ANÁLISIS | No hay nada más aterrador en Estados Unidos hoy que un hombre blanco enojado

(CNN) — El Bruto. El macho. Y, por supuesto, el matón.

Esos son solo algunos de los nombres de un estereotipo racial que ha perseguido el imaginario colectivo del país blanco desde los inicios de la nación.

El espectro del negro enojado ha sido evocado en la política y la cultura popular para convencer a los blancos de que un negro grande y malo viene a buscarlos a ellos y a sus hijas.

He visto videos virales de hombres negros inocentes que pierden la vida debido a este estereotipo. He visto a gente blanca cerrar las puertas de sus autos o agarrar sus carteras cuando se acercan hombres que se parecen a mí. Me han perfilado racialmente.

Es parte del impuesto psicológico que pagas por ser un hombre negro en Estados Unidos: aprender a aceptar que muchos te ven como el enemigo público número uno.

Pero mientras veía tres juicios separados sobre la violencia masculina blanca que se desarrolló en EE.UU. en las últimas semanas –el juicio de Kyle Rittenhouse, el juicio por la muerte de Ahmaud Arbery y el caso civil contra los organizadores de la manifestación Unite the Right de 2017 en Charlottesville– llegué a una conclusión aleccionadora:

No hay nada más aterrador en Estados Unidos hoy que un hombre blanco enojado.

Kyle Rittenhouse lleva un rifle en Kenosha, Wisconsin, el 25 de agosto de 2020, durante una noche de disturbios tras la muerte de Jacob Blake a manos de la policía. Esa noche Rittenhouse disparó a tres personas, dos de ellas mortalmente, pero fue absuelto esta semana después de alegar defensa propia.

No es el «terrorista islámico radical» al que más temo. Tampoco es el inmigrante moreno o el feroz manifestante de Black Lives Matter, o cualquiera que sea el último ogro que algún político me dice que debería temer.

Es encontrarse con un hombre blanco armado en público que se ha inspirado en los hombres blancos en juicio en estos tres casos.

El legado estadounidense de la violencia masculina blanca

No estoy sugiriendo que empecemos a perfilar racialmente a los hombres blancos. La gran mayoría de los hombres blancos no son una amenaza para la sociedad.

Innumerables hombres blancos ingirieron gases lacrimógenos y le hicieron frente a las balas de goma mientras marchaban con los manifestantes durante las protestas del año pasado por el asesinato de George Floyd. Muchos hombres blancos —como el reverendo James Reeb, un ministro unitario blanco— murieron por los negros durante el movimiento por los derechos civiles.

No hay nada intrínsecamente violento en los hombres blancos, ni en ningún ser humano.

Pero los acontecimientos recientes me han convencido de que es hora de someter a juicio a otro personaje: una visión de la masculinidad blanca que permite que algunos hombres blancos sientan que «pueden gobernar y brutalizar sin consecuencias«.

Manifestantes durante una protesta frente al Capitolio de Estados Unidos en Washington el 6 de enero de 2021.

Este hombre blanco enojado ha sido un personaje importante a lo largo de la historia de Estados Unidos. Dio al país la esclavitud, la matanza de los nativos americanos y las leyes Jim Crow. Su ira también ayudó a alimentar la insurrección del 6 de enero en el Capitolio.

Es este hombre blanco enojado, no el hombre negro o moreno que ves acercándose por la calle por la noche, quien representa la amenaza más peligrosa para la democracia en Estados Unidos.

Esa es una afirmación arrolladora. Pero estos juicios representan algo más grande que cuestiones de culpabilidad o inocencia individual. Ofrecen una visión inquietante del futuro y una opción sobre el tipo de país en el que queremos vivir.

Muchos estadounidenses conocen bien los hechos de los juicios.

En Wisconsin, un jurado encontró a Kyle Rittenhouse inocente de todos los cargos por la muerte a tiros de dos hombres y por herir a otro durante una protesta racial el año pasado. Rittenhouse, que tenía 17 años en ese momento, dijo que estaba en Kenosha para ayudar a proteger la propiedad durante las protestas a raíz del tiroteo de la policía contra Jacob Blake. Dijo que disparó a los hombres en defensa propia.

En Georgia, tres hombres blancos están acusados ​​de perseguir y matar a Ahmaud Arbery, un hombre negro de 25 años, mientras corría el año pasado. Los hombres dicen que estaban tratando de realizar un arresto ciudadano legítimo, y el hombre que disparó a Arbery dice que actuó en defensa propia.

El acusado Greg McMichael durante el juicio por la muerte a tiros de Ahmaud Arbery el 8 de noviembre de 2021 en Brunswick, Georgia.

Y en Virginia, se lleva a cabo un juicio civil para determinar si los organizadores de la manifestación «Unite the Right» tenían la intención de incitar a la violencia racial. Una persona murió y decenas resultaron heridas después de que los supremacistas blancos se enfrentaran a los contramanifestantes.

La raza es un tema ineludible que recorre todas las pruebas. En el centro de cada uno hay hombres blancos acusados de usar violencia injustificada, ya sea contra un hombre negro desarmado o durante protestas raciales. En el caso de Rittenhouse, un jurado lo absolvió de delito penal.

Sin embargo, lo que sucede fuera de estos tribunales es lo más aterrador. Sugiere que estos juicios son un síntoma de un cambio peligroso.

Nuestra política se torna más amenazante

Si hubiera un Anexo A para describir este cambio, podría ser un video animado. A principios de este mes, el representante republicano Paul Gosar publicó un video animado con Photoshop en sus cuentas de Twitter e Instagram que lo mostraba atacando al presidente Joe Biden y aparentando matar a la representante demócrata Alexandria Ocasio-Cortez con una espada.

La Cámara votó esta semana para censurar a Gosar, sin que prácticamente ningún republicano respaldara la resolución. Gosar eliminó el video después de enfrentar críticas pero no se disculpó, y luego retuiteó una publicación que contenía el video.

El congresista Paul Gosar de Arizona toma un ascensor en Capitol Hill en Washington el 17 de noviembre de 2021.

El video de Gosar no fue un incidente aislado. La retórica política violenta ha ido en aumento entre algunos miembros del Partido Republicano. Y aunque no todo está impulsado por hombres blancos, gran parte comenzó en la cima, con el expresidente Donald Trump.

La retórica violenta y sexista de Trump está bien documentada. Más hombres blancos ahora se identifican como republicanos, y la brecha de género entre los dos partidos principales es la más grande en las últimas dos décadas.

Un columnista del New York Times, bajo el titular «The Angry White Male Caucus«, dijo que esta ira es impulsada por hombres blancos que temen un Estados Unidos cambiante «en el que el privilegio de ser un hombre blanco no es lo que solía ser».

La ira también parece empeorar. Después de que el presidente Joe Biden promulgara un proyecto de ley de infraestructura este mes, algunos republicanos de la Cámara de Representantes que votaron a favor informaron haber recibido amenazas de muerte.

Los funcionarios electorales y los miembros de la junta escolar de todo el país también informan sobre la escalada de amenazas. Una encuesta reciente reveló que el 30% de los republicanos cree que la violencia está justificada para salvar al país.

La violencia política no se limita al Partido Republicano. Un partidario de Bernie Sanders que declaró públicamente su odio por los conservadores disparó contra cinco personas en una práctica de béisbol republicana en 2017.

Pero hablar de agredir y matar enemigos políticos se ha vuelto tan normal —y aparentemente aceptable— en los círculos conservadores de hoy que un hombre blanco se sintió lo suficientemente cómodo como para preguntarle a un activista de derecha en un foro público en Idaho el mes pasado:

«¿Cuándo podremos usar las armas?… ¿Cuántas elecciones van a robar antes de que matemos a esta gente?»

El presidente Donald Trump habla durante un mitin el 4 de marzo de 2016 en Macomb Community College en Warren, Michigan.

Agrega a esta atmósfera política tóxica otro elemento: leyes que no solo protegen la violencia de los justicieros blancos sino que, en algunos casos, parecen envalentonar a los justicieros.

Los activistas esperaban que los videos ampliamente vistos que mostraban a agentes de policía blancos y hombres blancos disparando a hombres negros como Arbery inspiraran a los tribunales y las legislaturas estatales a revisar las leyes que hicieron posibles tales acciones.

Pero incluso después de las protestas a nivel nacional por el asesinato de George Floyd por un agente de policía blanco, poco ha cambiado. Un número creciente de estadounidenses ahora quiere que se aumente la financiación de la policía. Y aunque Georgia revisó su ley de arresto ciudadano, un proyecto de ley de reforma llamado George Floyd Justice in Policing Act, este murió en el Congreso hace dos meses.

Podríamos ver más armas en las calles

La Corte Suprema de Estados Unidos, de tendencia conservadora, parece estar preparada para facilitar que las personas porten armas en público, con base en argumentos orales recientes sobre una ley de control de armas de Nueva York.

La población civil estadounidense ya es la más armada del mundo. Y nuestras calles pronto podrían volverse aún más violentas.

«Es probable que una parte significativa de la agenda actual del movimiento por la seguridad de las armas sea atacada en los próximos años», dijo recientemente Adam Winkler, profesor de derecho de UCLA y autor de «Gunfight: The Battle Over the Right to Bear Arms in America», a Newsweek. «Creo que la prohibición de las armas de asalto y la prohibición de los cargadores de alta capacidad están listas para que la nueva Corte Suprema, con su Segunda Enmienda recientemente vigorizada, la derribe».

Miembros de milicias de ultraderecha se manifiestan cerca de Stone Mountain Park en Georgia el 15 de agosto de 2020.

Recientemente la Corte Suprema también ha fallado una vez más a favor de la «inmunidad calificada», la doctrina legal que protege a los agentes de policía acusados ​​de mala conducta.

Ha habido poco movimiento nacional para reformar las leyes sobre «defender tu posición», algunas de las cuales permiten a las personas que creen que se enfrentan a una amenaza inminente utilizar la fuerza letal sin primero intentar escapar. Al menos 25 estados tienen tales leyes, según la Conferencia Nacional de Legisladores Estatales.

Y a pesar de la naturaleza impactante del video de Arbery, ha habido pocos avances en la reforma de las leyes de arresto de ciudadanos, que permiten a los ciudadanos privados detener o arrestar a alguien de quien sospechan en un crimen.

Los hombres blancos juzgados en los casos de Rittenhouse y Arbery dijeron que actuaron en defensa propia. Uno de los hombres en el caso Arbery testificó que el corredor negro desarmado intentó quitarle el arma y su vida estaba en peligro.

Pero considere el peligro potencial de que otros hombres blancos, o cualquier persona que empuñe un arma en público, se sienta envalentonado para usar la fuerza letal incluso contra una persona desarmada al evocar la lógica de esas defensas, dijo Eric Ruben, un experto en la Segunda Enmienda.

El juez Bruce Schroeder, izquierda, Kyle Rittenhouse, centro, y su abogado Mark Richards ven un video de evidencia durante el juicio de Rittenhouse el 12 de noviembre de 2021 en Kenosha, Wisconsin.

«En otras palabras, su propia decisión de portar un arma se convirtió en una justificación para usarla, para que no se la arrebaten», dijo Ruben recientemente al New York Times.

Si bien los fiscales no demostraron que Rittenhouse estuviera enojado esa noche, existe la percepción, justa o no, de que fue a Kenosha por razones más que simplemente para mantener la seguridad pública.

El comediante Trevor Noah reflejó este sentimiento en un comentario que se convirtió en un meme: «Nadie ha pensado nunca, ‘Oh, es mi solemne deber levantar un rifle y proteger a ese TJ Maxx'».

Y finalmente, existe un temor creciente de que nadie sea castigado severamente por la insurrección del 6 de enero porque la mayoría de los alborotadores eran blancos. Los juicios de varios acusados se abren camino en los tribunales ahora. Jacob Chansley, el llamado «el chamán de QAnon», fue sentenciado a 41 meses de prisión por su papel en los disturbios del Capitolio de Estados Unidos.

Jacob Anthony Angeli Chansley, conocido como el «chamán de QAnon», es visto en los disturbios del Capitolio el 6 de enero de 2021 en Washington. Recientemente fue sentenciado a 41 meses de prisión.

Pero muchos creen que el castigo nunca igualará la gravedad del crimen. ¿Y si, digamos, una multitud de manifestantes de Black Lives Matter atacara el Capitolio de Estados Unidos en un intento de anular la elección de un presidente republicano? ¿Cómo cree que reaccionarían los legisladores conservadores?

Estamos viendo más amenazas, más armas y más sospechas de que los tribunales serán suaves con las personas blancas que emplean la violencia. Esta es la mezcla combustible que hace que más violencia sea casi inevitable.

Los hombres blancos enojados han dañado la democracia

Ya tenemos suficientes problemas con la violencia masculina blanca. Los tiroteos masivos en Estados Unidos son cometidos con más frecuencia por hombres blancos que por cualquier otro grupo. Los principales funcionarios encargados de hacer cumplir la ley ahora dicen que la mayor amenaza terrorista interna de la nación proviene de los supremacistas blancos. Y muchas de las imágenes noticiosas más imborrables de los últimos años incluyen a hombres blancos enojados y con el rostro enrojecido, a menudo armados con pistolas.

Los simpatizantes de Trump chocan con la policía y las fuerzas de seguridad mientras intentan asaltar el Capitolio de Estados Unidos el 6 de enero de 2021 en Washington.

Considera las escenas de los disturbios en el Capitolio de Estados Unidos, que estaban llenas de hombres blancos enojados empuñando armas rudimentarias y golpeando a la policía. O los rostros gruñones de los jóvenes blancos que sosteniendo antorchas tiki durante el mitin de 2017 en Charlottesville. O los hombres blancos enojados que se enfrentaron contra los manifestantes antirracistas en todo Estados Unidos el año pasado.

La ira de los hombres blancos se ha convertido en una de las fuerzas políticas más poderosas de la América contemporánea. Esa ira ayudó a un hombre blanco a ganar la Casa Blanca. El ascenso al poder de Trump es inconcebible sin su capacidad para aprovechar la ira de los hombres blancos y encarnarla.

¿Ha habido alguna vez un presidente moderno más enojado? Él es la referencia del hombre blanco desatado.

Esta ira de los hombres blancos hace que muchas personas, incluidos otros hombres blancos, miren por encima del hombro cuando salen en público. Los dos hombres que fueron asesinados a tiros por Rittenhouse en Wisconsin eran blancos, al igual que el hombre al que hirió.

Ijeoma Oluo, autora de «Mediocre: The Dangerous Legacy of White Male America«, escribió que vive con el temor constante de que los hombres blancos enojados se vuelvan violentos hacia ella y hacia «innumerables personas negras, morenas, discapacitadas, queer, personas trans y mujeres de todos los grupos demográficos».

La ira de los hombres blancos podría llegar a ser uno de los mayores obstáculos que enfrentamos en la construcción de una democracia multirracial exitosa.

Los supremacistas blancos cantan contra los manifestantes después de marchar por el campus de la Universidad de Virginia con antorchas en Charlottesville, Virginia, el 11 de agosto de 2017.

Lee Drutman, un académico que ha estudiado la violencia política, dijo recientemente al New York Times: «Me cuesta ver cómo tendremos unas elecciones pacíficas en 2024 después de todo lo que ha sucedido ahora. No veo que la retórica se desvanezca, no veo que los conflictos desaparezcan. Realmente creo que es difícil ver cómo mejora antes de empeorar».

Esto no es una hipérbole. Es historia. Sucedió antes.

Después de la Guerra Civil, Estados Unidos intentó construir la primera democracia birracial incorporando a personas anteriormente esclavizadas a la vida política y económica del país. Ese período, conocido como Reconstrucción, fue destruido principalmente por la violencia de los hombres blancos que utilizaron grupos terroristas y justicieros como el KKK para asesinar a funcionarios electos, evitar que los negros votaran y derrocar gobiernos estatales.

En 1898, por ejemplo, una turba de hombres principalmente blancos dio un golpe de estado contra el gobierno de la ciudad de Wilmington, Carolina del Norte, que había elegido una coalición multirracial de líderes. Más de 60 personas negras fueron asesinadas y los residentes negros de la ciudad no pudieron votar ni ocupar cargos electos durante décadas.

La insurrección del 6 de enero no tuvo precedentes. En muchos sentidos fue una secuela.

No más conferencias sobre ‘matones’ negros

El senador republicano Lindsey Graham advirtió al Partido Republicano que «no estamos generando suficientes blancos enojados para permanecer en el negocio a largo plazo».

Estaba equivocado. El negocio de los blancos enojados está en auge. Sin embargo, no importa cuán obvio sea que el país tiene un problema con la violencia masculina blanca, la mayoría de los estadounidenses escaparán de lo que experimentan los hombres negros y morenos semanalmente.

Los partidarios de Trump chocan con la policía y las fuerzas de seguridad cuando la gente intenta asaltar el Capitolio de Estados Unidos el 6 de enero.

No muchos conductores cerrarán sus puertas con llave cuando los hombres blancos se acerquen a un semáforo. Pocas mujeres agarrarán su bolso cuando se crucen con un hombre blanco en la calle.

Alguien publicó recientemente un meme sobre este doble moral al evocar el recuerdo de Tamir Rice, el niño negro de 12 años que fue asesinado en Cleveland por un agente de policía que, según las autoridades, confundió su pistola de juguete con un arma de fuego real.

«Tamir Rice tenía 12 años y fue asesinado por tener una pistola de juguete falsa. Kyle Rittenhouse, de 17 años, mató a dos personas. Caminó por la policía después de matar a dos personas. Tengo que irme a casa y dormir».

Ese meme es la razón por la que me resulta difícil tolerar escuchar otra conferencia sobre la «cultura negra de los matones» o una «cultura negra de la violencia».

Mi respuesta a los hombres blancos que usan estas frases desgastadas: mírate en el espejo.

Y mira estas tres pruebas, porque apuntan a un futuro aterrador. Así es como luce ese futuro: más hombres blancos enojados envalentonados por «defender su posición» y las leyes de arresto de ciudadanos, inspirados por una interpretación conservadora de la Segunda Enmienda.

Y más estadounidenses muertos.

Armas en Estados Unidos
Black Lives Matter
supremacismo blanco

(CNN) — El Bruto. El macho. Y, por supuesto, el matón.

Esos son solo algunos de los nombres de un estereotipo racial que ha perseguido el imaginario colectivo del país blanco desde los inicios de la nación.

El espectro del negro enojado ha sido evocado en la política y la cultura popular para convencer a los blancos de que un negro grande y malo viene a buscarlos a ellos y a sus hijas.

He visto videos virales de hombres negros inocentes que pierden la vida debido a este estereotipo. He visto a gente blanca cerrar las puertas de sus autos o agarrar sus carteras cuando se acercan hombres que se parecen a mí. Me han perfilado racialmente.

ANÁLISIS | 4 casos convergen para poner a prueba la justicia estadounidense

Es parte del impuesto psicológico que pagas por ser un hombre negro en Estados Unidos: aprender a aceptar que muchos te ven como el enemigo público número uno.

Pero mientras veía tres juicios separados sobre la violencia masculina blanca que se desarrolló en EE.UU. en las últimas semanas –el juicio de Kyle Rittenhouse, el juicio por la muerte de Ahmaud Arbery y el caso civil contra los organizadores de la manifestación Unite the Right de 2017 en Charlottesville– llegué a una conclusión aleccionadora:

No hay nada más aterrador en Estados Unidos hoy que un hombre blanco enojado.

Kyle Rittenhouse lleva un rifle en Kenosha, Wisconsin, el 25 de agosto de 2020, durante una noche de disturbios tras la muerte de Jacob Blake a manos de la policía. Esa noche Rittenhouse disparó a tres personas, dos de ellas mortalmente, pero fue absuelto esta semana después de alegar defensa propia.

No es el «terrorista islámico radical» al que más temo. Tampoco es el inmigrante moreno o el feroz manifestante de Black Lives Matter, o cualquiera que sea el último ogro que algún político me dice que debería temer.

Es encontrarse con un hombre blanco armado en público que se ha inspirado en los hombres blancos en juicio en estos tres casos.

Esto es lo que los expertos legales dicen que ayudó a absolver a Kyle Rittenhouse El legado estadounidense de la violencia masculina blanca

No estoy sugiriendo que empecemos a perfilar racialmente a los hombres blancos. La gran mayoría de los hombres blancos no son una amenaza para la sociedad.

Innumerables hombres blancos ingirieron gases lacrimógenos y le hicieron frente a las balas de goma mientras marchaban con los manifestantes durante las protestas del año pasado por el asesinato de George Floyd. Muchos hombres blancos —como el reverendo James Reeb, un ministro unitario blanco— murieron por los negros durante el movimiento por los derechos civiles.

No hay nada intrínsecamente violento en los hombres blancos, ni en ningún ser humano.

Pero los acontecimientos recientes me han convencido de que es hora de someter a juicio a otro personaje: una visión de la masculinidad blanca que permite que algunos hombres blancos sientan que «pueden gobernar y brutalizar sin consecuencias«.

Manifestantes durante una protesta frente al Capitolio de Estados Unidos en Washington el 6 de enero de 2021.

Este hombre blanco enojado ha sido un personaje importante a lo largo de la historia de Estados Unidos. Dio al país la esclavitud, la matanza de los nativos americanos y las leyes Jim Crow. Su ira también ayudó a alimentar la insurrección del 6 de enero en el Capitolio.

Es este hombre blanco enojado, no el hombre negro o moreno que ves acercándose por la calle por la noche, quien representa la amenaza más peligrosa para la democracia en Estados Unidos.

Esa es una afirmación arrolladora. Pero estos juicios representan algo más grande que cuestiones de culpabilidad o inocencia individual. Ofrecen una visión inquietante del futuro y una opción sobre el tipo de país en el que queremos vivir.

Muchos estadounidenses conocen bien los hechos de los juicios.

En Wisconsin, un jurado encontró a Kyle Rittenhouse inocente de todos los cargos por la muerte a tiros de dos hombres y por herir a otro durante una protesta racial el año pasado. Rittenhouse, que tenía 17 años en ese momento, dijo que estaba en Kenosha para ayudar a proteger la propiedad durante las protestas a raíz del tiroteo de la policía contra Jacob Blake. Dijo que disparó a los hombres en defensa propia.

OPINIÓN | Justicia demorada es justicia denegada. ¿Fue Ahmaud Arbery asesinado por “correr siendo negro”?

En Georgia, tres hombres blancos están acusados ​​de perseguir y matar a Ahmaud Arbery, un hombre negro de 25 años, mientras corría el año pasado. Los hombres dicen que estaban tratando de realizar un arresto ciudadano legítimo, y el hombre que disparó a Arbery dice que actuó en defensa propia.

El acusado Greg McMichael durante el juicio por la muerte a tiros de Ahmaud Arbery el 8 de noviembre de 2021 en Brunswick, Georgia.

Y en Virginia, se lleva a cabo un juicio civil para determinar si los organizadores de la manifestación «Unite the Right» tenían la intención de incitar a la violencia racial. Una persona murió y decenas resultaron heridas después de que los supremacistas blancos se enfrentaran a los contramanifestantes.

La raza es un tema ineludible que recorre todas las pruebas. En el centro de cada uno hay hombres blancos acusados de usar violencia injustificada, ya sea contra un hombre negro desarmado o durante protestas raciales. En el caso de Rittenhouse, un jurado lo absolvió de delito penal.

Sin embargo, lo que sucede fuera de estos tribunales es lo más aterrador. Sugiere que estos juicios son un síntoma de un cambio peligroso.

Nuestra política se torna más amenazante

Si hubiera un Anexo A para describir este cambio, podría ser un video animado. A principios de este mes, el representante republicano Paul Gosar publicó un video animado con Photoshop en sus cuentas de Twitter e Instagram que lo mostraba atacando al presidente Joe Biden y aparentando matar a la representante demócrata Alexandria Ocasio-Cortez con una espada.

La Cámara votó esta semana para censurar a Gosar, sin que prácticamente ningún republicano respaldara la resolución. Gosar eliminó el video después de enfrentar críticas pero no se disculpó, y luego retuiteó una publicación que contenía el video.

El congresista Paul Gosar de Arizona toma un ascensor en Capitol Hill en Washington el 17 de noviembre de 2021.

El video de Gosar no fue un incidente aislado. La retórica política violenta ha ido en aumento entre algunos miembros del Partido Republicano. Y aunque no todo está impulsado por hombres blancos, gran parte comenzó en la cima, con el expresidente Donald Trump.

La retórica violenta y sexista de Trump está bien documentada. Más hombres blancos ahora se identifican como republicanos, y la brecha de género entre los dos partidos principales es la más grande en las últimas dos décadas.

Un columnista del New York Times, bajo el titular «The Angry White Male Caucus«, dijo que esta ira es impulsada por hombres blancos que temen un Estados Unidos cambiante «en el que el privilegio de ser un hombre blanco no es lo que solía ser».

La ira también parece empeorar. Después de que el presidente Joe Biden promulgara un proyecto de ley de infraestructura este mes, algunos republicanos de la Cámara de Representantes que votaron a favor informaron haber recibido amenazas de muerte.

Los funcionarios electorales y los miembros de la junta escolar de todo el país también informan sobre la escalada de amenazas. Una encuesta reciente reveló que el 30% de los republicanos cree que la violencia está justificada para salvar al país.

La violencia política no se limita al Partido Republicano. Un partidario de Bernie Sanders que declaró públicamente su odio por los conservadores disparó contra cinco personas en una práctica de béisbol republicana en 2017.

Pero hablar de agredir y matar enemigos políticos se ha vuelto tan normal —y aparentemente aceptable— en los círculos conservadores de hoy que un hombre blanco se sintió lo suficientemente cómodo como para preguntarle a un activista de derecha en un foro público en Idaho el mes pasado:

«¿Cuándo podremos usar las armas?… ¿Cuántas elecciones van a robar antes de que matemos a esta gente?»

El presidente Donald Trump habla durante un mitin el 4 de marzo de 2016 en Macomb Community College en Warren, Michigan.

Agrega a esta atmósfera política tóxica otro elemento: leyes que no solo protegen la violencia de los justicieros blancos sino que, en algunos casos, parecen envalentonar a los justicieros.

Los activistas esperaban que los videos ampliamente vistos que mostraban a agentes de policía blancos y hombres blancos disparando a hombres negros como Arbery inspiraran a los tribunales y las legislaturas estatales a revisar las leyes que hicieron posibles tales acciones.

Pero incluso después de las protestas a nivel nacional por el asesinato de George Floyd por un agente de policía blanco, poco ha cambiado. Un número creciente de estadounidenses ahora quiere que se aumente la financiación de la policía. Y aunque Georgia revisó su ley de arresto ciudadano, un proyecto de ley de reforma llamado George Floyd Justice in Policing Act, este murió en el Congreso hace dos meses.

Podríamos ver más armas en las calles

La Corte Suprema de Estados Unidos, de tendencia conservadora, parece estar preparada para facilitar que las personas porten armas en público, con base en argumentos orales recientes sobre una ley de control de armas de Nueva York.

La población civil estadounidense ya es la más armada del mundo. Y nuestras calles pronto podrían volverse aún más violentas.

«Es probable que una parte significativa de la agenda actual del movimiento por la seguridad de las armas sea atacada en los próximos años», dijo recientemente Adam Winkler, profesor de derecho de UCLA y autor de «Gunfight: The Battle Over the Right to Bear Arms in America», a Newsweek. «Creo que la prohibición de las armas de asalto y la prohibición de los cargadores de alta capacidad están listas para que la nueva Corte Suprema, con su Segunda Enmienda recientemente vigorizada, la derribe».

Miembros de milicias de ultraderecha se manifiestan cerca de Stone Mountain Park en Georgia el 15 de agosto de 2020.

Recientemente la Corte Suprema también ha fallado una vez más a favor de la «inmunidad calificada», la doctrina legal que protege a los agentes de policía acusados ​​de mala conducta.

Ha habido poco movimiento nacional para reformar las leyes sobre «defender tu posición», algunas de las cuales permiten a las personas que creen que se enfrentan a una amenaza inminente utilizar la fuerza letal sin primero intentar escapar. Al menos 25 estados tienen tales leyes, según la Conferencia Nacional de Legisladores Estatales.

Y a pesar de la naturaleza impactante del video de Arbery, ha habido pocos avances en la reforma de las leyes de arresto de ciudadanos, que permiten a los ciudadanos privados detener o arrestar a alguien de quien sospechan en un crimen.

Los hombres blancos juzgados en los casos de Rittenhouse y Arbery dijeron que actuaron en defensa propia. Uno de los hombres en el caso Arbery testificó que el corredor negro desarmado intentó quitarle el arma y su vida estaba en peligro.

Pero considere el peligro potencial de que otros hombres blancos, o cualquier persona que empuñe un arma en público, se sienta envalentonado para usar la fuerza letal incluso contra una persona desarmada al evocar la lógica de esas defensas, dijo Eric Ruben, un experto en la Segunda Enmienda.

El juez Bruce Schroeder, izquierda, Kyle Rittenhouse, centro, y su abogado Mark Richards ven un video de evidencia durante el juicio de Rittenhouse el 12 de noviembre de 2021 en Kenosha, Wisconsin.

«En otras palabras, su propia decisión de portar un arma se convirtió en una justificación para usarla, para que no se la arrebaten», dijo Ruben recientemente al New York Times.

Si bien los fiscales no demostraron que Rittenhouse estuviera enojado esa noche, existe la percepción, justa o no, de que fue a Kenosha por razones más que simplemente para mantener la seguridad pública.

El comediante Trevor Noah reflejó este sentimiento en un comentario que se convirtió en un meme: «Nadie ha pensado nunca, ‘Oh, es mi solemne deber levantar un rifle y proteger a ese TJ Maxx'».

Y finalmente, existe un temor creciente de que nadie sea castigado severamente por la insurrección del 6 de enero porque la mayoría de los alborotadores eran blancos. Los juicios de varios acusados se abren camino en los tribunales ahora. Jacob Chansley, el llamado «el chamán de QAnon», fue sentenciado a 41 meses de prisión por su papel en los disturbios del Capitolio de Estados Unidos.

Jacob Anthony Angeli Chansley, conocido como el «chamán de QAnon», es visto en los disturbios del Capitolio el 6 de enero de 2021 en Washington. Recientemente fue sentenciado a 41 meses de prisión.

Pero muchos creen que el castigo nunca igualará la gravedad del crimen. ¿Y si, digamos, una multitud de manifestantes de Black Lives Matter atacara el Capitolio de Estados Unidos en un intento de anular la elección de un presidente republicano? ¿Cómo cree que reaccionarían los legisladores conservadores?

Estamos viendo más amenazas, más armas y más sospechas de que los tribunales serán suaves con las personas blancas que emplean la violencia. Esta es la mezcla combustible que hace que más violencia sea casi inevitable.

Los hombres blancos enojados han dañado la democracia

Ya tenemos suficientes problemas con la violencia masculina blanca. Los tiroteos masivos en Estados Unidos son cometidos con más frecuencia por hombres blancos que por cualquier otro grupo. Los principales funcionarios encargados de hacer cumplir la ley ahora dicen que la mayor amenaza terrorista interna de la nación proviene de los supremacistas blancos. Y muchas de las imágenes noticiosas más imborrables de los últimos años incluyen a hombres blancos enojados y con el rostro enrojecido, a menudo armados con pistolas.

Los simpatizantes de Trump chocan con la policía y las fuerzas de seguridad mientras intentan asaltar el Capitolio de Estados Unidos el 6 de enero de 2021 en Washington.

Considera las escenas de los disturbios en el Capitolio de Estados Unidos, que estaban llenas de hombres blancos enojados empuñando armas rudimentarias y golpeando a la policía. O los rostros gruñones de los jóvenes blancos que sosteniendo antorchas tiki durante el mitin de 2017 en Charlottesville. O los hombres blancos enojados que se enfrentaron contra los manifestantes antirracistas en todo Estados Unidos el año pasado.

La ira de los hombres blancos se ha convertido en una de las fuerzas políticas más poderosas de la América contemporánea. Esa ira ayudó a un hombre blanco a ganar la Casa Blanca. El ascenso al poder de Trump es inconcebible sin su capacidad para aprovechar la ira de los hombres blancos y encarnarla.

¿Ha habido alguna vez un presidente moderno más enojado? Él es la referencia del hombre blanco desatado.

Esta ira de los hombres blancos hace que muchas personas, incluidos otros hombres blancos, miren por encima del hombro cuando salen en público. Los dos hombres que fueron asesinados a tiros por Rittenhouse en Wisconsin eran blancos, al igual que el hombre al que hirió.

Ijeoma Oluo, autora de «Mediocre: The Dangerous Legacy of White Male America«, escribió que vive con el temor constante de que los hombres blancos enojados se vuelvan violentos hacia ella y hacia «innumerables personas negras, morenas, discapacitadas, queer, personas trans y mujeres de todos los grupos demográficos».

La ira de los hombres blancos podría llegar a ser uno de los mayores obstáculos que enfrentamos en la construcción de una democracia multirracial exitosa.

Los supremacistas blancos cantan contra los manifestantes después de marchar por el campus de la Universidad de Virginia con antorchas en Charlottesville, Virginia, el 11 de agosto de 2017.

Lee Drutman, un académico que ha estudiado la violencia política, dijo recientemente al New York Times: «Me cuesta ver cómo tendremos unas elecciones pacíficas en 2024 después de todo lo que ha sucedido ahora. No veo que la retórica se desvanezca, no veo que los conflictos desaparezcan. Realmente creo que es difícil ver cómo mejora antes de empeorar».

Esto no es una hipérbole. Es historia. Sucedió antes.

Después de la Guerra Civil, Estados Unidos intentó construir la primera democracia birracial incorporando a personas anteriormente esclavizadas a la vida política y económica del país. Ese período, conocido como Reconstrucción, fue destruido principalmente por la violencia de los hombres blancos que utilizaron grupos terroristas y justicieros como el KKK para asesinar a funcionarios electos, evitar que los negros votaran y derrocar gobiernos estatales.

En 1898, por ejemplo, una turba de hombres principalmente blancos dio un golpe de estado contra el gobierno de la ciudad de Wilmington, Carolina del Norte, que había elegido una coalición multirracial de líderes. Más de 60 personas negras fueron asesinadas y los residentes negros de la ciudad no pudieron votar ni ocupar cargos electos durante décadas.

La insurrección del 6 de enero no tuvo precedentes. En muchos sentidos fue una secuela.

No más conferencias sobre ‘matones’ negros

El senador republicano Lindsey Graham advirtió al Partido Republicano que «no estamos generando suficientes blancos enojados para permanecer en el negocio a largo plazo».

Estaba equivocado. El negocio de los blancos enojados está en auge. Sin embargo, no importa cuán obvio sea que el país tiene un problema con la violencia masculina blanca, la mayoría de los estadounidenses escaparán de lo que experimentan los hombres negros y morenos semanalmente.

Los partidarios de Trump chocan con la policía y las fuerzas de seguridad cuando la gente intenta asaltar el Capitolio de Estados Unidos el 6 de enero.

No muchos conductores cerrarán sus puertas con llave cuando los hombres blancos se acerquen a un semáforo. Pocas mujeres agarrarán su bolso cuando se crucen con un hombre blanco en la calle.

Alguien publicó recientemente un meme sobre este doble moral al evocar el recuerdo de Tamir Rice, el niño negro de 12 años que fue asesinado en Cleveland por un agente de policía que, según las autoridades, confundió su pistola de juguete con un arma de fuego real.

«Tamir Rice tenía 12 años y fue asesinado por tener una pistola de juguete falsa. Kyle Rittenhouse, de 17 años, mató a dos personas. Caminó por la policía después de matar a dos personas. Tengo que irme a casa y dormir».

Ese meme es la razón por la que me resulta difícil tolerar escuchar otra conferencia sobre la «cultura negra de los matones» o una «cultura negra de la violencia».

Mi respuesta a los hombres blancos que usan estas frases desgastadas: mírate en el espejo.

Y mira estas tres pruebas, porque apuntan a un futuro aterrador. Así es como luce ese futuro: más hombres blancos enojados envalentonados por «defender su posición» y las leyes de arresto de ciudadanos, inspirados por una interpretación conservadora de la Segunda Enmienda.

Y más estadounidenses muertos.

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver