Esta colombiana es la guardiana de la colección más grande de mariposas del mundo. Conoce a Blanca Huertas

(CNN) — Mariposas. La pasión de Blanca Huertas son las mariposas. Dice estar «fascinada» con ellas, pues detrás de cada especie hay una historia distinta.

No son pocas historias, pues en el mundo hay 20.000 especies de mariposas. Las hay amarillas, negras, cafés, azules con visos verdes, violetas, negras con naranja y cualquier combinación que uno pueda imaginar. Las hay grandes, medianas, pequeñas, diminutas. Son una infinidad.

Una pequeña parte de esta infinidad de lepidópteros —como se llama científicamente esta especie— está en el Museo de Historia Natural de Londres. Y a su cargo está Blanca Huertas, la guardiana de la colección más grande y más antigua de mariposas del mundo.

Blanca Huertas es colombiana. Nació en Bogotá y su pasión por las mariposas empezó desde muy pequeña. Dice que cuando era niña salía con su familia a dar paseos por el campo y allí tuvo sus primeros encuentros con estos animales.

«Siempre hemos sido una familia muy de ir a campo caminando en las montañas, de visitar zonas calientes de Colombia. Obviamente, eso influenció bastante mi gusto por las mariposas», dijo Huertas a CNN.

La colombiana Blanca Huertas es la curadora senior de la colección de mariposas del Museo de Historia Natural de Londres. (Crédito: Museo de Historia Natural de Londres)

Así que decidió estudiar Biología y luego hizo una especialización Manejo Ambiental y Educación en dos universidades públicas de Bogotá hace 20 años. En principio, cuenta, tenía que elaborar sus propias mallas, usar muchos «cachivaches» para atrapar mariposas y utilizar materiales de casa, «todo muy artesanal», explica, para estudiar estos insectos.

«Si yo recolectaba en la universidad 2.000 ejemplares de otros insectos, por ejemplo, cada etiqueta que tenía cada uno de esos ejemplares tenía que escribirlas a mano», recuerda.

Luego de hacer una maestría en Sistemática y Biodiversidad en el Imperial College de Londres, y después un doctorado en el University College of London, Huertas dice que lo más importante es el mundo que se le abrió al estudiar a estos animales. Explica que al verlos de cerca se puede entender de evolución, de ecología, conservación y hasta cambio climático.

Según ella, son animales bastante simples —»son cuatro alas, dos antenas»— pero lo que la fascina es el universo y la diversidad que hay en una comunidad pequeña de mariposas que vuelan juntas en un mismo lugar, aunque ninguna es igual a la otra.

«¿Por qué me gustan tanto las mariposas? Obviamente nos llaman mucho la atención por su belleza y por esa fragilidad que tienen, esa complejidad», dice. «Son muy interesantes para entender la diversidad del mundo. Detrás de toda la historia de las mariposas, puedes entender todos los problemas y preguntas de la biología».

Pero no todo es lo relacionado con ellas es tan elegante como su aspecto.

«Las mariposas son bonitas, son muy elegantes, pero hay mariposas que se alimentan, por ejemplo, de excrementos. Eso es una cosa que les choca a la gente», dice. «También [hay mariposas que] comen pescados, pescados muertos en los ríos… no solo del néctar dulce de las flores».

La curadora de la colección más grande y antigua de mariposas

Blanca Huertas –conocida como ‘Madame Butterfly’, ‘Dra. Butterfly’, o la ‘Guardiana de las mariposas’– trabaja hace 15 años en el Museo de Historia Natural de Londres.

«Conseguir este cargo, obviamente, ha sido es el sueño de cualquier persona que estudia mariposas», dice sonriendo, orgullosa de ser la guardiana de semejante colección y además, de ser una de las pocas latinas que trabaja allí.

La colombiana Blanca Huertas es la curadora senior de la colección de mariposas del Museo de Historia Natural de Londres. (Crédito: Museo de Historia Natural de Londres)

Detrás de ella señala unos armarios gigantes que contienen cinco millones de ejemplares de mariposas de todo el mundo. Unas 40.000 cajas —que deben ser conservadas a unos 14 grados centígrados para evitar que las mariposas se dañen— que estudia metódicamente para descubrir cosas nuevas cada tanto. No es para menos: esta colección tiene mariposas recolectadas desde los años 1600 hasta la actualidad.

«Siempre que abro una caja me distraigo o encuentro algo nuevo, una nueva especie, algo raro, algo que nunca había visto. Entonces es fascinante trabajar en la colección, pero también es fascinante, como te decía, conocer otros científicos, escuchar su trabajo, ayudar con su trabajo», dice sonriendo. Siempre sonriendo.

Pero también siempre «detrás de las rosas hay espinas», nos cuenta al hablar sobre las dificultades de su trabajo. Según explica, es una labor que nunca termina, porque sus proyectos, por muy pequeños que sean demoran meses, o hasta, en culminar.

El estudio de las mariposas aún tiene un largo camino, pues a pesar de que son ejemplares tan «carismáticos», como los describe Huertas, hay millones y millones para estudiar. Tanto así que no hay una lista consolidada de mariposas del mundo, y los ejemplares que tienen en el museo son solo una parte de la gran diversidad mundial.

«Esta colección que es tan grande que todo lo que tú hagas se va a demorar montones de tiempo, necesitas montones de esfuerzo, trabajo», dice. «Así que puedes quedarte aquí todos los días si quieres, pero siempre te quedas como con esa sensación de que no has terminado cosas… cosas importantes».

El Museo de Historia Natural de Londres tiene una colección de 5 millones de ejemplares de mariposas recolectadas desde los años de 1600 hasta la actualidad. (Crédito: Museo NHM London)

Colombia, el país con más especies de mariposas del mundo

No es coincidencia que Huertas, nacida en Colombia, haya desarrollado su amor y sus primeras investigaciones por los lepidópteros en su país natal, pues este es el país con la mayor diversidad de mariposas del mundo.

Colombia tiene 3.642 especies y 20.085 subespecies de mariposas, lo que la hace poseedora del 20% de todas las especies de estos animales en el planeta, según un estudio publicado en junio de este año por el Museo de Historia Natural de Londres.

«La fauna de mariposas de Colombia es una de las más diversas y posiblemente la más compleja de cualquier país en la tierra», dice la introducción del libro Mariposas de Colombia. Lista de chequeo, en la que se plasmó la titánica labor de estudiar esta especie en Colombia.

«En Colombia ni siquiera sabíamos exactamente cuáles especies de mariposas estaban volando hasta que publicamos el libro este año», dijo Huertas a CNN.

«Entonces ya una vez que tenemos esa información, ya ahora sí podemos ir a ver cuáles están extintas o cuáles ya no están dentro de sus hábitats naturales en este punto de la historia».

Para poner en perspectiva a Colombia como líder mundial de mariposas, podemos compararlo con el número de especies halladas en otros lugares. Por ejemplo, en Europa se han encontrado 496 especies, y en todo el continente africano se han hallado 4.000. Solo en Colombia hay poco más de 3.600 especies de mariposas.

El equipo de investigadores de la colección de mariposas en el Museo de Historia Natural de Londres. (Crédito: Museo NHM London)

«Más de 200 especies de mariposas en la lista de verificación son exclusivas de Colombia y no se encuentran en ningún otro lugar del mundo, por lo que si las perdemos no hay población de respaldo y desaparecen para siempre», dijo Huertas.

Pero los problemas ambientales también las tienen en peligro, según Huertas.

«La región en que más problemas tenemos con deforestación, con la falta de capacidad para estudiar las especies, es donde tenemos la mayor diversidad», dice la experta.

Las mariposas amarillas de Gabriel García Márquez

Gabriel García Márquez, el Nobel de Literatura colombiano, inmortalizó las mariposas amarillas en su obra, especialmente en Cien años de soledad. (Crédito: OMAR TORRES/AFP via Getty Images)

Estos insectos también son parte de la cultura literaria del país. Las mariposas amarillas son una figura asociada al Premio Nobel de Literatura de Colombia, Gabriel García Márquez, quien en su libro Cien años de soledad las inmortalizó como un símbolo del realismo mágico con el que definió a Colombia.

Este año, Huertas y un grupo de investigadores encontraron una mariposa amarilla que fue descubierta en los años de 1800 en la Sierra Nevada de Santa Marta. Este ejemplar vivió solo casi 100 años —99 exactamente— en la colección del Museo de Historia Natural de Londres.

Al artículo sobre el descubrimiento de este ejemplar se llama así: Cien años de soledad: el redescubrimiento de la Catasticta lycurgus, una mariposa amarilla de la Sierra Nevada de Santa Marta. Esto en honor a esas mariposas amarillas y a García Márquez.

Un grupo de investigadores fueron a buscar esta especie en la Sierra colombiana y la encontraron: «Es una buena noticia. Esa mariposa es rara, pero no está extinta».

Por ahora, Blanca Huertas sigue en su titánica labor de conservar y estudiar las mariposas, y hace una invitación al público para que visiten estas exposiciones.

«Si no hay público, no hay interés, y es muy importante que la gente del común también se interese en las mariposas porque son muy importantes para el ecosistema», puntualiza.

Mariposas

(CNN) — Mariposas. La pasión de Blanca Huertas son las mariposas. Dice estar «fascinada» con ellas, pues detrás de cada especie hay una historia distinta.

No son pocas historias, pues en el mundo hay 20.000 especies de mariposas. Las hay amarillas, negras, cafés, azules con visos verdes, violetas, negras con naranja y cualquier combinación que uno pueda imaginar. Las hay grandes, medianas, pequeñas, diminutas. Son una infinidad.

Una pequeña parte de esta infinidad de lepidópteros —como se llama científicamente esta especie— está en el Museo de Historia Natural de Londres. Y a su cargo está Blanca Huertas, la guardiana de la colección más grande y más antigua de mariposas del mundo.

Blanca Huertas es colombiana. Nació en Bogotá y su pasión por las mariposas empezó desde muy pequeña. Dice que cuando era niña salía con su familia a dar paseos por el campo y allí tuvo sus primeros encuentros con estos animales.

«Siempre hemos sido una familia muy de ir a campo caminando en las montañas, de visitar zonas calientes de Colombia. Obviamente, eso influenció bastante mi gusto por las mariposas», dijo Huertas a CNN.

La colombiana Blanca Huertas es la curadora senior de la colección de mariposas del Museo de Historia Natural de Londres. (Crédito: Museo de Historia Natural de Londres)

Así que decidió estudiar Biología y luego hizo una especialización Manejo Ambiental y Educación en dos universidades públicas de Bogotá hace 20 años. En principio, cuenta, tenía que elaborar sus propias mallas, usar muchos «cachivaches» para atrapar mariposas y utilizar materiales de casa, «todo muy artesanal», explica, para estudiar estos insectos.

«Si yo recolectaba en la universidad 2.000 ejemplares de otros insectos, por ejemplo, cada etiqueta que tenía cada uno de esos ejemplares tenía que escribirlas a mano», recuerda.

Luego de hacer una maestría en Sistemática y Biodiversidad en el Imperial College de Londres, y después un doctorado en el University College of London, Huertas dice que lo más importante es el mundo que se le abrió al estudiar a estos animales. Explica que al verlos de cerca se puede entender de evolución, de ecología, conservación y hasta cambio climático.

Según ella, son animales bastante simples —»son cuatro alas, dos antenas»— pero lo que la fascina es el universo y la diversidad que hay en una comunidad pequeña de mariposas que vuelan juntas en un mismo lugar, aunque ninguna es igual a la otra.

«¿Por qué me gustan tanto las mariposas? Obviamente nos llaman mucho la atención por su belleza y por esa fragilidad que tienen, esa complejidad», dice. «Son muy interesantes para entender la diversidad del mundo. Detrás de toda la historia de las mariposas, puedes entender todos los problemas y preguntas de la biología».

Pero no todo es lo relacionado con ellas es tan elegante como su aspecto.

«Las mariposas son bonitas, son muy elegantes, pero hay mariposas que se alimentan, por ejemplo, de excrementos. Eso es una cosa que les choca a la gente», dice. «También [hay mariposas que] comen pescados, pescados muertos en los ríos… no solo del néctar dulce de las flores».

La curadora de la colección más grande y antigua de mariposas

Blanca Huertas –conocida como ‘Madame Butterfly’, ‘Dra. Butterfly’, o la ‘Guardiana de las mariposas’– trabaja hace 15 años en el Museo de Historia Natural de Londres.

«Conseguir este cargo, obviamente, ha sido es el sueño de cualquier persona que estudia mariposas», dice sonriendo, orgullosa de ser la guardiana de semejante colección y además, de ser una de las pocas latinas que trabaja allí.

La colombiana Blanca Huertas es la curadora senior de la colección de mariposas del Museo de Historia Natural de Londres. (Crédito: Museo de Historia Natural de Londres)

Detrás de ella señala unos armarios gigantes que contienen cinco millones de ejemplares de mariposas de todo el mundo. Unas 40.000 cajas —que deben ser conservadas a unos 14 grados centígrados para evitar que las mariposas se dañen— que estudia metódicamente para descubrir cosas nuevas cada tanto. No es para menos: esta colección tiene mariposas recolectadas desde los años 1600 hasta la actualidad.

«Siempre que abro una caja me distraigo o encuentro algo nuevo, una nueva especie, algo raro, algo que nunca había visto. Entonces es fascinante trabajar en la colección, pero también es fascinante, como te decía, conocer otros científicos, escuchar su trabajo, ayudar con su trabajo», dice sonriendo. Siempre sonriendo.

Pero también siempre «detrás de las rosas hay espinas», nos cuenta al hablar sobre las dificultades de su trabajo. Según explica, es una labor que nunca termina, porque sus proyectos, por muy pequeños que sean demoran meses, o hasta, en culminar.

El estudio de las mariposas aún tiene un largo camino, pues a pesar de que son ejemplares tan «carismáticos», como los describe Huertas, hay millones y millones para estudiar. Tanto así que no hay una lista consolidada de mariposas del mundo, y los ejemplares que tienen en el museo son solo una parte de la gran diversidad mundial.

«Esta colección que es tan grande que todo lo que tú hagas se va a demorar montones de tiempo, necesitas montones de esfuerzo, trabajo», dice. «Así que puedes quedarte aquí todos los días si quieres, pero siempre te quedas como con esa sensación de que no has terminado cosas… cosas importantes».

El Museo de Historia Natural de Londres tiene una colección de 5 millones de ejemplares de mariposas recolectadas desde los años de 1600 hasta la actualidad. (Crédito: Museo NHM London)

Colombia, el país con más especies de mariposas del mundo

No es coincidencia que Huertas, nacida en Colombia, haya desarrollado su amor y sus primeras investigaciones por los lepidópteros en su país natal, pues este es el país con la mayor diversidad de mariposas del mundo.

Colombia tiene 3.642 especies y 20.085 subespecies de mariposas, lo que la hace poseedora del 20% de todas las especies de estos animales en el planeta, según un estudio publicado en junio de este año por el Museo de Historia Natural de Londres.

«La fauna de mariposas de Colombia es una de las más diversas y posiblemente la más compleja de cualquier país en la tierra», dice la introducción del libro Mariposas de Colombia. Lista de chequeo, en la que se plasmó la titánica labor de estudiar esta especie en Colombia.

«En Colombia ni siquiera sabíamos exactamente cuáles especies de mariposas estaban volando hasta que publicamos el libro este año», dijo Huertas a CNN.

«Entonces ya una vez que tenemos esa información, ya ahora sí podemos ir a ver cuáles están extintas o cuáles ya no están dentro de sus hábitats naturales en este punto de la historia».

Para poner en perspectiva a Colombia como líder mundial de mariposas, podemos compararlo con el número de especies halladas en otros lugares. Por ejemplo, en Europa se han encontrado 496 especies, y en todo el continente africano se han hallado 4.000. Solo en Colombia hay poco más de 3.600 especies de mariposas.

El equipo de investigadores de la colección de mariposas en el Museo de Historia Natural de Londres. (Crédito: Museo NHM London)

«Más de 200 especies de mariposas en la lista de verificación son exclusivas de Colombia y no se encuentran en ningún otro lugar del mundo, por lo que si las perdemos no hay población de respaldo y desaparecen para siempre», dijo Huertas.

Pero los problemas ambientales también las tienen en peligro, según Huertas.

«La región en que más problemas tenemos con deforestación, con la falta de capacidad para estudiar las especies, es donde tenemos la mayor diversidad», dice la experta.

Las mariposas amarillas de Gabriel García Márquez

Gabriel García Márquez, el Nobel de Literatura colombiano, inmortalizó las mariposas amarillas en su obra, especialmente en Cien años de soledad. (Crédito: OMAR TORRES/AFP via Getty Images)

Estos insectos también son parte de la cultura literaria del país. Las mariposas amarillas son una figura asociada al Premio Nobel de Literatura de Colombia, Gabriel García Márquez, quien en su libro Cien años de soledad las inmortalizó como un símbolo del realismo mágico con el que definió a Colombia.

Este año, Huertas y un grupo de investigadores encontraron una mariposa amarilla que fue descubierta en los años de 1800 en la Sierra Nevada de Santa Marta. Este ejemplar vivió solo casi 100 años —99 exactamente— en la colección del Museo de Historia Natural de Londres.

Al artículo sobre el descubrimiento de este ejemplar se llama así: Cien años de soledad: el redescubrimiento de la Catasticta lycurgus, una mariposa amarilla de la Sierra Nevada de Santa Marta. Esto en honor a esas mariposas amarillas y a García Márquez.

Un grupo de investigadores fueron a buscar esta especie en la Sierra colombiana y la encontraron: «Es una buena noticia. Esa mariposa es rara, pero no está extinta».

Por ahora, Blanca Huertas sigue en su titánica labor de conservar y estudiar las mariposas, y hace una invitación al público para que visiten estas exposiciones.

«Si no hay público, no hay interés, y es muy importante que la gente del común también se interese en las mariposas porque son muy importantes para el ecosistema», puntualiza.

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver