Esto es lo que Joe Biden puede y no puede hacer para combatir la inflación

(CNN) — El aumento de la inflación se está convirtiendo rápidamente en una responsabilidad política para el presidente Joe Biden, quien ha cambiado su mensaje público para reconocer el problema y compadecerse de los estadounidenses por los precios más altos.

Pero incluso mientras su administración se apresura a tirar de todas las palancas disponibles para reducir los precios, queda poco para que Biden, o cualquier presidente, pueda hacer unilateralmente para controlar la inflación a corto plazo. Sin embargo, hay políticas que Biden podría defender y que eventualmente podrían aliviar las presiones inflacionarias.

Los republicanos están ansiosos por vincular el problema a los principales planes de gasto del gobierno, que la Casa Blanca insiste en que en realidad ayudarán a aliviar las preocupaciones inflacionarias con el tiempo.

Pero sin muchas herramientas para abordar directamente los precios más altos, la administración busca abordar algunas de las causas de la inflación, como los cuellos de botella en la cadena de suministro y la escasez de bienes. Incluso los funcionarios dreconocen que llevará tiempo que los consumidores sientan los efectos de esa estrategia.

¿Cuál es el problema?

La pandemia de coronavirus distorsionó los patrones de oferta y demanda globales, provocando un desajuste que ha elevado los precios. Poner fin a la pandemia ayudará a que esos patrones vuelvan a la normalidad. Los pasos que está tomando Biden ahora podrían tener un efecto limitado, pero no se sentirán por algún tiempo.

La inflación podría aumentar más de lo que esperabas, advierte experto 1:21

Clave contra la inflación: desatascar la cadena de suministro

Las interrupciones en la cadena de suministro global debido a la escasez de mano de obra, las restricciones por el covid-19 y una mayor demanda de bienes (a diferencia de los servicios) han provocado que los precios de algunos productos aumenten.

Los pasos más visibles que Biden ha tomado hasta ahora para bajar esos precios son intentar desatascar los cuellos de botella en los puertos estadounidenses, donde los portacontenedores están esperando para descargar. Anunció el mes pasado que dos de los puertos más grandes de Estados Unidos, Los Ángeles y Long Beach, operarían las 24 horas del día. Y anunció en Baltimore esta semana nuevos fondos para expandir la capacidad portuaria en todo el país.

Sin embargo, una vez que se descargan las mercancías, hay una escasez de conductores de camiones para transportarlas por todo el país. La administración está sopesando pasos como reducir la edad mínima para los conductores de camiones o tratar de aumentar su salario para atraer a más conductores. Y los funcionarios no descartaron el uso de la Guardia Nacional para intervenir y comenzar a transportar mercancías.

¿Cómo se explica la crisis en la cadena de suministros? 1:55

«Centrarse en los puertos y las cadenas de suministro es lo correcto», dijo a CNN Jason Furman, uno de los principales asesores económicos del expresidente Barack Obama. «No sé cuánto suma todo. Sospecho que no mucho, pero vale la pena intentarlo».

Los funcionarios de la administración reconocen que, incluso con estos pasos, cualquier disminución resultante de los precios tardará en materializarse.

«No hay una solución rápida. Si hubiera un interruptor de luz, lo haríamos», dijo la secretaria de Comercio, Gina Raimondo, en CNN esta semana. «Todos tenemos que ser un poco pacientes porque estamos viendo que la acción que estamos tomando está funcionando. Solo tenemos que seguir adelante, ya sabes, el tiempo suficiente para resolver el problema».

Abordar la escasez de trabajadores a través de la inmigración

Una de las fuerzas impulsoras de la inflación es la escasez de trabajadores. Estados Unidos tiene un número casi récord de vacantes de trabajo y un número asombroso de estadounidenses está renunciando a sus trabajos.

Y, sin embargo, la inmigración ha caído drásticamente en los últimos años en medio de la pandemia y las políticas de inmigración más estrictas durante la administración Trump.

Una reforma migratoria integral, que Biden podría defender enérgicamente, ayudaría a aliviar la escasez de trabajadores y, por lo tanto, las presiones inflacionarias, dicen los economistas.

«Tenemos muchos puestos vacantes. Esto no va a amenazar a la gente aquí en Estados Unidos. De hecho, los ayudaría», dijo Furman, quien ahora es profesor en la Universidad de Harvard.

Abordar el repunte de los precios de la energía

A medida que la economía mundial se recupera de la pandemia, el precio del petróleo crudo se dispara, lo que contribuye a la inflación. Los altos precios de la gasolina son uno de los fenómenos más frustrantes para cualquier gobierno porque afectan a casi todos los estadounidenses, pero en su mayoría son inmunes a la acción presidencial.

La Casa Blanca no ha descartado aprovechar la Reserva Estratégica de Petróleo, la reserva de 600 millones de barriles de petróleo crudo almacenados en cavernas de sal subterráneas en Louisiana y Texas. Pero eso podría tener solo un efecto limitado debido a la cantidad de petróleo que se puede liberar a la vez. Y no resuelve el problema subyacente: la oferta no está a la altura de la creciente demanda.

Precio de la gasolina alcanza máximo de 7 años en EE.UU. 0:55

Biden ha culpado a la OPEP por los altos precios del gas y ha pedido al grupo de países productores de petróleo que aumente el suministro. Desafortunadamente para Biden, el cartel del petróleo y sus socios se negaron a aceptar sus demandas.

Un grupo de senadores demócratas le pidió esta semana a Biden que prohibiera las exportaciones de petróleo para aumentar el suministro interno. Pero eso tiene el potencial de enojar tanto a los productores estadounidenses como a los aliados extranjeros. Y algunos expertos de la industria argumentan que sería contraproducente porque el precio de la gasolina estadounidense no es el del crudo Brent, el punto de referencia mundial. La eliminación de los barriles estadounidenses solo haría subir el Brent y, por lo tanto, los precios de la gasolina.

Involucrar al sector privado

Sin muchas palancas políticas concretas para bajar los precios, Biden ha tratado de usar su púlpito presidencial para involucrar a los líderes de la industria en el tema. Habló este martes con los directores ejecutivos de cuatro grandes minoristas y transportistas (Walmart, UPS, FedEx y Target) sobre las interrupciones de la cadena de suministro y escuchó sobre los esfuerzos de sus empresas para acelerar las entregas.

Un día después, Biden dijo que los ejecutivos le dijeron que los estantes estarían llenos durante la próxima temporada navideña.

La agenda de Biden para bajar la inflación

En opinión de Biden, y de algunos economistas destacados, aprobar el segundo de los dos amplios proyectos de ley de gastos que componen gran parte de su agenda nacional ayudaría a reducir la inflación.

«Reconstruir mejor es fundamental para controlar el costo de vida, particularmente para las familias de ingresos bajos y medios», dijo Mark Zandi, economista jefe de Moody’s Analytics.

Biden insiste en que el proyecto de ley de infraestructura bipartidista ya aprobado, que planea firmar este lunes, eventualmente aliviará los retrasos en los puertos y mejorará el movimiento de mercancías, todo mientras agrega empleos bien pagados. Pero esos efectos podrían llevar años. La Casa Blanca ha sido vaga sobre cuándo comenzarán los nuevos proyectos de infraestructura después de que Biden firme el proyecto de ley.

Las medidas del segundo plan de gasto social, como los subsidios para el cuidado de los niños y la reducción de los precios de los medicamentos recetados, aliviarían algunas cargas financieras. Pero ese proyecto de ley sigue siendo objeto de negociaciones entre los demócratas.

Facilitar los arranceles

Un movimiento que Biden podría hacer para ayudar a aliviar el estrés que la crisis de la cadena de suministro relacionada con la pandemia está causando a las empresas estadounidenses: levantar los aranceles impuestos por el gobierno anterior. El expresidente Donald Trump impuso aranceles a aproximadamente US$ 350.000 millones en productos fabricados en China y, a pesar del cambio de administración, siguen vigentes.

Los importadores estadounidenses han pagado más de US$ 106.000 millones para cubrir el costo de esos impuestos hasta la fecha, y muchos de ellos ahora enfrentan costos de envío disparados. Si bien la administración Biden ha estado llevando a cabo una revisión integral de la política comercial entre Estados Unidos y China, ha dicho poco sobre reiniciar las conversaciones comerciales o levantar los aranceles punitivos.

Esto debes saber si piensas comprar un automóvil nuevo 2:18

Cuando estuvo en Europa el mes pasado, Biden anunció que estaba reduciendo los aranceles sobre el acero y el aluminio europeos, lo que según los funcionarios reduciría los costos de los automóviles y otros bienes de consumo y ayudaría a acelerar las cadenas de suministro.

«¿Por qué no intentamos el libre comercio? Deshacernos de los aranceles. Eso no solo reduciría los precios sino que lubricaría el comercio internacional», dijo David Kelly, estratega global en jefe de JPMorgan Asset Management.

Aumento de la competencia, lucha contra la fijación de precios

El precio de la carne ha provocado una de las mayores conmociones de los últimos meses. La administración Biden ha tratado de frenar los precios adoptando una postura más dura sobre la fijación de precios, tanto en el sector alimentario como en el energético, donde los precios del gas se han disparado, y alentar una mayor competencia entre los procesadores.

El presidente firmó un decreto en septiembre dirigiendo la elaboración de reglas en el Departamento de Agricultura para impulsar la competencia y mejorar las condiciones de los pequeños agricultores. La Casa Blanca ha encargado a la Comisión Federal de Comercio que investigue la posible fijación de precios en el sector energético.

La Casa Blanca ha dicho que la consolidación en el sector de la carne es parte de lo que ha elevado los precios. Algunos economistas dicen que impulsar leyes antimonopolio de manera más agresiva podría ayudar a aliviar las preocupaciones sobre la inflación.

«Uno de los grandes enigmas de hoy es que las ganancias corporativas están en niveles récord y, sin embargo, las corporaciones están traspasando todos estos aumentos de precios a los consumidores», dijo Robert Reich, quien fue secretario de Trabajo durante la gestión del expresidente Bill Clinton.

«Si realmente estuvieran en un mercado competitivo, si no estuviéramos tratando con monopolios o lo que llamamos oligopolios, estas empresas no pasarían tan fácilmente estos precios a los consumidores. Estarían preocupados por sus competidores. Pero no lo es y creo que la aplicación de las leyes antimonopolio tiene que ir tras estas fuentes de enorme poder de mercado, este poder de mercado empresarial en Estados Unidos en este momento».

Impulsar la producción nacional

Una escasez global de semiconductores, los chips de computadora utilizados en la electrónica y los automóviles, ha provocado un aumento en los precios de esos productos y un cálculo de cuánto depende Estados Unidos de China para la tecnología. La escasez de chips está perjudicando a los consumidores estadounidenses, y los precios de los vehículos nuevos subieron en octubre al máximo desde 1975.

La administración Biden está buscando invertir en la producción nacional de semiconductores, pero aún está esperando que el Congreso actúe. La administración busca gastar US$ 52.000 millones en investigación y producción de semiconductores domésticos en la Ley bipartidista de Innovación y Competencia de Estados Unidos, que fue aprobada por el Senado pero aún espera una acción en la Cámara.

Encuesta: 48% aprueba gestión de Biden como presidente 1:23

Por supuesto, el suministro adicional de chips de computadora de estas inversiones, si pasan por el Congreso, tomaría un tiempo considerable para los consumidores. Se necesitan años para construir y ampliar completamente nuevas fábricas de semiconductores.

Nombrar a un jefe de la Fed duro

En teoría, Biden podría demostrar que se toma en serio el control de la inflación reemplazando al presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, con un halcón de la inflación en el molde del legendario jefe de la Fed, Paul Volcker.

Sin embargo, Powell es visto como el pionero y si Biden tomara otro camino, se esperaría ampliamente que recurriera al gobernador de la Fed, Lael Brainard, u otra «paloma» (un asesor que mantenga políticas económicas menos agresivas).

Powell tiene un profundo respeto por Wall Street y los inversores no están asustados por la inflación, incluso si los estadounidenses de todos los días están preocupados. Es por eso que Zandi, el economista de Moody’s, no le aconsejaría a Biden que hiciera un cambio radical en la Fed al encontrar a alguien nuevo para controlar la inflación.

«No creo que vaya por ese camino», dijo.

Aún así, es importante enfatizar que la inflación es competencia de la Reserva Federal, no de la Casa Blanca.

Problemas en sector inmobiliario de China podrían impactar a EE.UU. 0:47

La Fed está encargada de mantener la estabilidad de precios y el período reciente de inflación elevada es todo menos estable. No obstante, la Fed continúa estimulando la economía, manteniendo las tasas de interés en niveles mínimos y solo hace muy poco tiempo para desacelerar su programa de compra de bonos.

«Le ponemos todo esto al presidente. Lo colocamos en un pedestal y pretendemos que tiene este poder que no tiene», dijo Kelly de JPMorgan. «Este es el trabajo de la Reserva Federal».

Como presidente, Biden tiene poder para abogar por políticas sólidas que puedan abordar la inflación y para convocar a los líderes de la industria para abordar los problemas subyacentes.

«El hecho incómodo es que la inflación es tarea de la Fed», dijo Furman. «Biden debería centrarse en otras cosas. Ese no es un gran consejo político porque la gente está molesta por la inflación y quieren que el presidente resuelva sus problemas. Pero la verdad es que no es su problema resolverlo».

Poner fin a la pandemia

En última instancia, lo que provocó la alta inflación es lo que la terminará: la pandemia de covid-19. Cuando la demanda de servicios regrese, los trabajadores regresen al mercado laboral y la producción de bienes se acelere, algunos de los factores que impulsan los precios al alza se aliviarán.

«Sé que parece extraño, pero tenemos que controlar la propagación del virus para que la gente pueda volver a gastar su dinero en servicios y habrá menos énfasis en la demanda de bienes físicos, automóviles, computadoras y todas las cosas que están experimentando la escasez de suministro», dijo Austan Goolsbee, presidente del Consejo de Asesores Económicos del expresidente Barack Obama.

Las consecuencias de la variante delta, que revuelve aún más las cadenas de suministro y los mercados laborales, subraya el papel que sigue teniendo la crisis sanitaria en los precios.

«No vas a hacer bajar la inflación», dijo Zandi, «a menos que calmes la pandemia».

Inflación

(CNN) — El aumento de la inflación se está convirtiendo rápidamente en una responsabilidad política para el presidente Joe Biden, quien ha cambiado su mensaje público para reconocer el problema y compadecerse de los estadounidenses por los precios más altos.

Pero incluso mientras su administración se apresura a tirar de todas las palancas disponibles para reducir los precios, queda poco para que Biden, o cualquier presidente, pueda hacer unilateralmente para controlar la inflación a corto plazo. Sin embargo, hay políticas que Biden podría defender y que eventualmente podrían aliviar las presiones inflacionarias.

Los republicanos están ansiosos por vincular el problema a los principales planes de gasto del gobierno, que la Casa Blanca insiste en que en realidad ayudarán a aliviar las preocupaciones inflacionarias con el tiempo.

Pero sin muchas herramientas para abordar directamente los precios más altos, la administración busca abordar algunas de las causas de la inflación, como los cuellos de botella en la cadena de suministro y la escasez de bienes. Incluso los funcionarios dreconocen que llevará tiempo que los consumidores sientan los efectos de esa estrategia.

¿Cuál es el problema?

La pandemia de coronavirus distorsionó los patrones de oferta y demanda globales, provocando un desajuste que ha elevado los precios. Poner fin a la pandemia ayudará a que esos patrones vuelvan a la normalidad. Los pasos que está tomando Biden ahora podrían tener un efecto limitado, pero no se sentirán por algún tiempo.

Clave contra la inflación: desatascar la cadena de suministro

Las interrupciones en la cadena de suministro global debido a la escasez de mano de obra, las restricciones por el covid-19 y una mayor demanda de bienes (a diferencia de los servicios) han provocado que los precios de algunos productos aumenten.

Los pasos más visibles que Biden ha tomado hasta ahora para bajar esos precios son intentar desatascar los cuellos de botella en los puertos estadounidenses, donde los portacontenedores están esperando para descargar. Anunció el mes pasado que dos de los puertos más grandes de Estados Unidos, Los Ángeles y Long Beach, operarían las 24 horas del día. Y anunció en Baltimore esta semana nuevos fondos para expandir la capacidad portuaria en todo el país.

Sin embargo, una vez que se descargan las mercancías, hay una escasez de conductores de camiones para transportarlas por todo el país. La administración está sopesando pasos como reducir la edad mínima para los conductores de camiones o tratar de aumentar su salario para atraer a más conductores. Y los funcionarios no descartaron el uso de la Guardia Nacional para intervenir y comenzar a transportar mercancías.

¿Cómo se explica la crisis en la cadena de suministros? 1:55

«Centrarse en los puertos y las cadenas de suministro es lo correcto», dijo a CNN Jason Furman, uno de los principales asesores económicos del expresidente Barack Obama. «No sé cuánto suma todo. Sospecho que no mucho, pero vale la pena intentarlo».

Los funcionarios de la administración reconocen que, incluso con estos pasos, cualquier disminución resultante de los precios tardará en materializarse.

«No hay una solución rápida. Si hubiera un interruptor de luz, lo haríamos», dijo la secretaria de Comercio, Gina Raimondo, en CNN esta semana. «Todos tenemos que ser un poco pacientes porque estamos viendo que la acción que estamos tomando está funcionando. Solo tenemos que seguir adelante, ya sabes, el tiempo suficiente para resolver el problema».

Abordar la escasez de trabajadores a través de la inmigración

Una de las fuerzas impulsoras de la inflación es la escasez de trabajadores. Estados Unidos tiene un número casi récord de vacantes de trabajo y un número asombroso de estadounidenses está renunciando a sus trabajos.

Y, sin embargo, la inmigración ha caído drásticamente en los últimos años en medio de la pandemia y las políticas de inmigración más estrictas durante la administración Trump.

Analista no ve una solución para los inmigrantes indocumentados en la agenda de Biden

Una reforma migratoria integral, que Biden podría defender enérgicamente, ayudaría a aliviar la escasez de trabajadores y, por lo tanto, las presiones inflacionarias, dicen los economistas.

«Tenemos muchos puestos vacantes. Esto no va a amenazar a la gente aquí en Estados Unidos. De hecho, los ayudaría», dijo Furman, quien ahora es profesor en la Universidad de Harvard.

Abordar el repunte de los precios de la energía

A medida que la economía mundial se recupera de la pandemia, el precio del petróleo crudo se dispara, lo que contribuye a la inflación. Los altos precios de la gasolina son uno de los fenómenos más frustrantes para cualquier gobierno porque afectan a casi todos los estadounidenses, pero en su mayoría son inmunes a la acción presidencial.

La Casa Blanca no ha descartado aprovechar la Reserva Estratégica de Petróleo, la reserva de 600 millones de barriles de petróleo crudo almacenados en cavernas de sal subterráneas en Louisiana y Texas. Pero eso podría tener solo un efecto limitado debido a la cantidad de petróleo que se puede liberar a la vez. Y no resuelve el problema subyacente: la oferta no está a la altura de la creciente demanda.

Precio de la gasolina alcanza máximo de 7 años en EE.UU. 0:55

Biden ha culpado a la OPEP por los altos precios del gas y ha pedido al grupo de países productores de petróleo que aumente el suministro. Desafortunadamente para Biden, el cartel del petróleo y sus socios se negaron a aceptar sus demandas.

Un grupo de senadores demócratas le pidió esta semana a Biden que prohibiera las exportaciones de petróleo para aumentar el suministro interno. Pero eso tiene el potencial de enojar tanto a los productores estadounidenses como a los aliados extranjeros. Y algunos expertos de la industria argumentan que sería contraproducente porque el precio de la gasolina estadounidense no es el del crudo Brent, el punto de referencia mundial. La eliminación de los barriles estadounidenses solo haría subir el Brent y, por lo tanto, los precios de la gasolina.

Involucrar al sector privado

Sin muchas palancas políticas concretas para bajar los precios, Biden ha tratado de usar su púlpito presidencial para involucrar a los líderes de la industria en el tema. Habló este martes con los directores ejecutivos de cuatro grandes minoristas y transportistas (Walmart, UPS, FedEx y Target) sobre las interrupciones de la cadena de suministro y escuchó sobre los esfuerzos de sus empresas para acelerar las entregas.

Un día después, Biden dijo que los ejecutivos le dijeron que los estantes estarían llenos durante la próxima temporada navideña.

La agenda de Biden para bajar la inflación

En opinión de Biden, y de algunos economistas destacados, aprobar el segundo de los dos amplios proyectos de ley de gastos que componen gran parte de su agenda nacional ayudaría a reducir la inflación.

«Reconstruir mejor es fundamental para controlar el costo de vida, particularmente para las familias de ingresos bajos y medios», dijo Mark Zandi, economista jefe de Moody’s Analytics.

Pasteles congelados y frijoles hervidos: cómo están lidiando los estadounidenses con el aumento de precios

Biden insiste en que el proyecto de ley de infraestructura bipartidista ya aprobado, que planea firmar este lunes, eventualmente aliviará los retrasos en los puertos y mejorará el movimiento de mercancías, todo mientras agrega empleos bien pagados. Pero esos efectos podrían llevar años. La Casa Blanca ha sido vaga sobre cuándo comenzarán los nuevos proyectos de infraestructura después de que Biden firme el proyecto de ley.

Las medidas del segundo plan de gasto social, como los subsidios para el cuidado de los niños y la reducción de los precios de los medicamentos recetados, aliviarían algunas cargas financieras. Pero ese proyecto de ley sigue siendo objeto de negociaciones entre los demócratas.

Facilitar los arranceles

Un movimiento que Biden podría hacer para ayudar a aliviar el estrés que la crisis de la cadena de suministro relacionada con la pandemia está causando a las empresas estadounidenses: levantar los aranceles impuestos por el gobierno anterior. El expresidente Donald Trump impuso aranceles a aproximadamente US$ 350.000 millones en productos fabricados en China y, a pesar del cambio de administración, siguen vigentes.

Los importadores estadounidenses han pagado más de US$ 106.000 millones para cubrir el costo de esos impuestos hasta la fecha, y muchos de ellos ahora enfrentan costos de envío disparados. Si bien la administración Biden ha estado llevando a cabo una revisión integral de la política comercial entre Estados Unidos y China, ha dicho poco sobre reiniciar las conversaciones comerciales o levantar los aranceles punitivos.

Esto debes saber si piensas comprar un automóvil nuevo 2:18

Cuando estuvo en Europa el mes pasado, Biden anunció que estaba reduciendo los aranceles sobre el acero y el aluminio europeos, lo que según los funcionarios reduciría los costos de los automóviles y otros bienes de consumo y ayudaría a acelerar las cadenas de suministro.

«¿Por qué no intentamos el libre comercio? Deshacernos de los aranceles. Eso no solo reduciría los precios sino que lubricaría el comercio internacional», dijo David Kelly, estratega global en jefe de JPMorgan Asset Management.

Aumento de la competencia, lucha contra la fijación de precios

El precio de la carne ha provocado una de las mayores conmociones de los últimos meses. La administración Biden ha tratado de frenar los precios adoptando una postura más dura sobre la fijación de precios, tanto en el sector alimentario como en el energético, donde los precios del gas se han disparado, y alentar una mayor competencia entre los procesadores.

El presidente firmó un decreto en septiembre dirigiendo la elaboración de reglas en el Departamento de Agricultura para impulsar la competencia y mejorar las condiciones de los pequeños agricultores. La Casa Blanca ha encargado a la Comisión Federal de Comercio que investigue la posible fijación de precios en el sector energético.

La Casa Blanca ha dicho que la consolidación en el sector de la carne es parte de lo que ha elevado los precios. Algunos economistas dicen que impulsar leyes antimonopolio de manera más agresiva podría ayudar a aliviar las preocupaciones sobre la inflación.

¿Por qué hay escasez de camioneros en EE.UU.?

«Uno de los grandes enigmas de hoy es que las ganancias corporativas están en niveles récord y, sin embargo, las corporaciones están traspasando todos estos aumentos de precios a los consumidores», dijo Robert Reich, quien fue secretario de Trabajo durante la gestión del expresidente Bill Clinton.

«Si realmente estuvieran en un mercado competitivo, si no estuviéramos tratando con monopolios o lo que llamamos oligopolios, estas empresas no pasarían tan fácilmente estos precios a los consumidores. Estarían preocupados por sus competidores. Pero no lo es y creo que la aplicación de las leyes antimonopolio tiene que ir tras estas fuentes de enorme poder de mercado, este poder de mercado empresarial en Estados Unidos en este momento».

Impulsar la producción nacional

Una escasez global de semiconductores, los chips de computadora utilizados en la electrónica y los automóviles, ha provocado un aumento en los precios de esos productos y un cálculo de cuánto depende Estados Unidos de China para la tecnología. La escasez de chips está perjudicando a los consumidores estadounidenses, y los precios de los vehículos nuevos subieron en octubre al máximo desde 1975.

La administración Biden está buscando invertir en la producción nacional de semiconductores, pero aún está esperando que el Congreso actúe. La administración busca gastar US$ 52.000 millones en investigación y producción de semiconductores domésticos en la Ley bipartidista de Innovación y Competencia de Estados Unidos, que fue aprobada por el Senado pero aún espera una acción en la Cámara.

Encuesta: 48% aprueba gestión de Biden como presidente 1:23

Por supuesto, el suministro adicional de chips de computadora de estas inversiones, si pasan por el Congreso, tomaría un tiempo considerable para los consumidores. Se necesitan años para construir y ampliar completamente nuevas fábricas de semiconductores.

Nombrar a un jefe de la Fed duro

En teoría, Biden podría demostrar que se toma en serio el control de la inflación reemplazando al presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, con un halcón de la inflación en el molde del legendario jefe de la Fed, Paul Volcker.

Sin embargo, Powell es visto como el pionero y si Biden tomara otro camino, se esperaría ampliamente que recurriera al gobernador de la Fed, Lael Brainard, u otra «paloma» (un asesor que mantenga políticas económicas menos agresivas).

Powell tiene un profundo respeto por Wall Street y los inversores no están asustados por la inflación, incluso si los estadounidenses de todos los días están preocupados. Es por eso que Zandi, el economista de Moody’s, no le aconsejaría a Biden que hiciera un cambio radical en la Fed al encontrar a alguien nuevo para controlar la inflación.

«No creo que vaya por ese camino», dijo.

Aún así, es importante enfatizar que la inflación es competencia de la Reserva Federal, no de la Casa Blanca.

Problemas en sector inmobiliario de China podrían impactar a EE.UU. 0:47

La Fed está encargada de mantener la estabilidad de precios y el período reciente de inflación elevada es todo menos estable. No obstante, la Fed continúa estimulando la economía, manteniendo las tasas de interés en niveles mínimos y solo hace muy poco tiempo para desacelerar su programa de compra de bonos.

«Le ponemos todo esto al presidente. Lo colocamos en un pedestal y pretendemos que tiene este poder que no tiene», dijo Kelly de JPMorgan. «Este es el trabajo de la Reserva Federal».

Como presidente, Biden tiene poder para abogar por políticas sólidas que puedan abordar la inflación y para convocar a los líderes de la industria para abordar los problemas subyacentes.

«El hecho incómodo es que la inflación es tarea de la Fed», dijo Furman. «Biden debería centrarse en otras cosas. Ese no es un gran consejo político porque la gente está molesta por la inflación y quieren que el presidente resuelva sus problemas. Pero la verdad es que no es su problema resolverlo».

Poner fin a la pandemia

En última instancia, lo que provocó la alta inflación es lo que la terminará: la pandemia de covid-19. Cuando la demanda de servicios regrese, los trabajadores regresen al mercado laboral y la producción de bienes se acelere, algunos de los factores que impulsan los precios al alza se aliviarán.

«Sé que parece extraño, pero tenemos que controlar la propagación del virus para que la gente pueda volver a gastar su dinero en servicios y habrá menos énfasis en la demanda de bienes físicos, automóviles, computadoras y todas las cosas que están experimentando la escasez de suministro», dijo Austan Goolsbee, presidente del Consejo de Asesores Económicos del expresidente Barack Obama.

Biden sobre informe de inflación: «Revertir esta tendencia es una de mis prioridades principales»

Las consecuencias de la variante delta, que revuelve aún más las cadenas de suministro y los mercados laborales, subraya el papel que sigue teniendo la crisis sanitaria en los precios.

«No vas a hacer bajar la inflación», dijo Zandi, «a menos que calmes la pandemia».

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver