Biden da la bienvenida a Trudeau y López Obrador a la Casa Blanca en la reactivación de la cumbre entre EE.UU., México y Canadá

(CNN) —  El presidente Joe Biden, al volver a convocar una cumbre de líderes norteamericanos en la Casa Blanca este jueves, buscó un acuerdo transfronterizo sobre migración, covid-19 e integración económica, incluso cuando sus invitados expresaron su preocupación por lo que dicen son políticas comerciales proteccionistas que quedaron de el predecesor de Biden.

«Podemos enfrentar todos los desafíos si nos tomamos el tiempo para hablar entre nosotros», dijo Biden al reunirse con los líderes de Canadá y México. «Como líderes, compartimos un entendimiento innato de que nuestra diversidad es una fortaleza enorme».

Los principales puntos conflictivos se centran en los créditos fiscales propuestos por Biden para los vehículos eléctricos fabricados en Estados Unidos, que se incluyen en el principal plan de gasto social y climático que actualmente se está abriendo paso en el Congreso. Canadá ha argumentado que los créditos propuestos podrían violar el nuevo acuerdo comercial de América del Norte.

AMLO en reunión trilateral: ¿Por qué no abrir el flujo migratorio? 6:50

La Casa Blanca tiene una opinión diferente, y se esperaba que el tema surgiera durante las largas conversaciones entre los líderes en la reunión de este jueves.

Primera cumbre de loes «Tres amigos» desde 2016

Es la primera cumbre de este tipo, que se conoce como los «Tres amigos», desde 2016. Se produjo unas semanas después de que Biden reabriera las fronteras terrestres de Estados Unidos a los viajeros completamente vacunados, poniendo fin a un cierre de casi 20 meses que había causado tensiones con ambas naciones.

Antes de reunirse junto con el primer ministro canadiense Justin Trudeau y el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador, Biden se sentó con cada líder individualmente para discutir temas bilaterales. No celebraron una conferencia de prensa conjunta, a diferencia de las ocho cumbres de Líderes de América del Norte anteriores celebradas desde 2005.

Al darle la bienvenida a Trudeau a la Oficina Oval, Biden elogió lo que llamó «una de las relaciones más fáciles que puede tener como presidente de Estados Unidos, y una de las mejores».

Con López Obrador, Biden elogió la «relación diferente y emergente de las dos naciones, que nace del respeto mutuo».

«Señor presidente», prosiguió Biden, «ya no usamos un lenguaje como ‘Nuestros amigos del Sur´. Eres un igual, somos países iguales, y eso es lo que me gusta de ti».

Los tres líderes ingresaron a las conversaciones con la esperanza de un frente más unido en asuntos económicos y de seguridad a medida que aumenta la competencia global de China y otras regiones. Las interrupciones de la cadena de suministro han aumentado el deseo de las naciones de crear una fabricación más resistente en el hogar.

Los líderes planeaban anunciar un nuevo grupo enfocado en la resiliencia de la cadena de suministro, el compromiso de reducir emisiones como el metano y reafirmar el apoyo a las protecciones laborales incluidas en el acuerdo comercial entre Estados Unidos, México y Canadá firmado durante la administración Trump.

Los líderes también esperan reconstruir las relaciones que habían quedado inactivas en la administración anterior, incluido un diálogo de seguridad de alto nivel.

Los temas que causan consternación entre los vecinos de EE.UU.

Sin embargo, mientras Biden trabaja para promover la histórica ley de infraestructura que firmó esta semana, algunas de las disposiciones incluidas en un plan más amplio de gasto social y climático están causando consternación entre los vecinos de Estados Unidos.

Específicamente, los créditos fiscales propuestos para vehículos eléctricos incluidos en el plan «Reconstruir mejor» favorecerían a los fabricantes estadounidenses, lo que generaría preocupaciones sobre las políticas proteccionistas. Trudeau y los funcionarios mexicanos han expresado su preocupación por los créditos fiscales propuestos.

Presionado por los reporteros, Biden dijo que, junto con Trudeau, los dos líderes «iban a hablar sobre» incentivos fiscales para vehículos eléctricos, pero señaló que la disposición «ni siquiera ha sido aprobada por la Cámara todavía».

Durante una conferencia de prensa diaria en la Casa Blanca, la secretaria de prensa del presidente, Jen Psaki, dijo que el crédito fiscal propuesto para vehículos eléctricos «es una oportunidad para ayudar a los consumidores en este país».

La migración fue otro tema central de discusión, aunque los asesores de Biden dijeron de antemano que la atención se centraría en desarrollar un enfoque regional del tema y no específicamente en la frontera sur de Estados Unidos.

Un funcionario dijo que Biden esperaba «cerrar los brazos» con Canadá y México para abordar los problemas de desplazamiento que reconocen que no disminuirán en el corto plazo. Esperan abordar las causas fundamentales como la falta de oportunidades laborales y los efectos del cambio climático.

Otros problemas han causado cierta tensión entre los vecinos, incluido el oleoducto Línea 5 de Enbridge, que el estado de Michigan quiere cerrar, y la revisión de México de su industria eléctrica.

Pero los líderes aún mostraron una cara cooperativa cuando se restauró el formato de «Tres Amigos», incluido un anuncio sobre las donaciones de la vacuna contra el covid-19. A principios de este año, Estados Unidos prestó dosis a ambos países, y este jueves las «devolvió» donando millones de vacunas a países del hemisferio occidental.

También acordaron aprovechar los esfuerzos para compilar planes regionales de preparación para una pandemia y discutir las mejores formas de distribuir la vacuna contra el covid-19 en América Latina.

Tres Amigos

(CNN) —  El presidente Joe Biden, al volver a convocar una cumbre de líderes norteamericanos en la Casa Blanca este jueves, buscó un acuerdo transfronterizo sobre migración, covid-19 e integración económica, incluso cuando sus invitados expresaron su preocupación por lo que dicen son políticas comerciales proteccionistas que quedaron de el predecesor de Biden.

«Podemos enfrentar todos los desafíos si nos tomamos el tiempo para hablar entre nosotros», dijo Biden al reunirse con los líderes de Canadá y México. «Como líderes, compartimos un entendimiento innato de que nuestra diversidad es una fortaleza enorme».

Los principales puntos conflictivos se centran en los créditos fiscales propuestos por Biden para los vehículos eléctricos fabricados en Estados Unidos, que se incluyen en el principal plan de gasto social y climático que actualmente se está abriendo paso en el Congreso. Canadá ha argumentado que los créditos propuestos podrían violar el nuevo acuerdo comercial de América del Norte.

La Casa Blanca tiene una opinión diferente, y se esperaba que el tema surgiera durante las largas conversaciones entre los líderes en la reunión de este jueves.

Primera cumbre de loes «Tres amigos» desde 2016

Es la primera cumbre de este tipo, que se conoce como los «Tres amigos», desde 2016. Se produjo unas semanas después de que Biden reabriera las fronteras terrestres de Estados Unidos a los viajeros completamente vacunados, poniendo fin a un cierre de casi 20 meses que había causado tensiones con ambas naciones.

Antes de reunirse junto con el primer ministro canadiense Justin Trudeau y el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador, Biden se sentó con cada líder individualmente para discutir temas bilaterales. No celebraron una conferencia de prensa conjunta, a diferencia de las ocho cumbres de Líderes de América del Norte anteriores celebradas desde 2005.

Al darle la bienvenida a Trudeau a la Oficina Oval, Biden elogió lo que llamó «una de las relaciones más fáciles que puede tener como presidente de Estados Unidos, y una de las mejores».

Con López Obrador, Biden elogió la «relación diferente y emergente de las dos naciones, que nace del respeto mutuo».

«Señor presidente», prosiguió Biden, «ya no usamos un lenguaje como ‘Nuestros amigos del Sur´. Eres un igual, somos países iguales, y eso es lo que me gusta de ti».

Los tres líderes ingresaron a las conversaciones con la esperanza de un frente más unido en asuntos económicos y de seguridad a medida que aumenta la competencia global de China y otras regiones. Las interrupciones de la cadena de suministro han aumentado el deseo de las naciones de crear una fabricación más resistente en el hogar.

Los líderes planeaban anunciar un nuevo grupo enfocado en la resiliencia de la cadena de suministro, el compromiso de reducir emisiones como el metano y reafirmar el apoyo a las protecciones laborales incluidas en el acuerdo comercial entre Estados Unidos, México y Canadá firmado durante la administración Trump.

Los líderes también esperan reconstruir las relaciones que habían quedado inactivas en la administración anterior, incluido un diálogo de seguridad de alto nivel.

Los temas que causan consternación entre los vecinos de EE.UU.

Sin embargo, mientras Biden trabaja para promover la histórica ley de infraestructura que firmó esta semana, algunas de las disposiciones incluidas en un plan más amplio de gasto social y climático están causando consternación entre los vecinos de Estados Unidos.

Específicamente, los créditos fiscales propuestos para vehículos eléctricos incluidos en el plan «Reconstruir mejor» favorecerían a los fabricantes estadounidenses, lo que generaría preocupaciones sobre las políticas proteccionistas. Trudeau y los funcionarios mexicanos han expresado su preocupación por los créditos fiscales propuestos.

Presionado por los reporteros, Biden dijo que, junto con Trudeau, los dos líderes «iban a hablar sobre» incentivos fiscales para vehículos eléctricos, pero señaló que la disposición «ni siquiera ha sido aprobada por la Cámara todavía».

Durante una conferencia de prensa diaria en la Casa Blanca, la secretaria de prensa del presidente, Jen Psaki, dijo que el crédito fiscal propuesto para vehículos eléctricos «es una oportunidad para ayudar a los consumidores en este país».

La migración fue otro tema central de discusión, aunque los asesores de Biden dijeron de antemano que la atención se centraría en desarrollar un enfoque regional del tema y no específicamente en la frontera sur de Estados Unidos.

Un funcionario dijo que Biden esperaba «cerrar los brazos» con Canadá y México para abordar los problemas de desplazamiento que reconocen que no disminuirán en el corto plazo. Esperan abordar las causas fundamentales como la falta de oportunidades laborales y los efectos del cambio climático.

Otros problemas han causado cierta tensión entre los vecinos, incluido el oleoducto Línea 5 de Enbridge, que el estado de Michigan quiere cerrar, y la revisión de México de su industria eléctrica.

Pero los líderes aún mostraron una cara cooperativa cuando se restauró el formato de «Tres Amigos», incluido un anuncio sobre las donaciones de la vacuna contra el covid-19. A principios de este año, Estados Unidos prestó dosis a ambos países, y este jueves las «devolvió» donando millones de vacunas a países del hemisferio occidental.

También acordaron aprovechar los esfuerzos para compilar planes regionales de preparación para una pandemia y discutir las mejores formas de distribuir la vacuna contra el covid-19 en América Latina.

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver