Sus vuelos fueron cancelados, así que pasaron 24 horas enamorándose uno del otro

(CNN) — Era la mañana del 4 de abril de 2003 y Jennifer Lowther lloraba en un rincón de la sala de espera del aeropuerto de Toronto porque iba a perderse la boda de su mejor amiga.
Era el comienzo de la primavera, pero una repentina tormenta de nieve había sumido a Toronto de nuevo en el invierno. Las salidas se habían paralizado y el aeropuerto estaba repleto de viajeros estresados y de personal que se ocupaba de las consecuencias.

Jennifer tenía que tomar un vuelo nacional hacia su ciudad natal, Winnipeg. Su vuelo original fue cancelado y los aviones posteriores parecían tener el mismo destino. Era demasiado tarde para hacer el viaje de 24 horas por carretera.

Desde cualquier ángulo, parecía que Jennifer no llegaría a la boda. Hoy cuenta a CNN Travel que se sentía «desolada» ante esa idea.

Se trataba de la boda de su mejor amiga, y se suponía que ella iba a ser la maestra de ceremonias. Además, Jennifer, que entonces tenía 29 años, se había mudado a Toronto apenas un año antes y había estado luchando contra la soledad. Ansiaba pasar este fin de semana especial en casa, rodeada de sus seres queridos.

Al otro lado de la sala de espera del aeropuerto, Chris Powell charlaba con otros pasajeros que se habían quedado varados. Powell, residente en Toronto, volaba regularmente a Vancouver por trabajo y estaba acostumbrado a las interrupciones. Sabía que la nieve haría que se priorizaran los vuelos internacionales más costosos de cancelar, por lo que volvió a reservar en el primer tramo de un vuelo nocturno a Hong Kong vía Vancouver.

Ahora todo lo que Chris tenía que hacer era esperar ocho horas para que ese vuelo saliera.

«Y tengo una tarjeta de crédito corporativa, así que fui directo al lounge», recuerda hoy a CNN Travel.

Chris, extrovertido por naturaleza, llevaba una hora charlando con otros viajeros en la sala cuando se fijó en Jennifer, a la que hoy describe en broma como «una chica triste que lloraba sobre un plato de huevos en un rincón».

Chris llamó su atención y le preguntó qué pasaba.

«Nos estás matando el entusiasmo», le dijo sin inmutarse.

Jennifer se sorprendió, pero por la expresión empática y la sonrisa de Chris, se dio cuenta enseguida de que estaba bromeando.

Su sarcasmo la hizo sentir mejor casi al instante, a pesar de todo.
«Me pareció algo entretenido», dice ahora Jennifer.

Acercó una silla y contó su historia. A su vez, los otros viajeros varados compartieron sus historias. Uno de ellos iba a pedirle matrimonio a su novia; otro, volvía a casa con su familia después de trabajar fuera durante tres meses.

Ninguno de ellos iba a ninguna parte. Entablando un vínculo con sus frustraciones compartidas, se dispusieron a desayunar y, poco después, a tomar una o dos cervezas, ya que la intemporalidad inherente a las salas de espera de los aeropuertos anulaba cualquier duda sobre el consumo de alcohol antes del mediodía.

Pronto, contra todo pronóstico, se creó un ambiente de celebración.

Conexión inesperada

Jennifer y Chris, en el aeropuerto de Toronto en abril de 2003, el día en que se conocieron.
Cortesía de Jennifer Powell

A principios de sus veinte años, Jennifer había estado comprometida con un chico en Winnipeg, pero había cancelado todo cuando se dio cuenta de que no se sentía bien, y esto fue parte del impulso para empezar de nuevo en Toronto el año previo.

Sus incursiones en las citas en la gran ciudad no habían tenido éxito y, descontenta con la vida allí, había empezado a preguntarse qué podría haber sido. El exnovio de Jennifer iba a estar en la boda y, antes de quedarse varada en el aeropuerto, se había preguntado si podrían reavivar su relación.

En cuanto a Chris, tenía 34 años y disfrutaba de la soltería. Nunca había conectado con nadie con quien pudiera imaginarse estableciéndose.

Pero de inmediato, cuando Jennifer se sentó en su mesa, Chris se sintió conectado a ella. Jennifer también lo sintió. Pronto se convirtieron en el centro de esta reunión espontánea en el aeropuerto, manteniendo la atención mientras otros viajeros iban y venían.

«Nos convertimos en los anfitriones de la fiesta», dice Jennifer hoy.

En un momento dado, un nuevo integrante del grupo se dirigió a los dos y les preguntó: «¿Cuánto tiempo llevan juntos?».
«Unos 48 minutos», bromeó Chris como respuesta.

Esto pronto se convirtió en un patrón: otros viajeros captaron algo y asumieron que Chris y Jennifer eran pareja.

«Hubo una conexión interesante», dice hoy Jennifer. «Nos miramos el uno al otro y dijimos: «¿Dónde has estado?».

«No me aferro a ese tipo de ideas muy a menudo, pero la miré y me dije: ‘Oye, parece que esto ha pasado, de forma positiva, desde siempre'», dice hoy Chris.

«Más que esta vida», coincide Jennifer.

Encontrar un vuelo

Los viajeros varados se dirigían a los mostradores periódicamente y preguntaban por la situación de los vuelos. Jennifer estaba especialmente decidida. Por mucho que disfrutara de la compañía de Chris, odiaba la idea de perderse la boda.

«Seguía intentando encontrar soluciones, y no funcionaba», dice hoy Jennifer. «Creo que había llorado, como, cada dos horas».

Hacia las 4 de la tarde, Jennifer se enteró de que su último vuelo había sido cancelado. Parecía que iba a tener que aceptar finalmente la derrota. Empezó a llorar de nuevo.

Chris no podía soportar verla tan infeliz.

«Tenía el suficiente coraje líquido en ese momento para decir: ‘Puedo arreglar esto'», recuerda hoy.

Acompañó a Jennifer de vuelta a la sala de salidas, con sus largas colas de pasajeros varados y agentes de reserva nerviosos.

Se acercaron a una de ellas.

Chris le preguntó a la agente su nombre. Era Lisa. Chris se presentó con Jennifer y le explicó la situación.

«Tengo una pregunta para ti, Lisa», dijo. «¿Qué harías para llegar a la boda de tu mejor amiga?»
«Bueno, no lo sé. Casi cualquier cosa», dijo la agente de reservas.
«Bien», dijo Chris. «Tengamos eso en cuenta. Jenn está tratando de llegar a la boda de su mejor amiga en Winnipeg…»

La agente lo interrumpió, explicando que todos los vuelos de Winnipeg estaban cancelados.
«Lisa, recuerda. Mejor. Amiga. Boda», dijo Chris.
«Vale, estoy abierta. Te escucho», cedió Lisa.

El grupo barajó varias opciones sin éxito. Entonces Chris explicó que se iba a Vancouver a las 9 de la noche.
«¿Hay alguna posibilidad de que Jenn tome el vuelo de Vancouver y luego pueda volver a Winnipeg?”, propuso.

Era una idea un tanto descabellada. Vancouver está a dos horas y media más al oeste que Winnipeg en avión, pero no era algo imposible.

Lisa, ahora decidida a ayudarlos, buscó en su computadora y volvió con buenas noticias: quedaba un asiento en el vuelo de Chris a Vancouver. Incluso podría sentarlos juntos. Y luego podría reservar para Jennifer un vuelo a primera hora de la mañana siguiente de vuelta a Edmonton, y luego de Edmonton a Winnipeg.

«Si esto funciona, voy a besarte», le dijo Jennifer a Chris.

«Querías besarme desde que me conociste», dijo Chris.

Jennifer se echó a reír.

«Así que me puso en el vuelo», recuerda ahora. Los dos se dirigieron de nuevo a la sala de espera para celebrarlo.

Siguieron más buenas noticias: los otros viajeros con los que Jennifer y Chris se habían hecho amigos en la sala también estaban encontrando soluciones.

«Habíamos sobrevivido a la tormenta y todos pudimos ir a hacer las cosas que queríamos», dice Jennifer.
«A partir de ese momento fue una fiesta de celebración», dice Chris.

Jennifer tenía que hacer una escala de cinco horas en Vancouver. En lugar de quedarse en el aeropuerto, Chris le propuso quedarse con él en casa de un buen amigo de la ciudad.

«Normalmente nunca confiaría en alguien y me iría con él o lo que sea, pero de nuevo, me pareció absolutamente correcto», dice hoy Jennifer.

Al abordar el vuelo de esa noche, los dos estaban casi eufóricos. Jennifer estaba de camino a la boda y se habían encontrado.
Cuando el vuelo estaba a punto de despegar, los dos se besaron por primera vez.

Jennifer dice que fue un «beso de película». Chris lo describe simplemente como «el beso».

«En realidad nos besamos durante todo el trayecto hasta Vancouver, como enamorados el uno del otro», recuerda Jennifer.
En Vancouver, los dos llegaron a la casa de un amigo de Chris. Era la 1 de la madrugada, hora local, las 4 de la mañana para Chris y Jennifer.

Se quedaron dormidos, agotados.

Unas horas más tarde, Jennifer se preparaba para volver al aeropuerto.

«Hay que reunirnos cuando los dos estemos de vuelta en Toronto», dijo Chris mientras se despedían. Ella aceptó e intercambiaron sus datos de contacto.

Una carrera hacia la iglesia

El vuelo de Jennifer a Winnipeg debía llegar a la 1 de la tarde y la boda era una hora más tarde. Iba a estar muy apretado.

Cuando se sentó, compartió la historia con su vecino de asiento, explicándole que tenía que bajarse en cuanto el vuelo aterrizara, cosa que sería toda una hazaña pues estaba justo en la parte trasera del avión.

Su compañero de viaje, conmovido por la determinación de Jennifer, decidió que su misión era transmitir el mensaje por todo el avión.

«Acabó compartiendo con todo el mundo, prácticamente en todos los asientos, la historia de esta chica que había atravesado todo Canadá y de regreso para intentar llegar a esta boda», cuenta hoy Jennifer.

Cuando el vuelo aterrizó, Jennifer se levantó de un salto.
«¡Corre, Jenn, corre!», le gritó su vecino de asiento, y corrió por el pasillo.
«Todo el mundo había oído la historia que acababa de contarse por todo el avión, así que todos me dejaron pasar», recuerda hoy Jennifer.

Corriendo a través de llegadas, bajando por la escalera mecánica, Jennifer llamó a su madre, que la iba a recoger.
«¡Arranca el coche!», gritó.

En cuestión de minutos estaba en el coche con sus padres, saliendo del aeropuerto.

Con los minutos que faltaban para la ceremonia, solo había tiempo para que Jennifer se cambiara y tratara de estar más presentable.
«Llevaba 36 horas sin peinarme», recuerda.

Jennifer y su madre se desviaron a una peluquería local, que conocían desde hacía años. Allí, Jennifer se preparó lo más rápido posible.
«Me estoy cambiando, poniéndome un sujetador sin tirantes, poniéndome un vestido, intentando maquillarme y ponerme las medias, mientras el estilista intenta averiguar qué hacer con mi pelo», recuerda Jennifer.
«Mi padre está fuera acelerando el motor como si fuera la Indy 500, porque siente que es su propósito en la vida llevarme a esta boda».

Casi a las dos de la tarde en punto, la familia se detuvo en la puerta de la iglesia y Jennifer se bajó corriendo.
«Mi amiga estaba a punto de llegar al altar y me ve y se detiene», recuerda.

La futura novia salió corriendo de la iglesia, abrazando a Jennifer.
«Lloramos, porque todo el tiempo pensó que no iba a llegar», dice Jennifer.

Mientras tanto, el futuro novio entró en pánico, pensando que su prometida se había arrepentido. Pero al poco tiempo la novia volvió al pasillo y Jennifer se deslizó a su asiento. Lo había logrado.

Al comenzar la ceremonia, Jennifer se volvió hacia la persona que estaba a su lado. Era su exprometido, el antiguo amor con el que se había preguntado si podría reunirse en la boda. Ahora sabía que eso no iba a suceder.

«En cuanto Chris y yo nos conocimos, pensé: ‘No, esto es el destino. Hay algo aquí que tengo que perseguir’. Y le indiqué a mi ex que eso no iba a suceder», dice Jennifer hoy.

El resto de la boda fue un torbellino de festejos. Jennifer no dio por sentado ni un momento, estaba muy aliviada de estar allí.

Y entre los brindis y los discursos, se encontró reflexionando sobre el hombre del que se había enamorado en el aeropuerto y que se había asegurado de que llegara a la iglesia a tiempo.

«Le decía a la gente: ‘Conocí a este tipo y me salvó. Fue como mi caballero de brillante armadura'».

Una segunda cita

Jennifer y Chris se conocieron mejor en el verano de 2003. Cortesía de Jennifer Powell

Mientras Jennifer celebraba la boda, Chris se preparaba para su viaje de negocios y pensaba en el torbellino de 24 horas que había vivido.

«Nunca había conocido a nadie como ella», dice ahora. «Era tangiblemente diferente. Y sin duda me emocionaba volver a verla».

Chris estuvo fuera de Toronto durante las siguientes semanas trabajando. Cuando regresó, Jennifer también estaba de vuelta en la ciudad. Fue directamente del aeropuerto al departamento de Jennifer para una segunda cita.

Habían intercambiado un par de correos electrónicos en las semanas intermedias, pero Jennifer estaba nerviosa. Cuando Chris se presentó, ella no podía dejar de hablar.

«Hablas demasiado», dijo él, y la besó.

Tres meses después se comprometieron.

«¿La conociste bebiendo en un aeropuerto, y dos meses y medio, tres meses después, están comprometidos?». recuerda Chris que exclamó la gente.

Jennifer dice que lo ignoraron todo: «Teníamos la sensación de que estaba ocurriendo algo mágico y, en lugar de darle demasiadas vueltas, nos dejamos llevar».

Unieron sus grupos de amigos, conocieron a las familias del otro y descubrieron que compartían el amor por los viajes, la naturaleza y la música. Chris le propuso matrimonio una noche después de que ambos regresaran de un concierto. Jennifer acababa de reflexionar que había sido una «noche perfecta».

«Fue casi perfecta», dijo Chris. «Sería perfecto si me hicieras el honor de ser mi esposa».

Los dos dicen que su boda en 2004 en Winnipeg fue «la mejor fiesta de todas». Por suerte, el tiempo puso de su parte y, a pesar de que muchos invitados volaron desde Toronto, nadie estuvo a punto de perderse la ceremonia.

Familia y viajes

Jennifer y Chris en el día de su boda en 2004. Cortesía de Jennifer Powell.

Unos años más tarde, Jennifer quedó embarazada de su primer hijo.
Fue una sorpresa. A los 19 años, Jennifer había sido tratada por un cáncer de cuello uterino y le habían dicho que no podía tener hijos.

Se emocionó cuando nació su hijo, mientras que Chris, que siempre había dicho que no quería tener hijos, aceptó este nuevo capítulo de todo corazón.

«Es el mejor padre», dice Jennifer. «Y por mucho que no pensara que quería tener hijos, cuando los niños llegaron de verdad, acabó lanzándose con los dos pies».

A su hijo Spencer le siguió su hija Lauren unos años después.

«Spencer tiene autismo, así que tuvimos que convertirnos en padres de necesidades especiales», dice Jennifer. «Pero creo comenzamos del modo en que queremos seguir adelante; siempre intentamos mantener la risa: el humor es una parte básica de nuestra existencia».

Jennifer y Chris con sus hijos en Ecuador, durante su viaje de 9 meses por el mundo. Cortesía de Jennifer Powell

Cuando sus hijos tenían nueve y diez años, Jennifer y Chris se tomaron un año sabático en el trabajo y se embarcaron en una vuelta al mundo de nueve meses.

La decisión surgió de una tragedia. Un amigo íntimo de la pareja falleció repentinamente, lo que llevó a Jennifer y Chris a reconsiderar cómo querían pasar sus días.

«Nos sentamos en familia y cada uno identificó tres lugares que quería ver en el planeta, en cualquier parte del mundo a la que quisieran ir, y uno de los de Jenn era bailar tango en Argentina, y mi hijo quería ver ballenas azules en la costa de Sri Lanka», dice Chris.

A la pareja le preocupaba que su hijo Spencer pudiera tener problemas con la falta de estructura, ya que a los padres de niños con autismo se les suele animar a seguir las rutinas. Pero Jennifer y Chris dicen que a sus dos hijos les encantó la aventura. Cinco años después, la familia sigue hablando con cariño de su viaje por el mundo.

Humor, tiempo y destino

Jennifer y Chris dicen que el humor es parte del secreto de su relación de 18 años. Cortesía de Jennifer Powell

Hoy, Jennifer y Chris son padres de adolescentes. La familia lleva 20 meses encerrada en Canadá durante la pandemia de covid-19, afrontando los altibajos de la situación con el humor y la ligereza que han caracterizado su relación desde el principio.

Han pasado más de 18 años y su conexión se ha mantenido firme, pero Jennifer y Chris reconocen que ambos han cambiado un poco desde que se cruzaron por primera vez en el aeropuerto de Toronto.

Chris dice que Jennifer ha madurado desde sus raíces de un pueblo pequeño, pero que ha mantenido los «valores fundamentales» que se derivan de su origen.

«Chris era demasiado confiado y arrogante cuando nos conocimos», dice Jennifer, riendo. «Me encantó porque me enamoré de alguien que tenía tal sentido de sí mismo que se sentía tan cómodo para ir a hablar con todo el mundo».

«Y eso, como mi pelo, ahora ha desaparecido, ¿es eso lo que estás diciendo?», dice Chris.

«No, creo que, se ha templado un poco, tal vez con el tiempo», dice Jennifer. «Pero creo que su sentido del humor es lo que siempre se ha mantenido firme durante todo este asunto».

Aunque los dos bromean a menudo sobre las circunstancias de su encuentro –ambos estaban en su momento menos glamuroso, dicen– también se maravillan de la coincidencia de conocerse de esta forma tan fortuita y romántica.

«Fue, no sé, una alineación cósmica, llámalo como quieras, llámalo destino, pero fue increíble», dice Chris. «Tengo suerte de que me haya ocurrido a mí. Gracias al destino, hasta ahora todo va bien».

Canadá
Relaciones

(CNN) — Era la mañana del 4 de abril de 2003 y Jennifer Lowther lloraba en un rincón de la sala de espera del aeropuerto de Toronto porque iba a perderse la boda de su mejor amiga.
Era el comienzo de la primavera, pero una repentina tormenta de nieve había sumido a Toronto de nuevo en el invierno. Las salidas se habían paralizado y el aeropuerto estaba repleto de viajeros estresados y de personal que se ocupaba de las consecuencias.

Jennifer tenía que tomar un vuelo nacional hacia su ciudad natal, Winnipeg. Su vuelo original fue cancelado y los aviones posteriores parecían tener el mismo destino. Era demasiado tarde para hacer el viaje de 24 horas por carretera.

Desde cualquier ángulo, parecía que Jennifer no llegaría a la boda. Hoy cuenta a CNN Travel que se sentía «desolada» ante esa idea.

Se trataba de la boda de su mejor amiga, y se suponía que ella iba a ser la maestra de ceremonias. Además, Jennifer, que entonces tenía 29 años, se había mudado a Toronto apenas un año antes y había estado luchando contra la soledad. Ansiaba pasar este fin de semana especial en casa, rodeada de sus seres queridos.

Al otro lado de la sala de espera del aeropuerto, Chris Powell charlaba con otros pasajeros que se habían quedado varados. Powell, residente en Toronto, volaba regularmente a Vancouver por trabajo y estaba acostumbrado a las interrupciones. Sabía que la nieve haría que se priorizaran los vuelos internacionales más costosos de cancelar, por lo que volvió a reservar en el primer tramo de un vuelo nocturno a Hong Kong vía Vancouver.

Ahora todo lo que Chris tenía que hacer era esperar ocho horas para que ese vuelo saliera.

«Y tengo una tarjeta de crédito corporativa, así que fui directo al lounge», recuerda hoy a CNN Travel.

Chris, extrovertido por naturaleza, llevaba una hora charlando con otros viajeros en la sala cuando se fijó en Jennifer, a la que hoy describe en broma como «una chica triste que lloraba sobre un plato de huevos en un rincón».

Chris llamó su atención y le preguntó qué pasaba.

«Nos estás matando el entusiasmo», le dijo sin inmutarse.

Jennifer se sorprendió, pero por la expresión empática y la sonrisa de Chris, se dio cuenta enseguida de que estaba bromeando.

Su sarcasmo la hizo sentir mejor casi al instante, a pesar de todo.
«Me pareció algo entretenido», dice ahora Jennifer.

Acercó una silla y contó su historia. A su vez, los otros viajeros varados compartieron sus historias. Uno de ellos iba a pedirle matrimonio a su novia; otro, volvía a casa con su familia después de trabajar fuera durante tres meses.

Ninguno de ellos iba a ninguna parte. Entablando un vínculo con sus frustraciones compartidas, se dispusieron a desayunar y, poco después, a tomar una o dos cervezas, ya que la intemporalidad inherente a las salas de espera de los aeropuertos anulaba cualquier duda sobre el consumo de alcohol antes del mediodía.

Pronto, contra todo pronóstico, se creó un ambiente de celebración.

Conexión inesperada

Jennifer y Chris, en el aeropuerto de Toronto en abril de 2003, el día en que se conocieron.
Cortesía de Jennifer Powell

A principios de sus veinte años, Jennifer había estado comprometida con un chico en Winnipeg, pero había cancelado todo cuando se dio cuenta de que no se sentía bien, y esto fue parte del impulso para empezar de nuevo en Toronto el año previo.

Sus incursiones en las citas en la gran ciudad no habían tenido éxito y, descontenta con la vida allí, había empezado a preguntarse qué podría haber sido. El exnovio de Jennifer iba a estar en la boda y, antes de quedarse varada en el aeropuerto, se había preguntado si podrían reavivar su relación.

En cuanto a Chris, tenía 34 años y disfrutaba de la soltería. Nunca había conectado con nadie con quien pudiera imaginarse estableciéndose.

Pero de inmediato, cuando Jennifer se sentó en su mesa, Chris se sintió conectado a ella. Jennifer también lo sintió. Pronto se convirtieron en el centro de esta reunión espontánea en el aeropuerto, manteniendo la atención mientras otros viajeros iban y venían.

«Nos convertimos en los anfitriones de la fiesta», dice Jennifer hoy.

En un momento dado, un nuevo integrante del grupo se dirigió a los dos y les preguntó: «¿Cuánto tiempo llevan juntos?».
«Unos 48 minutos», bromeó Chris como respuesta.

Esto pronto se convirtió en un patrón: otros viajeros captaron algo y asumieron que Chris y Jennifer eran pareja.

«Hubo una conexión interesante», dice hoy Jennifer. «Nos miramos el uno al otro y dijimos: «¿Dónde has estado?».

«No me aferro a ese tipo de ideas muy a menudo, pero la miré y me dije: ‘Oye, parece que esto ha pasado, de forma positiva, desde siempre'», dice hoy Chris.

«Más que esta vida», coincide Jennifer.

Conoce los aeropuertos que cruzan fronteras internacionales Encontrar un vuelo

Los viajeros varados se dirigían a los mostradores periódicamente y preguntaban por la situación de los vuelos. Jennifer estaba especialmente decidida. Por mucho que disfrutara de la compañía de Chris, odiaba la idea de perderse la boda.

«Seguía intentando encontrar soluciones, y no funcionaba», dice hoy Jennifer. «Creo que había llorado, como, cada dos horas».

Hacia las 4 de la tarde, Jennifer se enteró de que su último vuelo había sido cancelado. Parecía que iba a tener que aceptar finalmente la derrota. Empezó a llorar de nuevo.

Chris no podía soportar verla tan infeliz.

«Tenía el suficiente coraje líquido en ese momento para decir: ‘Puedo arreglar esto'», recuerda hoy.

Acompañó a Jennifer de vuelta a la sala de salidas, con sus largas colas de pasajeros varados y agentes de reserva nerviosos.

Se acercaron a una de ellas.

Chris le preguntó a la agente su nombre. Era Lisa. Chris se presentó con Jennifer y le explicó la situación.

«Tengo una pregunta para ti, Lisa», dijo. «¿Qué harías para llegar a la boda de tu mejor amiga?»
«Bueno, no lo sé. Casi cualquier cosa», dijo la agente de reservas.
«Bien», dijo Chris. «Tengamos eso en cuenta. Jenn está tratando de llegar a la boda de su mejor amiga en Winnipeg…»

La agente lo interrumpió, explicando que todos los vuelos de Winnipeg estaban cancelados.
«Lisa, recuerda. Mejor. Amiga. Boda», dijo Chris.
«Vale, estoy abierta. Te escucho», cedió Lisa.

El grupo barajó varias opciones sin éxito. Entonces Chris explicó que se iba a Vancouver a las 9 de la noche.
«¿Hay alguna posibilidad de que Jenn tome el vuelo de Vancouver y luego pueda volver a Winnipeg?”, propuso.

Era una idea un tanto descabellada. Vancouver está a dos horas y media más al oeste que Winnipeg en avión, pero no era algo imposible.

Lisa, ahora decidida a ayudarlos, buscó en su computadora y volvió con buenas noticias: quedaba un asiento en el vuelo de Chris a Vancouver. Incluso podría sentarlos juntos. Y luego podría reservar para Jennifer un vuelo a primera hora de la mañana siguiente de vuelta a Edmonton, y luego de Edmonton a Winnipeg.

«Si esto funciona, voy a besarte», le dijo Jennifer a Chris.

«Querías besarme desde que me conociste», dijo Chris.

Jennifer se echó a reír.

«Así que me puso en el vuelo», recuerda ahora. Los dos se dirigieron de nuevo a la sala de espera para celebrarlo.

Siguieron más buenas noticias: los otros viajeros con los que Jennifer y Chris se habían hecho amigos en la sala también estaban encontrando soluciones.

«Habíamos sobrevivido a la tormenta y todos pudimos ir a hacer las cosas que queríamos», dice Jennifer.
«A partir de ese momento fue una fiesta de celebración», dice Chris.

Jennifer tenía que hacer una escala de cinco horas en Vancouver. En lugar de quedarse en el aeropuerto, Chris le propuso quedarse con él en casa de un buen amigo de la ciudad.

«Normalmente nunca confiaría en alguien y me iría con él o lo que sea, pero de nuevo, me pareció absolutamente correcto», dice hoy Jennifer.

Al abordar el vuelo de esa noche, los dos estaban casi eufóricos. Jennifer estaba de camino a la boda y se habían encontrado.
Cuando el vuelo estaba a punto de despegar, los dos se besaron por primera vez.

Jennifer dice que fue un «beso de película». Chris lo describe simplemente como «el beso».

«En realidad nos besamos durante todo el trayecto hasta Vancouver, como enamorados el uno del otro», recuerda Jennifer.
En Vancouver, los dos llegaron a la casa de un amigo de Chris. Era la 1 de la madrugada, hora local, las 4 de la mañana para Chris y Jennifer.

Se quedaron dormidos, agotados.

Unas horas más tarde, Jennifer se preparaba para volver al aeropuerto.

«Hay que reunirnos cuando los dos estemos de vuelta en Toronto», dijo Chris mientras se despedían. Ella aceptó e intercambiaron sus datos de contacto.

Los extraños que se enamoraron cuando se desvió su vuelo por el 11S Una carrera hacia la iglesia

El vuelo de Jennifer a Winnipeg debía llegar a la 1 de la tarde y la boda era una hora más tarde. Iba a estar muy apretado.

Cuando se sentó, compartió la historia con su vecino de asiento, explicándole que tenía que bajarse en cuanto el vuelo aterrizara, cosa que sería toda una hazaña pues estaba justo en la parte trasera del avión.

Su compañero de viaje, conmovido por la determinación de Jennifer, decidió que su misión era transmitir el mensaje por todo el avión.

«Acabó compartiendo con todo el mundo, prácticamente en todos los asientos, la historia de esta chica que había atravesado todo Canadá y de regreso para intentar llegar a esta boda», cuenta hoy Jennifer.

Cuando el vuelo aterrizó, Jennifer se levantó de un salto.
«¡Corre, Jenn, corre!», le gritó su vecino de asiento, y corrió por el pasillo.
«Todo el mundo había oído la historia que acababa de contarse por todo el avión, así que todos me dejaron pasar», recuerda hoy Jennifer.

Corriendo a través de llegadas, bajando por la escalera mecánica, Jennifer llamó a su madre, que la iba a recoger.
«¡Arranca el coche!», gritó.

En cuestión de minutos estaba en el coche con sus padres, saliendo del aeropuerto.

Con los minutos que faltaban para la ceremonia, solo había tiempo para que Jennifer se cambiara y tratara de estar más presentable.
«Llevaba 36 horas sin peinarme», recuerda.

Jennifer y su madre se desviaron a una peluquería local, que conocían desde hacía años. Allí, Jennifer se preparó lo más rápido posible.
«Me estoy cambiando, poniéndome un sujetador sin tirantes, poniéndome un vestido, intentando maquillarme y ponerme las medias, mientras el estilista intenta averiguar qué hacer con mi pelo», recuerda Jennifer.
«Mi padre está fuera acelerando el motor como si fuera la Indy 500, porque siente que es su propósito en la vida llevarme a esta boda».

Casi a las dos de la tarde en punto, la familia se detuvo en la puerta de la iglesia y Jennifer se bajó corriendo.
«Mi amiga estaba a punto de llegar al altar y me ve y se detiene», recuerda.

La futura novia salió corriendo de la iglesia, abrazando a Jennifer.
«Lloramos, porque todo el tiempo pensó que no iba a llegar», dice Jennifer.

Mientras tanto, el futuro novio entró en pánico, pensando que su prometida se había arrepentido. Pero al poco tiempo la novia volvió al pasillo y Jennifer se deslizó a su asiento. Lo había logrado.

Al comenzar la ceremonia, Jennifer se volvió hacia la persona que estaba a su lado. Era su exprometido, el antiguo amor con el que se había preguntado si podría reunirse en la boda. Ahora sabía que eso no iba a suceder.

«En cuanto Chris y yo nos conocimos, pensé: ‘No, esto es el destino. Hay algo aquí que tengo que perseguir’. Y le indiqué a mi ex que eso no iba a suceder», dice Jennifer hoy.

El resto de la boda fue un torbellino de festejos. Jennifer no dio por sentado ni un momento, estaba muy aliviada de estar allí.

Y entre los brindis y los discursos, se encontró reflexionando sobre el hombre del que se había enamorado en el aeropuerto y que se había asegurado de que llegara a la iglesia a tiempo.

«Le decía a la gente: ‘Conocí a este tipo y me salvó. Fue como mi caballero de brillante armadura'».

Una segunda cita

Jennifer y Chris se conocieron mejor en el verano de 2003. Cortesía de Jennifer Powell

Mientras Jennifer celebraba la boda, Chris se preparaba para su viaje de negocios y pensaba en el torbellino de 24 horas que había vivido.

«Nunca había conocido a nadie como ella», dice ahora. «Era tangiblemente diferente. Y sin duda me emocionaba volver a verla».

Chris estuvo fuera de Toronto durante las siguientes semanas trabajando. Cuando regresó, Jennifer también estaba de vuelta en la ciudad. Fue directamente del aeropuerto al departamento de Jennifer para una segunda cita.

Habían intercambiado un par de correos electrónicos en las semanas intermedias, pero Jennifer estaba nerviosa. Cuando Chris se presentó, ella no podía dejar de hablar.

«Hablas demasiado», dijo él, y la besó.

Tres meses después se comprometieron.

«¿La conociste bebiendo en un aeropuerto, y dos meses y medio, tres meses después, están comprometidos?». recuerda Chris que exclamó la gente.

Jennifer dice que lo ignoraron todo: «Teníamos la sensación de que estaba ocurriendo algo mágico y, en lugar de darle demasiadas vueltas, nos dejamos llevar».

Unieron sus grupos de amigos, conocieron a las familias del otro y descubrieron que compartían el amor por los viajes, la naturaleza y la música. Chris le propuso matrimonio una noche después de que ambos regresaran de un concierto. Jennifer acababa de reflexionar que había sido una «noche perfecta».

«Fue casi perfecta», dijo Chris. «Sería perfecto si me hicieras el honor de ser mi esposa».

Los dos dicen que su boda en 2004 en Winnipeg fue «la mejor fiesta de todas». Por suerte, el tiempo puso de su parte y, a pesar de que muchos invitados volaron desde Toronto, nadie estuvo a punto de perderse la ceremonia.

Familia y viajes

Jennifer y Chris en el día de su boda en 2004. Cortesía de Jennifer Powell.

Unos años más tarde, Jennifer quedó embarazada de su primer hijo.
Fue una sorpresa. A los 19 años, Jennifer había sido tratada por un cáncer de cuello uterino y le habían dicho que no podía tener hijos.

Se emocionó cuando nació su hijo, mientras que Chris, que siempre había dicho que no quería tener hijos, aceptó este nuevo capítulo de todo corazón.

«Es el mejor padre», dice Jennifer. «Y por mucho que no pensara que quería tener hijos, cuando los niños llegaron de verdad, acabó lanzándose con los dos pies».

A su hijo Spencer le siguió su hija Lauren unos años después.

«Spencer tiene autismo, así que tuvimos que convertirnos en padres de necesidades especiales», dice Jennifer. «Pero creo comenzamos del modo en que queremos seguir adelante; siempre intentamos mantener la risa: el humor es una parte básica de nuestra existencia».

Jennifer y Chris con sus hijos en Ecuador, durante su viaje de 9 meses por el mundo. Cortesía de Jennifer Powell

Cuando sus hijos tenían nueve y diez años, Jennifer y Chris se tomaron un año sabático en el trabajo y se embarcaron en una vuelta al mundo de nueve meses.

La decisión surgió de una tragedia. Un amigo íntimo de la pareja falleció repentinamente, lo que llevó a Jennifer y Chris a reconsiderar cómo querían pasar sus días.

«Nos sentamos en familia y cada uno identificó tres lugares que quería ver en el planeta, en cualquier parte del mundo a la que quisieran ir, y uno de los de Jenn era bailar tango en Argentina, y mi hijo quería ver ballenas azules en la costa de Sri Lanka», dice Chris.

A la pareja le preocupaba que su hijo Spencer pudiera tener problemas con la falta de estructura, ya que a los padres de niños con autismo se les suele animar a seguir las rutinas. Pero Jennifer y Chris dicen que a sus dos hijos les encantó la aventura. Cinco años después, la familia sigue hablando con cariño de su viaje por el mundo.

Humor, tiempo y destino

Jennifer y Chris dicen que el humor es parte del secreto de su relación de 18 años. Cortesía de Jennifer Powell

Hoy, Jennifer y Chris son padres de adolescentes. La familia lleva 20 meses encerrada en Canadá durante la pandemia de covid-19, afrontando los altibajos de la situación con el humor y la ligereza que han caracterizado su relación desde el principio.

Han pasado más de 18 años y su conexión se ha mantenido firme, pero Jennifer y Chris reconocen que ambos han cambiado un poco desde que se cruzaron por primera vez en el aeropuerto de Toronto.

Chris dice que Jennifer ha madurado desde sus raíces de un pueblo pequeño, pero que ha mantenido los «valores fundamentales» que se derivan de su origen.

«Chris era demasiado confiado y arrogante cuando nos conocimos», dice Jennifer, riendo. «Me encantó porque me enamoré de alguien que tenía tal sentido de sí mismo que se sentía tan cómodo para ir a hablar con todo el mundo».

«Y eso, como mi pelo, ahora ha desaparecido, ¿es eso lo que estás diciendo?», dice Chris.

«No, creo que, se ha templado un poco, tal vez con el tiempo», dice Jennifer. «Pero creo que su sentido del humor es lo que siempre se ha mantenido firme durante todo este asunto».

Aunque los dos bromean a menudo sobre las circunstancias de su encuentro –ambos estaban en su momento menos glamuroso, dicen– también se maravillan de la coincidencia de conocerse de esta forma tan fortuita y romántica.

«Fue, no sé, una alineación cósmica, llámalo como quieras, llámalo destino, pero fue increíble», dice Chris. «Tengo suerte de que me haya ocurrido a mí. Gracias al destino, hasta ahora todo va bien».

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver