ANÁLISIS | Los demócratas de la Cámara de Representantes finalmente están a punto de aprobar el enorme proyecto de ley de gasto social de Biden

(CNN) — Los demócratas de la Cámara de Representantes están a punto de aprobar el amplio proyecto de ley de gasto social y cambio climático del presidente Joe Biden después de meses de disputas. Pero la probable victoria del viernes solo planteará nuevas preguntas sobre si la medida de US$ 1,9 billones puede sobrevivir al Senado y luego ofrecer la sacudida de energía política a corto plazo que necesita la tambaleante presidencia de Biden.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, esperaba aprobar finalmente el jueves por la noche un proyecto de ley que había causado feroces batallas entre progresistas y moderados en su grupo. Pero el líder de la minoría de la Cámara, Kevin McCarthy, tenía otras ideas.

Discurso maratónico del líder republicano

En una coda histriónica de la tumultuosa estadía del proyecto de ley en la Cámara, el republicano californiano habló durante horas, buscando impulsar la votación hasta altas horas de la noche con un discurso serpenteante y repetitivo al estilo filibustero. Se refirió a la inmigración, Afganistán, la historia de su propia vida y golpeó repetidamente a Biden por los altos precios de la gasolina y la inflación, y mezcló ataques personales contra Pelosi cuando su voz comenzó a ponerse ronca en las primeras horas de la mañana. McCarthy estaba usando el privilegio de los líderes del partido para hablar por tiempo ilimitado. Pero los demócratas, que calificaron la maniobra de «rabieta», retrasaron la votación hasta el viernes por la mañana y muchos de sus miembros se marcharon, dejando al líder republicano seguir adelante.

«Quiere hacerlo en medio de la noche. Vamos a hacerlo a la luz del día», dijo el líder de la mayoría de la Cámara de Representantes, Steny Hoyer, poco después de la medianoche. Un asesor demócrata de la Cámara de Representantes agregó: «El líder McCarthy puede continuar su delirio hasta altas horas de la noche. La Cámara regresará y votará a primera hora el viernes por la mañana para que el pueblo estadounidense sepa que, de cara a la semana de Acción de Gracias, los demócratas de la Cámara están luchando con el presidente Biden para Reconstruir Mejor («Build Back Better», como el nombre del proyecto)».

Meses de luchas internas

A pesar de la demora y los meses de amargas luchas internas, los demócratas de la Cámara parecen tener finalmente los votos para aprobar una de las reformas más amplias de educación y atención médica en décadas como parte de un proyecto de ley que también incluye más de US$ 500.000 millones para combatir el cambio climático.

Hoyer dijo que solo conocía una deserción demócrata: el representante Jared Golden de Maine, quien anunció su oposición el jueves por la noche, pero no descartó votar por el paquete final en el futuro. La mayoría demócrata en la Cámara es tan pequeña que Pelosi necesita que casi todos los miembros respalden el proyecto de ley, ya que es probable que el Partido Republicano se oponga uniformemente, que es una de las razones por las que llegar a este punto ha sido tan difícil.

Confusión en torno al proyecto Build Back Better

La amargura y la sensación de caos en el discurso de McCarthy personificaron la confusión que se ha desatado en torno al proyecto de ley Build Back Better durante meses. De hecho, el espectáculo de los demócratas peleándose por su tamaño le ha oscurecido a la gente gran parte de lo que contiene el paquete.

Y si bien representa una piedra angular de la agenda de Biden y está destinado a aliviar los problemas económicos que enfrentan millones de estadounidenses, las encuestas muestran que muchos votantes creen que el presidente no está abordando los problemas más importantes de la nación en un momento de inflación creciente y altos precios de la gasolina.

Pero mientras atacaba el proyecto de ley, a la bancada demócrata y al presidente, McCarthy también pudo haber tenido otros motivos. Se enfrenta a una mayor presión de los aliados del expresidente Donald Trump, incluido el exsecretario de la Casa Blanca Mark Meadows, quien sugirió el jueves que Trump debería ser elegido presidente si el Partido Republicano gana la Cámara el próximo año.

McCarthy ha hecho todo lo posible para proteger al expresidente de las consecuencias de su intento de golpe y convertir a su partido en una herramienta obediente en el arsenal político de Trump. Pero liderar la carga con un discurso de una hora que frustró a los demócratas ciertamente garantizará a McCarthy una gran cobertura en las redes sociales, y puede obtener elogios del propio Trump.

Destino incierto del proyecto de gasto social en el Senado

El proyecto de ley a veces ha amenazado con destrozar al Partido Demócrata, ha sobrevivido a varios roces con la extinción y aún puede condenar a algunos legisladores amenazados en las elecciones intermedias si se aprueba.

Su destino en el Senado sigue sin estar claro. El senador demócrata moderado Joe Manchin, en particular, desconfiado de su costo, aún no está seguro sobre la escala de muchos de sus programas y el impacto del proyecto de ley en expansión sobre la inflación. Las reservas del senador de Virginia Occidental, así como las de la senadora de Arizona Kyrsten Sinema, le presentarán a Biden una prueba de su autoridad, ya que había prometido a los progresistas que finalmente podría apoyar a ambos en el proyecto de ley y asegurar su aprobación en el Senado.

Es probable que algunos progresistas que querían un paquete mucho más amplio se sientan decepcionados. Ese será especialmente el caso si Manchin requiere más recortes a la legislación como precio de su apoyo en el Senado, donde los demócratas no pueden permitirse perder a un solo miembro de su bancada.

Sería una victoria para Biden

Aún así, la probable aprobación del proyecto de ley en la Cámara después de meses de luchas internas demócratas, que en un momento amenazó con arruinar también el plan de infraestructura bipartidista, representa una victoria genuina para el presidente, que se produjo la misma semana en que firmó ese proyecto de ley de infraestructura.

Podría aumentar el entusiasmo por su administración entre los demócratas de base que necesita para evitar un desastre en las elecciones de mitad de período del próximo noviembre. Y aunque se ha reducido aproximadamente a la mitad para ganar el apoyo de los demócratas moderados, la medida incluye muchos programas en los que el partido ha hecho campaña en elecciones sucesivas.

Qué proporcionaría el proyecto de gasto social

Proporcionaría dos años de educación preescolar gratuita y ampliaría enormemente la atención médica domiciliaria para los estadounidenses enfermos y ancianos.

El proyecto de ley extiende por un año un crédito tributario por hijos que, según los partidarios, sacó a millones de la pobreza, amplía los subsidios de la Ley de Cuidado de Salud a Bajo Precio, proporciona un beneficio de audición de Medicare y proporciona decenas de miles de millones de dólares para viviendas asequibles.

Si finalmente pasa por el Senado, donde los líderes demócratas tienen como objetivo una votación final antes de fin de año, la medida mejorará el reclamo de Biden de un lugar junto a algunos de los reformadores sociales más importantes de su partido.

También sería un logro emblemático para Pelosi, potencialmente incluso superando su impulso exitoso para aprobar la Ley de Cuidado de Salud a Bajo Precio durante la administración de Obama, y también podría ser un punto culminante en la carrera de la primera mujer oradora del país si los demócratas pierden el control de la Cámara el próximo año.

¿Será el proyecto un ganador político?

No está claro si el proyecto de ley masivo será un ganador político en el corto plazo. Si bien validaría una premisa central del caso de Biden para los votantes el año pasado de que sus años de experiencia en el Capitolio lo ayudarían a aprobar una legislación de reforma grande y seria, es posible que el proyecto de ley no aborde los factores que hunden su presidencia.

Los índices de aprobación de Biden cayeron después de un verano difícil que incluyó la retirada caótica de Afganistán, una ola de infecciones por covid-19 de la variante delta después de que el presidente dijera que la pandemia había terminado en su mayoría. Además, se unen el pico de inflación y el aumento en los precios de la gasolina que deja a muchos votantes descontentos a medida que se acerca la temporada navideña.

También es posible que los demócratas se hayan excedido al tratar de aprobar proyectos de ley masivos, liberales y de reforma social a pesar de no haber recibido un mandato amplio durante las elecciones de 2020.

Horas finales dramáticas

McCarthy jugó con esas preocupaciones en su discurso maratoniano, advirtiendo que las «políticas destructivas» de la medida golpearían a los trabajadores y familias estadounidenses y podrían ayudar a condenar a los demócratas en las elecciones de mitad de período.

«Aplastará las industrias estadounidenses, destruirá innumerables puestos de trabajo estadounidenses», dijo, comparando el proyecto de ley con la aprobación de Obamacare en 2010, cuando dijo que vio a Pelosi «caminar con los miembros demócratas por aquí y pasar Obamacare y perder 63 puestos.»

Las dramáticas horas finales antes de la probable aprobación del proyecto de ley subrayaron el peligro que están enfrentando algunos legisladores al enviarlo al Senado. Los demócratas moderados habían esperado hasta que la Oficina de Presupuesto del Congreso (CBO) publicó su evaluación del impacto de la medida en el déficit antes de aceptar aprobarla.

La CBO estimó que la medida resultaría en un aumento neto de US$ 367.000 millones en el déficit entre 2022 y 2031.

La Casa Blanca, sin embargo, insiste en que la cuenta se pagará en su totalidad. Dice que puede compensar el déficit porque el proyecto de ley incluye fondos para una mejor aplicación de la recaudación de impuestos del Servicio de Impuestos Internos.

Republicanos sobre la cuestión del déficit

Pero el puntaje de la CBO representa una gran apertura para los republicanos que se enfocarán en los miembros vulnerables de la Cámara el próximo año con sus afirmaciones de que los demócratas están en una juerga de gastos «socialista» que arruinará a las generaciones futuras, a pesar de que al Partido Republicano le importaba poco el déficit cuando Trump era presidente.

Los líderes republicanos y los grupos aliados ya se estaban ocupando de la cuestión del déficit en las horas previas a la votación anticipada del jueves por la noche. «Los representantes Josh Gottheimer (NJ-05), Ed Case (HI-01), Stephanie Murphy (FL-07), Kurt Schrader (OR-05) y Kathleen Rice (NY-04) prometieron a sus electores que no aumentarían el déficit. Si rompen su palabra y votan por este proyecto de ley, están traicionando a sus electores», dijo el presidente del Club para el Crecimiento, David McIntosh, en un comunicado, por ejemplo.

En otro giro, los partidarios del proyecto de ley también deben superar una disputa sobre una disposición que ampliaría una deducción de impuestos estatales y locales que los críticos, incluido uno de los autores del proyecto de ley, el senador Bernie Sanders de Vermont, han dicho que es una política incorrecta y mala.

Levantar el límite a las deducciones de impuestos estatales y locales ha sido una prioridad para los miembros de estados con impuestos altos como Nueva York y Nueva Jersey, pero los progresistas dicen que el plan es un regalo para los ricos. En una inversión inusual de la práctica política normal, algunos republicanos conservadores están dando el mismo argumento, a pesar de su propia ley de impuestos de 2017, que limitó las deducciones y dio recortes de impuestos a los ricos y a las corporaciones.

Biden

(CNN) — Los demócratas de la Cámara de Representantes están a punto de aprobar el amplio proyecto de ley de gasto social y cambio climático del presidente Joe Biden después de meses de disputas. Pero la probable victoria del viernes solo planteará nuevas preguntas sobre si la medida de US$ 1,9 billones puede sobrevivir al Senado y luego ofrecer la sacudida de energía política a corto plazo que necesita la tambaleante presidencia de Biden.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, esperaba aprobar finalmente el jueves por la noche un proyecto de ley que había causado feroces batallas entre progresistas y moderados en su grupo. Pero el líder de la minoría de la Cámara, Kevin McCarthy, tenía otras ideas.

Discurso maratónico del líder republicano

En una coda histriónica de la tumultuosa estadía del proyecto de ley en la Cámara, el republicano californiano habló durante horas, buscando impulsar la votación hasta altas horas de la noche con un discurso serpenteante y repetitivo al estilo filibustero. Se refirió a la inmigración, Afganistán, la historia de su propia vida y golpeó repetidamente a Biden por los altos precios de la gasolina y la inflación, y mezcló ataques personales contra Pelosi cuando su voz comenzó a ponerse ronca en las primeras horas de la mañana. McCarthy estaba usando el privilegio de los líderes del partido para hablar por tiempo ilimitado. Pero los demócratas, que calificaron la maniobra de «rabieta», retrasaron la votación hasta el viernes por la mañana y muchos de sus miembros se marcharon, dejando al líder republicano seguir adelante.

«Quiere hacerlo en medio de la noche. Vamos a hacerlo a la luz del día», dijo el líder de la mayoría de la Cámara de Representantes, Steny Hoyer, poco después de la medianoche. Un asesor demócrata de la Cámara de Representantes agregó: «El líder McCarthy puede continuar su delirio hasta altas horas de la noche. La Cámara regresará y votará a primera hora el viernes por la mañana para que el pueblo estadounidense sepa que, de cara a la semana de Acción de Gracias, los demócratas de la Cámara están luchando con el presidente Biden para Reconstruir Mejor («Build Back Better», como el nombre del proyecto)».

Biden firma el proyecto de ley de infraestructura por US$ 1,2 billones Meses de luchas internas

A pesar de la demora y los meses de amargas luchas internas, los demócratas de la Cámara parecen tener finalmente los votos para aprobar una de las reformas más amplias de educación y atención médica en décadas como parte de un proyecto de ley que también incluye más de US$ 500.000 millones para combatir el cambio climático.

Hoyer dijo que solo conocía una deserción demócrata: el representante Jared Golden de Maine, quien anunció su oposición el jueves por la noche, pero no descartó votar por el paquete final en el futuro. La mayoría demócrata en la Cámara es tan pequeña que Pelosi necesita que casi todos los miembros respalden el proyecto de ley, ya que es probable que el Partido Republicano se oponga uniformemente, que es una de las razones por las que llegar a este punto ha sido tan difícil.

Confusión en torno al proyecto Build Back Better

La amargura y la sensación de caos en el discurso de McCarthy personificaron la confusión que se ha desatado en torno al proyecto de ley Build Back Better durante meses. De hecho, el espectáculo de los demócratas peleándose por su tamaño le ha oscurecido a la gente gran parte de lo que contiene el paquete.

Y si bien representa una piedra angular de la agenda de Biden y está destinado a aliviar los problemas económicos que enfrentan millones de estadounidenses, las encuestas muestran que muchos votantes creen que el presidente no está abordando los problemas más importantes de la nación en un momento de inflación creciente y altos precios de la gasolina.

Pero mientras atacaba el proyecto de ley, a la bancada demócrata y al presidente, McCarthy también pudo haber tenido otros motivos. Se enfrenta a una mayor presión de los aliados del expresidente Donald Trump, incluido el exsecretario de la Casa Blanca Mark Meadows, quien sugirió el jueves que Trump debería ser elegido presidente si el Partido Republicano gana la Cámara el próximo año.

McCarthy ha hecho todo lo posible para proteger al expresidente de las consecuencias de su intento de golpe y convertir a su partido en una herramienta obediente en el arsenal político de Trump. Pero liderar la carga con un discurso de una hora que frustró a los demócratas ciertamente garantizará a McCarthy una gran cobertura en las redes sociales, y puede obtener elogios del propio Trump.

ANÁLISIS | Trump está en modo ataque mientras Biden celebra una victoria que lo estaba eludiendo Destino incierto del proyecto de gasto social en el Senado

El proyecto de ley a veces ha amenazado con destrozar al Partido Demócrata, ha sobrevivido a varios roces con la extinción y aún puede condenar a algunos legisladores amenazados en las elecciones intermedias si se aprueba.

Su destino en el Senado sigue sin estar claro. El senador demócrata moderado Joe Manchin, en particular, desconfiado de su costo, aún no está seguro sobre la escala de muchos de sus programas y el impacto del proyecto de ley en expansión sobre la inflación. Las reservas del senador de Virginia Occidental, así como las de la senadora de Arizona Kyrsten Sinema, le presentarán a Biden una prueba de su autoridad, ya que había prometido a los progresistas que finalmente podría apoyar a ambos en el proyecto de ley y asegurar su aprobación en el Senado.

Es probable que algunos progresistas que querían un paquete mucho más amplio se sientan decepcionados. Ese será especialmente el caso si Manchin requiere más recortes a la legislación como precio de su apoyo en el Senado, donde los demócratas no pueden permitirse perder a un solo miembro de su bancada.

Sería una victoria para Biden

Aún así, la probable aprobación del proyecto de ley en la Cámara después de meses de luchas internas demócratas, que en un momento amenazó con arruinar también el plan de infraestructura bipartidista, representa una victoria genuina para el presidente, que se produjo la misma semana en que firmó ese proyecto de ley de infraestructura.

Podría aumentar el entusiasmo por su administración entre los demócratas de base que necesita para evitar un desastre en las elecciones de mitad de período del próximo noviembre. Y aunque se ha reducido aproximadamente a la mitad para ganar el apoyo de los demócratas moderados, la medida incluye muchos programas en los que el partido ha hecho campaña en elecciones sucesivas.

Qué proporcionaría el proyecto de gasto social

Proporcionaría dos años de educación preescolar gratuita y ampliaría enormemente la atención médica domiciliaria para los estadounidenses enfermos y ancianos.

El proyecto de ley extiende por un año un crédito tributario por hijos que, según los partidarios, sacó a millones de la pobreza, amplía los subsidios de la Ley de Cuidado de Salud a Bajo Precio, proporciona un beneficio de audición de Medicare y proporciona decenas de miles de millones de dólares para viviendas asequibles.

Si finalmente pasa por el Senado, donde los líderes demócratas tienen como objetivo una votación final antes de fin de año, la medida mejorará el reclamo de Biden de un lugar junto a algunos de los reformadores sociales más importantes de su partido.

También sería un logro emblemático para Pelosi, potencialmente incluso superando su impulso exitoso para aprobar la Ley de Cuidado de Salud a Bajo Precio durante la administración de Obama, y también podría ser un punto culminante en la carrera de la primera mujer oradora del país si los demócratas pierden el control de la Cámara el próximo año.

ANÁLISIS | 5 razones por las que los demócratas deberían sentir pánico por lo que podría pasar en 2022 ¿Será el proyecto un ganador político?

No está claro si el proyecto de ley masivo será un ganador político en el corto plazo. Si bien validaría una premisa central del caso de Biden para los votantes el año pasado de que sus años de experiencia en el Capitolio lo ayudarían a aprobar una legislación de reforma grande y seria, es posible que el proyecto de ley no aborde los factores que hunden su presidencia.

Los índices de aprobación de Biden cayeron después de un verano difícil que incluyó la retirada caótica de Afganistán, una ola de infecciones por covid-19 de la variante delta después de que el presidente dijera que la pandemia había terminado en su mayoría. Además, se unen el pico de inflación y el aumento en los precios de la gasolina que deja a muchos votantes descontentos a medida que se acerca la temporada navideña.

También es posible que los demócratas se hayan excedido al tratar de aprobar proyectos de ley masivos, liberales y de reforma social a pesar de no haber recibido un mandato amplio durante las elecciones de 2020.

Horas finales dramáticas

McCarthy jugó con esas preocupaciones en su discurso maratoniano, advirtiendo que las «políticas destructivas» de la medida golpearían a los trabajadores y familias estadounidenses y podrían ayudar a condenar a los demócratas en las elecciones de mitad de período.

«Aplastará las industrias estadounidenses, destruirá innumerables puestos de trabajo estadounidenses», dijo, comparando el proyecto de ley con la aprobación de Obamacare en 2010, cuando dijo que vio a Pelosi «caminar con los miembros demócratas por aquí y pasar Obamacare y perder 63 puestos.»

Las dramáticas horas finales antes de la probable aprobación del proyecto de ley subrayaron el peligro que están enfrentando algunos legisladores al enviarlo al Senado. Los demócratas moderados habían esperado hasta que la Oficina de Presupuesto del Congreso (CBO) publicó su evaluación del impacto de la medida en el déficit antes de aceptar aprobarla.

La CBO estimó que la medida resultaría en un aumento neto de US$ 367.000 millones en el déficit entre 2022 y 2031.

La Casa Blanca, sin embargo, insiste en que la cuenta se pagará en su totalidad. Dice que puede compensar el déficit porque el proyecto de ley incluye fondos para una mejor aplicación de la recaudación de impuestos del Servicio de Impuestos Internos.

Republicanos sobre la cuestión del déficit

Pero el puntaje de la CBO representa una gran apertura para los republicanos que se enfocarán en los miembros vulnerables de la Cámara el próximo año con sus afirmaciones de que los demócratas están en una juerga de gastos «socialista» que arruinará a las generaciones futuras, a pesar de que al Partido Republicano le importaba poco el déficit cuando Trump era presidente.

Los líderes republicanos y los grupos aliados ya se estaban ocupando de la cuestión del déficit en las horas previas a la votación anticipada del jueves por la noche. «Los representantes Josh Gottheimer (NJ-05), Ed Case (HI-01), Stephanie Murphy (FL-07), Kurt Schrader (OR-05) y Kathleen Rice (NY-04) prometieron a sus electores que no aumentarían el déficit. Si rompen su palabra y votan por este proyecto de ley, están traicionando a sus electores», dijo el presidente del Club para el Crecimiento, David McIntosh, en un comunicado, por ejemplo.

OPINIÓN | Esta temporada de compras navideñas va a ser dura. Aquí hay cuatro maneras de evitar gastar en exceso

En otro giro, los partidarios del proyecto de ley también deben superar una disputa sobre una disposición que ampliaría una deducción de impuestos estatales y locales que los críticos, incluido uno de los autores del proyecto de ley, el senador Bernie Sanders de Vermont, han dicho que es una política incorrecta y mala.

Levantar el límite a las deducciones de impuestos estatales y locales ha sido una prioridad para los miembros de estados con impuestos altos como Nueva York y Nueva Jersey, pero los progresistas dicen que el plan es un regalo para los ricos. En una inversión inusual de la práctica política normal, algunos republicanos conservadores están dando el mismo argumento, a pesar de su propia ley de impuestos de 2017, que limitó las deducciones y dio recortes de impuestos a los ricos y a las corporaciones.

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver