Los cadáveres se amontonan fuera de la morgue de un hospital en Rumania, mientras el país lucha contra su cuarta ola de covid-19

(CNN) — «Es implacable… implacable», suspiraba el enfermero Claudiu Ionita, de pie frente a una fila de camillas en la morgue del Hospital Universitario de Bucarest, Rumania. En cada camilla había un cuerpo dentro de una bolsa de plástico negra.

La morgue tiene capacidad para 15 cuerpos, pero el día que CNN la visitó, había recibido 41. El exceso de cadáveres llenaba el pasillo exterior, mientras los lamentos resonaban en el interior de la morgue. A una mujer se le permitió entrar para echar un último vistazo a su padre.

El Hospital Universitario de Bucarest es el mayor centro médico de la capital rumana que trata a los pacientes de covid-19 y está atravesando la cuarta oleada que golpea al país, la peor de todas.

«Nunca pensé, cuando empecé este trabajo, que viviría algo así», dijo Ionita. «Nunca pensé que pudiera ocurrir una catástrofe así, que acabaríamos enviando a familias enteras a la tumba».

La Dra. Alexandra Munteanu, fotografiada en el centro de vacunación Palatul Copiilor, de Bucarest, el 16 de noviembre, está dispuesta a vacunar a todas las personas que sean necesarias, si tan solo fueran allí.

Varios pisos más arriba, todas las camas menos una de las unidades de cuidados intensivos del hospital, ahora ampliadas, estaban llenas. Una enfermera cambiaba las sábanas de la única cama libre, vacía porque la persona que la ocupaba yacía ahora en la morgue.

Bajos niveles de vacunación en Rumania

Rumania tiene una de las tasas de vacunación más bajas de Europa.

Apenas un 36% de la población ha sido vacunada, a pesar de que la campaña de vacunación del país tuvo un buen comienzo, el pasado mes de diciembre.

Los trabajadores médicos y los funcionarios atribuyen esta baja tasa de vacunación a una serie de factores, como la desconfianza en las autoridades, las creencias religiosas profundamente arraigadas y la avalancha de desinformación que circula por las redes sociales.

Cuando la Dra. Alexandra Munteanu, de 32 años, llegó a trabajar a uno de los centros de vacunación de Bucarest tras un turno nocturno en el hospital, comprobó que la asistencia era escasa. Está perpleja porque la gravedad de la enfermedad no parece haber calado. «Hay muchos médicos, entre los que me incluyo, que trabajan con pacientes de covid-19, y estamos tratando de decirle a la gente que esta enfermedad existe realmente», dijo.

Una de las personas que más se ha manifestado en contra del virus es Diana Sosoaca, miembro del Senado rumano. En uno de sus muchos actos públicos, intentó impedir que la gente entrara en un centro de vacunación de su circunscripción, en el noreste del país.

Una pancarta en Bucarest muestra a médicos trabajando con pacientes de covid-19 con este mensaje: «Se están asfixiando. Nos están suplicando. Se lamentan».

«Si aman a a sus hijos, paren la vacunación», dice en un vídeo publicado en su página de Facebook. «¡No los maten!»

Las vacunas que se ofrecen en Rumania han sido ampliamente probadas para su uso en niños y han demostrado ser seguras y eficaces, pero eso no ha impedido que ella y otros difundan rumores descabellados en las redes sociales y en la televisión local.

Los funcionarios y el personal médico están exasperados por el hecho de que figuras públicas hayan hecho tanto para socavar sus esfuerzos.

«Mira la realidad», dijo el coronel Dr. Valeriu Gheorghita, un médico del Ejército que dirige la campaña nacional de vacunación. «Tenemos nuestras unidades de cuidados intensivos llenas de pacientes. Tenemos muchos casos nuevos. Tenemos, por desgracia, cientos de muertes cada día. Así que esta es la realidad. Y más del 90% de los pacientes que murieron no estaban vacunados».

En Bucarest, una enorme pancarta ha sido colocada, cubriendo la mitad de la fachada de un edificio en un importante bulevar. «Se están asfixiando. Nos suplican. Se lamentan», son las palabras impresas en enormes letras negras sobre fotografías en blanco y negro de médicos luchando sobre pacientes de covid-19 en una unidad de cuidados intensivos.

Abajo, pocos transeúntes miran el cartel, y aún menos se preocupan por compartir sus pensamientos con CNN. Sin embargo, pronto ese cartel se colocará en otras grandes ciudades del país.

Neculai Miron, alcalde de la aldea de Bosanci, en el condado de Suceava, se manifiesta en contra de la vacuna: cree que no es segura.

«Hay manipulación», dijo una mujer que solo dio su nombre como Claudia, y añadió: «Hay gente que no cree en las vacunas».

Alcalde: «No es una vacuna segura»

En ningún lugar es más evidente esa sospecha que en el campo, donde las tasas de vacunación contra el covid-19 caen a la mitad de las de las zonas urbanas.

El condado de Suceava, a una hora de vuelo al noreste de Bucarest, tiene la tasa de vacunación más baja del país.

Aquí, el director del hospital principal, el Dr. Alexandru Calancea, de 40 años, habla de la particularidad de esta región, donde nació y se crió.

«Este condado es muy religioso. Es una zona con una fuerte tradición religiosa y con mucha gente religiosa. […] Muy pocos [sacerdotes] están a favor de las vacunas, y definitivamente conozco a algunos que están en contra. La mayoría decide no decir nada, ni a favor ni en contra. Tenemos pruebas, desde el hospital, de pacientes que provienen de las mismas comunidades religiosas, en las que su sacerdote, o su párroco, les ha aconsejado que no se vacunen, sin más».

En las afueras de Suceava, en el pueblo de Bosanci, un pastor de este tipo es también el alcalde del pueblo. Neculai Miron ha sido una de las personalidades públicas más contrarias a la vacunación en el país, y hoy no es diferente.

Tumbas recién colocadas en el mayor cementerio de Suceava, en el noreste de Rumania, que tiene la tercera tasa de mortalidad por covid-19 más alta del país.

«No estamos en contra de la vacunación, pero queremos verificarla, para satisfacer nuestras preocupaciones, porque ha habido muchos efectos secundarios», le dijo a CNN. «No creemos que los componentes de la vacuna sean muy seguros. No es una vacuna segura».

Los datos médicos no le convencen, ni tampoco el médico de cabecera local, al que llevó a ver al equipo de CNN.

La Dra. Daniela Afadaroaie administra la vacuna a unas 10 personas cada dos días, utilizando la fórmula de Johnson & Johnson. Los últimos registros oficiales muestran que algo menos del 11% del pueblo estaba vacunado a principios de noviembre de 2021.

Mientras hablaba de la situación del pueblo, el alcalde Miron rondaba la mesa de la doctora, ojeando los papeles de su escritorio para ver quién se había vacunado.

«¿Cuándo se va a vacunar, señor alcalde?», preguntó Afadaroaie, riendo.

«No necesito vacunarme», replicó. «Estoy perfectamente sano». La explicación del médico de que la vacuna ayuda a mantenerse así cayó en saco roto.

Pastor: «Creo más en lo que veo que en lo que oigo»

En aldeas rurales como esta, la pobreza y la falta de educación, junto con la influencia personal de los líderes locales y las creencias religiosas tradicionales, pueden constituir una combinación mortal.

Pero el pastor pentecostal local, Dragos Croitoru, insistió en que no tenía conocimiento de ninguna muerte por covid-19 en la parroquia. «Aquí, en la iglesia, no tenemos ningún caso de personas enfermas de coronavirus. Tenemos una tasa de mortalidad del cero por ciento, no conozco a nadie que haya muerto de coronavirus aquí en nuestra parroquia. Y creo más en lo que veo que en lo que oigo», dijo.

A pesar de oír en CNN que los cuerpos de las víctimas de covid-19 llenaban la morgue del Hospital Universitario de Bucarest, Croitoru no estaba convencido. «Bucarest es más grande que Bosanci, que yo sepa», dijo entre risas. «No hemos tenido ningún muerto. Puede que hayamos tenido algunos enfermos en el pueblo, sí, que yo sepa, sí. Pero la tasa de mortalidad en nuestra iglesia ha sido cero».

La tasa de mortalidad es ciertamente alta en otros lugares de esta comarca, mayoritariamente rural. A principios de noviembre, Suceava ocupaba el tercer puesto en la lista de mortalidad de covid-19 en todo el país, según las cifras de la Unidad de Salud Pública, que lleva la cifra de las muertes.

Europa establece medidas más estrictas para no vacunados 2:02

Un rincón del cementerio principal de Suceava, la capital del condado que está a unos 10 minutos de Bosanci, está lleno de tumbas recién cavadas. En la capilla del cementerio se está celebrando un servicio religioso. En la colina, detrás de la capilla, los dolientes se reúnen para un funeral. Cerca, se está preparando otra tumba.

Las cruces de madera sobre cada nueva tumba no indican la causa de la muerte, por lo que no está claro cuántos murieron a causa del virus. Sin embargo, un hombre que trabaja en una de las tumbas dice que el número de personas enterradas últimamente es mucho mayor de lo habitual.

«Eterno arrepentimiento», reza una cinta colocada en una de las tumbas.

En la morgue del Hospital Universitario de Bucarest, un médico clava un clavo en un ataúd de madera. Un colega rocía el ataúd con desinfectante.

Para los que mueran de covid-19, no habrá funerales a cajón abierto.

«La vacuna significa la diferencia entre la vida y la muerte», dijo Ionita, el enfermero. «La gente debería entenderlo. Quizá en su última hora deberían entenderlo».

Para los que están envueltos en las bolsas negras para cadáveres que tiene delante, ya es demasiado tarde.

Covid-19
Rumania

(CNN) — «Es implacable… implacable», suspiraba el enfermero Claudiu Ionita, de pie frente a una fila de camillas en la morgue del Hospital Universitario de Bucarest, Rumania. En cada camilla había un cuerpo dentro de una bolsa de plástico negra.

La morgue tiene capacidad para 15 cuerpos, pero el día que CNN la visitó, había recibido 41. El exceso de cadáveres llenaba el pasillo exterior, mientras los lamentos resonaban en el interior de la morgue. A una mujer se le permitió entrar para echar un último vistazo a su padre.

Ministro de Salud de Alemania dice que para el final del invierno todos ya estarán vacunados, recuperados o muertos por el covid-19

El Hospital Universitario de Bucarest es el mayor centro médico de la capital rumana que trata a los pacientes de covid-19 y está atravesando la cuarta oleada que golpea al país, la peor de todas.

«Nunca pensé, cuando empecé este trabajo, que viviría algo así», dijo Ionita. «Nunca pensé que pudiera ocurrir una catástrofe así, que acabaríamos enviando a familias enteras a la tumba».

La Dra. Alexandra Munteanu, fotografiada en el centro de vacunación Palatul Copiilor, de Bucarest, el 16 de noviembre, está dispuesta a vacunar a todas las personas que sean necesarias, si tan solo fueran allí.

Varios pisos más arriba, todas las camas menos una de las unidades de cuidados intensivos del hospital, ahora ampliadas, estaban llenas. Una enfermera cambiaba las sábanas de la única cama libre, vacía porque la persona que la ocupaba yacía ahora en la morgue.

Bajos niveles de vacunación en Rumania

Rumania tiene una de las tasas de vacunación más bajas de Europa.

Apenas un 36% de la población ha sido vacunada, a pesar de que la campaña de vacunación del país tuvo un buen comienzo, el pasado mes de diciembre.

Los trabajadores médicos y los funcionarios atribuyen esta baja tasa de vacunación a una serie de factores, como la desconfianza en las autoridades, las creencias religiosas profundamente arraigadas y la avalancha de desinformación que circula por las redes sociales.

Cuando la Dra. Alexandra Munteanu, de 32 años, llegó a trabajar a uno de los centros de vacunación de Bucarest tras un turno nocturno en el hospital, comprobó que la asistencia era escasa. Está perpleja porque la gravedad de la enfermedad no parece haber calado. «Hay muchos médicos, entre los que me incluyo, que trabajan con pacientes de covid-19, y estamos tratando de decirle a la gente que esta enfermedad existe realmente», dijo.

Una de las personas que más se ha manifestado en contra del virus es Diana Sosoaca, miembro del Senado rumano. En uno de sus muchos actos públicos, intentó impedir que la gente entrara en un centro de vacunación de su circunscripción, en el noreste del país.

Una pancarta en Bucarest muestra a médicos trabajando con pacientes de covid-19 con este mensaje: «Se están asfixiando. Nos están suplicando. Se lamentan».

«Si aman a a sus hijos, paren la vacunación», dice en un vídeo publicado en su página de Facebook. «¡No los maten!»

Las vacunas que se ofrecen en Rumania han sido ampliamente probadas para su uso en niños y han demostrado ser seguras y eficaces, pero eso no ha impedido que ella y otros difundan rumores descabellados en las redes sociales y en la televisión local.

Los funcionarios y el personal médico están exasperados por el hecho de que figuras públicas hayan hecho tanto para socavar sus esfuerzos.

«Mira la realidad», dijo el coronel Dr. Valeriu Gheorghita, un médico del Ejército que dirige la campaña nacional de vacunación. «Tenemos nuestras unidades de cuidados intensivos llenas de pacientes. Tenemos muchos casos nuevos. Tenemos, por desgracia, cientos de muertes cada día. Así que esta es la realidad. Y más del 90% de los pacientes que murieron no estaban vacunados».

En Bucarest, una enorme pancarta ha sido colocada, cubriendo la mitad de la fachada de un edificio en un importante bulevar. «Se están asfixiando. Nos suplican. Se lamentan», son las palabras impresas en enormes letras negras sobre fotografías en blanco y negro de médicos luchando sobre pacientes de covid-19 en una unidad de cuidados intensivos.

Abajo, pocos transeúntes miran el cartel, y aún menos se preocupan por compartir sus pensamientos con CNN. Sin embargo, pronto ese cartel se colocará en otras grandes ciudades del país.

Neculai Miron, alcalde de la aldea de Bosanci, en el condado de Suceava, se manifiesta en contra de la vacuna: cree que no es segura.

«Hay manipulación», dijo una mujer que solo dio su nombre como Claudia, y añadió: «Hay gente que no cree en las vacunas».

Alcalde: «No es una vacuna segura»

En ningún lugar es más evidente esa sospecha que en el campo, donde las tasas de vacunación contra el covid-19 caen a la mitad de las de las zonas urbanas.

El condado de Suceava, a una hora de vuelo al noreste de Bucarest, tiene la tasa de vacunación más baja del país.

Aquí, el director del hospital principal, el Dr. Alexandru Calancea, de 40 años, habla de la particularidad de esta región, donde nació y se crió.

«Este condado es muy religioso. Es una zona con una fuerte tradición religiosa y con mucha gente religiosa. […] Muy pocos [sacerdotes] están a favor de las vacunas, y definitivamente conozco a algunos que están en contra. La mayoría decide no decir nada, ni a favor ni en contra. Tenemos pruebas, desde el hospital, de pacientes que provienen de las mismas comunidades religiosas, en las que su sacerdote, o su párroco, les ha aconsejado que no se vacunen, sin más».

En las afueras de Suceava, en el pueblo de Bosanci, un pastor de este tipo es también el alcalde del pueblo. Neculai Miron ha sido una de las personalidades públicas más contrarias a la vacunación en el país, y hoy no es diferente.

Tumbas recién colocadas en el mayor cementerio de Suceava, en el noreste de Rumania, que tiene la tercera tasa de mortalidad por covid-19 más alta del país.

«No estamos en contra de la vacunación, pero queremos verificarla, para satisfacer nuestras preocupaciones, porque ha habido muchos efectos secundarios», le dijo a CNN. «No creemos que los componentes de la vacuna sean muy seguros. No es una vacuna segura».

Los datos médicos no le convencen, ni tampoco el médico de cabecera local, al que llevó a ver al equipo de CNN.

La Dra. Daniela Afadaroaie administra la vacuna a unas 10 personas cada dos días, utilizando la fórmula de Johnson & Johnson. Los últimos registros oficiales muestran que algo menos del 11% del pueblo estaba vacunado a principios de noviembre de 2021.

Mientras hablaba de la situación del pueblo, el alcalde Miron rondaba la mesa de la doctora, ojeando los papeles de su escritorio para ver quién se había vacunado.

«¿Cuándo se va a vacunar, señor alcalde?», preguntó Afadaroaie, riendo.

«No necesito vacunarme», replicó. «Estoy perfectamente sano». La explicación del médico de que la vacuna ayuda a mantenerse así cayó en saco roto.

Pastor: «Creo más en lo que veo que en lo que oigo»

En aldeas rurales como esta, la pobreza y la falta de educación, junto con la influencia personal de los líderes locales y las creencias religiosas tradicionales, pueden constituir una combinación mortal.

Pero el pastor pentecostal local, Dragos Croitoru, insistió en que no tenía conocimiento de ninguna muerte por covid-19 en la parroquia. «Aquí, en la iglesia, no tenemos ningún caso de personas enfermas de coronavirus. Tenemos una tasa de mortalidad del cero por ciento, no conozco a nadie que haya muerto de coronavirus aquí en nuestra parroquia. Y creo más en lo que veo que en lo que oigo», dijo.

A pesar de oír en CNN que los cuerpos de las víctimas de covid-19 llenaban la morgue del Hospital Universitario de Bucarest, Croitoru no estaba convencido. «Bucarest es más grande que Bosanci, que yo sepa», dijo entre risas. «No hemos tenido ningún muerto. Puede que hayamos tenido algunos enfermos en el pueblo, sí, que yo sepa, sí. Pero la tasa de mortalidad en nuestra iglesia ha sido cero».

La tasa de mortalidad es ciertamente alta en otros lugares de esta comarca, mayoritariamente rural. A principios de noviembre, Suceava ocupaba el tercer puesto en la lista de mortalidad de covid-19 en todo el país, según las cifras de la Unidad de Salud Pública, que lleva la cifra de las muertes.

Europa establece medidas más estrictas para no vacunados 2:02

Un rincón del cementerio principal de Suceava, la capital del condado que está a unos 10 minutos de Bosanci, está lleno de tumbas recién cavadas. En la capilla del cementerio se está celebrando un servicio religioso. En la colina, detrás de la capilla, los dolientes se reúnen para un funeral. Cerca, se está preparando otra tumba.

Las cruces de madera sobre cada nueva tumba no indican la causa de la muerte, por lo que no está claro cuántos murieron a causa del virus. Sin embargo, un hombre que trabaja en una de las tumbas dice que el número de personas enterradas últimamente es mucho mayor de lo habitual.

«Eterno arrepentimiento», reza una cinta colocada en una de las tumbas.

En la morgue del Hospital Universitario de Bucarest, un médico clava un clavo en un ataúd de madera. Un colega rocía el ataúd con desinfectante.

Para los que mueran de covid-19, no habrá funerales a cajón abierto.

«La vacuna significa la diferencia entre la vida y la muerte», dijo Ionita, el enfermero. «La gente debería entenderlo. Quizá en su última hora deberían entenderlo».

Para los que están envueltos en las bolsas negras para cadáveres que tiene delante, ya es demasiado tarde.

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver