ANÁLISIS | La reunión entre Biden y Xi no produjo ningún avance importante, pero Beijing ya se ha adjudicado la victoria

Hong Kong (CNN) — El mero hecho de que el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y su homólogo chino, Xi Jinping, estén hablando ahora es en sí mismo un avance significativo.

Las relaciones entre Estados Unidos y China, que llegaron a una ruptura casi total durante el último año del mandato del presidente Donald Trump, habían descendido a la hostilidad abierta durante las reuniones bilaterales de alto nivel más recientes, incluida la ahora infame Cumbre de Alaska de marzo, durante la cual los diplomáticos de ambas partes intercambiaron púas.

Y aunque la cumbre virtual del lunes entre los dos líderes no vio ninguna política sustantiva en temas clave como el clima, el comercio, la pandemia o el control de armas, sí estableció un diálogo que puede ser construido, aliviando potencialmente las tensiones y permitiendo un retorno a una relación más constructiva y estable.

Ya hay indicios de que esto está dando sus frutos, pues a última hora de este martes se informó que China y Estados Unidos han acordado relajar las restricciones de visado para los periodistas de la otra parte.

La cuestión Taiwán, el «centro» de la cumbre entre Biden y Xi, según China

Pero aunque la música de ambiente procedente de ambos países es indudablemente positiva, un examen más detallado sugiere que Beijing tenía más motivos para alegrarse.

La inflación ensombrece la firma del plan de infraestructura de Biden 6:39

«¡Biden reitera que no apoya la independencia de Taiwán!», proclamó el primer titular que apareció en los medios estatales chinos tras la cumbre. Un hashtag relacionado pronto se convirtió en el tema principal de Weibo, la versión fuertemente censurada de Twitter en China, atrayendo más de 200 millones de visitas.

El Partido Comunista Chino (PCC) considera que la «reunificación» con Taiwán -una democracia autogestionada que nunca ha gobernado- es una cuestión clave sin resolver en el camino de China hacia su «gran rejuvenecimiento».

El hecho de que un presidente estadounidense esté potencialmente de acuerdo con el punto de vista de China en esta cuestión es, por tanto, una gran victoria propagandística. Pero, según la lectura de la reunión de la Casa Blanca, eso no es exactamente lo que dijo Biden; de hecho, la lectura estadounidense no mencionó la independencia en absoluto.

Lo que dice Biden

En cuanto a Taiwán, el presidente Biden subrayó que Estados Unidos sigue comprometido con la política de «una sola China», guiada por la Ley de Relaciones con Taiwán, los tres comunicados conjuntos y las seis garantías, y que Estados Unidos se opone firmemente a los esfuerzos unilaterales para cambiar el statu quo o socavar la paz y la estabilidad a través del estrecho de Taiwán», dijo la Casa Blanca.

Biden ofreció una nueva aclaración sobre la cuestión este martes por la noche. «He dicho que son ellos los que tienen que decidir… Taiwán, no nosotros. No estamos fomentando la independencia», dijo Biden. Explicando su posición a primera hora del martes, el presidente afirmó que «dejamos muy claro que apoyamos la Ley de Taiwán, y eso es todo», y añadió que Taiwán «toma sus propias decisiones».

En lo que se conoce como la política estadounidense de «una sola China», Washington reconoce la posición de Beijing de que Taiwán forma parte de China, pero nunca ha respaldado la reivindicación de soberanía del PCC sobre Taiwán. Mantiene estrechos lazos no oficiales con Taipei, y está obligado a apoyar a la isla con los medios para defenderse en virtud de la Ley de Relaciones con Taiwán.

Los logros de Xi Jinping en China podrían permitir que gobierne de por vida 3:21

Una detallada lectura de 3.900 caracteres publicada por el Ministerio de Asuntos Exteriores de China citaba de nuevo a Biden diciendo que Estados Unidos no apoya la independencia de Taiwán, pero no mencionaba la firme postura de Washington contra los «esfuerzos unilaterales para cambiar el statu quo».

En cambio, mostraba a Xi lanzando un golpe directo -y haciendo una amenaza velada- a Washington.
Según la lectura china, Xi culpó de las crecientes tensiones en el estrecho de Taiwán a lo que llamó el intento de Taipei de «apoyarse en EE.UU. para buscar la independencia», así como a «la intención de algunos estadounidenses de utilizar a Taiwán para contener a China».

La advertencia de Xi a Biden

«Tales movimientos son extremadamente peligrosos, como jugar con fuego. Quien juega con fuego se quemará», dijo Xi a Biden, según la lectura china.

«Tenemos paciencia y nos esforzaremos por la perspectiva de la reunificación pacífica con la mayor sinceridad y esfuerzo. Sin embargo, si las fuerzas separatistas de la «independencia de Taiwán» provocan, obligan o incluso cruzan la línea roja, tendremos que tomar medidas drásticas», añadió Xi.

Es probable que una retórica tan contundente resuene en el público interno de China, muchos de los cuales apoyan incondicionalmente la unificación con Taiwán.

Xi afianzó su poder en una reunión clave del Partido Comunista la semana pasada, allanando el camino para asegurarse un tercer mandato y más. Y ahora, en el ámbito nacional, se le presenta como si también hubiera salido triunfante de la reunión con Biden.

«Por supuesto, en China tienen que reclamar la victoria. Por eso han destacado que la administración Biden ha reiterado su oposición a la independencia de Taiwán», dijo Jean-Pierre Cabestan, experto en política china de la Universidad Baptista de Hong Kong.

Dos posturas, dos miradas

Para Beijing, la óptica de la reunión es al menos tan importante como su contenido.

En la capital china, la cumbre virtual se celebró en una sala pintada de oro y con alfombra roja en el Gran Salón del Pueblo. Los rostros de Xi y Biden aparecían uno al lado del otro en una enorme pantalla que retransmitía la reunión en directo, mientras que los líderes chinos, incluido el propio Xi, se sentaban a metros de distancia en una fila al otro lado de la sala, una configuración notablemente diferente de la que tenían los funcionarios estadounidenses en la Sala Roosevelt de la Casa Blanca.

Según la lectura china, Xi comparó a China y a EE.UU. con dos barcos gigantes en el mar, cada uno de los cuales debe ser dirigido con firmeza para evitar la colisión.

«En cierto sentido, le da a China mucho estatus, un estatus de gran potencia. Biden ha aceptado hablar con China de igual a igual, mencionando los temas clave que ambos países deben abordar juntos, desde el cambio climático y Corea del Norte hasta Afganistán», dijo Cabestan.

Xi, en busca de una relación estable con Biden

Y para Xi, tender puentes con Biden e intentar normalizar las relaciones bilaterales ayuda también a su agenda política interna.

«El presidente Xi, por supuesto, está entrando en un año muy político», dijo Paul Haenle, director del Centro Carnegie-Tsinghua para la Política Global, citando el intento de Xi de buscar un tercer mandato sin precedentes en el poder en el 20º Congreso del Partido el próximo otoño.

¿Aumenta el armamento de China? Esto es lo que sabemos 2:46

«Así que este (será) un año importante y el presidente Xi, creo, se centrará en gran medida en eliminar esos riesgos y esas incertidumbres en la relación entre Estados Unidos y China para poder centrarse realmente en la política interna en la preparación del Congreso del Partido», dijo Haenle.

Está claro que a Xi le interesa minimizar los riesgos antes del congreso y establecer una relación estable entre Estados Unidos y China, poniendo barandas para evitar que incidentes imprevistos desemboquen en un conflicto».

Ryan Hass, investigador principal de la Brookings Institution, dijo que los factores internos probablemente desempeñarán un papel importante para ambos líderes en el próximo año.

«Ninguno de los dos líderes querrá que se vea que está suavizando su enfoque hacia el otro, pero al mismo tiempo, ninguno de los dos líderes verá el beneficio de permitir que la relación se intensifique significativamente más allá de los niveles actuales de tensión», dijo.

«Por ello, la relación probablemente navegará entre un suelo y un techo bastante firmes durante el próximo año».

China
Joe Biden
Xi Jinping

Hong Kong (CNN) — El mero hecho de que el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y su homólogo chino, Xi Jinping, estén hablando ahora es en sí mismo un avance significativo.

Las relaciones entre Estados Unidos y China, que llegaron a una ruptura casi total durante el último año del mandato del presidente Donald Trump, habían descendido a la hostilidad abierta durante las reuniones bilaterales de alto nivel más recientes, incluida la ahora infame Cumbre de Alaska de marzo, durante la cual los diplomáticos de ambas partes intercambiaron púas.

Y aunque la cumbre virtual del lunes entre los dos líderes no vio ninguna política sustantiva en temas clave como el clima, el comercio, la pandemia o el control de armas, sí estableció un diálogo que puede ser construido, aliviando potencialmente las tensiones y permitiendo un retorno a una relación más constructiva y estable.

Así fue la primera reunion virtual entre Joe Biden y Xi Jinping

Ya hay indicios de que esto está dando sus frutos, pues a última hora de este martes se informó que China y Estados Unidos han acordado relajar las restricciones de visado para los periodistas de la otra parte.

La cuestión Taiwán, el «centro» de la cumbre entre Biden y Xi, según China

Pero aunque la música de ambiente procedente de ambos países es indudablemente positiva, un examen más detallado sugiere que Beijing tenía más motivos para alegrarse.

La inflación ensombrece la firma del plan de infraestructura de Biden 6:39

«¡Biden reitera que no apoya la independencia de Taiwán!», proclamó el primer titular que apareció en los medios estatales chinos tras la cumbre. Un hashtag relacionado pronto se convirtió en el tema principal de Weibo, la versión fuertemente censurada de Twitter en China, atrayendo más de 200 millones de visitas.

El Partido Comunista Chino (PCC) considera que la «reunificación» con Taiwán -una democracia autogestionada que nunca ha gobernado- es una cuestión clave sin resolver en el camino de China hacia su «gran rejuvenecimiento».

El hecho de que un presidente estadounidense esté potencialmente de acuerdo con el punto de vista de China en esta cuestión es, por tanto, una gran victoria propagandística. Pero, según la lectura de la reunión de la Casa Blanca, eso no es exactamente lo que dijo Biden; de hecho, la lectura estadounidense no mencionó la independencia en absoluto.

Lo que dice Biden

En cuanto a Taiwán, el presidente Biden subrayó que Estados Unidos sigue comprometido con la política de «una sola China», guiada por la Ley de Relaciones con Taiwán, los tres comunicados conjuntos y las seis garantías, y que Estados Unidos se opone firmemente a los esfuerzos unilaterales para cambiar el statu quo o socavar la paz y la estabilidad a través del estrecho de Taiwán», dijo la Casa Blanca.

«Debate saludable», pero sin avances en las críticas conversaciones entre Joe Biden y Xi Jinping

Biden ofreció una nueva aclaración sobre la cuestión este martes por la noche. «He dicho que son ellos los que tienen que decidir… Taiwán, no nosotros. No estamos fomentando la independencia», dijo Biden. Explicando su posición a primera hora del martes, el presidente afirmó que «dejamos muy claro que apoyamos la Ley de Taiwán, y eso es todo», y añadió que Taiwán «toma sus propias decisiones».

En lo que se conoce como la política estadounidense de «una sola China», Washington reconoce la posición de Beijing de que Taiwán forma parte de China, pero nunca ha respaldado la reivindicación de soberanía del PCC sobre Taiwán. Mantiene estrechos lazos no oficiales con Taipei, y está obligado a apoyar a la isla con los medios para defenderse en virtud de la Ley de Relaciones con Taiwán.

Los logros de Xi Jinping en China podrían permitir que gobierne de por vida 3:21

Una detallada lectura de 3.900 caracteres publicada por el Ministerio de Asuntos Exteriores de China citaba de nuevo a Biden diciendo que Estados Unidos no apoya la independencia de Taiwán, pero no mencionaba la firme postura de Washington contra los «esfuerzos unilaterales para cambiar el statu quo».

En cambio, mostraba a Xi lanzando un golpe directo -y haciendo una amenaza velada- a Washington.
Según la lectura china, Xi culpó de las crecientes tensiones en el estrecho de Taiwán a lo que llamó el intento de Taipei de «apoyarse en EE.UU. para buscar la independencia», así como a «la intención de algunos estadounidenses de utilizar a Taiwán para contener a China».

La advertencia de Xi a Biden

«Tales movimientos son extremadamente peligrosos, como jugar con fuego. Quien juega con fuego se quemará», dijo Xi a Biden, según la lectura china.

«Tenemos paciencia y nos esforzaremos por la perspectiva de la reunificación pacífica con la mayor sinceridad y esfuerzo. Sin embargo, si las fuerzas separatistas de la «independencia de Taiwán» provocan, obligan o incluso cruzan la línea roja, tendremos que tomar medidas drásticas», añadió Xi.

Es probable que una retórica tan contundente resuene en el público interno de China, muchos de los cuales apoyan incondicionalmente la unificación con Taiwán.

Xi afianzó su poder en una reunión clave del Partido Comunista la semana pasada, allanando el camino para asegurarse un tercer mandato y más. Y ahora, en el ámbito nacional, se le presenta como si también hubiera salido triunfante de la reunión con Biden.

«Por supuesto, en China tienen que reclamar la victoria. Por eso han destacado que la administración Biden ha reiterado su oposición a la independencia de Taiwán», dijo Jean-Pierre Cabestan, experto en política china de la Universidad Baptista de Hong Kong.

Dos posturas, dos miradas

Para Beijing, la óptica de la reunión es al menos tan importante como su contenido.

Gobierno de Biden prohíbe a funcionarios de Nicaragua ingresar a EE.UU. tras las elecciones

En la capital china, la cumbre virtual se celebró en una sala pintada de oro y con alfombra roja en el Gran Salón del Pueblo. Los rostros de Xi y Biden aparecían uno al lado del otro en una enorme pantalla que retransmitía la reunión en directo, mientras que los líderes chinos, incluido el propio Xi, se sentaban a metros de distancia en una fila al otro lado de la sala, una configuración notablemente diferente de la que tenían los funcionarios estadounidenses en la Sala Roosevelt de la Casa Blanca.

Según la lectura china, Xi comparó a China y a EE.UU. con dos barcos gigantes en el mar, cada uno de los cuales debe ser dirigido con firmeza para evitar la colisión.

«En cierto sentido, le da a China mucho estatus, un estatus de gran potencia. Biden ha aceptado hablar con China de igual a igual, mencionando los temas clave que ambos países deben abordar juntos, desde el cambio climático y Corea del Norte hasta Afganistán», dijo Cabestan.

Xi, en busca de una relación estable con Biden

Y para Xi, tender puentes con Biden e intentar normalizar las relaciones bilaterales ayuda también a su agenda política interna.

«El presidente Xi, por supuesto, está entrando en un año muy político», dijo Paul Haenle, director del Centro Carnegie-Tsinghua para la Política Global, citando el intento de Xi de buscar un tercer mandato sin precedentes en el poder en el 20º Congreso del Partido el próximo otoño.

¿Aumenta el armamento de China? Esto es lo que sabemos 2:46

«Así que este (será) un año importante y el presidente Xi, creo, se centrará en gran medida en eliminar esos riesgos y esas incertidumbres en la relación entre Estados Unidos y China para poder centrarse realmente en la política interna en la preparación del Congreso del Partido», dijo Haenle.

Está claro que a Xi le interesa minimizar los riesgos antes del congreso y establecer una relación estable entre Estados Unidos y China, poniendo barandas para evitar que incidentes imprevistos desemboquen en un conflicto».

Ryan Hass, investigador principal de la Brookings Institution, dijo que los factores internos probablemente desempeñarán un papel importante para ambos líderes en el próximo año.

«Ninguno de los dos líderes querrá que se vea que está suavizando su enfoque hacia el otro, pero al mismo tiempo, ninguno de los dos líderes verá el beneficio de permitir que la relación se intensifique significativamente más allá de los niveles actuales de tensión», dijo.

«Por ello, la relación probablemente navegará entre un suelo y un techo bastante firmes durante el próximo año».

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver