Jacob Chansley, el “chamán de QAnon” que irrumpió en el Capitolio el 6 de enero, fue condenado a 41 meses de prisión

(CNN) — Jacob Chansley, el seguidor de QAnon que irrumpió en el Capitolio sin camisa con un tocado de piel de oso con cuernos, fue sentenciado este miércoles por el juez de distrito federal Royce Lamberth a 41 meses de prisión por obstruir la votación del Colegio Electoral el 6 de enero.

También fue sentenciado a 36 meses de libertad supervisada.

El Departamento de Justicia había pedido que Chansley recibiera una sentencia dura como una forma de dar ejemplo entre los agitadores del 6 de enero, y los fiscales habían posicionado a Chansley como un emblema de una multitud bárbara.

Como uno de los primeros 30 agitadores dentro del edificio ese día, se dirigió al estrado del Senado que el entonces vicepresidente Mike Pence había desocupado apresuradamente y dejó una nota, según sus documentos de declaración de culpabilidad.

En un momento de la audiencia de sentencia, Lamberth hizo algunas preguntas sobre que Chansley le había dejado una nota a Pence y si sabía de otras amenazas a la vida de Pence provenientes de la multitud, y sobre sus decisiones ese día.

«Se convirtió en la imagen de los disturbios, ¿no es así?», dijo al abogado defensor de Chansley. «Para bien o para mal, se convirtió en la imagen misma de todo este evento».

Un fiscal del Departamento de Justicia usó varios videos para mostrar la entrada de Chansley al edificio del Capitolio y la cámara del Senado, gritando junto con la multitud. «Eso no es pacífico», dijo la fiscal Kimberly Paschall.

Ella caracterizó su papel en la multitud como de «caos» y «aterrador».

Durante más de 30 minutos, Chansley habló con Lamberth sobre el impacto que la cárcel ha tenido en él y la culpa que siente por violar la ley.

Dijo que se había equivocado al entrar al Capitolio el 6 de enero y que no es un insurrecto ni un terrorista nacional.

Su extenso discurso llamó la atención del juez, ya que Chansley citó al juez de la Corte Suprema Clarence Thomas y Shawshank Redemption, y describió el deseo de vivir su vida como Jesucristo y Ghandi.

“La parte más difícil de esto es saber que tengo la culpa. Tener que mirarse en el espejo y saber, realmente lo echaste a perder. Realmente”, dijo Chansley.

“Estuve en confinamiento solitario por mi culpa. Por mi decisión. Violé la ley…debería hacer lo que haría Ghandi y asumir la responsabilidad”, dijo. «No hay si, y o pero al respecto, eso es lo que hacen los hombres de honor».

Chansley esperaba que Lamberth lo liberara, ahora que ya ha cumplido 10 meses en la cárcel. Prometió no tener que volver a ser encarcelado nunca más.

Más cargos para agitadores que asaltaron el Capitolio 2:19

Desde su arresto en enero, uno de los primeros entre los agitadores detenidos, los fiscales han posicionado a Chansley como emblemático de una multitud bárbara.

Desde entonces, Chansley ganó fama como el «QAnon Shaman», una figura conocida en el movimiento marginal en línea y por fotos ampliamente compartidas que lo capturaron con pintura facial y un tocado dentro de la cámara del Senado.

Lamberth lo había mantenido en la cárcel desde su arresto, a pesar de sus múltiples intentos de ganarse la simpatía y su liberación, y recibirá crédito por el tiempo que ya pasó tras las rejas.

Es probable que otros jueces vean la sentencia de Lamberth como un posible punto de referencia, ya que Chansley es uno de los primeros acusados ​​de delitos graves entre los más de 660 casos de disturbios del Capitolio en recibir un castigo.

El Departamento de Justicia pidió que Chansley recibiera una dura sentencia como una forma de dar ejemplo entre los alborotadores del 6 de enero.

Las imágenes de Chansley en el Capitolio se volvieron virales debido a una apariencia extraña mientras conducía a otros a través del Capitolio, gritando en un megáfono.

Chansley también llevaba una bandera estadounidense en un mástil con lanza, que los fiscales han caracterizado como un arma.

Después de los disturbios y su arresto, Chansley le pidió el perdón al entonces presidente Donald Trump.

También hizo una huelga de hambre en un intento por conseguir alimentos orgánicos mientras estaba detenido y habló con «60 Minutes» desde la cárcel sin permiso. En septiembre, Chansley se declaró culpable de un delito grave de obstruir la certificación del Congreso de la votación de 2020.

QAnon

(CNN) — Jacob Chansley, el seguidor de QAnon que irrumpió en el Capitolio sin camisa con un tocado de piel de oso con cuernos, fue sentenciado este miércoles por el juez de distrito federal Royce Lamberth a 41 meses de prisión por obstruir la votación del Colegio Electoral el 6 de enero.

También fue sentenciado a 36 meses de libertad supervisada.

El Departamento de Justicia había pedido que Chansley recibiera una sentencia dura como una forma de dar ejemplo entre los agitadores del 6 de enero, y los fiscales habían posicionado a Chansley como un emblema de una multitud bárbara.

Como uno de los primeros 30 agitadores dentro del edificio ese día, se dirigió al estrado del Senado que el entonces vicepresidente Mike Pence había desocupado apresuradamente y dejó una nota, según sus documentos de declaración de culpabilidad.

En un momento de la audiencia de sentencia, Lamberth hizo algunas preguntas sobre que Chansley le había dejado una nota a Pence y si sabía de otras amenazas a la vida de Pence provenientes de la multitud, y sobre sus decisiones ese día.

«Se convirtió en la imagen de los disturbios, ¿no es así?», dijo al abogado defensor de Chansley. «Para bien o para mal, se convirtió en la imagen misma de todo este evento».

El «chamán de QAnon», sin cuernos ni pieles, da sus primeras declaraciones tras asaltar el Capitolio

Un fiscal del Departamento de Justicia usó varios videos para mostrar la entrada de Chansley al edificio del Capitolio y la cámara del Senado, gritando junto con la multitud. «Eso no es pacífico», dijo la fiscal Kimberly Paschall.

Ella caracterizó su papel en la multitud como de «caos» y «aterrador».

Durante más de 30 minutos, Chansley habló con Lamberth sobre el impacto que la cárcel ha tenido en él y la culpa que siente por violar la ley.

Dijo que se había equivocado al entrar al Capitolio el 6 de enero y que no es un insurrecto ni un terrorista nacional.

Su extenso discurso llamó la atención del juez, ya que Chansley citó al juez de la Corte Suprema Clarence Thomas y Shawshank Redemption, y describió el deseo de vivir su vida como Jesucristo y Ghandi.

“La parte más difícil de esto es saber que tengo la culpa. Tener que mirarse en el espejo y saber, realmente lo echaste a perder. Realmente”, dijo Chansley.

“Estuve en confinamiento solitario por mi culpa. Por mi decisión. Violé la ley…debería hacer lo que haría Ghandi y asumir la responsabilidad”, dijo. «No hay si, y o pero al respecto, eso es lo que hacen los hombres de honor».

Chansley esperaba que Lamberth lo liberara, ahora que ya ha cumplido 10 meses en la cárcel. Prometió no tener que volver a ser encarcelado nunca más.

Desde su arresto en enero, uno de los primeros entre los agitadores detenidos, los fiscales han posicionado a Chansley como emblemático de una multitud bárbara.

Desde entonces, Chansley ganó fama como el «QAnon Shaman», una figura conocida en el movimiento marginal en línea y por fotos ampliamente compartidas que lo capturaron con pintura facial y un tocado dentro de la cámara del Senado.

Lamberth lo había mantenido en la cárcel desde su arresto, a pesar de sus múltiples intentos de ganarse la simpatía y su liberación, y recibirá crédito por el tiempo que ya pasó tras las rejas.

Es probable que otros jueces vean la sentencia de Lamberth como un posible punto de referencia, ya que Chansley es uno de los primeros acusados ​​de delitos graves entre los más de 660 casos de disturbios del Capitolio en recibir un castigo.

El Departamento de Justicia pidió que Chansley recibiera una dura sentencia como una forma de dar ejemplo entre los alborotadores del 6 de enero.

Las imágenes de Chansley en el Capitolio se volvieron virales debido a una apariencia extraña mientras conducía a otros a través del Capitolio, gritando en un megáfono.

Chansley también llevaba una bandera estadounidense en un mástil con lanza, que los fiscales han caracterizado como un arma.

Después de los disturbios y su arresto, Chansley le pidió el perdón al entonces presidente Donald Trump.

También hizo una huelga de hambre en un intento por conseguir alimentos orgánicos mientras estaba detenido y habló con «60 Minutes» desde la cárcel sin permiso. En septiembre, Chansley se declaró culpable de un delito grave de obstruir la certificación del Congreso de la votación de 2020.

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver