Si el Planeta B existiera, ¿cómo sería?

(CNN) — Desde que se descubrieron los primeros exoplanetas en la década de 1990, muchos se han preguntado si podríamos encontrar otra Tierra allí, un lugar llamado Planeta B.

Natalie Batalha, profesora de astronomía y astrofísica en la Universidad de California, Santa Cruz, ha visto crecer y cambiar el campo de la ciencia de los exoplanetas desde esos descubrimientos iniciales. Batalha se desempeñó como co-investigadora y científica de la misión en la misión Kepler. Esta es la primera misión capaz de buscar planetas del tamaño de la Tierra alrededor de otras estrellas y transformó la ciencia de los exoplanetas.

«La primera década de los exoplanetas fue la recolección de sellos postales, donde se descubre un planeta de uno en uno», dijo. «Pero luego Kepler lanzó y rompió un cuello de botella en términos de sensibilidad. Estábamos descubriendo cientos de planetas a la vez. (El telescopio James Webb) nos dará esta nueva lente para estudiar la diversidad de exoplanetas. Entramos en esta tercera época de caracterización de la atmósfera de exoplanetas».

Hasta ahora, el estudio de exoplanetas no ha revelado otra Tierra, y es poco probable incluso con el próximo lanzamiento del telescopio espacial James Webb en diciembre. El observatorio examinará el interior de las atmósferas de exoplanetas que orbitan estrellas mucho más pequeñas que nuestro sol.

«Uno de los aspectos clave de Webb es comprender si realmente tienen al menos algunas de las propiedades de habitabilidad, pero no será un verdadero análogo de la Tierra», dijo Klaus Pontoppidan, científico del proyecto Webb en el Instituto de Ciencias del Telescopio Espacial en Baltimore.

James Webb, polémico nombre para el telescopio de la NASA 0:55

Pero los planetas que estudiará podrían estar conectados con una idea intrigante: ¿qué pasa si la vida ocurre de manera diferente fuera de la Tierra? Y es algo que los sucesores de este telescopio podrían investigar en las próximas décadas.

«Realmente no existe un Planeta B para nosotros», dijo Jill Tarter, astrónoma y exdirectora del Centro de Investigación SETI quien actualmente ocupa la Cátedra Emérita para el centro de investigación. «A menos que encontremos una manera de resolver todos los problemas globales que enfrentamos aquí y mitigar esos desafíos, donde sea que vayamos crearemos los mismos problemas que hemos creado aquí en este planeta. No hay escotilla de escape».

¿Qué es el Planeta B?

Kepler-421b es un exoplaneta en tránsito del tamaño de Urano con el año más largo conocido, ya que rodea su estrella una vez cada 704 días. El planeta orbita una estrella naranja de tipo K que es más fría y más tenue que nuestro Sol y se encuentra a unos 1.000 años luz de la Tierra en la constelación de Lyra. Harvard-Smithsonian, Centro de Astrofísica / DA Aguilar

Si hay un Planeta B en algún lugar, ¿se parece más a la Tierra o nos sorprenderá y será algo completamente inesperado?

«Cuando encontremos un Planeta B, quiero que sea un verdadero gemelo de la Tierra, un planeta que orbita una estrella similar al sol y con una órbita similar a la Tierra que tiene una atmósfera delgada y océanos y continentes», dijo Sara Seager, astrofísica, científica planetaria y profesora del Instituto de Tecnología de Massachusetts.

Como los astrónomos han querido señalar, cada telescopio ha traído una gran cantidad de descubrimientos inesperados además de las cosas que planeaban observar. El planeta B podría ser similar.

«Realmente quiero que podamos encontrar vida en algo que no se parezca mucho a la Tierra», dijo Nikole Lewis, astrofísica y profesora asistente de astronomía en la Universidad de Cornell.

«Es seguro para nosotros decir que si se parece a la Tierra y huele a la Tierra, entonces probablemente sea la Tierra y, por lo tanto, tenga vida. Eso no es lo suficientemente aventurero para mí, así que me encantaría patearlo y realmente comenzar a mirar la química atmosférica y la temperatura de los planetas que son quizás un poco más grandes que la Tierra», dijo.

La búsqueda del Planeta B no es en blanco y negro: es increíblemente complicada, equilibrando lo que entendemos sobre el proceso de la vida en la Tierra con lo que no sabemos.

En la Tierra, incluso en sus entornos más extremos, la vida se basa en carbono, el agua líquida tiene su papel que desempeñar como disolvente de la bioquímica y el ADN codifica la información genética, dijo Batalha. Es lógico pensar que la vida en otros lugares probablemente esté basada en el carbono y dependa del agua. Y el hidrógeno, el oxígeno y el carbono son elementos muy abundantes en el universo.

«El planeta B, según nuestro aspecto, es un planeta con agua líquida en la superficie», dijo Batalha. «Además de buscar biofirmas, creo que lo que Webb podría hacer mejor es buscar señales de un entorno habitable».

El rover Viper, de la NASA, buscará agua en la Luna 1:01

También es posible que si las condiciones no son las correctas en otros lugares, la vida pueda encontrar una manera de «existir en nichos y tal vez incluso encontrar otras vías bioquímicas cuando sea difícil», afirmó.

Quizás la vida en otro planeta pueda usar metanol en lugar de agua para la bioquímica o desarrollaremos diferentes métricas y firmas para detectar planetas habitables y vida en ellos en el futuro, indicó.

El factor clave en el que estuvieron de acuerdo los astrónomos con los que hablamos fue mantener la mente abierta en la búsqueda de vida, y un recordatorio de respetar lo que encontramos.

«Si hay un Planeta B, por definición, no es nuestro planeta», dijo Batalha. «Hablamos de esta idea de buscar mundos habitables como si fueran nuestros para tomar. Y si un planeta es exactamente como la Tierra con las condiciones para la vida, entonces, por definición, es un mundo viviente y no es nuestro».

Identificar un signo de vida

Telescopio Webb estudiará planetas parecidos a la Tierra 0:48

Es probable que Webb no sea la herramienta clave para identificar signos de vida en otro planeta. Esa tarea es para los telescopios futuros, como el que se describe en el estudio decenal Astro2020 recientemente publicado que analizará 25 exoplanetas potencialmente habitables.

«Sabemos cómo encontrar ese planeta, pero se pospuso hasta 2045 o más tarde», dijo Seager.

La vida, tal como la entendemos, necesita energía, líquido y la temperatura adecuada, explicó. ¿Qué sucede cuando se detecta un posible signo de vida? Encontrar la señal es fantástico: determinar el siguiente paso es crucial, dijo Seager.

Si se determina que no había otra forma de crear una señal de vida potencial, la colaboración será un aspecto clave, aseguró Lewis. La colaboración con químicos, biólogos y personas de diferentes disciplinas fuera de la astronomía y la ciencia planetaria puede determinar el camino a seguir.

«Mi esperanza es que seamos cuidadosos, y que nos comprometamos con todos los expertos relevantes para tratar de entender si esto es, de hecho, una firma que solo podría significar que hay vida en este planeta, y luego, con suerte, anunció tal algo para el público», comentó Lewis.

Y probablemente no será un momento singular que ocurra de la noche a la mañana, según Batalha.

«Se desarrollará durante mucho tiempo a medida que continuemos estudiando la bioquímica del mundo porque cualquier biofirma que se nos ocurra, tiene que demostrar que no hay otra forma abiótica (física, en lugar de biológica) de producir esa señal. Eso llevará mucho tiempo».

La búsqueda de la vida es un viaje que implicará recorrer nuevos caminos, plantear nuevas preguntas y desarrollar nuevas hipótesis. Luego, se diseñarán experimentos para ayudar a responder esas preguntas.

Batalha espera que los telescopios futuros puedan ayudar a los científicos a completar el censo planetario, incluida la frecuencia con la que ocurren planetas similares a la Tierra en la galaxia.

«Creo que lo más importante es que sigamos adelante y sigamos avanzando», dijo Batalha.

Comprender la importancia de lo que significan las observaciones y los resultados científicos en la búsqueda de vida es una prioridad para la NASA, como se identifica en un reporte reciente. Dirigido por Jim Green, científico en jefe de la NASA, el documento fomenta el establecimiento de una nueva escala para evaluar la evidencia que responde a la pregunta de si estamos realmente solos.

«Tener una escala como esta nos ayudará a comprender dónde estamos en términos de búsqueda de vida en lugares particulares y en términos de las capacidades de las misiones y tecnologías que nos ayudan en esa búsqueda», dijo Green en un comunicado.

Los siete niveles de la escala reflejan una serie de escalones en el camino para proclamar un resultado positivo en la búsqueda de vida más allá de la Tierra.

«Hasta ahora, hemos preparado al público para que piense que solo hay dos opciones: es vida o no es vida», señaló Mary Voytek, directora del Programa de Astrobiología de la NASA, en un comunicado. «Necesitamos una mejor manera de compartir la emoción de nuestros descubrimientos y demostrar cómo cada descubrimiento se basa en el siguiente, para que podamos llevar al público ya otros científicos en el viaje».

La duradera búsqueda de vida

Tarter cree que la respuesta para encontrar vida puede depender de tecnofirmas, en lugar de biofirmas, porque la evidencia de tecnología pasada o presente es «potencialmente mucho menos ambigua».

Las biofirmas pueden ser gases o moléculas que muestran signos de vida. Las tecnofirmas son señales que podrían ser creadas por vida inteligente.

Son «algo que podemos observar para indicar que no solo hay vida en un planeta distante, sino que es lógicamente competente y ha construido o creado algo que podemos observar con nuestras capacidades cada vez mejores para mirar el universo», afirmó.

Desde la década de 1960, los científicos han estado escuchando señales de radio o buscando longitudes de onda de luz óptica que indiquen que alguien está transmitiendo algo.

Si una civilización inteligente «modificó su entorno al construir colectores solares para recolectar mucha energía y reutilizarla para su uso en una superficie planetaria, es posible que podamos observar las consecuencias de la utilización de esa tecnología», dijo Tarter, quien se siente alentado por la inversión en misiones que investigan la búsqueda de vida pasada y actual en nuestro propio sistema solar, como las muchas misiones que exploran Marte, Dragonfly que explorará a la luna de Saturno Titán y Europa Clipper que volará a través de columnas de material oceánico en la luna de Júpiter.

En el futuro, espera que ocurran misiones que profundicen aún más en los planetas que el rover Perseverance, que recolecta muestras de rocas en Marte. Explorar a más de 10 metros podría mostrar evidencia de tecnología antigua.

«Creo que dentro de un siglo se habrá hecho un buen trabajo explorando por vida, pero realmente me gusta mantener la mente abierta», afirmó Tarter.

Si las muestras recolectadas por Perseverance, que serán devueltas a la Tierra por futuras misiones en la década de 2030, muestran evidencia de vida biológica antigua en Marte, surge otra pregunta.

«¿Somos marcianos? Al principio del sistema solar, hubo mucho intercambio de material, las colisiones fueron abundantes y los trozos de roca que se desprendieron de Marte terminaron aterrizando en la Tierra», señlaó Tarter. «Es posible que la vida haya comenzado en otro lugar que no sea la Tierra».

Una posibilidad aún más emocionante es el ejemplo de una segunda génesis si la biología en Marte no está relacionada con nosotros, sino un origen de vida independiente, señaló Tarter. «Eso significaría que sucedió dos veces, y es omnipresente en cualquier lugar. Es asombroso. Espero vivir para verlo».

Ciencia y Espacio
Exoplaneta

(CNN) — Desde que se descubrieron los primeros exoplanetas en la década de 1990, muchos se han preguntado si podríamos encontrar otra Tierra allí, un lugar llamado Planeta B.

Natalie Batalha, profesora de astronomía y astrofísica en la Universidad de California, Santa Cruz, ha visto crecer y cambiar el campo de la ciencia de los exoplanetas desde esos descubrimientos iniciales. Batalha se desempeñó como co-investigadora y científica de la misión en la misión Kepler. Esta es la primera misión capaz de buscar planetas del tamaño de la Tierra alrededor de otras estrellas y transformó la ciencia de los exoplanetas.

La NASA chocará deliberadamente una nave espacial contra un asteroide en nombre de la defensa planetaria

«La primera década de los exoplanetas fue la recolección de sellos postales, donde se descubre un planeta de uno en uno», dijo. «Pero luego Kepler lanzó y rompió un cuello de botella en términos de sensibilidad. Estábamos descubriendo cientos de planetas a la vez. (El telescopio James Webb) nos dará esta nueva lente para estudiar la diversidad de exoplanetas. Entramos en esta tercera época de caracterización de la atmósfera de exoplanetas».

Hasta ahora, el estudio de exoplanetas no ha revelado otra Tierra, y es poco probable incluso con el próximo lanzamiento del telescopio espacial James Webb en diciembre. El observatorio examinará el interior de las atmósferas de exoplanetas que orbitan estrellas mucho más pequeñas que nuestro sol.

«Uno de los aspectos clave de Webb es comprender si realmente tienen al menos algunas de las propiedades de habitabilidad, pero no será un verdadero análogo de la Tierra», dijo Klaus Pontoppidan, científico del proyecto Webb en el Instituto de Ciencias del Telescopio Espacial en Baltimore.

James Webb, polémico nombre para el telescopio de la NASA 0:55

Pero los planetas que estudiará podrían estar conectados con una idea intrigante: ¿qué pasa si la vida ocurre de manera diferente fuera de la Tierra? Y es algo que los sucesores de este telescopio podrían investigar en las próximas décadas.

«Realmente no existe un Planeta B para nosotros», dijo Jill Tarter, astrónoma y exdirectora del Centro de Investigación SETI quien actualmente ocupa la Cátedra Emérita para el centro de investigación. «A menos que encontremos una manera de resolver todos los problemas globales que enfrentamos aquí y mitigar esos desafíos, donde sea que vayamos crearemos los mismos problemas que hemos creado aquí en este planeta. No hay escotilla de escape».

¿Qué es el Planeta B?

Kepler-421b es un exoplaneta en tránsito del tamaño de Urano con el año más largo conocido, ya que rodea su estrella una vez cada 704 días. El planeta orbita una estrella naranja de tipo K que es más fría y más tenue que nuestro Sol y se encuentra a unos 1.000 años luz de la Tierra en la constelación de Lyra. Harvard-Smithsonian, Centro de Astrofísica / DA Aguilar

Si hay un Planeta B en algún lugar, ¿se parece más a la Tierra o nos sorprenderá y será algo completamente inesperado?

«Cuando encontremos un Planeta B, quiero que sea un verdadero gemelo de la Tierra, un planeta que orbita una estrella similar al sol y con una órbita similar a la Tierra que tiene una atmósfera delgada y océanos y continentes», dijo Sara Seager, astrofísica, científica planetaria y profesora del Instituto de Tecnología de Massachusetts.

La NASA descubre el primer posible planeta fuera de nuestra galaxia

Como los astrónomos han querido señalar, cada telescopio ha traído una gran cantidad de descubrimientos inesperados además de las cosas que planeaban observar. El planeta B podría ser similar.

«Realmente quiero que podamos encontrar vida en algo que no se parezca mucho a la Tierra», dijo Nikole Lewis, astrofísica y profesora asistente de astronomía en la Universidad de Cornell.

«Es seguro para nosotros decir que si se parece a la Tierra y huele a la Tierra, entonces probablemente sea la Tierra y, por lo tanto, tenga vida. Eso no es lo suficientemente aventurero para mí, así que me encantaría patearlo y realmente comenzar a mirar la química atmosférica y la temperatura de los planetas que son quizás un poco más grandes que la Tierra», dijo.

La búsqueda del Planeta B no es en blanco y negro: es increíblemente complicada, equilibrando lo que entendemos sobre el proceso de la vida en la Tierra con lo que no sabemos.

En la Tierra, incluso en sus entornos más extremos, la vida se basa en carbono, el agua líquida tiene su papel que desempeñar como disolvente de la bioquímica y el ADN codifica la información genética, dijo Batalha. Es lógico pensar que la vida en otros lugares probablemente esté basada en el carbono y dependa del agua. Y el hidrógeno, el oxígeno y el carbono son elementos muy abundantes en el universo.

«El planeta B, según nuestro aspecto, es un planeta con agua líquida en la superficie», dijo Batalha. «Además de buscar biofirmas, creo que lo que Webb podría hacer mejor es buscar señales de un entorno habitable».

El rover Viper, de la NASA, buscará agua en la Luna 1:01

También es posible que si las condiciones no son las correctas en otros lugares, la vida pueda encontrar una manera de «existir en nichos y tal vez incluso encontrar otras vías bioquímicas cuando sea difícil», afirmó.

Quizás la vida en otro planeta pueda usar metanol en lugar de agua para la bioquímica o desarrollaremos diferentes métricas y firmas para detectar planetas habitables y vida en ellos en el futuro, indicó.

El factor clave en el que estuvieron de acuerdo los astrónomos con los que hablamos fue mantener la mente abierta en la búsqueda de vida, y un recordatorio de respetar lo que encontramos.

«Si hay un Planeta B, por definición, no es nuestro planeta», dijo Batalha. «Hablamos de esta idea de buscar mundos habitables como si fueran nuestros para tomar. Y si un planeta es exactamente como la Tierra con las condiciones para la vida, entonces, por definición, es un mundo viviente y no es nuestro».

Identificar un signo de vida Telescopio Webb estudiará planetas parecidos a la Tierra 0:48

Es probable que Webb no sea la herramienta clave para identificar signos de vida en otro planeta. Esa tarea es para los telescopios futuros, como el que se describe en el estudio decenal Astro2020 recientemente publicado que analizará 25 exoplanetas potencialmente habitables.

«Sabemos cómo encontrar ese planeta, pero se pospuso hasta 2045 o más tarde», dijo Seager.

La vida, tal como la entendemos, necesita energía, líquido y la temperatura adecuada, explicó. ¿Qué sucede cuando se detecta un posible signo de vida? Encontrar la señal es fantástico: determinar el siguiente paso es crucial, dijo Seager.

Identificar «mundos habitables» es una de las principales prioridades de los astrónomos en la próxima década

Si se determina que no había otra forma de crear una señal de vida potencial, la colaboración será un aspecto clave, aseguró Lewis. La colaboración con químicos, biólogos y personas de diferentes disciplinas fuera de la astronomía y la ciencia planetaria puede determinar el camino a seguir.

«Mi esperanza es que seamos cuidadosos, y que nos comprometamos con todos los expertos relevantes para tratar de entender si esto es, de hecho, una firma que solo podría significar que hay vida en este planeta, y luego, con suerte, anunció tal algo para el público», comentó Lewis.

Y probablemente no será un momento singular que ocurra de la noche a la mañana, según Batalha.

«Se desarrollará durante mucho tiempo a medida que continuemos estudiando la bioquímica del mundo porque cualquier biofirma que se nos ocurra, tiene que demostrar que no hay otra forma abiótica (física, en lugar de biológica) de producir esa señal. Eso llevará mucho tiempo».

La búsqueda de la vida es un viaje que implicará recorrer nuevos caminos, plantear nuevas preguntas y desarrollar nuevas hipótesis. Luego, se diseñarán experimentos para ayudar a responder esas preguntas.

Batalha espera que los telescopios futuros puedan ayudar a los científicos a completar el censo planetario, incluida la frecuencia con la que ocurren planetas similares a la Tierra en la galaxia.

«Creo que lo más importante es que sigamos adelante y sigamos avanzando», dijo Batalha.

Un exoplaneta recién descubierto podría tener nubes de lluvia

Comprender la importancia de lo que significan las observaciones y los resultados científicos en la búsqueda de vida es una prioridad para la NASA, como se identifica en un reporte reciente. Dirigido por Jim Green, científico en jefe de la NASA, el documento fomenta el establecimiento de una nueva escala para evaluar la evidencia que responde a la pregunta de si estamos realmente solos.

«Tener una escala como esta nos ayudará a comprender dónde estamos en términos de búsqueda de vida en lugares particulares y en términos de las capacidades de las misiones y tecnologías que nos ayudan en esa búsqueda», dijo Green en un comunicado.

Los siete niveles de la escala reflejan una serie de escalones en el camino para proclamar un resultado positivo en la búsqueda de vida más allá de la Tierra.

«Hasta ahora, hemos preparado al público para que piense que solo hay dos opciones: es vida o no es vida», señaló Mary Voytek, directora del Programa de Astrobiología de la NASA, en un comunicado. «Necesitamos una mejor manera de compartir la emoción de nuestros descubrimientos y demostrar cómo cada descubrimiento se basa en el siguiente, para que podamos llevar al público ya otros científicos en el viaje».

La duradera búsqueda de vida

Tarter cree que la respuesta para encontrar vida puede depender de tecnofirmas, en lugar de biofirmas, porque la evidencia de tecnología pasada o presente es «potencialmente mucho menos ambigua».

Las biofirmas pueden ser gases o moléculas que muestran signos de vida. Las tecnofirmas son señales que podrían ser creadas por vida inteligente.

Son «algo que podemos observar para indicar que no solo hay vida en un planeta distante, sino que es lógicamente competente y ha construido o creado algo que podemos observar con nuestras capacidades cada vez mejores para mirar el universo», afirmó.

Un nuevo telescopio espacial podría detectar asteroides potencialmente peligrosos que se dirijan a la Tierra

Desde la década de 1960, los científicos han estado escuchando señales de radio o buscando longitudes de onda de luz óptica que indiquen que alguien está transmitiendo algo.

Si una civilización inteligente «modificó su entorno al construir colectores solares para recolectar mucha energía y reutilizarla para su uso en una superficie planetaria, es posible que podamos observar las consecuencias de la utilización de esa tecnología», dijo Tarter, quien se siente alentado por la inversión en misiones que investigan la búsqueda de vida pasada y actual en nuestro propio sistema solar, como las muchas misiones que exploran Marte, Dragonfly que explorará a la luna de Saturno Titán y Europa Clipper que volará a través de columnas de material oceánico en la luna de Júpiter.

El Perseverance buscará vida antigua en Marte. Estos son los próximos lugares

En el futuro, espera que ocurran misiones que profundicen aún más en los planetas que el rover Perseverance, que recolecta muestras de rocas en Marte. Explorar a más de 10 metros podría mostrar evidencia de tecnología antigua.

«Creo que dentro de un siglo se habrá hecho un buen trabajo explorando por vida, pero realmente me gusta mantener la mente abierta», afirmó Tarter.

Si las muestras recolectadas por Perseverance, que serán devueltas a la Tierra por futuras misiones en la década de 2030, muestran evidencia de vida biológica antigua en Marte, surge otra pregunta.

«¿Somos marcianos? Al principio del sistema solar, hubo mucho intercambio de material, las colisiones fueron abundantes y los trozos de roca que se desprendieron de Marte terminaron aterrizando en la Tierra», señlaó Tarter. «Es posible que la vida haya comenzado en otro lugar que no sea la Tierra».

Una posibilidad aún más emocionante es el ejemplo de una segunda génesis si la biología en Marte no está relacionada con nosotros, sino un origen de vida independiente, señaló Tarter. «Eso significaría que sucedió dos veces, y es omnipresente en cualquier lugar. Es asombroso. Espero vivir para verlo».

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver