El tenis femenino desafía al gobierno de China por el caso de la estrella Peng Shuai y su denuncia a un alto dirigente del Partido Comunista

(CNN) — Cuando la estrella del tenis Peng Shuai lanzó su explosiva acusación por agresión sexual —en el contexto del movimiento #MeToo— contra un antiguo líder del Partido Comunista a principios de este mes, el gobierno de China respondió de en la forma usual: silenciándola con una censura general.

Ahora, más de dos semanas después, Beijing se enfrenta a una tormenta causada por sus propias reacciones, ya que la comunidad mundial del tenis femenino se levanta para desafiar a las autoridades chinas por silenciar a una de sus compañeras.

Peng, de 35 años, dos veces campeona de dobles de Grand Slam, ha desaparecido de la escena pública desde que acusó al ex viceprimer ministro Zhang Gaoli, de 75 años, de coaccionarla para tener relaciones sexuales en su casa, en una publicación en las redes sociales que ya fue borrada el 2 de noviembre. Desde entonces, los censores chinos han borrado diligentemente de internet su nombre e incluso las referencias más vagas a sus acusaciones.

Reacciones fuera de China a la desaparición de Peng Shuai

Pero la campaña de silenciamiento no ha funcionado fuera de China. En los últimos días, la Asociación de Tenis Femenino (WTA, por sus siglas en inglés) y algunas de sus principales estrellas, pasadas y presentes, se han pronunciado en solidaridad con Peng, exigiendo conocer su paradero.

La tenista china Peng Shuai.

La preocupación no ha hecho más que aumentar después de que los medios de comunicación estatales chinos publicaran una captura de pantalla de un correo electrónico, supuestamente enviado por Peng a la WTA, en el que se retracta de sus acusaciones sexuales y afirma que «todo está bien».

En una entrevista con CNN, el jefe de la WTA, Steve Simon, describió el correo electrónico como una «declaración escenificada de algún tipo». También declaró que la asociación está «en una encrucijada» con China, amenazando con retirar sus negocios fuera del país si no se garantiza la seguridad de Peng y no se investigan adecuadamente sus acusaciones.

Y las repercusiones no se limitan al tenis femenino: ya hay tenistas masculinos que se han unido a la campaña de Twitter titulada #WhereIsPengShuai, al igual que las estrellas del fútbol.

A menos de tres meses de los Juegos Olímpicos de Invierno, los analistas afirman que la controversia, si no se resuelve, podría convertirse en un enfrentamiento sin precedentes entre la comunidad deportiva en general y Beijing.

«Los aficionados al deporte de todo el mundo prestarán atención a esta historia, lo que significa miles de millones de personas», afirmó William Nee, coordinador de investigación y defensa de la ONG Chinese Human Rights Defenders (CHRD).

«Desastre inminente»

«Esto es un desastre absolutamente inminente para el gobierno de China. Cada día que se acerca a los Juegos Olímpicos de Invierno, el desastre se hace más grande para ellos, si no resuelven esto».

Los Juegos Olímpicos de Beijing, previstos para febrero, ya se enfrentan a crecientes llamamientos al boicot por la represión del gobierno chino en Xinjiang, Tíbet y Hong Kong. Y el clamor mundial por la desaparición de Peng —que ha participado en tres Juegos Olímpicos— puede amplificar esos llamamientos, dijo Nee.

El Comité Olímpico Internacional (COI), por su parte, dijo que no iba a comentar el asunto y sugirió que se recurriera a la «diplomacia tranquila», según informó Reuters. CNN se ha puesto en contacto con el COI para que haga sus comentarios.

Desafío directo al gobierno de China

Que una publicación en las redes sociales, desde entonces censurada, haya podido movilizar al mundo del tenis para enfrentarse a Beijing, probablemente haya sido una sorpresa para el gobierno de China. En los últimos años, las autoridades de Beijing han silenciado con éxito no sólo innumerables voces nacionales, sino también una creciente lista de empresas e industrias occidentales que esperan mantener el acceso al lucrativo mercado chino, desde Hollywood hasta la NBA.

Peng Shuai fotografiada en el Abierto de Australia el 21 de enero de 2020. (Crédito: GREG WOOD/AFP via Getty Images)

Pero la WTA se ha negado a seguir el juego.

«Ocurre demasiadas veces en nuestro mundo actual que, cuando nos metemos en asuntos como este, dejamos que los negocios, la política y el dinero dicten lo que está bien y lo que está mal», dijo Simon, el jefe de la WTA, en su entrevista con CNN el jueves.

«Tenemos que empezar como mundo a tomar decisiones que se basen en lo correcto y lo incorrecto, y punto, y no podemos ceder ante eso», dijo. «Definitivamente estamos dispuestos a retirar nuestros negocios y lidiar con todas las complicaciones que conlleva. Porque, ciertamente, esto es más grande que el negocio».

Al prepararse para dar la espalda al acceso al mercado chino, incluido un acuerdo de 10 años para celebrar sus finales anuales en la ciudad meridional china de Shenzhen, la WTA está planteando un desafío directo a Beijing.

Tácticas que ya no dan resultado

Beijing utiliza habitualmente el acceso al mercado como una poderosa palanca para obligar a las empresas occidentales a callar en materia de derechos humanos, o a plegarse a sus posiciones en cuestiones como Taiwán y Hong Kong. Pero en el caso de la WTA, estas tácticas no han funcionado como estaba previsto.

«Hasta ahora, desde el punto de vista de los negocios y los derechos humanos, la WTA está haciendo un trabajo mucho mejor que casi todas las empresas que se han visto envueltas en controversias en China. Y esto muestra en realidad un camino a seguir sobre cómo hacerlo», dijo Nee, del CHRD.

¿Es viable lo que propone AMLO ante crecimiento de China? 1:08

Mareike Ohlberg, investigadora principal del Programa de Asia del German Marshall Fund, dijo que la audaz medida que ha tomado la WTA es «lo correcto».

«Es lo que francamente deberían hacer más (organizaciones). La mayoría de las organizaciones tienen mucho miedo de China, (temiendo) que China pueda castigarlas. Creo que es importante que más organizaciones se den cuenta de que también tienen cierta influencia», dijo.

La naturaleza de las acusaciones de Peng Shuai también ha diferenciado su caso de otras controversias políticas anteriores relacionadas con las medidas represivas de China en Xinjiang, Tíbet y Hong Kong. En esos casos, un indignado Beijing arremetió contra las empresas occidentales por inmiscuirse en «los asuntos internos de China».

Un movimiento sin fronteras

Pero el movimiento por los derechos de la mujer no conoce fronteras nacionales. Hasta la fecha, el gobierno de china ha actuado para reprimir la defensa del #MeToo. Ha aprovechado su aparato autoritario para detener, encarcelar, amenazar y silenciar a las feministas chinas y a quienes las apoyan. Y ha movilizado su maquinaria de propaganda para presentar el feminismo como un títere de la influencia occidental diseñado para socavar a China.

Pero ahora, esas tácticas pueden resultar contraproducentes, ya que el movimiento global #MeToo ayuda a llamar la atención sobre el caso de Peng Shuai, dijo Ohlberg.

¿Cómo impacta la desaceleración de China a Europa? 1:10

«Es un movimiento transnacional que tiene vínculos en el extranjero, y por lo tanto no se puede limitar a un solo país, y no se puede hacer callar a la gente en China», dijo.

«Y por eso es tan importante que la gente siga hablando de estas cosas a nivel internacional. Porque si estás en China, el Estado tiene muchas opciones para hacerte callar», dijo. «(La comunidad internacional) tiene cierta responsabilidad de mostrar solidaridad».

El dilema de Beijing

Al silenciar a Peng, Beijing se enfrenta a un dilema inusual. Si Peng apareciera en la televisión estatal, los analistas dicen que muchos tomarán lo que dice con un grano de sal, dado el largo historial de los medios de comunicación estatales chinos de emitir confesiones forzadas u otras declaraciones hechas bajo coacción de personas en detención extrajudicial.

Y mientras que en las democracias occidentales sería fácil para el partido gobernante negar tales acusaciones, o incluso distanciarse de un alto funcionario, en China, los líderes del partido son irreprochables para los miembros del público en general.

Y Zhang no es un dirigente cualquiera. En su día formó parte del Comité Permanente del Politburó del Partido Comunista, de siete miembros, el órgano supremo de dirección del país, junto al presidente chino Xi Jinping.

La única forma de que los altos dirigentes caigan en desgracia es que el propio partido los discipline, como ha ocurrido con algunos de ellos en la amplia campaña anticorrupción de Xi.

Así está intensificando Asia su carrera armamentística 4:01

Hasta la fecha, el gobierno de China se ha negado repetidamente a comentar el caso de Peng Shuai. En una conferencia de prensa el jueves, el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Zhao Lijian, dijo que la acusación de Peng no es una cuestión diplomática y se negó a hacer más comentarios. CNN se ha puesto en contacto con la Oficina de Información del Consejo de Estado de China para pedirle un comentario.

La sensibilidad política queda quizá mejor demostrada en un tuit de Hu Xijin, redactor jefe del tabloide nacionalista estatal Global Times.

Hu es el único propagandista de alto nivel de los medios de comunicación estatales que ha comentado el caso de Peng Shuai en público, aunque en una plataforma prohibida en China.

«Como persona familiarizada con el sistema chino, no creo que Peng Shuai haya recibido las represalias y la represión especuladas por los medios de comunicación extranjeros por lo que la gente ha comentado», escribió en las primeras horas del jueves, aparentemente demasiado temeroso de mencionar siquiera el nombre del acusado o la naturaleza de la acusación.

Peng Shuai

(CNN) — Cuando la estrella del tenis Peng Shuai lanzó su explosiva acusación por agresión sexual —en el contexto del movimiento #MeToo— contra un antiguo líder del Partido Comunista a principios de este mes, el gobierno de China respondió de en la forma usual: silenciándola con una censura general.

Ahora, más de dos semanas después, Beijing se enfrenta a una tormenta causada por sus propias reacciones, ya que la comunidad mundial del tenis femenino se levanta para desafiar a las autoridades chinas por silenciar a una de sus compañeras.

Medios de comunicación estatales de China publicaron un supuesto correo electrónico de la estrella del tenis Peng Shuai en medio de la preocupación por su paradero

Peng, de 35 años, dos veces campeona de dobles de Grand Slam, ha desaparecido de la escena pública desde que acusó al ex viceprimer ministro Zhang Gaoli, de 75 años, de coaccionarla para tener relaciones sexuales en su casa, en una publicación en las redes sociales que ya fue borrada el 2 de noviembre. Desde entonces, los censores chinos han borrado diligentemente de internet su nombre e incluso las referencias más vagas a sus acusaciones.

Reacciones fuera de China a la desaparición de Peng Shuai

Pero la campaña de silenciamiento no ha funcionado fuera de China. En los últimos días, la Asociación de Tenis Femenino (WTA, por sus siglas en inglés) y algunas de sus principales estrellas, pasadas y presentes, se han pronunciado en solidaridad con Peng, exigiendo conocer su paradero.

La tenista china Peng Shuai.

La preocupación no ha hecho más que aumentar después de que los medios de comunicación estatales chinos publicaran una captura de pantalla de un correo electrónico, supuestamente enviado por Peng a la WTA, en el que se retracta de sus acusaciones sexuales y afirma que «todo está bien».

En una entrevista con CNN, el jefe de la WTA, Steve Simon, describió el correo electrónico como una «declaración escenificada de algún tipo». También declaró que la asociación está «en una encrucijada» con China, amenazando con retirar sus negocios fuera del país si no se garantiza la seguridad de Peng y no se investigan adecuadamente sus acusaciones.

Y las repercusiones no se limitan al tenis femenino: ya hay tenistas masculinos que se han unido a la campaña de Twitter titulada #WhereIsPengShuai, al igual que las estrellas del fútbol.

A menos de tres meses de los Juegos Olímpicos de Invierno, los analistas afirman que la controversia, si no se resuelve, podría convertirse en un enfrentamiento sin precedentes entre la comunidad deportiva en general y Beijing.

«Los aficionados al deporte de todo el mundo prestarán atención a esta historia, lo que significa miles de millones de personas», afirmó William Nee, coordinador de investigación y defensa de la ONG Chinese Human Rights Defenders (CHRD).

«Desastre inminente»

«Esto es un desastre absolutamente inminente para el gobierno de China. Cada día que se acerca a los Juegos Olímpicos de Invierno, el desastre se hace más grande para ellos, si no resuelven esto».

Los Juegos Olímpicos de Beijing, previstos para febrero, ya se enfrentan a crecientes llamamientos al boicot por la represión del gobierno chino en Xinjiang, Tíbet y Hong Kong. Y el clamor mundial por la desaparición de Peng —que ha participado en tres Juegos Olímpicos— puede amplificar esos llamamientos, dijo Nee.

El Comité Olímpico Internacional (COI), por su parte, dijo que no iba a comentar el asunto y sugirió que se recurriera a la «diplomacia tranquila», según informó Reuters. CNN se ha puesto en contacto con el COI para que haga sus comentarios.

Desafío directo al gobierno de China

Que una publicación en las redes sociales, desde entonces censurada, haya podido movilizar al mundo del tenis para enfrentarse a Beijing, probablemente haya sido una sorpresa para el gobierno de China. En los últimos años, las autoridades de Beijing han silenciado con éxito no sólo innumerables voces nacionales, sino también una creciente lista de empresas e industrias occidentales que esperan mantener el acceso al lucrativo mercado chino, desde Hollywood hasta la NBA.

Peng Shuai fotografiada en el Abierto de Australia el 21 de enero de 2020. (Crédito: GREG WOOD/AFP via Getty Images)

Pero la WTA se ha negado a seguir el juego.

«Ocurre demasiadas veces en nuestro mundo actual que, cuando nos metemos en asuntos como este, dejamos que los negocios, la política y el dinero dicten lo que está bien y lo que está mal», dijo Simon, el jefe de la WTA, en su entrevista con CNN el jueves.

«Tenemos que empezar como mundo a tomar decisiones que se basen en lo correcto y lo incorrecto, y punto, y no podemos ceder ante eso», dijo. «Definitivamente estamos dispuestos a retirar nuestros negocios y lidiar con todas las complicaciones que conlleva. Porque, ciertamente, esto es más grande que el negocio».

Al prepararse para dar la espalda al acceso al mercado chino, incluido un acuerdo de 10 años para celebrar sus finales anuales en la ciudad meridional china de Shenzhen, la WTA está planteando un desafío directo a Beijing.

Tácticas que ya no dan resultado

Beijing utiliza habitualmente el acceso al mercado como una poderosa palanca para obligar a las empresas occidentales a callar en materia de derechos humanos, o a plegarse a sus posiciones en cuestiones como Taiwán y Hong Kong. Pero en el caso de la WTA, estas tácticas no han funcionado como estaba previsto.

«Hasta ahora, desde el punto de vista de los negocios y los derechos humanos, la WTA está haciendo un trabajo mucho mejor que casi todas las empresas que se han visto envueltas en controversias en China. Y esto muestra en realidad un camino a seguir sobre cómo hacerlo», dijo Nee, del CHRD.

¿Es viable lo que propone AMLO ante crecimiento de China? 1:08

Mareike Ohlberg, investigadora principal del Programa de Asia del German Marshall Fund, dijo que la audaz medida que ha tomado la WTA es «lo correcto».

«Es lo que francamente deberían hacer más (organizaciones). La mayoría de las organizaciones tienen mucho miedo de China, (temiendo) que China pueda castigarlas. Creo que es importante que más organizaciones se den cuenta de que también tienen cierta influencia», dijo.

La naturaleza de las acusaciones de Peng Shuai también ha diferenciado su caso de otras controversias políticas anteriores relacionadas con las medidas represivas de China en Xinjiang, Tíbet y Hong Kong. En esos casos, un indignado Beijing arremetió contra las empresas occidentales por inmiscuirse en «los asuntos internos de China».

Un movimiento sin fronteras

Pero el movimiento por los derechos de la mujer no conoce fronteras nacionales. Hasta la fecha, el gobierno de china ha actuado para reprimir la defensa del #MeToo. Ha aprovechado su aparato autoritario para detener, encarcelar, amenazar y silenciar a las feministas chinas y a quienes las apoyan. Y ha movilizado su maquinaria de propaganda para presentar el feminismo como un títere de la influencia occidental diseñado para socavar a China.

Pero ahora, esas tácticas pueden resultar contraproducentes, ya que el movimiento global #MeToo ayuda a llamar la atención sobre el caso de Peng Shuai, dijo Ohlberg.

¿Cómo impacta la desaceleración de China a Europa? 1:10

«Es un movimiento transnacional que tiene vínculos en el extranjero, y por lo tanto no se puede limitar a un solo país, y no se puede hacer callar a la gente en China», dijo.

«Y por eso es tan importante que la gente siga hablando de estas cosas a nivel internacional. Porque si estás en China, el Estado tiene muchas opciones para hacerte callar», dijo. «(La comunidad internacional) tiene cierta responsabilidad de mostrar solidaridad».

El dilema de Beijing

Al silenciar a Peng, Beijing se enfrenta a un dilema inusual. Si Peng apareciera en la televisión estatal, los analistas dicen que muchos tomarán lo que dice con un grano de sal, dado el largo historial de los medios de comunicación estatales chinos de emitir confesiones forzadas u otras declaraciones hechas bajo coacción de personas en detención extrajudicial.

Y mientras que en las democracias occidentales sería fácil para el partido gobernante negar tales acusaciones, o incluso distanciarse de un alto funcionario, en China, los líderes del partido son irreprochables para los miembros del público en general.

Y Zhang no es un dirigente cualquiera. En su día formó parte del Comité Permanente del Politburó del Partido Comunista, de siete miembros, el órgano supremo de dirección del país, junto al presidente chino Xi Jinping.

La única forma de que los altos dirigentes caigan en desgracia es que el propio partido los discipline, como ha ocurrido con algunos de ellos en la amplia campaña anticorrupción de Xi.

Así está intensificando Asia su carrera armamentística 4:01

Hasta la fecha, el gobierno de China se ha negado repetidamente a comentar el caso de Peng Shuai. En una conferencia de prensa el jueves, el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Zhao Lijian, dijo que la acusación de Peng no es una cuestión diplomática y se negó a hacer más comentarios. CNN se ha puesto en contacto con la Oficina de Información del Consejo de Estado de China para pedirle un comentario.

La sensibilidad política queda quizá mejor demostrada en un tuit de Hu Xijin, redactor jefe del tabloide nacionalista estatal Global Times.

Hu es el único propagandista de alto nivel de los medios de comunicación estatales que ha comentado el caso de Peng Shuai en público, aunque en una plataforma prohibida en China.

«Como persona familiarizada con el sistema chino, no creo que Peng Shuai haya recibido las represalias y la represión especuladas por los medios de comunicación extranjeros por lo que la gente ha comentado», escribió en las primeras horas del jueves, aparentemente demasiado temeroso de mencionar siquiera el nombre del acusado o la naturaleza de la acusación.

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver