Se agudiza la crisis en la frontera entre Polonia y Belarús: lo que debes saber

Sokolka, Polonia (CNN) — Los migrantes atrapados en la frontera entre Polonia y Belarús han hecho cientos de intentos de traspasar la frontera, pero han sido repelidos por 15.000 soldados polacos desplegados para detenerlos, según las autoridades polacas.

Los miles de personas atrapadas se encuentran en el centro de una disputa geopolítica cada vez más intensa en la que la Unión Europea, Estados Unidos y la OTAN han acusado al líder bielorruso, Alexander Lukashenko, de fabricar una crisis migratoria en la frontera oriental de la UE para desestabilizar el bloque como represalia por las sanciones impuestas por las violaciones de los derechos humanos. Su gobierno niega las afirmaciones y, en cambio, culpa a Occidente de los peligrosos cruces fronterizos, a veces mortales, y del mal trato a los inmigrantes.

La guardia fronteriza polaca dijo que había registrado 468 intentos de cruce por parte de migrantes este miércoles, y casi 600 el día anterior, incluidos algunos esfuerzos «a gran escala» con grupos de más de 100 personas que intentaban romper la valla. Las autoridades polacas han detenido a un pequeño número de personas y han devuelto inmediatamente a otras a Belarús.

Un representante de la guardia fronteriza polaca dijo a CNN a principios de esta semana que algunos de los migrantes habían sido empujados hacia las barreras por los servicios bielorrusos.

Crisis en la frontera Polonia-Belarús. ¿Qué pasa? 0:50

Un gran número de personas están ahora acampadas en el lado bielorruso del paso fronterizo de Kuznica, que las autoridades cerraron el martes, en condiciones desesperadas.

Un viaje peligroso

A los periodistas y trabajadores humanitarios se les ha impedido viajar al lugar por una zona de exclusión puesta en vigor después de que Polonia declarara recientemente el estado de emergencia. Solo los residentes locales pueden entrar en la zona tras mostrar documentos de identificación.

Varios de los que viven dentro de la zona dijeron a CNN que el aumento de la presencia de la policía militar y los guardias fronterizos ha sido notable y que no están viendo más migrantes de lo normal. Los activistas de los derechos de los polacos han dicho que el despliegue adicional de tropas parece haber sellado la frontera, ya que no han recibido ninguna llamada de migrantes en busca de ayuda en los últimos tres días.

Youssef Atallah, un sirio de 37 años, llegó a Polonia recientemente tras su tercer intento de cruzar desde Belarús. Hablando en un centro de refugiados de Białystok, recordó cómo al llegar a la frontera, los guardias atraparon a su grupo de cuatro personas y lo golpearon, dejándole heridas en la cara, una nariz rota y costillas magulladas.

«Nos llevaron a la zona prohibida. Ese fue el primer intento de cruzar la frontera con Polonia», dijo a CNN. Afirmó que los funcionarios bielorrusos se negaron a proporcionarles ayuda médica y les dijeron repetidamente que se dirigieran a Polonia en lugar de regresar a Minsk.

Mientras atravesaban el bosque, el grupo se separó al intentar huir de los guardias polacos. Atallah dijo que su recuerdo del viaje es confuso debido a sus problemas médicos, pero le han dicho que pasó tres días en el bosque antes de ser recogido por la policía polaca y llevado al centro de refugiados. Mientras hacía el traicionero viaje a Polonia, Atallah dijo que no tenía comida y bebía agua de un pantano.

Añadió: «Vi cosas que había dejado otro grupo de refugiados (y) encontré un terrón de azúcar. Empecé a chuparlo porque no podía masticar, no podía morder ni nada».

Dijo que su experiencia con los guardias polacos y en el centro ha sido muy diferente a su trato con los oficiales bielorrusos. «La verdad es que son muy amables con nosotros. Me llevaron al hospital y el equipo del hospital es maravilloso. Los médicos incluso me dieron ropa».

A pesar del agotador viaje, Atallah dijo que volvería a hacer el viaje por su familia debido a la peligrosa situación humanitaria de vuelta a Siria.

Tenso enfrentamiento en la frontera

Las autoridades polacas publicaron este miércoles dos videos de la frontera en los que, según ellas, se ve a las tropas bielorrusas disparando al suelo y forcejeando con la gente. Polonia dijo que las imágenes muestran las tácticas empleadas por los servicios bielorrusos para intimidar a los migrantes en su presencia. CNN no puede verificar esta afirmación, ya que el video no es lo suficientemente claro como para decir lo que está sucediendo, pero es un ejemplo más de la guerra de palabras que se ha intensificado en el conflicto.

La Unión Europea prepara sanciones contra Belarús 3:50

Anton Bychkovsky, secretario de prensa del Comité Estatal de Fronteras de Belarús, responsable de las fronteras exteriores del país, rebatió la acusación, diciendo que el video no permite una evaluación objetiva de la situación completa. Lo describió como una probable provocación de la parte polaca «con el objetivo de escalar aún más la situación y desviar la atención de sus propias acciones en relación con los refugiados, así como para manipular la opinión pública».

Unas imágenes separadas publicadas por la policía polaca en Twitter este miércoles mostraban hileras de agentes con equipo antidisturbios y grandes escudos protectores en algunas partes de la frontera mientras los helicópteros vigilaban la situación desde arriba. Las imágenes aéreas muestran tiendas de campaña y humo saliendo de pequeñas hogueras dispersas a lo largo del lado bielorruso de la barrera, cerca de los bosques cercanos.

En otras imágenes polacas compartidas durante la noche, los soldados permanecían en formación vigilando de cerca la valla, levantando ocasionalmente antorchas para comprobar cualquier movimiento cercano, con su aliento visible en las temperaturas bajo cero.

En múltiples videos de las autoridades polacas a principios de esta semana, se veía a los inmigrantes intentando desesperadamente romper las barreras con palas, cortaalambres y fuerza bruta.

En los últimos meses, Polonia, Lituania y Letonia han visto un aumento de personas que intentan entrar en sus países desde Belarús. Muchos de los inmigrantes –la mayoría de los cuales proceden de Oriente Medio y Asia– esperan seguir viajando desde Polonia hacia el interior de Europa. Lituania declaró el estado de emergencia durante un mes, que entró en vigor en la medianoche de este miércoles.

Mientras tanto, un video de los medios de comunicación estatales de Belarús mostraba a unos niños gritando «Alemania, Alemania» hacia la barrera el martes.

¿Quién es Alexander Lukashenko, el presidente de Belarús que ha sido descrito como "el último dictador de Europa"?

En un intento de disuadir a los inmigrantes, el gobierno polaco ha estado enviando mensajes de texto a los números de teléfono móvil extranjeros de la zona fronteriza en los que se puede leer: «La frontera polaca está sellada. Las autoridades de BLR [Belarús] les han mentido. Vuelvan a Minsk». Termina advirtiendo a los migrantes que no tomen pastillas de los soldados bielorrusos, en referencia a la afirmación de los funcionarios polacos de que un migrante recibió una pastilla antes de caer enfermo y morir.

La responsable de prensa de la guardia fronteriza polaca, Katarzyna Zdanowicz, dijo que la situación en la zona de Kuznica estaba en calma este miércoles y que los migrantes habían recibido comida y bebida caliente de los soldados bielorrusos durante la noche.

Zdanowicz cifró en unos 4.000 el número de inmigrantes acampados a lo largo de la frontera, citando estimaciones de la guardia fronteriza. No descartó la posibilidad de que hubiera más personas dirigiéndose a la zona fronteriza desde otras partes de Belarús. Sin embargo, el Comité Estatal de Fronteras de Belarús dijo el martes que había unos 2.000 migrantes en el lugar.

Varios funcionarios polacos han acusado a Belarús de ayudar a los migrantes en sus intentos de cruzar la frontera. El viceministro del Interior, Bartosz Grodecki, declaró este miércoles a los medios de comunicación polacos que los migrantes son «constantemente transportados a la frontera por los servicios bielorrusos».

Grodecki también alegó que «además de los servicios bielorrusos, probablemente también hay representantes de los servicios rusos» entre la multitud de migrantes que intentan cruzar la frontera.

Juego de culpas diplomático

A medida que se intensifica la disputa fronteriza, la UE ha dicho que es probable que imponga más sanciones a Belarús. El martes, la Comisión Europea lo calificó de «régimen mafioso» y criticó a Lukashenko por sus «falsas promesas» que, según dijo, atraen a los migrantes a la frontera creyendo que obtendrán «una entrada fácil en la UE».

El vicepresidente europeo, Margaritis Schinas, declaró este miércoles a Becky Anderson, de CNN, que estaba viajando para visitar los terceros países en los que se están iniciando los vuelos que transportan a los migrantes a Belarús, para pedirles «su cooperación para que se abstengan de estas tácticas». Dijo que también ha estado en contacto con aerolíneas de terceros países que participan en el transporte de migrantes a Minsk.

Cientos de migrantes acampan en el lado bielorruso de la frontera con Polonia, cerca de Kuznica, en esta fotografía publicada por el Ministerio de Defensa polaco el miércoles.

«No se trata de solicitantes de asilo normales, que buscan la protección de Europa huyendo de la guerra, de la dictadura. Se trata de grupos de personas que vuelan a Minsk, los meten en autobuses, los escoltan la policía bielorrusa y las fuerzas especiales, los empujan hasta la frontera y los introducen en la Unión Europea», dijo Schinas.

«Esto no es un movimiento migratorio normal. Se trata de un ataque híbrido».

El primer ministro de Polonia, Mateusz Morawiecki, ha afirmado que Moscú era el titiritero entre bastidores en la frontera y que Minsk estaba operando bajo las directrices del Kremlin.

En su intervención del martes en el Parlamento polaco, Morawiecki alegó que «la seguridad de nuestra frontera oriental está siendo brutalmente violada hoy por un despiadado dictador que quiere vengarse de Polonia y Europa por oponerse a las violaciones de los derechos humanos en Belarús. Pero sabemos que su venganza está controlada desde Moscú».

«La política neoimperial de Rusia es un hecho. Estamos pendientes de los próximos pasos del patrón de Lukashenko, que es el presidente Putin. Este es su escenario de reconstrucción del imperio ruso. Un escenario al que todos los polacos deben enfrentarse con toda su fuerza.»

Belarús, que ha negado todas las acusaciones, dijo el miércoles que buscaba una «respuesta conjunta» con Rusia a las «acciones inamistosas» de los Estados de la UE.

Según el medio de comunicación estatal bielorruso BelTA, el ministro de Asuntos Exteriores de Belarús, Vladimir Makei, afirmó que Occidente estaba abusando del tema de los derechos humanos para ejercer presión política. En una rueda de prensa tras las conversaciones entre los ministros de Asuntos Exteriores de Rusia y Belarús en Moscú, Makei afirmó que «se ha desencadenado una compleja agresión a gran escala contra Belarús», que no puede quedar sin respuesta.

Aviones de guerra rusos realizaron este miércoles patrullas sobre el espacio aéreo bielorruso. «Son medidas de respuesta adecuada a la evolución de la situación tanto en el aire como en tierra», dijo el Ministerio de Defensa de Belarús en su canal de Telegram. Los vuelos conjuntos con las fuerzas aéreas de ambos países se «realizarán de forma regular» en adelante, añadió.

Los dos bombarderos rusos de largo alcance Tu-22m3 practicaron «cuestiones de interacción con los puntos de control en tierra» con las fuerzas armadas de ambos países, según el Ministerio de Defensa ruso.

Migrantes atrapados en el medio

Los grupos humanitarios han criticado anteriormente al gobierno nacionalista de Polonia por el trato que da a los migrantes en la frontera, donde se enfrentan a condiciones extenuantes, ya que las temperaturas caen en picada durante la noche y se carece de alimentos y atención médica. Los grupos de derechos humanos también han acusado a las autoridades polacas de múltiples retenciones ilegales, una afirmación que los funcionarios fronterizos han rechazado, argumentando en cambio que están actuando de acuerdo con la normativa gubernamental.

A Border Aid, un grupo voluntario de trabajadores médicos polacos, no se le ha permitido tratar a los migrantes en la zona de exclusión establecida por el estado de emergencia de Polonia, y sus repetidas solicitudes de entrada han sido denegadas, dijo a CNN Kaja Filaczynska, una médica polaca que trabaja con el grupo.

«Recibimos llamadas de personas en la zona y no podemos responderlas», dijo Filaczynska.

Operando desde una estación a unos cientos de metros de la zona, Filaczynska dijo que los médicos han estado tratando a los migrantes, incluyendo mujeres embarazadas y niños, por hipotermia, deshidratación, hambre, intoxicación alimentaria y traumas en los pies que se veían en los soldados que luchaban en las trincheras.

«Para mí, como profesional de la medicina, sería impensable hace unas semanas que en el siglo XXI haya niños, mujeres y embarazadas en medio de la selva en la civilización occidental y que estén sufriendo, no por la grave enfermedad que padecen, sino por el frío, porque no tienen agua potable y no tienen comida», añadió.

La directora de Save the Children Europa, Anita Bay, dijo que la situación en la frontera era «contraria a las leyes y valores de la UE» y que los Estados debían garantizar la seguridad de los migrantes y refugiados atrapados en los campamentos improvisados, en un comunicado el martes.

«Los niños varados cerca de la frontera con Polonia, Lituania y Letonia desde finales de agosto han estado luchando contra la hipotermia, el agotamiento y el hambre, mientras que su salud mental y física se ha deteriorado debido a sus peligrosos viajes y a la prolongada situación a la que se enfrentan», dijo Bay. «Hemos visto imágenes de familias enteras devueltas a Belarús, y su petición de protección internacional y ayuda inmediata ignorada».

Bay dijo que era «inaceptable que las vidas de los niños y sus familias se utilicen como moneda de cambio en un conflicto regional», antes de pedir a la UE que facilite el acceso «para que puedan solicitar protección internacional».

El portavoz del Departamento de Estado de EE.UU., Ned Price, reiteró el martes el apoyo de Washington a Polonia, afirmando que «Estados Unidos seguirá apoyando a Polonia y a todos nuestros socios en Europa que se han visto amenazados por las inaceptables acciones de Belarús».

La periodista Magda Chodownik informó desde Sokolka, Polonia, mientras que Antonia Mortensen de CNN informó desde Milán, Italia, y Lauren Said-Moorhouse escribió desde Londres. Fred Pleitgen, Radina Gigova, Stephanie Halasz y Katharina Krebs de CNN también contribuyeron a este informe.

Belarús
Migrantes
Polonia

Sokolka, Polonia (CNN) — Los migrantes atrapados en la frontera entre Polonia y Belarús han hecho cientos de intentos de traspasar la frontera, pero han sido repelidos por 15.000 soldados polacos desplegados para detenerlos, según las autoridades polacas.

Los miles de personas atrapadas se encuentran en el centro de una disputa geopolítica cada vez más intensa en la que la Unión Europea, Estados Unidos y la OTAN han acusado al líder bielorruso, Alexander Lukashenko, de fabricar una crisis migratoria en la frontera oriental de la UE para desestabilizar el bloque como represalia por las sanciones impuestas por las violaciones de los derechos humanos. Su gobierno niega las afirmaciones y, en cambio, culpa a Occidente de los peligrosos cruces fronterizos, a veces mortales, y del mal trato a los inmigrantes.

La guardia fronteriza polaca dijo que había registrado 468 intentos de cruce por parte de migrantes este miércoles, y casi 600 el día anterior, incluidos algunos esfuerzos «a gran escala» con grupos de más de 100 personas que intentaban romper la valla. Las autoridades polacas han detenido a un pequeño número de personas y han devuelto inmediatamente a otras a Belarús.

Un representante de la guardia fronteriza polaca dijo a CNN a principios de esta semana que algunos de los migrantes habían sido empujados hacia las barreras por los servicios bielorrusos.

Un gran número de personas están ahora acampadas en el lado bielorruso del paso fronterizo de Kuznica, que las autoridades cerraron el martes, en condiciones desesperadas.

Un viaje peligroso

A los periodistas y trabajadores humanitarios se les ha impedido viajar al lugar por una zona de exclusión puesta en vigor después de que Polonia declarara recientemente el estado de emergencia. Solo los residentes locales pueden entrar en la zona tras mostrar documentos de identificación.

Varios de los que viven dentro de la zona dijeron a CNN que el aumento de la presencia de la policía militar y los guardias fronterizos ha sido notable y que no están viendo más migrantes de lo normal. Los activistas de los derechos de los polacos han dicho que el despliegue adicional de tropas parece haber sellado la frontera, ya que no han recibido ninguna llamada de migrantes en busca de ayuda en los últimos tres días.

La crisis se agrava en la frontera entre Polonia y Belarús con la concentración de migrantes y la movilización de tropas

Youssef Atallah, un sirio de 37 años, llegó a Polonia recientemente tras su tercer intento de cruzar desde Belarús. Hablando en un centro de refugiados de Białystok, recordó cómo al llegar a la frontera, los guardias atraparon a su grupo de cuatro personas y lo golpearon, dejándole heridas en la cara, una nariz rota y costillas magulladas.

«Nos llevaron a la zona prohibida. Ese fue el primer intento de cruzar la frontera con Polonia», dijo a CNN. Afirmó que los funcionarios bielorrusos se negaron a proporcionarles ayuda médica y les dijeron repetidamente que se dirigieran a Polonia en lugar de regresar a Minsk.

Mientras atravesaban el bosque, el grupo se separó al intentar huir de los guardias polacos. Atallah dijo que su recuerdo del viaje es confuso debido a sus problemas médicos, pero le han dicho que pasó tres días en el bosque antes de ser recogido por la policía polaca y llevado al centro de refugiados. Mientras hacía el traicionero viaje a Polonia, Atallah dijo que no tenía comida y bebía agua de un pantano.

Añadió: «Vi cosas que había dejado otro grupo de refugiados (y) encontré un terrón de azúcar. Empecé a chuparlo porque no podía masticar, no podía morder ni nada».

Dijo que su experiencia con los guardias polacos y en el centro ha sido muy diferente a su trato con los oficiales bielorrusos. «La verdad es que son muy amables con nosotros. Me llevaron al hospital y el equipo del hospital es maravilloso. Los médicos incluso me dieron ropa».

A pesar del agotador viaje, Atallah dijo que volvería a hacer el viaje por su familia debido a la peligrosa situación humanitaria de vuelta a Siria.

Tenso enfrentamiento en la frontera

Las autoridades polacas publicaron este miércoles dos videos de la frontera en los que, según ellas, se ve a las tropas bielorrusas disparando al suelo y forcejeando con la gente. Polonia dijo que las imágenes muestran las tácticas empleadas por los servicios bielorrusos para intimidar a los migrantes en su presencia. CNN no puede verificar esta afirmación, ya que el video no es lo suficientemente claro como para decir lo que está sucediendo, pero es un ejemplo más de la guerra de palabras que se ha intensificado en el conflicto.

La Unión Europea prepara sanciones contra Belarús 3:50

Anton Bychkovsky, secretario de prensa del Comité Estatal de Fronteras de Belarús, responsable de las fronteras exteriores del país, rebatió la acusación, diciendo que el video no permite una evaluación objetiva de la situación completa. Lo describió como una probable provocación de la parte polaca «con el objetivo de escalar aún más la situación y desviar la atención de sus propias acciones en relación con los refugiados, así como para manipular la opinión pública».

Unas imágenes separadas publicadas por la policía polaca en Twitter este miércoles mostraban hileras de agentes con equipo antidisturbios y grandes escudos protectores en algunas partes de la frontera mientras los helicópteros vigilaban la situación desde arriba. Las imágenes aéreas muestran tiendas de campaña y humo saliendo de pequeñas hogueras dispersas a lo largo del lado bielorruso de la barrera, cerca de los bosques cercanos.

En otras imágenes polacas compartidas durante la noche, los soldados permanecían en formación vigilando de cerca la valla, levantando ocasionalmente antorchas para comprobar cualquier movimiento cercano, con su aliento visible en las temperaturas bajo cero.

En múltiples videos de las autoridades polacas a principios de esta semana, se veía a los inmigrantes intentando desesperadamente romper las barreras con palas, cortaalambres y fuerza bruta.

En los últimos meses, Polonia, Lituania y Letonia han visto un aumento de personas que intentan entrar en sus países desde Belarús. Muchos de los inmigrantes –la mayoría de los cuales proceden de Oriente Medio y Asia– esperan seguir viajando desde Polonia hacia el interior de Europa. Lituania declaró el estado de emergencia durante un mes, que entró en vigor en la medianoche de este miércoles.

Mientras tanto, un video de los medios de comunicación estatales de Belarús mostraba a unos niños gritando «Alemania, Alemania» hacia la barrera el martes.

¿Quién es Alexander Lukashenko, el presidente de Belarús que ha sido descrito como "el último dictador de Europa"?

En un intento de disuadir a los inmigrantes, el gobierno polaco ha estado enviando mensajes de texto a los números de teléfono móvil extranjeros de la zona fronteriza en los que se puede leer: «La frontera polaca está sellada. Las autoridades de BLR [Belarús] les han mentido. Vuelvan a Minsk». Termina advirtiendo a los migrantes que no tomen pastillas de los soldados bielorrusos, en referencia a la afirmación de los funcionarios polacos de que un migrante recibió una pastilla antes de caer enfermo y morir.

La responsable de prensa de la guardia fronteriza polaca, Katarzyna Zdanowicz, dijo que la situación en la zona de Kuznica estaba en calma este miércoles y que los migrantes habían recibido comida y bebida caliente de los soldados bielorrusos durante la noche.

Zdanowicz cifró en unos 4.000 el número de inmigrantes acampados a lo largo de la frontera, citando estimaciones de la guardia fronteriza. No descartó la posibilidad de que hubiera más personas dirigiéndose a la zona fronteriza desde otras partes de Belarús. Sin embargo, el Comité Estatal de Fronteras de Belarús dijo el martes que había unos 2.000 migrantes en el lugar.

Varios funcionarios polacos han acusado a Belarús de ayudar a los migrantes en sus intentos de cruzar la frontera. El viceministro del Interior, Bartosz Grodecki, declaró este miércoles a los medios de comunicación polacos que los migrantes son «constantemente transportados a la frontera por los servicios bielorrusos».

Grodecki también alegó que «además de los servicios bielorrusos, probablemente también hay representantes de los servicios rusos» entre la multitud de migrantes que intentan cruzar la frontera.

Juego de culpas diplomático

A medida que se intensifica la disputa fronteriza, la UE ha dicho que es probable que imponga más sanciones a Belarús. El martes, la Comisión Europea lo calificó de «régimen mafioso» y criticó a Lukashenko por sus «falsas promesas» que, según dijo, atraen a los migrantes a la frontera creyendo que obtendrán «una entrada fácil en la UE».

El vicepresidente europeo, Margaritis Schinas, declaró este miércoles a Becky Anderson, de CNN, que estaba viajando para visitar los terceros países en los que se están iniciando los vuelos que transportan a los migrantes a Belarús, para pedirles «su cooperación para que se abstengan de estas tácticas». Dijo que también ha estado en contacto con aerolíneas de terceros países que participan en el transporte de migrantes a Minsk.

Cientos de migrantes acampan en el lado bielorruso de la frontera con Polonia, cerca de Kuznica, en esta fotografía publicada por el Ministerio de Defensa polaco el miércoles.

«No se trata de solicitantes de asilo normales, que buscan la protección de Europa huyendo de la guerra, de la dictadura. Se trata de grupos de personas que vuelan a Minsk, los meten en autobuses, los escoltan la policía bielorrusa y las fuerzas especiales, los empujan hasta la frontera y los introducen en la Unión Europea», dijo Schinas.

«Esto no es un movimiento migratorio normal. Se trata de un ataque híbrido».

El primer ministro de Polonia, Mateusz Morawiecki, ha afirmado que Moscú era el titiritero entre bastidores en la frontera y que Minsk estaba operando bajo las directrices del Kremlin.

En su intervención del martes en el Parlamento polaco, Morawiecki alegó que «la seguridad de nuestra frontera oriental está siendo brutalmente violada hoy por un despiadado dictador que quiere vengarse de Polonia y Europa por oponerse a las violaciones de los derechos humanos en Belarús. Pero sabemos que su venganza está controlada desde Moscú».

«La política neoimperial de Rusia es un hecho. Estamos pendientes de los próximos pasos del patrón de Lukashenko, que es el presidente Putin. Este es su escenario de reconstrucción del imperio ruso. Un escenario al que todos los polacos deben enfrentarse con toda su fuerza.»

Belarús, que ha negado todas las acusaciones, dijo el miércoles que buscaba una «respuesta conjunta» con Rusia a las «acciones inamistosas» de los Estados de la UE.

Belarús inunda la UE permitiendo el paso de migrantes, una jugada tomada del manual de Putin

Según el medio de comunicación estatal bielorruso BelTA, el ministro de Asuntos Exteriores de Belarús, Vladimir Makei, afirmó que Occidente estaba abusando del tema de los derechos humanos para ejercer presión política. En una rueda de prensa tras las conversaciones entre los ministros de Asuntos Exteriores de Rusia y Belarús en Moscú, Makei afirmó que «se ha desencadenado una compleja agresión a gran escala contra Belarús», que no puede quedar sin respuesta.

Aviones de guerra rusos realizaron este miércoles patrullas sobre el espacio aéreo bielorruso. «Son medidas de respuesta adecuada a la evolución de la situación tanto en el aire como en tierra», dijo el Ministerio de Defensa de Belarús en su canal de Telegram. Los vuelos conjuntos con las fuerzas aéreas de ambos países se «realizarán de forma regular» en adelante, añadió.

Los dos bombarderos rusos de largo alcance Tu-22m3 practicaron «cuestiones de interacción con los puntos de control en tierra» con las fuerzas armadas de ambos países, según el Ministerio de Defensa ruso.

Migrantes atrapados en el medio

Los grupos humanitarios han criticado anteriormente al gobierno nacionalista de Polonia por el trato que da a los migrantes en la frontera, donde se enfrentan a condiciones extenuantes, ya que las temperaturas caen en picada durante la noche y se carece de alimentos y atención médica. Los grupos de derechos humanos también han acusado a las autoridades polacas de múltiples retenciones ilegales, una afirmación que los funcionarios fronterizos han rechazado, argumentando en cambio que están actuando de acuerdo con la normativa gubernamental.

A Border Aid, un grupo voluntario de trabajadores médicos polacos, no se le ha permitido tratar a los migrantes en la zona de exclusión establecida por el estado de emergencia de Polonia, y sus repetidas solicitudes de entrada han sido denegadas, dijo a CNN Kaja Filaczynska, una médica polaca que trabaja con el grupo.

«Recibimos llamadas de personas en la zona y no podemos responderlas», dijo Filaczynska.

Operando desde una estación a unos cientos de metros de la zona, Filaczynska dijo que los médicos han estado tratando a los migrantes, incluyendo mujeres embarazadas y niños, por hipotermia, deshidratación, hambre, intoxicación alimentaria y traumas en los pies que se veían en los soldados que luchaban en las trincheras.

«Para mí, como profesional de la medicina, sería impensable hace unas semanas que en el siglo XXI haya niños, mujeres y embarazadas en medio de la selva en la civilización occidental y que estén sufriendo, no por la grave enfermedad que padecen, sino por el frío, porque no tienen agua potable y no tienen comida», añadió.

La directora de Save the Children Europa, Anita Bay, dijo que la situación en la frontera era «contraria a las leyes y valores de la UE» y que los Estados debían garantizar la seguridad de los migrantes y refugiados atrapados en los campamentos improvisados, en un comunicado el martes.

«Los niños varados cerca de la frontera con Polonia, Lituania y Letonia desde finales de agosto han estado luchando contra la hipotermia, el agotamiento y el hambre, mientras que su salud mental y física se ha deteriorado debido a sus peligrosos viajes y a la prolongada situación a la que se enfrentan», dijo Bay. «Hemos visto imágenes de familias enteras devueltas a Belarús, y su petición de protección internacional y ayuda inmediata ignorada».

Bay dijo que era «inaceptable que las vidas de los niños y sus familias se utilicen como moneda de cambio en un conflicto regional», antes de pedir a la UE que facilite el acceso «para que puedan solicitar protección internacional».

El portavoz del Departamento de Estado de EE.UU., Ned Price, reiteró el martes el apoyo de Washington a Polonia, afirmando que «Estados Unidos seguirá apoyando a Polonia y a todos nuestros socios en Europa que se han visto amenazados por las inaceptables acciones de Belarús».

La periodista Magda Chodownik informó desde Sokolka, Polonia, mientras que Antonia Mortensen de CNN informó desde Milán, Italia, y Lauren Said-Moorhouse escribió desde Londres. Fred Pleitgen, Radina Gigova, Stephanie Halasz y Katharina Krebs de CNN también contribuyeron a este informe.

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver