ANÁLISIS | Los estadounidenses dicen odiar la economía, pero actúan como si la amaran

Nueva York (CNN Business) —  La economía del gobierno de Biden es una contradicción andante.

La confianza de los consumidores se encuentra en el nivel más bajo de los últimos 10 años, cayendo en noviembre a niveles nunca vistos ni siquiera durante el punto máximo del covid-19. Un asombroso 70% de los estadounidenses califica negativamente la economía en una encuesta de ABC News/The Washington Post.

Sin embargo, los estadounidenses están comprando a toda prisa, y las ventas minoristas se dispararon en octubre al ritmo más rápido desde que se enviaron los cheques de estímulo en marzo. Walmart, Target y Home Depot están floreciendo en ventas.

La contratación es fuerte (mucho más fuerte de lo que el gobierno pensaba inicialmente). Y los trabajadores están abandonando sus empleos a un ritmo récord, en gran parte porque están muy seguros de que pueden encontrar fácilmente un trabajo mejor.

Algo no cuadra. Y ese algo tiene mucho que ver con el primer susto de inflación del país en décadas.

Los precios de la gasolina están en máximos de siete años. Los precios de los alimentos se disparan. Los precios de los automóviles nuevos aumentaron en octubre al máximo desde 1975.

En pocas palabras, el costo de la vida está subiendo, y los estadounidenses no están contentos con ello. La inflación está eclipsando los verdaderos aspectos positivos de la economía del país.

«Las noticias económicas son generalmente buenas. Pero la inflación está en su cara, todos los días. Algunos de los precios más visibles han subido y eso hace que parezca que el problema de la inflación es peor de lo que es», dijo Gus Faucher, economista jefe de PNC.

La buena noticia es que, a pesar de la inflación elevada y la crisis de la cadena de suministro, los estadounidenses siguen comprando. Esto es crucial, porque el gasto de los consumidores constituye dos tercios de la economía.

El informe sobre las ventas minoristas de octubre, que superó con creces las expectativas, indica que la economía de Estados Unidos se dirige a la temporada de compras navideñas con un gran impulso, a pesar de los augurios de las encuestas.

«La gente dice que no se siente muy bien con respecto a la economía, pero sigue gastando», dijo Aneta Markowska, economista jefe de Jefferies. «No me creo del todo lo que nos dicen los informes de confianza».

En última instancia, si los estadounidenses siguen gastando, este problema de confianza es mucho más un problema político para el presidente Joe Biden, que un problema económico.

Muestra de confianza: los trabajadores renuncian como nunca antes

Por supuesto, es importante tener en cuenta que cada persona está experimentando cosas diferentes en la economía actual, especialmente teniendo en cuenta toda la conmoción provocada por el covid. Algunos de los sectores de la economía más afectados por la pandemia, como el sector de los viajes, siguen luchando por recuperarse.

Y la inflación es más dolorosa para las familias de bajos ingresos y las que viven con ingresos fijos. Los ajustes del costo de la vida de la Seguridad Social están por llegar, pero no hasta el año que viene.

Sin embargo, hay más pruebas de que el mercado laboral en general sigue recuperándose rápidamente del covid. Una oleada de contrataciones en octubre hizo descender la tasa de desempleo al 4,6%, frente al casi 15% de abril de 2020.

Goldman Sachs espera que la tasa de desempleo se encuentre en 3,5% a finales del próximo año, igualando el mínimo de 50 años establecido antes de la pandemia.

Aunque se temía una desaceleración de la contratación en verano, las revisiones muestran que el gobierno subestimó drásticamente el crecimiento del empleo entre junio y septiembre.

El Departamento de Trabajo aumentó su previsión original en un total de 626.000 empleos durante ese periodo.

Al mismo tiempo, una cifra récord de 4,4 millones de estadounidenses abandonaron sus empleos en septiembre, lo que pone de manifiesto la gran ventaja que tienen los trabajadores en la economía actual.

La mayor subida de precios desde 1990

Nada de esto quiere decir que la inflación no sea un desafío real. Lo es.

Los precios al consumo aumentaron en octubre al mayor ritmo desde 1990. La inflación ha sido más fuerte y ha durado más de lo que preveían la Casa Blanca, la Reserva Federal y los inversores expertos de Wall Street.

El ejemplo más evidente es el precio en las gasolineras. Los precios nacionales de la gasolina se sitúan hoy en US$ 3,41 el galón, frente a los US$ 2,12 de hace un año.

A los estadounidenses no les gustan los precios altos de la gasolina, y tienen un largo historial de culpar a quienquiera que esté en la Casa Blanca, sea justo o no.

A grandes rasgos, cada vez es más evidente que la inflación seguirá siendo elevada durante los próximos meses, y algunos sostienen que los precios subirán aún más antes de volver a nivelarse.

Los salarios están subiendo mucho en medio de una guerra por el talento entre las empresas. Sin embargo, los salarios no suelen subir lo suficiente como para compensar el aumento de los precios al consumo.

Republicanos vs. demócratas

El estado profundamente polarizado de Estados Unidos puede estar amplificando estas preocupaciones inflacionarias.

El índice de sentimiento del consumidor de la Universidad de Michigan muestra amplias brechas entre los partidarios tanto durante la administración de Trump como de Biden a lo largo de temas clave, incluyendo el empleo y los ingresos ajustados a la inflación.

«Los partidarios alineados con el partido del presidente han adoptado un estado de ánimo muy positivo, y los del bando contrario un estado de ánimo muy negativo», señala el informe de la Universidad de Michigan. «Los partidarios afines a uno u otro presidente mencionaron o ignoraron el aumento del valor de las viviendas y de las acciones, la inflación y las tasas de crecimiento de los ingresos, o mencionaron o ignoraron las tasas de empleo o de desempleo, y así hasta ahora».

Pero es probable que la política no cuente toda la historia aquí.

El sentimiento de los consumidores ha bajado en todos los ámbitos, y tanto los demócratas como los republicanos y los independientes han caracterizado la economía de un modo más negativo en la encuesta de la Universidad de Michigan que en la primavera de 2021. La confianza cayó más de un modo más radical entre los republicanos.

Y consideren que la confianza del consumidor entre los demócratas se sitúa hoy en 87. Eso es solo ligeramente mejor que las lecturas de bajo 80 a principios de 2017 después de que el expresidente Donald Trump asumiera el cargo.

‘Gran choque para el sistema’

Otra parte del problema es que muchos estadounidenses nunca han vivido un período de alza de precios. La inflación fue inusualmente sutil durante la última docena de años, tanto así que muchos economistas temían una espiral deflacionaria al estilo de Japón de la que sería difícil salir.

«La inflación es algo que mucha gente no ha experimentado en su vida. Es una gran sacudida para el sistema», dijo Markowska, el analista de Jefferies.

Para los estadounidenses de más edad, todo esto de la inflación les trae malos recuerdos de la inflación desenfrenada de los años setenta y principios de los ochenta. Eso a pesar de que la situación actual no se acerca ni de lejos a los picos de precios al consumo de entonces, que alcanzaron un máximo del 14,6% en 1980.

Lo irónico de estos temores inflacionistas: una gran parte de la razón por la que la inflación está aquí hoy es porque la demanda está en auge a medida que la economía se recupera de covid más rápido de lo que muchos imaginaban posible allá por marzo de 2020.

La inflación no sería un problema si la economía de Estados Unidos estuviera experimentando algo parecido a la recuperación dolorosamente lenta de la Gran Recesión.

Economía

Nueva York (CNN Business) —  La economía del gobierno de Biden es una contradicción andante.

La confianza de los consumidores se encuentra en el nivel más bajo de los últimos 10 años, cayendo en noviembre a niveles nunca vistos ni siquiera durante el punto máximo del covid-19. Un asombroso 70% de los estadounidenses califica negativamente la economía en una encuesta de ABC News/The Washington Post.

Sin embargo, los estadounidenses están comprando a toda prisa, y las ventas minoristas se dispararon en octubre al ritmo más rápido desde que se enviaron los cheques de estímulo en marzo. Walmart, Target y Home Depot están floreciendo en ventas.

La contratación es fuerte (mucho más fuerte de lo que el gobierno pensaba inicialmente). Y los trabajadores están abandonando sus empleos a un ritmo récord, en gran parte porque están muy seguros de que pueden encontrar fácilmente un trabajo mejor.

OPINIÓN | Si continúa la escasez de trabajadores, la economía de EE.UU. no se podrá recuperar

Algo no cuadra. Y ese algo tiene mucho que ver con el primer susto de inflación del país en décadas.

Los precios de la gasolina están en máximos de siete años. Los precios de los alimentos se disparan. Los precios de los automóviles nuevos aumentaron en octubre al máximo desde 1975.

En pocas palabras, el costo de la vida está subiendo, y los estadounidenses no están contentos con ello. La inflación está eclipsando los verdaderos aspectos positivos de la economía del país.

«Las noticias económicas son generalmente buenas. Pero la inflación está en su cara, todos los días. Algunos de los precios más visibles han subido y eso hace que parezca que el problema de la inflación es peor de lo que es», dijo Gus Faucher, economista jefe de PNC.

La buena noticia es que, a pesar de la inflación elevada y la crisis de la cadena de suministro, los estadounidenses siguen comprando. Esto es crucial, porque el gasto de los consumidores constituye dos tercios de la economía.

El gobierno de Biden anuncia medidas para aliviar los problemas de la cadena de suministro en los puertos nacionales

El informe sobre las ventas minoristas de octubre, que superó con creces las expectativas, indica que la economía de Estados Unidos se dirige a la temporada de compras navideñas con un gran impulso, a pesar de los augurios de las encuestas.

«La gente dice que no se siente muy bien con respecto a la economía, pero sigue gastando», dijo Aneta Markowska, economista jefe de Jefferies. «No me creo del todo lo que nos dicen los informes de confianza».

En última instancia, si los estadounidenses siguen gastando, este problema de confianza es mucho más un problema político para el presidente Joe Biden, que un problema económico.

Muestra de confianza: los trabajadores renuncian como nunca antes

Por supuesto, es importante tener en cuenta que cada persona está experimentando cosas diferentes en la economía actual, especialmente teniendo en cuenta toda la conmoción provocada por el covid. Algunos de los sectores de la economía más afectados por la pandemia, como el sector de los viajes, siguen luchando por recuperarse.

Y la inflación es más dolorosa para las familias de bajos ingresos y las que viven con ingresos fijos. Los ajustes del costo de la vida de la Seguridad Social están por llegar, pero no hasta el año que viene.

Sin embargo, hay más pruebas de que el mercado laboral en general sigue recuperándose rápidamente del covid. Una oleada de contrataciones en octubre hizo descender la tasa de desempleo al 4,6%, frente al casi 15% de abril de 2020.

Goldman Sachs espera que la tasa de desempleo se encuentre en 3,5% a finales del próximo año, igualando el mínimo de 50 años establecido antes de la pandemia.

Aunque se temía una desaceleración de la contratación en verano, las revisiones muestran que el gobierno subestimó drásticamente el crecimiento del empleo entre junio y septiembre.

El Departamento de Trabajo aumentó su previsión original en un total de 626.000 empleos durante ese periodo.

Al mismo tiempo, una cifra récord de 4,4 millones de estadounidenses abandonaron sus empleos en septiembre, lo que pone de manifiesto la gran ventaja que tienen los trabajadores en la economía actual.

La mayor subida de precios desde 1990

Nada de esto quiere decir que la inflación no sea un desafío real. Lo es.

Los precios al consumo aumentaron en octubre al mayor ritmo desde 1990. La inflación ha sido más fuerte y ha durado más de lo que preveían la Casa Blanca, la Reserva Federal y los inversores expertos de Wall Street.

El ejemplo más evidente es el precio en las gasolineras. Los precios nacionales de la gasolina se sitúan hoy en US$ 3,41 el galón, frente a los US$ 2,12 de hace un año.

California bate el récord de precios de la gasolina por segundo día consecutivo

A los estadounidenses no les gustan los precios altos de la gasolina, y tienen un largo historial de culpar a quienquiera que esté en la Casa Blanca, sea justo o no.

A grandes rasgos, cada vez es más evidente que la inflación seguirá siendo elevada durante los próximos meses, y algunos sostienen que los precios subirán aún más antes de volver a nivelarse.

Los salarios están subiendo mucho en medio de una guerra por el talento entre las empresas. Sin embargo, los salarios no suelen subir lo suficiente como para compensar el aumento de los precios al consumo.

Dólar e inflación: los escenarios posibles, según el economista Ariel Coremberg Republicanos vs. demócratas

El estado profundamente polarizado de Estados Unidos puede estar amplificando estas preocupaciones inflacionarias.

El índice de sentimiento del consumidor de la Universidad de Michigan muestra amplias brechas entre los partidarios tanto durante la administración de Trump como de Biden a lo largo de temas clave, incluyendo el empleo y los ingresos ajustados a la inflación.

«Los partidarios alineados con el partido del presidente han adoptado un estado de ánimo muy positivo, y los del bando contrario un estado de ánimo muy negativo», señala el informe de la Universidad de Michigan. «Los partidarios afines a uno u otro presidente mencionaron o ignoraron el aumento del valor de las viviendas y de las acciones, la inflación y las tasas de crecimiento de los ingresos, o mencionaron o ignoraron las tasas de empleo o de desempleo, y así hasta ahora».

Pero es probable que la política no cuente toda la historia aquí.

El sentimiento de los consumidores ha bajado en todos los ámbitos, y tanto los demócratas como los republicanos y los independientes han caracterizado la economía de un modo más negativo en la encuesta de la Universidad de Michigan que en la primavera de 2021. La confianza cayó más de un modo más radical entre los republicanos.

Y consideren que la confianza del consumidor entre los demócratas se sitúa hoy en 87. Eso es solo ligeramente mejor que las lecturas de bajo 80 a principios de 2017 después de que el expresidente Donald Trump asumiera el cargo.

Esto es lo que Joe Biden puede y no puede hacer para combatir la inflación ‘Gran choque para el sistema’

Otra parte del problema es que muchos estadounidenses nunca han vivido un período de alza de precios. La inflación fue inusualmente sutil durante la última docena de años, tanto así que muchos economistas temían una espiral deflacionaria al estilo de Japón de la que sería difícil salir.

«La inflación es algo que mucha gente no ha experimentado en su vida. Es una gran sacudida para el sistema», dijo Markowska, el analista de Jefferies.

Inflación: todo lo que necesitas saber sobre este fenómeno económico

Para los estadounidenses de más edad, todo esto de la inflación les trae malos recuerdos de la inflación desenfrenada de los años setenta y principios de los ochenta. Eso a pesar de que la situación actual no se acerca ni de lejos a los picos de precios al consumo de entonces, que alcanzaron un máximo del 14,6% en 1980.

Lo irónico de estos temores inflacionistas: una gran parte de la razón por la que la inflación está aquí hoy es porque la demanda está en auge a medida que la economía se recupera de covid más rápido de lo que muchos imaginaban posible allá por marzo de 2020.

La inflación no sería un problema si la economía de Estados Unidos estuviera experimentando algo parecido a la recuperación dolorosamente lenta de la Gran Recesión.

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver