Crece la ira de Trump a medida que aumenta la popularidad de DeSantis entre los republicanos

(CNN) — En cuestión de meses, el gobernador de Florida Ron DeSantis pasó de ser un brillante ejemplo a los ojos de Donald Trump de un líder “MAGA” moldeado a su imagen y semejanza a ser un político promedio que olvidó sus raíces mientras ascendía al estrellato republicano.

Personas cercanas a ambos hombres notaron por primera vez el cambio palpable en la postura de Trump hacia DeSantis a principios de este año, cuando el entusiasmo por el gobernador de Florida aumentó entre los donantes y los operadores del Partido Republicano que elogiaron su respuesta de no intervención del gobierno a la pandemia de covid-19. Cuanto más aumentaba la popularidad de DeSantis, más se obsesionaba Trump con recibir el crédito de su celebridad política.

En abril, Trump había declarado a Fox News que DeSantis estaría «ciertamente» bajo consideración para el puesto de vicepresidente si se postulaba a una tercera campaña presidencial en 2024. En octubre, el expresidente le exigía que descartara públicamente una candidatura propia a la Casa Blanca.

«No es que Trump se queje de Ron… pero le gusta recordarle a Ron y a otros que él lo hizo», dijo una persona cercana al expresidente, que añadió que Trump ha estado diciendo a la gente de su entorno que DeSantis podría mostrar más gratitud. Politico informó por primera vez de la tensión en su relación el pasado viernes.

El portavoz de Trump, Taylor Budowich, pareció confirmar la obsesión de Trump por recibir el crédito por el éxito de DeSantis en una declaración a CNN. Budowich dijo que la victoria del expresidente en 2020 en Florida «allanó el camino para que los republicanos, incluido el gobernador Ron DeSantis, arrasaran en el estado en 2022» y sugirió que Trump «catapultó» al entonces congresista DeSantis «a la mansión del gobernador» con su respaldo en las primarias del Partido Republicano de 2018 para gobernador de Florida.

«El presidente Trump sigue comprometido y apoyando al gobernador Ron DeSantis, que ha sido un campeón de la agenda ‘America First’ del presidente Trump», dijo Budowich.

Aunque ambos siguen en contacto regular, Trump se ha irritado cada vez más ante la negativa de DeSantis a descartar públicamente una candidatura para 2024 si el expresidente decide postularse. Dos personas cercanas a la situación dijeron que DeSantis ha asegurado en privado a Trump y a otros que no tiene intención de desafiarlo en unas primarias presidenciales del Partido Republicano, pero señalaron que Trump no estará totalmente satisfecho hasta que el gobernador lo diga públicamente.

«No creo que Trump aprecie el dilema en el que se encuentra DeSantis. Quiere que diga: ‘No me postularé’, pero DeSantis no va a opinar así», dijo un exasesor de Trump, quien sugirió que el enfoque actual de DeSantis era políticamente inteligente dado su interés en asegurar otro mandato como gobernador.

«Es una visión muy inteligente. Hasta que no seas reelegido, no empieces a tener una conversación sobre 2024. Si estás tratando de pedirle a la gente su voto y te inclinas hacia la especulación presidencial, lo hace mucho más difícil», dijo el asesor.

Aunque DeSantis ha rechazado previamente las conversaciones sobre la candidatura para 2024 como «tonterías», no ha dicho en público que no desafiará a Trump como han hecho otros posibles aspirantes republicanos.

A principios de este mes, DeSantis presentó oficialmente su candidatura a la reelección como gobernador de Florida en 2022 y recientemente dijo al presentador de Fox News Sean Hannity que ese es su enfoque.

«No estoy considerando nada más allá de hacer mi trabajo», dijo DeSantis.

Un portavoz de DeSantis no respondió a una solicitud de comentarios. Helen Aguirre Ferré, la directora ejecutiva del Partido Republicano de Florida que ha trabajado para Trump y DeSantis, dijo a CNN: «No voy a entrar en eso en absoluto. Lo dejaré para otra persona».

Lo que diferencia a DeSantis

Los aliados de Trump dicen que es el entusiasmo orgánico por DeSantis, entre los donantes con mucho dinero y la base comunitaria del Partido Republicano, lo que ha alimentado la frustración de Trump hacia el gobernador, especialmente en lo que respecta a 2024. Cuando el nombre de Trump fue eliminado de una encuesta presidencial preliminar en la cumbre Conservative Political Action Conference (CPAC) en febrero, fue DeSantis quien lideró el grupo con un 43% de apoyo entre la audiencia afín a MAGA. Meses más tarde, en una conferencia de prensa del 13 de septiembre en la que denunció el mandato de la administración de Biden sobre la vacuna contra el covid-19 para las grandes empresas, DeSantis ofreció una tímida sonrisa cuando otro funcionario estatal señaló a alguien que llevaba una camiseta de «DeSantis 2024» entre la multitud.

Y durante meses, los multimillonarios donantes republicanos que financiaron a Trump han abierto sus chequeras para impulsar a DeSantis en su intento de obtener un segundo mandato como gobernador de Florida.

El exsecretario de Comercio Wilbur Ross donó US$ 50.000 a la campaña de DeSantis en abril, según los datos financieros de la campaña, disponibles públicamente, al igual que el cercano amigo de Trump y cofundador de Home Depot Bernie Marcus que contribuyó con US$ 250.000 en marzo. El presidente de Interactive Brokers Group Thomas Peterffy, cuya última donación de seis cifras al fondo Trump Victory se produjo en septiembre de 2017, también donó US$ 250.000 a DeSantis en abril. Peterffy dijo a Bloomberg News a principios de este otoño que preferiría ver a DeSantis como candidato presidencial republicano en 2024 porque es menos impulsivo que Trump.

Nick Iarossi, un cabildero de Florida y recaudador de fondos de DeSantis, afirmó que los partidarios de Trump son los que se acercan a apoyar a DeSantis, y no al revés. Otra persona cercana a DeSantis, que pidió el anonimato para hablar de conversaciones privadas, dijo que había presenciado personalmente casos en los que el gobernador tuvo que decir a los donantes «que están todos entusiasmados con una candidatura presidencial, ‘No, no estoy centrado en 2024′».

«Todo el mundo está hablando de mi gobernador», dijo Shawn Foster, un miembro del comité estatal del Partido Republicano que ayudó a organizar una recaudación de fondos del condado encabezada por DeSantis en septiembre que los operadores políticos creen que fue la más grande en la historia del estado, además de una organizada por Trump.

DeSantis ha recaudado US$ 56 millones en lo que va del año a través de un comité político, y en una señal de su creciente importancia nacional, casi la mitad de su recaudación de 2021 provino de fuera de Florida. Su comité ha gastado poco, solo US$ 2,3 millones en los últimos 12 meses, aunque ha pagado para hacer frente a la demanda de la ostentosa mercancía con temática de DeSantis a la venta en su sitio web. DeSantis vendió los famosos «koozies», unas mangas para mantener frías las bebidas, con la leyenda «Don’t Fauci my Florida» este verano, cuando el Estado del Sol se convirtió en el epicentro del brote de coronavirus en el país.

Ahora a la venta: pelotas de golf de la marca DeSantis con el lema «El gobernador de Florida tiene un par».

Trump vigila a sus posibles competidores

La tensión entre Trump y DeSantis se produce en un momento en que el propio expresidente se acerca a otra campaña para la Casa Blanca en 2024. Trump ha estado siguiendo de cerca lo que han dicho los rumoreados aspirantes presidenciales republicanos sobre su propio interés en postularse, y está más interesado en aquellos –como DeSantis– que gozan de una importante popularidad entre sus principales partidarios.

Con la vista puesta en 2024, Trump ha estado trabajando agresivamente desde que dejó el cargo para ejercer su control sobre el Partido Republicano con apoyos a los candidatos rebeldes del Partido Republicano, apariciones regulares en las campañas electorales e intensas demandas de lealtad de los republicanos a nivel local, estatal y federal. Un exfuncionario de la Casa Blanca de Trump dijo que el enfoque que adoptó Trump para asegurarse de que sigue al mando del partido no perdona a nadie, ni siquiera a los republicanos elegidos que han demostrado la máxima lealtad hacia él en la mayoría de las situaciones.

«Quiere ser el jefe, no solo a nivel nacional, sino en estos estados» que importarán si se convierte en el candidato republicano en 2024, dijo el exfuncionario de la Casa Blanca.

El funcionario señaló que DeSantis no es el único gobernador republicano que ha estado en el extremo receptor de los elogios del expresidente un día y ser resentido al siguiente.

«Estuvo en la frontera con (el gobernador de Texas) Greg Abbott hace tres o cuatro meses y luego, un mes después, obtienes esa declaración en la que fue crítico con Abbott», recordó el funcionario, en referencia a una carta que Trump escribió al gobernador de Texas en septiembre exigiendo que apoyara una auditoría forense de los resultados electorales del estado en 2020. (Trump se unió a Abbott en una gira por la frontera entre Estados Unidos y México a finales de junio, en medio de un aumento de los cruces fronterizos no autorizados bajo la administración de Biden).

«Cambia de tono cada dos días con algunos de estos tipos y lo que ves con DeSantis,Trump siendo caliente y frío, no es necesariamente exclusivo para él», dijo el exfuncionario de la Casa Blanca de Trump.

Si se les pregunta, los asesores de Trump creen que el expresidente haría campaña por la reelección de DeSantis. Iarossi dijo que no estaba seguro de cuál será la participación de Trump en 2022, pero agregó: «La marca de Trump sigue siendo grande en Florida, así que creo que es un gran aliado que tener».

Este comediante predice el plan de Trump para 2024 2:19

Algunos enemigos de Trump han captado los celos del expresidente y los están utilizando para avanzar en sus propios objetivos. La semana que viene, las televisiones de Palm Beach, quizás incluyendo las de Mar-a-Lago, volverán a emitir un anuncio del Lincoln Project destinado a recordarle a Trump que DeSantis es el nuevo rostro del Partido Republicano.

Rick Wilson, uno de los exrepublicanos detrás de Lincoln Project espera provocar una reacción muy específica de Trump.

«Queremos que Trump mate a sus propios bebés», dijo Wilson. «Creemos que si reducimos el campo y es solo Trump en 2024, es una opción fácil para que los estadounidenses digan ‘no'».

DeSantis, que en una ocasión emitió un anuncio de campaña en el que le leía a su hijo pequeño el libro “Art of the Deal” de Trump, ha manejado hábilmente a Trump en su propio beneficio político durante años. Como candidato al Senado de Estados Unidos en 2016, DeSantis se negó repetidamente a respaldar a Trump en las primarias presidenciales del Partido Republicano. Pero después de que Trump ganara y su popularidad se disparara entre los votantes republicanos, DeSantis apareció regularmente en Fox News, donde fue un firme defensor del presidente. Trump tomó nota y tuiteó su apoyo a DeSantis en las primarias para gobernador de 2018 frente a un favorito del establishment que estaba mejor financiado.

Trump le ha recordado a menudo a DeSantis esa historia, afirmando en un mitin de 2020 que DeSantis tenía un 3% en las encuestas y «no tenía dinero» antes de que Trump se involucrara. «Se postuló, lo respaldé, sus números se dispararon», dijo Trump a la multitud.

Pero si Trump está esperando que DeSantis le devuelva el favor cediendo públicamente la candidatura de 2024, no debería contener la respiración. Con una campaña de reelección aún por delante, y los demócratas ya acusando a DeSantis de hacer campaña por su próximo cargo, los aliados del gobernador dicen que no tiene sentido político que hable del futuro.

«No ha dicho que se postulará en 2024», dijo Iarossi. «¿Por qué iba a descartar algo para lo que no ha expresado interés?».

Donald Trump
Ron DeSantis

(CNN) — En cuestión de meses, el gobernador de Florida Ron DeSantis pasó de ser un brillante ejemplo a los ojos de Donald Trump de un líder “MAGA” moldeado a su imagen y semejanza a ser un político promedio que olvidó sus raíces mientras ascendía al estrellato republicano.

Personas cercanas a ambos hombres notaron por primera vez el cambio palpable en la postura de Trump hacia DeSantis a principios de este año, cuando el entusiasmo por el gobernador de Florida aumentó entre los donantes y los operadores del Partido Republicano que elogiaron su respuesta de no intervención del gobierno a la pandemia de covid-19. Cuanto más aumentaba la popularidad de DeSantis, más se obsesionaba Trump con recibir el crédito de su celebridad política.

En abril, Trump había declarado a Fox News que DeSantis estaría «ciertamente» bajo consideración para el puesto de vicepresidente si se postulaba a una tercera campaña presidencial en 2024. En octubre, el expresidente le exigía que descartara públicamente una candidatura propia a la Casa Blanca.

ANÁLISIS | Donald Trump le envía un mensaje claro a DeSantis: ¡Ni te acerques a las elecciones de 2024!

«No es que Trump se queje de Ron… pero le gusta recordarle a Ron y a otros que él lo hizo», dijo una persona cercana al expresidente, que añadió que Trump ha estado diciendo a la gente de su entorno que DeSantis podría mostrar más gratitud. Politico informó por primera vez de la tensión en su relación el pasado viernes.

El portavoz de Trump, Taylor Budowich, pareció confirmar la obsesión de Trump por recibir el crédito por el éxito de DeSantis en una declaración a CNN. Budowich dijo que la victoria del expresidente en 2020 en Florida «allanó el camino para que los republicanos, incluido el gobernador Ron DeSantis, arrasaran en el estado en 2022» y sugirió que Trump «catapultó» al entonces congresista DeSantis «a la mansión del gobernador» con su respaldo en las primarias del Partido Republicano de 2018 para gobernador de Florida.

«El presidente Trump sigue comprometido y apoyando al gobernador Ron DeSantis, que ha sido un campeón de la agenda ‘America First’ del presidente Trump», dijo Budowich.

Aunque ambos siguen en contacto regular, Trump se ha irritado cada vez más ante la negativa de DeSantis a descartar públicamente una candidatura para 2024 si el expresidente decide postularse. Dos personas cercanas a la situación dijeron que DeSantis ha asegurado en privado a Trump y a otros que no tiene intención de desafiarlo en unas primarias presidenciales del Partido Republicano, pero señalaron que Trump no estará totalmente satisfecho hasta que el gobernador lo diga públicamente.

«No creo que Trump aprecie el dilema en el que se encuentra DeSantis. Quiere que diga: ‘No me postularé’, pero DeSantis no va a opinar así», dijo un exasesor de Trump, quien sugirió que el enfoque actual de DeSantis era políticamente inteligente dado su interés en asegurar otro mandato como gobernador.

«Es una visión muy inteligente. Hasta que no seas reelegido, no empieces a tener una conversación sobre 2024. Si estás tratando de pedirle a la gente su voto y te inclinas hacia la especulación presidencial, lo hace mucho más difícil», dijo el asesor.

Aunque DeSantis ha rechazado previamente las conversaciones sobre la candidatura para 2024 como «tonterías», no ha dicho en público que no desafiará a Trump como han hecho otros posibles aspirantes republicanos.

A principios de este mes, DeSantis presentó oficialmente su candidatura a la reelección como gobernador de Florida en 2022 y recientemente dijo al presentador de Fox News Sean Hannity que ese es su enfoque.

«No estoy considerando nada más allá de hacer mi trabajo», dijo DeSantis.

Un portavoz de DeSantis no respondió a una solicitud de comentarios. Helen Aguirre Ferré, la directora ejecutiva del Partido Republicano de Florida que ha trabajado para Trump y DeSantis, dijo a CNN: «No voy a entrar en eso en absoluto. Lo dejaré para otra persona».

Lo que diferencia a DeSantis

Los aliados de Trump dicen que es el entusiasmo orgánico por DeSantis, entre los donantes con mucho dinero y la base comunitaria del Partido Republicano, lo que ha alimentado la frustración de Trump hacia el gobernador, especialmente en lo que respecta a 2024. Cuando el nombre de Trump fue eliminado de una encuesta presidencial preliminar en la cumbre Conservative Political Action Conference (CPAC) en febrero, fue DeSantis quien lideró el grupo con un 43% de apoyo entre la audiencia afín a MAGA. Meses más tarde, en una conferencia de prensa del 13 de septiembre en la que denunció el mandato de la administración de Biden sobre la vacuna contra el covid-19 para las grandes empresas, DeSantis ofreció una tímida sonrisa cuando otro funcionario estatal señaló a alguien que llevaba una camiseta de «DeSantis 2024» entre la multitud.

ANÁLISIS | Trump tiene una probabilidad del "99, 100%" de postularse para 2024

Y durante meses, los multimillonarios donantes republicanos que financiaron a Trump han abierto sus chequeras para impulsar a DeSantis en su intento de obtener un segundo mandato como gobernador de Florida.

El exsecretario de Comercio Wilbur Ross donó US$ 50.000 a la campaña de DeSantis en abril, según los datos financieros de la campaña, disponibles públicamente, al igual que el cercano amigo de Trump y cofundador de Home Depot Bernie Marcus que contribuyó con US$ 250.000 en marzo. El presidente de Interactive Brokers Group Thomas Peterffy, cuya última donación de seis cifras al fondo Trump Victory se produjo en septiembre de 2017, también donó US$ 250.000 a DeSantis en abril. Peterffy dijo a Bloomberg News a principios de este otoño que preferiría ver a DeSantis como candidato presidencial republicano en 2024 porque es menos impulsivo que Trump.

Nick Iarossi, un cabildero de Florida y recaudador de fondos de DeSantis, afirmó que los partidarios de Trump son los que se acercan a apoyar a DeSantis, y no al revés. Otra persona cercana a DeSantis, que pidió el anonimato para hablar de conversaciones privadas, dijo que había presenciado personalmente casos en los que el gobernador tuvo que decir a los donantes «que están todos entusiasmados con una candidatura presidencial, ‘No, no estoy centrado en 2024′».

ANÁLISIS | ¿Presidente DeSantis? Los votantes de Florida dicen «no»

«Todo el mundo está hablando de mi gobernador», dijo Shawn Foster, un miembro del comité estatal del Partido Republicano que ayudó a organizar una recaudación de fondos del condado encabezada por DeSantis en septiembre que los operadores políticos creen que fue la más grande en la historia del estado, además de una organizada por Trump.

DeSantis ha recaudado US$ 56 millones en lo que va del año a través de un comité político, y en una señal de su creciente importancia nacional, casi la mitad de su recaudación de 2021 provino de fuera de Florida. Su comité ha gastado poco, solo US$ 2,3 millones en los últimos 12 meses, aunque ha pagado para hacer frente a la demanda de la ostentosa mercancía con temática de DeSantis a la venta en su sitio web. DeSantis vendió los famosos «koozies», unas mangas para mantener frías las bebidas, con la leyenda «Don’t Fauci my Florida» este verano, cuando el Estado del Sol se convirtió en el epicentro del brote de coronavirus en el país.

Ahora a la venta: pelotas de golf de la marca DeSantis con el lema «El gobernador de Florida tiene un par».

Mike Pence se prepara para una posible candidatura en 2024 en medio de situaciones incómodas sobre su relación con Trump Trump vigila a sus posibles competidores

La tensión entre Trump y DeSantis se produce en un momento en que el propio expresidente se acerca a otra campaña para la Casa Blanca en 2024. Trump ha estado siguiendo de cerca lo que han dicho los rumoreados aspirantes presidenciales republicanos sobre su propio interés en postularse, y está más interesado en aquellos –como DeSantis– que gozan de una importante popularidad entre sus principales partidarios.

Con la vista puesta en 2024, Trump ha estado trabajando agresivamente desde que dejó el cargo para ejercer su control sobre el Partido Republicano con apoyos a los candidatos rebeldes del Partido Republicano, apariciones regulares en las campañas electorales e intensas demandas de lealtad de los republicanos a nivel local, estatal y federal. Un exfuncionario de la Casa Blanca de Trump dijo que el enfoque que adoptó Trump para asegurarse de que sigue al mando del partido no perdona a nadie, ni siquiera a los republicanos elegidos que han demostrado la máxima lealtad hacia él en la mayoría de las situaciones.

«Quiere ser el jefe, no solo a nivel nacional, sino en estos estados» que importarán si se convierte en el candidato republicano en 2024, dijo el exfuncionario de la Casa Blanca.

El funcionario señaló que DeSantis no es el único gobernador republicano que ha estado en el extremo receptor de los elogios del expresidente un día y ser resentido al siguiente.

«Estuvo en la frontera con (el gobernador de Texas) Greg Abbott hace tres o cuatro meses y luego, un mes después, obtienes esa declaración en la que fue crítico con Abbott», recordó el funcionario, en referencia a una carta que Trump escribió al gobernador de Texas en septiembre exigiendo que apoyara una auditoría forense de los resultados electorales del estado en 2020. (Trump se unió a Abbott en una gira por la frontera entre Estados Unidos y México a finales de junio, en medio de un aumento de los cruces fronterizos no autorizados bajo la administración de Biden).

«Cambia de tono cada dos días con algunos de estos tipos y lo que ves con DeSantis,Trump siendo caliente y frío, no es necesariamente exclusivo para él», dijo el exfuncionario de la Casa Blanca de Trump.

Si se les pregunta, los asesores de Trump creen que el expresidente haría campaña por la reelección de DeSantis. Iarossi dijo que no estaba seguro de cuál será la participación de Trump en 2022, pero agregó: «La marca de Trump sigue siendo grande en Florida, así que creo que es un gran aliado que tener».

Este comediante predice el plan de Trump para 2024 2:19

Algunos enemigos de Trump han captado los celos del expresidente y los están utilizando para avanzar en sus propios objetivos. La semana que viene, las televisiones de Palm Beach, quizás incluyendo las de Mar-a-Lago, volverán a emitir un anuncio del Lincoln Project destinado a recordarle a Trump que DeSantis es el nuevo rostro del Partido Republicano.

Rick Wilson, uno de los exrepublicanos detrás de Lincoln Project espera provocar una reacción muy específica de Trump.

«Queremos que Trump mate a sus propios bebés», dijo Wilson. «Creemos que si reducimos el campo y es solo Trump en 2024, es una opción fácil para que los estadounidenses digan ‘no'».

DeSantis, que en una ocasión emitió un anuncio de campaña en el que le leía a su hijo pequeño el libro “Art of the Deal” de Trump, ha manejado hábilmente a Trump en su propio beneficio político durante años. Como candidato al Senado de Estados Unidos en 2016, DeSantis se negó repetidamente a respaldar a Trump en las primarias presidenciales del Partido Republicano. Pero después de que Trump ganara y su popularidad se disparara entre los votantes republicanos, DeSantis apareció regularmente en Fox News, donde fue un firme defensor del presidente. Trump tomó nota y tuiteó su apoyo a DeSantis en las primarias para gobernador de 2018 frente a un favorito del establishment que estaba mejor financiado.

Trump le ha recordado a menudo a DeSantis esa historia, afirmando en un mitin de 2020 que DeSantis tenía un 3% en las encuestas y «no tenía dinero» antes de que Trump se involucrara. «Se postuló, lo respaldé, sus números se dispararon», dijo Trump a la multitud.

Pero si Trump está esperando que DeSantis le devuelva el favor cediendo públicamente la candidatura de 2024, no debería contener la respiración. Con una campaña de reelección aún por delante, y los demócratas ya acusando a DeSantis de hacer campaña por su próximo cargo, los aliados del gobernador dicen que no tiene sentido político que hable del futuro.

«No ha dicho que se postulará en 2024», dijo Iarossi. «¿Por qué iba a descartar algo para lo que no ha expresado interés?».

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver