonista del video no respondió a los mensajes enviados por CNN.

Lopez-Levy dijo que, en este contexto, hay organizaciones que aprovechan para difundir «falsas noticias o medias verdades», entre ellas la Fundación Nacional Cubano Americana (CANF por sus siglas en inglés), a la cual calificó como «uno de los principales propulsores del bloqueo contra Cuba».

Por su parte, la CANF, con sede en Miami, dijo a CNN en julio que no había razones para poner en duda la identidad del protagonista del video.

En el aire

En pocas palabras, una situación que queda en el aire, sin esclarecerse. Pero es una consecuencia que ya se ha observado en el mundo.

«Hay muchos usos que podemos hacer de internet, pero (en el caso específico de) Facebook es como la plaza cívica dentro de internet, para bien o para mal», recalcó Henken.

Estadounidenses consideran que Facebook es negativo 0:50

Lopez-Levy añadió que es verdad que la tecnología ayuda a empoderar a los ciudadanos cubanos, pero también es un ejemplo de la constante «guerra política» que involucra, principalmente, a Cuba y Estados Unidos.

«Entonces, ¿qué es lo que le quiero decir? Que todo aquí se mezcla. Hay cosas que son mucha verdad y que (las redes sociales) empoderan a la población cubana, y también (hay) mucho uso de las de las redes sociales, de la tecnología como guerra política (…). Hasta ahora, la asimetría de que Estados Unidos es el actor más poderoso sigue jugando un papel muy importante porque tienen mayor control y dominio de los medios de información», finalizó.

Con información de Germán Padinger, de CNN en Español. 

Cuba
Internet
Redes sociales
Tecnología

(CNN Español) — La expansión del internet en Cuba ha sido mucho más lenta que en otros lugares del mundo debido, en gran medida, al sistema político que gobierna la isla, donde los servicios son regulados por el Estado.

Esta situación se refleja en los datos: en 2010, ya con el auge de redes sociales como Facebook y Twitter, casi 35% de la población en América Latina y el Caribe tenía acceso a internet, en comparación con apenas el 16% en Cuba, de acuerdo con datos del Banco Mundial.

¿De qué vive Cuba? Este es un vistazo a la economía de la isla

Sin embargo, llegó 2013 y el panorama cambió. Ese año, el gobierno de Cuba instaló internet de fibra óptica en la isla, accesible a través de los llamados telepuntos –cibercafés– y en las zonas de wifi en plazas públicas, lo que inició una nueva era en las comunicaciones del país al permitir por primera vez la irrupción de las redes sociales y el contacto con los medios internacionales.

Esto ha tenido implicaciones en los ámbitos social, político y otros, y su papel es innegable en el momento histórico que vive Cuba.

El internet en la isla no se caracteriza por ser rápido o barato, pero la cobertura ha mejorado desde entonces. En 2013, 28% de la población en Cuba usaba internet, mientras que para 2019 (último dato que tiene el Banco Mundial) el indicador ya se encontraba en 68%, al mismo nivel que toda la zona de Latinoamérica y el Caribe.

Versailles, el icónico restaurante cubano en Miami, cumplió 50 años y así fue la celebración

El internet en la isla no se caracteriza por ser rápido o barato, pero la cobertura ha mejorado desde entonces. En 2013, 28% de la población en Cuba usaba internet, mientras que para 2019 (último dato que tiene el Banco Mundial) el indicador ya se encontraba en 68%, al mismo nivel que toda la zona de Latinoamérica y el Caribe.

Para Ted A. Henken, editor del libro «Cuba’s digital revolution» y profesor de Sociología y Estudios Latinoamericanos en la City University of New York (CUNY), el uso más común de internet en Cuba sigue siendo el entretenimiento, pero ahora se puede ver cada vez más un uso político y social.

«La sociedad civil cubana, entre ellos artistas independientes, periodistas independientes, activistas políticos y otros tipos de activistas, han empezado a usar la tecnología para demandar al gobierno en cosas específicas o en cosas más generales sobre el mismo sistema gubernamental de Cuba», dijo Henken a CNN.

Los jóvenes, una generación asfixiada que busca el cambio en la Cuba comunista Manifestaciones de julio, el reflejo más reciente La lucha de los cubanos por documentar la situación en la isla 2:09

La prueba más reciente de los usos políticos-sociales de la tecnología en Cuba se dio en el mes de julio de este año, cuando miles de personas salieron a manifestarse por la crisis económica y la escasez, ambas potenciadas por la pandemia de covid-19.

Fueron las manifestaciones más grandes que se tienen registradas en la isla en décadas, y las redes sociales tuvieron un papel preponderante en cuanto a la difusión de imágenes y videos en medios como Facebook.

Video muestra el desafío de los manifestantes a la Policía en Cuba

De hecho, Facebook ha tenido un rol protagónico, y no es para menos. Se trata de la red social más utilizada en Cuba. Según el sitio web de análisis Statcounter, en octubre de 2021, Facebook tuvo 77% de la participación de mercado de redes sociales en la isla, seguido por Pinterest (17%), Twitter (3%), YouTube (menos del 2%) y Tumblr e Instagram (con el 1% restante).

«El uso de Facebook es muy importante porque eso permite al usuario hacer una transmisión en vivo de un evento, de un discurso, de una queja, de una demanda. Y eso es lo que digamos fue la chispa que se prendió en un fuego el 11 de julio, cuando participantes en las manifestaciones espontáneas se filmaron y eso ya dio coraje a otros, en otras partes del país, de hacer lo mismo de salir a la calle», explicó Henken.

Una situación multifactorial

La ampliación de las protestas por medios digitales llegó a tal nivel en julio que hubo reportes de un apagón de internet que habría sido dispuesto por el gobierno, lo cual impidió que los cubanos compartieran imágenes de las manifestaciones.

Henken indicó que espera un nuevo apagón para las protestas que están planeadas para el 15 de noviembre, ya que, por un lado, hay esfuerzos del gobierno para «desmovilizar cualquier acción o marcha cívica» y, por el otro, no hay un punto en común entre manifestantes, sociedad y gobierno.

ABC de las protestas convocadas para el 15 de noviembre en Cuba

Para Arturo Lopez-Levy, profesor de Relaciones Internacionales en la Holy Names University, las recientes manifestaciones en Cuba son producto de una «protesta genuina» en contra del gobierno.

«La marcha del 11 de julio está empoderada por las redes sociales y empoderada por las nuevas tecnologías para canalizar una protesta genuina del pueblo cubano en contra de un gobierno que perdió un lugar importantísimo para lograr una economía sustentable», dijo Lopez-Levy a CNN.

Sin embargo, agregó, no se debe olvidar que la situación en Cuba es multifactorial, por lo que, si bien una parte de la responsabilidad es del gobierno, también hay otros agentes, tanto internos como externos, que contribuyen a la degradación social, lo cual no necesariamente se ve reflejado en lo que se difunde en redes sociales.

«Ninguna manifestación que se produzca hoy en Cuba o la que se produjo el 11 de julio es resultado solo de los errores del gobierno. Es resultado de los errores y abusos del gobierno comunista, y es resultado de los errores y abusos provocados por una política ilegal desde el derecho internacional, como es la política de bloqueo hacia Cuba. Son las dos cosas», explicó Lopez-Levy.

OPINIÓN | Cuba: bloqueo interno vs. embargo externo Un fenómeno que no es exclusivo de Cuba

La complejidad social de esta situación se traslada también a la arena digital en Cuba. Henken señaló que en la isla se habla de un problema de desinformación, de fake news en las redes sociales, pero enfatizó que esta cuestión no es exclusiva de un solo país, sino de todo el mundo.

Facebook dice que eliminó una granja de «troles» dirigida por el gobierno de Nicaragua

«También tienen el mismo problema que tenemos nosotros en el resto del mundo sobre la falta de información verídica, las fake news, rumores, difamaciones. Eso también es, digamos, un talón de aquiles del uso de esas tecnologías», dijo el profesor de la CUNY.

Esto lleva, entre otras cosas, a la confusión. Por ejemplo, en el contexto de las protestas de julio, se dio a conocer un video en Facebook en el que un joven se presentó como miembro de una de las familias “que están en el poder de Cuba”, y llamó a deponer las armas y a iniciar un proceso de transición a la democracia en la isla.

Joven que dice pertenecer a familia poderosa de Cuba llama a deponer las armas para una transición democrática

En ese momento, CNN no pudo verificar de forma independiente la identidad del joven ni su parentesco con las familias que menciona. Además, el protagonista del video no respondió a los mensajes enviados por CNN.

Lopez-Levy dijo que, en este contexto, hay organizaciones que aprovechan para difundir «falsas noticias o medias verdades», entre ellas la Fundación Nacional Cubano Americana (CANF por sus siglas en inglés), a la cual calificó como «uno de los principales propulsores del bloqueo contra Cuba».

Por su parte, la CANF, con sede en Miami, dijo a CNN en julio que no había razones para poner en duda la identidad del protagonista del video.

En el aire

En pocas palabras, una situación que queda en el aire, sin esclarecerse. Pero es una consecuencia que ya se ha observado en el mundo.

«Hay muchos usos que podemos hacer de internet, pero (en el caso específico de) Facebook es como la plaza cívica dentro de internet, para bien o para mal», recalcó Henken.

Estadounidenses consideran que Facebook es negativo 0:50

Lopez-Levy añadió que es verdad que la tecnología ayuda a empoderar a los ciudadanos cubanos, pero también es un ejemplo de la constante «guerra política» que involucra, principalmente, a Cuba y Estados Unidos.

«Entonces, ¿qué es lo que le quiero decir? Que todo aquí se mezcla. Hay cosas que son mucha verdad y que (las redes sociales) empoderan a la población cubana, y también (hay) mucho uso de las de las redes sociales, de la tecnología como guerra política (…). Hasta ahora, la asimetría de que Estados Unidos es el actor más poderoso sigue jugando un papel muy importante porque tienen mayor control y dominio de los medios de información», finalizó.

Con información de Germán Padinger, de CNN en Español. 

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver