Conoce al «cazador de redes fantasma» de Hong Kong que está salvando la vida marina de la ciudad

(CNN) — Hong Kong, que pasó de ser una comunidad de pescadores a un gran puerto internacional, tiene una rica historia marítima que se remonta a cientos de años. Sin embargo, bajo la superficie de sus aguas costeras acecha una amenaza inquietante para su vida marina.
Las redes fantasma son equipos de pesca abandonados o perdidos. Flotan en el océano, atrapando y matando a la fauna, enganchándose en los barcos e incluso amenazando a los buzos.

Un buzo local vio el problema y decidió tomar cartas en el asunto.

Harry Chan, autoproclamado «cazador de redes fantasma», ha pasado la última década sacando del océano las redes de pesca abandonadas.

Este empresario jubilado de 68 años afirma que tiene la misión de limpiar las aguas y el litoral de Hong Kong.
«Si no cuidamos el medio ambiente y el océano, no vamos a tener otro», dice Chan.

¿Qué son las redes fantasma?

Las redes y aparatos de pesca fantasma pueden acabar en el océano por accidente, por ejemplo, arrastradas durante las tormentas o desgarradas en las rocas, o desechadas intencionadamente, a menudo para encubrir pruebas de pesca ilegal, y no es solo un problema que sufra Hong Kong. Según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO, por sus siglas en inglés), 640.000 toneladas métricas de equipos de pesca fantasma van a parar a las aguas del mundo cada año –el mismo peso que más de 50.000 autobuses de dos pisos–, aunque Ocean Conservancy, un grupo de defensa sin ánimo de lucro, afirma que se trata de una estimación conservadora.

Según el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés), los equipos de pesca abandonados y desechados constituyen el 10% de la contaminación plástica del océano.

En un estudio realizado en 2018 sobre el Gran Parche de Basura del Pacífico, una colección de basura de 1,6 millones de kilómetros cuadrados que tiene más del doble del tamaño de Texas, situada en el océano Pacífico, se descubrió que más de la mitad de la masa total de plástico procedía de redes, cuerdas y sedales.

Se trata de un enorme problema tanto para la vida marina como para las personas, afirma Laurence McCook, director de océanos de WWF Hong Kong.

«Se llama equipo fantasma porque sigue viviendo y creando problemas mucho después de ser realmente útil», dice McCook. Se calcula que cada año mueren 136.000 delfines, focas, tortugas e incluso ballenas a causa de las redes fantasma, así como innumerables peces y otras especies marinas pequeñas.

Ayudan a tortugas marinas en Ecuador a rehabilitarse 1:41

Las redes fantasma pueden reducir las poblaciones de peces en algunos lugares hasta en un 30%, lo que repercute en el suministro de alimentos y en los beneficios de la industria pesquera, así como en los proyectos de recuperación y conservación de las poblaciones de peces.

A la caza de redes fantasma

Una vez que Chan localiza una red, retirarla puede llevar entre tres y ocho horas, y es un trabajo peligroso y agotador. Pero Chan, que lleva buceando desde 1987 con más de 3.000 inmersiones hasta la fecha, es un apasionado obsesivo, y sus roces con la muerte en pos de su objetivo no lo han desanimado.

«Un par de veces casi me mato, al quedar enredado», dice. «Por suerte, mis compañeros me pudieron liberar».

A lo largo de los años, Chan ha creado un pequeño equipo de voluntarios que se turnan para ayudarle en su misión de limpiar las aguas de Hong Kong. El equipo sale en barco en busca de redes fantasma perdidas con sus equipos de buceo.

Las redes fantasma también afectan al suministro de alimentos, reduciendo las poblaciones de peces hasta en un 30%.

Cuando encuentran una, que puede ser difícil con la escasa visibilidad del agua en Hong Kong, utilizan un cuchillo o unas tijeras para liberar la vida marina atrapada en ella o desenredarla de las rocas, el coral o el fondo marino donde puede estar atrapada.

Dependiendo del tamaño y el peso de la red y de su profundidad, un pequeño dispositivo flotante puede ayudar a subir la red a la superficie.

Normalmente, Chan realiza estas inmersiones dos veces al mes, además de organizar limpiezas de playas y costas.

A lo largo de los años, Chan calcula que ha recogido más de 80 toneladas métricas de equipos fantasma a mano con su grupo de voluntarios, y dice estar decidido a seguir cazando a este «asesino silencioso».

«Siendo buzo, podemos hacer mucho para proteger y salvar el océano», afirma.

Programa “Ghost Gear Detective”

Aunque los «héroes locales» como Chan están haciendo una gran labor de recogida de redes fantasma, los peligros potenciales incluso para los buzos más experimentados no son una exageración, dice McCook, de WWF Hong Kong.

«Una red está diseñada para atrapar cosas bajo el agua, y es muy buena para ello», dice. «Es extraordinariamente fácil enredarse, y al fin y al cabo, estamos bajo el agua: tenemos un suministro de aire limitado».

Por eso el WWF de Hong Kong ha desarrollado el programa “Ghost Gear Detective” o “detective de equipo de pesca fantasma”.

https://cnnespanol.cnn.com/wp-content/uploads/2021/11/20211104_Story_loop.mp4

Esta iniciativa científica ciudadana invita a los buzos recreativos y a los navegantes a registrar la ubicación de los equipos fantasma en una pizarra impermeable utilizando un dispositivo GPS portátil y flotante para identificar las coordenadas. Esta información se comunica a través de una aplicación una vez que vuelven a tierra firme.

Luego, el Departamento de Agricultura, Pesca y Conservación del gobierno de Hong Kong utiliza estos datos para recoger las redes de forma segura con un equipo de buzos expertos.

Desde el lanzamiento del programa en 2019, WWF Hong Kong dice que se han identificado 244 piezas de equipos fantasmas, gracias a 225 informes y se han retirado casi 280 kilogramos de equipos.

«El valor de la recopilación de datos no es solo sobre la eliminación, sino que esa base de datos luego ayuda al gobierno y a nosotros mismos para comprender la magnitud y la naturaleza del problema, lo cual es fundamental para descubrir soluciones», dice McCook.

Etiquetado y seguimiento

Aunque la limpieza de estos equipos fantasma es fundamental, también lo es impedir que los equipos de pesca acaben en el océano.

Crear incentivos para que las pesquerías y los pescadores mantengan sus redes en buen estado y las reciclen adecuadamente podría ayudar a «evitar la pérdida deliberada y accidental de redes», dice McCook.

Las redes fantasma no solo atrapan a los delfines y a los peces que nadan por el océano, sino que también se enganchan en los corales y las rocas del fondo marino, destruyendo los hábitats.

Las redes fantasma también suelen estar «fuertemente asociadas a la pesca ilegal», añade, por lo que los gobiernos tienen que asegurarse de que la policía marítima y los organismos de conservación cuenten con «los recursos y los medios necesarios para poder aplicar realmente la legislación de forma activa y responsable».

La tecnología de seguimiento de los equipos de pesca también podría ayudar. El etiquetado electrónico, como las etiquetas de identificación por radiofrecuencia (RFID) de bajo costo o las etiquetas de alambre codificadas, podrían utilizarse para ayudar a la policía marina a escanear los equipos y asegurarse de que proceden de pesquerías legales.

Chan espera que la mejora de las políticas gubernamentales elimine la «causa principal» para las generaciones futuras. Y aunque la magnitud del problema puede resultar a veces desalentadora, afirma que mientras haya redes fantasma en el océano, él seguirá buceando.

«Tengo 60 años, tengo todo el tiempo del mundo para hacer lo que quiera, y siendo buzo, creo que es el momento de contribuir realmente a la comunidad», dice Chan. «La edad es solo un número. Hay mucho que podemos hacer, no importa la edad que tengas».

Contaminación del agua
Redes

(CNN) — Hong Kong, que pasó de ser una comunidad de pescadores a un gran puerto internacional, tiene una rica historia marítima que se remonta a cientos de años. Sin embargo, bajo la superficie de sus aguas costeras acecha una amenaza inquietante para su vida marina.
Las redes fantasma son equipos de pesca abandonados o perdidos. Flotan en el océano, atrapando y matando a la fauna, enganchándose en los barcos e incluso amenazando a los buzos.

Un buzo local vio el problema y decidió tomar cartas en el asunto.

Harry Chan, autoproclamado «cazador de redes fantasma», ha pasado la última década sacando del océano las redes de pesca abandonadas.

Este empresario jubilado de 68 años afirma que tiene la misión de limpiar las aguas y el litoral de Hong Kong.
«Si no cuidamos el medio ambiente y el océano, no vamos a tener otro», dice Chan.

¿Qué son las redes fantasma?

Las redes y aparatos de pesca fantasma pueden acabar en el océano por accidente, por ejemplo, arrastradas durante las tormentas o desgarradas en las rocas, o desechadas intencionadamente, a menudo para encubrir pruebas de pesca ilegal, y no es solo un problema que sufra Hong Kong. Según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO, por sus siglas en inglés), 640.000 toneladas métricas de equipos de pesca fantasma van a parar a las aguas del mundo cada año –el mismo peso que más de 50.000 autobuses de dos pisos–, aunque Ocean Conservancy, un grupo de defensa sin ánimo de lucro, afirma que se trata de una estimación conservadora.

Según el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés), los equipos de pesca abandonados y desechados constituyen el 10% de la contaminación plástica del océano.

En un estudio realizado en 2018 sobre el Gran Parche de Basura del Pacífico, una colección de basura de 1,6 millones de kilómetros cuadrados que tiene más del doble del tamaño de Texas, situada en el océano Pacífico, se descubrió que más de la mitad de la masa total de plástico procedía de redes, cuerdas y sedales.

Se trata de un enorme problema tanto para la vida marina como para las personas, afirma Laurence McCook, director de océanos de WWF Hong Kong.

«Se llama equipo fantasma porque sigue viviendo y creando problemas mucho después de ser realmente útil», dice McCook. Se calcula que cada año mueren 136.000 delfines, focas, tortugas e incluso ballenas a causa de las redes fantasma, así como innumerables peces y otras especies marinas pequeñas.

Las redes fantasma pueden reducir las poblaciones de peces en algunos lugares hasta en un 30%, lo que repercute en el suministro de alimentos y en los beneficios de la industria pesquera, así como en los proyectos de recuperación y conservación de las poblaciones de peces.

A la caza de redes fantasma

Una vez que Chan localiza una red, retirarla puede llevar entre tres y ocho horas, y es un trabajo peligroso y agotador. Pero Chan, que lleva buceando desde 1987 con más de 3.000 inmersiones hasta la fecha, es un apasionado obsesivo, y sus roces con la muerte en pos de su objetivo no lo han desanimado.

«Un par de veces casi me mato, al quedar enredado», dice. «Por suerte, mis compañeros me pudieron liberar».

A lo largo de los años, Chan ha creado un pequeño equipo de voluntarios que se turnan para ayudarle en su misión de limpiar las aguas de Hong Kong. El equipo sale en barco en busca de redes fantasma perdidas con sus equipos de buceo.

Las redes fantasma también afectan al suministro de alimentos, reduciendo las poblaciones de peces hasta en un 30%.

Cuando encuentran una, que puede ser difícil con la escasa visibilidad del agua en Hong Kong, utilizan un cuchillo o unas tijeras para liberar la vida marina atrapada en ella o desenredarla de las rocas, el coral o el fondo marino donde puede estar atrapada.

Dependiendo del tamaño y el peso de la red y de su profundidad, un pequeño dispositivo flotante puede ayudar a subir la red a la superficie.

Normalmente, Chan realiza estas inmersiones dos veces al mes, además de organizar limpiezas de playas y costas.

A lo largo de los años, Chan calcula que ha recogido más de 80 toneladas métricas de equipos fantasma a mano con su grupo de voluntarios, y dice estar decidido a seguir cazando a este «asesino silencioso».

«Siendo buzo, podemos hacer mucho para proteger y salvar el océano», afirma.

Programa “Ghost Gear Detective”

Aunque los «héroes locales» como Chan están haciendo una gran labor de recogida de redes fantasma, los peligros potenciales incluso para los buzos más experimentados no son una exageración, dice McCook, de WWF Hong Kong.

«Una red está diseñada para atrapar cosas bajo el agua, y es muy buena para ello», dice. «Es extraordinariamente fácil enredarse, y al fin y al cabo, estamos bajo el agua: tenemos un suministro de aire limitado».

Por eso el WWF de Hong Kong ha desarrollado el programa “Ghost Gear Detective” o “detective de equipo de pesca fantasma”.

https://cnnespanol.cnn.com/wp-content/uploads/2021/11/20211104_Story_loop.mp4

Esta iniciativa científica ciudadana invita a los buzos recreativos y a los navegantes a registrar la ubicación de los equipos fantasma en una pizarra impermeable utilizando un dispositivo GPS portátil y flotante para identificar las coordenadas. Esta información se comunica a través de una aplicación una vez que vuelven a tierra firme.

Luego, el Departamento de Agricultura, Pesca y Conservación del gobierno de Hong Kong utiliza estos datos para recoger las redes de forma segura con un equipo de buzos expertos.

Desde el lanzamiento del programa en 2019, WWF Hong Kong dice que se han identificado 244 piezas de equipos fantasmas, gracias a 225 informes y se han retirado casi 280 kilogramos de equipos.

«El valor de la recopilación de datos no es solo sobre la eliminación, sino que esa base de datos luego ayuda al gobierno y a nosotros mismos para comprender la magnitud y la naturaleza del problema, lo cual es fundamental para descubrir soluciones», dice McCook.

Los cangrejos ermitaños se quedan atrapados sin salida en los neumáticos desechados en el océano Etiquetado y seguimiento

Aunque la limpieza de estos equipos fantasma es fundamental, también lo es impedir que los equipos de pesca acaben en el océano.

Crear incentivos para que las pesquerías y los pescadores mantengan sus redes en buen estado y las reciclen adecuadamente podría ayudar a «evitar la pérdida deliberada y accidental de redes», dice McCook.

Las redes fantasma no solo atrapan a los delfines y a los peces que nadan por el océano, sino que también se enganchan en los corales y las rocas del fondo marino, destruyendo los hábitats.

Las redes fantasma también suelen estar «fuertemente asociadas a la pesca ilegal», añade, por lo que los gobiernos tienen que asegurarse de que la policía marítima y los organismos de conservación cuenten con «los recursos y los medios necesarios para poder aplicar realmente la legislación de forma activa y responsable».

La tecnología de seguimiento de los equipos de pesca también podría ayudar. El etiquetado electrónico, como las etiquetas de identificación por radiofrecuencia (RFID) de bajo costo o las etiquetas de alambre codificadas, podrían utilizarse para ayudar a la policía marina a escanear los equipos y asegurarse de que proceden de pesquerías legales.

Chan espera que la mejora de las políticas gubernamentales elimine la «causa principal» para las generaciones futuras. Y aunque la magnitud del problema puede resultar a veces desalentadora, afirma que mientras haya redes fantasma en el océano, él seguirá buceando.

«Tengo 60 años, tengo todo el tiempo del mundo para hacer lo que quiera, y siendo buzo, creo que es el momento de contribuir realmente a la comunidad», dice Chan. «La edad es solo un número. Hay mucho que podemos hacer, no importa la edad que tengas».

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver