Estos son diez de los superyates más grandes del mundo

(CNN) — ¿Realmente importa el tamaño? Cuando se trata de superyates, parece que la respuesta es un rotundo sí.

El título del yate más grande del mundo le perteneció, por casi un siglo, al barco El Mahrousa.

Pero, en los últimos años, el título ha cambiado de manos con mucha más frecuencia a medida que entran en escena más y más yates de gran tamaño.

Aunque la demanda de grandes yates no ha dejado de crecer en las últimas décadas, las ventas se han disparado considerablemente desde 2019 debido al creciente número de multimillonarios que están surgiendo, así como al impacto de la pandemia.

«El mercado nos dice que los astilleros están construyendo naves cada vez más grandes para construir yates cada vez más grandes», explica el diseñador de yates Oliver Stirling, de Stirling & Co.

«Y con el aumento de la riqueza de los individuos con alto poder adquisitivo, la demanda de grandes yates siempre va a aumentar».

«La pandemia también ha ilustrado que los cruceros comerciales pueden o no ser deseables para las vacaciones, los destinos de ocio».

Muchos de los mayores yates en el agua fueron construidos por el astillero alemán Lurssen, que tiene ocho astilleros en el norte de Alemania.

«A lo largo de los años hemos tenido la suerte de poder acomodar, debido a las capacidades de infraestructura que tenemos, esa demanda ocasional que ha surgido de un yate bastante grande», dice Michael Breman, director de ventas de Lurssen, a CNN Travel

«Cada yate grande que se ve que sale de nuestro astillero es el resultado de una discusión muy cuidadosa y minuciosa con los diseñadores, los propietarios y los asesores con el fin de garantizar que refleja los deseos del [propietario] individual».

El yate que, por ahora ostenta el título de “más grande del mundo” mide 180 metros, y está previsto que un barco de 183 metros se entregue en 2024, pero a lo largo de los años han surgido varios conceptos de superyates, algunos de los cuales se encuentran en las primeras fases de desarrollo.

Aunque Stirling subraya que llegará un momento en que los superyates «no podrán crecer más», cree que es solo cuestión de tiempo para que se haga realidad un superyate de más de 200 metros de eslora.

«Alguien querrá construir el primer yate a motor de más de 200 metros y estoy seguro de que eso seguirá la tendencia», añade.

Desde los megayates de propiedad privada hasta los que se pueden alquilar, pasando por las embarcaciones que aún están en construcción, echamos un vistazo a 10 de los mayores superyates del mundo.

Azzam

Con 180 metros, el Azzam es actualmente el mayor superyate del mundo.
Jaume Sellart/EPA/Shutterstock

Lleva ostentando el récord de superyate de propiedad privada más grande del mundo desde 2013, pero esta embarcación de 180 metros iba a ser originalmente 35 metros más corta.

Construido por Lurssen con la orientación del ingeniero Mubarak Saad al Ahbabi, Azzam, cuya construcción costó unos US$ 600 millones, se fue alargando durante el proceso de optimización.

Con espacio para alojar hasta 36 huéspedes y al menos 80 miembros de la tripulación, está equipado con un gimnasio a bordo y una sala de entrenamiento de golf.

Las líneas exteriores del superyate son obra de Nauta Design, y el fundador del estudio Mario Pedol cuenta que los espectadores suelen comentar que parece mucho más pequeño desde la distancia.

A diferencia de otras embarcaciones de tamaño similar, el Azzam es tan rápido como grande, alcanzando velocidades de hasta 31,5 nudos.

Eclipse

El Eclipse mide 162,5 metros y se calcula que su construcción costó unos US$ 1.200 millones.
Levent Kisi/Anadolu/Getty Images

Al momento del lanzamiento del Eclipse en el astillero Blohm + Voss de Hamburgo en 2010, era el yate privado más grande del mundo.
Pero la embarcación de 162,5 metros fue eclipsada por el Azzam unos años más tarde, mientras que la entrega del Fulk Al Salamah de 164 metros en 2016 lo hizo caer aún más en la clasificación de los yates más grandes.

No obstante, el Eclipse sigue siendo uno de los mayores y más impresionantes superyates que han surcado las aguas.

Propiedad del multimillonario ruso Roman Abramovich, el Eclipse cuenta con cuatro motores diésel MTU y tiene una velocidad máxima de 25 nudos y una velocidad de crucero de 22 nudos.

Equipado con 18 camarotes para huéspedes y dos helipuertos, el buque puede albergar hasta 36 huéspedes y 66 miembros de la tripulación a la vez.

Entre sus características más destacadas se encuentran una piscina de 16 metros que se transforma en una pista de baile y un brasero de leña.

Dilbar

El Dilbar, de 156 metros de eslora, es el mayor yate del mundo por volumen, con un arqueo bruto de unas 16.000 toneladas Moorson.
Klaus Jordan

Puede que el Dilbar no sea el yate más largo del mundo, pero sin duda es el mayor por volumen interior, con un arqueo bruto de algo menos de 16.000 toneladas Moorson.

Bautizado con el nombre de la difunta madre del propietario, el multimillonario de origen uzbeko Alisher Usmanov, el barco de 156 metros fue diseñado por el arquitecto naval Espen Oino y entregado por Lurssen en 2016.

Fabricado con un casco de acero y una superestructura de aluminio, Dilbar puede alcanzar una velocidad máxima de unos 22,5 nudos y cuenta con una piscina de 25 metros, la más grande jamás instalada en un superyate.

Con espacio para hasta 24 huéspedes y unos 100 miembros de la tripulación, también hay un amplio jardín a bordo, junto con dos helipuertos.

El superyate está dotado de un sistema de propulsión híbrido eléctrico-diésel, que ayuda a reducir sus emisiones y proporciona una velocidad máxima de 22,5 nudos.

«Una de las cosas que hemos visto que ocurre, y los clientes son muy sensibles al tema, es buscar más formas de cómo podemos mejorar la sostenibilidad del producto que fabricamos», dice Breman.

“No solo en el proceso de fabricación y en las cosas que se utilizan para el barco, sino también en el funcionamiento del mismo”. “Esperamos que en los próximos 10 o 15 años podamos entregar un yate sin emisiones. Lo vemos como un paso positivo”.

El Mahrousa

El Mahrousa ostentó el título de yate más grande del mundo durante más de 100 años.
David Degner/Getty Images

Con 145,72 metros, el yate presidencial egipcio fue lanzado en 1865 por el astillero Samuda Brothers.

Aunque perdió el título de yate más grande del mundo en favor del Príncipe Abdulaziz, de 147 metros, en la década de 1980, y desde entonces ha ido descendiendo en la lista, el Mahrousa sigue siendo una embarcación importante en el mundo de la náutica por su rica historia.

Diseñado por el arquitecto naval británico Oliver Lang, que también ideó el yate a vapor Victoria & Albert II de la reina Victoria, El Mahrousa se construyó originalmente para el jedive Ismail, gobernador otomano de Egipto.

El yate, de cinco pisos, se convirtió en el primer barco en cruzar el Canal de Suez en 1869 y más tarde se convertiría en un barco de entrenamiento naval para el gobierno de Egipto.

Impulsado por tres turbinas de vapor Parsons, es el superyate en activo más antiguo del mundo y puede alcanzar una velocidad máxima de 16 nudos.

Flying Fox

El Flying Fox, que mide 136 metros, es el mayor yate disponible para alquilar.
Crédito: Klaus Jordan

El Flying Fox, otro barco construido por Lurssen, mide 136 metros y es el mayor barco de alquiler del mundo.

Esto significa que no es necesario ser invitado por el propietario para experimentar lo que se siente estar a bordo, pero los que deseen alquilar el lujoso superyate durante una semana tienen que desembolsar un mínimo de 3 millones de euros (US$ 3,5 millones) por el privilegio.

Sin embargo, el precio no parece desanimar a ninguno de sus admiradores.

De hecho, un portavoz de Imperial Yachts, la empresa de corretaje de yates que gestiona el Flying Fox y que también supervisó su construcción, explica a CNN Travel que el interés se ha intensificado en el último año, lo que ha hecho que el periodo mínimo de alquiler se amplíe a más de siete días.

Compuesto por seis cubiertas, el Flying Fox puede alojar hasta 36 huéspedes de día y 25 de noche, que podrán aprovechar su centro de buceo de última generación, así como su spa de 400 metros cuadrados, equipado con una sauna de crioterapia.

«En los últimos 10 ó 15 años hemos visto un desarrollo en áreas como los spas y el acondicionamiento físico que se han trasladado del estilo de vida doméstico o urbano al estilo de vida en barco», dice Breman. «Algunos de los spas que hemos puesto en los barcos han sido excepcionales».

La pareja de famosos Beyonce y Jay Z fueron vistos a bordo del superyate, que tiene una velocidad máxima de 20 nudos y una velocidad de crucero de 15 nudos, a principios de este año.

Sailing Yacht A

Este yate a motor a vela de 143 metros fue diseñado por Philippe Starck.
Nobiskrug

El Sailing Yacht A es uno de los superyates más importantes del prolífico diseñador Philippe Starck y se dice que su construcción superó los US$ 400 millones.

Entregado por el astillero alemán Nobiskrug, el yate a vela de 143 metros de eslora está propulsado por dos motores, que proporcionan una velocidad máxima de 21 nudos.

Con ocho cubiertas, esta embarcación futurista puede albergar hasta 14 huéspedes y 37 miembros de la tripulación.

Aunque los detalles sobre sus instalaciones se han mantenido en secreto, hay rumores de que el Sailing Yacht A está equipado con una cápsula de observación de cristal, así como con un helipuerto y un submarino.

«Nacido del deseo del propietario de ‘superar los límites de la ingeniería y desafiar el statu quo de la industria’, el Sailing Yacht A es sin duda uno de los proyectos más visionarios en los que ha participado Nobiskrug», dijo Holger Kahl, entonces presidente de Nobiskrug, en el momento de su lanzamiento en 2017.

Mira este superyate con diseño de un hotel de lujo 1:03

Dubai

El Dubai tiene una eslora de 162 metros y un arqueo bruto de 12.488.
Ross Land/ DAGOC/Getty Images

El mayor yate del mundo por volumen en el momento de su construcción, el Dubai fue encargado originalmente por el príncipe Jefri Bolkiah de Brunei.

Sin embargo, el ambicioso proyecto, que tiene un arqueo bruto de 12.488, pasaría por varias manos durante el proceso de construcción antes de que llegara a las manos del actual propietario, el jeque Mohammed bin Rashid al-Maktoum de Dubái.

El superyate de 162 metros diseñado por Andrew Winch, de Winch Design, fue construido por Platinum Yachts en Dubái (¿dónde si no?) con un costo estimado de US$ 400 millones.

A bordo, el Dubai alberga desde una discoteca hasta un cine, pasando por un submarino y un tanque de langostas en sus ocho cubiertas, y está propulsado por cuatro motores diésel MTU-20V que pueden alcanzar una velocidad máxima de al menos 25 nudos.

Nord

El Nord ha sido descrito como «un buque de guerra con esmoquin».
Tom Vanoossanen

Entregado por Lurssen en 2021, el Nord es uno de los superyates más nuevos, y más grandes, en el agua.

Anteriormente conocido como Proyecto Opus, el superyate de 142 metros, con casco de acero y superestructura de aluminio, fue ideado por el estudio de diseño italiano Nuvolari Lenard.

«El Nord se diseñó con una idea en mente: debe provocar fuertes emociones en todos los observadores, no solo por su tamaño, sino por el propio diseño. Nadie debe quedar indiferente», dijo Dan Lennard, de Nuvolari-Lenard, en un comunicado, antes de describir el buque como «un barco de guerra vestido de esmoquin».

«Te guste o no el diseño, debe llamarte la atención. El Nord es un barco serio ante todo, pero también trasciende el lenguaje tradicional del diseño de yates».

Impulsado por cuatro motores, el Nord tiene una velocidad máxima de unos 20 nudos y un volumen de 10.154 toneladas brutas.

Cuenta con seis cubiertas y puede alojar hasta 36 huéspedes en sus 20 camarotes, con comodidades como un club de playa, así como un spa y dos helipuertos a bordo.

REV

Representación del buque de expedición REV, de 183 metros, cuya entrega está prevista para 2024.
REV Ocean

Desarrollado por REV (Research Expedition Vessel) Ocean, una organización sin ánimo de lucro creada por el multimillonario noruego Kjell Inge Rokke, REV es un superyate totalmente diferente.

El buque de expedición de 183 metros que se está construyendo en el astillero noruego VARD tiene prevista su entrega en 2024.
Diseñado por el arquitecto naval Espen Oino, el REV será impulsado por una propulsión híbrida ultrasilenciosa y tendrá una velocidad máxima de 17 nudos.

Después de su lanzamiento tomará técnicamente el relevo del Azzam como el mayor superyate del mundo.

Sin embargo, se ha debatido mucho sobre si el REV puede clasificarse como superyate, dado que su objetivo principal es estudiar los océanos del mundo, aunque estará disponible para el alquiler con fines recreativos y para expediciones.

Con espacio para 28 huéspedes en sus 18 camarotes, el buque está construido con un casco de acero y una superestructura de aluminio y tiene un arqueo bruto de 17.440.

Proyecto Y910

Representación del Proyecto Y910, de 120 metros de eslora, parcialmente terminado y actualmente en subasta.
Stirling & Co.

A diferencia de muchos de los otros superyates presentados, el Proyecto Y910 aún está en construcción.

Pero el proyecto de conversión de 120 metros, que actualmente está en subasta, podría unirse a las filas de los mayores superyates del mundo en los próximos dos años si encuentra pronto un comprador.

Construido originalmente por el astillero polaco Stocznia Gdynia, fue lanzado como barco de pasajeros de 90 metros llamado Vladimir Chivilikhin en 1990, y sirvió como buque comercial durante casi una década antes de ser reformado y ampliado.

Sin embargo, el proyecto se suspendió y sigue inacabado.

El proyecto Y910 se puso a la venta como proyecto de conversión a principios de este año, con un precio de venta de 25 millones de euros, y ahora se subasta en línea a través de Concierge Auctions, en asociación con Boathouse Auctions.

Aunque los yates de este tamaño suelen tardar unos cinco años en construirse, el proyecto Y910 ya está parcialmente terminado, lo que significa que el proceso será probablemente mucho más corto.

«Es una embarcación increíble en términos de lo que podría ofrecer a un propietario potencial», dice Stirling, que ha estado involucrado en el diseño del proyecto durante más de 20 años, a CNN Travel.

«Está diseñado para ser un yate de tipo explorador. Puede ir a cualquier parte, ya sea a las regiones polares, al Pacífico o al Mediterráneo. A tantos lugares de aventura como se quiera ir».

La embarcación ha recibido un gran interés por parte de los pujadores durante la subasta, que finaliza el 23 de noviembre, y, al no haberse establecido ninguna reserva, está llamada a convertirse en el mayor yate jamás vendido en una subasta.

«Sería fantástico verlo completo», añade Stirling.

Superyate

(CNN) — ¿Realmente importa el tamaño? Cuando se trata de superyates, parece que la respuesta es un rotundo sí.

El título del yate más grande del mundo le perteneció, por casi un siglo, al barco El Mahrousa.

Pero, en los últimos años, el título ha cambiado de manos con mucha más frecuencia a medida que entran en escena más y más yates de gran tamaño.

Aunque la demanda de grandes yates no ha dejado de crecer en las últimas décadas, las ventas se han disparado considerablemente desde 2019 debido al creciente número de multimillonarios que están surgiendo, así como al impacto de la pandemia.

«El mercado nos dice que los astilleros están construyendo naves cada vez más grandes para construir yates cada vez más grandes», explica el diseñador de yates Oliver Stirling, de Stirling & Co.

«Y con el aumento de la riqueza de los individuos con alto poder adquisitivo, la demanda de grandes yates siempre va a aumentar».

«La pandemia también ha ilustrado que los cruceros comerciales pueden o no ser deseables para las vacaciones, los destinos de ocio».

Muchos de los mayores yates en el agua fueron construidos por el astillero alemán Lurssen, que tiene ocho astilleros en el norte de Alemania.

«A lo largo de los años hemos tenido la suerte de poder acomodar, debido a las capacidades de infraestructura que tenemos, esa demanda ocasional que ha surgido de un yate bastante grande», dice Michael Breman, director de ventas de Lurssen, a CNN Travel

1 de 10 | Con 180 metros, el Azzam es actualmente el mayor superyate del mundo. Costó aproximadamente US$ 600 millones y tiene espacio para espacio para alojar hasta 36 huéspedes. Conoce otros superyates de gran tamaño en la galería. Crédito:Jaume Sellart/EPA/Shutterstock 2 de 10 | El Eclipse mide 162,5 metros y se calcula que su construcción costó unos US$ 1.200 millones. Entre sus características más destacadas se encuentran una piscina de 16 metros que se transforma en una pista de baile. Crédito: Levent Kisi/Anadolu/Getty Images 3 de 10 | El Dilbar, de 156 metros de eslora, es el mayor yate del mundo por volumen, con un arqueo bruto de unas 16.000 toneladas Moorson. Cuenta con un sistema de propulsión híbrido eléctrico-diésel, que ayuda a reducir sus emisiones. Crédito: Klaus Jordan 4 de 10 | El Mahrousa ostentó el título de yate más grande del mundo durante más de 100 años. Aunque perdió el título en 1980, el Mahrousa sigue siendo una embarcación importante en el mundo de la náutica por su rica historia. Crédito: David Degner/Getty Images 5 de 10 | El Flying Fox, que mide 136 metros, es el mayor yate disponible para alquilar. Los que deseen alquilar el lujoso superyate durante una semana tienen que desembolsar un mínimo de 3 millones de euros. Crédito: Klaus Jordan 6 de 10 | Este yate a motor a vela de 143 metros fue diseñado por Philippe Starck. Aunque los detalles sobre sus instalaciones se han mantenido en secreto, hay rumores de que el Sailing Yacht A está equipado con una cápsula de observación de cristal. Crédito: Nobiskrug 7 de 10 | El Dubai tiene una eslora de 162 metros y un arqueo bruto de 12.488. A bordo puedes encontrar desde una discoteca hasta un cine, pasando por un submarino y un tanque de langostas. Credito: Ross Land/ DAGOC/Getty Images 8 de 10 | El Nord ha sido descrito como «un buque de guerra con esmoquin». Cuenta con seis cubiertas y puede alojar hasta 36 huéspedes en sus 20 camarotes, con comodidades como un club de playa, así como un spa y dos helipuertos a bordo. Crédito: Tom Vanoossanen 9 de 10 | Representación del buque de expedición REV, de 183 metros, cuya entrega está prevista para 2024. Su objetivo principal es estudiar los océanos del mundo, aunque estará disponible para el alquiler con fines recreativos y para expediciones. Crédito: REV Ocean 10 de 10 | Representación del Proyecto Y910, de 120 metros de eslora, parcialmente terminado y actualmente en subasta. Construido originalmente por el astillero polaco Stocznia Gdynia, fue lanzado como barco de pasajeros de 90 metros llamado Vladimir Chivilikhin en 1990. Crédito: Stirling & Co.

«Cada yate grande que se ve que sale de nuestro astillero es el resultado de una discusión muy cuidadosa y minuciosa con los diseñadores, los propietarios y los asesores con el fin de garantizar que refleja los deseos del [propietario] individual».

El yate que, por ahora ostenta el título de “más grande del mundo” mide 180 metros, y está previsto que un barco de 183 metros se entregue en 2024, pero a lo largo de los años han surgido varios conceptos de superyates, algunos de los cuales se encuentran en las primeras fases de desarrollo.

Aunque Stirling subraya que llegará un momento en que los superyates «no podrán crecer más», cree que es solo cuestión de tiempo para que se haga realidad un superyate de más de 200 metros de eslora.

«Alguien querrá construir el primer yate a motor de más de 200 metros y estoy seguro de que eso seguirá la tendencia», añade.

Desde los megayates de propiedad privada hasta los que se pueden alquilar, pasando por las embarcaciones que aún están en construcción, echamos un vistazo a 10 de los mayores superyates del mundo.

Azzam

Con 180 metros, el Azzam es actualmente el mayor superyate del mundo.
Jaume Sellart/EPA/Shutterstock

Lleva ostentando el récord de superyate de propiedad privada más grande del mundo desde 2013, pero esta embarcación de 180 metros iba a ser originalmente 35 metros más corta.

Construido por Lurssen con la orientación del ingeniero Mubarak Saad al Ahbabi, Azzam, cuya construcción costó unos US$ 600 millones, se fue alargando durante el proceso de optimización.

Con espacio para alojar hasta 36 huéspedes y al menos 80 miembros de la tripulación, está equipado con un gimnasio a bordo y una sala de entrenamiento de golf.

Las líneas exteriores del superyate son obra de Nauta Design, y el fundador del estudio Mario Pedol cuenta que los espectadores suelen comentar que parece mucho más pequeño desde la distancia.

A diferencia de otras embarcaciones de tamaño similar, el Azzam es tan rápido como grande, alcanzando velocidades de hasta 31,5 nudos.

Eclipse

El Eclipse mide 162,5 metros y se calcula que su construcción costó unos US$ 1.200 millones.
Levent Kisi/Anadolu/Getty Images

Al momento del lanzamiento del Eclipse en el astillero Blohm + Voss de Hamburgo en 2010, era el yate privado más grande del mundo.
Pero la embarcación de 162,5 metros fue eclipsada por el Azzam unos años más tarde, mientras que la entrega del Fulk Al Salamah de 164 metros en 2016 lo hizo caer aún más en la clasificación de los yates más grandes.

No obstante, el Eclipse sigue siendo uno de los mayores y más impresionantes superyates que han surcado las aguas.

Propiedad del multimillonario ruso Roman Abramovich, el Eclipse cuenta con cuatro motores diésel MTU y tiene una velocidad máxima de 25 nudos y una velocidad de crucero de 22 nudos.

Equipado con 18 camarotes para huéspedes y dos helipuertos, el buque puede albergar hasta 36 huéspedes y 66 miembros de la tripulación a la vez.

Entre sus características más destacadas se encuentran una piscina de 16 metros que se transforma en una pista de baile y un brasero de leña.

Dilbar

El Dilbar, de 156 metros de eslora, es el mayor yate del mundo por volumen, con un arqueo bruto de unas 16.000 toneladas Moorson.
Klaus Jordan

Puede que el Dilbar no sea el yate más largo del mundo, pero sin duda es el mayor por volumen interior, con un arqueo bruto de algo menos de 16.000 toneladas Moorson.

Bautizado con el nombre de la difunta madre del propietario, el multimillonario de origen uzbeko Alisher Usmanov, el barco de 156 metros fue diseñado por el arquitecto naval Espen Oino y entregado por Lurssen en 2016.

Fabricado con un casco de acero y una superestructura de aluminio, Dilbar puede alcanzar una velocidad máxima de unos 22,5 nudos y cuenta con una piscina de 25 metros, la más grande jamás instalada en un superyate.

Con espacio para hasta 24 huéspedes y unos 100 miembros de la tripulación, también hay un amplio jardín a bordo, junto con dos helipuertos.

El superyate está dotado de un sistema de propulsión híbrido eléctrico-diésel, que ayuda a reducir sus emisiones y proporciona una velocidad máxima de 22,5 nudos.

«Una de las cosas que hemos visto que ocurre, y los clientes son muy sensibles al tema, es buscar más formas de cómo podemos mejorar la sostenibilidad del producto que fabricamos», dice Breman.

“No solo en el proceso de fabricación y en las cosas que se utilizan para el barco, sino también en el funcionamiento del mismo”. “Esperamos que en los próximos 10 o 15 años podamos entregar un yate sin emisiones. Lo vemos como un paso positivo”.

Este concepto de superyate de US$ 80 millones tiene un "agujero enorme" El Mahrousa

El Mahrousa ostentó el título de yate más grande del mundo durante más de 100 años.
David Degner/Getty Images

Con 145,72 metros, el yate presidencial egipcio fue lanzado en 1865 por el astillero Samuda Brothers.

Aunque perdió el título de yate más grande del mundo en favor del Príncipe Abdulaziz, de 147 metros, en la década de 1980, y desde entonces ha ido descendiendo en la lista, el Mahrousa sigue siendo una embarcación importante en el mundo de la náutica por su rica historia.

Diseñado por el arquitecto naval británico Oliver Lang, que también ideó el yate a vapor Victoria & Albert II de la reina Victoria, El Mahrousa se construyó originalmente para el jedive Ismail, gobernador otomano de Egipto.

El yate, de cinco pisos, se convirtió en el primer barco en cruzar el Canal de Suez en 1869 y más tarde se convertiría en un barco de entrenamiento naval para el gobierno de Egipto.

Impulsado por tres turbinas de vapor Parsons, es el superyate en activo más antiguo del mundo y puede alcanzar una velocidad máxima de 16 nudos.

Flying Fox

El Flying Fox, que mide 136 metros, es el mayor yate disponible para alquilar.
Crédito: Klaus Jordan

El Flying Fox, otro barco construido por Lurssen, mide 136 metros y es el mayor barco de alquiler del mundo.

Esto significa que no es necesario ser invitado por el propietario para experimentar lo que se siente estar a bordo, pero los que deseen alquilar el lujoso superyate durante una semana tienen que desembolsar un mínimo de 3 millones de euros (US$ 3,5 millones) por el privilegio.

Sin embargo, el precio no parece desanimar a ninguno de sus admiradores.

De hecho, un portavoz de Imperial Yachts, la empresa de corretaje de yates que gestiona el Flying Fox y que también supervisó su construcción, explica a CNN Travel que el interés se ha intensificado en el último año, lo que ha hecho que el periodo mínimo de alquiler se amplíe a más de siete días.

Compuesto por seis cubiertas, el Flying Fox puede alojar hasta 36 huéspedes de día y 25 de noche, que podrán aprovechar su centro de buceo de última generación, así como su spa de 400 metros cuadrados, equipado con una sauna de crioterapia.

«En los últimos 10 ó 15 años hemos visto un desarrollo en áreas como los spas y el acondicionamiento físico que se han trasladado del estilo de vida doméstico o urbano al estilo de vida en barco», dice Breman. «Algunos de los spas que hemos puesto en los barcos han sido excepcionales».

La pareja de famosos Beyonce y Jay Z fueron vistos a bordo del superyate, que tiene una velocidad máxima de 20 nudos y una velocidad de crucero de 15 nudos, a principios de este año.

Sailing Yacht A

Este yate a motor a vela de 143 metros fue diseñado por Philippe Starck.
Nobiskrug

El Sailing Yacht A es uno de los superyates más importantes del prolífico diseñador Philippe Starck y se dice que su construcción superó los US$ 400 millones.

Entregado por el astillero alemán Nobiskrug, el yate a vela de 143 metros de eslora está propulsado por dos motores, que proporcionan una velocidad máxima de 21 nudos.

Con ocho cubiertas, esta embarcación futurista puede albergar hasta 14 huéspedes y 37 miembros de la tripulación.

Aunque los detalles sobre sus instalaciones se han mantenido en secreto, hay rumores de que el Sailing Yacht A está equipado con una cápsula de observación de cristal, así como con un helipuerto y un submarino.

«Nacido del deseo del propietario de ‘superar los límites de la ingeniería y desafiar el statu quo de la industria’, el Sailing Yacht A es sin duda uno de los proyectos más visionarios en los que ha participado Nobiskrug», dijo Holger Kahl, entonces presidente de Nobiskrug, en el momento de su lanzamiento en 2017.

Mira este superyate con diseño de un hotel de lujo 1:03Dubai

El Dubai tiene una eslora de 162 metros y un arqueo bruto de 12.488.
Ross Land/ DAGOC/Getty Images

El mayor yate del mundo por volumen en el momento de su construcción, el Dubai fue encargado originalmente por el príncipe Jefri Bolkiah de Brunei.

Sin embargo, el ambicioso proyecto, que tiene un arqueo bruto de 12.488, pasaría por varias manos durante el proceso de construcción antes de que llegara a las manos del actual propietario, el jeque Mohammed bin Rashid al-Maktoum de Dubái.

El superyate de 162 metros diseñado por Andrew Winch, de Winch Design, fue construido por Platinum Yachts en Dubái (¿dónde si no?) con un costo estimado de US$ 400 millones.

A bordo, el Dubai alberga desde una discoteca hasta un cine, pasando por un submarino y un tanque de langostas en sus ocho cubiertas, y está propulsado por cuatro motores diésel MTU-20V que pueden alcanzar una velocidad máxima de al menos 25 nudos.

Nord

El Nord ha sido descrito como «un buque de guerra con esmoquin».
Tom Vanoossanen

Entregado por Lurssen en 2021, el Nord es uno de los superyates más nuevos, y más grandes, en el agua.

Anteriormente conocido como Proyecto Opus, el superyate de 142 metros, con casco de acero y superestructura de aluminio, fue ideado por el estudio de diseño italiano Nuvolari Lenard.

«El Nord se diseñó con una idea en mente: debe provocar fuertes emociones en todos los observadores, no solo por su tamaño, sino por el propio diseño. Nadie debe quedar indiferente», dijo Dan Lennard, de Nuvolari-Lenard, en un comunicado, antes de describir el buque como «un barco de guerra vestido de esmoquin».

«Te guste o no el diseño, debe llamarte la atención. El Nord es un barco serio ante todo, pero también trasciende el lenguaje tradicional del diseño de yates».

Impulsado por cuatro motores, el Nord tiene una velocidad máxima de unos 20 nudos y un volumen de 10.154 toneladas brutas.

Cuenta con seis cubiertas y puede alojar hasta 36 huéspedes en sus 20 camarotes, con comodidades como un club de playa, así como un spa y dos helipuertos a bordo.

REV

Representación del buque de expedición REV, de 183 metros, cuya entrega está prevista para 2024.
REV Ocean

Desarrollado por REV (Research Expedition Vessel) Ocean, una organización sin ánimo de lucro creada por el multimillonario noruego Kjell Inge Rokke, REV es un superyate totalmente diferente.

El buque de expedición de 183 metros que se está construyendo en el astillero noruego VARD tiene prevista su entrega en 2024.
Diseñado por el arquitecto naval Espen Oino, el REV será impulsado por una propulsión híbrida ultrasilenciosa y tendrá una velocidad máxima de 17 nudos.

Después de su lanzamiento tomará técnicamente el relevo del Azzam como el mayor superyate del mundo.

Sin embargo, se ha debatido mucho sobre si el REV puede clasificarse como superyate, dado que su objetivo principal es estudiar los océanos del mundo, aunque estará disponible para el alquiler con fines recreativos y para expediciones.

Con espacio para 28 huéspedes en sus 18 camarotes, el buque está construido con un casco de acero y una superestructura de aluminio y tiene un arqueo bruto de 17.440.

Proyecto Y910

Representación del Proyecto Y910, de 120 metros de eslora, parcialmente terminado y actualmente en subasta.
Stirling & Co.

A diferencia de muchos de los otros superyates presentados, el Proyecto Y910 aún está en construcción.

Pero el proyecto de conversión de 120 metros, que actualmente está en subasta, podría unirse a las filas de los mayores superyates del mundo en los próximos dos años si encuentra pronto un comprador.

Construido originalmente por el astillero polaco Stocznia Gdynia, fue lanzado como barco de pasajeros de 90 metros llamado Vladimir Chivilikhin en 1990, y sirvió como buque comercial durante casi una década antes de ser reformado y ampliado.

Sin embargo, el proyecto se suspendió y sigue inacabado.

El proyecto Y910 se puso a la venta como proyecto de conversión a principios de este año, con un precio de venta de 25 millones de euros, y ahora se subasta en línea a través de Concierge Auctions, en asociación con Boathouse Auctions.

Aunque los yates de este tamaño suelen tardar unos cinco años en construirse, el proyecto Y910 ya está parcialmente terminado, lo que significa que el proceso será probablemente mucho más corto.

«Es una embarcación increíble en términos de lo que podría ofrecer a un propietario potencial», dice Stirling, que ha estado involucrado en el diseño del proyecto durante más de 20 años, a CNN Travel.

«Está diseñado para ser un yate de tipo explorador. Puede ir a cualquier parte, ya sea a las regiones polares, al Pacífico o al Mediterráneo. A tantos lugares de aventura como se quiera ir».

La embarcación ha recibido un gran interés por parte de los pujadores durante la subasta, que finaliza el 23 de noviembre, y, al no haberse establecido ninguna reserva, está llamada a convertirse en el mayor yate jamás vendido en una subasta.

«Sería fantástico verlo completo», añade Stirling.

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver